Conoce la Acetilcisteína: ¿Qué es y para qué sirve?

La Acetilcisteína es un medicamento comúnmente recetado para facilitar la eliminación de flemas; por tratarse de un fármaco con propiedades mucolíticas, mediante las cuales destruye las estructuras quimicofísicas de la secreción bronquial cuando es de tipo anormal, encargándose a la vez de disminuir la viscosidad de la mucosa pulmonar. En este artículo podrá conocerla manera informativa; evite en todo momento la automedicación.

¿Qué es la Acetilcisteína?

La Acetilcisteína es un componente químico presente en algunos medicamentos con la finalidad de actuar a manera de mucolítico, por poseer un mecanismo de acción dentro del cuerpo humano mediante el cual destruye estructuras causantes de las secreción presente en el aparato respiratorio a nivel bronquial, de manera abundante y anormal.

El fármaco tiene la propiedad de disminuir este tipo de secreciones, rebajando su viscosidad o espesor, para facilitar con ello su rápida expulsión del organismo; con lo cual se fluidifica el moco, como sustancia adherente, que es la causante de la obstrucción bronquial.

Una vez que actúa sobre este tipo de fluidos, los ataca para evitar con ello su retención y aumenta su capacidad de aclarado mucociliar, con lo que  permite evitar la frecuente e intensa tos, ocasionada por patologías asociadas con enfermedades respiratorias, que producen la congestión del pecho, por otro lado el medicamento también es considerado como un efectivo antioxidante celular.

Acetilcisteína

¿Para qué sirve?

Una vez establecido el hecho de que la Acetilcisteína es un medicamento mucolítico, su uso está generalmente indicado para pacientes que presentan problemas de congestión a nivel del pecho, debido a la presencia de secreciones mucosas espesas o abundantes, las cuales dificultan la respiración y pueden ocasionar frecuentemente, crisis de tos.

Por lo que este fármaco se emplea con personas que presentan ciertos cuadros clínicos de padecimientos pulmonares, como es el caso de bronquitis, asma, enfisema e incluso en fibrosis quística, patología de tipo congénito que afecta tanto la respiración, como la digestión o reproducción.

Este producto es ideal para ser empleado como agente mucolítico en muchos casos médicos, ya que funciona logrando una adecuada disminución del moco dentro de la vías respiratorias, permitiendo al paciente eliminar con facilidad la flema a través de la tos y despejar sus vías respiratorias, alcanzan un alivio de su malestar general.

Marcas Comerciales

La Acetilcisteína es un medicamento que actúa para romper los enlaces que mantienen las secreciones mucosas adheridas a las paredes de los bronquios, que son los que llevan el oxígeno a los pulmones. El mismo puede ser adquirido a niveles comerciales de forma genérica o identificada con marcas como Fluimucil, Locumucil, cinfamucol o simplemente Acetilcisteína, producidos por diferentes laboratorios.

En dichas presentaciones se indica mediante prospectos adjuntos, que son empleadas para el alivio sintomático de las afecciones del tracto respiratorio, en donde puede estar presente una excesiva producción de moco.

Este fármaco se puede encontrar en presentaciones que van desde 40 a 600 mg, en forma de jarabe, granulados para su posterior preparación o como comprimidos efervescentes, pero incluso se puede adquirir como inhalador empleado por vía oral. Además existe Acetilcisteína inyectable, que es empleada en el control de casos más graves.

Acetilcisteína

Efectos Positivos de la Acetilcisteína

El resultado que se espera obtener luego de la utilización de la Acetilcisteína, es alcanzar el alivio de la congestión a nivel de los bronquios, con una fácil y rápida eliminación de la mucosidad acumulada en estas vías respiratorias, en función de fluidificar las secreciones mucosas para facilitar su expulsión mediante la tos.

Por otro lado, y como consecuencia del uso de este medicamento, se evita la acumulación de este tipo sustancias y se logran disminuir gradualmente las crisis de tos que suelen estar asociadas a los cuadros clínicos de los pacientes que sufren problemas pulmonares.

Sistema Respiratorio 

Como se sabe, el sistema respiratorio es el que permite al organismo contar con todo el oxígeno que sea necesario para mantener con vida al cuerpo humano, el cual además se encarga de eliminar el dióxido de carbono durante todo este proceso. Cuando existe una acumulación de flemas o mucosidades, este funcionamiento se dificultad, creando con ello malestar en el paciente.

Es en este momento cuando se hace necesaria la aplicación de un adecuado mucolítico, como es el caso del Acetilcisteína, el cual permitirá la rápida fluidificación de todas estas sustancias que obstruyen la respiración, siendo eliminadas de manera efectiva mediante la tos.

Sistema Inmune 

El sistema inmune dentro del cuerpo humano tiene como función vital realizar la defensa del organismo, atacando a todos los agentes invasores para evitar la presencia de enfermedades que pueden ocasionarle graves daños.

En este orden de ideas, la Acetilcisteína se considera un poderoso antioxidante que permite suprimir de manera efectiva las reacciones de estrés oxidativo, o envejecimiento del interior de las células a causa de la presencia de una enfermedad; con ello en consecuencia, facilita el trabajo de nuestro sistema inmune.

Sistema Cardiovascular 

Este sistema se encuentra representado por el corazón y los vasos sanguíneos, entre los cuales se destacan las venas, arterias y capilares. Este es uno de los sistemas más sensibles del cuerpo humano, sobre el cual se reflejan muchas enfermedades crónicas, como es el caso de la hipertensión arterial o la diabetes.

Estas enfermedades al igual que muchas otras, ocasionan daños a nivel vascular que con el tiempo terminan por complicarse; la Acetilcisteína, como se ha comentado, es un poderoso antioxidante que ayuda a evitar la reacciones del estrés oxidativo, mediante un mecanismo de acción con el que se eleva la glutatión, que es una de las células protectoras del cuerpo humano.

El efecto positivo del uso de la Acetilcisteína funciona cuando existe un problema de salud que es importante atacar desde diferentes ángulos, para aumentar las posibilidades de sobreponerse lo más rápidamente posible, y así evitar complicaciones.

Acetilcisteína

Contraindicaciones

Este tipo de fármaco está contraindicado para su administración en pacientes que presenten hipersensibilidad a compuestos relacionados con la cisteína, como componente básico de la Acetilcisteína, ya que puede ocasionar reacciones alérgicas.

De igual manera se debe evitar su uso en personas que padecen de úlceras gastrointestinales, insuficiencias respiratorias o patologías asmáticas graves o en niños que sean menores de dos años.

Se advierte que el uso de la Acetilcisteína puede ocasionar una mayor obstrucción de las vías respiratorias o dar lugar a broncoespasmos en el caso de personas que tengan problemas de asma o insuficiencias respiratorias, por lo cual se debe evaluar clínicamente al paciente, antes de someterle a tratamiento con este tipo de medicamento.

Con respecto a su uso durante el embarazo o la lactancia materna, se sugiere evitarlo, debido a que no se dispone de suficiente información en cuanto a los posibles efectos del fármaco sobre la condición fetal.

De igual manera, se ha determinado que la Acetilcisteína puede producir somnolencia, por lo cual debe ser empleada con precaución en aquellos pacientes que realicen actividades que requieran atención, especialmente en la conducción de vehículos o equipos manuales.

Efectos Secundarios

La Acetilcisteína es un fármaco que tiene un mecanismo de acción dentro del organismo de los seres humanos, mediante el cual permite disminuir las secreciones bronquiales anormales por medio de la disminución de su viscosidad, para facilitar su expulsión; pero que al ser consumido, puede ocasionar  una serie de efectos secundarios como los que se indican a continuación:

  • Presencia de náuseas acompañadas con vómitos.
  • Aumento de la secreción nasal e inflamación del interior de la boca.
  • Posible irritación de la garganta.
  • Fiebre, con presencia de frío a nivel de la piel o humedad.
  • Somnolencia.
  • Cefaleas, caracterizadas por alteraciones nerviosas con la presencia de jaquecas o migrañas.
  • Tinnitus o zumbidos en los oídos.

Muchos de estos efectos secundarios, considerados como reacciones adversas, se presentan de manera poco frecuente; no obstante se recomienda a los pacientes que ante la manifestación de cualquiera de ellos, especialmente si se vuelven recurrentes, se suspenda el consumo de la Acetilcisteína y se consulte de inmediato a un profesional de la salud, para evitar consecuencias mayores.

Interacciones de la Acetilcisteína

Se recomienda a los pacientes que lean detenidamente el prospecto adjunto al medicamento antes de comenzar a utilizarlo, pues se ha determinado que puede interactuar conjuntamente con otros tipos de fármacos que se esté consumiendo, para el momento de su uso.

Tal es el caso de antitusivos y anticolinérgicos, que son inhibidores de secreciones bronquiales o los antihistamínicos, que son los empleados para el tratamiento de algunos tipos de alergias.

De igual manera este producto interactúa con medicamentos como la carbamazepina, que es un fármaco anticonvulsivo, provocando un mayor riesgo de epilepsia, con lo cual el paciente puede padecer repentinamente de una serie de ataques de actividad eléctrica anormal a nivel de su cerebro.

Tampoco es conveniente emplearlo con Nitroglicerina, que es un vasodilatador utilizado para la apertura de los vasos sanguíneos, mejorando de esta manera el flujo de la sangre empleada para el tratamiento de pacientes con problemas de tensión; donde la combinación con la Acetilcisteína, puede ocasionar el aumento de hipotensión y cefalea.

Si el contenido del presente artículo ha sido de utilidad, le invitamos cordialmente a permanecer en nuestro blog, para que pueda leer los siguientes temas sugeridos:

(Visited 14 times, 1 visits today)