Fluidasa: Todo lo que debes saber de este medicamento

La Fluidasa es un medicamento que contiene mepifilina y es perteneciente al grupo de antihistamínicos; suele ser utilizado para pacientes con bronquitis agudas por ser un medicamento con propiedades mucolíticas, mediante las cuales disminuye su viscosidad y ayuda a fluidificar el moco, permitiendo con ello su adecuada expulsión. Conoce con nosotros toda la información necesaria sobre este fármaco, evitando en todo momento la automedicación.

Fluidasa

¿Qué es la Fluidasa?

La Fluidasa es un fármaco que contiene entre sus componentes químicos dos importantes elementos, como son: la Mepifilina o Mepirimina, que es un antihistamínico y el Acefilinato, que es un broncodilatador.

Con la acción de estos componentes la Fluidasa es ideal para el tratamiento de la broncoconstricción, sufrida por pacientes que tienen bronquitis aguda o crónica, donde son atacados por frecuentes síntomas espásticos, como es el caso de la incontrolable tos.

La Mepifilina como antihistamínico, es un tratamiento empleado para controlar las alergias mediante el bloqueo de la histamina, una hormona del organismo que actúa como un vasodilatador sanguíneo, que influye también en los capilares y ocasiona la contracción de la musculatura lisa del cuerpo; pues al liberarse en grandes cantidades, suele ser considerado como el síntoma evidente de que el paciente sufre de un proceso inflamatorio.

Por otra parte el Acefilinato es un broncodilatador, que como su nombre lo indica, dilata el tamaño de los bronquios mediante su relajación para facilitar el paso del aire, al igual que la adecuada expulsión de las flemas y moco cuando ya se encuentran fluidificadas, mediante el mecanismo de acción de estos dos componentes en conjunto dentro de la Fluidasa.

¿Para qué sirve la Fluidasa?

La Fluidasa está indicada como tratamiento para pacientes que padecen bronquitis aguda o crónica; la cual es una enfermedad donde se presenta una inflamación de las vías aéreas, identificadas como bronquios, presentes dentro de los pulmones; la cual generalmente es causada por la presencia de bacterias o virus en el organismo.

Lo importante es que se trata de una enfermedad que ocasiona en la persona una serie de síntomas molestos, entre los cuales está la dificultad para respirar, tos, fiebre, mucha mucosidad y malestar general en todo el cuerpo; por lo cual debe ser medicada con la finalidad de mejorar la condición del paciente, pues podría incluso durar varias semanas.

Los pacientes durante su diagnóstico generalmente muestran un silbido al respirar, el cual es consecuencia de la obstrucción de su vías respiratorias, lo que se busca mejorar tras el tratamiento mediante la Fluidasa.

Advertencias y precauciones del uso de la Fluidasa

Debido a que la Fluidasa contiene importantes componentes químicos, se debe tener sumo cuidado al consumirlo, especialmente considerando una serie de aspectos que pueden ser perjudiciales para su salud, como es el caso de ser alérgico a la mepifilina o al Acefilinato.

Durante la administración de este tipo de fármaco, se debe estar atento al riesgo de que el paciente pueda presentar una mayor obstrucción de sus vías respiratorias o de que realice broncoespasmos, debido a la acción del medicamento sobre la consistencia de las flemas; lo que suele ser más delicado en pacientes que sufren de asma o que padezcan insuficiencia respiratoria.

Es posible que pueda ocasionar alteraciones graves en la piel de pacientes que padecen el síndrome de Stevens-Johnson y síndrome de Lyell, enfermedades donde se presenta muerte y necrosis de algunas áreas de la dermis y epidermis, por lo cual es necesario reevaluar con frecuencia el tratamiento que sea seguido con la Fluidasa.

Tampoco es recomendado que sea empleado con pacientes que presenten úlceras gastrointestinales, pues podría ocasionar molestias gástricas, siendo necesario determinar si es viable este tipo de tratamiento para dichos pacientes.

Fluidasa

Contraindicaciones

En general debe ser evitado su uso con pacientes que sean hipersensibles a todos los compuestos relacionados con la cisteína. Mientras que por otro lado debe ser evitado en pacientes que presenten úlcera gastrointestinal o aquellos que sufren de trastornos asociados con insuficiencias respiratorias o asma, en virtud de que podrían ser propensos a padecer broncoespasmos.

Tampoco es recomendable que la Fluidasa sea empleada con niños menores de dos años, pues su efecto en ellos no ha sido determinado adecuadamente hasta el momento.

Embarazo y Lactancia 

Con respecto al uso de la Fluidasa durante el embarazo; solo se cuenta con estudios realizados en animales, mediante los cuales no se registra ningún riesgo, pero se sugiere que su uso sea determinado por el médico tratante en función del balance entre el beneficio para la madre y el perjuicio para su bebé.

No se ha determinado hasta la fecha, si los metabolitos de la Fluidasa son excretados mediante la leche materna; por lo cual no está recomendado su uso durante la lactancia materna.

Uso con otros Medicamentos 

La Fluidasa tiene como principio activo mepiramina acefilinato, además de otros componentes en cada ml de solución que incluyen: sacarina sódica, sorbitol, parahidroxibenzoato de metilo, parahidroxibenzoato de propilo, esencia de vainilla y agua purificada.

Cuando se emplea la Fluidasa de forma simultánea con otros medicamentos, es decir de manera conjunta, se puede aumentar o disminuir los efectos de cualquiera de estos fármacos, lo que terminaría siendo perjudicial para la salud del paciente y no resolvería el problema de su enfermedad respiratoria, por lo que se sugiere estar atento a las siguientes observaciones:

  • Evitar su uso con antitusivos, cuyo mecanismo de acción sea inhibidor de la secreción bronquial.
  • Puede tener efecto quelante, es decir, ayuda a expulsar metales tóxicos del cuerpo, reduciendo la disponibilidad de las sales de Ca, Fe, Au en el organismo; por lo cual se debe administrar con espacios de al menos dos horas entre dosis.
  • Con altas dosis de Fluidasa se disminuye la acción de la carbamazepina, tratamiento de pacientes que sufren de epilepsia, por lo que estarían propensos a sufrir cuadros convulsivos.
  • Cuando el medicamento se emplea conjuntamente con nitroglicerina, es posible que el paciente corra el riesgo de presentar un aumento de su hipotensión y la presencia de cefaleas; por lo cual es recomendable una constante monitorización de su tensión.
  • No debe ser administrado de manera simultánea con medicamentos como ampicilina sódica, cefalosporinas, amfotericina B, lactobionato de eritromicina o tetraciclinas, debido a su incompatibilidad; por lo que de ser necesaria su administración, debe realizarse con un tiempo prudencial de separación, superior a las dos horas.

Fluidasa

Efectos Secundarios

La Fluidasa, por su contenido de mepifilina y Acefilinato, puede ocasionar en el paciente una serie de efectos secundarios que a pesar de no ser frecuentes, es posible que se manifiesten en función de las condiciones particulares del organismo de cada persona.

De igual manera estos efectos pueden ser considerados como leves, aunque podría darse el caso de algunos bastante graves, por lo cual se recomienda que el paciente esté alerta ante los síntomas que pueda manifestar, mientras dura el tratamiento.

Entre las manifestaciones que suelen ser reportadas por los pacientes que emplean la Fluidasa, se encuentran los siguientes síntomas:

  • Posible somnolencia.
  • Visión borrosa.
  • Confusión, mareos, dolor estomacal.
  • Dificultades para orinar.
  • Boca seca.
  • Aumento de la frecuencia cardíaca.
  • Erupciones, urticaria o irritaciones en la piel.
  • Zumbidos en los oídos.
  • Alteraciones de los valores normales de la sangre.

En general se considera que si el paciente padece alguno de estos efectos secundarios, muchos de los cuales podrían ser graves, o cualquier otro síntoma fuera de lo común luego de consumir la Fluidasa, es necesario que se comunique de inmediato con su médico tratante, para que le evalúe y determine la posibilidad de reducir la dosis o cambiar este medicamento por otro similar, que se adapte mejor a su organismo.

¿Cómo se debe usar este medicamento?

La Fluidasa en un medicamento que se presenta a nivel comercial en forma de solución, que es ingerida por vía oral; siempre siguiendo exactamente las indicaciones dadas por su médico tratante.

Es oportuno mencionar que 1 medida de 5 ml contiene aproximadamente 25 mg de mepifilina, mientras que 1 medida de 15 ml contiene 75 mg de mepifilina. La dosis adecuada para cada paciente, debe ser establecida de manera particular, sin embargo la dosis normal suele ser de 8 mg por kg de peso al día, fraccionada la dosis total en 4 tomas.

Es importante que siempre se tenga presente que la dosis máxima es de 18 mg por kg de peso al día, fraccionada la dosis total en 4 tomas. Además no se debe administrar este tipo de medicamento en lactantes o niños menores de dos años.

Con base en lo anterior, la dosis recomendada como normal en función de la edad, se establece de la siguiente manera:

Niños

  • Menores desde dos a cinco años: una a dos medidas de 5 ml, administrados tres o cuatro veces al día.
  • Mayores de cinco años: dos a tres medidas de 5 ml, tomados de tres a cuatro veces al día.

Adultos

  • Se recomienda de una a dos medidas de 15 ml, cuatro veces al día.

Como recomendación final, se sugiere que el paciente antes de iniciar su tratamiento mediante la toma oral de la Fluidasa, lea detenidamente el prospecto adjunto en el empaque del medicamento; pues contiene información importante que debe conocer; recuerde que debe evitar siempre la automedicación.

Si el contenido de este artículo ha sido de utilidad, le recomendamos permanecer en este blog para que pueda conocer sobre otros fármacos, como los sugeridos a continuación:

(Visited 910 times, 1 visits today)