≡ Menu




Dopamina: qué es, para qué sirve, neurotransmisor y más.

La dopamina, además de ser un neurotransmisor que se encuentra en varias zonas del cerebro, es un medicamento que es utilizado por las personas cuando se padece de muy baja presión sanguínea o cuando se está en una situación muy crítica, en la que el ritmo de los latidos del corazón es muy bajo. Es un medicamento bastante famoso ya que este neurotransmisor es de mucha utilidad en las funciones de muchos órganos y otras áreas. Descubre todo lo que debes saber sobre este medicamento a través de este artículo.

dopamina

¿Qué es?

La dopamina, que se vende bajo la marca Intropin entre otros, es un medicamento que se utiliza más comúnmente en el tratamiento de la presión arterial muy baja, una frecuencia cardíaca lenta que está causando síntomas y, si no hay epinefrina disponible, un paro cardíaco. En los recién nacidos sigue siendo el tratamiento preferido para la presión arterial muy baja.

En los niños, generalmente se prefiere la epinefrina o la norepinefrina, mientras que en los adultos, la norepinefrina generalmente se prefiere para la presión arterial muy baja. Se administra por vía intravenosa o intraósea en forma de infusión continua. Por lo general, los efectos comienzan en cinco minutos. A continuación, se aumentan las dosis para que surtan efecto.

Los efectos secundarios comunes incluyen empeoramiento de la función renal, latidos irregulares del corazón, dolor en el pecho, vómitos, dolor de cabeza o ansiedad. Si entra en el tejido blando alrededor de la vena, se puede presentar muerte del tejido local. El medicamento fentolamina se puede administrar para tratar de disminuir este riesgo. No está claro si la dopamina es segura de usar durante el embarazo o la lactancia. En dosis bajas la dopamina desencadena principalmente los receptores de dopamina y β-adrenergic receptores, mientras que en dosis altas funciona a través de α-adrenergic receptores. (Ver artículo: Captopril)

La dopamina fue sintetizada por primera vez en un laboratorio en 1910 por George Barger y James Ewens en Inglaterra. Está en la Lista de Medicamentos Esenciales de la Organización Mundial de la Salud, los medicamentos más efectivos y seguros que se necesitan en un sistema de salud. El costo al por mayor en el mundo en desarrollo de un envase de 400 mg está entre $0.28 y $0.60 (USD) a partir de 2014. En la fisiología humana la dopamina es un neurotransmisor así como una hormona.

Dopamina (neurotransmisor)

La dopamina (DA, una contracción de 3,4-dihidroxifeniletilamina) es una sustancia química orgánica de las familias de la catecolamina y la feniletilamina que desempeña varias funciones importantes en el cerebro y el cuerpo. Es una amina sintetizada mediante la eliminación de un grupo carboxilo de una molécula de su precursor químico L-DOPA, que se sintetiza en el cerebro y los riñones. La dopamina también se sintetiza en las plantas y en la mayoría de los animales.

dopamina

En el cerebro, la dopamina funciona como un neurotransmisor, una sustancia química liberada por las neuronas (células nerviosas) para enviar señales a otras células nerviosas. El cerebro incluye varias vías distintas de dopamina, una de las cuales juega un papel importante en el componente motivacional del comportamiento motivado por la recompensa.

La anticipación de la mayoría de los tipos de recompensas aumenta el nivel de dopamina en el cerebro, y muchos medicamentos adictivos aumentan la liberación de dopamina o bloquean su recaptación en las neuronas después de la liberación. Otras vías de la dopamina cerebral están involucradas en el control motor y en el control de la liberación de varias hormonas. Estas vías y grupos celulares forman un sistema de dopamina que es neuromodulador.

En la cultura popular y en los medios de comunicación, la dopamina es a menudo vista como la principal sustancia química del placer, pero la opinión actual en la farmacología es que la dopamina en lugar de eso media una prominencia de incentivo que señala el valor de una recompensa dada para el organismo y la acción motivadora requerida para su logro. En otras palabras, la dopamina parece mediar el deseo y la motivación más que el placer.

Extrayendo la función en el sistema nervioso central, la dopamina funciona especialmente como mensajero químico local. En los vasos sanguíneos, detiene la liberación de norepinefrina y actúa como vasodilatador (en concentraciones normales); en los riñones, aumenta la excreción de sodio y la producción de orina; en el páncreas, reduce la producción de insulina; en el sistema digestivo, reduce la motilidad gastrointestinal y protege la mucosa intestinal; y en el sistema inmunológico, reduce la actividad de los linfocitos.

Con la excepción de los vasos sanguíneos, la dopamina en cada uno de estos sistemas periféricos se sintetiza localmente y ejerce sus efectos cerca de las células que la liberan. (Ver artículo: Amlodipina)

Varias enfermedades importantes del sistema nervioso están asociadas con disfunciones del sistema dopaminérgico, y algunos de los medicamentos clave utilizados para tratarlas funcionan alterando los efectos de la dopamina. La enfermedad de Parkinson, una condición degenerativa que causa temblor y deterioro motor, es causada por la pérdida de neuronas secretoras de dopamina en un área del cerebro medio llamada la sustancia negra. Su precursor metabólico L-DOPA puede ser fabricado, y en su forma pura comercializada como Levodopa es el tratamiento más ampliamente usado para la condición.

dopamina

Existen pruebas de que la esquizofrenia implica alteración de los niveles de actividad de la dopamina, y la mayoría de los fármacos antipsicóticos utilizados para tratarla son antagonistas de la dopamina que reducen la actividad de la dopamina. Los fármacos antagonistas de la dopamina similares también son algunos de los agentes antieméticos más efectivos. El síndrome de las piernas inquietas y el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) se asocian con una disminución de la actividad de la dopamina.

Los estimulantes dopaminérgicos pueden ser adictivos en dosis altas, pero algunos se usan en dosis más bajas para tratar el TDAH. La dopamina en sí está disponible como medicamento fabricado para la inyección intravenosa: aunque no puede llegar al cerebro desde el torrente sanguíneo, sus efectos periféricos la hacen útil en el tratamiento de la insuficiencia cardíaca o el shock, especialmente en los recién nacidos.

Estructura

Una molécula de dopamina consiste en una estructura de catecol (un anillo de benceno con dos grupos laterales de hidroxilo) con un grupo de aminas unido mediante una cadena etílica. Como tal, la dopamina es la catecolamina más simple posible, una familia que también incluye los neurotransmisores norepinefrina y epinefrina. La presencia de un anillo de benceno con este accesorio amínico lo convierte en un sustituto de la fenetilamina, una familia que incluye numerosas drogas psicoactivas.

Como la mayoría de las aminas, la dopamina es una base orgánica. Como base, generalmente se protona en ambientes ácidos (en una reacción ácido-básica). La forma protonada es altamente soluble en agua y dentro de lo que cabe, estable, pero puede oxidarse si se expone al oxígeno u otros oxidantes. En ambientes básicos, la dopamina no es protonada.

En esta forma de base libre, se disuelve con mayor dificultad en el agua y también con mayor reactividad. Debido a la mayor estabilidad y solubilidad en agua de la forma protonada, la dopamina se suministra para uso químico o farmacéutico como clorhidrato de dopamina, es decir, la sal de clorhidrato que se crea cuando la dopamina se combina con ácido clorhídrico. En forma seca, el clorhidrato de dopamina es un polvo fino incoloro.

Usos médicos

La dopamina como medicamento manufacturado se vende bajo los nombres comerciales Intropin, Dopastat y Revimine, entre otros. Está en la Lista de Medicamentos Esenciales de la Organización Mundial de la Salud. Se utiliza más comúnmente como un fármaco estimulante en el tratamiento de la presión arterial baja severa, la frecuencia cardíaca lenta y el paro cardíaco.

Es especialmente importante en el tratamiento de éstos en los recién nacidos. Se administra por vía intravenosa. Debido a que la vida media de la dopamina en el plasma es muy corta -aproximadamente un minuto en los adultos, dos minutos en los recién nacidos y hasta cinco minutos en los recién nacidos prematuros- por lo general se administra en un goteo intravenoso continuo en lugar de una sola inyección.

Sus efectos, dependiendo de la dosis, incluyen un aumento en la excreción de sodio por los riñones, un aumento en el gasto urinario, un aumento en la frecuencia cardíaca y un aumento en la presión arterial. En dosis bajas actúa a través del sistema nervioso simpático para aumentar la fuerza de contracción del músculo cardíaco y la frecuencia cardíaca, aumentando así el gasto cardíaco y la presión arterial. Las dosis más altas también causan vasoconstricción que aumenta aún más la presión arterial. (Ver artículo: Doxazosina)

dopamina

La literatura más antigua también describe dosis muy bajas que se cree mejoran la función renal sin otras consecuencias, pero revisiones recientes han concluido que las dosis a niveles tan bajos no son efectivas y a veces pueden ser dañinas. Mientras que algunos efectos resultan de la estimulación de los receptores de dopamina, los efectos cardiovasculares prominentes resultan de la acción de la dopamina en α, α, y β receptores adrenérgicos.

Los efectos secundarios de la dopamina incluyen efectos negativos sobre la función renal y latidos cardíacos irregulares. La LD50, o dosis letal que se espera que resulte mortal en el 50% de la población, es: 59 mg/kg (ratón; administrada por vía intravenosa); 95 mg/kg (ratón; administrada intraperitonealmente); 163 mg/kg (rata; administrada intraperitonealmente); 79 mg/kg (perro; administrada por vía intravenosa).

La dopamina es un medicamento que funciona en distintas partes del cuerpo por ser un componente que de igual manera se encuentra en el organismo como parte de las zonas del cerebro y que funcionan para ayudar a la funcionalidad de los órganos. Entre sus usos principales se encuentran:

Presión arterial baja

En los recién nacidos sigue siendo el tratamiento preferido para la presión arterial muy baja. En los niños, generalmente se prefiere la epinefrina o la norepinefrina, mientras que en los adultos, la norepinefrina generalmente se prefiere para la presión arterial muy baja.

En aquellos con bajo volumen de sangre, esto debe corregirse con líquidos intravenosos antes de considerar la dopamina.

Función renal

dopamina

La dopamina en dosis bajas se ha usado rutinariamente para el tratamiento y la prevención de la lesión renal aguda. Sin embargo, desde 1999 varios estudios han llegado a la conclusión de que las dosis a niveles tan bajos no son eficaces y a veces pueden ser perjudiciales.

Administración

Debido a que la vida media de la dopamina en el plasma es de aproximadamente un minuto en los adultos, dos minutos en los recién nacidos y hasta cinco minutos en los bebés prematuros, por lo general se administra como un goteo intravenoso continuo en lugar de una sola inyección.

Otros usos comunes

Una forma fluorada de L-DOPA conocida como fluorodopa está disponible para su uso en la tomografía por emisión de positrones para evaluar la función de la vía nigrostriatal.

Historia y desarrollo

La dopamina se sintetiza primeramente en el año 1910 por el señor George Barger y también por James Ewens en unos laboratorios de Londres, Inglaterra; se localizó la dopamina por primera vez en el ser humano por Kathleen Montagu en el año 1957. Se llamó dopamina porque es una monoamina cuyo precursor en la síntesis de Barger-Ewens es 3,4-dihidroxifenilalanina (levodopa o L-DOPA).

La función de la dopamina como neurotransmisor fue reconocida por primera vez en 1958 por Arvid Carlsson y Nils-Åke Hillarp en el Laboratorio de Farmacología Química del Instituto Nacional del Corazón de Suecia. Carlsson recibió el Premio Nobel de Fisiología o Medicina en 2000 por demostrar que la dopamina no sólo es un precursor de la norepinefrina (noradrenalina) y la epinefrina (adrenalina), sino también un neurotransmisor.

Poli Dopamina

Investigaciones motivadas por proteínas polifenólicas adhesivas en mejillones llevaron al descubrimiento en 2007 de que una amplia variedad de materiales, si se colocan en una solución de dopamina con un pH ligeramente básico, quedarán recubiertos con una capa de dopamina polimerizada, a menudo conocida como polidopamina.

Esta dopamina polimerizada se forma por una reacción de oxidación espontánea y es formalmente un tipo de melanina. La síntesis suele implicar la reacción del clorhidrato de dopamina con Tris como base en el agua. Se desconoce la estructura de la polidopamina.

Los recubrimientos de polidopamina pueden formarse en objetos que van desde nanopartículas hasta grandes superficies. Las capas de poli dopamina tienen propiedades químicas que tienen el potencial de ser extremadamente útiles, y numerosos estudios han examinado sus posibles aplicaciones. En el nivel más simple, se pueden utilizar para la protección contra los daños causados por la luz, o para formar cápsulas para la administración de medicamentos. A un nivel más sofisticado, sus propiedades adhesivas pueden hacerlos útiles como sustratos para biosensores u otras macromoléculas biológicamente activas.

Mecanismo de acción

Sus efectos, dependiendo de la dosis, incluyen un aumento en la excreción de sodio por los riñones, un aumento en el gasto urinario, un aumento en la frecuencia cardíaca y un aumento en la presión arterial. En dosis bajas actúa a través del sistema nervioso simpático para aumentar la fuerza de contracción del músculo cardíaco y la frecuencia cardíaca, aumentando así el gasto cardíaco y la presión arterial. Las dosis más altas también causan vasoconstricción que aumenta aún más la presión arterial.

Mientras que algunos efectos resultan de la estimulación de los receptores de dopamina, los efectos cardiovasculares prominentes resultan de la acción de la dopamina en α, α, y β receptores adrenérgicos.

Farmacología Clínica

La dopamina es una catecolamina natural que se forma por la descarboxilación de 3,4-dihidroxifenilalanina (DOPA). Es un seguidor de la norepinefrina en los nervios noradrenérgicos y de igual manera es un neurotransmisor en zonas del sistema nervioso central, especialmente en el tracto nigrostriatal, y en unos pocos nervios simpáticos periféricos.

dopamina

La dopamina produce efectos positivos cronotrópicos e inotrópicos sobre el miocardio, lo que resulta en un aumento de la frecuencia cardíaca y la contractilidad cardíaca. Esto se logra directamente ejerciendo una acción agonista sobre los receptores beta e indirectamente causando la liberación de norepinefrina de los sitios de almacenamiento en las terminaciones nerviosas simpáticas.

El inicio de la acción de la dopamina ocurre dentro de los cinco minutos de la administración intravenosa, y con una vida media plasmática de la dopamina de alrededor de dos minutos, la duración de la acción es de menos de diez minutos. Sin embargo, si los inhibidores de la monoaminooxidasa (MAO) están presentes, la duración puede aumentar a una hora. El medicamento está ampliamente distribuido en el cuerpo, pero no cruza la barrera hematoencefálica en una medida significativa. (Ver artículo: Bisoprolol)

La dopamina se metaboliza en el hígado, los riñones y el plasma por la MAO y la catecol-O-metiltransferasa a los compuestos inactivos ácido homovanílico (HVA) y ácido 3,4-dihidroxifenilacético. Aproximadamente el 25% de la dosis se toma en vesículas neurosecretoras especializadas (los terminales nerviosos adrenérgicos), donde se hidroxila para formar norepinefrina. Se ha informado que alrededor del 80% del fármaco se excreta en la orina en 24 horas, principalmente como HVA y sus conjugados de sulfato y glucurónido y como ácido 3,4-dihidroxifenilacético. Una porción muy pequeña es excretada sin cambios.

Los efectos predominantes de la dopamina están relacionados con la dosis, aunque debe tenerse en cuenta que la respuesta real de un paciente individual dependerá en gran medida del estado clínico del paciente en el momento de la administración del fármaco. Con bajas tasas de infusión (0,5 – 2 mcg/kg/min), la dopamina causa vasodilatación que se presume se debe a una acción agonista específica sobre los receptores de dopamina (distintos de los receptores alfa y beta) en los lechos vasculares renales, mesentéricos, coronarios e intracerebrales.

dopamina

En estos receptores de dopamina, el haloperidol es un antagonista. La vasodilatación en estos lechos vasculares se acompaña de un aumento de la tasa de filtración glomerular, flujo sanguíneo renal, excreción de sodio y flujo urinario. Algunas veces ocurre hipotensión. Un aumento en la diuresis producida por la dopamina generalmente no está asociada con una disminución en la osmolalidad de la orina.

A tasas intermedias de infusión (2 – 10 mcg/kg/min), la dopamina actúa para estimular los receptores beta1, lo que resulta en una mejor contractilidad miocárdica, una mayor tasa de SA y una mejor conducción de impulsos en el corazón. Hay poca o ninguna estimulación de los receptores beta2 (vasodilatación periférica). La dopamina causa menos aumento en el consumo de oxígeno miocárdico que el isoproterenol, y su uso generalmente no está asociado con una taquiarritmia.

Los estudios clínicos señalan que generalmente aumenta la presión sistólica y el pulso sin efecto o con un ligero aumento de la presión diastólica. El flujo sanguíneo a los lechos vasculares periféricos puede disminuir a la vez que el flujo mesentérico aumenta producido por el aumento del gasto cardíaco. La resistencia periférica total (efectos alfa) a dosis bajas e intermedias no suele variar.

A tasas más altas de infusión (10 – 20 mcg/kg/min) hay algún efecto sobre los receptores alfa, con los consiguientes efectos vasoconstrictores y un aumento de la presión arterial. Los efectos vasoconstrictores se observan por primera vez en los lechos vasculares del músculo esquelético, pero con dosis crecientes, también son evidentes en los vasos renales y mesentéricos.dopamina

A tasas muy altas de infusión (por encima de 20 mcg/kg/min), predomina la estimulación de los receptores alfa y la vasoconstricción puede comprometer la circulación de las extremidades y anular los efectos dopaminérgicos de la dopamina, invirtiendo la dilatación renal y la natriuresis.

Indicaciones y uso

Los pacientes más propensos a responder adecuadamente al Clorhidrato de Dopamina, USP son aquellos en los que los parámetros fisiológicos, como el flujo urinario, la función miocárdica y la presión arterial, no han sufrido un deterioro profundo. (Ver artículo: Metoprolol)

Los ensayos multiclínicos indican que cuanto más corto sea el intervalo de tiempo entre el inicio de los signos y síntomas y el inicio del tratamiento con corrección del volumen sanguíneo y clorhidrato de dopamina, USP, mejor será el pronóstico. Cuando sea apropiado, la restauración del volumen sanguíneo con un expansor de plasma adecuado o sangre entera debe realizarse antes de la administración de clorhidrato de dopamina, USP.

Mala perfusión de los órganos vitales

dopamina

El flujo de orina parece ser uno de los mejores signos diagnósticos por los cuales se puede monitorear la suficiencia de la perfusión de órganos vitales. Sin embargo, el médico también debe observar al paciente en busca de signos de reversión de confusión o reversión de la condición comatosa. La pérdida de palidez, el aumento de la temperatura de los dedos del pie y/o la suficiencia del relleno capilar del lecho ungueal también pueden utilizarse como índices de dosis adecuadas.

Estudios clínicos han demostrado que cuando el Clorhidrato de Dopamina, USP se administra antes de que el flujo de orina haya disminuido a niveles de aproximadamente 0.3 mL/minuto, el pronóstico es más favorable. Sin embargo, en un número de pacientes oliguria o anúricos, la administración de clorhidrato de dopamina, USP ha dado lugar a un aumento en el flujo urinario, que en algunos casos alcanzó niveles normales.

El clorhidrato de dopamina, USP también puede aumentar el flujo urinario en pacientes cuya producción está dentro de los límites normales y, por lo tanto, puede ser útil para reducir el grado de acumulación de líquido preexistente. Debe tenerse en cuenta que a dosis superiores a las óptimas para el paciente individual, el flujo de orina puede disminuir, lo que requiere una reducción de la dosis.

Bajo gasto cardíaco

El aumento del gasto cardíaco está relacionado con el efecto inotrópico directo de la dopamina sobre el miocardio. El aumento del gasto cardíaco en dosis bajas o moderadas parece estar relacionado con un pronóstico favorable. El aumento del gasto cardíaco se ha asociado con la estática o la disminución de la resistencia vascular sistémica (RVS).

Se cree que la RVS estática o disminuida asociada con movimientos bajos o moderados del gasto cardíaco refleja efectos diferenciales en lechos vasculares específicos con mayor resistencia en los lechos periféricos (p.ej., femoral) y disminuciones concomitantes en los lechos vasculares mesentéricos y renales.

La redistribución del flujo sanguíneo es paralela a estos cambios, de modo que un aumento del gasto cardíaco va acompañado de un aumento del flujo sanguíneo mesentérico y renal. En muchos casos se ha encontrado que la fracción renal del gasto cardiaco total aumenta. El aumento del gasto cardíaco producido por la dopamina no está asociado con disminuciones sustanciales de la resistencia vascular sistémica como puede ocurrir con el isoproterenol.

Hipotensión

La hipotensión debida a un gasto cardíaco inadecuado se puede controlar mediante la administración de dosis bajas a moderadas de clorhidrato de dopamina, USP, que tienen poco efecto sobre la RVS. En dosis terapéuticas altas, la actividad alfa-adrenérgica de la dopamina se vuelve más prominente y por lo tanto puede corregir la hipotensión debido a la disminución de la RVS. Al igual que en otros estados de descompensación circulatoria, el pronóstico es mejor en pacientes cuya presión arterial y flujo urinario no han sufrido un deterioro profundo. Por lo tanto, se sugiere que el médico administre clorhidrato de dopamina, USP tan pronto como una tendencia definida hacia la disminución de la presión sistólica y diastólica se hace evidente.

Enfermedades y trastornos

El sistema de dopamina juega un papel central en varias condiciones médicas significativas, incluyendo la enfermedad de Parkinson, el trastorno por déficit de atención con hiperactividad, la esquizofrenia, el trastorno bipolar y la adicción. Aparte de la dopamina en sí, hay muchos otros medicamentos importantes que actúan sobre los sistemas de dopamina en varias partes del cerebro o del cuerpo.

dopamina

Algunos se utilizan con fines médicos o recreativos, pero los neuroquímicos también han desarrollado una variedad de fármacos de investigación, algunos de los cuales se unen con alta afinidad a tipos específicos de receptores de dopamina y agonizan o antagonizan sus efectos, y muchos que afectan otros aspectos de la fisiología de la dopamina, incluidos los inhibidores del transportador de dopamina, los inhibidores de la VMAT y los inhibidores de enzimas.

Envejecimiento del cerebro

Varios estudios han reportado una disminución relacionada con la edad en la síntesis de dopamina y la densidad de los receptores de dopamina (es decir, el número de receptores) en el cerebro. Se ha demostrado que esta disminución ocurre en las regiones estriadas y extrastriatales. Las disminuciones en los receptores D1, D2 y D3 están bien documentadas. Se cree que la reducción de la dopamina con el envejecimiento es responsable de muchos síntomas neurológicos que aumentan en frecuencia con la edad, como la disminución del oscilación del brazo y el aumento de la rigidez.

Los cambios en los niveles de dopamina también pueden causar cambios relacionados con la edad en la flexibilidad cognitiva. Otros neurotransmisores, como la serotonina y el glutamato, también muestran una disminución en la producción con el envejecimiento.

Mal de Parkinson

dopamina

La enfermedad de Parkinson es un trastorno relacionado con la edad caracterizado por trastornos del movimiento tales como rigidez del cuerpo, desaceleración del movimiento y temblor de las extremidades cuando no están en uso. En etapas avanzadas progresa a la demencia y eventualmente a la muerte. Los síntomas principales son causados por la pérdida de células secretoras de dopamina en la sustancia negra.

Estas células de dopamina son especialmente vulnerables al daño, y una variedad de insultos, incluyendo la encefalitis (como se describe en el libro y en la película «Awakenings»), conmociones cerebrales repetidas relacionadas con el deporte, y algunas formas de envenenamiento químico como el MPTP, pueden llevar a una pérdida celular sustancial, produciendo un síndrome parkinsoniano que es similar en sus características principales a la enfermedad de Parkinson. Sin embargo, la mayoría de los casos de la enfermedad de Parkinson son idiopáticos, lo que significa que la causa de la muerte celular no puede ser identificada.

El tratamiento más ampliamente utilizado para el parkinsonismo es la administración de L-DOPA, el precursor metabólico de la dopamina. La L-DOPA es convertida en dopamina en el cerebro y en varias partes del cuerpo por la enzima DOPA decarboxilasa. La L-DOPA se utiliza en lugar de la dopamina misma porque, a diferencia de la dopamina, es capaz de cruzar la barrera hematoencefálica.

A menudo se co-administra con un inhibidor enzimático de la descarboxilación periférica, como la carbidopa o la benserazida, para reducir la cantidad convertida en dopamina en la periferia y así aumentar la cantidad de L-DOPA que entra en el cerebro. Cuando la L-DOPA se administra regularmente durante un largo período de tiempo, una variedad de efectos secundarios desagradables como la discinesia a menudo comienzan a aparecer; aún así, se considera la mejor opción de tratamiento a largo plazo disponible para la mayoría de los casos de la enfermedad de Parkinson.

El tratamiento con L-DOPA no puede restaurar las células de dopamina que se han perdido, pero hace que las células restantes produzcan más dopamina, compensando así la pérdida al menos en cierto grado. En etapas avanzadas el tratamiento comienza a fallar debido a que la pérdida de células es tan severa que las restantes no pueden producir suficiente dopamina sin importar los niveles de L-DOPA.

Otros medicamentos que mejoran la función de la dopamina, como la bromocriptina y la pergolida, también se utilizan a veces para tratar el parkinsonismo, pero en la mayoría de los casos la L-DOPA parece ofrecer el mejor equilibrio entre los efectos positivos y los efectos secundarios negativos.

dopamina

Los medicamentos dopaminérgicos que se usan para tratar la enfermedad de Parkinson a veces se asocian con el desarrollo de un síndrome de desregulación de la dopamina, que involucra el uso excesivo de medicamentos dopaminérgicos y la participación compulsiva inducida por medicamentos en recompensas naturales como el juego y la actividad sexual. Estos últimos comportamientos son similares a los observados en individuos con una adicción conductual.

Trastorno por déficit de atención e hiperactividad

La neurotransmisión alterada de dopamina está implicada en el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH), una afección asociada con el deterioro del control cognitivo, que a su vez conduce a problemas con la regulación de la atención (control atencional), conductas inhibidoras (control inhibitorio) y olvido de cosas o falta de detalles (memoria de trabajo), entre otros problemas. Existen vínculos genéticos entre los receptores de dopamina, el transportador de dopamina y el TDA/H, además de vínculos con otros receptores y transportadores de neurotransmisores.

La relación más importante entre la dopamina y el TDA/H involucra los medicamentos que se usan para tratar el TDA/H. Algunos de los agentes terapéuticos más eficaces para el TDA/H son los psicoestimulantes como el metilfenidato (Ritalin, Concerta) y la anfetamina (Adderall, Dexedrine), fármacos que aumentan tanto los niveles de dopamina como los de norepinefrina en el cerebro.

Los efectos clínicos de estos psicoestimulantes en el tratamiento del TDAH están mediados por la activación indirecta de los receptores de dopamina y norepinefrina, específicamente el receptor de dopamina D1 y el adrenoceptor A2, en la corteza prefrontal.

dopamina

Dolor

La dopamina juega un papel en el procesamiento del dolor en múltiples niveles del sistema nervioso central, incluyendo la médula espinal, el gris periacueducto, el tálamo, los ganglios basales y la corteza cingular. La disminución en los niveles de dopamina ha sido asociada con síntomas dolorosos que frecuentemente ocurren en la enfermedad de Parkinson. Las anomalías en la neurotransmisión dopaminérgica también ocurren en varias afecciones clínicas dolorosas, como el síndrome de boca ardiente, la fibromialgia y el síndrome de piernas inquietas.

Náusea

Las náuseas y los vómitos están determinados en gran medida por la actividad en el área postrema de la médula del tronco encefálico, en una región conocida como la zona desencadenante del quimiorreceptor. Esta área contiene una gran población de receptores de dopamina tipo D2. En consecuencia, los medicamentos que activan los receptores D2 tienen un alto potencial para causar náuseas. Este grupo incluye algunos medicamentos que se administran para la enfermedad de Parkinson, así como otros agonistas de la dopamina como la apomorfina. En algunos casos, los antagonistas de los receptores D2 como la metoclopramida son útiles como medicamentos contra las náuseas.

Dosis

Este medicamento cuenta con distintos usos, es por ello que las dosis dependiendo de lo que se vaya a tratar pueden variar.

Dosis usual para la cirugía cardiotorácica en adultos

Dosis inicial: 2 a 10 mcg/kg/min IV por infusión continua
Dosis de mantenimiento: 2 a 50 mcg/kg/min IV por infusión continua

Usar: Corrección de los desequilibrios hemodinámicos presentes en el shock debido a infección miocárdica, traumatismo, septicemia endotóxica, cirugía a corazón abierto, insuficiencia renal e insuficiencia cardíaca crónica / insuficiencia cardíaca congestiva refractaria.

Dosis usual para la insuficiencia cardiaca congestiva en adultos

Dosis inicial: 2 a 10 mcg/kg/min IV por infusión continua
Dosis de mantenimiento: 2 a 50 mcg/kg/min IV por infusión continua

Usar: Corrección de los desequilibrios hemodinámicos presentes en el shock debido a infección miocárdica, traumatismo, septicemia endotóxica, cirugía a corazón abierto, insuficiencia renal e insuficiencia cardíaca crónica / insuficiencia cardíaca congestiva refractaria.

Dosis usual para el infarto de miocardio

Dosis inicial: 2 a 10 mcg/kg/min IV por infusión continua
Dosis de mantenimiento: 2 a 50 mcg/kg/min IV por infusión continua

Usar: Corrección de los desequilibrios hemodinámicos presentes en el shock debido a infección miocárdica, traumatismo, septicemia endotóxica, cirugía a corazón abierto, insuficiencia renal e insuficiencia cardíaca crónica / insuficiencia cardíaca congestiva refractaria.dopamina

Dosis usual para la insuficiencia renal en adultos

Dosis inicial: 2 a 10 mcg/kg/min IV por infusión continua
Dosis de mantenimiento: 2 a 50 mcg/kg/min IV por infusión continua

Usar: Corrección de los desequilibrios hemodinámicos presentes en el shock debido a infección miocárdica, traumatismo, septicemia endotóxica, cirugía a corazón abierto, insuficiencia renal e insuficiencia cardíaca crónica / insuficiencia cardíaca congestiva refractaria.

Dosis usual para el shock en adultos

Dosis inicial: 2 a 10 mcg/kg/min IV por infusión continua
Dosis de mantenimiento: 2 a 50 mcg/kg/min IV por infusión continua

Usar: Corrección de los desequilibrios hemodinámicos presentes en el shock debido a infección miocárdica, traumatismo, septicemia endotóxica, cirugía a corazón abierto, insuficiencia renal e insuficiencia cardíaca crónica / insuficiencia cardíaca congestiva refractaria.

Dosis usual para septicemia en adultos

Dosis inicial: 2 a 10 mcg/kg/min IV por infusión continua
Dosis de mantenimiento: 2 a 50 mcg/kg/min IV por infusión continua

dopamina

Usar: Corrección de los desequilibrios hemodinámicos presentes en el shock debido a infección miocárdica, traumatismo, septicemia endotóxica, cirugía a corazón abierto, insuficiencia renal e insuficiencia cardíaca crónica / insuficiencia cardíaca congestiva refractaria.

Dosis pediátrica habitual para la cirugía cardiotorácica

Dosis inicial: 2 a 10 mcg/kg/min IV por infusión continua
Dosis de mantenimiento: 2 a 50 mcg/kg/min IV por infusión continua

Usar: Corrección de los desequilibrios hemodinámicos presentes en el shock debido a infección miocárdica, traumatismo, septicemia endotóxica, cirugía a corazón abierto, insuficiencia renal e insuficiencia cardíaca crónica / insuficiencia cardíaca congestiva refractaria.

Dosis pediátrica habitual para la insuficiencia cardíaca congestiva

Dosis inicial: 2 a 10 mcg/kg/min IV por infusión continua
Dosis de mantenimiento: 2 a 50 mcg/kg/min IV por infusión continua

Usar: Corrección de los desequilibrios hemodinámicos presentes en el shock debido a infección miocárdica, traumatismo, septicemia endotóxica, cirugía a corazón abierto, insuficiencia renal e insuficiencia cardíaca crónica / insuficiencia cardíaca congestiva refractaria.

Dosis pediátrica habitual para el infarto de miocardio

Dosis inicial: 2 a 10 mcg/kg/min IV por infusión continua
Dosis de mantenimiento: 2 a 50 mcg/kg/min IV por infusión continua

dopamina

Usar: Corrección de los desequilibrios hemodinámicos presentes en el shock debido a infección miocárdica, traumatismo, septicemia endotóxica, cirugía a corazón abierto, insuficiencia renal e insuficiencia cardíaca crónica / insuficiencia cardíaca congestiva refractaria.

Dosis pediátrica habitual para la insuficiencia renal

Dosis inicial: 2 a 10 mcg/kg/min IV por infusión continua
Dosis de mantenimiento: 2 a 50 mcg/kg/min IV por infusión continua

Usar: Corrección de los desequilibrios hemodinámicos presentes en el shock debido a infección miocárdica, traumatismo, septicemia endotóxica, cirugía a corazón abierto, insuficiencia renal e insuficiencia cardíaca crónica / insuficiencia cardíaca congestiva refractaria.

Dosis pediátrica habitual para el shock

Dosis inicial: 2 a 10 mcg/kg/min IV por infusión continua
Dosis de mantenimiento: 2 a 50 mcg/kg/min IV por infusión continua

Usar: Corrección de los desequilibrios hemodinámicos presentes en el shock debido a infección miocárdica, traumatismo, septicemia endotóxica, cirugía a corazón abierto, insuficiencia renal e insuficiencia cardíaca crónica / insuficiencia cardíaca congestiva refractaria.

Dosis pediátrica habitual para la septicemia

Dosis inicial: 2 a 10 mcg/kg/min IV por infusión continua
Dosis de mantenimiento: 2 a 50 mcg/kg/min IV por infusión continua

Usar: Corrección de los desequilibrios hemodinámicos presentes en el shock debido a infección miocárdica, traumatismo, septicemia endotóxica, cirugía a corazón abierto, insuficiencia renal e insuficiencia cardíaca crónica / insuficiencia cardíaca congestiva refractaria.

dopamina

Ajustes en la dosis

Se pueden realizar ajustes en la dosis recomendada debido a factores externos, esto puede ocurrir en cualquier momento del tratamiento.

Ajustes de dosis iniciales

Uso de inhibidores de la MAO en las últimas 2 a 3 semanas: A los pacientes se les debe dar una dosis inicial que sea 1/10 o menos de la dosis inicial.

Ajustes durante el tratamiento

Circulación de extremidades comprometida: Los proveedores de atención médica deben sopesar los beneficios de la continuación del tratamiento versus la interrupción. Si los proveedores continúan el tratamiento, se debe considerar una tasa más baja de infusión.

Hipotensión: La tasa de infusión debe aumentarse en los pacientes que reciben bajas tasas de infusión. Si la hipotensión persiste, se debe suspender el tratamiento y utilizar un agente vasoconstrictor más potente (p. ej., norepinefrina).
Aumento de los latidos ectópicos: Si es posible, se debe disminuir la dosis.

Cese del tratamiento

Algunos pacientes pueden requerir reducciones graduales de la dosis y expansión de la sangre por vía intravenosa durante la interrupción.

Sobredosis

En caso de sobredosis accidental, como lo demuestra la elevación excesiva de la presión arterial, reducir la tasa de administración o suspender temporalmente el HCl de dopamina hasta que el estado del paciente se estabilice. Dado que la duración de la acción de la dopamina es bastante corta, por lo general no se necesitan medidas correctivas adicionales. Si estas medidas no logran estabilizar la condición del paciente, se debe considerar el uso del agente bloqueador alfa-adrenérgico de acción corta, la fentolamina.

Precauciones

Como con todo medicamento, se deben mantener en vigilancia a los pacientes que estén ingiriendo dopamina como tratamiento para curar las dolencias relacionadas al medicamento; al ingerir cualquier sustancia el cuerpo se ve sometido a cambios, de los cuales algunos pueden llegar a afectar gravemente la salud de las personas, entre las precauciones que debe tener en cuenta cuando se esta ingiriendo la dopamina se encuentran:

dopamina

  1. Monitoreo: es necesario un monitoreo cuidadoso de los siguientes índices durante la infusión de HCl de dopamina, como con cualquier agente adrenérgico: presión arterial, flujo urinario y, cuando sea posible, gasto cardíaco y presión pulmonar en cuña.
  2. Hipovolemia: antes del tratamiento con HCl de dopamina, la hipovolemia debe corregirse completamente, si es posible, con sangre total o plasma, según se indique. El monitoreo de la presión venosa central o de la presión de llenado del ventrículo izquierdo puede ser útil para detectar y tratar la hipovolemia.
  3. Hipoxia, Hipercapnia, Acidosis: estas condiciones, que también pueden reducir la efectividad y/o aumentar la incidencia de efectos adversos de la dopamina, deben ser identificadas y corregidas antes de, o simultáneamente con, la administración de HCl de dopamina
  4. Disminución de la presión del pulso: si se observa un aumento desproporcionado de la presión arterial diastólica y una marcada disminución de la presión del pulso en pacientes que reciben HCl de dopamina, la tasa de infusión debe disminuir y el paciente debe ser observado cuidadosamente en busca de evidencia adicional de actividad vasoconstrictora predominante, a menos que se desee tal efecto.
  5. Arritmias ventriculares: si se observa un aumento en el número de latidos ectópicos, la dosis debe reducirse si es posible.
  6. Hipotensión: a tasas de infusión más bajas, si se produce hipotensión, la tasa de infusión debe aumentar rápidamente hasta que se obtenga la presión arterial adecuada. Si la hipotensión persiste, debe suspenderse la dopamina HCl y administrarse un agente vasoconstrictor más potente como la norepinefrina.
  7. Extravasación: el HCl de dopamina se debe infundir en una vena grande siempre que sea posible para prevenir la posibilidad de extravasación en el tejido adyacente al sitio de la infusión. La extravasación puede causar necrosis y descamación del tejido circundante. Las venas grandes de la fosa antecubital son preferibles a las venas del dorso de la mano o del tobillo. Los sitios de infusión menos adecuados deben usarse sólo si la condición del paciente requiere atención inmediata. El médico debe cambiar a sitios más adecuados tan pronto como sea posible. El sitio de infusión debe ser monitoreado continuamente para que fluya libremente.
  8. Enfermedad vascular oclusiva: los pacientes con antecedentes de enfermedad vascular oclusiva (por ejemplo, aterosclerosis, embolia arterial, enfermedad de Raynaud, lesión por resfriado, endarteritis diabética y enfermedad de Buerger) deben ser vigilados de cerca para detectar cualquier cambio en el color o la temperatura de la piel en las extremidades. Si se produce un cambio en el color o la temperatura de la piel y se cree que es el resultado de una circulación comprometida en las extremidades, los beneficios de la infusión continua de HCl de dopamina deben sopesarse contra el riesgo de una posible necrosis. Esta afección se puede revertir ya sea disminuyendo la dosis o descontinuando la infusión.
  9. Destete: al descontinuar la infusión, puede ser necesario disminuir gradualmente la dosis de HCl de dopamina mientras se expande el volumen sanguíneo con los líquidos intravenosos, ya que el cese repentino puede resultar en una hipotensión marcada.

dopamina

Importante

Antídoto para la Isquemia Periférica: Para evitar descamación y necrosis en áreas isquémicas, el área debe ser infiltrada lo antes posible con 10 a 15 mL de solución salina que contenga de 5 a 10 mg de mesilato de fentolamina, un agente bloqueante adrenérgico. Se debe usar una jeringa con una aguja hipodérmica fina y la solución se infiltró abundantemente en toda el área isquémica. El bloqueo simpático con fentolamina causa cambios hiperémicos locales inmediatos y conspicuos si el área se infiltra dentro de las 12 horas. Por lo tanto, la fentolamina debe administrarse lo antes posible después de notar la extravasación.

Interacciones entre medicamentos

Debido a que la dopamina es metabolizada por la monoaminooxidasa (MAO), la inhibición de esta enzima prolonga y potencia el efecto de la dopamina. Los pacientes que han sido tratados con inhibidores de la monoaminooxidasa (MAO) dentro de las dos o tres semanas anteriores a la administración de HCl de dopamina deben recibir dosis iniciales de HCl de dopamina no mayores de una décima (1/10) de la dosis habitual.

La administración simultánea de dopamina HCl y agentes diuréticos puede producir un efecto aditivo o potenciador sobre el flujo urinario. Los antidepresivos tricíclicos pueden potenciar la respuesta del presor a los agentes adrenérgicos.

Los efectos cardíacos de la dopamina son antagonizados por agentes bloqueantes beta adrenérgicos, como el propranolol y el metoprolol. La vasoconstricción periférica causada por altas dosis de HCl de dopamina es antagonizada por agentes bloqueantes alfa-adrenérgicos. La vasodilatación renal y mesentérica inducida por dopamina no está antagonizada por agentes bloqueantes adrenérgicos alfa o beta.

dopamina

El haloperidol suele tener grandes cualidades anti dopaminérgicas centrales. El haloperidol y los fármacos similares al haloperidol suprimen la vasodilatación renal y mesentérica dopaminérgica inducida a tasas bajas de infusión de dopamina.

Los anestésicos con ciclopropano o hidrocarburos halogenados tienden a incrementar la irritabilidad autónoma cardiaca y pueden llegar a hacer más sensibles el miocardio debido a algunas catecolaminas que se administran de manera intravenosa, un ejemplo de esto es la dopamina. Esta relación de las respuestas se asocia con las actividades del opresor, como con las propiedades de estimulación beta-adrenérgicas de estas catecolaminas y puede producir arritmias ventriculares e hipertensión.

Por lo tanto, se debe tener extrema precaución al administrar HCl de dopamina a pacientes que reciben anestésicos con ciclopropano o hidrocarburos halogenados. Se ha informado que los resultados de estudios en animales indican que las arritmias ventriculares inducidas por dopamina durante la anestesia pueden revertirse con propranolol.

El uso concomitante de vasopresores y algunos medicamentos oxitócicos puede resultar en hipertensión severa y persistente. Vea Trabajo de parto y parto más adelante. Se ha informado que la administración de fenitoína a pacientes que reciben dopamina HCl conduce a hipotensión y bradicardia. Se sugiere que en los pacientes que reciben dopamina HCl, se deben utilizar alternativas a la fenitoína si se necesita tratamiento anticonvulsivo.

Dopamina durante el embarazo

Los estudios en animales no han revelado evidencia de efectos teratogénicos debidos a la dopamina. Sin embargo, en un estudio, la administración de HCl de dopamina a ratas preñadas resultó en una menor tasa de supervivencia del recién nacido y un potencial de formación de cataratas en los sobrevivientes.

Los estudios que se han realizado sobre la dopamina y el embarazo no han sido bien realizados y observados, es por ello que no se conoce si la dopamina es capaz de cruzar la placenta. En vista de que los estudios de la reproducción en el mundo animla no son del todo respondientes con el organismo del ser humano, se recomienda hasta que se realicen los estudios que las mujeres embarazadas no tomen dopamina, a menos que el medico le indique lo contrario.

Trabajo de parto y parto

En obstetricia, si se usan vasopresores para corregir la hipotensión o se añaden a una solución anestésica local, algunos medicamentos oxitócicos pueden causar hipertensión persistente grave e incluso pueden causar la ruptura de un vaso sanguíneo cerebral durante el período posparto.

dopamina

Madres lactantes

No se sabe si esta droga se excreta en la leche humana. Debido a que muchos medicamentos se excretan en la leche humana, se debe tener precaución cuando se administra dopamina HCl a una mujer lactante.

Advertencias

La dopamina se compone de metabisulfito de sodio, que es uno de los sulfitos que podría causar reacciones alérgicas, incluyendo síntomas anafilácticos y secuelas de asma que podrían causar la muerte o de menos impacto en ciertas personas. La sensibilidad hacia los sulfitos en una población no se le conoce, pero se dice que debe ser un porcentaje bajo. Se observa que se ven más afectadas hacia los sulfitos las personas que padecen asma.

No agregue HCl dopamina a ninguna solución diluyente alcalina ya que el medicamento está inactivado en una solución alcalina. Los pacientes que han estado recibiendo inhibidores de la MAO antes de la administración de dopamina HCl requerirán una dosis sustancialmente reducida. Vea Interacciones con Medicamentos a continuación.

Nota importante: si bien se proporciona toda al información posible con respecto a una cantidad numerosa de medicamentos, su uso, la dosis correcta, efectos secundarios, y otros aspectos, es importante consultar a su médico antes de decidir ingerir algún tipo de medicamento  relacionado a cualquier problema que se presente en el cuerpo, en vista de que podría poner en riesgo su vida, los médicos son una fuente confiable que asegura de la mejor manera su salud. Se les recuerda que este artículo tiene fines informativos solamente, la automedicación no es correcta si compromete su salud.

Para una mejor comprensión del texto, se anexa el siguiente video relacionado al medicamento: 

Dejar Comentario