Conoce la Pancreatitis, síntomas, causas y tratamientos

Todos los órganos y glándulas que componen al organismo son sumamente importantes pero hay unos cuya actividad es imprescindible para la vida. Dentro de estos se destaca el páncreas el cual cuando se inflama se le conoce como pancreatitis y en este artículo hablaremos sobre esta afección.

Pancreatitis

¿Qué es la pancreatitis?

Primeramente debemos saber que el páncreas es una glándula ubicada en la parte posterior del estómago, cerca de la zona del intestino delgado donde confluyen la bilis y las secreciones pancreáticas. Como es de esperarse la función del páncreas es secretar sustancias que permitan la digestibilidad y absorción de los alimentos pero también funciona como glándula endocrina al secretar hormonas como la insulina y el glucagón.

Podemos definir la pancreatitis como una inflamación del páncreas la cual podría ser aguda o bien crónica. Cuando se trata de una pancreatitis aguda esta suele ceder por su propia cuenta en donde se produce un proceso de cicatrización de la glándula.

Existen casos donde esta pancreatitis aguda no mejora y comienza a afectar otros sistemas del organismo como lo son el sistema circulatorio, el respiratorio y el renal, esto puede provocar un fallo de los órganos adyacentes al páncreas y esta situación puede causar la muerte del paciente.

En lo que respecta a la pancreatitis crónica esta se produce por una lesión continua del páncreas, esto produce una destrucción progresiva de la glándula y dicho tejido va cicatrizándose produciéndose un tejido fibroso en el lugar de la lesión.

Tipos

Sólo existen dos tipos de pancreatitis, la aguda y la crónica, estas son clasificadas debido al tiempo que dura la lesión en el páncreas. A continuación profundizaremos un poco más en estos tipos de pancreatitis.

Pancreatitis aguda

En este caso se trata de una inflamación aguda del páncreas la cual tiene un inicio repentino y una duración corta. La inflamación puede ser de una intensidad moderada la cual suele ceder por su propia cuenta y así la glándula recupera sus funciones normales.

La forma en cómo se produce la inflamación es simple puesto que se debe a alguna especie de taponamiento en el conducto donde salen las secreciones pancreáticas y esto propicia que dichas secreciones se acumulen o incluso se devuelvan hacia el páncreas, estas secreciones pancreáticas en el páncreas producen una especie de “autodigestión” lesionando a la glándula e incluso a órganos adyacentes.

Pancreatitis crónica

En lo que respecta a la pancreatitis crónica destaca por ser una inflamación del páncreas la cual se mantiene sostenida en el tiempo. Esta inflamación prolongada produce una fibrosis en esta glándula, cuando nos referimos a fibrosis estamos hablando de una especie de cicatrización que provoca que la glándula disminuya progresivamente sus funciones.

Pancreatitis

Las consecuencias principales de la fibrosis del páncreas son una diabetes mellitus y mala digestión. A pesar de ser una enfermedad crónica, con un adecuado tratamiento es posible controlar el proceso inflamatorio, incluso se ha revelado que tal tratamiento podría incluso revertir la fibrosis del páncreas.

Causas

Las causas de una pancreatitis son variadas aunque las más frecuentes son los cálculos de la vesícula biliar que se precipitan por el colédoco (Conducto que comparten la vesícula biliar con el páncreas) y la ingesta excesiva de alcohol.

En el caso de los cálculos biliares estos pueden desplazarse por el colédoco y podrían obstruir este conducto dicha obstrucción afecta al páncreas y produce un taponamiento que trae como consecuencia que los jugos pancreáticos se regresen al páncreas y afecten al tejido de la glándula. El alcohol produce un efecto tóxico directo sobre el páncreas, incluso puede causar una pancreatitis crónica.

Pancreatitis

Existen también otras causas de pancreatitis que merece la pena destacar, entre estas podemos mencionar a algunos fármacos, niveles elevados de lípidos en la sangre conocido como  hipertrigliceridemia, aumento sostenido de calcio en sangre, traumatismos en la zona abdominal, la realización de una colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (CPRE) la cual es una prueba médica. Por otro lado, existen otras causas de pancreatitis crónicas además de la ingesta excesiva de alcohol, entre estas causas podemos destacar las siguientes:

  • Enfermedades Autoinmunes: En estas patologías, el sistema inmune puede atacar a los órganos y glándulas entre ellas el páncreas.
  • Complicaciones de una fibrosis quística, esta enfermedad produce una acumulación de un moco espeso el cual se adhiere a los pulmones, al  tubo digestivo y en otras zonas del  cuerpo.
  • Hipertiroidismo, esta causa es poco frecuente y se explica en que se pueden producir niveles elevados de calcio y de forma indirecta podría provocarse la pancreatitis.
  • Fármacos como las sulfamidas, los diuréticos tiazídicos o bien la azatioprina.

Síntomas

A pesar de tener diversas causas, la pancreatitis suele ser una patología fácil de diagnosticar, el principal síntoma asociado a esta enfermedad es un dolor en la parte superior del abdomen o bien en el medio de este. Este dolor se caracteriza por empeorar luego de cada comida, después de la ingesta de alcohol o también después de ingerir comidas abundantes en grasa.

Por otro lado, este dolor podría volverse constante e intenso y su duración puede prolongarse durante días, los pacientes suelen referir que el dolor empeora cuando se acuestan boca arriba. Otros síntomas que se pueden destacar de la pancreatitis pueden ser fiebre, nauseas y vómitos, además de estos podemos destacar los siguientes:

  • Abdomen lleno de gases.
  • Hipo.
  • Problemas con la digestión.
  • Ictericia que se define como coloración amarilla de la piel.
  • Distensión abdominal.

Síntomas de la pancreatitis crónica

Es importante hacer una diferencia con los síntomas relacionados a la pancreatitis crónica, en estos casos el dolor abdominal se produce con frecuenta en la parte superior del abdomen y suele manifestarse de forma continua. Al igual que en la pancreatitis aguda, este dolor podría empeorar al comer o al ingerir alcohol, por otro lado este dolor podría irradiarse hacia la espalda. Como es de esperarse, la pancreatitis podría causas problemas digestivos que se van a reflejar en pérdida de peso, diarrea, nauseas y vómitos.

Diagnóstico y tratamiento

El pilar fundamental para el diagnóstico de la pancreatitis es la historia clínica mediante la cual el médico relacionara los síntomas del paciente con la teoría referente a la pancreatitis. Es por ello que es importante la experiencia del médico para realizar un diagnóstico certero en estos casos.

Además de la historia clínica, es importante la realización de pruebas de sangre que tienen como finalidad detectar aumentos de enzimas pancreáticas en la sangre, estas enzimas que se pueden detectar son la amilasa pancreática y la lipasa pancreática. Estas pruebas de sangre son importantes complementarlas con pruebas de imagen, esto permitirá ver el estado del páncreas así como también los cambios en lo que respecta al tamaño y la forma de esta glándula y además si existen alteraciones en la zonas adyacentes al páncreas.

Tratamiento

La pancreatitis es una patología sumamente delicada, es por ello que su tratamiento es inicialmente la hospitalización. Esto se debe a que es necesario prevenir las complicaciones de esta afección y a su vez ajustar el tratamiento dependiendo de la causa de la pancreatitis. A continuación mencionaremos en qué consiste la hospitalización motivado por la pancreatitis.

  • El personal médico debe mantener un estrecho control del paciente con pancreatitis, esta supervisión consiste en controles de sus signos vitales y a su vez en la progresión de la inflamación del páncreas.
  • El dolor de la pancreatitis es tratado con analgésicos.
  • Mantener al paciente hidratado constantemente, por otro lado se debe suministrar nutrición por vía intravenosa esto con el fin de evitar la ingesta de alimentos por la boca y así prevenir que el páncreas produzca jugos digestivos.
  • Bloqueo de la secreción de ácidos estomacales con fármacos específicos.
  • Administración de antibióticos con la finalidad de evitar posibles infecciones que puedan empeorar la evolución de la pancreatitis.

Si la pancreatitis es provocada por una obstrucción del colédoco a causa de cálculos de la vesícula biliar el tratamiento inicialmente consiste en la extracción de dichos cálculos, es probable que en esta intervención quirúrgica sea extraída la vesícula biliar para evitar que esta situación se repita.

¿Cómo prevenir la pancreatitis?

Esta es una patología que no afecta con frecuencia a las personas sanas, esto quiere decir que existen poblaciones que son consideradas de riesgo. A continuación mencionaremos cuales son las poblaciones de riesgo ya que estos deben tomar en cuenta las medidas preventivas para la pancreatitis. Para prevenir esta enfermedad es importante tener en cuenta cuales son los posibles factores de riesgo. Los pacientes que deben tener un cuidado especial son:

  • Personas con sobrepeso y obesidad.
  • Aquellas personas que tienen una ingesta excesiva de bebidas alcohólicas y también aquellos que ingieren grandes cantidades de alimentos ricos en grasas.
  • Las personas que han sufrido de cálculos en la vesícula.
  • Aquellos pacientes que tienen niveles elevados de lípidos en la sangre.

Las medidas preventivas para estas poblaciones de riesgo son básicamente modificar sus hábitos como lo son el caso de la ingesta de bebidas alcohólicas y de alimentos ricos en grasa. Tomando en cuenta estas medidas, las probabilidades de padecer de pancreatitis se disminuyen considerablemente.

Con este artículo pudimos conocer sobre la pancreatitis que no es más que la inflamación del páncreas, las causas pueden ser principalmente una obstrucción del colédoco o bien ingestas elevadas de alcohol. Existen dos tipos de pancreatitis, la aguda y la crónica, esta última sucede frecuentemente cuando una pancreatitis aguda no es bien tratada. La mejor forma de no padecer de pancreatitis es la prevención, si usted posee dudas de esta enfermedad consulte a su médico. También te pueden interesar los siguientes artículos:

  • Buscapina: ¿Qué es y para qué sirve? Te lo contamos acá.
  • Metformina: Qué es, para qué sirve, nombre comercial y más.
  • Dexlansoprazol: Para qué sirve, nombre comercial, dosis y más.
  • ¿Conoces el Dipiridamol? Aprende todo lo relacionado aquí.
(Visited 10 times, 1 visits today)