Avamys: Toda la información necesaria de este fármaco

Avamys es un fármaco a base de fluticasona Furoato, presentado en forma de spray nasal; recomendado a los pacientes que sufren cuadros clínicos identificados como enfermedades alérgicas; siendo algunas de ellas, como la rinitis nasal que ocasiona una inflamación de las fosas nasales. Conoce toda la información necesaria con nosotros, evitando en todo momento la automedicación.

Avamys

Introducción

Los seres humanos desarrollan su vida en un entorno que se encuentra formado por gran cantidad de elementos, que les llevan a ser propensos a la presencia de alergias; las que son identificadas como reacciones del sistema inmunitario de la persona, que le hace ser particularmente sensible a uno o varios elementos que suelen estar en el ambiente.

En este orden de ideas, las personas suelen manifestar alergia al polvo, los ácaros presentes en el aire, las esporas producidas por el moho, la caspa de los animales, la picadura de insectos como las abejas o mosquitos, al polen en determinadas épocas del año, algunos tipos de alimentos o simplemente a ciertos medicamentos.

De igual manera existen algunos que son alérgicos a muchas cosas, mientras que otros pueden ser propensos a solo una de ellas de manera específica; como por ejemplo las personas que son alérgicas a la penicilina, por citar un caso.

Lo cierto es que las alergias suelen ser una enfermedad molesta, ya que el organismo del paciente se mantiene tratando de combatir estos elementos, como parte de la defensa de su sistema inmunitario. Dando una serie de síntomas que son generalmente acompañados por goteo nasal, estornudos, sarpullido, picazón, hinchazón o edema, incluso con la presencia de asma.

Avamys

Cuando los pacientes sufren una reacción severa, esta suele ser identificada como anafilaxia, la cual presenta síntomas que se experimentan de manera rápida y pueden terminar por ser mortales. Podemos citar un ejemplo, con el caso de los pacientes que son alérgicos al maní y que al ingerirlo inician una reacción alérgica, que si no se detiene les puede conducir a la muerte.

Otro de los síntomas ocasionados a causa de las alergias, responden a una enfermedad identificada como rinitis, un trastorno que afecta de manera directa la mucosa nasal ocasionando la presencia de estornudos consecutivos, obstrucción y secreciones nasales, picor y en algunas ocasiones, dificultades para percibir los olores.

Es un molestia que generalmente se mantiene durante varios días y los pacientes necesitan enfrentar estos trastornos con algún medicamento que les permita alcanzar alivio a su manifestación; es de esta manera surge el producto que estamos dando a conocer en esta oportunidad con el nombre de Avamys.

Avamys

¿Qué es el Avamys?

El Avamys es un fármaco basado en Furoato de fluticasona, considerado como parte del grupo de los glucocorticoides, estos son hormonas de la familia de los corticoides que se encargan de regular el metabolismo de los carbohidratos, además cuentan con una actividad inmunosupresora, que controla muchas de las funciones dentro del organismo humano.

El componente Fluticasona es un potente corticosteroide de origen sintético, que generalmente es empleado como parte de los tratamientos de asma o de la rinitis alérgica.

El asma es una enfermedad que afecta al sistema respiratorio, la cual se caracteriza por presentar una inflamación a nivel de la vías aéreas, que es la parte superior del aparato respiratorio, donde además se encuentran las fosas nasales.

Este tipo de enfermedad es identificada clínicamente por sus manifestaciones en cuanto a las dificultades respiratorias, por la presencia de ruido al respirar identificado como sibilancias, opresión a nivel del pecho y tos.

Avamys

¿Para qué sirve?

El Avamys es un medicamento que suele ser indicado en el tratamiento de pacientes que sufren de este tipo de patologías, que hemos identificado como rinitis alérgica o asma.

En general se trata de una suspensión que se presenta en forma de spray, para realizar atomizaciones nasales y con ello mejorar los síntomas de estos trastornos, controlar el aumento de la secreción nasal, evitar el picor de la nariz, disminuir los estornudos, lagrimeo, enrojecimiento de los ojos y en general todos los molestos síntomas que generalmente acompañan el padecimiento de alergias.

Se trata de un medicamento que puede ser empleado tanto en adultos como en niños, siempre y cuando sean mayores de seis años. Es uno de esos medicamentos que una vez que se le receta al paciente, deberá tenerlo siempre a mano, pues generalmente los síntomas de las alergias tienden a acentuarse en determinadas épocas del año, como es el caso de la alergia al polen de las plantas o árboles.

Pero también debido a la presencia de animales en el hogar, a la acumulación de polvo, ácaros o moho; sea cualquiera de estos elementos su causa o de diferente índole, lo cierto es que cuando un paciente es alérgico, generalmente esta condición se mantiene la mayor parte de su vida, por lo que cuando le sea indicado el Avamys para el alivio de sus síntomas, es importante siempre tenerlo cerca.

Advertencias y precauciones de uso del Avamys

Antes de comenzar a utilizar el Avamys, a pesar de que le sea indicado por su médico tratante, es importante familiarizarse con el producto; conociendo de antemano todas las advertencias y precauciones que se deben tener durante su aplicación.

Como se ha indicado, se trata de un spray a base de Furoato de fluticasona, de modo que si la persona es hipersensible a este medicamento, no debe utilizarlo, ya que su condición física se agravaría considerablemente.

De igual manera se recomienda evitar el uso del Avamys en niños menores de seis años, ya que los estudios han demostrado que este tipo de medicamento utilizado por tiempo prolongado ocasiona retraso en el crecimiento de los niños; en caso de ser necesario para ellos, el médico tratante debe asegurarse de indicarle la dosis mínima posible.

Cuando un paciente ha sufrido o sufre de trastornos como es el caso del glaucoma, caracterizado por el aumento de la presión en el globo ocular, al igual que la enfermedad conocida como cataratas, donde se manifiesta la pérdida de la transparencia del cristalino en el ojo; se debe prevenir al médico tratante, pues el uso del Avamys en este tipo de pacientes puede ser delicado, al igual que si suelen tener visión borrosa o cualquier otra alteración de la vista.

Se debe tener mucho cuidado durante su uso con los posibles efectos sistemáticos corticosteroides por vía nasal, no obstante que estos suelen ser menores que los administrados mediante vía oral. Pero que de igual manera suelen ser variables de acuerdo con su preparación o en función de la condición física presentada por cada paciente; en línea general pueden ocasionar reacciones al medicamento que incluyen los siguientes síntomas:

  • Puede ocasionar la aparición del síndrome de Cushing, donde el paciente experimenta un trastorno hormonal debido a la exposición prolongada al cortisol; que por otro lado es una de las hormonas que generalmente es producida por las glándulas adrenales. Este tipo de patología es en ocasiones propiciada cuando se realiza el tratamiento de una enfermedad inflamatoria con medicamentos a base de hormonas sintéticas, como es el caso del Avamys.
  • Posible supresión a nivel suprarrenal; la cual se caracteriza por el hecho de que la corteza no produce la adecuada cantidad de hormonas esteroides. Generalmente esto se debe al hecho de seguir tratamientos con dosis de Avamys, superiores a las que le son indicadas por el médico tratante.
  • Propensión a la presencia de glaucoma o cataratas.
  • En raras ocasiones, alteraciones del comportamiento psicológico del paciente, con la presencia de trastornos como la hiperactividad a nivel psicomotor, ansiedad, depresión, agresividad o trastornos del sueño.
  • Efectos de retraso en el crecimiento tanto de niños como adolescentes.

Avamys

Contraindicaciones

No debe ser empleado el Avamys, para el tratamiento de pacientes que sean hipersensibles a su principio activo o a cualquiera de sus demás componentes; debido específicamente a que puede ocasionar una reacción alérgica en el mismo, que podría traerle graves consecuencias a su organismo.

El uso del Avamys, es contraindicado en pacientes que se encuentren siendo medicados mediante el fármaco Ritonavir; en vista de que se puede potenciar el efecto en el organismo de la persona, ocasionado por la acción sistemática del Furoato de fluticasona.

Este medicamento no debe ser empleado con niños menores de seis años, en vista de que se han observado consecuencias en su crecimiento. Especialmente cuando el pequeño es tratado con 110 microgramos de Furoato de fluticasona diarios durante un año.

La recomendación en este sentido, y bajo la prioridad de que el tratamiento sea necesario para el niño, es que este deberá ser realizado con una dosis mínima que sea eficaz, mediante la cual se puedan ir controlando los síntomas presentados por este tipo de paciente, con evaluaciones regulares de su crecimiento.

Avamys

Embarazo y lactancia 

El embarazo y la lactancia materna, son períodos dentro de la vida de la mujer que la hacen ser susceptible a la aplicación de ciertos medicamentos, los cuales por un lado pueden ser necesarios para su salud, pero por el otro ponen en riesgo la seguridad física de su feto gestante.

Con respecto a la utilización de un tratamiento a base de Avamys por parte de la mujer embarazada, no existen suficientes estudios sobre la incidencia del Furoato de fluticasona en estos casos.

Las pruebas realizadas mediante el empleo de animales, a los que se les han aplicado los glucocorticoides, demostraron la presencia de malformaciones físicas, entre las cuales se encontró el paladar hendido y el retraso de su desarrollo, al igual que su crecimiento Intra-uterino.

Las observaciones en este sentido, indican que es posible que esto no sea relevante en el caso de los seres humanos, en vista de que la administración del Avamys, mediante de dosis recomendadas por vía nasal, representaría una exposición sistémica mínima para el feto. No obstante, como medida preventiva se recomienda que el Avamys solamente sea empleado durante el embarazo, cuando el médico tratante considere que el beneficio para la madre, es superior al riesgo para su bebé.

Por otra parte, hasta el momento se desconoce si el Avamys administrado por vía nasal en la paciente, pueda ser excretado mediante la leche materna, por lo que en este sentido se sugiere que en la medida de lo posible se evite su utilización, a menos que el médico considere que el beneficio de la madre es superior a los daños que podrían ser ocasionados a su hijo.

Avamys

Uso con otros medicamentos

Muchos medicamentos cuando son empleados de manera concomitante, lo que significa de forma simultánea o al mismo tiempo, pueden ocasionar que alguno potencie el efecto del otro; o que cualquiera altere los resultados esperados con el tratamiento. El Avamys, por ser compuesto de Furoato de fluticasona, puede verse alterado cuando el paciente se encuentra utilizando o ha empleado recientemente alguno de los medicamentos que le indicaremos a continuación:

  • Esteroides, tanto en comprimidos como inyectados. Estos elementos son sustancias químicas, las cuales pueden ser tanto de origen vegetal como animal, pero forman parte de muchas hormonas al igual que de los ácidos biliares.
  • No debe ser empleado con otro tipo de atomizador nasal que contenga esteroides.
  • Algunos medicamentos empleados para combatir el asma, que como se ha mencionado es una enfermedad con varios síntomas alérgicos, pero si se toman medicamentos para combatirla es necesario que esto sea del conocimiento de su médico, para evitar reacciones entre ambos medicamentos.
  • El Ritonavir o Cobicistat, son medicamentos que suelen ser empleados como tratamiento del SIDA, que pueden interactuar con la aplicación de Avamys, alterando el efecto de cualquiera de ellos.
  • Ketoconazol, un medicamento que generalmente suele ser indicado para el tratamiento de infecciones ocasionadas por la presencia de hongos en la piel, es otro de los medicamentos que podría tener interacción con el Avamys.

Todo esto debe ser del conocimiento del médico tratante, a fin de que él pueda evaluar si es oportuno y estrictamente necesario recomendar el tratamiento con Avamys junto con alguno de estos medicamentos, o simplemente suspender el uso de cualquiera de ellos provisionalmente, hasta superar la crisis alérgica.

Efectos Secundarios

El Avamys es un medicamento a base de Furoato de fluticasona y según las observaciones realizadas en pacientes sometidos a tratamientos con dicho fármaco, han manifestado la presencia de algunas reacciones adversas en su organismo. Generalmente estas no suelen ser evidenciadas por todas las personas de la misma manera, ni tampoco con igual intensidad.

Hasta el momento se ha demostrado que los corticosteroides tienen una amplia acción sobre determinados tipos de células y son mediadores en los procesos involucrados con la inflamación; siendo por este motivo empleados para el tratamiento de los síntomas de trastornos asociados con la presencia de rinitis en los pacientes, especialmente en el caso donde esta enfermedad es vivida de manera perenne.

Luego de su administración mediante la aplicación intranasal, parte del medicamento es tragado y sufre una absorción de manera incompleta, pero con amplio metabolismo en el hígado e intestinos; manteniéndose en este sentido una exposición prácticamente insignificante por parte de estos órganos, no obstante de ser metabolizada por vía hepática y luego principalmente eliminada mediante las heces y en menos cantidad por la orina.

A pesar de todas estas consideraciones, es posible que los pacientes que mantienen un tratamiento con Avamys, puedan experimentar algunos síntomas considerados como efectos secundarios, producidos a causa del medicamento, entre los cuales se destaca:

  • Epistaxis, lo que se conoce como la presencia de hemorragias nasales; lo que lleva a la manifestación de ulceraciones o infecciones ocasionadas por bacterias como Cándida Albicans; al mismo tiempo que problemas de cicatrización de heridas o perforaciones ocasionadas en el tabique nasal.
  • Incidencia de alteraciones en la condición de los ojos, con posible aparición de cataratas o padecimiento de glaucoma, enfermedad asociada con la presión dentro del globo ocular.
  • Posible inmunosupresión, ante la cual el paciente ve disminuida su respuesta inmunológica al tratamiento mediante la utilización del Avamys; llegando a un determinado momento en que el medicamento es ineficiente para el control adecuado de la patología experimentada por la persona.
  • Este medicamento puede tener efecto sobre el eje hipotalámico-hipofisario, por lo cual ocasiona el retraso en el crecimiento de los niños.

En referencia a este último efecto secundario, que puede ser manifestado a causa del tratamiento con Avamys en niños o adolescentes, cabe explicar que el eje hipotalámico-hipofisario es uno de los sistemas presentes dentro del cuerpo humano, que se encarga de regular y mantener bajo adecuado equilibrio los niveles de las hormonas, especialmente las de tipo hipofisarias.

Estas hormonas deben su existencia a una glándula conocida como hipófisis, que se encuentra en la base del cerebro, y cuyo producto es conocido como las hormonas hipofisarias, que son las encargadas de estimular la corteza suprarrenal y en general las que promueven el crecimiento de los huesos y de los músculos.

Dosis y administración del Avamys

Las dosis y administración de este tipo de medicamento, deberán ser seguidas y reguladas en función de las indicaciones del médico tratante para cada paciente de manera particular, de acuerdo con su previa evaluación física.

No obstante, de manera general existen algunas recomendaciones en cuanto a su posología y administración, que se presentan como sugerencia con la finalidad de que el paciente tenga conocimiento de los límites seguros en cuanto a la aplicación del Avamys en su organismo; siendo en este sentido las dosis usualmente empleadas, las siguientes:

Adultos y Adolescentes

La dosis recomendada para un tratamiento inicial en el caso de los adultos y adolescentes con más de doce años, es la realización de dos atomizaciones con el spray de Avamys, una vez al día. Al respecto es necesario tener presente que dicha atomización, debe ser realizada en cada fosa nasal.

El estimado de cada una de estas pulverizaciones en cuanto a la cantidad de Furoato de fluticasona que se administra es de 27,5 microgramos, para una dosis diaria máxima de 110 microgramos.

Niños

En el caso de los niños se debe establecer dosis inicial recomendada en función con la edad del paciente, tal y como se indica a continuación:

Desde los seis a los 11 años, se realizará una atomización en cada fosa nasal una vez al día, lo que representa una dosis total de 55 microgramos de Avamys.

En caso de que el médico observe que una sola atomización diaria no es suficiente para lograr calmar los síntomas presentados por el paciente, podría indicar el uso de dos atomizaciones al día, pero una vez que se consiga controlar los síntomas, es importante reducir la dosis del medicamento a fin de evitar efectos secundarios sobre su crecimiento físico.

Con niños menores de seis años, como se ha indicado durante el desarrollo de este tema, no se ha establecido seguridad ni eficacia de su uso. Por lo que no se sugieren dosis, dejando en todo caso la recomendación en manos del médico tratante.

Con respecto a la forma mediante la cual debe ser administrado el Avamys, es importante recordar que es únicamente empleado por vía intranasal; para esto previamente se debe agitar el envase spray, luego se prepara el dispositivo presionando el botón dosificador, garantizando que se encuentre dispuesto para realizar una atomización, la cual se caracteriza por una fina niebla del producto.

Con ello se garantiza que se encuentre preparado para esparcir a través de su orificio de salida, la atomización del líquido contenido en el envase hasta la nariz del paciente; luego de lo cual se limpiará adecuadamente el dispositivo y será debidamente tapado. Recuerde que si pasa varios días sin emplear este tipo de spray, es recomendable que se asegure de su adecuada salida por el orificio de expulsión, antes de comenzar a utilizarlo nuevamente.

Es recomendable que antes de comenzar a utilizar el Avamys, las personas se tomen un tiempo para leer el prospecto adjunto al empaque del medicamento, especialmente para que tengan presentes todas las advertencias y contraindicaciones.

Por otro lado, generalmente se acompaña de instrucciones sobre el uso y manipulación del envase spray, lo que es importante para la correcta aplicación del medicamento en cada una de las fosas nasales de su nariz.

Recuerde que este tratamiento es indicado a una persona en particular, mediante receta médica; por lo cual no debe ser empleado por ninguna otra persona, a pesar de que esté manifestando los mismos síntomas ocasionados por la rinitis, evite la automedicación, ya que puede ser perjudicial para su organismo.

Si el contenido de este artículo le ha permitido conocer más acerca del fármaco Avamys, le recomendamos la lectura de los siguientes temas:

(Visited 1.400 times, 1 visits today)