≡ Menu

Fluoxetina: Todo acerca de este fármaco antidepresivo

La Fluoxetina es un fármaco recetado para aquellos pacientes que sufren algún tipo de trastorno depresivo o trastorno obsesivo compulsivo; la cual forma parte de los medicamentos conocidos como antidepresivos, cuya acción se logra mediante un sistema de inhibición del comportamiento de la serotonina en el cuerpo humano.  Conoce todo lo necesario sobre este producto aquí, evitando en todo momento la automedicación.

Fluoxetina

¿Qué es la Fluoxetina?

La Fluoxetina es un antidepresivo que pertenece a los conocidos inhibidores o controladores de la producción de la serotonina dentro del cuerpo humano, recaptándola para que se pueda potenciar su efecto como neurotransmisor, mediante el cual se alcanza la comunicación entre cada una de las neuronas presentes en el organismo.

Es un fármaco que requiere ser debidamente recetado al paciente, por un médico especialista en trastornos del sistema nervioso, además de que necesita un adecuado seguimiento para evitar la manifestación de efectos secundarios y  determinar la efectividad de este producto para la condición patológica que esté presentando la persona.

La Fluoxetina ha sido considerada como un éxito dentro de la psicofarmacología, pues actúa como antidepresivo manteniendo un nivel de seguridad favorable y ocasionando pocos efectos colaterales, los cuales además suelen ser bien tolerados.

Fluoxetina

Este medicamento es absorbido por vía oral con poca influencia a nivel hepático, es decir dentro del hígado, siendo posible consumirla junto con los alimentos, pero destacándose que en este caso se disminuye levemente su velocidad de acción.

Puede interactuar con otros medicamentos que esté consumiendo el paciente, debido a su capacidad para unirse a las proteínas, por lo que se debe indicar oportunamente qué medicamentos se consumen en la actualidad, a fin de evitar este tipo de interacción que a la vez obstaculiza el mecanismo de acción de la Fluoxetina.

¿Para qué sirve?

Este tipo de medicamento puede ser empleado para el tratamiento de diversas patologías, pero la mayoría de ellas están asociadas con trastornos a nivel del sistema nervioso de los pacientes; por lo cual pueden estar padeciendo depresión, ansiedad, trastornos obsesivos o aquellos considerados como problemas de conducta alimentaria, que conllevan al padecimiento de bulimia nerviosa o anorexia.

En el caso de enfermedades originadas a causa de los trastornos de la conducta alimentaria, la Fluoxetina generalmente se indica como un complemento a la psicoterapia del paciente.

Lógicamente, la utilización de este tipo de antidepresivo selectivo se realiza para el tratamiento de personas cuyas patologías son consideradas como repetitivas o graves, motivo por el cual amerita el suministro de un fármaco, con la finalidad de aliviar los síntomas de su trastorno y mantenerlo bajo control, como una de medida para mejorar su calidad de vida.

Funciona básicamente permitiendo que aumente la producción de serotonina de forma selectiva a nivel del cerebro, con lo cual se puede alcanzar un amplio equilibrio mental.

Por otro lado es oportuno mencionar que la serotonina es una sustancia que se encuentra de forma natural en el cerebro de los seres humanos, la cual tiene la capacidad de ayudar al funcionamiento del organismo. Al respecto algunos autores consideran que es “el químico feliz”, pues contribuye a mantener el bienestar y la felicidad de las personas.

Marcas Comerciales

Este tipo de antidepresivo es posible adquirirlo mediante una receta médica, en marcas comerciales como: Adofen, Rapiflux, Sarafem, Selfemra, Prozac, Luramon, Reuron, o como producto genérico cuyo componente básico es la Fluoxetina.

El producto es presentado en forma de cápsulas o comprimidos que van desde 10 a 20 mg generalmente, para ser administrados por vía oral, como un medicamento capaz de elevar las concentraciones de la serotonina a nivel del cerebro, con lo cual se alivian los síntomas depresivos de los pacientes.

Fluoxetina

Efectos Positivos de la Fluoxetina

Los efectos positivos de este tipo de fármaco antidepresivo, radican en su mecanismo de acción dentro del organismo del paciente que lo consume, debido a que su composición permite que se puedan controlar los niveles de serotonina, que suelen estar alterados cuando la persona padece patologías asociadas a su conducta o comportamiento a nivel cerebral, mediante las cuales manifiesta depresiones, ansiedad, enfermedades psiquiátricas o psicológicas.

Depresión 

La Fluoxetina es empleada en los tratamientos de trastornos obsesivos-compulsivos de las personas, que generalmente están asociados con la presencia de la depresión; mediante la cual el paciente manifiesta cambios de su estado de ánimo de forma permanente o transitoria; donde se presenta mentalmente abatido.

Cuando el ser humano enfrenta la depresión, generalmente se manifiesta triste, lleno de infelicidad y culpable, dando la impresión de estar físicamente incapacitado para hacer frente a las situaciones cotidianas de su vida.

Minimizador de Pérdida de Memoria 

Cuando las personas padecen trastornos depresivos que suelen volverse recurrentes, se convierten en una enfermedad que puede ser incapacitante, la cual suele estar acompañada de trastornos cognitivos directamente relacionados con la memoria, afectando elementos que son conocidos por la persona y que se han guardado previamente en su mente.

Los estudios han demostrado que los antidepresivos incluyen la mejoría de los trastornos cognitivos, por lo cual se considera que la Fluoxetina ayuda a minimizar la pérdida de memoria. No obstante se debe aclarar que algunos de estos fármacos pueden incrementar esta pérdida, por lo cual se recomiendo mantener siempre un riguroso seguimiento por parte del facultativo a cargo del paciente.

TOC (Trastorno obsesivo-compulsivo) 

La Fluoxetina como inhibidor selectivo de la recaptación de la serotonina, es una de los primeros tratamientos elegidos para el control de los trastornos obsesivos compulsivos, debido a su alta eficacia y tolerancia.

Cabe destacar que este tratamiento puede no representar la cura de este tipo de patología, sin embargo ayuda a controlar sus síntomas, permitiendo que las personas continúen contando con calidad de vida, a pesar de que puedan necesitar estar bajo medicación durante mucho tiempo.

En este sentido, para los tratamientos con pacientes que padecen TOC se requiere la acción conjunta de psicoterapia y medicamentos, combinando ambos para alcanzar la estabilidad de la salud de esta persona.

Contraindicaciones y Precauciones

La Fluoxetina es un medicamento que suele estar contraindicado para ser empleado como tratamiento de algunas personas, debido a que puede ocasionar una serie de problemas posteriores a su administración, como es el caso de pacientes que han desarrollado varios tipos de erupciones cutáneas o urticarias.

Muchas de estas reacciones se consideran efectos raros, pero que pueden llegar a ser graves, afectando y comprometiendo con ello el funcionamiento de órganos como los pulmones, riñones e hígado.

Por lo que se recomienda que antes de comenzar a consumir este fármaco, lea detenidamente el prospecto que viene adjunto al medicamento, el cual cuenta con una serie de contraindicaciones, precauciones  y recomendaciones, que usted debe conocer previamente. A continuación les indicamos algunas de las contraindicaciones más resaltes con respecto a la Fluoxetina.

¿Es seguro para el Corazón? 

Este tipo de medicamento, por ser empleado comúnmente como tratamiento antidepresivo, se encuentra constantemente bajo estudio, con la finalidad de poder establecer adecuadamente su efecto sobre otros órganos del cuerpo humano.

Ejemplo de esto son los estudios realizados en la Escuela de Medicina de la Universidad de Temple, en Estados Unidos, empleando antidepresivos comunes para restaurar la función del corazón de ratones con insuficiencia cardíaca; logrando con ello revertir el problema cardíaco presentado por el animal.

Los resultados analizados les permitieron llegar a la conclusión de que el efecto de la Fluoxetina, no se debía a sus propiedades antidepresivas, sino como parte de un efecto secundario que favorecía el funcionamiento del corazón.

Con lo cual se podría llegar a considerar que de alguna manera la Fluoxetina es segura para el corazón de los seres humanos; aunque cabe destacar, que hasta la fecha esto no ha podido ser comprobado del todo. Por lo tanto, los pacientes deben emplear el fármaco con la debida precaución y bajo estricta supervisión médica.

Fluoxetina en Embarazos 

La Fluoxetina no debe ser empleada durante el embarazo, a menos que el médico tratante justifique que los beneficios terapéuticos que le proporcionarán a la paciente son meritorios. Es en este momento cuando se necesita balancear la fórmula Beneficio-Prejuicio, con la finalidad de proteger tanto la vida de la madre como la de su bebé en gestación.

Se recomienda tener especial precaución durante la última etapa del embarazo, pues es en ella cuando puede aumentar el riesgo de alteraciones cardiovasculares, hipertensión pulmonar y una serie de síntomas asociados como la irritabilidad, presencia de temblores o falta de sueño por parte del neonato.

Por otro lado la Fluoxetina es un medicamento que se excreta mediante la leche materna, por lo cual no debe ser tomada durante la etapa de lactancia. En caso de ser extremadamente necesario su consumo, se debe interrumpir la lactancia mientras la madre se encuentra bajo tratamiento con este fármaco antidepresivo.

Fluoxetina

Efectos Secundarios de la Fluoxetina

Como en el caso de muchos otros antidepresivos, la Fluoxetina tiende a crear una cierta dependencia, por lo cual es necesario que cuando se necesite suspender su administración esto se realice de forma gradual, para evitar la presencia de síntomas de abstinencia o de rebote. Por lo que nunca debe ser interrumpida de manera abrupta su ingesta.

Por ser un medicamento, funciona como un agente extraño en el organismo, motivo por el cual puede tener como consecuencia una serie de efectos secundarios en respuesta a su mecanismo de acción sobre los niveles de serotonina. Al respecto es posible destacar los siguientes:

  • Nerviosismo, ansiedad o dificultad para conciliar el sueño, y presencia de continuos bostezos.
  • Manifestación de náuseas, diarreas, acidez o resequedad en la boca, por lo que se aconseja tomar suficiente agua.
  • Pérdida de apetito, de peso, debilidad o temblores en alguna parte del cuerpo.
  • Disminución de la capacidad o apetito sexual.
  • Frecuentes dolores de cabeza, confusión y dificultades de concentración asociadas a la memoria.
  • Sudoración excesiva.

En muchos casos el paciente puede manifestar efectos secundarios durante la administración de este medicamento, que son considerados como graves, ante los cuales debe acudir de inmediato a la consulta médica a fin de determinar un posible cambio en cuanto a su tratamiento. Especialmente cuando las personas experimentan de forma alarmante los síntomas que se indican a continuación:

  • Sarpullidos acompañados posiblemente de urticarias, picazón o la formación de ampollas.
  • Fiebre recurrente, con sudoración, aumento del ritmo cardíaco, temblores, espasmos o rigidez en los músculos, alucinaciones, pérdida de la coordinación y agitación.
  • Dificultades respiratorias, mareos o desmayos.
  • Convulsiones, sangrados o moretones que sean inusuales.

El medicamento es empleado como tratamiento en niños mayores de los siete años, aunque la eficacia y seguridad en cuanto al uso de la Fluoxetina no se ha establecido adecuadamente; por lo cual se recomienda a los padres que hablen adecuadamente con su médico, con respecto a cualquiera de estos o cualquier otro síntoma, que aprecien en la conducta normal de su hijo.

Lapso entre cada dosis

El lapso de tiempo entre cada dosis depende directamente del tratamiento que se le indique a cada paciente de forma particular, en función de la gravedad de su condición física.

Pero suele ser recomendada una ingesta de 20 a 60 mg por día, hasta llegar a un máximo de 80 mg al día. Esto se ha establecido en función de la tolerancia manifestada por los pacientes, y de acuerdo con los beneficios alcanzados por ejemplo en el control de los trastornos obsesivos compulsivos.

El tratamiento es generalmente recomendado a pacientes por encima de los 18 años, empleándose una dosis inicial y de mantenimiento de 20 mg por día vía oral, especialmente administrado en la mañana.

Cuando se requieren dosis mayores, estas serán divididas de manera que puedan se consumidas también en la tarde, sin exceder la dosis máxima de 80 mg/día. Recordando además que una dosis diaria de 20 m, puede ser igual de eficaz que las dosis altas, mientras que por otro lado ocasionará menos efectos adversos.

Manejo de sobredosis

La Fluoxetina es una droga que se administra con fines terapéuticos para el control de trastornos depresivos y enfermedades asociadas con el sistema nervioso de los seres humanos, por tal motivo puede crear una cierta dependencia, siendo necesario su retiro progresivo hasta lograr dejar de tomarla.

Por otro lado, cuando una persona consume una cantidad superior a la que le ha sido indicada, especialmente en medicamentos como este, se arriesga a padecer una sobredosis, la cual pone en riesgo su vida.

Ante esta circunstancia, es necesario que el paciente sea trasladado a los servicios de asistencia médica, donde le brindarán los primeros auxilios propios para los casos de envenenamiento por medicamentos, a fin de preservar su vida y estabilizar adecuadamente sus signos vitales.

Si el contenido del presente artículo ha sido de utilidad, le recomendamos la lectura de los siguientes temas: