Una afección que irrita los párpados y causa blefaritis

Conoce la blefaritis, una enfermedad del sistema visual que se aloja en los párpados. Ocasionada por la ausencia del correcto funcionamiento de una glándula. Afectando considerablemente la visión, y en algunos casos puede llegar a complicarse seriamente.

blefaritis

¿Qué es la blefaritis?

Acá nos encargaremos de instruirte en cuanto a la enfermedad de la blefaritis, una afección que se presenta como una inflamación en los párpados de los ojos. Justo en la parte donde se encuentra el crecimiento de las pestañas. Un área que es realmente muy sensible y causa muchas molestias en parpadear. Además de otros síntomas que conocerás más adelante.

Luego de diversos estudios médicos, se ha determinado que la blefaritis aparece cuando es obstruida las diminutas glándulas sebáceas: este órgano esta justo en la salida del folículo o conducto de las pestañas de los párpados. Muchos médicos especialistas, denominados oftalmólogos, le otorgan el concepto de trastorno crónico.

Ahora bien, se ha llegado a la conclusión de que la blefaritis puede darse luego de algunos padecimientos o trastornos que padece el paciente, un detalle que aclararemos en los próximos párrafos. Por lo pronto concretamos definiendo su concepto: donde se expone como una alteración que duele, molesta, es contagiosa y un tanto desagradable, desde una perspectiva estética.

La blefaritis se aloja únicamente en los párpados, los cuales son la protección del globo ocular, es decir; cada vez que parpadeamos nuestros ojos están protegidos por esta delgada y sensible piel. Es por esto que la blefaritis puede ser muy incómoda y delicada, no solo por la inflamación, también por la irritación, enrojecimiento e infección que presenta.

blefaritis

Tipos de blefaritis

Una vez aclarado en que consiste la enfermedad de blefaritis, le informamos que se han detectado tres diferentes tipos de blefaritis: anterior, posterior y mixta. En síntesis, su tipología se define clínicamente según el área en donde se reproduce.

Esto se da debido a que el ojo es más delicado de lo que aparenta, para no confundirte mucho te decimos que el globo ocular posee muchos nervios, membranas y otra serie de órganos diminutos que afectan seriamente la visión y parte de las mucosas. Así que a continuación puedes leer como actúan cada uno de estos tipos de blefaritis.

Anterior

El tipo de blefaritis anterior se observa en la parte visible del ojo, justo donde están las pestañas, afectando solo la parte externa del párpado. En estos casos se inflama, se enrojece y su apariencia es un poco anti higiénica.

Posterior

En esta oportunidad mostraremos el tipo de blefaritis posterior, tiene como característica la obstrucción de una glándula llamada meibomianas: esta se encarga de producir la secreción líquida que protege los ojos, sustancia que se sienta cada vez que parpadeamos.

Ante la presencia de esta clase de blefaritis. El paciente presenta además de la inflamación y enrojecimiento, una resequedad que le causa dolor cada vez que mueve el ojo y el párpado. Volviéndose una de las más incomodas y dolorosas.

blefaritis

Mixta

La más agresiva y delicada, presentándose una mezcla de las dos clases de blefaritis anteriores. Mostrando una glándula meibomianas obstruida, acompañada de resequedad, dolor al mover los ojos y el párpado. Su piel se inflama e irrita considerablemente. En muchas oportunidades formándose una pequeña esfera que luego libera pus: la infección contenida y desarrollada.

Todos estos tipos de blefaritis se pueden presentar en niños, adolescentes y adultos. Sin distinción de condición genética. Con el delicado detalle de que en los pacientes que superan la edad de 50 años pueden verse más delicados y quebrantados.

Síntomas

Una vez comprendido el significado y los tipos de blefaritis, podemos mostrarte cuales son los síntomas que presentan las personas que padecen de esta desagradable enfermedad que afecta el sistema visual. Recordándote que esta se presente en el párpado de los ojos y afecta seriamente esta delicada membrana.

Suele dar unos primeros síntomas: un claro enrojecimiento del borde palpebral; esta es la parte que está justo al final del borde del párpado. Cierto grado de resequedad en el globo ocular y la persona siente la sensación constante de un objeto extraño en el ojo, como si tuviera restos de arenillas

Luego empieza el lagrimeo, debido a que las glándulas sebáceas. El sistema ocular o visual comienza a activar sus mecanismos de defensa naturales. Y el paciente empieza a observar como aparecer lágrimas de forma espontánea. Algunas pestañas comienzan a caerse, y el parpado se inflama gradualmente.

Visualmente el párpado se ve rodeado de una especie de membrana grasosa, y se muestran señales de picazón en todo lo que comprende la piel de párpado. He incluso, existen casos donde la piel empieza a desprender una película muy fina, es como si estuviera pelándose la piel que rodea el ojo. Esto se ve a causa de la inflamación y quebranto que presenta la delicada área.

Momento de cuidado

Sí en algún momento observas que empiezas a presentar los síntomas de la blefaritis arriba mencionada, y no te resulta ninguna de las alternativas que le orientaremos más adelante. Le sugerimos acudir a un médico especialista a la brevedad del caso.

Recuerda que el sistema visual es muy delicado y sensible, por lo que no debes tomar la enfermedad de la blefaritis a la ligera. De pasar más de 48 horas y los síntomas comienzan a ser más agresivo acude al centro de atención hospitalario más cercano a tu domicilio.

Causas

Tras buscar diversos fundamentos médicos y científicos sobre las verdaderas causas de la blefaritis, podemos resumirte su origen, según los análisis de los expertos en que ella se asocia a uno o varios factores, algunos trabajan en conjunto, entre ellos tenemos:

Las personas que padecen de dermatitis seborreica: resequedad extrema en la piel, existencia de caspa en el cuero cabelludo y parte de las cejas, unas señales claras de estar propenso a padecer de blefaritis. Quienes padecen de infecciones bacterianas recurrentes en el organismo o aquellos que constantemente presentan una reacción alérgica y enrojecimiento en la piel del rostro.

Existen algunos casos aislados donde la causa de la aparición de la blefaritis se da por una alergia a medicamentos o soluciones que utilizan las personas que usan lentes de contactos, maquillajes y limpiadores faciales.

Curiosamente tenemos como protagonista la falta de higiene, un detalle crucial en muchos estudios sobre personas que padecen de blefaritis. Aquellos que constantemente frotan sus ojos con las manos en condiciones anti higiénicas. Y peor aún, aunque te parezca increíble algunas personas no realizan una correcta higiene en sus ojos y rostro al levantarse. Convirtiéndolos en posibles infectados de blefaritis.

Diagnóstico y tratamiento

Ya sabes en que consiste la blefaritis, sus síntomas y que la causa. A continuación tocaremos el tema de cómo se da su diagnóstico y tratamiento. Sabías que si la blefaritis no se cura de la manera apropiada puede llegar a repetirse en muchas ocasiones, presentándose cada vez de manera más severa.

Diagnóstico

Para conocer si los síntomas que presenta la persona están estrechamente vinculados con la enfermedad de blefaritis se realizan ciertos exámenes médicos:

  • Examen de los párpados; esta evaluación médica consiste en un examen físico que realiza con mucho cuidado el galeno, donde a través de un aparato que se asemeja a una lupa y tiene una linterna de luz blanca especial que le permite observa a detalles todo el sistema ocular.
  • Hisopado de piel; durante esta revisión el doctor manipula un hisopo, para a través de este extraer una pequeña muestra de la sustancia aceitosa que se forma en el párpado, inclusive, busca retirar con cuidado esas pequeñas costras que se crean. Para luego ser llevadas a un laboratorio donde bajo ciertos químicos biológicos, llamados reactivos; buscan la procedencia de la bacteria, el hongo o la posible alergia.
  • En ocasiones, se presentan casos muy inusuales donde el origen de esta enfermedad está ligada a problemas de dermatitis o seborreica. Un diagnostico que puede ser determinado mediante el examen de laboratorio.
  • Cuando se presentan estos casos la blefaritis no desaparece en su totalidad, llevando al paciente en casos bastante aislados a la posibilidad de arrojar como análisis biológico, que en su parpado se está desarrollando un cáncer de párpado localizado.

Tratamiento

Mantener un constante protocolo de higiene en tu rostro, manos y ojos, puede ser sin duda alguna una de las mejores medidas preventivas para que no aparezca la blefaritis. Esto es porque el ser humano tiende a llevarse en varias oportunidades las manos al rostro y sus ojos. Por lo que la higiene sería sin duda alguna el primer punto a considerar.

En muchos de los casos las personas que padecen de blefaritis, tiende a llevar por cuenta propia un tratamiento local y casero. Iniciando con la aplicación de calor en el párpado, por unos 7 minutos aproximadamente y aplicando en los parpados productos de limpieza especiales para los ojos; pero que no contenga componente jabonoso.

Este calor se hace frotando tus dedos ya previamente lavados sobre la palma de una de tus manos, esta fricción genera calor. La cual pondrás sobre el párpado por el tiempo sugerido. De igual manera puedes usar una gaza o mota de algodón limpias, las cuales hayan recibido calor por vapor. Teniendo siempre presente que antes de aplicarlos la higiene debe existir en todos los elementos que uses.

Aplicar tres o cuatro veces al día unas tres gotas de lágrimas artificiales, esta solución la puedes adquirir en cualquier tienda que venda medicamentos o artículos de salud. Será de mucho alivió, ya que estas lágrimas lubrican todo el sistema ocular, incluyendo los párpados.

Medicamentos

La presencia de algunos medicamentos o fármacos pueden resultar muy útiles para combatir la blefaritis, entre estos están los que contienen antibióticos tópicos, los de uso local u aplicación sobre el párpado afectado. Estos vienen en diversas versiones: están las gotas, ungüentos y cremas.

Muchos de estos no solo ayudan ante el proceso de desinfección, tienden a regular la inflamación, el enrojecimiento y el malestar que se presenta. En algunas ocasiones el especialista puede recetar medicamentos tomados, para que el proceso de cura se vea acelerado. Esto se observa en casos muy graves de blefaritis.

Entre los que se utiliza a través de la ingesta, bajo prescripción médica, puedes toparte con la ciclosporina, cuyo componente activo es la restasis. Ingresa de manera directa al sistema inmune del cuerpo y prohíbe que este siga produciendo calcineurina; una sustancia biológica natural que reduce la infección de blefaritis y la producción de sus síntomas.

Prevención de la blefaritis

Tal como fue explicado en líneas anteriores, solo los casos muy graves de blefaritis llegan a ir a una consulta y evaluación médica. Mantener un estilo de vida aseado es más que suficiente para evitar contraer esta enfermedad. Más si ya se ha dado el caso de que en uno de tus párpados se presentan los síntomas de blefaritis. Se orienta seguir los siguientes pasos de prevención a fin de evitar que se agrave.

  • Un correcto aseo diario de los ojos, con abundante agua fresca, entre dos a cuatro veces al día.
  • Aplique con una gaza estéril un poco de agua potable tibia, preferiblemente recostado, y dejándolo cerrado por unos segundos, para que se desprenda las costras infecciosas que se alojarán en el párpado.
  • Otro método que según las estadísticas es muy eficaz, es lavar con agua tibia y unas gotas de champú para bebé a fin de limpiar bien el párpado.
  • Con suavidad y cuidado procure siempre retirar durante el lavado todas las escamas que se pegan al ojo, incluyendo las que se adquieren a las pestañas, para esto el agua tibia le ayudará mucho.
  • Después de la limpieza, debes secar el párpado, hazlo con una toalla bien limpia y seca, con suaves golpecitos, sin frotar o presionar.
  • Para las damas se sugiere evitar usar por un buen tiempo cualquier tipo de maquillaje.
  • Mantener el ojo lubricado con las lágrimas artificiales.
  • En las farmacias o tiendas de remedios naturales, podrás conseguir un producto que es una solución aceitosa con base de planta de té. Este le será también muy útil para limpiar los parpados unas tres o cuatro veces al día.
  • Consumir suplementos de ácidos grasos omega-3 puede ayudar a reducir la

El momento de la consulta

Los especialistas recomendados para atender la blefaritis, son los oftalmólogos u optometristas. Ambos son expertos y dominan ampliamente el sistema visual y todo lo que se relaciona en torno a este órgano. Usualmente estos atienden este tipo de casos con previa consulta y al momento de la consulta debes evitar ir sin ningún tipo de maquillaje o crema en el rostro y ojos.

No te coloques los lentes de contacto y lleva contigo una lista de todos los síntomas que has tenido. Incluyendo aquellos que sean inusuales y creas que no guardan relación con la blefaritis. Está atento a todas las indicaciones que te da el especialista. Recuerda que de esto depende que te cures rápido.

Complicaciones

Clínicamente no son iguales todos los organismos, existen personas que en menos de 7 días superan rápidamente la blefaritis. Caso contrario se presenta con algunos donde su cuerpo reacciona de manera diferente. Acá se pueda complicar la blefaritis ante la presencia del crecimiento de pestañas de manera anormal, como si crecieran desviadas.

En algunas oportunidades sobre la delicada piel que conforma el párpado se forman unas pequeñas cicatrices. También están las lágrimas espontáneas en excesos o un síntoma totalmente opuesto: resequedad total.  Caso donde se ven mucho una constante irritación ocular.

Se han dado casos donde la persona ya no puede usar lentes de contacto, pues su ojo tras la lesión de blefaritis no lubrica bien y esto ocasiona una molestia constante al usar los lentes de contacto. Se puede presentar un orzuelo: una protuberancia que se manifiesta como infección, un bulto muy doloroso que se carga de pus, alojándose en la parte baja del párpado.

Se produce chalazión: una infección que se crea en una de las pequeñas glándulas sebáceas, detrás de las pestañas, cargada de bacterias, y tiende a salir desde la parte interior del párpado. Esta se ve como un bulto también, pero a diferencia de orzuelo, este viene desde adentro.

Otras complicaciones crónicas

Algunos casos de blefaritis se pueden complicar, en su mayoría es por falta de higiene, cuidado y tratamiento. Un punto crucial para erradicar esta enfermedad una que vez aparece. Entre sus complicaciones crónicas tenemos:

Conjuntivitis crónica

La blefaritis se puede complicar con inflamación de la membrana externa del globo ocular, la cual enrojece el ojo y causa serios problemas visuales. Conocida bajo el nombre científico conjuntivitis, puede afectar seriamente al paciente.

blefaritis

Lesión en la córnea

Tal vez sea considerada por los oftalmólogos como la complicación más graves de la blefaritis, irritando e inflamando de manera tan fuerte el párpado que ocasiona la formación de una úlcera en toda la córnea: membrana transparente abombada que se ve en el globo ocular.

Afecta gravemente las funciones del ojo. Ante esta lesión o complicación grave, sus síntomas de alerta es le poca o más bien escasa producción de lágrimas. Por lo que no debes tomar tan a la ligera la enfermedad de blefaritis. Una vez que se presenta, toma las previsiones del caso.

Esperando que toda la información acá suministrada te haya servido de mucho, te invitamos a observar el siguiente vídeo, en donde podrás apreciar desde otra perspectiva qué es la enfermedad de blefaritis, sus síntomas y tratamientos. ¡Disfrútalo!

En el mismo orden de ideas, le sugerimos ingresar a los siguientes enlaces, donde encontrará información que le resultará igual de útil.

(Visited 119 times, 1 visits today)