≡ Menu

Fluocinolona: Para qué sirve, nombre comercial, embarazo y más

La fluocinolona de uso tópico es un corticosteroide, que se emplea para tratar las molestias ( comezón,enrojecimiento, resequedad, etc) causadas por ciertas enfermedades de la piel como la psoriasis  y el eccema. Este fármaco activa las sustancias presentes de forma natural en la piel y permite reducir o desaparecer todos los síntomas molestos.

fluocinolona

fluocinolona

Grupo terapéutico

Corticosteroides, preparaciones dermatológicas

Marca comercial

DERMOLIN

Indicaciones de la fluocinolona

Está indicado en el tratamiento de todas las patologías inflamatorias locales sensibles al tratamiento con corticosteroides.

  • Dermatitis
  • Eczema
  • Salpullido
  • Psoriasis
  • Alopecia areata
  • Dermatitis de contacto
  • Picaduras de insectos
  • Quemaduras
  • Úlceras traumáticas y erupciones

Mecanismo de acción de la fluocinolona

El acetónido de fluocinolona, ​​es un esteroide derivado de hidrocortisona y fluorado. Su acción es muy similar a la de otros corticosteroides:  anti-inflamatoria, vasoconstrictora y antialérgica, gracias a que puede permear fácilmente las membranas celulares mediante la inducción de la expresión de la lipocortina, una proteína capaz de inhibir la enzima Fosfolipasa A2, y el bloqueo de eventos inflamatorios. Todo esto permite mantener el control óptimo de los síntomas y signos presentados y por ende la mejora progresiva de la condición clínica del paciente.

Esta acción se ve facilitada y favorecida  por la efectividad farmacocinéticas del acetónido de fluocinolona, este se aplica tópicamente, limitando la absorción sistémica del principio activo y reduciendo considerablemente todos los efectos secundarios. (Ver Articulo: Povidona yodada)

Método de uso y dosificación

La pomada de acetónido de fluocinolona, debe ser aplicada en una cantidad generosa y adecuada directamente en la región afectada por el proceso inflamatorio, dos o tres veces al día; esto garantiza una mejoría rápida de la sintomatología presentada. Existen algunos casos en que el tratamiento podría requerir para mejores efectos el uso del vendaje oclusivo, tratamiento que requiere un cuidado mucho más meticuloso, pues se debe reemplazar el vendaje cada 12 horas, hasta la cicatrización. Recuerde que todo el tratamiento y sus especificaciones las emite un médico especialista, usted no debe automedicarse.

Advertencias de fluocinolona

El tratamiento con este fármaco debe ser por indicaciones médicas e ir precedido de exámenes y análisis  cuidadosos, lo que permite aclarar y establecer el origen de las lesiones que aquejan al paciente y cualquier adecuación prescriptiva.

El paciente también debe en la medida de lo posible:

  • No aplicar el medicamento en los ojos y las membranas mucosas
  • Evite usar el medicamento durante períodos de tiempo muy largos
  • No colocar la droga en regiones de la piel muy extensas
  • Asear sus manos después de cada aplicación del fármaco
  • Comunique a su médico la aparición de efectos secundarios, si es el caso y sin mayor demora

Uso durante el embarazo y lactancia

El uso de fluocinolona durante la etapa de gestación y  el período de lactancia está contraindicado. Si se emplea debe ser bajo estricta supervisión médica especializada y teniendo en cuenta que el beneficio es superior a los riesgos que implica su uso.

Interacciones

Por el momento no existen interacciones farmacológicas relevantes.

Contraindicaciones

El uso de fluocinolona está contraindicado en personas alérgicas o  hipersensibles a la sustancia activa o a uno de sus excipientes.

Efectos secundarios

El uso de este medicamento puede causar efectos secundarios o adversos locales, es decir en el lugar de aplicación, como: edema, ardor, irritación, pérdida de cabello, hipertricosis, atrofia de la piel, piel seca y dermatitis. Otro tipo de efectos secundarios sistémicos son más raros.

Fluocinolona + Neomicina

Es un fármaco que combina acetónido de fluocinolona y sulfato de neomicina.

Grupo terapeutico

Oftalmología – Antimicrobiano

Marca comercial

DORICUM

Presentación

Gotas para los ojos de 0,5 gr de sulfato de neomicina y 0,04 gr de acetónido de fluocinolona.

Indicaciones

Esta combinación está diseñada para tratar afecciones oculares, tales como:

  • Conjuntivitis (inflamación de la conjuntiva)
  • Queratoconjuntivitis (inflamación de la córnea y la conjuntiva)
  • Blefaritis (afección que incluye inflamación o infección del borde de los párpados)
  • Escleritis (inflamación de la parte blanca del ojo,suele ser dolorosa)
  • Reacciones postoperatorias.

Mecanismo de acción

Este medicamento combina las propiedades de dos sustancias útiles y efectivas para el tratamiento de diversas afecciones oculares.

-La neomicina es un potente antibiótico con una actividad bactericida de amplio espectro. Lleva a cabo su función inhibiendo la actividad bacteriana y el proceso relativo a su síntesis.

-La fluocinolona es un esteroide proveniente de la hidrocortisona, posee propiedades antiinflamatorias eficaces.

Las actividades biológicas mencionadas, se optimizan al combinarse y gracias a sus propiedades farmacocinéticas y su forma de administración reducen significativamente la absorción sistémica y los posibles efectos secundarios.

Método de uso y dosificación

El tratamiento en general, es decir la definición de la dosis y la forma de  dosificación debe ser ordenada por el médico competente, quien tendrá en cuenta la situación clínica del paciente y los análisis realizados.  Sin embargo por lo general se aconseja instilar una o dos gotas de dos a cuatro veces al día, en el saco conjuntival.

Advertencias de la fluocinolona + neomicina

Evitar tratamientos prolongados por mucho tiempo, ya que la presencia de corticosteroides  genera  mayor posibilidad y riesgo de desarrollar reacciones adversas locales, tales como hipertensión ocular, glaucoma o reacciones de hipersensibilidad.

Se recomienda tener mucha precaución en pacientes con úlceras corneales y afecciones de la córnea y la retina.

Realizar las terapias con este fármaco bajo la estricta supervisión de su médico tratante.

Es importante almacenar el medicamento fuera de la vista y alcance de los niños y mascotas.

Uso en el embarazo y lactancia

Debido a la presencia de un corticosteroide como la fluocinolona entre los componentes, no se debe utilizar esta combinación durante la etapa de gestación y el periodo de lactancia.

Interacciones

La neomicina puede reaccionar con otras sustancias activas como:

Gentamicina

Estreptomicina

Paromomicina

Kanamicina

Contraindicaciones de fluocinolona y la neomicina

El uso de este fármaco está contraindicado en pacientes alérgicos o hipersensibles a las sustancias activas o a los excipientes.

Pacientes que presenten en los ojos: infecciones virales, fúngicas o purulentas.

Efectos secundarios

Si el tratamiento se prolonga por un tiempo muy largo, puede generar la aparición de eventos de hipersensibilidad en el lugar de la aplicación.

Fluocinolona + Lidocaína + Neomicina

Se usa por la eficacia de sus componentes en los procedimientos urológicos endoscópicos e instrumentales, reduciendo de forma  efectiva  el dolor causado por el examen, la inflamación de la mucosa afectada y las secuelas infecciosas.

Mecanismo de acción Neomicina +  Fluocinolona + Lidocaína

El uso clínico frecuente se debe a las diferentes acciones y actividades terapéuticas realizadas por cada uno de sus principios activos,  haciendo de este medicamento un eficaz anestésico local con propiedades antiinflamatorias y antibióticas.

Cada ingrediente tiene diferentes propiedades:

-Neomicina : posee una fuerte actividad antibiótica, eficaz contra las bacterias Gram positivas y Gram negativas. Este ingrediente activo se une e inhibe la subunidad ribosómica 30S que conduce a la formación de proteínas que comprometen las actividades metabólicas normales del microorganismo, sobre todo la integridad de la membrana.

-Lidocaína : es un anestésico local empleado tópicamente, para contrarrestar la despolarización de neuronas involucradas en la transmisión nociceptiva. Posee un importante efecto analgésico, que tiene utilidad en procedimientos quirúrgicos pequeños.

-Acetónido de fluocinolona: es un corticosteroide, derivado de la hidrocortisona, se emplea en el campo dermatológico, capaz de bloquear e inhibir la síntesis de mediadores de la inflamación, reduciendo así la hinchazón y daño a nivel de la mucosa que se encuentra afectada.

Tras la aplicación tópica de este fármaco  se presenta una mayor concentración de los ingredientes activos en el lugar o punto, por lo tanto la acción terapéutica local es bastante efectiva.  Sin embargo, hay que recordar que la lidocaína se absorbe sistémicamente, se metaboliza a nivel hepático y se excreta como metabolitos inactivos.

La psoriasis

La psoriasis es una afección de la piel que causa inflamación, es crónica y no se contagia, afecta a  millones de personas en el mundo, calculándose que entre un 0,6% y el 5% de la población del globo puede estar afectada.

Esta dolencia se presenta a cualquier edad, aunque su primera aparición es normalmente entre los veinte y treinta años o entre los cincuenta y sesenta años, siendo muy raro los casos en pacientes pediátricos. Si se presenta ante de los 15 años, es posible que sea una forma de la enfermedad bastante grave. La psoriasis se presenta con la misma frecuencia en los dos sexos y por lo general tiene brotes y se acentúa en los meses de invierno, retrocediendo en la estación de verano.

Síntomas

La psoriasis se caracteriza por tener un aspecto en forma de parches y placas rojas, con escamas blanquecinas, que se localizan generalmente en las rodillas, la región sacra, los codos, las manos, los pies y el cuero cabelludo. Entre los síntomas más comunes encontramos:

  • Descamación;
  • Picazón
  • Eritema (enrojecimiento)
  • Sentido de tensión
  • Sangrado
  • Acidez

Tipos de psoriasis

La psoriasis tiene sus variaciones, se presenta en varias y diversas formas, por lo que no se puede definir como una sola patología. Los parches que las caracterizan es diferente y varían en tamaño desde unos pocos mm hasta varios cm, en la forma, la ubicación, la evolución y el  color.

La medicina establece cinco variantes clínicas de la psoriasis:

  1. Psoriasis en placas: más del 80% de los casos
  2. Psoriasis guttata: alrededor del 10% de los casos
  3. Psoriasis inversa: puede ocurrir conjuntamente con psoriasis en placa o en forma aislada
  4. Psoriasis eritrodérmica: menos del 3% de los casos
  5. Psoriasis pustular: menos del 3% de los casos

Las variantes no suelen estar bien definidas y pueden estar presentes varias de las formas clínicas de la enfermedad en el mismo individuo.

Psoriasis vulgar

Esta es la forma más común de la psoriasis, conocida también como psoriasis en placas o psoriasis en parches. Ocurre o se produce en la edad adulta, afectando el cuero cabelludo, los codos, las rodillas y la espalda baja. Normalmente se presenta o caracteriza por la aparición de parches rojos un poco inflamados o elevados, bien definidos y coronados por abundantes escamas blancas, gruesas y secas. Causan mucha comezón, generando la necesidad de rascarse, posibilidad que se debe evitar ya que levanta las escamas y causa hemorragia puntiforme por la ruptura de los capilares.

Los parches aumentan en tamaño, haciéndose más grandes y fusionándose con otros, lo que afecta así a grandes áreas del tronco y las extremidades. Esta enfermedad es crónica por lo que está sujeto a atenuación, regresión y reaparición de los síntomas cada cierto tiempo.

Psoriasis Guttata

Se caracteriza por pequeños parches que tienen semejanza en su forma  a las  gotas, es por eso que recibe este nombre, gutta deriva del latín y significa precisamente eso,  gota. Esta es la forma más común en la infancia y la adolescencia; es precedida por faringoamigdalitis estreptocócica. Las lesiones y los demás síntomas aparecen de repente y desaparecer en unas pocas semanas.

Psoriasis inversa

Conocida como la psoriasis de los pliegues,  psoriasis invertida o psoriasis fertural. Se presenta y desarrolla en los pliegues de la piel, zonas como la ingle, el pliegue interglúteo, los pliegues submamarios y el área genital en general son las partes más afectadas por la enfermedad. Es común en los sujetos obesos, diabéticos y en los ancianos.

Resultado de imagen para piel enrojecida

Psoriasis eritrodermica

En esta forma de la psoriasis  una gran y  buena parte del cuerpo está enrojecida e inflamada, esto quiere decir que más del 80% de la piel o casi toda padece de eritema generalizado. Esta condición unida a la exfoliación de la piel  puede causar picazón, dolor e hinchazón.

La psoriasis eritrodérmica puede presentarse al interrumpir de manera brusca  sustancias como la  cortisona o  las  terapias inmunosupresoras y además precipitarse gracias a una infección o medicamento. Esta forma de psoriasis causa incapacidad al paciente y en muchos casos requiere hospitalización; ya que conduce a una deshidratación grave y a la aparición de infecciones.

Psoriasis Pustulosa

La psoriasis pustulosa es una  forma muy grave de psoriasis, que tiene pústulas de color  amarillento y que además poseen un contenido purulento, es decir lleno de pus.

Se presenta con síntomas y molestias como fiebre, malestar general, parestesias y sensaciones de ardor. Además deshidratación y sepsis bacteriana; suele desencadenarse por la interrupción de un tratamiento sistémico con corticosteroides. Existe una forma de psoriasis pustulosa que se  localiza frecuentemente en las palmas de las manos y las plantas de los pies.

Psoriasis del cuero cabelludo

La psoriasis del cuero cabelludo, suele ser confundida con la caspa o la dermatitis seborreica, se presenta o caracteriza por la aparición de parches en esta área,  sin extenderse a otras partes del cuerpo. Las placas se hacen más gruesas y se pelan con el tiempo. Es muy frecuente que afecte la frente, la parte posterior del cuello y las orejas.

La psoriasis del cuero cabelludo no está asociada con la caída o pérdida del cabello, pero puede causar un picor intenso y molesto, sobre todo en las personas con afecciones nerviosas.

Artritis psoriásica

La psoriasis artropática, se presenta entre el 20 y 30% de los pacientes, esta forma de la enfermedad es bastante grave y es muy similar en algunos síntomas y molestias a la artritis, afectando las articulaciones distales y el esqueleto axial. Algunos de sus síntomas comunes son: dificultad de masticación,  hinchazón de las manos o los conocidos dedos de salchicha y  dolor en las manos y los pies. En el 70% de los casos también presentan psoriasis ungueal.

Otras formas de Psoriasis

También hay otras formas que afectan diferentes áreas del cuerpo como:

  • La psoriasis palmar: las lesiones aparecen en las palmas de las manos y las plantas de los pies
  • La psoriasis ungueal: afecta las uñas en más de un tercio de los pacientes
  • La psoriasis ocular: afecta la conjuntiva y la córnea

Causas y factores de riesgo

La psoriasis es una patología que se origina por numerosos factores predisponentes, razón por la cual no se puede establecer una sola causa de origen. Sin embargo se puede afirmar con propiedad que en la mayoría de los casos, el componente genético y el estrés tienen una influencia muy importante. (Ver articulo: Peróxido de hidrógeno)

Predisposición genética

La psoriasis es una afección con una predisposición poligénica o relacionada con información presente en diversos genes. Esto indica que los descendientes de un padre enfermo de  psoriasis tienen más probabilidad de desarrollar la enfermedad, pero esto no quiere decir que obligatoriamente la desarrolle.  La influencia del componente genético predisponente se demuestra porque  el 30% de las personas que padecen de psoriasis tienen familiares que se ven igualmente afectados y  en las formas de psoriasis con inicio temprano, sobre todo antes de los 15-20 años.

Aunque es importante destacar que la predisposición familiar o genética no desencadenan la psoriasis, para que la dolencia  se desarrolle y manifieste, deben intervenir otros factores, como un intenso estrés psicofísico. Entre estos factores desencadenantes están:

  • Traumas
  • Heridas accidentales y quirúrgicas
  • Infecciones como faringitis, amigdalitis estreptocócica, SIDA, etc.
  • Estrés físico y psicológico
  • Las quemaduras solares, los rayos ultravioletas son un tratamiento efectivo para la psoriasis, pero no debe excederse en la exposición al sol o lámparas UV.
  • El hábito de fumar
  • Abuso de alcohol
  • Diálisis
  • Medicamentos antihipertensivos
  • Antiinflamatorios no esteroideos
  • Antipalúdicos, litio, interferón, etc.
  • Suspensión brusca de corticosteroides

Complicaciones y enfermedades asociadas

La psoriasis no es una simple afección de la piel, ya que por lo general afecta negativamente la salud emocional del paciente, produciendo una ansiedad excesiva hasta el punto de desencadenar depresión, sobre todo por la apariencia física.

La tasa de mortalidad de los pacientes afectados no aumenta a consecuencias de estas enfermedades asociadas con la psoriasis, pero si afectan peligrosamente la calidad de vida de los pacientes afectados. Esta patología causa un desorden inmunológico, con una tendencia a padecer una inflamación crónica por lo que frecuentemente la psoriasis se asocia a enfermedades o trastornos inflamatorios y  autoinmunes.

Entre las asociaciones más frecuentes están:

  • Ansiedad y depresión
  • Enfermedad celíaca
  • Enfermedad inflamatoria intestinal
  • Obesidad
  • Diabetes
  • Hipertensión
  • Hígado graso  que puede evolucionar a esteatohepatitis y cirrosis
  • La hiperhomocisteinemia
  • Colesterol alto y dislipidemia
  • Enfermedad de Crohn

Tratamiento para la psoriasis

La variedad de formas clínicas amerita diferentes intervenciones y cuidados terapéuticos, dependiendo del tipo de psoriasis y la gravedad de la misma. Por esta razón no pueden establecer una cura sin el análisis y las pruebas detalladas, también porque lo que podría ser útil en un caso podría resultar ineficaz en otro. Solo los análisis y exámenes de diagnóstico correcto y completo pueden establecer la cura y el remedio más efectivo para la psoriasis.

Sin embargo cualquiera que sea el resultado de los análisis, estudios y exámenes, los especialistas  tienen terapias  que pueden mejorar la enfermedad en la gran mayoría de los casos, gracias a los avances en el área, pero desafortunadamente, solo se puede atenuar y mejorar, porque no existe alternativa  terapéutica que cure completamente la enfermedad.

Debido a que es una condición crónica, la psoriasis requiere atención constante y regular, como es el caso de otras enfermedades como la diabetes y la hipertensión. Se recomienda que aunque ocurra una aparente recuperación, mantenga sus revisiones especializadas periódicas,  para evitar las complicaciones o para garantizar que el tratamiento realizado no presente efectos secundarios. (Ver Articulo: Budesonida)

Medicamentos para el tratamiento de la psoriasis

La constante evolución en la farmacología, ha aportado medicamentos específicos para tratar las formas leves de la psoriasis, reduciendo los efectos secundarios al máximo. En muchos casos las cremas basadas en cortisona se reemplazan por preparaciones más innovadoras, análogos de vitamina D, libres de efectos secundarios a largo plazo. En general, los tratamientos para la psoriasis se dividen en cuatro áreas principales:

  • Terapias tópicas
  • Tratamientos sistémicos orales tradicionales
  • Terapias biológicas
  • Fototerapias: terapias con rayos ultravioleta.

Tratamientos tópicos

En los casos en que la enfermedad no se presenta con lesione muy graves, se emplean medicamentos tópicos, aplicados localmente como:

  • Cremas
  • Ungüentos
  • Espumas
  • Lociones
  • Aerosoles
  • Geles

Estos fármacos no funcionan para todos los casos y la elección del producto más adecuado es responsabilidad del dermatólogo, que decidirá y actuará en correspondencia con el perfil del paciente en tratamiento. Es posible aumentar la efectividad de estos productos, utilizando la técnica oclusiva, sobre todo y especialmente en áreas donde la piel es más gruesa. Se propicia y fomenta la apertura de los poros mediante la aplicación de una envoltura de celofán en la piel, lo que mejora la absorción y penetración de la droga en la piel.

Como ya se especificó este tratamiento está indicado para las formas de psoriasis leve y son empleados principalmente  con estos ingredientes activos:

Queratolíticos: entre los que encontramos el ácido salicílico y ácido glicólico, son utilizados cuando existen escamas muy gruesas, para eliminarlas y facilitar o favorecer así la penetración de las otras drogas aplicadas tópicamente.

Humectantes y emolientes: como la glicerina, escualeno, sorbitol, propilenglicol, aceite de almendras, etc., que permiten mantener la piel suave e hidratada, disminuyendo las molesta descamación y la desesperante picazón; también constituyen una protección o  barrera contra irritantes, alérgenos y bacterias.

Antiinflamatorios como la cortisona, que permiten controlar las reacciones inflamatorias en las áreas afectadas, sin embargo  debe ser utilizado con moderación, respetando las indicaciones del médico y así  evitar efectos secundarios graves y molestos.

La vitamina D y  análogos: como calcipotriol, calcitriol y tacalcitol que actúan como anti-inflamatorios, para reducir la multiplicación y desarrollo de las células de la superficie de la piel. Los análogos de la vitamina D se diseñan y desarrollan para reducir la absorción de calcio y limitar el riesgo de hipercalcemia. Los fármacos analgésicos con vitamina D son actualmente los medicamentos de referencia para el tratamiento tópico de la psoriasis

Alquitrán mineral y vegetal: estos champús de alquitrán vegetal, indicados en la psoriasis del cuero cabelludo, han generado buenos resultados, pero tienen como desventaja engrasar y manchar la ropa, además de tener un aroma muy poco agradable.

Resultado de imagen para champús de alquitrán vegetal

Sistemas tradicionales

Estos fármacos se dosifican por vía oral, como tabletas o administrados por inyecciones. Por lo tanto, su acción es interna, es decir desde adentro, extendiéndose por todo el cuerpo. Este tipo de sistema se emplea para combatir la inflamación y la deficiencia del sistema inmunitario que caracteriza la enfermedad.

Estos medicamentos se indican solo cuando son casos que le ameritan, es decir se reservan para las formas graves de psoriasis, pues en estos caso  los tratamientos tópicos no son suficientes para aliviar. Estos incluyen:

Ciclosporina

Metotrexato ( psoriasis moderada a grave, asociada con artritis psoriásica)

Acitretina (actualmente poco usado, sobre todo por el alto riesgo teratogénico que genera).

Los principales efectos secundarios o adversos incluyen:

Náuseas

Trastornos gastrointestinales

Daño hepático

Daño renal.

La psoriasis y la alimentación

Son muchos y muy diversos los factores pueden influir y acentuar la incomodidad de los síntomas y molestias que causa la psoriasis. Entre estos, también se incluyen algunos factores que están relacionados con la dieta, tales como:

  • La obesidad
  • Consumo excesivo de alcohol
  • Escasez de ácidos grasos omega 3 y antioxidantes
  • Consumo de gluten, pero cuando se sufre de enfermedad celíaca (el  gluten es una proteína exclusiva de algunos cereales como el trigo, la espelta, el centeno, la cebada, la avena y el sorgo

Algunos consejos para la dieta:

Coma pescado al menos dos veces a la semana, preferiblemente de agua fría y salvaje, como: el atún, caballa, arenque y trucha, ya que contienen ácidos grasos  omega 3 (EPA y DHA).

Consuma productos lácteos bajos en grasa y colesterol

Evite o reduzca en lo posible los alimentos que contienen aceites vegetales

Consumiendo alimentos ricos en carbohidratos, siempre en porciones moderadas, con cáscara, para mantener el nivel óptimo de azúcar en la sangre.

Consuma cantidades menores a 1,500 miligramos de sodio al día

Evite el consumo de alcohol (Ver Articulo: Mercurio cromo)