≡ Menu

Miconazol: Qué es, para qué sirve, nombre comercial y más

Si quieres saber más sobre este fármaco, el Miconazol, te invitamos a que continúes leyendo donde te expondremos los puntos más resaltantes sobre este. Recuerda que este es un artículo informativo, por lo que no debe utilizarse como guía comenzar un tratamiento o tomar decisiones sin antes consultar a su médico, ya que cada persona es distinta y sus acciones podrían afectarle de manera negativa.

¿Qué es y para qué sirve?

El miconazol es un fármaco perteneciente a la categoría de antifúngicos de tipo azólico. Se usa mayormente para tratar las micosis cutáneas y vaginales, pero también se utiliza contra la micosis de la faringe, la cavidad oral y contra la micosis gastrointestinal. De hecho, el miconazol se encuentra disponible en formulaciones farmacéuticas especializadas para la administración cutánea, vaginal y oral.

El miconazol se utiliza mayormente para el tratamiento local de la candidiasis vulvovaginal, incluso en presencia de superinfecciones gram positivas (administración vaginal), para el tratamiento de micosis de la piel y las uñas generadas por dermatofitos o candida, incluso en presencia de superinfecciones de bacterias gran positivas (administración dérmica), para el tratamiento de la candidiasis orofaríngea (en este caso, el miconazol se usa en forma de tabletas mucoadhesivas o geles orales), y para el tratamiento de la candidiasis gastrointestinal (administración oral).

Nombre comercial

En cuanto a las nombre comerciales más conocidos de este fármaco tenemos: Aloe Vesta 2-N-1 Antifúngico, Aloe Vesta Antifúngico, Baza Antifúngico, Carrington Antifúngico, Derma Gran AF, Baño de pies antifúngico DiabetAid, Fungoid, Lotrimin AF, Micatin, Micro-Guardia, Mitrazol, Monistat 1, Monistat Derm, Neosporin AF, QC Miconazol Nitrato, Anticuerpos Secura, Calmar Cool Inzo Antifúngico, Tetterine, Therasoft Antifúngico, Triple Care Antifúngico y Triple Care EPC. Zeasorb-AF.

miconazol

Mecanismo de acción

El miconazol es un antifúngico azólico que ejerce su actividad al interferir con la síntesis de ergosterol. El ergosterol es un esterol que forma la membrana plasmática de las células fúngicas. El miconazol es capaz de inhibir una de las enzimas clave de la síntesis del ergosterol mencionado anteriormente, llamada 14α-desmetilasa. Con la inhibición de esta enzima hay una acumulación de precursores de ergosterol dentro de la célula fúngica.

Cuando los precursores del ergosterol alcanzan niveles demasiado altos en la célula, se tornan tóxicos para la misma célula y generan alteraciones en la permeabilidad de la membrana celular y alteraciones en el funcionamiento de las proteínas que contiene, por lo que la célula fúngica está condenada a una muerte segura. Otro fármaco que podría interesarle: levocarnitina.

Efectos secundarios

El miconazol puede generar distintos efectos adversos, aunque no todos los pacientes los experimentan. Esto depende de la sensibilidad que tenga cada persona tenga hacia el medicamento y sus excipientes. Por lo tanto, estos efectos adversos no ocurren en todos los pacientes y tampoco con la misma intensidad. Los siguientes son los principales efectos adversos que pueden generarse durante el tratamiento con miconazol.

miconazol

Efectos colaterales que pueden generarse debido a la administración de miconazol en el tratamiento de las infecciones vaginales: luego de la administración de miconazol a través de la vía vaginal, pueden producirse efectos adversos como enrojecimiento y / o irritación vaginal, incomodidad vulvovaginal, picazón y / o quemazón genital. Si se llegara a producir alguno de los siguientes efectos adversos más graves durante el tratamiento con miconazol, este debe interrumpirse inmediatamente y contactar con su médico de inmediato:

Erupciones, urticaria, dolor abdominal, dolor de cabeza y pérdidas vaginales. Efectos colaterales que pueden generarse debido a la administración de miconazol en el tratamiento de pieles y uñas micoticas: luego del uso de miconazol cutáneo, pueden generarse efectos adversos como enrojecimiento, irritación, ardor y / o picazón en el área donde se aplicó el fármaco, reacciones alérgicas, incluso serias en personas sensibles, angioedema, urticaria, sarpullido en la piel, dermatitis de contacto, eritema y picazón.

Efectos colaterales que pueden generarse debido a la administración de miconazol en el tratamiento de micosis gastrointestinal y orofaríngea: cuando se aplica el miconazol en forma de gel oral para tratar las micosis orofaríngeas, pueden generarse efectos adversos como reacciones alérgicas en individuos sensibles, angioedema, náuseas o vómitos, boca seca, diarrea, dolor de cabeza, erupciones y decoloración de la lengua. Por otra parte, cuando se utilizan las tabletas mucoadhesivas pueden generarse efectos adversos como:

Náuseas o vómitos, diarrea, dolor abdominal, boca seca, dolor, irritación o picazón gingival, dolor en la lengua, ulceración de la boca, infecciones de nariz y garganta, picazón, erupción, alteración del sentido del gusto, dolor de cabeza, fatiga y sofocos. Sin embargo, cuando el miconazol se administra por vía oral en el tratamiento de micosis gastrointestinales, pueden generarse náuseas, diarrea, dolores de cabeza y erupciones.

En cuanto a una posible sobredosis, si sospecha que está tomando demasiado miconazol o si utiliza el miconazol por accidente para uso dermatológico o vaginal, comuníquese con su médico de inmediato y comuníquese con el hospital más cercano.

Indicaciones

El miconazol se utiliza en el tratamiento de: la balanopostitis, la candidiasis cutánea, el intertrigo, el tordo oral, la tinea corporis, la tinea cruris, la tinea pedis, la tinea versicolor y las infecciones vaginales por “levaduras”.

Embarazo y lactancia

El miconazol debe utilizarse en mujeres embarazadas y madres que amamantan solo si el médico considera que es absolutamente necesario. En cualquier caso, las mujeres embarazadas y las madres que están amamantando siempre deben buscar el asesoramiento de un médico antes de tomar cualquier fármaco.

Contraindicaciones

El uso del miconazol está contraindicado en los siguientes casos: en individuos con hipersensibilidad conocida al miconazol en sí mismo o cualquiera de sus excipientes, en individuos con enfermedad hepática (mayormente cuando el miconazol se administra por vía oral o se aplica a la mucosa de la cavidad oral) y en individuos que ya toman anticoagulantes orales, hipoglucemiantes orales, alcaloides del cornezuelo, pimozida, fenitoína o cisaprida.

Interacciones

En cuanto a las interacciones, se debe evitar el uso del miconazol y los siguientes fármacos en combinación debido a las posibles interacciones que pueden generarse: anticoagulantes orales, como warfarina, agentes hipoglucemiantes orales, fenitoína (un antiepiléptico), cisaprida (un fármaco capaz de promover la motilidad gastrointestinal), pimozide (un fármaco antipsicótico), alcaloides ergot, como ergotamina o dihidroergotamina, fármacos utilizados en el tratamiento de la migraña, las benzodiacepinas.

Algunos fármacos utilizados para tratar el cáncer, como por ejemplo la vincristina o el docetaxel, ciclosporina, tacrolimus y sirolimus (fármacos inmunosupresores), saquinavir y otros fármacos antivirales utilizados en el tratamiento del VIH, y verapamil y otras fármacos que bloquean los canales de calcio. En cualquier caso, igualmente debe informar a su médico sobre si usted está tomando o si ha estado tomando fármacos de cualquier tipo, incluyendo aquellos fármacos recetados, no recetados y suplementos de hierbas y / o productos homeopáticos.

Advertencias

Si luego del tratamiento con miconazol cutáneo o vaginal llegaran a aparecer reacciones de hipersensibilidad o irritación, el tratamiento con este fármaco debe interrumpirse inmediatamente. El miconazol para uso vaginal puede alterar la funcionalidad de los anticonceptivos basados ​​en látex y además, el miconazol no afecta la capacidad para conducir y / o usar máquinas.

Dosis

Como se mencionó anteriormente, el miconazol se encuentra disponible en distintas presentaciones y formulaciones farmacéuticas adecuadas para administración cutánea, vaginal y oral. Durante la terapia con miconazol es muy importante seguir las indicaciones de su médico, tanto en lo que respecta a la cantidad de fármaco que se usará, como en cuanto a la duración de la misma terapia. A continuación se muestran algunas indicaciones sobre las dosis de fármaco que generalmente se utilizan durante la terapia con miconazol.

Tratamiento de candidias vulvovaginales: para el tratamiento de la candidiasis vulvovaginal, el miconazol está disponible en presentaciones de óvulos, cápsulas blandas vaginales, crema vaginal y solución vaginal. Cuando se utiliza crema vaginal, se recomienda aplicarla por la noche antes de acostarse, durante un tiempo de al menos diez días. Al usar óvulos, se recomienda la utilización de un óvulo por la noche antes de acostarse, durante un tiempo de al menos dos semanas.

Sin embargo, cuando se utilizan cápsulas blandas, se recomienda utilizar una cápsula cada noche durante un período de 2 a 3 días. Tratamiento de micosis cutáneas y uñas: para el tratamiento de las micosis cutáneas y la micosis de las uñas, el miconazol está disponible en presentaciones de crema, solución para la piel, polvos para la piel, spray para la piel y leche dermatológica. Al utilizar la crema, el spray para la piel o polvo cutáneo basado en miconazol, se recomienda aplicar en el área afectada dos veces al día durante un período de 2 a 6 semanas. (Ver Artículo: Diosmina)

Cuando se utiliza la leche dermatológica, se recomienda aplicar en las áreas afectadas de 1 a 2 veces al día durante un período de 2 a 5 semanas, siempre según las recomendaciones de su médico. La solución cutánea se utiliza para tratar hongos en las uñas. Se recomienda aplicar la solución sobre la uña infectada de 1 a 2 veces al día. El tratamiento debe continuar hasta la curación completa y el rebrote de la uña, el cual puede durar hasta tres meses. Cabe destacar que el miconazol para uso dermatológico no debe usarse en bebés y niños menores de 12 años.

Tratamiento de micosis de orofaringe y gastrointestinales: para el tratamiento de la micosis de la orofaringe (como la estomatitis y la candidiasis), el miconazol está disponible en presentaciones de tabletas mucoadhesivas bucales y gel oral. Cuando se utilizan tabletas mucoadhesivas bucales, se recomienda aplicar una tableta en la encía según las instrucciones del médico. La tableta no debe masticarse ni tragarse, y en caso de la ingesta accidental de esta, se recomienda beber un vaso de agua.

Al utilizar el gel oral, se recomienda aplicar el gel en el área afectada de 3 a 4 veces al día, siguiendo siempre las instrucciones dadas por el médico. El tratamiento debe seguirse durante al menos una semana luego de la desaparición de los síntomas de micosis. Para el tratamiento de micosis gastrointestinales, el miconazol está disponible en presentaciones de tabletas orales. Se recomienda tomar entre 500 y 1000 mg de medicación al día, según la recomendación del médico.

Además, las tabletas para su uso oral también pueden utilizarse para el tratamiento de la micosis de la orofaringe. Sin embargo, en este caso las tabletas no deben tragarse, sino que deben disolverse lentamente en la boca.

Miconazol o clotrimazol

Al igual que el miconazol, el clotrimazol es un fármaco utilizado para tratar infecciones de tipo fúngicas. Aunque ambas se utilicen para afecciones similares, cada una posee sus diferencias en cuanto a tratamiento, efectos, entre otros. Como ya conocemos bien de qué trata el miconazol, veamos de qué consta el clotrimazol.

El clotrimazol es un fármaco de tipo antifúngico azólico. Es muy efectivo en el tratamiento de infecciones fúngicas de la piel y micosis vaginales, y este se encuentra está disponible en presentación de formulaciones farmacéuticas adecuadas para su uso cutáneo y uso vaginal. Cabe destacar que el clotrimazol no puede tomarse por vía oral, ya que es capaz de generar toxicidad neuropsíquica.

El clotrimazol para uso cutáneo se suele indicar para el tratamiento de: pitiriasis versicolor, candidiasis cutánea, tinea pedis y tinea corporis. Por otra parte, el clotrimazol para uso vaginal está indicado para el tratamiento de: infecciones vulvovaginales causadas por candida. Cabe destacar que el uso durante mucho tiempo del clotrimazol para el uso tópico (tanto cutáneo como vaginal) puede generar fenómenos de sensibilización que pueden causar síntomas tales como enrojecimiento localizado y picazón.

Si llegara a ocurrir, el tratamiento con clotrimazol debe pararse de inmediato. Antes de comenzar el tratamiento con clotrimazol (para uso cutáneo o vaginal) es necesario que le informe a su médico si sufre recurrencias de micosis. El uso de clotrimazol para uso vaginal puede reducir la eficacia de los anticonceptivos que contienen látex.

En cuanto a los efectos secundarios, el clotrimazol puede causar diversos efectos adversos, que aunque no todos los pacientes los experimenten, son posibles. Esto depende del grado de sensibilidad que cada individuo tenga hacia el fármaco. Por lo tanto, se dice que no todos los efectos secundarios se manifiestan con la misma intensidad en cada persona. Los siguientes son los principales efectos adversos que se pueden generar durante el tratamiento con clotrimazol.

Reacciones alérgicas: este fármaco puede generar reacciones alérgicas en personas que son sensibles. Estas reacciones pueden generar síntomas tales como: disnea, urticaria, pérdida temporal de la conciencia e hipotensión. Patologías de la piel y tejido subcutáneo: el tratamiento con clotrimazol para uso cutáneo puede promover la aparición de: burbujas, molestia y / o dolor en el área de aplicación, irritación, pelazón de piel, picazón, quemaduras y erupciones.

Patologías del aparato reproductivo: el tratamiento con clotrimazol para uso vaginal puede generar el inicio de: descamación del área genital, erupciones, picazón, hinchazón, eritema, malestar, quemaduras, irritación, sangrado vaginal y dolor pélvico. Patologías gastrointestinales: el tratamiento con clotrimazol para uso vaginal también generar dolor abdominal.

Miconazol y tinidazol

El tinidazol en conjunto al miconazol suelen utilizarse en terapias combinadas para tratar ciertas afecciones comunes entre las indicaciones de ambos. Ya que conocemos de que trata el miconazol, conozcamos ahora de que trata el tinidazol. El tinidazol es un fármaco antibacteriano que forma parte de la clase de nitroimidazol. Es efectivo contra bacterias anaeróbicas, pero se suele realizar aplicaciones específicamente en el tratamiento de infestaciones de plagas y protozoos.

El uso del tinidazol está indicado para el tratamiento de infecciones urogenitales generadas por Trichomonas vaginalis (un protozoo) en individuos de ambos sexos, para tratar la amebiasis y la lambliasis o giardiasis. Cabe destacar que antes de tomar tinidazol, es bueno que le informe a su médico si usted se encuentra en alguna de las siguientes condiciones: si es alérgico a cualquier otro tipo de medicina, si padece de afecciones del sistema nervioso central y si sufre de cambios en la composición de la sangre (discrasias sanguíneas).

El tratamiento con tinidazol también debe proporcionarse a la pareja para evitar el fenómeno de transmisión “ping-pong” del protozoo. Si aparecen signos neurológicos  no normales durante el tratamiento con tinidazol, el tratamiento con el fármaco debe interrumpirse de inmediato. En cuanto a los efectos secundarios, se sabe que el tinidazol puede generar diversos efectos adversos aunque no todos los individuos los experimenten.

Esto va a depender de los distintos grados de sensibilidad que cada individuo presente hacia el fármaco en sí. Es por esto que se dice que los efectos adversos no les afectan a todos los pacientes y tampoco con la misma intensidad. Los siguientes son los principales efectos no deseados que pueden aparecer durante la terapia con tinidazol: trastornos gastrointestinales, pueden generarse náuseas y vómitos durante el tratamiento con tinidazol. Sin embargo, estos efectos no ocurren muchas veces.

Leucopenia: el tratamiento con tinidazol puede generar una leucopenia leve y temporal, es decir, una reducción en el número de leucocitos en el torrente sanguíneo. Trastornos del sistema nervioso: el tratamiento con tinidazol puede generar mareos, falta de coordinación, somnolencia y ataxia. En cuanto a la sobredosis, si llegara a sospechar que ha tomado una dosis excesiva de tinidazol, debe acudir al hospital o clínica más cercana. El lavado gástrico puede ser útil para eliminar el exceso de medicina del cuerpo, luego se deberá controlar al paciente.

Miconazol hidrocortisona

Esta es una de las mezclas comunes de fármacos que involucra el miconazol. Veamos de que trata por su parte la hidrocortisona. La hidrocortisona es un fármaco que pertenece a la familia de los corticosteroides que es utilizado para el tratamiento de afecciones de la piel como el eccema, la irritación de la luz solar, las picaduras de insectos y otras afecciones. Esta reduce el enrojecimiento, los signos de alergia y la picazón presentes en muchos trastornos de la piel.

Antes de aplicar la crema, es preferible lavar la zona afectada. Deberá aplicar una cantidad considerable de producto en la parte del cuerpo a tratar para que logre cubrirlo por completo. Si es posible, de un pequeño y suave masaje para promover la absorción. La frecuencia de las dosis y la duración del tratamiento deben ser determinadas por su médico. No debe cubrir el área con vendajes o materiales plásticos, a menos que esto haya sido indicado específicamente.

No debe aplicarlo en áreas con herpes o verrugas y tampoco en los ojos. Evite la aplicación prolongada cerca de los ojos, en la cara, en el área genital, rectal y en los pliegues de la piel. Si llegara a olvidar aplicar una dosis, proceda a hacerlo tan pronto como sea posible. Sin embargo, si la hora de su próxima dosis está muy cerca, no aplique la dosis que olvidó previamente y continúe siguiendo el patrón indicado por su médico.

Además de los efectos beneficiosos que puede tener cada medicina, igualmente pueden generar algunos efectos adversos. Este fármaco usualmente es bien tolerado, sin embargo, pueden aparecer alteraciones tales como: sensación de ardor en el punto de aplicación, picazón, enrojecimiento y reacciones alérgicas. El producto puede incrementar su susceptibilidad a infecciones de la piel o llegar a volver más grave una infección ya presente.

Miconazol o ketoconazol

Al igual que los productos que se han mencionado anteriormente, el ketoconazol es un fármaco que se utiliza para tratar infecciones mayormente fúngicas. Veamos de que se trata para poder compararlo con el miconazol. El ketoconazol es un fármaco antimicótico que forma parte de la clase de antifúngicos azólicos. Esta medicina se utiliza para tratar infecciones fúngicas de la piel, pero también se utiliza en el tratamiento del síndrome de Cushing, un síndrome que se caracteriza por niveles excesivos de hormonas glucocorticoides (cortisol) en el cuerpo.

El ketoconazol está disponible en presentaciones de champú, crema para la piel y tabletas para uso oral. El ketoconazol en forma de champú está indicado para el tratamiento de la dermatitis seborreica y la caspa (pitiriasis capitis). Sin embargo, el ketoconazol en crema para la piel está indicado para el tratamiento de micosis cutáneas de diversos tipos, que incluyen: candidiasis cutánea, tiña versicolor, tinea corporis, tinea manus, tinea pedis, tinea cruris y dermatitis seborreica.

Por otra parte, el ketoconazol oral se utiliza para el tratamiento del síndrome de Cushing. En cuanto a los efectos secundarios, el ketoconazol puede generar distintos tipos de efectos secundarios, aunque no todos los pacientes los experimentan. De la misma manera, el tipo de efectos adversos y la intensidad con la que ocurren van a depender del distinto grado de sensibilidad que cada individuo presente hacia el fármaco. Los siguientes son los principales efectos adversos que pueden generarse durante la terapia con ketoconazol.

Patologías del sistema nervioso central: el tratamiento con ketoconazol oral puede generar: dolor de cabeza, somnolencia, fatiga, mareos, anorexia, pérdida o aumento del apetito y sensación de hormigueo. Trastornos psiquiátricos: el tratamiento con ketoconazol oral puede generar insomnio y nerviosismo. Patologías gastrointestinales: el tratamiento con ketoconazol oral puede generar náuseas, vómitos, diarrea, dolor abdominal, dispepsia y flatulencias.

Trastornos hepatobiliares: el tratamiento con ketoconazol oral también puede generar un incremento en los niveles sanguíneos de enzimas hepáticas y promover la aparición de ictericia. Otros efectos colaterales: otros efectos adversos que pueden aparecer durante el tratamiento con ketoconazol oral son: insuficiencia suprarrenal, palpitaciones aceleradas, sofocos, trastornos menstruales, reacciones alérgicas, incluso serias, en personas sensibles, debilidad muscular, malestar general, disfunción eréctil, azoospermia, ginecomastia.

Disminución temporal en la producción de testosterona, erupciones, urticaria, picazón, reducción del número de plaquetas en el torrente sanguíneo y pérdida de cabello. Por otra parte, utilizar el shampoo de ketoconazol puede generar efectos secundarios como: reacciones alérgicas en individuos sensibles, angioedema, urticaria, alteraciones del sentido del gusto, sequedad de la piel, formación piel en la vejiga, irritación, picazón o enrojecimiento local, pérdida de cabello, cabello seco y quebradizo, decoloración del cabello, foliculitis.

Irritación de los ojos, incremento de lagrimeo y formación de pústulas en el sitio de administración. Efectos secundarios que pueden generarse con el uso de ketoconazol en crema: la crema de ketoconazol puede generar efectos no deseados como: reacciones alérgicas en pacientes sensibles, enrojecimiento, picazón, ardor, sequedad, incomodidad y / o pérdida de sensibilidad en el sitio de aplicación de la crema, aspecto de las lesiones de la piel, piel pegajosa y urticaria.

Miconazol y metronidazol

Esta es otra combinación frecuente de fármacos que involucran el miconazol. Veamos para que se utiliza el metronidazol: el metronidazol es un fármaco que, en conjunto con otros antibióticos y fármacos inhibidores de la bomba de protones, sirven como tratamiento triple para la erradicación de helicobacter pylori. El metronidazol está indicado para el tratamiento de la tricomoniasis asintomática en las mujeres y en el tratamiento de la tricomoniasis sintomática en los hombres.

La infección por trichomonas vaginalis es una enfermedad venérea, por lo tanto, es muy importante tratar a la pareja sexual del paciente al mismo tiempo, incluso cuando no haya síntomas. El metronidazol también está indicado para este tipo de afecciones. En algunos casos, cuando la pareja es asintomática y las pruebas de laboratorio son negativas, el médico debe recomendar altamente que ambos se sometan a este tratamiento.

Lo mismo pasa con los varones asintomáticos, ya que a menudo es difícil aislar el microorganismo, por esta razón, en ausencia de una terapia apropiada para los hombres, existe el riesgo de una reinfección de la pareja, es decir, de una recaída de la enfermedad. El metronidazol también está indicado para tratar distintas infecciones generadas por bacterias anaerobias, también en asociación con procedimientos quirúrgicos para tratar estas afecciones.

Entre las infecciones más comunes generadas por bacterias anaeróbicas podemos encontrar las infecciones intra-abdominales, incluyendo peritonitis, los abscesos hepáticos e intra-abdominales, infecciones de la piel, infecciones ginecológicas, incluyendo endometritis, abscesos del tubo ovárico e infecciones vaginales posteriores a la intervención, como la septicemia bacteriana, meningitis y endocarditis.

Crema