Hierbas medicinales frescas, como utilizarlas y conservarlas

En esta oportunidad le invitamos a conocer todo lo que debe saber sobre las hierbas medicinales frescas, como debe utilizarlas, de qué manera ingerirlas o aplicarlas, como cultivarlas y mucho más. Recuerde que la fitoterapia es una medicina alternativa, que al igual que la medicina tradicional debe estar indicada y acompañada por un especialista en la materia, este artículo es solo una guía para su conocimiento, no se automedique.

HIERBAS MEDICINALES FRESCAS

Modos de uso de las Hierbas Medicinales Frescas

La fitoterapia es una medicina alternativa que está siendo utilizada por muchas personas, los factores que han influido en la masificación del uso de las plantas con fines medicinales son diversos. Debemos saber que el uso de las plantas con propósitos medicinales es una práctica ancestral, que es utilizada por el hombre desde tiempos inmemoriales y que además este conocimiento que ha surgido de la práctica de ensayo y error, ha sido transferido de generación en generación.

Existe una ciencia que se ocupa de estudiar la relación del hombre y el mundo de las plantas, la cual es conocida como etnobotánica, por lo que el uso de las plantas por parte de la humanidad, actualmente tiene base científica. También las medicinas elaboradas por la industria farmacéutica en la mayoría de sus productos, utilizan los principios activos, identificados en las plantas y son replicados en fórmulas elaboradas artificialmente.

Esto da fundamento a que el uso de plantas para atender nuestra salud es totalmente válido. Hay otros factores que han hecho que actualmente se haya incrementado el uso de plantas medicinales, uno de ellos es el retorno del hombre hacia lo natural, en el reconocimiento de que en la naturaleza podemos encontrar la solución a muchos problemas de salud.

Otro factor importante que ha influido, son las dificultades socioeconómicas, sobre todo en países en donde la atención hacia la salud es deficiente y el poder adquisitivo muy bajo, se ha retomado el uso de las plantas para atender problemas de salud, como una alternativa que aporta buenos resultados y es accesible a la mayoría.

HIERBAS MEDICINALES FRESCAS

Como podemos ver el uso de hierbas medicinales frescas es una alternativa para realizar el tratamiento de ciertas afecciones de salud, es por ello, de suma importancia tener información sobre las mismas. Las plantas identificadas como hierbas medicinales frescas, son plantas y como tales debemos aprender a reconocer cada unas de sus partes, ya que cada una de sus partes puede ser utilizada para el tratamiento de dolencias diferentes.

Con base en lo antes dicho, podemos reconocer que las hierbas medicinales frescas tienen una parte aérea, en la que podemos reconocer, las hojas, las flores, el fruto y la corteza. La mayoría de los medicamentos botánicos se derivan de las partes aéreas de las plantas con cualidades medicinales. Todas las partes aéreas de las plantas son las que se encuentran por encima del suelo.

Podemos entonces resaltar que las Hojas nacen del tallo, en oportunidades las hojas pueden ser usadas solas o mezcladas con el peciolo, que es la parte o tallo de donde se sostiene la hoja. También aunque en menor cantidad que las hojas se utilizan las flores, de las que debemos estar siempre atentos, si se utilizan completas o solo los pétalos.

De las frutas se han generado una cantidad importante de productos fitoterapéuticos. De las mismas se pueden utilizar, la piel, las semillas o la pulpa. De la corteza que no es más que la capa protectora del tronco de la planta, es una de las partes de la planta en la cual se encuentra altas concentraciones de principios activos.

HIERBAS MEDICINALES FRESCAS

Con respecto a las partes no aéreas se encuentra por supuesto, la parte de la planta que se ubican por debajo del suelo, como la Raíz, los rizomas, los bulbos y tubérculos. Dependiendo de la hierba medicinal, las raíces pueden ser de textura fibrosa, sólida o carnosa y presentar diferentes formas.

El rizoma es un tallo alargado leñoso o carnoso, que en la mayoría de los casos presenta un crecimiento horizontal, debido a que las raíces presentan fototropismo negativo, es decir, crecen en sentido contrario a donde incide la luz del sol. Los bulbos y tubérculos son raíces que desarrollan un engrosamiento.

Menos reconocidas y utilizadas, pero que también tienen propiedades curativas son las gomas y resinas, las mismas son una mezcla de polisacáridos. Generalmente las gomas se obtienen realizando una cicatriz al tallo de la planta, ésta como mecanismo de defensa o de protección para evitar el ingreso de agentes patógenos externos, produce esa sustancia. Las resinas son excretadas por células o conductos especializados de las plantas. También se pueden obtener aceites esenciales desde las semillas y frutas de las hierbas medicinales frescas.

Las formas tradicionales de usar plantas medicinales frescas son diversas y como hemos señalado son conocimientos ancestrales, que han surgido de realizar pruebas hasta obtener resultados positivos, por lo tanto, el uso de las hierbas medicinales frescas, también tiene una influencia cultural, es posible que una misma planta sea utilizada para un mismo tratamiento, pero obteniendo su principio activo de diferente manera, esta característica del uso de las hierbas medicinales frescas, hace de su estudio una materia del conocimiento muy amplia.

HIERBAS MEDICINALES FRESCAS

Las plantas medicinales frescas, pueden ser utilizadas en mezclas, es decir, podemos obtener productos con propiedades medicinales, realizando la unión de dos o más hierbas, las cuales aportarán de manera individual su principio activo y de forma aditiva, permitir un resultado satisfactorio. En la mayoría de los productos utilizados en la medicina tradicional, las hierbas medicinales frescas se usan de esta manera.

Otra forma de utilizar las hierbas medicinales frescas es obteniendo un té, que no es más que una bebida elabora a partir de una de las partes de la hierba medicinal fresca, para lo que hay que conocer que existe una clara diferencia, entre un té medicinal y uno no medicinal, el primero se obtiene de hierbas con propiedades medicinales y se debe tener muy claro, la parte de la planta que será utilizada, mientras que el té no medicinal, se toma por placer y el sabor del mismo, sin esperar un efecto sobre la salud.

También las hierbas medicinas frescas se usan a través de infusiones, las cuales se obtienen remojando la hierba en agua caliente.  También se pueden utilizar realizando procesos de decocción, preparando compresas, cremas, aceites, entre otras, de las cuales hablaremos con detalle más adelante.

Infusión

Muchas cometemos el error de confundir una infusión con un té, por lo que debemos estar muy atentos, si la hierba medicinal fresca ofrece sus principios activos, realizando una Infusión, no debemos cocinar la parte de la hierba a utilizar.

HIERBAS MEDICINALES FRESCAS

La infusión debemos prepararla utilizando agua hirviendo pero sin hervir la hierba, esto quiere decir que luego de hervir el agua la vamos a colocar en una recipiente o taza y colocaremos en ella la parte de la hierba medicinal fresca que vamos a utilizar, la mezclamos para que se hidrate bien y permitimos que la misma descanse entre 15 a 20 minutos.  Haciéndolo de esta manera permitimos que los principios activos que se encuentran en la parte de la hierba utilizada, pasen a formar parte del líquido y se evita que los mismos se evaporen por ebullición.

En la mayoría de las recetas se utilizan entre 1 o 2 cucharaditas pequeñas de la hierba medicinal fresca desmenuzada, esta cantidad se utilizan para un vaso o una taza de agua hirviendo, pero debemos tomar en cuenta que esta cantidad va a cambiar dependiendo de la hierba que será utilizada. Si las indicaciones señalan que la bebida se debe ingerir caliente, entonces se debe tomar de inmediato, pero también se puede guardar en el refrigerador hasta por 24 horas.

Decocción

Las decocciones son preparaciones totalmente distintas a las infusiones, en este caso generalmente las decocciones se utilizan para obtener los compuestos activos de las partes duras o leñosas de las plantas. Si la parte a utilizar de la hierba medicinal fresca es el tallo, las raíces, las semillas o las cáscaras de la frutas, en la mayoría de los casos es utilizada la decocción.

Para ello no debemos colocar las partes de la planta a utilizar en el agua caliente, todo lo contrario, debemos colocar las partes de la hierba medicinal fresca a utilizar, en agua fría y calentar hasta que hierva. Luego que la preparación haya hervido, se debe dejar reposar la misma por al menos 15 minutos, luego de ello es que se recomienda colar.

En la mayoría de los tratamientos se utilizan  de 1 a 2 cucharaditas pequeñas de la parte dura de la planta, para preparar una taza de la decocción. Se recomienda ingerir es una sola dosis, para evitar que los principios activos extraídos de la hierba medicinal fresca se modifiquen, debido que los mismos han sido sometidos a altas temperaturas.

Jugo

La ingesta de jugos es otra de las formas de usar las hierbas medicinales frescas, para realizar la preparación de este tipo de bebidas es recomendable utilizar las partes de plantas recién cosechadas. Al cosechar la parte que vamos a utilizar las vamos a poner a macerar en agua y luego la prensamos.

Una de las maneras más eficientes es haciendo uso de máquinas mezcladoras, en las que colocamos las plantas frescas o la fruta fresca, se agrega el agua y se licuan, dependiendo de la afección de salud que se esté tratando, el juego se debe tomar de manera inmediata y sin colar, si necesitamos hacer uso de la fibra de la hierba.

En otro tipo de tratamientos recomiendan almacenar en recipientes de vidrio oscuro, lo que se conoce como vidrio ámbar, lo colocaremos en el refrigerador por un día para permitir que se asiente y se liberen los principios activos y luego colamos para ingerirlo.

HIERBAS MEDICINALES FRESCAS

Loción

Las lociones suelen ser otras de las maneras de hacer uso de las hierbas medicinales frescas, esta forma se conoce como aromaterapia, las hierbas generalmente su parte floral, son convertidas en deliciosas  fragancias, que no solo nos brindan un exquisito olor corporal, sino que además nos entregan ese beneficio adicional al mejorar nuestra salud.

Para elaborar las lociones, se pueden realizar mezclas de hierbas medicinales frescas y aromáticas, obteniendo de ellas sus propiedades terapéuticas, algunas de las más utilizadas son la lavanda, el romero, también la albahaca. Para elaborar su propia loción solo necesita la hierba aromática, un poco de aceite de almendras, de coco, de girasol o vegetal, un poco de alcohol, un gotero y una jarra recipiente de vidrio.

Se debe tomar al menos una taza de las partes florales frescas, es recomendable que las mismas sean cosechadas en horas de la mañana, debido a que tendrán más concentrados sus aceites esenciales. Vamos a presionar las partes florales entre nuestras manos para facilitar suelten los aceites, luego las colocamos en el envase de vidrio y vertimos sobre ellas el aceite elegido, de los recomendados anteriormente, la cantidad necesaria para cubrir la partes florales.

Luego tapamos el recipiente y agitamos para que el aceite de las flores y el agregado se mezclen. Colocaremos el recipiente en un lugar donde pueda recibir sol y lo dejaremos allí un día y una noche.  Luego sacaremos las partes florales del recipiente y agregaremos más repitiendo el proceso hasta obtener el aroma en la intensidad deseada.

Quitamos las flores finalmente al obtener el aroma y agregamos un cuarto de taza de alcohol en el aceite aromatizado, puede ser utilizado vodka con buenos resultados porque no interfiere en lo absoluto con el olor de la hierba.

Mezclamos y colocamos de nuevo al sol para que los aceites se mezclen con el líquido agregado. Se separan y en la parte superior quedará el aceite, el cual vamos a retirar con el gotero, quedando solo el alcohol, el cual es nuestra loción. Quizás les parezca un proceso  un poco largo, pero vale la pena el tiempo invertido.

Compresas

Las compresas generalmente son utilizadas para sanar úlceras, cicatrices, desinflamar zonas del cuerpo que han recibido un golpe, entre otros. Es un modo de uso tópico, localizado y externo. La hierbas medicinales frescas más utilizadas para la colocación de compresas son el árnica, la cebolla, el nogal, la caléndula, la cola de caballo, manzanilla, tilo, rosa, entre otras.

Las compresas pueden ser elaboras de manera líquida y se impregna un paño y se coloca directamente en la zona afectada, también es utilizada de manera pastosa y también se coloca directamente en el área afectada. La manera y preparación va a depender de la afección que será tratada y del componente activo que se debe obtener de la hierba medicinal fresca que se va a utilizar.

Las compresas en las que se utiliza la harina de las semillas de la hierba, generalmente se debe impregnar con agua la harina y formar una pasta,  para ello, se coloca la harina en una olla y se le agrega agua, se calienta y se revuelve constantemente, hasta que se obtiene la pasta.

Esa pasta se coloca en la superficie a ser tratada y se envuelve la zona con un paño de tela de algodón o franela. También se hacen con partes trituradas de la hierba medicinal, para ellos se colocan las partes a utilizar en un mortero y se trituran hasta obtener una pasta, esta planta y los líquidos expulsados, se extienden sobre un paño y se coloca sobre la parte afectada.

Este tipo de uso es comúnmente utilizado para ayudar en la cicatrización, para madurar abscesos y furúnculos, en los que se usa el aguacate, la borraja, entre otros. También para disminuir dolores menstruales, cistitis, en los que se usa con frecuencia semillas de lino, el tomillo.

Cataplasma

La cataplasmas son una mezcla húmeda que se aplica directamente en la zona afectada, las mismas se preparan con  hierbas medicinales frescas, en las que se usan tanto partes aéreas como partes subterráneas de la planta, es decir, en donde se encuentre el principio activo que se necesita para tratar la afección.

La parte de la hierba que se va a utilizar debe ser triturada, se añaden unas gotas de agua hirviendo y luego se agita hasta que se forme la pasta, esa pasta es colocada directamente en la zona afectada, en ocasiones se usa una fina gasa y se envuelve para mantenerla caliente.

Cultivo de las hierbas medicinales frescas

Cuando hablamos de hierbas medicinas frescas nada mejor que tener nuestro propio huerto en casa, quizás la primera limitación que se les presenta es el espacio, si viven en un apartamento, pero esto no es más que una excusa, ya que podemos seleccionar las hierbas medicinales de nuestro interés y hacer que formen parte de la decoración de nuestro hogar.

Dentro de lo que se conoce como la farmacopea, que no es más que los libros en donde se encuentra toda la información de las hierbas medicinales, podemos reconocer que cada cultura y región tienen unas determinadas plantas que son frecuentemente utilizada, por ello lo invitamos antes de iniciar su huerto, a reconocer cuales son las hierbas medicinales que usted necesita y va utilizar.

La mayoría de las veces se trata de plantas que no necesitan un cuidado especial y muchas de ellas aún cuando no son originarias del lugar en donde vivimos se adaptan muy bien.  Si no tiene el espacio en su hogar para sembrarlas directamente en la tierra, no se preocupe, puede tener sus hierbas medicinales frescas en macetas, solo debe proveerlas de un suelo con nutrientes, agua y un poco de sol.

Por supuesto que dependiendo de la especie tendrá requerimientos específicos, más o menos agua, más o menos sol, pero no es nada que no podamos realizar. A continuación dejaremos algunas de las plantas más utilizados con fines medicinales y las condiciones mínimas para cultivarlas con éxito en casa.

El Ajo es una de las hierbas medicinales más utilizadas para controlar la presión arterial, es anticoagulante, antibacteriano, antibiótico y puede perfectamente plantarlo en maceta solo necesita que su suelo este drenado y ubicarla en un lugar soleado.

La semilla del ajo es el mismo ajo, seleccione una cabeza de ajo de buen tamaño para obtener ajos de buena calidad. Colóquelos con la parte plana hacia abajo y la parte fina hacia arriba en la tierra, tápelo y espere, en un mes brotará su planta y cuando sus hojas tengas ¾ partes de color amarillo debe dejar de regarlo, en dos semanas coseche sus ajos, seleccione los mejores y repita el ciclo. Mientras espera la cosecha disfrute de su planta.

La Albahaca también puede cultivarla en macetas, no le gusta estar a pleno sol por lo que debe elegir para ella un lugar semi soleado y regar abundantemente, es muy sensible al frío, se puede criar en el  interior de sus hogar. Sirve en nuestra cocina para hacer la deliciosa salsa al pesto, pero también tiene propiedades medicinales, es usada para tratar bronquitis, fiebres, catarros, inflamaciones de garganta y problemas digestivos, entre otros.

Quien no conoce las bondades del Aloe Vera, esta planta tiene propiedades cicatrizantes, mejora las condiciones de elasticidad de la piel, es antioxidante. Puede plantarla en macetas, solo necesita tener buen drenaje, no es una planta de muchos cuidados y puede tenerla dentro de su hogar.

Conservación

En este caso la conservación de las hierbas medicinales frescas podemos enfocarla desde mantener sanos y saludables nuestros cultivos, hasta como conservar un producto obtenido de ellas. Con respecto a la conservación de nuestros cultivos, debemos estar atentos de su cuidado y conocer cuáles son las condiciones adecuadas de cada una de las especies, que forman parte de nuestro herbario.

Si son especies de sol, cuanta humedad necesitan, de la calidad nutritiva del suelo en el que se encuentra, vigilar que no sean atacadas por plagas, entre otros, cuidados específicos.  En el caso de como vamos a conservar nuestros productos obtenidos de las hierbas medicinales frescas, para ello debemos estar atentos  a la cualidad del mismo y dependiendo del uso que se le va a dar a la hierba,  el tipo de tratamiento para el cual será utilizado y el tiempo de duración de la preparación.

Dependiendo de ello, la conservación será en frío, en oscuridad, solo durará pocos días a temperatura ambiente o deba ser ingerida de manera inmediata. Generalmente las preparaciones que más tiempo duran sin deteriorarse sus componentes activos, son las lociones y cremas y estas últimas solo necesitan un lugar fresco para conservarse.

Si este artículo ha sido de su agrado le invitamos a continuar la lectura de los enlaces que recomendamos a continuación:

(Visited 4 times, 1 visits today)