≡ Menu

Metformina: Qué es, para qué sirve, nombre comercial y más 

Descubre todo sobre la metformina, disminuye la glucosa (azúcar) en plasma postprandial y basal, trabaja por 3 mecanismos.METFORMINA

Nota importante: Antes de comenzar un tratamiento con este fármaco, le recomendamos que pida una cita y asista a la consulta con un profesional que le pueda evaluar mediante exámenes médicos para determinar si la condición que usted presenta se trata con este medicamento. Es muy riesgoso que usted comience a tomar éste o cualquier fármaco sin antes consultar con un medico, la automedicación puede ocasionarle otros problemas médicos, cuídese y tome en enserio su salud.

¿Qué es metformina?

La metformina, es un medicamento que se encuentra en la clasificación de los antidiabéticos y también forma parte de una clase de fármacos que son denominados biguanidas, que son frecuentemente usados en aquellos pacientes que padecen de la diabetes de tipo 2. Tiene como función principal, disminuir los niveles que se encuentran elevados de glucosa (azúcar) en su sangre.

En otras palabras, este medicamento se utiliza para poder controlar la cantidad de azúcar que una persona puede obtener de los alimentos y también la cantidad de azúcar que se lograr formar en el hígado. Por otra parte, este medicamento tiende a aumentar la manifestación del cuerpo a la insulina, por lo cual muchos conocen, es una sustancia natural que tiene como función principal cuidar y monitorear la cantidad de azúcar que se encuentra en la sangre.

Este medicamento no es usado para controlar la diabetes tipo 1, que como alguno de ustedes conocen es la condición médica en la que nuestro cuerpo no logra generar la insulina por sí mismo, esta condición trae como resultado que el cuerpo no pueda cuidar y monitorear la cantidad de glucosa que se encuentra en nuestra sangre.

Lastimosamente y con el pasar del tiempo, un gran porcentaje de los pacientes que padecen de esta enfermedad, es decir, de diabetes y de glucosa elevada, tienen a generar problemas bastante graves y hasta pueden resultar fatales. Acá podemos nombrar algunos de esos problemas, como por ejemplo: puede desarrollar problemas del corazón, renales, apoplejía, de vista y daño en los nervios.

METFORMINA

Así que es muy importante para estos pacientes que en el momento que se le diagnostica la diabetes, comiencen a ingerir los medicamentos indicados y también tengan cambios en su estilo de vida, como por ejemplo: comenzar a ejercitarse, tener una dieta balanceada, puede buscar la ayuda de un buen nutricionista, o su misma medico puede indicar la mejor para usted.

En caso de que sean fumadores, debe dejar el tabaco y por supuesto debe chequear los niveles de azúcar constantemente para así contribuir en la verificación de la enfermedad y poder enriquecer su salud.

Realizar todos estos cambios en su estilo de vida, lo van a ayudar a disminuir las probabilidades en un gran porcentaje a padecer de un infarto cardíaco, a desarrollar apoplejía o simplemente a que sufra de cualquier otra condición que esté relacionada directamente que la enfermedad de la diabetes, como lo mencionamos anteriormente, deficiencia renal, sensación de entumecimiento, pies o piernas fríos, reducción de la capacidad sexual tanto en hombres como en mujeres, perdida de vista o daños en las encías.

¿Para qué sirve?

En pocas palabras, este medicamento se utiliza para cuidar y monitorear la diabetes, también interviene en la disminución de la elaboración y dispensación de la azúcar, de esta manera este fármaco, ayuda a reducir la cantidad de glucosa que se absorbe en el intestino. La metformina es un medicamento que frecuentemente es tomado de forma oral y puede usarse solo o en combinación a otros medicamentos.

Algunos especialistas, suelen utilizarlo para tratar otros trastornos, como por ejemplo: el síndrome de ovario poliquístico, también está comprobado que tiene gran beneficios que aquellas personas que tienen problemas de peso, interviene también en la disminución de enfermedades cardiovasculares en aquellos pacientes que padecen de trastornos coronarios.

Este medicamento tiene muchísimos beneficios, así que muchos expertos en varios lugares del mundo la han denominado la nueva vitamina M. Como muchos conocen cuando la insulina comienza a elevarse entonces muchos de los órganos que se encuentran en nuestro cuerpo comienzan a fallar.

Es por ello, que muchos especialistas consideran que la metformina debe ser tomada por aquellos pacientes de sufren de obesidad para que la misma los ayuda a controlar el peso, debido a que la resistencia a la insulina en muchos casos resulta ser consecuencia del sobrepeso.

METFORMINA

Cuando los pacientes que sufren de sobrepeso comienzan a tomar la metformina, se les torna mucho más sencillo comenzar a comer sano, debido a que uno de los efectos de este medicamento es reducir el apetito, por otro lado, también ayuda a evitar a que los alimentos que sean ricos en azúcar engorden más de lo debido.

También conocemos lo importante que es la primera comida del día para poder adelgazar, es por ello, que es más recomendable que se tome la dosis indicada junto con el desayuno, esto por lo que se mencionó anteriormente, tendrá un efecto sobre el apetito del paciente y si lo toma en la cena entonces se tornará más complicado desayunar las proteínas requeridas, como se tomará en la mañana junto con el desayuno, entonces ayudará al paciente a controlar la ansiedad que normalmente suele aparecer en las tardes.

Ahora bien, como muchos de ustedes ya conocen que la insulina es considerada como una llave que puede abrir el portón por donde puede entrar la energía. Muchas personas tienen un portón extremadamente pesado y requieren de muchísima más insulina para poder resarcir dicha resistencia, en este punto entra la insulina, la cual interviene para poder rescatar la sensibilidad a la insulina.

Por otro lado, le podemos indicar que algunos médicos también utilizan la metformina para controlar los triglicéridos y el hígado graso. Por consiguiente, en caso de que no sepa, un vaso que contenga jugo de naranja natural está compuesto por 10 cucharadas de azúcar.

METFORMINA

Toda esa cantidad de azúcar no es posible que logre trasladarse por el torrente sanguíneo, es allí cuando entra en función la insulina, indicándole al hígado que produzca algunos vagones para hacer viajar a la azúcar a todo el resto del cuerpo, dichos vagones son conocidos como triglicéridos. En caso de que continúen los jugos de manera muy rápida el hígado comienza a tornarse grasoso.

Cuando el paciente comienza a tomar metformina, el azúcar logra posicionarse de manera más sencilla en los músculos, por lo tanto el hígado no tiene necesidad de producir tantos triglicéridos ni tampoco comenzará a llenarse de grasa y de esta manera se logra prevenir la diabetes.

Otro uso que también suele darse a este medicamento es para tratar la testosterona alta, es bastante abusivo señalar a una persona o a un paciente que tenga la insulina elevada debido a la grasa que se pueda notar en su abdomen.

Como algunos de ustedes también conocen, que la insulina ayuda a incrementar la testosterona, lo cual trae como consecuencia la aparición de algunos rasgos masculinos como por ejemplo: caída del cabello de raíz grasosa, tener grasa depositada en el abdomen, sufrir de acné y tener muchos vellos, en abundancia.

Se han reportado muchos casos en que los que la insulina elevado muchísimo la testosterona tanto así, que logra interponerse en el proceso de la ovulación y debido a esto produce ovarios poliquísticos y también puede ocasionar problemas para quedar embarazada.METFORMINA

Otro de los grandiosos beneficios que aporta la ingesta de este medicamento es en la enfermedad del Alzheimer. Como lo mencionamos anteriormente, la insulina es la encargada de abrir ese portón que va a ayudar a cada órgano a percibir energía, cuando ese portón se traba, se vuelve pesada y por ende se resiste a abrir entonces comienza a producirse una serie de problemas en el cuerpo, como por ejemplo: dolores de espalda, sensación de cansancio.

En ocasiones también ese portón se traba en el cerebro, lo que ocasiona que a la persona o al paciente le comience a fallar la memoria. Es importante tener en cuenta que si ese portón permanece dañado por más de 30 años, entonces comienza a producirse la enfermedad del Alzheimer. Como bien sabemos hasta ahora, la metformina interviene en el restablecimiento de la sensibilidad a la insulina en el cerebro para así poder impedir el Alzheimer.

Por parte tenemos, que este poderoso fármaco también puede intervenir eficazmente en la apnea del sueño. Es bien sabido que las personas que tienden a roncar es porque no cuentan con grasa externa, es decir, en la piel, esto debido a que la insulina incrementa la grasa visceral, lo cual está ubicada dentro del abdomen y el cuello, dicha grasa se encarga de hacerle presión a la tráquea lo cual trae como consecuencia que una persona ronque.

El dormir es de suma importancia en el proceso de disminuir de peso, aunque parezca increíble, tiene mucha más repercusión que la propia alimentación, y para ser más específicos, muchos expertos aseguran que la pareja de la persona que tiende a roncar también tiene muchas probabilidades de engordar debido a que no duerme profundamente, así que al ingerir este medicamento para tratar la apnea del sueño, tanto la persona que ronca como su pareja comienzan a perder peso.

METFORMINA

Adicionalmente, la metformina también juega en papel bastante importante en el tratamiento para el cáncer y el envejecimiento, así que muy a parte de otorgarle un destino a la azúcar, la insulina, también cumple con la función de fomentar el crecimiento. Con solo añadir unas cuentas gotas de insulina, inmediatamente todo comienza a duplicarse, comienzan la aparición en la piel de verrugas, así como también de algunas manchas en el cuello y en las axilas que tienden a ser oscuras.

Nada de esto se torna como una amenaza para el paciente, pero todos estos síntomas ponen en alerta que se está en presencia de altos niveles de insulina. Cuando por más de 30 años, se fomenta este tipo de crecimiento, comienzan a ocurrir una serie de errores en la duplicación de las células que puede se pueden convertir en cáncer de mama, próstata o colon.

Presentaciones

La metformina viene en las siguientes presentaciones:

Jarabe

Esta forma de presentación de la metformina se puede encontrar en un frasco de 150 ml, y contiene una jeringa que dosifica 10 ml.

Comprimidos

Que pueden ser 500, 850 y 1.000 mg, y normalmente se puede administrar una dosis de 500 mg hasta llegar a un máximo de 2,55 g, es decir, el equivalente a 3 comprimidos de 850 mg. A continuación les mostramos los equivalentes en mililitros cuando son comparados con los miligramos de las tabletas:

Solución oral                  Tabletas

1 ml                        =        100 mg

2.5 ml                    =         250 mg

5 ml                       =          500 mg

8.5 ml                   =           850 mg

10 ml                    =           1000 mg

Inyectable

Liraglutida, es un medicamento algo pasado de años, la cual es muy famoso entre los endocrinólogos, ya que se usa desde hace muchos años en el tratamiento contra la diabetes tipo 2, no es considerado como un fármaco de primera línea, pero ayuda a controlar el apetito.

METFORMINA

Nombres comerciales

Entre las más conocidas, se encuentran: Fortamet®, Glucophage®, Glumetza®, Riomet® y medicamentos que trabajan en combinación y que contienen ertugliflozin, metformina como por ejemplo: Segluromet® y los medicamentos que contienen empagliflozin y metformina, como por ejemplo: Synjardy®METFORMINATambién existen en el mercado algunas marcas comerciales de productos combinados, como por ejemplo:

Actoplus Met® y Avandamet® (Contenidas de Metformina y Pioglitazona)

Invokamet® (Contenidas de Metformina y Canagliflozina)

Janumet® (Contenidas de Metformina y Sitagliptina)

Jentadueto® (Contenidas de Linagliptina y Metformina)

Kombiglyze® XR (Contenidas de Metformina y Saxagliptina)

Metaglip® (Contenidas de Glipizida y Metformina)

Prandimet® (Contenidas de Metformina y Repaglinida)

Xigduo® XR (Contenidas de dapagliflozina y metformina)

Farmacocinética y farmacodinamia

Este medicamento usualmente suele administrarse por vía oral. La biodisponibilidad que lo acompaña es de aproximadamente del 50 al 60%.  Luego de que el paciente se haya tomada la dosis que le corresponde, frecuentemente el comprimido  oral que es de liberación retardada, los niveles más altos de concentraciones se alcanzan aproximadamente a las 7 horas, ahora en cambio los niveles plasmáticos están por debajo del 20% de los objetivos, luego de la misma dosis de la metformina no retardada.

Ahora bien, en cuanto a la absorción de la metformina, tenemos que es parecida tanto en el medicamento de liberación retardada así como también en dos pastillas que sean normales, en los casos en que se administre 2.000 Mg en la misma dosis. Está comprobado a través de casos reportados, que los alimentos tienden a retrasar la absorción de las pastillas convencionales de este medicamento. Aun así, es altamente recomendado que este fármaco se ingiera con las comidas.

Por otro lado, en los casos de las pastillas de metformina de liberación retardada, los alimentos tienden a incrementar la extensión de su absorción, aproximadamente en un 50%, muy a pesar de que no se cambian el tiempo máximo y la concentración plasmática máxima.

Adicionalmente, podemos mencionar que este medicamento traspasa de manera veloz a los tejidos y fluidos periféricos, de manera muy lenta en los eritrocitos. En cuanto a las altas concentraciones de la metformina, se pueden encontrar fácilmente en los riñones, hígado y glándulas salivares. Por consiguiente, dicho fármaco no logra ser metabolizado en el hígado ni tampoco logra unificarse a las proteínas plasmáticas o hepáticas.METFORMINA

La metformina es usualmente eliminada por los riñones, la mayor cantidad de este fármaco no se logra metabolizar, todo esto es a través de un proceso conocido como tubular. Cabe destacar en este punto que los medicamentos catiónicos tienden a provocar una alteración en la secreción tubular.

Solo aproximadamente el 10% del medicamentos es excretado por la heces, mientras que el resto, es decir, el 90% se excreta solo vía renal, esto pasa durante las 24 horas luego de ser ingerida una dosis. Por consiguiente la metformina cuenta con una semivida de eliminada aproximada de 17.6 horas.

Este medicamento sin ningún tipo de problema puede ser acumulado en pacientes con CrCl < 60 ml/min, lo cual puede provocar un incremento en las probabilidades de padecer acidosis láctica. Es comúnmente observado en los pacientes de tercera edad se produzca una acumulación de este medicamento, esto se debe a una disminución de la función renal.

Ahora bien, en la actualidad se no se realizado estudios que estén directamente relacionados con los paciente que padecen de disfunción hepática, aunque muchos expertos tengan la teoría de que esta condición tiende a incrementar las probabilidades de acidosis láctica.

Mecanismo de acción

Comenzamos indicando que el mecanismo de acción de este medicamento aún no está del todo esclarecido, muchos expertos afirman que el principal efecto con el que cuenta la metformina en la enfermedad de la diabetes de tipo 2, es la reducción de la gluconeogenesis hepática. Por otro lado, también se puede afirmar que este medicamento ayuda a restaurar el uso de la glucosa en músculo esquelético y en el tejido adiposo, este procedimiento se logra incrementando el traslado de la glucosa en la membrana celular.

Todo este proceso es a causa de una adecuada fijación de la insulina a sus receptores, ya que este fármaco no es del todo beneficioso para aquellos pacientes diabéticos en los que no se detecta, por lo menos una ligera secreción residual de insulina. Cabe destacar que la reducción de la absorción intestinal de la glucosa según algunas investigaciones realizadas solo ha sido vista en los animales.

Este medicamento generalmente no provoca hipoglucemias, muy por el contrario de las sulfonilureas, debido a que la metformina no logra alterar de alguna manera las concentraciones de insulina. Este punto es específico, que se acaba de mencionar, es decir, que este fármaco no incrementar los niveles de insulina es extremadamente importante para el tratamiento de los pacientes que padecen de diabetes no insulino-dependiente y que también sufren de exceso de peso.

Por consiguiente, al ser administrada la metformina, esta causa que reducción del 10 al 20% aproximadamente en la oxidación de los ácidos grasos y un pequeño incremento en la oxidación de la glucosa.METFORMINAAhora bien, al ser comparada con la fenformina, lo cual es el primer fármaco biguanida que fue utilizada en la clínica, la metformina no impide oxidación mitocondrial de lactato, la manera en que lo haga es que logre detectar que las concentraciones plasmáticas sean muy elevadas, como por ejemplo: en pacientes que padecen de insuficiencia renal y/o exista hipoxia.

Es muy importante mencionar que tomando en consideración el aspecto clínico, este fármaco tiende a disminuir la hiperglucemia en ayunas y post-prandial. Ahora bien, debemos aclarar que la reducción de la glucosa es de aproximadamente unos 25 al 30%. Cuando se compara con algunas sulfonilureas, este medicamento en particular en muy pocos casos tiende a generar hipoglucemia.

Es también de suma importancia acotar que la metformina tampoco interviene en el incremento del peso del paciente, por el contrario, el mismo comienza el tratamiento puede observar una perdida ligero de peso, y esto es a causa del efecto anoréxico que es inducido por el mismo fármaco. Por otra parte, también tenemos que este medicamento puede disminuir las LDLs plasmáticas logrando reducir un poco los triglicéridos y el colesterol.

En consecuencia, todos aquellos pacientes a la cual se le receta la metformina y comienza un tratamiento con este medicamento, muy rápidamente comienza a mostrar una mejora bastante razonable de  HbA1c y una mejoría en cuanto al perfil lipoproteico se refiere, sobre todo si al comienzo del tratamiento el mismo no se encontraba en los niveles óptimos.

Toxicidad de la metformina

Durante mucho tiempo se han realizado innumerables estudios de toxicidad en cuanto a este medicamento directamente, estas investigaciones han tenido una duración de 91 semanas y han sido utilizados ratones, en los estudios donde estuvieron involucradas las ratas, tuvieron una duración de 104 semanas. Las dosis que les fue suministrada fueron 4 veces más elevadas que las fueron usadas en las clínicas.

Luego de culminar, no se obtuvo ningún tipo de evidencia en cuanto a la aparición de carcinogénesis en ambas especies. Aun así, en las ratas hembras a la cual se le administró 900 mg/kg/día se pudo observar un incremento de la incidencia de pólipos benignos en el estroma uterino. Tampoco se obtuvieron resultados en ninguno de  los tests de mutagénesis que pudieran indicar efectos clastogénicos.

Indicaciones y dosis recomendadas

Como lo indicamos anteriormente, este medicamento suele ser utilizado comúnmente en los pacientes que sufren de Diabetes tipo II. A continuación les dejamos las dosis que son usados con frecuencia, pero debe tener en consideración que primero debe ir con su médico de cabecera para que este le indique las dosis que sean apropiadas para usted y su condición.

Usualmente la administración es oral, cuando se trata de comprimidos estándares, las dosis que son altamente recomendadas para los adultos son de 500 mg los cuales deben ser administrados dos veces en un día. Dicha puede ser perfectamente incrementada por su médico a 1000 mg que también deberá ser administrada dos veces en un día.

METFORMINA

Cabe destacar que este medicamento se usa solo en aquellos pacientes con diabetes de madurez no complicada con cetosis, y también cuando se hayan aplicado terapias para poder controlar la enfermedad solo con dietas o con dieta más sulfonilureas. (Ver artículo: cimetidina)

En este caso también la administración es oral, cuando se trata de comprimidos de liberación sostenida, las dosis que son altamente recomendadas para los adultos es de 1000 mg que debe ser administrada una sola vez al día.

Interacción alimenticia

Antes de nada, vamos a esclarecer un poco el significado de la interacción entre algunos fármacos y los alimentos. Esto se relacionada directamente a los posibles efectos que pudieran aparecer de manera inesperada, en muchos casos no son adversos ni tampoco negativos. Estos efectos aparecen simplemente a causa toma de cualquier medicamento al mismo tiempo con alimentos.

La resonancia negativa que se puede generar con esta combinación, puede ser clínicamente imperceptibles hasta perjudicial para la persona, hasta pueden resultar bastante graves. Por otro lado tenemos que algunas interacciones pueden resultar por generar efectos bastante positivos que tienden a ser muy útiles terapéuticamente hablando, pueden ayudar a mostrar una cierta mejora en la efectividad del medicamento o simplemente para disminuir los efectos secundarios que el mismo pueda provocar.

Es válido acotar, que los primeros casos que se conocieron de la complementación entre alimentos y fármaco se dieron a conocer en el siglo XX, estaban directamente relacionados a los efectos que son causados por los medicamentos sobre su mecanismo de procesar algunos nutrientes que aportan aciertos alimentos, como por ejemplo, se puede mencionar el aceite de parafina, lo cual podía reducir y hasta evitar absorción de vitaminas liposolubles.

METFORMINA

Ahora bien, generalmente hablando, no existe ningún tipo de interacción negativa en la combinación entre alimentos y la toma de la metformina, es más, es recomendado por los especialistas que la toma sea con alimentos.

Es bien cierto, que en la actualidad aún faltan muchos estudios que puedan evidenciar y dar resultados concretos en cuanto a la interacción de alimentos con medicamentos, aunque la realidad nos dice que esa interacción puede ser negativa y positiva, por lo que se debe ser muy cuidadoso a la hora de tomar medicamentos en combinación a las comidas, es definitiva se deben seguir las indicaciones del médico.

Interacción medicamentosa

Cuando se administra la metformina en combinación a otros medicamentos antidiabéticos, específicamente con la insulina y sulfonilureas, se corre el riesgo de aumentar la actividad hipoglucémica tanto de la insulina como de los sulfonilureas en los pacientes que padecen de diabetes.

Otro medicamento que suele interactuar con la velocidad y la cuantía de la absorción de este medicamento es la acarbosa, esta puede retrasar los procesos mencionados anteriormente, la opinión de los especialistas indican que esta interacción realmente no es tan importante.

En cuanto a la furosemida cuando se administra en conjunto con la metformina, esta tiende a incrementar las concentraciones de esa última, las eleva en plasma y sangre, aproximadamente en un 22%, también eleva la AUC en un 15%. Los médicos especialistas comentan que no hasta el momento no se han observado alteraciones que tengan un gran significado, específicamente en el aclaramiento renal de la metformina.

Por otra parte, la metformina por el contrario tiende a reducir las concentraciones máximas de furosemida, también en plasma en un 31% y sangre, aproximadamente en un 12%. La semivida de eliminación de furosemida es afectada también, es disminuida en un 32%, pero acá no logra ser tocado el aclaramiento renal.

METFORMINAPor consiguiente, también se tiene que tener en consideración que otros fármacos como los que mencionaremos a continuación pueden provocar un incremento en la probabilidad de riesgo de acidosis láctica, dichos fármacos son los catiónicos, los cuales son expulsados por secreción renal tubular. Podemos mencionar algunos: la amiloride, cimetidina, digoxina, dofetilida, midodrina, morfina, procainamida, quinidina, quinina, ranitidina, triamtereno, trimetoprim o vancomicina.

Todos estos medicamentos sin ninguna dificultad, pueden disminuir la aniquilación de la metformina al colocarlos como competencias en el proceso de transporte tubular común. Ahora bien, es de suma importancia tener en cuenta que no se pueden mezclar medicamentos catiónicos con medicamentos anti-arrítmico, como por ejemplo: dofetilida, esto debido a que la metformina puede sin problema incrementar las concentraciones plasmáticas de dofetilida.

A través de los años y según los casos que han sido reportados existe una interacción entre cimetidina y metformina. Al utilizarse en conjunto, puede incrementar en un 60% las concentraciones máximas de la metformina, así como también se puede notar una elevación del área bajo la curva de concentraciones plasmáticas en un 40%. Ahora bien, otros medicamentos, como por ejemplo: la famotidina y la nizatidina pueden tener menos interacción en relación a la cimetidina, esto se debe a que tiene una menor excreción tubular.

Cuando la metformina se administra en conjunto con corticosteroides, como el mejor ejemplo tenemos: la hidrocortisona, se puede observar un incremento considerable de las concentraciones de lactato en sangre y la razón lactato/piruvato. Los niveles altos de las concentraciones del ácido láctico están directamente relacionadas con un alto grado de morbilidad. Estos tipos de fármacos, es decir, los corticosteroides, tienden a incrementar la glucosa plasmática que va de la mano con la carencia del control glucémico.

METFORMINA

Se han reportado algunos casos que implican a pacientes que se encuentran bajo tratamientos antidiabéticos y se les han administrado captopril o Enalapril, esto trae como consecuencia que se produzca hipoglucemias. Actualmente todavía se desconoce cuál realmente es el mecanismo de acción de dicha interacción. Algunos expertos dan dado su opinión al respecto y algunos coinciden que esta reacción es ocasionada por un incremento de la sensibilidad a la insulina.

Algunos centros médicos han sido testigos de algunas alteraciones que se han presentado en relación a la glucosa sanguínea, es decir, casos de hipoglucemia e hiperglucemia que son detectados en aquellos pacientes que están bajo tratamiento con concomitantemente con quinolonas y con fármacos antidiabéticos. En este punto, se recomienda ampliamente que se debe tener mucho cuidado y una gran supervisión de la glucemia, en los casos en que se indique quinolonas a los pacientes que sufren de diabetes.

En otro orden de ideas, tenemos que los estrógenos y los progestágenos puede disminuir considerablemente la tolerancia a la glucosa. Aquellos pacientes que se encuentren activos con un tratamiento contraceptivo, se les deberá vigilar muy de cerca, con extremo cuidado, para poder verificar que el control glucémico se conserva como debe ser. Según algunos estudios, se han observado también ciertas alteraciones en la tolerancia a la glucosa en aquellos pacientes que tienen dosis de > 50 µg de etinilestradiol al día.

El medicamento conocido como clorpromazina, que entra en la clasificación de las fenotiazinas, pueden incrementar el azúcar en la sangre. Así que todos aquellos que tienen indicados tratamientos bajo medicamentos antidiabéticos, se les debe realizar un chequeo médico regularmente para poder verificar si el uso de los fármacos ocasiona una carencia en el control de la enfermedad. Existen muchos otros medicamentos que tienden a interactuar con la metformina, lo animamos a que le consulte a su medico.

Efectos secundarios

Como cualquier otro fármaco, la metformina no escapa de ser el causante de varios efectos secundarios que están documentos gracias a los diferentes reportes que existen durante el tiempo que lleva en el mercado. Dichos efectos no son muy frecuentes y tienden a variar de una persona a otra, así que es de suma importancia que si observa alguna reacción extraña al comenzar a ingerir la metformina debe llamar inmediatamente a su médico.

Ahora bien, a continuación les dejamos una pequeña lista de los posibles efectos secundarios que pueden aparecer:

Diarrea, hinchazón, dolores estomacales, flatulencias, estreñimiento, dolores musculares, acidez estomacal, dolores de cabeza, estornudos, tos, escurrimiento nasal, enrojecimiento de la piel, cambios en las uñas y cierto sabor metálico desagradable en la boca.

METFORMINA

Ahora bien, es importante que tenga en cuenta que aunque usted tenga muchos años ingiriendo este medicamento o simplemente está comenzando con el tratamiento que le indicó el médico, si observa que tiene cualquier tipo de cambio en el cuerpo debe acudir inmediatamente al doctor, para que este pueda revisarlo y le indique si esos cambios están relacionados a la metformina, y en caso de que así sea pues tomará la mejor decisión en cuanto a la dosis se refiere. (Ver artículo: vancomicina)

Mucha atención ahora, porque uno de los efectos más graves que puede causar la metformina es la acidosis láctica. Incluso, usted mismo puede constatarlo debido a que usualmente en su caja suele aparecer una advertencia que habla sobre este posible riesgo. Este trastorno es un problema bastante extraño pero muy peligroso, suele aparece a causa de la acumulación de metformina en el cuerpo.

Ahora bien, como se menciono con anterioridad, algunos de los efectos se están prolongando demasiado o identifica algunos que nombraremos a continuación póngase en contacto con su médico lo más pronto que pueda:

cansancio extremo, debilidad, reducción del apetito, náuseas, vómitos, dificultad para respirar, mareos, aturdimiento, frecuencia cardíaca rápida o lenta, sensación de frío, dolores musculares, enrojecimiento repentino de la piel o calor en la piel, dolores de estómago en combinación a alguno de estos síntomas.

Efectos adversos

Según testimonios, tanto de los especialistas como de los mismos pacientes la metformina en líneas generales ha sido bastante tolerada. Aunque con el transcurrir del tiempo se han conocido de casos de intolerancia digestiva, como por ejemplo: náuseas, vómitos, diarrea, gastritis, anorexia y dolores estomacales.

Estos efectos suelen presentarse al comienzo del tratamiento con metformina, específicamente en los primeros días y son muy leves, es por ello, que hasta el momento no han existido documentación que compruebe que algún paciente haya requerido la interrupción completa de la medicación. Ahora bien, es válido acotar que estos efectos adversos suelen cesar en los momentos en que el paciente ingiere la dosis durante o luego de las comidas.

Contraindicaciones y precauciones

Aunque ya en reiteradas ocasiones a lo largo del articulo hemos mencionado lo delicado que es combinar la metformina con pacientes de padezcan de insuficiencia renal, en este punto lo recalcamos, este medicamento está altamente contraindicado en pacientes con esta enfermedad, también en pacientes que sufren de insuficiencia hepática o respiratoria avanzada, así como también en aquellos pacientes que tienen problemas cardíacos, congestiva, coronariopatías o arteriosclerosis avanzada.

Algunos especialistas no recomiendan la metformina, cuando se está en presencia de una persona que está enfrentando el alcoholismo o en una mujer que está en periodo de gestación. También se debe tomar en consideración que este medicamento se le debe recetar con mucha prudencia a los pacientes de tercera edad o que se encuentran en estados débiles, así como también que padezcan de patologías agudas que estén relacionadas directamente con una variación de la función renal.

Como por ejemplo: deshidratación (diarrea, vómitos), fiebre, estados infecciosos  y/o hipotóxicos graves (choques, septicemias, infección urinaria, neumopatía).

Ahora bien, en los casos en que se comience a producir una sintomatología clínica que pre establezca a la hipoxia tisular y que sean detectadas infecciones urinarias principalmente, u ocasionen hemorragias significativas y anemia, inmediatamente se debe suspender de manera temporal o indefinida la ingesta de la metformina.

El medico antes de poder esclarecer el tratamiento con este medicamento, deberá medir la creatinina sérica y también debe estar bajo una supervisión médica regular, generalmente de 1 a 2 veces al año.

Cuando se va a proceder con la realización de una exploración radiológica, en donde se utilizará mediante administración intravenosa de contraste (UIV, angiografía), lo recomendado es que se suspenda temporalmente la ingesta de la metformina y luego el paciente podrá retomar el tratamiento al trascurrir aproximadamente dos días de la realización del examen radiológico.METFORMINA

Si se tiene que realizar una intervención quirúrgica o también se está en presencia de cualquier otro motivo que provoque la descompensación de la diabetes, se debe tomar en consideración un tratamiento donde esté involucrada la insulina.

Está comprobado científicamente que la metformina cuando es usada por sí sola no produce hipoglucemia, ahora bien, hay que tener muy en cuenta que cuando este medicamento se utiliza en combinación con insulina o sulfamidas hipoglucemiantes, se debe tener mucho cuidado ya que esto puede ocasionar una alteración de la acción de estos fármacos.

Mientras el paciente se encuentre bajo el tratamiento de la metformina debe evitar a toda costa la ingesta de bebidas alcohólicas. Al hablar de las terapias contra la acidosis láctica, si se tomaron todas las precauciones necesarias para evitar caer en este cuadro clínico y aun así no se logre, pues el paciente deberá ser tratado lo más rápido posible ya que la evolución de esta enfermedad es bastante veloz y cuenta con un panorama muy grave.

Es decir, que dicho paciente deberá ser internado con urgencia en un centro clínico especializado para poder otorgarle el tratamiento más idóneo, cuya principal función es reparar la acidosis a través del uso de una infusión intravenosa de bicarbonato sódico, deberá ser una dosis alta, en caso de que el paciente lo requiera. Los síntomas de este trastorno son: náuseas, vómitos, dolor abdominal, pérdida de apetito o aletargamiento.

Es muy importante que el paciente este en constante comunicación con su médico para poder indicarle si toma la aparición de algunos de estos síntomas, y más si no tienen ningún tipo de relación con el comienzo del tratamiento, con el cambio de la dosis, una razón de alimentos o simplemente una interacción de medicamentos, como por ejemplo: antibióticos y analgésicos, o también de alguna enfermedad de parezca de manera ocasional pero que no esté asociada directamente con la enfermedad de la diabetes

En la actualidad, no hay registros que puedan comprobar la existencia de alguna intoxicación cuando se usa este medicamento a la dosis indicada. En los casos en que exista de manera accidental una ingestión masiva, pues se debe proceder a realizar un lavado de estómago. Se debe tener bajo vigilancia el balance hidrocarbonado (glucemia, etc.). También será muy importante que se monitoreen las cifras de urea, creatinina, lactatos y electrolitos en la sangre. Se le debe prestar mucha atención al pulso y  la tensión arterial.

Efectividad y seguridad de la metformina en el embarazo y lactancia

Este medicamento es clasificado dentro de la categoría B en cuanto al riesgo en el periodo de gestación. La metformina según estudios donde se utilizaron ratas y conejos, ya está comprobado que  no tiende a producir efectos teratogénicos, incluso cuando fueron aplicadas dosis que eran entre 2 a 6 veces más altas que las que eran utilizadas en las clínicas.

Adicionalmente a lo anterior, aparentemente no pasa la barrera placentaria, pero hasta el día de hoy no se han realizado estudios donde participen mujeres que se encuentran en periodos de gestación.

Y por último, pero no menos importante tenemos que la metformina se logra pasar a la leche de la madre, donde puede alcanzar niveles bastante semejantes a los que se pueden obtener en plasma. A causa de la potencia tan grande que tiene este medicamento de provocar hipoglucemias en el lactante, es altamente recomendado que se suspenda por completo su uso durante el periodo de lactancia.

METFORMINA

Sobredosis

Un pequeño estudio, la cual se  realizado en los Estados Unidos durante un periodo aproximado de 5 años que se trató directamente del tema de la sobredosis provocadas o accidentales con metformina, tuvo como resultado que los efectos secundarios en cada de estos casos no eran regulares, pero por otra parte, evidenció que las personas de tercera edad son las más propensas al riesgo de sobredosis.

Ahora bien, hay que evidencia comprobable que la incidencia que están relacionados con las sobredosis no llegan ni siquiera al 1% entre los pacientes que han sufrido de este mal, y la muerte en todos estos casos puede llegar aproximadamente a un 50%. Existen reportes, donde los especialistas han observado sobredosis provocadas lo cual la persona ha utilizado hasta 63 g de metformina.

Por otra parte, tenemos que en relación a las sobredosis accidentales suelen estar asociados directamente con la utilización de este medicamento, es decir, la metformina, en aquellos pacientes que padecen de insuficiencia renal. Como ya lo mencionamos anteriormente una de las causas más peligrosas que puede acabar con la vida de una persona es la acidosis láctica.

METFORMINA

Para conocimiento de todos, acá les dejamos cuáles son los síntomas que suelen aparecer cuando se está en presencia de una sobredosis: cansancio muy pronunciado, debilidad, vómitos y malestar o dolores estomacales, pérdida del apetito, respiración profunda y agitada, falta de aliento, mareos, frecuencia cardíaca anormalmente puede ser muy veloz o lenta, dolores musculares y sensación de frío.

El tratamiento que se suele utilizar contra la sobredosis con la metformina es definido en términos generales, en muchos casos se ha incluido el uso del bicarbonato para mejorar la acidosis, así como también hemodiálisis estándar o hemofiltración constante que ayude eliminar el exceso del fármaco en el cuerpo y así poder recuperar bien la acidosis. (Ver artículo: digoxina)

Metformina clorhidrato

No hay ningún tipo de diferencias entre la metformina y la metformina clorhidrato, es exactamente lo mismo y tiene los mismos efectos, se utiliza para tratar a todos aquellos pacientes que padecen de diabetes de tipo 2, la cual, también es conocida como diabetes no insulinodependiente.

Este tratamiento normalmente se suele poner en práctica cuando los ejercicios y la dieta no han logrado su cometido, la cual es poder mantener equilibrado los niveles de glucosa que se encuentran en la sangre y es comúnmente utilizada en los pacientes que tienen problemas de peso.

Metformina glibenclamida

Metformina / glibenclamida®, es una combinación de dos fármacos, un antihiperglucemiante como lo es la metformina y un hipoglucemiante oral como lo es la glibenclamida. Dicha combinación ha dado resultados 100% efectivos, es considerado como uno de los tratamientos más exitosos en comparación a los tratamientos que se aplican por separado para la diabetes tipo 2 y que no se ha podido controlar utilizando una sulfonilurea,  teniendo una dieta balanceada y realizando ejercicios frecuentemente.

Algunos doctores de Ochsner Clinic Foundation de New Orleans, se unieron para poder realizar un estudio que abarcaba la eficacia, seguridad y tolerancia de este tipo de tratamiento, fue probado con 639 pacientes que padecían de diabetes que tenía una alta resistencia al tratamiento normal que se suele indicar. Estos doctores usaron los niveles de la prueba de hemoglobina glicosilada como método primordial a la semana número 16.

El tratamiento con Metformina / glibenclamida®, superó las expectativas de los involucrados, arrojando resultados muy satisfactorios, esta combinación de fármaco ayudo a la disminución de la hemoglobina glicosilada. Al medir los niveles de glicemia en ayunas, estaban en cifras óptimas. Se pudo comprobar la seguridad y la eficacia que tiene esta combinación de medicamentos en comparación a los fármacos que se utilizan por separado.METFORMINA

Metformina insulina

Es muy común que hoy día sean las mujeres jóvenes que padezcan del síndrome de ovario poliquístico, y por ende tengas los niveles de insulina bastante elevados, estas mujeres tienen una alta probabilidad de padecer diabetes. La metformina se suele recetar para las mujeres que padecen del síndrome de ovario poliquístico para así poder darles una gran ayuda para poder evitar la aparición de la diabetes.

Ahora bien, se le recomienda a estas mujeres que combinen este tratamiento con una dieta balanceada y bastante saludables, así como también con una rutina diaria de ejercicios, este estilo de vida es de suma importancia en la vida de estas mujeres.

Ahora bien, la metformina, que en muchos lugares es muy conocida como Glucophage®, interviene para estabilizar la cantidad de azúcar que se encuentra en la sangre. Este medicamento cumple con la función de transformar el cuerpo y volverlo más sensitivo a la insulina, reduciendo la cantidad de glucosa que es liberada por el hígado. Está comprobado que las mujeres que ingieren este medicamento, tienen menos probabilidades de padecer de diabetes tipo 2.

METFORMINAPor otro lado, y según algunos estudios que fueron realizados, dejaron como resultados que aquellas mujeres que tiene sobrepeso y que mantienen un tratamiento bajo la metformina y que cambiaron a tener un estilo de vida mucho más saludable, como lo indicamos en el principio, lograron quitarse ese desagradable peso de más y también lograron reducir los niveles de azúcar que contenían estando en ayunas.

Es válido acotar, que teniendo un peso ideal y también mantener un tratamiento con este fármaco, ayuda a mantener los niveles del colesterol en cifras óptimas. También es muy importante que sepa la metformina aún no ha sido aprobada por la Administración de Alimentos y Fármacos para ser usado en el tratamiento contra el síndrome de ovario poliquístico, pero independientemente a esta situación, muchos especialistas siguen recetando la metformina para poder tratar este trastorno.

Metformina y levotiroxina

Como ya hemos mencionado anteriormente la metformina interviene como un ayudante para lograr la pérdida de peso, pero no es el medicamento idóneo para aquellos pacientes que padecen de hipotiroidismo ya que el mismo puede provocar cierta alteración con la levotiroxina, este último se encarga de reemplazar a la hormona tiroidea, y conducir a niveles altos de glucemia.

Ahora bien, como bien deben saber la metformina tiene como función disminuir la cantidad de azúcar que se encuentra en la sangre y que adquirida de los alimentos que se consumen, y también mientras cumple esa función ayuda a incrementar la sensibilidad de las células a la insulina. La levotiroxina, en cambio tiende a causar cierto efecto en el azúcar en sangre e induce a la hiperglucemia.

Varios centros especializados, han recomendado en innumerables ocasiones que los pacientes que padecen de diabetes deben tener mucho cuidado con los niveles del azúcar cuando también están usando levotiroxina. Este fármaco puede tener algún tipo de reacción sobre la metformina y provocando que la misma disminuya su eficacia, así que en consecuencia debe quedar muy claro que estos medicamentos no se pueden combinar y utilizarlos al mismo tiempo.

Metformina y sibutramina

La sibutramina era uno de los fármacos que más se utilizan para combatir el sobrepeso, una de las funciones principales era incrementar la serotonina para así provocar que la persona o el paciente pierdan el apetito. Este medicamento ocasionaba efectos secundarios muy frecuentes que en muchos casos se tornaban muy peligrosos, aunque se podían evitar si el paciente seguía al pie de la letra las instrucciones que eran proporcionadas por el médico tratante.

En la actualidad este medicamento ya no se encuentra en el mercado. Ahora bien, la combinación de estos dos medicamentos, la metformina y la sibutramina hacen una excelente mezcla para ser usado en tratamientos contra la obesidad. A este medicamento se le conoce en muchas partes del mundo como Adefem®.

Dicho fármaco tiene como función principal otorgar una mejora en la sensibilidad a la insulina, también ayuda a que el paciente logre bajar de peso, enfocándose específicamente en la reducción de la masa grasa que se encuentra en el organismo.

Se supone que al realizar un fármaco que esté formado por la metformina y por la sibutramina se puede usar en dosis muchísimo más bajas, con lo cual se busca lograr una tolerancia adecuada, un mayor apego a los tratamiento y la reducción de los posibles efectos secundarios que puedan aparecer.

Metformina y alcohol

Mucho antes de combinar el alcohol y la metformina, es de sumo interés que consulte a su médico y siga sus recomendaciones. En este artículo, le podemos indicar que el ingerir este medicamento le ayuda a prevenir ciertos efectos de haber bebido grandes cantidades de esta bebida por un tiempo, es decir, hígado graso e incremento de los triglicéridos.

Como se reflejó anteriormente, en ocasiones la metformina puede provocar algunos efectos secundarios, como por ejemplo: mareos, náuseas y dolor de barriga. Ahora bien, para aquellos pacientes que tienen problemas de sueño estos efectos siempre estarán a la orden del día.

Cuando un paciente que está bajo tratamiento con metformina ingiere bebidas alcohólicas, le suele ocurrir lo siguiente: como muchos de ustedes saben, el alcohol se encarga de reducir los niveles de azúcar en la sangre debido a que logra trasformar completamente el trabajo que realiza el hígado. Cuando una persona comienza con la ingesta de alcohol y no ha comido, el azúcar que tiene en la sangre logra mantenerse a causa de la grasa que encuentra en el abdomen y logra cambiarlo a azúcar.

METFORMINA

Pero en el caso de pacientes de diabetes, las bebidas alcohólicas logran bloquear el proceso que explicamos anteriormente, esto trae como consecuencia que el paciente tienda a ganar peso y si está tomando metformina, entonces  sentirá los síntomas muchos más frecuentes.

Según la gran mayoría de los pacientes que tienen tratamientos bajo la metformina, el ingerir alcohol no les genera ningún tipo de síntoma, pero realmente es más frecuente de lo que se cree que el paciente tienda a sentirse muy mal al combinar Metformina y alcohol, es pocas palabras, no es una combinación peligroso o mortal, pero si es extremadamente incomoda.

La gran mayoría de los especialistas le recomiendan a sus pacientes que si se encuentra en un evento social, como una fiesta, una reunión, familiar, etc., puede saltarse sin ningún problema una dosis del medicamento para que puede probar alcohol  y no sentir esos efectos tan tediosos que suelen aparecer.

Dejar Comentario