Duloxetina: Conoce toda la información de este fármaco

Duloxetina es un fármaco antidepresivo indicado para el tratamiento de la depresión mayor y los dolores asociados a la neuropatía diabética; el mismo se caracteriza por ser un inhibidor de la recaptación de la serotonina y noradrenalina. Entérate de todo sobre él en este artículo informativo, evitando en todo momento la automedicación.

Duloxetina

¿Qué es la Duloxetina?

En esta ocasión vamos a darles a conocer toda la información pertinente sobre la Duloxetina, medicamento conocido por ser antidepresivo, empleado en el tratamiento de pacientes que presentan cuadros clínicos caracterizados por la depresión mayor.

Esta es considerada como una enfermedad donde el paciente presenta trastornos a nivel mental, con manifestaciones de ánimo invasivas, que les llevan a contar con una sensación errada de su autoestima, mientras que al mismo tiempo muestran una falta de interés por todas aquellas actividades de la vida, que bajo condiciones normales, podrían proporcionarles diversión o entretenimiento.

La depresión es un estado emocional que afecta negativamente a las personas y también a todos aquellos que la rodean; pues experimentan alteraciones en la forma normal como deben desempeñar su trabajo, estudio, tiempos de sueño, alimentación e incluso llega a ocasionarles considerables alteraciones de salud.

Con el uso de la Duloxetina se busca brindar al paciente calidad de vida, en vista de que se trata de un medicamento cuyo mecanismo de acción está basado en la recaptación de la serotonina y noradrenalina; dos importantes elementos que dentro del organismo, los cuales manejan el funcionamiento del sistema nervioso central.

Duloxetina

La serotonina es una sustancia química que de manera natural se encuentra formando parte del cerebro y es denominada por muchas personas, como la hormona de la felicidad, ya que se encarga de transmitir los mensajes entre la células nerviosas.

Cuando los niveles de serotonina dentro del organismo son demasiados bajos, el paciente es invadido por pensamientos y sentimientos negativos que lo llevan a estar constantemente irritable o preocupado. Es en este momento cuando se aprecia la utilidad la Duloxetina, ya que mediante su consumo se busca adecuar los niveles de este importante neurotransmisor.

Además el fármaco ejerce acción sobre la noradrenalina, que es otra de las hormonas influyentes tanto en el sistema nervioso central como en el periférico. Su presencia permite el aumento de la presión arterial, al igual que maneja el ritmo cardíaco, siendo por otro lado considerada como un neurotransmisor.

Por tanto, la Duloxetina es un medicamento que actúa proporcionando un aumento de las cantidades de serotonina y noradrenalina dentro del cerebro, lo que en consecuencia permite mantener en equilibrio la condición mental del paciente. Con ello se evita que sufra de depresión o de algún tipo de dolor asociado con estas enfermedades.

Duloxetina

¿Para qué sirve?

La Duloxetina como medicamento, es empleada para el tratamiento de varias condiciones, que pueden ser presentadas luego de la evaluación clínica de un paciente. Entre las más comunes se encuentran los trastornos de ansiedad, depresión, tensiones excesivas e incluso la vivencia de manera obsesiva de las preocupaciones, que terminan alterando la vida de las personas.

Lógicamente todas estas emociones son normales dentro de los seres humanos, pero cuando se convierten en trastornos recurrentes e incontrolables, terminan por incapacitarlos para vivir de manera normal.

Otro de los usos dados a este medicamento es como tratamiento de ciertos dolores u hormigueos experimentados por pacientes que sufren de neuropatía diabética, una condición donde la persona padece de daño en los nervios, ocasionados por la presencia de un alto nivel de azúcar o glucosa en su sangre; evidentemente a causa de la diabetes.

Por lo tanto, cuando este tipo de pacientes no tiene un adecuado control de sus niveles de glucosa, terminan sufriendo este tipo de daño en los nervios, lo cual amerita de un tratamiento que les permita aliviar su dolencia, siendo en este caso recomendada la utilización de la Duloxetina.

La misma también empleada en algunos padecimientos de fibromialgia, donde se experimenta dolor por rigidez muscular o dificultades para dormir. En este sentido, resulta importante su utilización como tratamiento del dolor continuo de huesos o músculos, patologías asociadas con osteoartritis, rigidez en las articulaciones y muchas otras aplicaciones similares.

Advertencias y precauciones del uso de la Duloxetina

En vista de que la Duloxetina es un medicamento con componentes químicos creados con la finalidad de tener influencia sobre los niveles de serotonina y norepinefrina dentro del cerebro humano, es posible que ocasione una serie de efectos sobre el organismo de cada paciente, en función de su condición física particular.

Este es un fármaco que no debe ser administrado en personas que sean alérgicas a sus componentes; pero tampoco en aquellos pacientes que estén consumiendo ciertos medicamentos en la actualidad, cuya acción pueda incrementar la potencia de la Duloxetina o que esta última altere la finalidad del tratamiento seguido con dichos medicamentos.

El médico tratante debe conocer toda la información detallada del paciente, especialmente en los puntos anteriormente mencionados. Ya que la lista de medicamentos que pueden reaccionar de forma concomitante con la Duloxetina es bastante amplia, como: anticoagulantes, otros antidepresivos, antiinflamatorios, antihistamínicos, diuréticos o simplemente fármacos para la migraña como el Almotriptán.

De igual manera, se debe tener precaución durante la utilización de este medicamento con personas que sufran de problemas oculares como en el caso de glaucoma, si suele consumir grandes cantidades de alcohol o si abusa del consumo de drogas.

Es de uso delicado para pacientes que tengan alteraciones cardíacas, trastornos hipertensivos, deficiencias hepáticas o de riñón; también en aquellos pacientes que hayan sufrido de convulsiones o simplemente padezcan enfermedades como la diabetes; ante lo cual el médico tratante es quien decide si es conveniente o no, tratar su enfermedad mediante la ingesta de Duloxetina.

Duloxetina

Contraindicaciones

Las contraindicaciones durante el uso de un medicamento, son recomendaciones que suelen facilitarse al paciente, con la finalidad de que tenga presente que al ingerir este tipo de medicamento, pone en riesgo su vida.

Por ello, la primera advertencia en este sentido es que la Duloxetina no debe ser administrada como personas hipersensibles a sus componentes; ya que podría desencadenar en su organismo una serie de consecuencias alérgicas.

Tampoco es oportuno su uso con pacientes que tengan insuficiencia hepática o renal. Al igual que con pacientes que han sido medicados con fármacos de la familia de los IMAO, considerados inhibidores de la monoamino oxidasa, que es empleado como tratamiento antidepresivo. No deberá ser empleado con pacientes que están siendo medicados con otros potentes inhibidores como la fluvoxamina, enoxacion o ciprofloxacino.

Se debe controlar su uso en pacientes que se encuentren tomando otro tipo de medicamentos, especialmente aquellos que tengan influencia en el Sistema Nervioso Central, o donde se sospeche que pueda alterar la acción de cualquier otro tratamiento seguido por el paciente, debido a cualquier otra enfermedad que esté padeciendo, como por ejemplo las de tipo cardíaco.

Duloxetina

Con respecto a su uso durante el embarazo, este tipo de medicamento ha sido clasificado dentro de la categoría C, significa que los estudios realizados con animales no han permitido llegar a conclusiones que aseguren su utilización de manera 100%, confiable para la condición del feto.

Por lo antes expuesto, este es un tipo de medicamento que deberá ser empleado en caso de embarazo tan solo cuando los beneficios obtenidos para la madre, sean superiores a los posibles perjuicios para su bebé.

Con respecto a la lactancia materna, se ha determinado que la Duloxetina se excreta mediante la leche, pero en poca cantidad. Por lo que en línea general no se tiene una dosis segura de este medicamento, sobre su efecto en los niños. En tal sentido la recomendación es evitar su uso durante este período.

Por otro lado, la Duloxetina no debe ser administrada en niños debido a las alteraciones que puede ocasionar sobre su sistema nervioso central, con manifestaciones considerablemente graves a nivel mental. Este medicamento está exclusivamente indicado para adultos.

Marcas Comerciales

La Duloxetina es un medicamento que se encuentra a nivel comercial en cápsulas duras, caracterizadas por ser gastrorresistentes y cuya presentación difiere en función del laboratorio fabricante, pero generalmente se presenta de 30 mg a 60 mg; con nombres como Duceten, Realta, Duloxetin, Binax, o incluso de manera genérica como Duloxetina Stada.

Podemos tomar como ejemplo a la Duloxetina Pensa Pharma, la cual contiene cápsulas de 30 mg y se pueden apreciar entre sus componentes que presenta el fármaco en forma de hidrocloruro, acompañado de excipientes, entre los que se destaca la sacarosa.

Efectos Secundarios

La Duloxetina es un medicamento que puede ocasionar efectos secundarios en los pacientes, entre los cuales se destaca la sedación o mareos; por lo cual se recomienda que eviten la realización de actividades que incluyan el manejo de maquinarias que necesiten de su completa atención, con la finalidad de evitar accidentes.

Duloxetina

De igual manera este tipo de medicamento es posible que produzca dentro del organismo del paciente, otros efectos que alteren su condición física, los cuales están representados mediante síntomas considerados como reacciones adversas de su cuerpo ante la medicación.

No a todos los pacientes el medicamento les afecta de la misma manera, pero tomando como referencia la mayoría de los síntomas ocasionados durante la observación de los tratamientos seguidos a base de Duloxetina, se ha establecido que es posible experimentar efectos secundarios, como los que se mencionan a continuación.

  • Cefalea, este síntoma consiste en fuertes dolores de cabeza.
  • Somnolencia, mareos, letargo, temblores o parestesia, que es una sensación de cosquilleo, con posible presencia de calor o frío en algunas áreas del cuerpo.
  • Falta de apetito, acompañado por la pérdida de peso.
  • Trastornos de insomnio, constante agitación.
  • Disminución de la libido, ansiedad, falta de concentración.
  • Orgasmos anormales al igual que constantes sueños anormales.
  • Visión borrosa o dificultades para leer.
  • Acúfenos, que es un síntoma mediante el cual se perciben sonidos solo dentro de la cabeza del paciente, similares a zumbidos.
  • Palpitaciones; descontrol de la tensión arterial, rubor o aumento de los bostezos.
  • Náuseas, sequedad de boca o mal sabor en ella.
  • Estreñimiento o por el contrario diarrea, dolor abdominal, vómitos.
  • Dispepsia, lo que es considerado como un trastorno digestivo con flatulencias.
  • Aumento de la sudoración, presencia de calores injustificados.
  • Erupción, urticarias o comezón en alguna área del cuerpo.
  • Dolores musculoesqueléticos, posible presencia de espasmo muscular.
  • Disuria o dificultades para orinar.
  • Polaquiuria, caracterizada por una frecuente necesidad de orinar.
  • Disfunción eréctil, trastorno de la eyaculación o eyaculación retardada.
  • Posibles caídas debido a la fatiga.
  • Enfermedad pulmonar intersticial, en muy raras ocasiones.
  • Persistencia de disfunción sexual.

Duloxetina

Se debe aclarar que todos estos síntomas, no necesariamente se hacen presentes en los pacientes que se encuentran bajo medicación mediante la Duloxetina; pero se dan a conocer como posibles alteraciones físicas que forman parte de la información pertinente, ya que podrían ser experimentadas por las personas que la consumen.

En este sentido, se recomienda que ante cualquiera de estas manifestaciones físicas el paciente se dirija inmediatamente a una consulta con su médico tratante, con la finalidad de que el tratamiento le sea ajustado, o en caso de considerarlo necesario, cambiado por otro tipo de fármaco que no le origine ningún efecto secundario.

Dosis y Administración de la Duloxetina

La dosis y administración de este tipo de medicamento se maneja en función de la enfermedad presentada por el paciente. Por lo cual la posología seguida para el tratamiento mediante Duloxetina, estará basada en las indicaciones del médico tratante; mostrándose a continuación las dosis más frecuentes en función de cada patología.

Depresión Mayor 

Los pacientes que experimentan trastornos depresivos graves, comienzan a ser medicados con una dosis inicial y de mantenimiento de 60 mg de Duloxetina, una vez al día. Se recomienda como dosis máxima 120 mg al día, considerándose en este orden de ideas, que aquellos pacientes que no responden mediante una dosis inicial, tampoco lo hacen con un incremento de ella.

Cabe destacar que se espera una respuesta clínica por parte de los pacientes, al menos de dos a cuatro semanas luego de iniciado el tratamiento y posteriormente se indica como medicación de mantenimiento, para evitar recaídas en esta enfermedad, llegándose incluso a seguir esta medicación a largo plazo.

Ansiedad Generalizada 

En el caso de pacientes que presentan patologías caracterizadas por trastornos de ansiedad, la dosis empleada es inferior a la del caso anterior; por lo cual se comienza inicialmente con 30 mg al día de Duloxetina; pero en caso de que la respuesta no sea la esperada, se puede incrementar la toma hasta los 60 mg al día.

En general las dosis eficaces se pueden manejar hasta los 120 mg al día, pero siempre bajo la evaluación periódica del médico tratante, especialmente para preservar la seguridad de la condición física del paciente.

Con base en lo anterior, se recomienda incrementar tratamiento de forma gradual y progresiva, hasta encontrar el nivel de dosis mediante el cual se controla el síntoma de ansiedad del paciente, pero sin llegar a sobrepasar la dosis máxima de 120 mg. Una vez alcanzada la estabilidad de la persona, se continúa el tratamiento durante algunos meses más, para evitar recaídas.

Dolor Neuropático 

El tratamiento del dolor Neuropático es experimentado de manera periférica generalmente por pacientes que padecen de diabetes, y que como se ha comentado, se debe precisamente a la falta de control adecuado de los niveles de azúcar en su sangre, lo que le ha ocasionado daño en los nervios y en consecuencia experimenta dolor o entumecimiento de sus piernas y pies.

También puede presentar a raíz problemas a nivel del sistema digestivo, urinario, vasos sanguíneos o el corazón. A estos pacientes se les suministra una dosis inicial de 60 mg al día, llegando como máximo a 120 mg al día.

Generalmente se toma la decisión de emplear una dosis mayor con este tipo de pacientes, en función de la concentración plasmática del medicamento, la cual es variable de un paciente a otro; lo que justifica y hace necesario que se evalúe con frecuencia la respuesta al tratamiento, dada por cada paciente.

La experiencia dentro de este tipo de tratamiento, ha arrojado resultados que permiten afirmar que si un paciente manifiesta una respuesta inicial a la medicación inadecuada con la Duloxetina; no se espera que pueda tener alguna otra respuesta adicional, aunque se prolongue el tratamiento.

Duloxetina

Sobredosis 

Cuando se consume una dosis mayor de la que ha sido recomendada por el médico tratante, bien sea por accidente o falta de conocimiento sobre la cantidad del medicamento que está ingiriendo el paciente; se corre el riesgo de sufrir de una sobredosis, la cual representa un seria intoxicación medicamentosa en el organismo.

Esto viene acompañado por una serie de síntomas, mediante los cuales la persona puede experimentar mareos, desmayos e incluso pérdida del conocimiento. Puede convertirse en una situación de emergencia, que amerite su traslado a un servicio de salud, donde se encuentren capacitados para atenderle oportunamente, en vista de que el paciente puede experimentar falta de respiración o incluso entrar en estado de coma.

Generalmente en los servicios de urgencias médicas, se encuentran preparados con un protocolo que es seguido para el caso de las intoxicaciones medicamentosas; con la finalidad de restablecer los signos vitales del paciente.

Beneficio terapéutico de la Duloxetina

El beneficio terapéutico esperado mediante la utilización de la Duloxetina, es uno de los elementos que deben ser evaluados periódicamente por el médico tratante; puesto que una vez iniciado el tratamiento con cada paciente, se espera una determinada respuesta, que será precisamente el alivio de su trastorno nervioso o dolor Neuropático.

De no tener mejoría el paciente, luego de que se llega hasta la dosis máxima de medicación segura con la Duloxetina, se debe probar otro tipo de alternativa farmacológica.

En el caso de pacientes que cuenten con una edad avanzada se deben manejar con especial cuidado las dosis máximas, debido a los trastornos que podrían ocasionarle, relacionados con mareos o somnolencia que pudieran generar posibles accidentes, debido a dificultades de movilidad que les llevarían a sufrir caídas.

Es así como el uso de la Duloxetina en este tipo de paciente, deberá ser cuidadosamente manejado en función de su beneficio terapéutico; al igual que en el caso de aquellas personas que tengan enfermedades de tipo hepático o renal.

La justificación de este tipo de prevención, se da precisamente por el hecho de que la Duloxetina se metaboliza fuertemente en las enzimas hepáticas, las cuales la absorben y luego de ser completamente metabolizada por el organismo, termina siendo excretada principalmente mediante la orina, por lo cual también se involucra en este proceso a los riñones.

Por otro lado, dentro del beneficio del tratamiento mediante la Duloxetina, es importante contemplar que la medicación no debe ser interrumpida de manera brusca, debido a que es uno de los fármacos que puede ocasionar síntomas de abstinencia que afectarían la salud del paciente.

Lo recomendable es que el tratamiento sea dejado de manera gradual, reduciendo progresivamente la dosis del medicamento, hasta que el organismo se adapte a estar sin esta sustancia, al menos durante un par de semanas.

Cuando a un paciente se le indica el tratamiento mediante la Duloxetina, la cual es además adquirida mediante estricta receta médica; es recomendable que el primer paso antes de tomar el medicamento, sea leer detenidamente el prospecto adjunto en su empaque.

Esta es una información que no debe pasar por alto, en vista de que generalmente disipa muchas dudas, las cuales quizá no le hayan quedado claras durante la consulta médica. Previniendo además con una serie de advertencias y precauciones sobre su uso, pues se trata de un fármaco antidepresivo con componentes psicotrópicos, que buscan alterar el funcionamiento de las sustancias dentro de su cerebro.

Como se sabe los medicamentos pueden ser en la mayoría de los casos necesarios; pero con ello no quiere decir que todas las veces sean los adecuados; en este sentido se recomienda estar atento a los efectos de la Duloxetina en su organismo, y si todo va bien continúe consumiendo este medicamento, hasta que se pueda sentir una persona sana y feliz.

Si el contenido de este artículo le ha permitido conocer todo lo que necesitaba saber sobre la Duloxetina, le invitamos a leer los siguientes temas, relacionados con productos farmacéuticos importantes:

(Visited 440 times, 1 visits today)