Cymbalta: Toda la información sobre este fármaco

Cymbalta es un antidepresivo que se encuentra formado por un componente químico denominado Duloxetina; que permite la realización de tratamientos basados en la inhibición de la recaptación de serotonina, además de ser utilizado para calmar el dolor causado por daños en los nervios, de pacientes adultos que sufren de diabetes. Conoce toda la información necesaria sobre este fármaco, evitando en todo momento la automedicación.

Cymbalta

¿Qué es la Cymbalta?

La Cymbalta es un medicamento creado a base de Duloxetina, compuesto empleado como tratamiento de la depresión y en algunos casos de dolor a nivel de los nervios en pacientes diabéticos e incluso para control urgente de la incontinencia urinaria.

El mecanismo de acción de este fármaco se basa en la inhibición de la recaptación de serotonina y noradrenalina; un proceso mediante el cual se pueden tratar los trastornos físicos presentados por el paciente tanto a nivel de su sistema nervioso central, como en los casos en que presente otros síntomas asociados con neuropatías diabéticas o fibromialgias, con dolor a nivel del sistema musculo esquelético.

Para comprender de qué se trata la Cymbalta, es necesario esclarecer previamente una serie de conceptos dentro de este orden de ideas, los que nos llevarán a conocer cuál es su función dentro del organismo, una vez que es consumido por el paciente.

La farmacodinámica de la Cymbalta, le hace ser considerado como un medicamento inhibidor de la recaptación de la serotonina y de la noradrenalina, dentro del organismo; indicándose a su vez que puede afectar, aunque de manera leve, la reabsorción de la dopamina.

Esclareciendo algunos términos, la serotonina es una hormona que se encuentra formando parte del cerebro y que se encarga de regular importantes funciones del organismo, como es el sueño, humor, temperatura corporal, apetito, ritmo cardíaco, sensibilidad y muchas de las actividades asociadas con la concentración mental y la capacidad intelectual de las personas.

El adecuado nivel de este tipo de sustancia, denominada por muchos escritores como la hormona de la felicidad, es importante para que las personas no padezcan trastornos dentro de su cuerpo, especialmente mentales, como es el caso de la depresión o de la ansiedad.

Por otra parte la acción del Cymbalta afecta también a los niveles de norepinefrina, presentes como una sustancia natural del cerebro, denominada también como noradrenalina, una hormona que se vierte en el torrente sanguíneo, ejerciendo varias funciones fisiológicas y actuando además como neurotransmisor entre las neuronas.

La noradrenalina es una sustancia, que se libera a nivel del sistema nervioso central y que por lo tanto puede afectar su funcionamiento cuando no cuanta con adecuados niveles, lo cual repercute por otro lado sobre el corazón del paciente.

Esta es una hormona que se encuentra estrechamente relacionada con los trastornos producidos por el estrés y afecta directamente el funcionamiento a nivel del cerebro.

Cymbalta

Cabe destacar que esta hormona es tan importante dentro del organismo de los seres humanos, que cuando actúa como droga, puede incrementar la presión sanguínea y con ello desencadenar un aumento del tono vascular de los vasos sanguíneos, incidiendo de manera directa sobre el ritmo cardíaco del paciente.

Consideramos también dentro de este análisis, el efecto aunque leve, que tiene la Cymbalta sobre la absorción de la dopamina, la cual es otro de los neurotransmisores presentes en algunas áreas del cerebro y que tiene la especial función de dar respuesta nerviosa de manera motora a los estímulos, lo que se relaciona de forma directa con las emociones presentes en el paciente.

Todos los elementos que hemos considerado hasta el momento son de vital importancia, pues cuando se sigue un tratamiento mediante el consumo de Cymbalta, se busca aumentar las cantidades tanto de serotonina como de norepinefrina, presentes en el cerebro del paciente, para ayudarle a mantener su equilibrio mental.

Con este mecanismo de acción del fármaco, se impide que se cumpla el desplazamiento de las señales de dolor hacia el cerebro, las cuales llevan al paciente a sentirse deprimido o ansioso, durante el desarrollo normal de su vida.

¿Para qué sirve?

En cuanto a la aplicación dada a este medicamento identificado como Cymbalta; basado en su componente activo conocido como Duloxetina, se encuentra el tratamiento de los trastornos depresivos y la ansiedad, cuando estos son considerados una enfermedad, desde el punto de vista clínico.

Por una parte, se debe conocer que la depresión es un trastorno físico sufrido por muchas personas, la cual se caracteriza por un padecimiento a nivel mental donde el individuo demuestra clínicamente un decaimiento de ánimo, acompañado de profunda tristeza, con baja autoestima y en ocasiones puede llegar perder el interés por vivir, con lo cual se reduce su capacidad para manejar adecuadamente sus emociones y funciones psíquicas.

La ansiedad se considera un trastorno que está relacionado con el estrés sufrido por el paciente en el normal desarrollo de su vida cotidiana; de modo que puede estar caracterizado por la constante presencia de sentimientos asociados con el miedo o la preocupación, que en muchas oportunidades pueden ocasionarles síntomas físicos como la tensión muscular.

Cymbalta

Pero la Cymbalta como fármaco antidepresivo, es empleado de igual manera en otros trastornos físicos que hemos mencionado, se hace referencia en este caso a las neuropatías presentadas por los pacientes diabéticos, los cuales sufren de una enfermedad mediante la cual de manera crónica e irreversible, su metabolismo no controla los niveles de azúcar o glucosa de forma normal, con lo cual se mantienen en su sangre y orina.

Esto es ocasionado por la falta de una adecuada producción de insulina dentro de su organismo. Lo que trae como consecuencia el padecimiento de lo que se conoce como fibromialgia, donde el paciente experimenta dolores a nivel de su sistema musculoesquelético de forma generalizada, pero que se deben a daños ocasionados en los nervios de su cuerpo, como consecuencia del padecimiento de hiperglucemia y por la deficiencia de insulina.

La hiperglucemia es definida como la cantidad excesiva de glucosa o azúcar presente la sangre; que es la característica básica de todos los tipos de diabetes mellitus, presentada por los pacientes cuando no son controlados adecuadamente.

Advertencias y precauciones del uso de la Cymbalta

La Cymbalta se encuentra compuesta por Duloxetina, por lo cual es importante evitar su utilización en pacientes que puedan ser alérgicos a este medicamento o cualquier otro de sus excipientes, los cuales son: Hipromelosa, succinato acetato de hipromelosa, sacarosa, azúcar, talco, dióxido de titanio, citrato de trietilo, gelatina, laurilsulfato de sodio, dióxido de titanio, índigo carmín, tinta verde comestible.

Es un medicamento que debe ser empleado con mucha precaución, en pacientes que se encuentren tomando otro tipo de medicamento, entre los cuales se puede señalar la Tioridazina, el Isocarboxazida, Linezolid, Azul de Metileno, Fenelzina, Selegilina, o la Tranilcicopromida; debido a que podrían tener relación con el uso simultáneo de la Cymbalta.

En este caso lo recomendable es evitar utilizar este antidepresivo o esperar al menos un tiempo prudencial para que el organismo del paciente se encuentre completamente limpio de los anteriores medicamentos, una vez suspendido su uso.

La Cymbalta es un fármaco que puede potenciar su acción cuando es empleado de forma simultánea con muchos otros medicamentos, incluso con las vitaminas o productos naturistas; por lo cual se recomienda al paciente que informe previamente a su médico tratante sobre qué otros medicamentos está consumiendo, a fin de que sea él quien determine si es prudente que sea medicado con este antidepresivo.

Cymbalta

Se debe  evitar también el empleo de este fármaco con pacientes que sufran de glaucoma, que es conocido como un trastorno de la presión ocular. Tampoco se aconseja su utilización con pacientes que abusan del alcohol, consumen drogas, sufren de trastornos cardíacos, hipertensión, convulsiones o cualquier otro padecimiento de tipo coronario.

Otra de las precauciones se dirige a evitar su uso con pacientes que tengan deficiencias hepáticas o de riñón. Mientras que en el caso de pacientes diabéticos, donde uno de los usos del Cymbalta es ayudar a evitar los dolores sufridos por el daño ocasionado en los nervios del cuerpo de estos pacientes; se sugiere que el médico conozca adecuadamente la condición física de la persona, para que pueda determinar si este medicamento es el indicado, como tratamiento de su trastorno físico.

De manera general se indica que el Cymbalta puede ocasionar mareos, aturdimiento o desvanecimiento; por lo cual se recomienda que el paciente esté atento a estas circunstancias cuando se desplace en su rutina diaria, comprobando de ser posible sus adecuados niveles de presión arterial.

Además es aconsejable evitar todas aquellas actividades que necesiten que se encuentre alerta, debido a que el medicamento causa somnolencia, por lo que se debe evitar el manejo de maquinarias o conducir vehículos, mientras se encuentre bajo los efectos del medicamento.

Contraindicaciones

Las contraindicaciones están representadas por todas aquellas circunstancias bajo las cuales no es prudente la realización de un tratamiento mediante Cymbalta. En este sentido la primera de ellas aplica para los pacientes alérgicos a la Duloxetina, su componente activo; ya que podrían ser objeto de un cuadro alérgico, con graves consecuencias para sus organismos.

En este mismo orden de ideas, no debe ser empleada la Cymbalta con pacientes que tengan insuficiencia renal o hepática grave; ya que este medicamento se metaboliza a nivel del hígado y posteriormente es excretado mediante la orina, lo cual puede ocasionar incremento de estas enfermedades en el paciente.

El uso de este medicamento con pacientes que padezcan hipertensión está contraindicado, especialmente en el caso de que esta condición no se encuentre controlada, pues la ingesta de este fármaco en este tipo de pacientes tiene como riesgo poder experimentar crisis hipertensivas.

Cymbalta no debe ser empleada de manera simultánea con inhibidores potentes como es el caso de la Fluvoxamina, Enoxacino o Ciprofloxacino; debido a que este tipo de combinación ocasiona concentraciones a nivel plasmático de este medicamento a base de Duloxetina, de una manera elevada, aumentando su efecto sobre el organismo del paciente, lo que daría lugar a la presencia de efectos secundarios.

Tampoco se recomienda emplear este medicamento con niños ni adolescentes, ya que hasta el momento no se cuenta con suficientes estudios o pruebas mediante las cuales se pueda garantizar tanto su seguridad como eficacia.

Cymbalta

Embarazo y lactancia 

El uso de Cymbalta durante el embarazo se considera dentro de los medicamentos de categoría C, por la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos.

Esto se debe al hecho de que los estudios realizados con animales hasta el momento, no han permitido establecer el uso seguro y confiable de este medicamento para la mujer embarazada. Lo que hace que este medicamento solamente pueda ser empleado en las mujeres embarazadas cuando el beneficio potencial para la madre, sea mayor que los posibles riesgos para el feto.

Ampliando la información en este sentido, se establece que el riesgo potencial sobre el bebé es desconocido hasta el momento; según datos epidemiológicos se sugiere que el uso de medicamentos antidepresivos durante el embarazo, y de forma especial durante los últimos meses de este, tiene el riesgos de ocasionar en el feto hipertensión pulmonar persistente.

Con respecto al Cymbalta, en función de su componente de Duloxetina y su mecanismo de acción, el cual está relacionado con el adecuado nivel de la serotonina en el cuerpo del paciente, no es posible descartar la posibilidad de que pueda ser un riesgo potencial en la formación uterina del bebé.

Cymbalta

Por otro lado, la mayoría de los medicamentos serotoninérgicos generan síndrome de abstinencia durante la retirada brusca del tratamiento y esto también puede ser evidenciado en el organismo del bebé, cuando la madre ha consumido este tipo de fármaco durante el tiempo de gestación.

Otro de los importantes elementos a considerar es que algunas madres pueden experimentar una mayor incidencia de hemorragia postparto, cuando se han expuesto a la Duloxetina en el mes anterior al nacimiento de su bebé.

Con respecto a la utilización del Cymbalta durante la lactancia materna; se han realizado estudios con un grupo de madres bajo esta condición, destacándose que su componente de Duloxetina se excreta de manera débil mediante la leche materna, pasando en consecuencia al organismo del bebé.

Con base en lo anterior y de acuerdo con la dosis del medicamento, se estima que el lactante consume en función de mg/kg de manera aproximada un 0,14% de lo que es ingerido por la madre; a pesar de ser un índice relativamente bajo, no se tiene documentación sobre el límite de seguridad cuando este medicamento es consumido por los niños.

Todo esto permite llegar a la conclusión de que no se recomienda el uso de Cymbalta durante el período de lactancia materna, de modo que el médico tratante deberá tomar todas las previsiones necesarias en este sentido, buscando medicar a la madre con algún otro tipo de fármaco menos riesgoso, o la madre deberá suspender la lactancia materna si es necesario controlar de manera urgente su trastorno nervioso.

Pensamientos de suicidio y/o empeoramiento de la depresión 

Como parte de las consideraciones que se deben tener presentes acerca de las advertencias y precauciones sobre la utilización del Cymbalta, se encuentran una serie de conductas mentales que pueden presentarse en los pacientes durante el tiempo de su medicación con este tipo de fármaco antidepresivo.

Como se ha comentado anteriormente, este producto interviene sobre las sustancias que se encuentran presentes dentro del cerebro del paciente, como es el caso de la serotonina y norepinefrina, las cuales tienen gran influencia en los estados de ánimo del mismo.

Por tal motivo se les sugiere un tratamiento a base de Cymbalta, que mediante su componente de Duloxetina, busca ayudar al paciente a que pueda mantener su equilibrio mental, evitándose la incidencia de depresión o impidiendo el desplazamiento de las señales de dolor en su cerebro.

Lógicamente no todos los pacientes cuentan con la misma condición física, ni tampoco manejan de igual forma sus emociones. Al respecto se debe puntualizar que Cymbalta es un fuerte antidepresivo, además considerado como un medicamento psicotrópico, que busca alterar las sustancias del cerebro, pero por otro lado, puede llevar a que un paciente que se encuentre deprimido y tenga pensamientos contra su propia persona.

Cymbalta

Este es un pensamiento que suele ser incrementado generalmente al principio de los tratamientos seguidos mediante antidepresivos, la causa es que sencillamente el medicamento suele tardar un cierto tiempo antes de comenzar a ejercer su efecto a nivel mental.

Por lo tanto se recomienda emplear terapias psicológicas complementarias además del apoyo por parte de los familiares, con la finalidad de alcanzar la estabilidad emocional del paciente hasta que sea efectivo el tratamiento en su organismo; esta otra de las causas para evitar este tipo de tratamiento en el caso de los menores de edad.

Los estudios realizados con pacientes menores de los 25 años han demostrado que la utilización de antidepresivos, como en el caso de Cymbalta, promueve un comportamiento suicida, donde el paciente debido a su ansiedad o depresión busca realizarse una autolesión.

Uso de Cymbalta en Niños y Adolescentes 

Cymbalta es un medicamento que no debe ser empleado en menores de 18 años, pues si consumen este tipo de fármaco aumenta su riesgo de padecer efectos secundarios, entre los cuales está el intento de suicidio que abordamos hace un momento.

Ellos generalmente no manejan las emociones de la misma forma que los adultos, por lo cual pueden sentirse agobiados por pensamientos que les lleven a atentar contra su vida y a manifestar conductas hostiles, con arranques de agresión dominados por la ira y comportamientos irracionales.

Es posible que un médico considere que el Cymbalta es el medicamento que necesita el paciente para controlar su trastorno mental; pero es importante que la persona responsable del menor consulte adecuadamente la situación, en vista de que no se ha demostrado hasta el momento su efecto seguro en menores tratados con este tipo de fármaco, y menos aún durante tratamientos a largo plazo.

Asimismo podría traer otras consecuencias sobre la condición física del menor, entre las cuales está comprometido su crecimiento, maduración, comportamiento y todo su desarrollo a nivel cognitivo. La recomendación en este sentido es manejarse con mucha cautela.

Beneficios de Cymbalta

Durante la realización de tratamientos con pacientes que experimentan trastornos nerviosos, se ha demostrado mediante estudios que Cymbalta ha sido el fármaco más efectivo para el control de la depresión al compararlo con otros medicamentos similares, incluso su efecto era aún más prolongado.

En concordancia con lo anterior, las observaciones realizadas han podido determinar que Cymbalta reduce el dolor neuropático presentado por los pacientes diabéticos a partir de la primera semana de uso y hasta unas doce semanas; siendo de igual manera eficaz para el adecuado control de la ansiedad generalizada, permitiendo la prevención de la reaparición de los síntomas.

Como se sabe, a nivel comercial existe gran cantidad de antidepresivos, muchos de los cuales están basados en la inhibición de la recaptación de la serotonina y noradrenalina; pero la efectividad de cada uno de ellos es probada mediante su utilización como tratamiento en el adecuado control de la depresión o el dolor neuropático, presentado por el paciente, algo que se ha alcanzado efectivamente con el Cymbalta.

Pero no por ello dejar de representar un riesgo sobre el funcionamiento general del organismo del paciente, en vista de que puede ocasionarle como consecuencia, y esto no es siempre frecuente, una serie de efectos secundarios, los cuales analizaremos a continuación.

Efectos Secundarios

El estudio de los efectos secundarios, se basa primordialmente en el reporte de los síntomas experimentados al menos por uno de cada diez pacientes; creándose en función de esto una lista que sirva de guía para todas aquellas personas que necesitan un tratamiento a base de Cymbalta; y con la cual determinen si este medicamento les está ocasionando síntomas relacionados con su ingesta.

A continuación  indicamos cuáles son los efectos secundarios que se presentan con más frecuencia en los pacientes:

  • Alteraciones cardiovasculares, palpitaciones, vasodilatación o trastornos hipertensivos.
  • Problemas durante la realización del sueño, pensamientos extraños, agitación, amnesia, confusión.
  • Mareos, debilidad emocional, cefaleas, nerviosismo o insomnio.
  • Erupciones, acné o irritación en la piel.
  • Trastornos gastrointestinales, falta de apetito, anorexia.
  • Diarrea, náuseas vómitos, flatulencias, dispepsia o alteración de la digestión luego de realizar las comidas, con ardor en el estómago.
  • Alteración del gusto.
  • Problemas a nivel neuromuscular, con la presencia de temblores, mareos o hipercinesia, una condición donde se incrementa la actividad muscular, manifestándose convulsiones o tics.
  • Dificultades en la visión, con alteraciones como glaucoma, o dificultades para la correcta apreciación de los objetos del entorno.
  • Presencia de zumbidos en el oído, lo que se conoce como Tinnitus; un malestar durante el cual el paciente experimenta ruidos, silbidos o chillidos dentro de su oído, que no se deben a ningún elemento en el ambiente exterior.
  • Alteración a nivel respiratorio, caracterizada por la presencia de faringitis o sinusitis.
  • Es posible también que el paciente experimente otros efectos secundarios como diaforesis, que se identifica como una excesiva sudoración.
  • Puede ser objeto de epistaxis o lo que se conoce como hemorragia nasal y edemas en algunas partes del cuerpo.
  • Otros trastornos ocasionados tras la ingesta del medicamento pueden incluir el bruxismo, que es el hábito de rechinar los dientes de manera inconsciente, apatía, al igual que síntomas que no estén considerados dentro de los que se han mencionado, pero que de igual manera, pueden surgir como efectos secundarios ocasionado por el uso de Cymbalta.

Es importante que todo paciente que experimenta alguno de estos síntomas, o cualquier otro fuera de lo común y que no esté relacionado directamente con la respuesta esperada tras la medicación, se comunique de inmediatamente con su médico tratante.

Recuerde que no todos los medicamentos responden de igual manera con cada paciente y es posible que se le tenga que ajustar la dosis indicada para evitar que sea objeto de estos síntomas indeseados.

Por otro lado, generalmente durante las primeras semanas este tipo de medicamento como el Cymbalta demuestra si es útil para el control de la patología clínica presentada por el paciente;  en caso de no dar una respuesta aceptable, durante su evaluación física se deberá buscar otra alternativa mediante el tratamiento con un medicamento similar, hasta alcanzar el control mental esperado por parte de esta persona.

Dosis y Administración de Cymbalta

Es necesario que con respecto a la dosis y administración del Cymbalta, el paciente siga las instrucciones dadas por su médico; ya que se trata de un medicamento que puede causar síntomas de abstinencia si se interrumpe de manera abrupta; o se puede llegar a una sobredosis, cuando no es consumido en las cantidades diarias que le han sido establecidas.

El tratamiento seguido mediante el consumo de Cymbalta, en cuanto a dosis y forma de administración, es generalmente indicado en relación con el trastorno específico presentado por el paciente.

A manera de información, la dosis recomendada suele ser similar a la que se indica a continuación; siempre bajo el conocimiento de que es un medicamento en forma de cápsulas, que deben ser tragada enteras, con abundante agua y mediante su ingesta por vía oral.

Adultos: se sugiere iniciar el tratamiento, con 20 mg de Cymbalta cada 24 horas, como dosis única. Una vez alcanzada una mejoría por parte del paciente, luego de su evaluación clínica, se le somete a una dosis de mantenimiento con 60 mg cada al día, como única toma.

Es importante tener presente, que la dosis máxima manejada con seguridad en el caso de la administración de este tipo de fármaco es de 60 mg cada 24 horas, como tratamiento de la narcolepsia, donde el paciente contará con un sueño de carácter patológico; mediante el cual presentará un deseo incontrolable de dormir.

Cymbalta

En el caso de algunos trastornos relacionados con los problemas de ansiedad generalizada, el médico tratante puede indicar al paciente adulto una dosis inicial del medicamento mediante 30 mg una vez al día y si la respuesta esperada no es la adecuada, subir la dosis como máximo hasta 120 mg al día, para luego reducirla en forma de mantenimiento, cuando se hayan alcanzado los resultados deseados.

Se recomienda que el paciente tome este medicamento a una misma hora cada día, para evitar olvidarse de su dosis. Nunca debe dejar de tomar el medicamento, ni cambiar su cantidad; pues es importante que siga el tratamiento de la manera indicada, para que pueda mejorar su trastorno.

Recuerde que si no trata su enfermedad adecuadamente, es posible que no desaparezca e incluso puede llegar a incrementarse, llegando a niveles más difíciles de tratar. Si olvida su medicamento, tómelo tan pronto como lo recuerde; pero si ya es hora de la siguiente dosis, se debe saltar esta toma y continuar con la siguiente de la manera como lo realiza normalmente.

Se deben tener presentes dos importantes puntos durante la administración del Cymbalta: el primero es evitar la sobredosis del medicamento, pues esto le puede producir una intoxicación medicamentosa, requiriendo que consulte de manera inmediata con su médico tratante o los servicios de emergencia.

En segundo lugar está el hecho de que no se debe interrumpir repentinamente el tratamiento, pues esto le puede ocasionar síntomas como los que se mencionan a continuación:

  • Mareos, fatiga, somnolencia.
  • Inquietud, ansiedad, agitación.
  • Náuseas, vómitos, temblores.
  • Dolores de cabeza.
  • Sensación de hormigueo.
  • Pinchazos o posibles calambres.
  • Alteraciones del sueño, pesadillas e inquietud.
  • Dolor muscular.
  • Irritabilidad, cambios repentinos de humor.
  • Diarrea y sudoración excesiva.
  • Posibles vértigos.

Todos estos síntomas pueden ser consecuencia de un síndrome de abstinencia experimentado por el paciente, debido a la falta de la Duloxetina contenida en el Cymbalta, dentro de su organismo.

Es por este motivo que los tratamientos se inician generalmente en dosis bajas y se incrementan progresivamente; y así mismo debe ser retirado del organismo del paciente este tipo de medicamento antidepresivo, nunca de forma abrupta, para evitar que su cuerpo comience a manifestar síntomas a consecuencia de la falta de este psicotrópico.

Se recomienda a todo paciente al cual le sea indicado un tratamiento mediante Cymbalta, con la finalidad de controlar su enfermedad a nivel del sistema nervioso central, que lea detenidamente el prospecto adjunto en el empaque del medicamento.

Así tiene a su alcance una serie de informaciones relacionadas con la composición del fármaco y sus efectos sobre el organismo de quien lo consume, además de una serie de advertencias y recomendaciones, que no están de más conocer; especialmente si se le pasan por alto a su médico tratante.

Nunca emplee el medicamento que le ha sido indicado bajo estricta receta, con otra persona, aunque tenga los mismo síntomas, es importante evitar siempre la automedicación.

Si el contenido de este artículo le ha sido de utilidad, se sugiere la lectura de los siguientes temas:

(Visited 83 times, 1 visits today)