Risperidona: Todo lo que no sabías de este medicamento

La Risperidona es un medicamento antipsicótico pensado para el tratamiento de la esquizofrenia regulando la actividad de las neuronas, gracias a que cuenta con un compuesto químico de segunda generación, creado dentro de los laboratorios Janssen i. Aprende esto y más en este artículo de carácter informativo, evitando en todo momento la automedicación.

Risperidona

¿Qué es la Risperidona?

La Risperidona es un tratamiento antipsicótico de segunda generación, por ser un tipo de medicamento que ofrece mejor calidad de vida a los pacientes, especialmente durante el tratamiento de la esquizofrenia.

Este trastorno patológico sufrido por algunas personas a nivel mental, ocasiona un grave deterioro de sus capacidades en aspectos como emociones, percepción o voluntad.

Son pacientes que debido a la presencia de estos trastornos psicológicos, pierden el contacto con la realidad, son presos de la psicosis, sufren alucinaciones, delirios y pueden además tener pensamientos que les alteran de manera anormal, y por ello son incapaces de seguir una vida social o laboral adecuada.

Risperidona

Desde el año 2003 el uso de la Risperidona ha sido aprobado por la FDA (Administración de Alimentos y Medicamentos, por sus siglas en inglés), con la finalidad de ser empleada en el tratamiento de pacientes que tengan trastornos maníacos asociados con bipolaridad, esquizofrenias o enfermedades mentales similares, para controlar esta conducta mediante el consumo de este fármaco.

Se trata de un medicamento que actúa como fuerte bloqueador de la dopamina, un neurotransmisor que se encuentra presente en algunas áreas del cerebro y la cual tiene entre sus funciones la capacidad motora de los seres humanos. El mecanismo de acción de la Risperidona actúa como su antagonista, deteniendo las respuestas dadas por la dopamina, especialmente a nivel nervioso; ya que de ella dependen muchas de las emociones manifestadas por las personas.

Es así como la Risperidona inhibe la funcionalidad de los receptores postsinápticos dopaminérgicos, impidiendo de esta forma que los pacientes sufran episodios de esquizofrenia o cualquier otra alteración a nivel mental.

¿Para qué sirve la Risperidona?

La Risperidona como antipsicótico modifica las sustancias naturales en el cerebro, como es el caso de la dopamina, por lo tanto es empleado para el tratamiento de pacientes que sufren una enfermedad mental donde son atacados por pensamientos perturbadores, como es el caso de la esquizofrenia; que se puede presentar tanto en adultos como adolescentes.

Por otro lado, es empleado en aquellos pacientes que sufren episodios de manía, por manifestar de manera evidente estados de euforia, donde se muestran anormalmente entusiastas o extremadamente irritables; incluso este tratamiento puede ser aplicado a personas que presenten depresión.

La depresión es una enfermedad que necesita un oportuno tratamiento pues tiene síntomas silenciosos y se agrava muy rápidamente. Es tan delicada que los pacientes pueden generar tendencias suicidas, por no saber manejar de manera adecuada su condición nerviosa.

Entre sus usos también se destaca servir como tratamiento para los pacientes que presentan trastornos de bipolaridad, en función de los cuales sufren cambios repentinos de humor, pasando de una inmensa felicidad a una profunda depresión en cuestión de minutos.

En general la Risperidona es un tratamiento que puede ser empleado a criterio facultativo en caso de problemas de conducta, donde los pacientes demuestren agresividad, intenciones clara de causarse autolesiones y cambios frecuentes de ánimo, como puede ser en el caso de los adolescentes o niños menores que sufren síndrome de autismo.

Este último corresponde a una afección que provoca comportamientos realizados de manera repetitiva, el paciente se encuentra aislado del mundo que le rodea y muestra problemas para mantener comunicación con las demás personas.

Contraindicaciones

La principal contraindicación en cuanto a la administración de Risperidona, está dirigida a aquellos pacientes que sean alérgicos o hipersensibles a cualquiera de los componentes químicos de este producto o alguno de sus excipientes.

Con base en lo anterior es apropiado indicar que cada miligramo de este medicamento contiene Risperidona más núcleo del comprimido: Lactosa monohidrato, Almidón de maíz, Celulosa microcristalina, Hipromelosa, Estearato de magnesio, Sílice coloidal anhidra, Lauril sulfato de sodio.

Determinándose en este caso que si una persona es alérgica a cualquiera de estos componentes, no debe seguir tratamiento a base de Risperidona, pues podría tener un ataque alérgico con síntomas que incluyen: inflamación de los labios, párpados, erupciones en el cuerpo, dificultades respiratorias, desvanecimiento, síncopes, vértigos, náuseas e incluso podría perder la vida.

Risperidona

Advertencias y Precauciones del uso de la Risperidona

La Risperidona es un tratamiento antipsicótico, que al igual que muchos otros afecta el funcionamiento del sistema nervioso central de los pacientes, por lo cual amerita que sea manejado con cautela en algunos casos como los que mencionamos a continuación:

  • En pacientes ancianos que presentan demencia, el uso de la Risperidona puede aumentar el riesgo de que sufran accidentes cerebrovasculares, que podrían ocasionarles la muerte. En cuyo caso solo deberá ser empleada a corto plazo para controlar la agresión del paciente, particularmente si sufre de Alzheimer. Siendo monitoreado por su médico en todo momento.
  • Es posible que ocasione trastornos en pacientes que sufren de Parkinson, generando efectos secundarios en consecuencia, pero que son considerados de menor intensidad que los experimentados con los antipsicóticos típicos.
  • Se debe manejar con sumo cuidado la administración de la Risperidona en pacientes que sufran de enfermedades cardíacas, debido a que este medicamento podría inducir la presencia de arritmias, hipotensión o descompensación del intervalo cardíaco, en cuanto al inicio de la onda Q o la finalización en la onda T, que es el gráfico generalmente observado en los electrocardiogramas.
  • Es importante controlar de cerca la administración de este medicamento en pacientes que sufren de hipotensión, debido a que están propensos a sufrir deshidratación o tener desmayos.
  • En el caso de las personas que padecen de epilepsia, se ha determinado que el uso de la Risperidona disminuye el umbral convulsivo, por lo cual los pacientes pueden ver agravada su enfermedad, mediante el tratamiento con este producto.
  • Con respecto al embarazo, la Risperidona ha sido clasificada por la FDA como un fármaco categoría C, lo que significa que el uso de este medicamento ha ocasionado algunos efectos mediados por la influencia de la prolactina en el sistema nervioso central. Por lo tanto se sugiere que sea empleada solamente cuando el beneficio para la madre sea superior al riesgo para su bebé.
  • En cuanto a ser empleado durante el período de lactancia, se ha determinado que la Risperidona es excretada mediante la leche materna, por lo cual pasa al organismo del bebé a través de esta sustancia. Por tanto no se recomienda su uso durante este período.
  • La Risperidona es un medicamento que no se recomienda en pacientes menores de 18 años, en virtud de que puede producir hiperprolactinemia en ellos, una patología que suele afectar su crecimiento y desarrollo puberal.

Efectos secundarios

La Risperidona es un tratamiento antipsicótico que contiene una serie de componentes químicos cuya finalidad es controlar el funcionamiento de la dopamina dentro del cuerpo del paciente para el cual está siendo recetada.

Una vez que la persona comienza a ingerir regularmente este medicamento, podría no sentir ningún malestar adicional, sin embargo se ha dado el caso de personas que tras el consumo de la Risperidona, han comenzado a sufrir una serie de efectos secundarios que pueden ser leves o graves, ante los cuales es necesario que la persona se comunique con su médico tratante, a fin de que le suspenda el tratamiento o le cambie la dosis.

Entre algunos de los síntomas leves que son experimentados, muchos de los cuales pueden desaparecer por sí solos o tornarse recurrentes, se encuentran los siguientes, que son considerados como los más comunes en la mayoría de los casos:

  • Náuseas, vómitos, diarrea o estreñimiento.
  • Acidez estomacal, boca seca, o por el contrario aumento de la salivación.
  • Pérdida de peso, aumento de apetito.
  • Acidez estomacal.
  • Ansiedad, agitación, intranquilidad, sueños recurrentes.
  • Insomnio, dificultades para conciliar el sueño.
  • Agrandamiento o presencia de secreción en los senos.
  • Falta de apetito sexual.
  • Problemas de visión.
  • Dificultades para orinar.
  • Retraso o falta del período menstrual.
  • Mareos, inestabilidad, falta de equilibrio.
  • Cambios de la coloración en la piel, resequedad.

Entre los efectos secundarios que son considerados de cuidado debido a su gravedad, se encuentran los siguientes:

  • Posible fiebre, sudoración, sensación de desmayo o convulsiones.
  • Rigidez muscular, facilidad para perder el equilibrio, sensación de desmayo.
  • Presencia de arritmias cardíacas, con manifestación de latidos rápidos e irregulares en el corazón.
  • Gestos o movimientos raros e incontrolables, en alguna de sus extremidades o en la cara.
  • Caminar o levantarse con lentitud, desplazándose arrastrando los pies.
  • Posible sarpullido, erupciones o urticarias en el cuerpo, que son acompañadas por mucha comezón.
  • Dificultades respiratorias, al igual que para tragar.
  • Erección dolorosa del pene que se mantiene por horas.
  • Desarrollo incontrolado de pechos en los adolescentes o el aumento de su peso.

Ante cualquiera de estos efectos que sean experimentados por el paciente, es necesario que consulte de inmediato con su médico tratante, a fin de que le realice un evaluación y en caso de ser necesario, le cambie este tipo de medicación por otro tratamiento que sea más seguro.

De igual manera se recomienda a los padres cuyos hijos estén sometidos al tratamiento mediante la Risperidona, que estén siempre atentos a los posibles efectos secundarios que el medicamento les ocasione, con la finalidad de llevarlos oportunamente a un chequeo con su pediatra.

Es recomendable que cualquier paciente al que le haya sido recetada la Risperidona, la cual se adquiere mediante récipe médico, sea cuidadoso con su uso y lea detenidamente toda la información incluida dentro del empaque del producto; para que pueda familiarizarse con el medicamento que empezará a consumir, evitando que sea empleado por personas a las cuales no le haya sido recetado; evite la automedicación.

Si el contenido de este artículo ha sido de utilidad, le sugerimos continuar con la lectura de los siguientes temas:

(Visited 141 times, 1 visits today)