La enfermedad del Esófago de Barrett y sus riesgos

El esófago de Barrett es una afección a largo plazo, que se crea producto del reflujo gastroesofágico, trayendo como consecuencia la irritación de las paredes del esófago. A través de éste artÍculo vamos a indagar un poco más sobre el tema y vamos a ver cuáles son los pasos que tenemos que realizar para evitar esta condición.

ESÓFAGO DE BARRETT

¿Qué es el esófago de Barrett?

El esófago de Barrett, es una afección que se localiza en el revestimiento esofágico y es producida por el reflujo crónico, el mismo se da cuando hay un retorno de los ácidos estomacales al tubo que vincula la boca con el esófago, a este padecimiento se le llama reflujo gastroesofágico.

Producto del reflujo gastroesofágico, las células que envuelven la parte interna del esófago se van reemplazando por otras que pertenecen al intestino delgado, que es donde se encuentran todos los ácidos que genera el estómago.

Estas nueva células no son de origen maligno  y se instalan en el esófago, para hacerle frente al reflujo crónico, ya que las mismas  son más resistentes al daño producido por los ácidos del reflujo, sin embargo el traslado de estas células del intestino delgado al esófago,  es la que causa en primer termino del padecimiento denominado esófago de Barrett y posteriormente se puede convertir en  un desarrollo tumoral  que puede  desencadenar en un adenocarcinoma o  como se conoce comúnmente  en un cáncer en el esófago.

La condición de esófago de Barrett, es uno de los componentes de desarrollo de un tumor, sin embargo aunque si existe la posibilidad del establecimiento de un cáncer, está comprobado científicamente que es de 0,5% en las personas que padecen de esta condición.

ESÓFAGO DE BARRETT

Síntomas

La condición de  esófago de Barrett, no evidencian síntomas implícitos o evidentes, los síntomas para detectar este padecimiento pueden ser generados de otras enfermedades, sobre todo las relacionadas con el reflujo gastroesofágico y que en la detección y cura de esa enfermedad, se identifica el padecimiento del esófago de Barrett, entre ellos pueden ser:

  • Pirosis que es un ardor o sensación de calor en el esófago, por la zona del esternón, el dolor provocado por la pirosis, puede llegar hasta el cuello, garganta e incluso la mandíbula.
  • Regurgitación de la comida ubicada en el estómago.
  • Complicaciones o imposibilidad para comer.
  • Dolores frecuentes en el pecho.
  • Vómitos con sangre o con desechos granulosos color marrón oscuro.
  • Defecaciones de color negro o con presencia de sangre.

Hay que aclarar que muchos pacientes con este padecimiento, nunca han presentado síntomas.

Causas del esófago de Barrett

Los especialistas del área de la gastroenterología que son los encargados del estudio de las enfermedades ubicadas en el sistema digestivo, esófago, estomago e intestinos, opinan que no se conocen las razones o causas de la aparición de la condición del esófago de Barrett, aunque no es la causa principal, numerosos pacientes que presentan esta condición, padecen de un reflujo gástrico de muchos años.

Las personas que padecen de reflujo gástrico, en el cual los elementos contenidos el estómago se redireccionan frecuentemente al esófago, van dañando  los tejidos de este último órgano, en el proceso natural de regeneración del esófago y como un proceso de protección,  las células hacen el esfuerzo de fortalecerse y se realiza un cambio de  tipo celular, donde las células del intestino se fortalecen en el esófago y es cuando se presenta la condición de esófago de Barrett.

Algunos pacientes diagnosticados con esófago de Barrett, no han presentado los síntomas de ardor en el estómago y reflujo de los ácidos estomacales, por lo que estos especialistas no les queda claro cual es la verdadera causa para que se produzca la condición de esófago de Barrett.

ESÓFAGO DE BARRETT

Sin embargo hay algunos factores que precipitan el padecimiento de esta condición, entre los cuales podemos indicar:

  • Ardor en la zona del estómago y reflujo crónico: Esta  patología es derivada del reflujo gastroesofágico, y si  no presenta mejorías con los tratamientos médicos llamados inhibidores de la bomba de protones,  que son las medicinas indicadas para controlar o reducir la cantidad de ácido gástrico, procedente del estómago,  el paciente tendrá altas posibilidades de sufrir de esófago de Barrett.
  • La edad: Los estudios científicos han demostrado que las personas mayores de 60 años, tienen mayor probabilidad de padecer de esófago de Barrett, sin embargo, este se puede presentar a cualquier edad.
  • Sexo masculino: Los estudios han arrojado un mayor padecimiento del esófago de Barrett, en los hombres.
  • Personas caucásicas: Esta se refiere a las personas blancas, con descendencia europea, las cuales tienen mayor probabilidad de sufrir de esófago de Barrett, la manifestación de esta condición es las razas asiáticas y negras son poco comunes.
  • El sobre peso: Las personas con sobre peso o aquellas que tienen mucha grasa corporal en torno al abdomen, tienen mayores probabilidades de padecer de esófago de Barrett.
  • Hábitos tabáquicos: Las personas que fuman o lo han hecho en el pasado, van dejando una huella de nicotina en el sistema digestivo afectando directamente el proceso de digestión, por lo que esta situación  provoca ácidos gástricos que dañan las paredes del esófago y a largo plazo contribuye con  la aparición del padecimiento del esófago de Barrett.

Esófago de Barrett

¿Cómo prevenirlo? 

El padecimiento relacionado con el esófago de Barrett, se puede prevenir, teniendo unos hábitos alimenticios saludables y teniendo en consideración  que existen algunos alimentos que hacen más daños que otros, en este sentido vamos a señalar los alimentos que debemos minimizar su consumo:

  • Evitar los alimentos ácidos como el azúcar, café, pescado, aceitunas, huevos.
  • Disminuir la ingesta de leche de vaca, los helados a base de leche de vaca, los quesos amarillos, batidos de leche con chocolate, se puede consumir leche deslactosada, leche light y yogur light.
  • Evitar los tomates y sus derivados, tales como puré y  salsas.
  • Los vegetales deberán consumirse al vapor y por ningún caso se deben consumir fritos.
  • Disminuir las frutas ácidas como las naranjas, mandarina, limón, toronja, piña y uvas.
  • Las carnes deben ser bajas en grasa, la ingesta de pollo y pavo deberá ser sin la piel.
  • Evitar las carnes que contengan grasas como el jamón, tocino, embutidos.
  • Se deberá evitar la ingesta de alcohol, chocolate, té y bebidas a base de cola.
  • No consumir sopas precocinadas (sopas de sobre), ya que las mismas tienen una concentración elevada de sal y colorantes,  que son muy dañinos para el estómago.
  • No abusar con la cantidad de condimentos como el ajo, la cebolla, el vinagre y los pimientos en todos sus presentaciones o tipología.
  • Erradicar el consumo del tabaco, ya que la nicotina se adquiere a las paredes del estómago lo que no permitirá una buena digestión y activará los ácidos gástricos provocando un reflujo que afectará al esófago.

Con una dieta apropiada y sin excesos se puede tener la seguridad que no sufrirá del padecimiento del esófago de Barrett.

Diagnóstico

Las investigaciones para establecer si una persona padece de la  patología relacionada con el esófago de Barrett, son las que a continuación se mencionan:

  • Factores genéticos: Al inicio se apertura un historial médico para determinar si el posible que el padecimiento de la enfermedad o patología de esófago de Barrett, se deba a factores genéticos, ya que los mismos pueden tener incidencia en el padecimiento.
  • Técnica de endoscopia: El procedimiento se realiza por medio de la inserción de una cámara dentro de un tubo, el cual para este caso es introducido por boca, pasa por el esófago, luego por el estómago y finalmente por el duodeno.  Allí se observa cómo están las paredes del esófago en la zona conocida como Línea Z, la cual es la que une el revestimiento del esófago  con el comienzo del tejido del estómago, el mismo se conoce como transición-escamo-columnar. En circunstancias normales el esófago es escamoso y debe encontrarse en la zona denominada cardias, que es el lugar donde finaliza el esófago y comienza el estómago, sí la línea de transición-escamo columnar, se ubica más arriba en el esófago, es el primer indicio para diagnosticar que existe una condición de esófago de Barrett.
  • Toma de la muestra por medio de una biopsia, en el momento en que se esta realizando la endoscopia, también se realiza una toma de una muestra de las paredes del esófago y se realiza un estudio histológico de las células columnares y células intestinales, a través de un análisis del la estructura microscópica de la muestra recogida. Por medio de la biopsia se reconoce con toda certeza la presencia de la patología o no del esófago de Barrett.
  • La endoscopia por cápsula, es otro método para detectar el esófago de Barrett y se realiza a través de la ingestión de una cápsula que contiene una minúscula cámara de vídeo, cuando el paciente se traga la cápsula, esta recorre el tracto digestivo y graba las imágenes a un dispositivo que se ubica en el cinturón del paciente donde se guarda las imágenes, este procedimiento tienen una duración aproximada de ocho horas.
  • Phemetría esofágicas: A través de este método se puede cuantificar la proporción de ácido gástrico que se ubica en el esófago proveniente del estómago y por el resultado de la cuantificación se procederá a recetar la medicación para disminuir los malestares producidos. A través de este procedimiento no se puede tomar una muestra para una biopsia, pero se puede observar de manera natural para el paciente los extremos del esófago, analizar y diagnosticar si hay una modificación de los revestimientos de las paredes. Si el diagnostico es positivo por este procedimiento se visualiza en la unión de la Línea Z, un color rosado e irregular y se indicará el análisis a través de una biopsia, sí el diagnostico por este procedimiento da negativo para determinar el esófago de Barrett, no hay necesidad de indagar más sobre la afección.

Grado de cambio en los tejidos

Los tejidos del esófago de Barrett, presenta varios niveles de revestimiento, este se puede observar a través de una endoscopia o en la toma de la muestra para un examen de biopsia del tejido esofágico y según lo que presente la muestra, se califica en grados  a los tejidos, a continuación se establecen los mismos:

  • Sin displasia: El esófago presenta la condición del esófago de Barrett, pero sus células no presentan signos de elementos cancerígenos.
  • Displasia de bajo grado: El esófago presenta  la condición de esófago de Barrett  y la muestra de la biopsia presenta bajos signos de cambios en las células, lo cual indica un nivel precanceroso,  el cual no tiene posibilidades de crecer hacia otros órganos del cuerpo humano.
  • Displasia de alto grado: Las muestras de la biopsia tomadas de células del esófago de Barrett, manifiestan muchos cambios por lo cual contienen células cancerígenas, si no son atacadas con  un tratamiento oportuno hay altas posibilidades que  se convirtieran en cáncer de esófago.

El tejido del esófago de  Barrett tienen una contextura distinta al recubrimiento normal y esta textura puede ser observado en el procedimiento de la endoscopia. Este procedimiento no causa molestias y en raras ocasiones genera complicaciones. El  médico puede por lo general indicar  los resultados de la endoscopia una vez finalizado el estudio, pero se deberá esperar algunos días para obtener los resultados  definitivos de la biopsia.

Tratamiento

El tratamiento médico para la condición de esófago de Barrett, está relacionada con:

  • El tratamiento para la enfermedad por Reflujo Gastroesofágico, el cual involucra una dieta especial baja en grasas, ácidos y lácteos, eliminar por completo las gaseosas y el tabaco, practicar algún deporte de bajo impacto y el tratamiento farmacológico  que estime el médico tratante.
  • Con el objeto de mejorar la condición del paciente y contribuir a que no se presente la patología de la displasia en el esófago, se puede aplicar la operación Funduplicatura NISSEN 360°, esta cirugía consiste en arropar al esófago con las paredes del estómago como con  una especie de bufanda, la misma se realiza por vía laparoscópica por medio de una pequeña incisión a nivel del esófago, esta operación no es invasiva y la recuperación es muy rápida, el objeto de esta cirugía es tonificar los músculos del esfínter del estómago y evitar que el reflujo gástrico se redireccione hacia el esófago.
  • Vigilancia a través del procedimiento endoscópico – histológico anual, para evitar la displasia en el esófago, la cual se refiere al crecimiento de un tejido de forma anormal que pueden desencadenar en células cancerígena.

Ausencia de displasia

La displasia es la anormalidad presentadas en los tejidos de las células, a consecuencia de las transformaciones en el proceso de desarrollo de las misma, la identificación de la displasia es a través de muestras tomadas por una biopsia y su posterior estudio histológico, cuando se diagnostica la ausencia de la displasia en el esófago de Barrett, significa que no hay células cancerosas presentes en la muestra de su biopsia, que puedan dañar el esófago.

Displasia de bajo grado

La displasia de bajo grado se refiere al resultado de la muestra histológica la cual   establece  que las células del esófago poseen algunas señales cancerígenas, sin embargo, estas no tienen la facultad de extenderse a otras zonas del cuerpo, ellas se denominan también como precancerosas y se catalogan como insipientes.

En la displasia de bajo grado se procede con un seguimiento más profundo que implican otras biopsias con mayor grado de muestra, para tener la certeza que no hayan otras zonas contaminadas, se realizan estudios intensivos con biopsias periódicas cada tres a seis meses y se inicia el tratamiento farmacológico  establecido por el médico tratante.

Algunos estudios han demostrado que la eliminación del reflujo gástrico, contribuye con la desaparición de la displasia de bajo grado.

Displasia de grado alto 

La displasia de alto grado se refiere al resultado la muestra  histológica realizada a la biopsia, la cual establece una elevada modificación a las células extraídas,  este resultado del desarrollo alterado indica señales de altas de células cancerígenas,  para la confirmación de  este tipo de resultado se recomienda una segunda opinión con un patólogo diferente,  a fin de verificar que realmente están presentes estas anomalías en la muestra.

En la displasia de grado alto, el médico especialista procederá de acuerdo al grado de afección, tomando en consideración las siguientes alternativas:

  • Esofagectomía: Este es un método quirúrgico que está relacionado con extracción o erradicación de la lesión premaligna en la zona afectada incluyendo a los ganglios. Este procedimiento  se realiza a través de herramientas endoscópicas que son menos invasivas.
  • Resección mucosa endoscópica: En este  procedimiento se procede a resecar  la zona del tejido donde se  presente la lesión, mediante la aplicación de distintas soluciones químicas, las cuales atacan  a las células cancerígenas.
  • Terapia Fotodinámica o como también se le conoce fotoquimioterapia, por medio de este procedimiento se utilizan rayos de luz y productos químicos, fases de calor por medio de la aplicación de radiofrecuencia térmica y finalmente la aplicación de energía fría llamada también crioterapia. No todos los pacientes son candidatos para  aplicar esta terapia alternativa su médico le indicará si es adecuada para usted.

NOTA: La información aquí plasmada tiene como objeto informar de manera general sobre los tópicos aquí planteados, en ningún momento establece opiniones médicas, en caso de duda consulte a su médico especialista.

Si fue de su agrado éste artículo, te invitamos a visitar los siguientes enlaces:

(Visited 34 times, 1 visits today)