Zolpidem: Todo lo que necesitas sobre este medicamento

El Zolpidem es un sedante, también llamado hipnótico, recetado para aquellos pacientes que sufren de insomnio y que producto de esto se empieza a generar ansiedad en ellos. Es considerado como un medicamento análogo a las benzodiazepinas, pero sin serlo, por tener efectos similares a estas. Descubre con nosotros toda la información necesaria sobre este producto, evitando en todo momento la automedicación.

Zolpidem

¿Qué es el Zolpidem?

El Zolpidem forma parte de los medicamentos que son un tipo de imidazopiridina, lo que significa que se trata de un sedante hipnótico, también es conocido por otros nombres como es el caso de Ambien; el cual se emplea como tratamiento para aquellos pacientes que sufren de insomnio, una patología mediante la cual tienen incapacidad para conciliar el sueño y esto termina por ocasionarles el trastorno de la ansiedad.

Este medicamento actúa permitiendo que se ralenticen las actividades a nivel del cerebro, con la finalidad de producir en el paciente un efecto hipnótico sedante que les permite conciliar el sueño.

El insomnio es un trastorno padecido por muchas personas que a pesar de estar cansadas y con sueño, no logran dormir de manera normal, lo que trae como consecuencia horas de desvelo, que a la larga deriva en estados de ansiedad que terminan por convertirse en un trastorno.

La ansiedad es un estado mental en el que las personas experimentan mucha excitación, inseguridad e inquietud, esto con el paso del tiempo puede convertirse en enfermedades que son catalogadas como neurosis, y que en el presente caso son originadas a causa de la falta de descanso por parte de los pacientes.

¿Para qué sirve?

La función principal del Zolpidem es afectar ciertos químicos dentro del cerebro que se encuentren desequilibrados médicamente en los pacientes, ocasionándoles problemas para poder dormir, lo que se convierte en una patología asociada con el insomnio.

En este sentido, se indica un tratamiento a base del Zolpidem para ofrecer una acción sedante análoga al efecto de las benzodiazepinas, pero sin ser un tipo de estos medicamentos.

Las benzodiazepinas son medicamentos que actúan sobre el sistema nervioso central, pero son considerados psicotrópicos, con los consecuentes cambios temporales de la percepción por parte del paciente, su ánimo, conciencia y comportamiento.

No es este el caso del Zolpidem, pues se trata de un fármaco clasificado en el grupo Z, por tener efectos similares a las benzodiazepinas pero empleado para el tratamiento adecuado del insomnio, que es identificado en la mayoría de los casos con la letra zeta.

Zolpidem

Cabe destacar que de hecho las benzodiazepinas empeoran la arquitectura del sueño, mientras que los fármacos Z ayudan a la conciliación adecuada del mismo sin alterar su estructura básicamente, por así decirlo.

Por tanto es un medicamento empleado para el control del insomnio, que actúa sobre el mismo tipo de receptor que las benzodiazepinas y ataca el mismo centro activo del canal del cloro; pero sin ocasionar ningún tipo de efecto a nivel medular, pues no tiene la facultad de unirse a ninguno de estos receptores.

En este orden de ideas es oportuno aclarar que en el canal del cloro se alojan aquellas sustancias que están estrechamente relacionadas con la acción de las benzodiazepinas y el alcohol; son mecanismos mediante los cuales se facilita el transporte de las moléculas a las células del cuerpo humano, entre los cuales además se cuenta con canales de sodio y de potasio.

Una de las funciones de los canales de cloro, es interrumpir los impulsos nerviosos con la finalidad de dar tiempo a las células para que alcancen su estabilización, además de realizar el transporte de las sustancias y regular el pH celular.

Contraindicaciones

Este fármaco se encuentra compuesto por tartrato de Zolpidem como principio activo, más algunos excipientes entre los cuales se destacan: lactosa monohidrato, celulosa microcristalina, glicolato sódico de almidón Tipo A, estearato de magnesio, hipromelosa, dióxido de titanio (E171) y macrogol 400. Por lo tanto, no debe ser consumido por los pacientes que sean alérgicos a cualquiera de los componentes anteriormente mencionados.

No se aconseja ser consumido por parte de pacientes que sufren de miastenia gravis, caracterizada por debilidad de los músculos esqueléticos; tampoco con síndrome de apnea del sueño, donde la respiración se altera durante el descanso; pacientes que tengan insuficiencia hepática grave o simplemente aquellos que sufran de trastornos respiratorios graves o agudos, para los cuales sea peligroso mantenerse bajo la sedación del Zolpidem.

Su uso está contraindicado en mujeres embarazadas, debido a que no se cuenta con suficientes estudios para establecer su seguridad en este sentido, especialmente durante el primer trimestre del embarazo.

Zolpidem

En cuanto a lo relativo a la lactancia, se conoce que los fármacos similares a las benzodiazepinas son excretados mediante la leche materna, por lo cual no debe ser empleado durante este período, para garantizar la seguridad del bebé.

Existen otros tipos de pacientes que debido a su condición física pueden emplear este medicamento, pero siempre bajo la advertencia de que su uso es delicado y se debe tener un riguroso control de acuerdo con la evolución del tratamiento en cada una de estas personas. A continuación destacamos las precauciones que se deben conocer sobre la utilización de este tipo de fármaco:

  • Vigilancia de su uso en ancianos que presenten insuficiencia respiratoria, insuficiencia hepática, enfermedades psicóticas, depresión o antecedentes de uso de drogas o alcohol.
  • Control en pacientes que presentan reacciones psiquiátricas y paradójicas, con sonambulismo, que puedan tener un descenso de su nivel de consciencia que les lleve a ser propensos a caídas o sufrir accidentes.
  • Determinar previamente la tolerancia física del medicamento, a fin de evaluar su dependencia y reacción a nivel psíquico.
  • Evitar su utilización con pacientes que tengan ansiedad asociada con depresión; debido a que este medicamento ocasiona dependencia y por tanto provoca síndrome de abstinencia durante su interrupción brusca.
  • Evitar su uso en pacientes que requieran realizar actividades donde deben mantener un estado de alerta mental.
  • No debe ser administrado en pacientes que estén siguiendo otros tipos de tratamientos asociados con depresores del sistema nervioso central, que pueden aumentar las concentraciones plasmáticas del Zolpidem, o con personas que estén bajo la influencia del consumo de alcohol o drogas.
  • El Zolpidem es un medicamento que ha demostrado tener interacciones con otros tipos de medicamentos que pueden potenciar su efecto depresor a nivel del sistema nervioso central. Por ello se debe evitar emplearlo con pacientes que consumen: neurolépticos, ansiolíticos, hipnóticos, antidepresivos, analgésicos narcóticos, antiepilépticos, antihistamínicos sedantes y anestésicos.

Zolpidem

Formas de Usar el Zolpidem

El Zolpidem es un medicamento que se presenta en formas de tabletas, que pueden ser identificadas en algunos casos bajo el nombre de Ambien, algunas de las cuales son de acción prolongada.

Esto significa que al ser consumido una porción de su principio activo se libera para ser absorbido como dosis inicial, mientras que la parte restante del producto es liberada de manera lenta, con la finalidad de extender por mayor tiempo la biodisponibilidad del producto y reducir la necesidad de tomar otra dosis del mismo muy pronto.

Se trata de un medicamento que es consumido por vía oral e incluso con algunas presentaciones de forma sublingual, creadas para ser colocadas bajo la lengua, donde se disuelven gradualmente o en forma de aerosol bucal que puede ser rociado en la boca, sobre la lengua. Todos ellas son presentaciones que no se recomienda utilizar más de una vez al día.

En este sentido se deberá emplear un solo tipo de este medicamento, ya que deberá ser administrado bajo única dosis diaria, la cual debe ser consumida durante la noche, antes de acostarse.

Recomendaciones 

Debe utilizar el Zolpidem según le haya sido indicado por su médico, considerando que este tipo de medicamento actúa de manera más rápida si no se toma con las comidas, siendo preferible que lo consuma de inmediato luego de la cena. Sin tomar ninguna otra dosis del medicamento a pesar de que se despierte y no pueda dormir nuevamente, ya que es importante evitar las sobredosis.

Una vez consumido el Zolpidem, es posible que sienta mucho sueño al poco tiempo de haberlo ingerido y este se mantenga durante cierto tiempo luego de la toma del mismo. Por lo cual es importante que se organice en cuanto al momento oportuno en que debe ingerir este fármaco, para evitar molestias o accidentes.

Lo más recomendable es que el paciente que solo tome su dosis de Zolpidem cuando pueda acostarse de inmediato, en cualquiera de las presentaciones que se han mencionado.

La única excepción se aplica el caso de la toma sublingual, que se sugiere sea realizada cuando pueda permanecer en cama al menos por cuatro horas más, ya que con las otras modalidades puede contar con aproximadamente ocho horas de sueño. Por lo tanto, evite este tipo de toma si no cuenta con las horas necesarias para realizar su sueño; debido a que puede estar expuesto a  síntomas relacionados con falta de memoria, somnolencia y efecto retardado en su coordinación o adecuada condición de alerta.

Zolpidem

De igual manera es importante que no mastique las tabletas, solo tráguelas con un poco de agua; y en el caso de las sublinguales, destape una pastilla cuando esté listo para consumirla, colóquela adecuadamente debajo de su lengua y espere a que se disuelva lentamente sin cambiarla de lugar. Recuerde que este tipo de presentación del medicamento no se debe tragar entera ni mediante la ingesta de agua, solo se aplican bajo la lengua.

Otra de las recomendaciones importantes está referida al uso del Zolpidem en aerosol, el cual debe ser empleado de acuerdo con una serie de pasos para garantizar su acción en el organismo. Para ello siga las instrucciones que se ofrecen a continuación:

  • El atomizador de Zolpidem deber ser preparado antes de su primer uso o en caso de no haberlo utilizado por aproximadamente 14 días.
  • Coloque el atomizador de forma vertical, apunte la apertura negra lejos de su cara, hacia un sitio seguro y presione, dejándolo que regrese por sí solo a la posición inicial.
  • Repita esta operación unas cuatro veces o hasta que observe que sale un  rocío fino del envase.
  • Luego mantenga el envase de manera vertical dirigiendo la apertura hasta su boca, por encima de su lengua, y presione fuertemente para que rocíe una dosis completa del medicamento en ella.
  • Deje que la bomba del atomizador se devuelva a su punto inicial, y si le fueron recetadas dos aplicaciones, continúe con la siguiente.
  • En caso de que solo le corresponda una aplicación; coloque la tapa protectora al frasco, para preservar su contenido; teniendo cuidado de colocar bien la tapa a prueba de niños.
  • Para este procedimiento presione la tapa sobre la base del aerosol y gírela junto con esta, siguiendo la indicación de las flechas, pero teniendo cuidado de que no queden alineadas.

Recuerde que el Zolpidem es un medicamento sedante hipnótico de uso delicado, que solo debe ser administrado a la persona para la cual ha sido recetado previamente; por lo cual es muy importante mantenerlo fuera del alcance de los niños.

Efectos Secundarios

El Zolpidem es un fármaco que luego de su consumo al término de 7 a 10 días, debería lograr mejorar sus problemas de insomnio; pero que además podría ocasionar una serie de síntomas dentro de su organismo, considerados como efectos secundarios tras su uso; los que podrían no presentarse o ser simplemente pasajeros.

Pero igualmente se debe estar alerta, especialmente si pasado el tiempo programado su condición de insomnio no mejora, empeora o comienza a padecer de forma recurrente algunos de los síntomas que le mencionamos a continuación. Entonces será necesario que consulte con su médico tratante, con la finalidad de que le evalué físicamente, para determinar si el medicamento le está ocasionando efectos secundarios, que pueden llegar a ser bastante graves:

  • Somnolencia, aturdimiento, sensación de estar drogado.
  • Presencia de cansancio físico, mareos, náuseas o vómitos.
  • Dolor de cabeza, sensibilidad a nivel estomacal o cambios en su apetito.
  • Inestabilidad o falta de equilibrio al caminar.
  • Temblores incontrolables en alguna parte de su cuerpo o a nivel de sus extremidades.
  • Hormigueo o ardor en manos, brazos, pies o piernas.
  • Ardor y enrojecimiento de la lengua, luego de la toma de la tableta sublingual.
  • Sensación de sequedad en boca o garganta.
  • Alteraciones estomacales y presencia de gases.
  • Enrojecimiento de los ojos.
  • Presencia de calambres, dolores musculares, articulares, de espala o en el cuello.
  • Abundante sangrado durante las menstruaciones.
  • Sarpullido, urticaria o picazón en alguna parte del cuerpo.
  • Dificultades para respirar, por sentir obstrucción de su garganta.
  • Inflamación de rostro, labios, lengua, ojos o garganta.
  • Color amarillento en piel o los ojos.
  • Heces con color claro.
  • Visión borrosa o algún problema de índole visual.
  • Dolor a nivel de pecho, sin causa aparente.
  • Alteraciones del ritmo cardíaco.

Zolpidem

Estos efectos podrían ser graves, cuando son frecuentes y se mantienen de forma recurrente mientras se encuentra bajo el consumo de Zolpidem, por lo cual se advierte al paciente, que ante cualquier síntoma o duda con respecto al uso de este medicamento, se dirija oportunamente a su médico, con la finalidad de que realice una evaluación de su condición física.

En caso de que el profesional de la salud lo considere necesario, puede suspender el consumo de este tipo de medicamento de manera progresiva, para evitar con ello que usted sufra del síntoma de abstinencia y posteriormente le indicará un tratamiento más seguro de acuerdo con su estado físico.

Marcas Comerciales

El Zolpidem es un medicamento sedante considerado en cierta forma hipnótico, en vista de que sus componentes afectan los químicos presentes en el cerebro, los cuales pueden encontrarse alterados y ocasionar problemas de insomnio en las personas que les impide un descanso adecuado.

Este tipo de medicamento es recetado a los pacientes de acuerdo con las necesidades de cada caso y se puede encontrar en tabletas de Ambien, en forma de acción prolongada con el nombre de Ambien CR, en presentación sublingual identificada como Edluar o Intermezzo y en aerosol bucal como Zolpimist. De igual manera se encuentran a su disposición, previa receta médica, algunas marcas comerciales entre las cuales se pueden destacar las siguientes:

  • DAGAN Comp. Bucodispersable, o lo que hemos conocido como sublingual, los cuales se dispersan rápidamente antes de ser tragados. Vienen dispuestos en alvéolos, respectivamente acondicionados con la finalidad de preservarse de la humedad y ser resistentes a las condiciones de la temperatura, con presentación tanto de 10 mg, como de 5 mg.
  • DALPARAN Comprimidos Recubiertos de 10 mg.
  • EDLUAR Comprimidos sublingual en presentaciones de 10 mg y 5 mg.
  • STILNOX Comprimidos Recubiertos 10 mg.
  • ZOLPIDEM APOTEX Comprimidos recubiertos con película 10 mg.
  • ZOLPIDEM ARISTO Comprimidos de 10 mg.

Asimismo es posible encontrar otras presentaciones a base de los derivados del Zolpidem hemihidrato o tartrato, como su componente activo; todos los cuales tienen la propiedad de tener un efecto sedativo sobre los pacientes, facilitándoles de esta manera disfrutar de unas adecuadas horas de sueño reparador.

Entre estas marcas comerciales se presenta una amplia variedad, identificadas con el nombre Zolpidem más la marca de cada uno de los laboratorios entre los que se encuentra por ejemplo Aristo, Aurobindo, Aurobitas, Cinfa, Desgen, Mylan, Normon, Ratiophan, Sandoz, Tevagen o Vir, entre algunos otros.

¿Cómo conservar el Zolpidem?

Una de las recomendaciones para proteger la integridad de este tipo de fármaco, es mantenerlo en su envase original, cerrado herméticamente y como se ha mencionado, lejos del alcance de los niños.

Por otro lado, debe ser guardado en un lugar que cuente con temperatura ambiente, evitando el exceso de calor, luz o humedad, por lo cual no debe ser almacenado en el baño. En el caso del aerosol, no debe ser refrigerado ni congelado y siempre mantenido en posición vertical, asegurándose de la correcta salida del líquido, por su orificio de apertura a manera de rocío.

Siempre debe tener presente la fecha de vencimiento de su producto, para que sea consumido dentro del período establecido, y garantizar de esta manera una perfecta condición de biodisponibilidad para su organismo. Ya que podría no tener el mismo efecto sedante una vez que haya expirado.

Una vez que deje de consumirlo o se disponga a desecharlo, asegúrese de hacerlo en un lugar seguro, evitando que pueda quedar al alcance de niños o mascotas, lo que podría ser extremadamente perjudicial para su salud.

Recuerde que este medicamento sólo debe ser consumido por la persona a la cual le ha sido recetado, y en las cantidades que le son estrictamente indicadas, respetando igualmente las horas establecidas para su consumo. Por lo tanto, no debe ser empleado por ninguna otra persona con la finalidad de dormir, pues podría no ser adecuado para su condición física y ocasionarle una intoxicación.

Asimismo, una vez que le sea recetado el Zolpidem y antes de iniciar su consumo es aconsejable leer detenidamente el prospecto adjunto, con la finalidad de que pueda obtener una mayor información sobre el tipo de medicamento que tendrá que consumir por algún tiempo, hasta solventar sus problemas de insomnio.

Adicionalmente queremos destacar la importancia de asistir puntualmente a todas sus citas médicas, pues se trata de una sustancia controlada, que solo será surtida con la misma receta una determinada cantidad de veces, mientras que por otro lado es necesario que su médico tratante esté al tanto de sus progresos con el medicamento, para evitar su uso innecesario, pues puede crear adicción.

Para finalizar les dejamos una famosa frase de Voltaire:  “El arte de la medicina consiste en mantener al paciente en buen estado de ánimo mientras la naturaleza le va curando”

Los medicamentos son necesarios para curar los trastornos sufridos por los pacientes, pero una vez solventados deberán acostumbrarse a vivir sin estas medicinas, por supuesto, siempre que su condición física se lo permita.

Si un paciente sufre de insomnio, esta puede ser una condición pasajera que ceda ante el suministro del Zolpidem, pero deberá acostumbrarse a conciliar el sueño sin la necesidad de consumir este tipo de medicamento toda su vida.

Si el contenido de nuestro artículo ha sido de utilidad, le invitamos a permanecer en este blog, con la finalidad de que pueda conocer acerca de otros productos recomendados:

(Visited 27 times, 1 visits today)