Metilfenidato: utilizado para tratar la hiperactividad

Hoy conocerá todo la información que necesita saber sobre el Metilfenidato, comenzaremos diciéndole qué es, para que sirve, hablaremos sobre la posología del medicamento, sus contraindicaciones, sobre sus efectos secundarios y más. Recuerde no automedicarse, siempre recomendamos consultar a su médico.

METILFENIDATO

Qué es el Metilfenidato

El metilfenidato es un fármaco psicoestimulante, el cual es utilizado para mejorar la condición en pacientes diagnosticados con déficit de atención por hiperactividad, mejor conocido por sus siglas en inglés como TDAH, también en pacientes con narcolepsia y en el tratamiento de pacientes que presentan el síndrome de taquicardia ortostática postural.  El metilfenidato es un fármaco que tiene efectos muy parecidos a los que produce la anfetamina, es comercializado bajo diferentes nombres algunos más conocidos que otros como es el caso del Ritalin, no obstante, el compuesto activo de cada uno es el metilfenidato.

Este medicamento comenzó a utilizarse a mediados del siglo XX, sin embargo, su uso se hizo muy popular a partir de la década de los años 90, debido a que el número de pacientes diagnosticados con TDAH incremento también para la fecha. Hoy en día es un fármaco ampliamente conocido. Conozcamos un poco de las patologías que son tratadas con el metilfenidato, para posteriormente comentarles sobre como actúa el mismo y poder comprender la acción del medicamento en el tratamiento y su efectividad.

Comencemos por el más común que es el trastorno por déficit de atención e hiperactividad el TDAH, reconocido como el trastorno  más frecuente de la niñez. Podemos sospechar del mismo cuando notamos que los niños pueden tener problemas porque siempre se muestran distraídos, se les dificulta controlar respuestas impulsivas, por lo que pueden ser vistos como instintivos o son niños que no se pueden mantener tranquilos, siempre se muestran excesivamente activos.

Es posible que cuando los niños están pequeños, este tipo de comportamientos sea identificado por los padres como una malcriadez, no obstante,  los mismos no pasan en el tiempo se mantienen hasta la adultez si no son diagnosticados. Este trastorno puede afectar por lo tanto su desempeño estudiantil, su relación familiar y su relación y desenvolvimiento en el ámbito social.

METILFENIDATO

Se han determinado tres tipos de TDAH uno en donde predomina la falta de atención, por lo que se les dificultad organizarse, seguir instrucciones, mantener una conversación, entre otras. También el TDAH en el que predomina la hiperactividad o impulsividad, estas personas se mantienen en constante movimiento, hablan mucho, pueden interrumpir de manera constante a los demás, incluso intervenir siendo incoherentes o en momentos inapropiados. El último tipo es una combinación de los dos anteriores.

No es una enfermedad que se mantiene con los mismos síntomas en el tiempo, por lo que pueden presentarse variaciones y combinaciones entre los tipos, con diferentes grados y formas de presentación de los síntomas.  Todo ello pone en alto riesgo a estos niños, jóvenes y adultos, es por ello de suma importancia el diagnóstico y tratamiento de la misma y el uso de metilfenidato  ha dado buenos resultados.

Por su parte el síndrome de taquicardia ortostática postural es un trastorno que provoca en las personas que lo padece una sensación de mareo o como si se fuera a desmayar, lo cual es provocada por un mal funcionamiento del sistema nervioso autónomo. El sistema nervioso autónomo es el encargado de controlar la frecuencia cardíaca, la tensión arterial y la respiración, nadie está pensando en cada uno de estos procesos para que el organismo los realice, ocurren de manera inconsciente y es el sistema nervioso autónomo el encargado.

Es un trastorno que puede presentarse tanto en niños como en adultos y los síntomas pueden variar de intensidad pudiendo  llegar a convertirse en discapacitantes. El síndrome de taquicardia ortostática postural, tiene origen en la débil contracción de los vasos sanguíneos por lo que no se garantiza un aporte adecuado de sangre al cerebro, por lo tanto, para mantener un riego sanguíneo cerebral adecuado, el sistema nervioso autónomo hace que el corazón lata mucho más deprisa.

METILFENIDATO

Por lo general los síntomas se presentan cuando las personas se ponen de pie. En el tratamiento para mejorar la condición existen a parte del uso del metilfenidato, la ingesta de agua, aumento del consumo de sal, incremento de las horas de sueño, entre otros.

La narcolepsia se trata de un trastorno crónico del sueño, el cual se caracteriza por una somnolencia extrema durante el día y ataques repentinos de sueño. Las personas que presentan este trastorno nervioso conocido como narcolepsia tienen alteraciones importantes de la rutina diaria,  debido que es casi imposible para ellos mantenerse en vigilia.

Existen dos tipos de narcolepsia, una que es acompañada por la pérdida de la tonicidad muscular, llamada tipo 1 y la que no hay perdida de tonicidad, llamada tipo 2.  Lamentablemente es un trastorno crónico que no tiene cura, pero los síntomas pueden ser controlados.

Cómo interviene el metilfenidato para mejorar las condiciones anteriormente descritas, actúa inhibiendo la recaptación de dopamina y noradrenalina, por lo que se bloquean los transportadores de estas catecolaminas, al no ser transportadas se incrementa la concentración de las mismas en el espacio sináptico y en consecuencia sus efectos de neurotransmisión.

METILFENIDATO

Otra manera de actuar del metilfenidato es la potenciación leve de la función de la serotonina. Los efectos del metilfenidato son especialmente intensos en la corteza prefrontal, cuando se incrementa la actividad de esta región cerebral, se favorecen las funciones que intervienen en actividades  de ejecución como son el razonamiento, la inhibición conductual y la planificación. También mejora el alerta y la atención de los pacientes.

Para qué sirve?

Como hemos mencionado anteriormente el metilfenidato es utilizado en los programas de tratamiento para controlar  los síntomas de diversos trastornos asociados al sistema nervioso como son el déficit de atención con hiperactividad, con el que se busca mejorar las capacidades de concentración de los pacientes, ayudarlos a mantenerse tranquilos. También como vimos es utilizado en pacientes que presentan narcolepsia y síndrome de taquicardia ortostática postural.

El metilfenidato es un estimulante del sistema nervioso central lo cual logra a través del incremento en la disponibilidad de dopamina  y  noradrenalina  las cuales son neurotransmisores que actúan en  el  espacio  extraneuronal, mejorar los síntomas que desarrollan los pacientes, con las patologías antes mencionadas.

Los efectos que tiene el metilfenidato son muy bien conocidos en la medicina, en los que se reconocen el aumento de la atención sostenida, también mejora la vigilancia por lo que se incrementan los niveles de concentración. Este tipo de efectos contribuye a que los pacientes que sufren el trastorno de TDAH puedan mejorar su eficacia en el desarrollo de tareas repetitivas con baja complejidad.

También el metilfenidato tiene un efecto en la actividad motora, la cual disminuye por lo que el fármaco muestra  una elevada eficacia  frente  al  trastorno  de TDAH especialmente. En referencia a su uso para el tratamiento de la narcolepsia, hasta hace poco tiempo se realizaba un tratamiento que buscaba mejorar los síntomas de manera independiente, sin embargo, las ultimas directrices de la Asociación Americana de Medicina del Sueño incorporan el uso del metilfenidato para el tratamiento de la excesiva somnolencia.

También existen publicaciones que señalan el uso del metilfenidato en el tratamiento de pacientes con cáncer en etapa avanzada. Como sabemos el cáncer y el tratamiento asociado al mismo derivan en una serie de síntomas físicos y psicosociales, que también deben ser tratados para dar calidad de vida al paciente.

En las personas con cáncer se hacen presente estados de fatiga, somnolencia, depresión y apatía los cuales contribuyen con la morbimortalidad en esta población. El metilfenidato está siendo incluido en el tratamiento de esta sintomatología asociada a los pacientes con cáncer, obteniéndose resultados satisfactorios.

La probable actividad del metilfenidato no significa que se esté dando respuesta a una patología, su acción farmacológica no es específica, pero si se ha demostrado que existe una mejora en los síntomas con el uso del metilfenidato. No es un secreto de la acción que tiene el fármaco en el sistema nervioso central, pero de manera un poco preocupante se ha observado la utilización del mismo para mejorar  el  rendimiento en personas sanas, lo que tiene una connotación ética y sanitaria.

METILFENIDATO

Dosis y administración del Metilfenidato

Comentemos ahora sobre la administración y dosis que es utilizada en los tratamientos con  metilfenidato. La presentación comercial es una tableta de liberación inmediata, también como el tratamiento está dirigido en muchos casos a niños, se genero una tableta masticable que facilita su ingesta. Otra forma de presentación en solución o suspensión, la cual es de larga duración porque presenta una liberación prolongada.

Dentro de la presentación en tabletas también hay unas de acción intermedia,  de larga duración o liberación prolongada, masticable de larga duración, tabletas que se disuelven en la boca de liberación prolongada. Este tipo de presentaciones en las que se comercializa el metilfenidato permite diversas formas de proporcionar el medicamento en el puede obtenerse parte del mismo de manera inmediata y el resto se va liberando como una dosis continua del medicamento en un lapso de tiempo más largo. Todas estas formas de presentación del metilfenidato tienen una ingesta vía oral.

En referencia a la dosis, la misma será ajustada por el médico tratante a cada uno de los casos particulares y tipo de patología, sin embargo, la dosis más común utilizada tanto en las tabletas regulares, las masticables y la solución se toman de dos a tres veces al día en el caso de los adultos y dos veces al día en el caso de los niños. Generalmente se recomienda su ingesta entre 35 a 40 minutos antes de las comidas.

El horario de la toma del tratamiento también es dirigido, se recomienda a los adultos que están bajo un tratamiento en el que deben ingerir  tres dosis, que la última dosis sea tomada antes de las 6:00 de la tarde, esto con la finalidad que le metilfenidato no interfiera con el ciclo de sueño.   Las tabletas de acción intermedia se toman normalmente una o dos veces al día, en la mañana y algunas veces al comienzo de la tarde, 30 a 45 minutos antes de una comida.

METILFENIDATO

La cápsula de larga duración se toma normalmente una vez al día antes del desayuno; por su parte la tableta de larga duración  de presentación masticable,  la suspensión de larga duración y las cápsulas de larga duración se toman normalmente una vez al día por la mañana, la ingesta de alimentos no es una limitante y tampoco forma parte de la recomendación médica, es decir, que pueden ser tomadas  con o sin alimentos.

Al contrario la tableta de desintegración oral de larga duración y la cápsula de larga duración se toma una vez al día por la mañana y si se la toma después de la comida o antes de la comida, debe mantener siempre esa forma de ingesta, si la toma antes de las comida debe ser consistente en esa manera de tomar el tratamiento.

A continuación daremos algunas recomendaciones para la ingesta de las diferentes presentaciones en las que pueden ser adquiridos el metilfenidato. Lo primero que vamos a recomendarle es que lea con detenimiento la receta médica y si tiene alguna duda en referencia aclárela de manera inmediata y oportuna con su médico, antes de abandonar el consultorio.

La segunda recomendación que debemos darle es que cumpla a cabalidad la dosis indicada de metilfenidato, si es necesario elabore un cronograma en el que usted pueda tachar la ingesta, la hora y la dosis recomendada, con la finalidad de que no se exceda u olvide alguna de las tomas. Si adquirió los comprimidos de desintegración oral, trate de no empujar la tableta para sacarla del blíster, le recomendamos que desprenda el aluminio que la protege, saque el comprimido con las manos secas y coloque de manera inmediata en la boca.

Si compró las tabletas que son masticables y de liberación inmediata, le recomendamos ingiera un vaso de agua posterior a masticarla. No es conveniente partir las cápsulas, ni triturarlas, en caso de que se trate de un niño que se le dificulta tragar el comprimido completo, le recomendamos que separe el comprimido y vierta su contenido todo en una cucharada de algún alimento que le guste al infante, compota, jugo, puré de fruta, entre otros.

Es muy importante si compra la presentación de metilfenidato en suspensión, que verifique que el empaque contiene el dispensador, ya que en ellos viene indicada la dosis, de esta manera evitamos administrar dosis por encima o por debajo de la indicada por el médico.

Contraindicaciones

Como todos los medicamentos y el metilfenidato no es la excepción, existen contraindicaciones para su ingesta, la primera por supuesto es que se encuentran contraindicado para pacientes que sean hipersensibles al Metilfenidato, así como a cualquiera de los excipientes con los que se encuentra elaborado. Otras de las condiciones previas que pueden presentarse y que no se puede indicar el tratamiento con metilfenidato es en pacientes que sufran episodios de ansiedad, sean hipertensos, hayan sido diagnosticados con hipotiroidismo.

Tampoco puede ser utilizado en pacientes con problemas de alcoholismo, pacientes con episodios de depresión mayor, psicosis, crisis convulsivas. Las cardiopatías también es una condición contraindicada para la ingesta de metilfenidato entre ellas, arritmias cardíacas, anginas de pecho. Otra de las condiciones previas que limitan el uso de metilfenidato es la presencia en el paciente de glaucoma, tics motores o con antecedentes familiares con síndrome de Tourette.

Es muy importante mantener un control médico periódico cuando recibimos tratamiento con metilfenidato, especialmente cuando iniciamos el mismo, debemos estar atentos a cualquier síntoma ajeno a nuestra condición normal. Es por ello, que se recomienda asistir a todas las citas que su médico indique, solicite un chequeo de su presión arterial y ritmo cardíaco.

Siempre recomendamos mantener la historia médica actualizada, informar a su médico tratante de todos los medicamentos que se encuentra tomando, sean con receta médica o sin ella, ya que es una información de mucha importancia para la toma de decisiones por parte de su médico tratante.

Efectos secundarios

En referencia a los efectos secundarios que pueden presentarse por la ingesta del metilfenidato, son varios, sin embargo, existe mucha información que exageran los efectos de este medicamento y las personas se predisponen a su uso. No obstante, son definitivamente más los beneficios que se obtienen, aunado al hecho de que los efectos secundarios son probables, no una seguridad.

Se debe estar atento a episodios de nerviosismo, cambios de humor repentinos, episodios de irritabilidad, tomando en cuenta por su puesto su personalidad, si usted es una persona que se irrita con facilidad, siendo en usted una condición normal, entonces debe estar consciente de ello y no pensar que es el metilfenidato a menos que usted identifique que son más recurrentes de lo normal y por razones que antes no le molestaban.

Otro de los efectos secundarios que se pueden presentar es la dificultad para conciliar el sueño o permanecer dormido, esto también puede venir provocado por la hora en la que está realizando la ingesta del medicamento, como señalamos con anterioridad, recomendamos que la dosis de la noche sea tomada hasta las 6 de la tarde, con la intensión de que el mismo no interfiera con las horas de sueño.

Si luego de la ingesta del metilfenidato siente mareos, náuseas o vómitos, debe llamar a su médico inmediatamente ya que puede ser alérgico al medicamento.  Otro de los efectos secundarios es la afectación del sistema digestivo, por lo que se pueden presentar dolor abdominal, pérdida de apetito, diarrea y acidez. También es posible sentir dolor de cabeza, tensión muscular,  movimiento incontrolable de una parte del cuerpo, somnolencia, sudoración, dolores de espalda, disminución del deseo sexual.

Existen otros efectos secundarios que son considerados más graves por lo que debe llamar a su médico de manera inmediata, si luego de la ingesta de metilfenidato  siente que se altera su ritmo cardiaco, si siente dolor de pecho, dificultad para respirar o un excesivo cansancio. Son también efectos secundarios que deben ser atendidos con urgencia, cuando luego de la ingesta se produce un desmayo, si se siente debilidad u hormigueo de un brazo o una pierna, si la visión se vuelve borrosa, tiene alucinaciones, reacciones alérgicas dérmicas  con urticaria o sarpullidos.

También se ha identificado que la ingesta de metilfenidato puede interferir en el crecimiento del niño, así como también puede promover el aumento de peso.  Todas las inquietudes, cambios que observe posterior al tratamiento con metilfenidato, debe ser informado a su médico. Por supuesto y no podemos obviar señalar que el Metilfenidato, esta contraindicado en la etapa de embarazo y lactancia.

Marcas comerciales

Existen muchas marcas comerciales entre ellas se encuentra el Metilfenidato, adicional a la entrega en comprimidos y jarabe también hay parches dérmicos como los que son comercializados bajo el nombre de Daytrana,  es un parche dérmico elaborado por el laboratorio Noven Therapeutics de los Estados Unidos, los mismos vienen en una presentación de 30 miligramos con una liberación prolongada de 9 horas.

Otro de las marcas comerciales es Concerta: su muestra a la venta son comprimidos de liberación prolongada que vienen en diferentes presentaciones de 18, 27, 36 y 54 miligramos.  Otra marca es Plimasine viene en presentación de comprimidos, la dosis inicial recomendada en pacientes pediátricos con edades comprendidas entre los 6 a 17 años es de 17,3 miligramos, los cuales son administrados por vía oral una vez al día en horas de la mañana. No se recomienda una dosis diaria superior a 51,8 miligramos. Es de los medicamentos que recomiendan constancia en la manera como es ingerido con o sin alimentos.

El Ritalin es una de las marcas comerciales más conocidas y utilizadas es clasificado por la Agencia Antidrogas de Estados Unidos como un narcótico de clase II, es decir que recibe la misma clasificación en ese país de las anfetaminas y también de drogas como la cocaína, lo que no quiere decir que tenga los mismos efectos.

El Aradix generado por el laboratorio Abbott, comercializa comprimidos de Metilfenidato de 10 miligramos. La dosis usualmente recomendada es oral de 5 mg 2 veces al día durante o después del desayuno y almuerzo. Esta dosis puede ser incrementada dependiendo de la respuesta y tolerancia del paciente, sin sobrepasar la dosis de 60 mg diarios en niños mayores de 6 años y de 90 miligramos diarios en adultos. Otras marcas comerciales son Fenidilato, Metilin, Metilfenidato, Cocaina, Meridil, Ritalina, Ritrocel, Rubifen, Equasym, Medicebran e Medikinet.

Hasta aquí la información sobre el Metilfenidato, esperamos que la misma haya sido de ayuda y podamos haber aclarado sus inquietudes en referencia a este medicamento. Si la lectura del artículo fue de su agrado le invitamos a continuar la misma en los enlaces que le recomendamos a continuación:

 

(Visited 5 times, 1 visits today)