Hierbas medicinales secas, modos de usos y sus ventajas

En este artículo encontrará información sobre las hierbas medicinales secas, el modo de uso, como conservarlas, las ventajas de utilizarlas y mucho más. Recuerde que la fitoterapia es una medicina alternativa y al igual que la medicina tradicional los tratamientos deben tener el acompañamiento de un especialista en la materia, este artículo es una guía para su conocimiento, no se automedique.

HIERBAS MEDICINALES SECAS

Modos de uso de las hierbas medicinales secas

La fitoterapia es la terapia fundamentada en el uso de las plantas con propiedades medicinales, para el tratamiento de afecciones de salud y también con la finalidad de prevenir posibles  enfermedades. Las plantas siempre han sido utilizadas  por el hombre para múltiples  funciones, textiles, construcciones,  actividades mágico religiosas, no obstante, de los que se han mantenido sin cambios  notables, es el uso por sus cualidades medicinales.

Esta afirmación es posible a través de los estudios realizados por la etnobotánica, una ciencia que se encarga de estudiar la relación entre el hombre y las plantas y a través de la cual se ha podido identificar que el conocimiento del uso de las plantas con fines medicinales, es transferido de generación en generación y además se fortalece con el intercambio cultural.

No podemos dejar de mencionar que la mayoría de las medicinas que son producidas por la industria farmacéutica, son obtenidas de los principios activos identificados en las plantas con propiedades medicinales. Por lo tanto, el uso de hierbas medicinas para el tratamiento de ciertas afecciones de salud tiene un fundamento válido.

En la actualidad existe un incremento en la demanda de hierbas medicinales secas, lo cual se fundamenta en factores socieconómicos, especialmente en países deprimidos, donde la atención de la salud de la población es precaria y también en un regreso hacia el uso de lo natural, como una alternativa para atender muchos problemas de salud.

HIERBAS MEDICINALES SECAS

Con base en lo antedicho y la importancia de conocer sobre esta alternativa para la atención de la salud, vamos a conocer sobre el uso de hierbas medicinales secas, como alternativa para realizar el tratamiento de ciertas afecciones de la salud.

Las hierbas medicinales secas, son plantas y para uso debemos aprender a reconocer cada unas de sus partes, ya que cada parte se utiliza para diferentes tratamientos, la obtención de los principios activos también cambia dependiendo de la parte de la planta que será utilizada, entre otras razones, por las que debemos identificar las mismas.

Las hierbas medicinales  se dividen en parte aérea y parte subterránea, en la parte área se encuentran las hojas, flores, fruto y corteza, mientras que en la subterránea se encuentran la raíz, los rizomas, los bulbos y tubérculos.

Las partes áreas de las plantas son por lo general las más utilizadas, para la elaboración de los medicamentos botánicos, podemos entonces resaltar que las hojas pueden ser usadas solo la hoja o incluir en la preparación el peciolo de la misma, que es la parte o tallo de donde se sostiene la hoja.

HIERBAS MEDICINALES SECAS

La flores también se utilizan aunque en menor cantidad, en el caso de hierbas medicinas secas, se debe prestar atención de si se utilizan los pétalos u otras partes de la flor. Las frutas se deshidratan y pueden ser utilizadas en diversos productos fitoterapéuticos, separando la piel, las semillas y la pulpa.

La corteza es también muy utilizada y generalmente es la menos modificada en los procesos de desecación necesarios, para que sea un producto seco. En las cortezas de las plantas se encuentran concentraciones importantes de principios activos. Par su deshidratación deben ser colocadas al sol por al menos 3 días, para ayudar a la deshidratación debido a que son en oportunidades gruesas.

Con respecto a las partes no aéreas dependiendo de la hierba, las raíces pueden ser de textura fibrosa, sólida o carnosa, por lo que los procesos de deshidratación dependerán de su característica. Las formas tradicionales de usar hierbas medicinales secas, son muy variadas y los conocimientos ancestrales, son los que han servido de guía y se han transferidos durante muchos años, por lo que el uso tiene una marcada influencia cultural, dependiendo de la región en donde es utilizada, inclusive en un mismo país.

El uso de hierbas medicinales secas es en oportunidades señalado como menos efectivo, cuando es comparado con los beneficios de hierbas medicinales frescas, sin embargo, es debatible esta observación, ya que ambas formas son beneficiosas.

HIERBAS MEDICINALES

La ventaja de las hierbas medicinales secas es que no se deterioran y pueden ser almacenadas por mucho más tiempo, sin perder su poder curativo. Las hierbas medicinales secas, pueden ser utilizadas solas o en mezclas, lo que permite potenciar el poder curativo, debido a que cada parte o especie utilizada, realizará su aporte individual  y al mezclar es aditivo, permitiendo obtener buenos resultados.

Otra manera de utilizar las hierbas medicinales secas es obteniendo un té, que no es más que una bebida elabora a partir de una de las partes de las hierbas medicinales seca. Es importante permitir que la parte que se va a utilizar para preparar el té se hidrate, para obtener de la hierba la mayor cantidad del principio activo. Son comúnmente utilizadas las hierbas medicinas secas es a través de infusiones, para lo que debemos colocar en agua calentada previamente la hierba seca y dejar reposar, al menos 20 minutos.

Las hierbas medicinales secas y los diversos preparados, bien utilizados, son muy útiles para nuestra salud, sin embargo, hay diferentes factores que intervienen en el contenido de los principios activos y, por tanto, en las propiedades de las plantas medicinales, aún más cuando se trata de hierbas medicinales secas, ya que pueden ser afectadas en el procedimiento de deshidratación o secado y en la manera de conservarlas.

Cuando no somos nosotros quienes secamos las hierbas medicinales frescas, para convertirlas en hierbas medicinales secas, sino que las compramos en empaques comerciales, debemos estar muy atentos a los usos de preservantes, lo cual le resta propiedades.

Infusión

Suele ser un error común preparar las infusiones de la misma manera como preparar un té, sobre todo cuando se trata de hierbas medicinales secas. En las infusiones no se debe hervir el agua con la hierba medicinal, se debe hervir el agua sola y posteriormente incluir la hierba medicinal seca, tapamos y dejamos reposar para permitir que la misma se hidrate.

Haciendo nuestra preparación de esta manera, los principios activos que se encuentran en la parte de la hierba medicinal seca utilizada, pasarán a formar parte del líquido, evitando la evaporación por ebullición. En la mayoría de las recetas se utilizan entre 20 o 30 gramos de la hierba medicinal para una taza de agua hirviendo, sin embargo, debemos siempre confirmar las cantidades recomendadas, las cuales van a depender de la hierba y de la patología a ser atendida.

Decocción

La decocción se trata de un método para obtener los componentes o principios activos de las hierbas medicinales secas, que generalmente es utilizado cuando los mismos se encuentran en partes como las raíces, rizomas o cortezas, que son las partes más gruesas y duras de las plantas.

En las decocciones, suele utilizarse una mayor cantidad de hierbas medicinales secas, por lo que comúnmente las dosis oscilan entre los 30 y 50 gramos para preparar una taza. Para preparar la decocción se coloca al mismo tiempo, el agua y la hierba medicinal seca, se deja hervir y al romper el hervor del agua, se le baja la llama y se permite entre 15 y 20 minutos más de cocción. Luego se apaga se tapa y se deja reposar.

Cuáles son las ventajas de usar hierbas medicinales secas?

Como comentamos anteriormente, existe una polémica cuando se compara el uso de las hierbas medicinales secas y las hierbas medicinas frescas, ambas formas de utilizar las hierbas medicinales son efectivas para el tratamiento de algunas enfermedades y dolencias y ambas formas de utilizarlas tienen sus ventajas y desventajas.

Las hierbas medicinales secas poseen la ventaja de mantener por más tiempo los sabores y el principio activo, pero sin duda la mayor ventaja se encuentra en el tiempo de conservación y almacenamiento, por el que podemos tener guardadas o almacenadas, las hierbas medicinales secas.

Cuando logramos una deshidratación adecuada y bien lograda de nuestras hierbas medicinales frescas y obtenemos, nuestras hierbas medicinales secas, las podemos almacenar por un tiempo prolongado, además evitamos que las mismas sean atacadas por hongos.  Otra de las ventajas que presentan las hierbas medicinales secas, es que podemos almacenarlas en polvos, lo que permite un mejor orden y etiquetado, además de un fácil uso.

Conservación

Definitivamente el secreto de la conservación de nuestras hierbas medicinales secas, se encuentra en el proceso de deshidratación que realizamos, sobre las hierbas medicinales frescas. En la medida que logremos un proceso de deshidratación adecuado, nuestras hierbas medicinales secas duraran más tiempo, conservarán la mayor cantidad de principios activos, no perderán su aroma y sabor.  Pero ¿cómo podemos desde nuestro hogar obtener un buen secado de las hierbas medicinales?, existen varios métodos para lograrlo.

Podemos colocarlas en el horno con una temperatura muy baja, ya que la idea no es cocinar las hierbas, sino desecharlas, por lo tanto debe ser en un proceso lento. No es lo mismo deshidratar hierbas aromáticas y condimentos que serán utilizados en la cocina, que hierbas medicinales, debido a que las hierbas medicinales tienen propiedades y cualidades que debemos preservar, para que puedan tener el efecto esperado al momento de su uso para tratar alguna afección de salud.

Cuando secamos y sacamos toda el agua de las hierbas medicinales, detenemos el proceso de descomposición, lo que nos permite almacenar de manera segura, nuestras hierbas medicinales secas, sin que pierdan sus propiedades.

También es importante tener en cuenta la parte de la planta que vamos a deshidratar, no es lo mismos secar partes aéreas de la planta, que partes subterráneas de la planta. Para secar las flores es recomendable hacer ramilletes, por su parte para secar hojas, es recomendable utilizar rejillas y para los bulbos y raíces usar bolsas de algodón. Las semillas y cortezas quedan muy bien cuando utilizamos el horno.

Siendo esta parte de la conservación una información tan importante para lograr la conservación de las hierbas medicinales secas, realizaremos un poco más detalle en la información. Uno de los métodos más utilizados es el secado de ramilletes, para ello debe tomar entre 5 y 7 tallos de la planta y unirlos a través de un hilo de algodón preferiblemente, los debe  atar en la parte baja del tallo de la planta.

Seleccione un lugar de su casa en la que no lleguen los rayos de sol directamente y colocaremos una cuerda, en la que colgaremos los ramilletes que vamos armando, de manera que cuelguen boca abajo. Debemos cuidar que haya espacio entre cada ramillete, ya que se debe permitir un ambiente aireado. Los dejaremos allí por espacio de 15 a 20 días o el tiempo necesario que permita queden bien seca. Posteriormente podemos almacenar.

El secado en cajones con rejillas no es tan sencillo como el secado en ramilletes, debido a que debemos construir o adquirir los cajones, claro esta será una inversión única. Colocaremos en el interior del cajón las partes de las hierbas que deseamos secar, estas partes deben estar cortadas en finos trozos, los cuales esparciremos sobre la rejilla interna de cajón. Ubicamos el cajón en un lugar seco, donde no le pegue el sol y esperamos la desecación de las partes colocadas. Al estar secas podemos almacenar.

Cuando realizamos el secado en bolsas de algodón debemos estar muy pendientes que no se produzcan manchas de humedad, el uso de bolsas permite aireación de las hierbas que vamos a secar. Solo debemos llenar con nuestras partes de hierba la cuarta parte de la capacidad de la bolsa.

Vamos a guindar la bolsa en un lugar aireado, pueden llegar los rayos de sol en algún momento del día. Debemos abrir y remover el contenido de la bolsa al menos cada 5 días, hasta que estén bien secas todas las partes. Luego podemos almacenar.

Como pueden imaginar el secado al horno es mucho más rápido y la que mejor ayuda a conservar las propiedades de la hierba medicinal. Solo debemos precalentar el horno a una temperatura que no supere los 40 °C. Podemos colocar las partes a secar sobre papel para hornear, dejamos la puerta del horno entreabierta y vigilamos el secado cada 15 minutos y removemos para evitar que se queme. Luego de secado podemos almacenar.

Pueden guarda sus hierbas medicinales secas como a ustedes más cómodo les parezca, no olvide etiquetarlas, si decide trocearlas o volverlas polvo, ya que es posible que no recuerde después cuál hierba era. La mejor manera es guardarlas en frascos de vidrio y rotularlos. Si cuando los vaya a utilizar su olor a cambiado u observa la presencia de moho u hongos, nuestro secado no quedo bien y debemos desecharlo.

Si este artículo ha sido de su agrado le invitamos a continuar la lectura de los enlaces que recomendamos a continuación:

(Visited 13 times, 1 visits today)