La Triquiasis, la enfermedad del crecimiento de pestañas hacia el ojo

La Triquiasis es una de las enfermedades clasificadas como una patología visual, ya que afecta a nuestros ojos. Se trata del crecimiento anormal de las pestañas, las mismas crecen hacia el interior del glóbulo ocular, lo que produce irritación del ojo, hipersensibilidad, enrojecimiento e incluso puede hacernos perder la visión. Te invitamos a descubrir todo acerca de la Triquiasis. Recuerda que no debe automedicarse, si reconoce algún síntoma por favor consulte a su médico.

TRIQUIASIS

¿Qué es la triquiasis?

La Triquiasis o Triquiasis palpebral es una enfermedad que afecta nuestros párpados y se trata del crecimiento anormal de las pestañas. Con la Triquiasis las pestañas tienen el sentido de crecimiento hacia dentro del ojo, en lugar de crecer hacia fuera del ojo. Como es conocido por todos las pestañas se encuentran ubicadas en nuestros párpados tanto en el superior como en el inferior.

Las pestañas son vellos que se disponen en una sola línea en nuestros párpados, pero se distribuyen en diferentes niveles. Las pestañas tienen la función de proteger al ojo, para evitar que ingresen objetos extraños y partículas minúsculas como el polvo ambiental.

Además de formar parte del sistema que protege nuestra vista, también forma parte de lo estético y hermoso de la mirada. Nacen desde un folículo piloso que se encuentra en los párpados superiores e inferiores. Al igual que nuestro cabello, su color depende de la cantidad de melanina, lo que definirá sin son claras u oscuras.

El crecimiento de las pestañas es muy lento, se estima que crecen hasta unos 10 milímetros y esto les lleva un tiempo que se encuentra entre 4 y 8 semanas aproximadamente. El crecimiento de las pestañas está clasificado en fases, una primera fase llamada Anágena, en la que la pestaña crece en el folículo piloso y tiene una duración  aproximada de 30 a 45 días.

TRIQUIASIS

Una segunda fase llamada Catágena, en el que se produce la contracción del folículo piloso y la pestaña deja de crecer, esta fase se mantiene al menos 3 semanas y una última fase llamada Telógena en la cual la pestaña obtienen su tamaño máximo y se mantienen hasta que cae de manera natural. Para que se reinicie el proceso de crecimiento de la pestaña pasan al menos 2 meses. Como sabemos la dirección normal de crecimiento de las pestañas es en dirección contraria al glóbulo ocular.

Cuando se produce en una persona el proceso de Triquiasis, sin importar la velocidad de crecimiento de las pestañas, se sentirá como un cuerpo extraño en el glóbulo ocular, que generará roce y fricción, provocando la irritación del ojo.

El crecimiento de las pestañas hacia dentro del ojo generará un roce constante con la córnea, la cual es el escudo protector natural de nuestros ojos, sin embargo, este es un escudo sumamente delicado, porque debe permitir la entrada de la luz. La córnea protege el iris y el cristalino y como tienen además propiedades ópticas de refracción debe ser transparente y es muy fina y delicada.

Cuando las pestañas crecen hacia el interior del ojo, rozará de manera constante la córnea y la conjuntiva, que es la membrana mucosa que cubre la parte interior de los párpados y la que recubre la parte anterior del glóbulo ocular, por lo tanto, la Triquiasis puede llegar a causar  problemas graves en los ojos, incluso llegar a provocar pérdida de visión.

TRIQUIASIS

La Triquiasis puede ser confundida con otra enfermedad de los ojos conocida como Entropión, sin embargo, y a pesar que pueden generar afecciones y síntomas parecidos, son dos patologías distintas, el entropión es cuando nuestro párpado, generalmente el inferior toma una posición anormal y se coloca hacia adentro.

Esta posición invertida del párpado lleva al área externa del párpado y las pestañas a entrar en contacto con la superficie ocular mientras que la triquiasis por su parte, es el crecimiento anómalo de las pestañas, que crecen en dirección al ojo, no obstante, en esta ultima patología el borde palpebral, es decir, el borde del parpado se encuentra en posición normal.

No solo los humanos podemos padecer esta afección en el crecimiento de nuestra pestaña, también es una enfermedad que se presenta en nuestras mascotas, tanto en los gatos como en los perros puede presentarse esta patología de la Triquiasis. Al igual que nosotros los humanos, si reconocemos los síntomas de la Triquiasis de los cuales comentaremos más adelante, en nuestra mascota, debemos responsablemente llevarlo al veterinario.

Causas

Existen diversas posibilidades que pueden generar la Triquiasis palpebral, pero es importante señalar que esta es una enfermedad que puede aparecer de manera congénita, es decir, en respuesta a una información genética codificada en nuestro ADN, por lo que si es es el caso un bebé puede nacer con Triquiasis palpebral, sin embargo, esta es una de las causas menos frecuentes.

TRIQUIASIS

La principal causa de la aparición de la Triquiasis es generalmente como consecuencia de un proceso cicatrizante en la zona adyacente o propia de nuestros párpados. Es importante saber que nuestros párpados se caracterizan por tener una capa superficial que está conformada por una piel muy fina y con una buena irrigación sanguínea. Los párpados tienen una cara anterior o cutánea y una cara posterior o mucosa.

La cara cutánea del párpado inferior tiene una disposición convexa, mientras que la interior tiene una disposición cóncava. Las partes del párpado superior que se une con la ceja y en el caso del párpado inferior con la mejilla, ambos reciben el nombre de borde adherente o limbo o surco orbitopalpebral.

Los bordes que se encuentran libres de ambos párpados, se dividen en la porción lagrimal y la porción ciliar. En la porción ciliar se encuentran las pestañas, las cuales se encuentran distribuidas a distintos niveles, pero en una sola fila como comentamos anteriormente.

Nuestros párpados son el soporte de las pestañas y en un trabajo conjunto protegen a nuestros ojos de agentes externos. Por lo tanto, cuando se produce una Triquiasis, no solo es afectado el glóbulo ocular, la córnea, sino también nuestros párpados, debido a que se afecta el tejido conjuntivo de estos. La blefaritis que es una patología que afecta a los párpados, provocando inflamación en el borde de los mismos, lo que promueve que se produzca una Triquiasis.

TRIQUIASIS

También otra causa es que puede ser generada por el desarrollo de cuerpos tumorales en las áreas adyacentes a los párpados. El desarrollo o establecimiento de virus como por ejemplo el Herpes de Zoster. La utilización no medicada de colirios para los ojos es otra de las causas que puede provocar la aparición de la Triquiasis.

Un traumatismo y su cicatrización es otra de las causas que se suman a esta patología y no podemos dejar de mencionar una respuesta autoinmune de nuestro organismo. Recordemos que en oportunidades nuestro sistema inmunológico tiene una acción errónea y ataca nuestras células sanas, porque las reconoce equivocadamente como células malignas o cuerpos extraños.

Dentro de las enfermedades de la piel consideradas como una respuesta autoinmune se encuentra el Penfigoide Cicatricial, la cual es una enfermedad autoinmune, inflamatoria crónica, que produce ampollas de carácter benigno, que afecta principalmente a las membranas mucosas, recordemos que los párpados en su parte interna tienen ese tipo de tejido.

El desarrollo de Enfermedades raras de la piel y las mucosas, también es una causa del desarrollo de Triquiasis, dentro de las más comunes se encuentra el síndrome de Stevens-Johnson, la cual es una enfermedad rara y muy peligrosa de la piel, que debe ser atendida como una emergencia médica, ya que se disemina con rapidez. Se trata de la aparición de sarpullido doloroso que se disemina, con la  aparición de ampollas.

TRIQUIASIS

Síntomas de la Triquiasis

Debemos suponer que el crecimiento de las pestañas hacia nuestro ojo, nos hará sentir una molestia muy similar, a la que se siente cuando entra un cuerpo extraño a nuestro glóbulo ocular. Es importante que al sentir este síntoma inicial que se mantiene en el tiempo, debe promover de manera urgente una visita al médico especialista, es decir, al oftalmólogo.

También la Triquiasis puede generar la irritación del glóbulo ocular, debido al roce que provocarán las pestañas sobre la córnea, provocando el enrojecimiento del ojo. Otro síntoma que puede aparecer con la Triquiasis es la sensibilidad a la luz, por lo que el paciente debería utilizar para disminuir el efecto, lentes oscuros. Se puede presentar un incremento de la producción de lágrimas, por lo que aumentará la necesidad de secarse el exceso de las mismas, lo que puede incrementar la irritación del ojo y de los párpados.

Si tiene algunos de los síntomas indicados anteriormente o cualquier molestia en sus ojos, usted debe realizar una consulta médica urgente, recuerde no automedicarse. El diagnóstico de la afección, es lo que fundamenta el tratamiento más adecuado.

La Triquiasis es una enfermedad que puede aparecer en cualquier persona, sin embargo, es más común en los adultos, generalmente cuando se hace presente en niños de o a 5 meses es una respuesta congénita.

Diagnóstico y Tratamiento

Muy bien, antes de señalar como se realiza el diagnóstico de la Triquiasis y cuáles son los tratamientos asociados a la enfermedad, debemos recordar los síntomas más comunes, estos son: ojos enrojecidos; sensación de cuerpo extraño en el ojo; irritación; sensibilidad a la luz y lagrimeo constante. Si estos síntomas aparecen, debe visitar prontamente a su médico.

En la consulta el médico tratante realizará un examen ocular y un examen físico general. Dentro del examen se encuentra la identificación de la funcionalidad de los párpados, por lo que con seguridad se le solicitará la apertura y cierre de los ojos, a pesar de la molestia que podamos sentir.  Será evaluada la posición del párpado, nos solicitará mantener los ojos cerrados, esto le permitirá identificar y comparar la funcionalidad con respecto al ojo sano y al ojo en el que se presenta la afección.

Recordemos que el médico especialista debe descartar que se trate de un Entropión, para realizar el diagnóstico de la Triquiasis, es muy posible que toque nuestro párpado y tire de este durante el examen. Es necesario  también determinar el tono y la tensión muscular del párpado.

Si la causa de la Triquasis se debe a un proceso cicatricial, generado por una cirugía, trauma u otras afecciones, el médico con toda seguridad realizará el examen de todo el  tejido adyacente al párpado comprometido.

Para la generación de un diagnóstico integral, revisará la condición del glóbulo ocular, para determinar si hay daño en la córnea. Al confirmar el crecimiento anómalo de las pestañas, diagnosticará la Triquiasis, sin embargo, es importante también determinar la causa que pudo haberla generado, ya que esto determinará el tratamiento adecuado y acertado a la patología.

Dentro del tratamiento de la triquiasis, se incluye la eliminación de las pestañas con crecimiento anómalo, ya que es lo que está provocando el daño en el ojo. En la intervención es muy posible que el médico determine la necesidad de eliminar el folículo asociado al crecimiento anómalo de la pestaña, con la finalidad de erradicar el problema.

Esto no quiere decir, que sea la solución definitiva, porque este crecimiento anómalo puede producirse de nuevo en otro folículo.  Si el diagnóstico realizado determina que en la triquiasis, el paciente sólo presenta una pestaña o un grupo muy pequeño de pestañas, creciendo hacia dentro del glóbulo ocular, se puede intervenir de manera inmediata.

En este caso señalado anteriormente, el oftalmólogo puede retirarlas utilizando un implemento quirúrgico, que permite la tracción de los vellos, a esta técnica se le conoce como fórceps. Esta intervención ambulatoria, eliminará el problema de manera inmediata, sin embargo, se mantiene el riesgo, por lo que la Triquiasis puede regresar cuando crezcan de nuevo las pestañas.

Generalmente la solución definitiva a esta patología se encuentra asociada con la remoción del folículo piloso comprometido. Esta técnica se conoce como ablación y se lleva a cabo utilizando la  radiofrecuencia o la utilización de rayos láser. Este también es un procedimiento ambulatorio que solo necesita de anestesia local. A continuación hablaremos de las técnicas más comúnmente utilizadas para tratar la Triquiasis como son la Electrólisis y la Criocirugía.

Electrólisis

La electrólisis es una técnica que utiliza pulsos eléctricos, con la finalidad de eliminar de manera permanente el vello con crecimiento anómalo. En realidad se cauteriza el folículo, por lo que la funcionalidad del mismo  se compromete y no permite el crecimiento del vello nuevamente. Este es un proceso que puede resultar invasivo y un poco doloroso, pero debemos señalar que se utiliza anestesia local. La intervención puede durar entre 15 a 30 minutos.

Luego de haber realizado la electrólisis, el ojo debe ser protegido de una infección por lo que se colocan unas gotas de antibiótico y posteriormente el ojo se tapa por espacio de unas horas. Se debe realizar una revisión una semana más tarde a la intervención, con la finalidad de determinar si es necesario realizar un segundo tratamiento, por la presencia de nuevas pestañas con crecimiento anómalo. Lamentablemente es un caso frecuente.

Criocirugía

En la técnica de Criocirugía se utiliza la congelación, para ello se trata por separado y de manera individual las pestañas que muestran el crecimiento anómalo y el folículo asociado. Esta es una técnica muy eficaz, sin embargo, pueden surgir complicaciones por lo que debe ser realizada por médicos calificados. La criocirugía es utilizada en casos muy graves, debido a que existe un riesgo de cicatrización palpebral que puede conllevar a la generación de un entropión.

Si este artículo ha sido de su satisfacción le recomendamos la lectura de los enlaces que dejamos a continuación:

(Visited 343 times, 1 visits today)