≡ Menu

Clindamicina: Qué es, para qué sirve, nombre comercial y más

La clindamicina es un antibiótico que combate las bacterias en el cuerpo y se utiliza para tratar infecciones graves causadas por estas. En este artículo veremos todo lo relacionado con este medicamento. Recuerde que este es un artículo informativo y que siempre debe consultar a su médico antes de tomar cualquier medicamento.

clindamicina

¿Qué es y para qué sirve?

La clindamicina es un antibiótico útil para el tratamiento de varias infecciones bacterianas, incluidas las infecciones del oído medio, infecciones óseas o articulares, enfermedad inflamatoria pélvica, faringitis estreptocócica, neumonía y endocarditis, entre otros y también puede ser útil contra algunos casos de Staphylococcus aureus resistente a la meticilina (SARM). Además, se puede usar para el acné y para la malaria.

Este medicamento pertenece al grupo de los lincosánidos y está disponible en presentaciones para la administración oral, por vía intravenosa y como crema para aplicarse en la piel o cremas íntimas. Los efectos secundarios comunes incluyen náuseas, diarrea, erupción cutánea y dolor en el sitio de la inyección.

También aumenta el riesgo de colitis por Clostridium difficile y se pueden recomendar otros antibióticos debido a esto. Generalmente es seguro durante el embarazo y pertenece a la clase de lincosamida y actúa bloqueando las bacterias para que no produzcan proteínas.

La clindamicina se produjo por primera vez en 1967. Está en la Lista de Medicamentos Esenciales de la Organización Mundial de la Salud, los medicamentos más efectivos y seguros que se necesitan en un sistema de salud. Está disponible como medicamento genérico y no es un medicamento muy caro.

La clindamicina se usa principalmente para tratar las infecciones anaeróbicas causadas por bacterias anaerobias susceptibles, incluidas las infecciones dentales y las infecciones del tracto respiratorio, la piel y los tejidos blandos y la peritonitis. En personas con hipersensibilidad a las penicilinas, la clindamicina también se puede usar para tratar infecciones causadas por bacterias aeróbicas susceptibles.

También se usa para tratar infecciones óseas y articulares, en particular las causadas por Staphylococcus aureus (bacteria anaerobia facultativa, grampositiva, productora de coagulasa, catalasa, inmóvil y no esporulada). Además, la aplicación tópica de fosfato de clindamicina se puede usar para tratar el acné de leve a moderado.

Acné: El uso de clindamicina junto con peróxido de benzoilo es más efectivo en el tratamiento del acné que el uso de cualquiera de los productos por sí solos. La clindamicina y el adapaleno en combinación, también son más efectivos que cualquiera de los medicamentos por sí solo, aunque los efectos adversos son más frecuentes.

Bacteria susceptible: es más efectivo contra infecciones que involucran los siguientes tipos de organismos: Cocos grampositivos aeróbicos, incluidos algunos miembros de los géneros Staphylococcus y Streptococcus (por ejemplo, neumococo), pero no enterococos. Bacterias anaerobias, Gram-negativas en forma de bastón, que incluyen algunos Bacteroides, Fusobacterium y Prevotella, aunque la resistencia aumenta en Bacteroides fragilis.

La mayoría de las bacterias aerobias Gram-negativas (como Pseudomonas, Legionella, Haemophilus influenzae y Moraxella) son resistentes a la clindamicina, como las Enterobacteriaceae anaerobias facultativas. Una excepción notable es Capnocytophaga canimorsus, para la cual la clindamicina es un fármaco de primera elección.

clindamicina

Prueba D: cuando se prueba un cultivo Gram-positivo para determinar la sensibilidad a la clindamicina, es común realizar una «prueba D» para determinar si hay una subpoblación de bacterias resistentes a macrólidos. Esta prueba es necesaria porque algunas bacterias expresan un fenotipo conocido como MLSB, en el que las pruebas indicarán que las bacterias son susceptibles a la clindamicina, pero in vitro la patógena muestra resistencia inducible.

Para realizar una prueba D, se inocula una placa de agar con la bacteria y dos discos impregnados con fármaco (uno con eritromicina, uno con clindamicina) se colocan a 15-20 mm de separación en la placa.

Si el área de inhibición alrededor del disco de clindamicina tiene forma de «D», el resultado de la prueba es positivo y la clindamicina no debe usarse debido a la posibilidad de patógenos resistentes y falla de la terapia. Si el área de inhibición alrededor del disco de clindamicina es circular, el resultado de la prueba es negativo y se puede usar clindamicina.

Malaria: administrada con cloroquina o quinina, la clindamicina es efectiva y bien tolerada en el tratamiento del paludismo por Plasmodium falciparum; la última combinación es especialmente útil para los niños, y es el tratamiento de elección para las mujeres embarazadas que se infectan en áreas donde la resistencia a la cloroquina es común.

La clindamicina no debe usarse como antimalárico por sí misma, aunque parece ser muy efectiva como tal debido a su acción lenta. Se ha informado que los aislados de Plasmodium falciparum derivados de pacientes de la Amazonía peruana son resistentes a la clindamicina, como lo demuestran las pruebas de susceptibilidad in vitro a los medicamentos.

Otros: la clindamicina puede ser útil en infecciones de piel y tejidos blandos causadas por Staphylococcus aureus resistente a la meticilina (SARM); muchas cepas de SARM son aún susceptibles a la clindamicina. Sin embargo, en los Estados Unidos, que se extiende desde la costa oeste hacia el este, el SARM se está volviendo cada vez más resistente.

La clindamicina también se usa en casos de sospecha de síndrome de shock tóxico, a menudo en combinación con un agente bactericida como la vancomicina. La razón de este uso es una supuesta sinergia entre la vancomicina, que causa la muerte de las bacterias por la ruptura de la pared celular, y la clindamicina, que es un poderoso inhibidor de la síntesis de toxinas.

Tanto los estudios in vitro como in vivo han demostrado que la clindamicina reduce la producción de exotoxinas por estafilococos, también puede inducir cambios en la estructura superficial de las bacterias que los hacen más sensibles al ataque del sistema inmune (opsonización y fagocitosis).

clindamicina

Se ha comprobado que la clindamicina disminuye el riesgo de partos prematuros en mujeres diagnosticadas con vaginosis bacteriana durante las primeras etapas del embarazo, a aproximadamente un tercio del riesgo de mujeres no tratadas.

También, la combinación de clindamicina y quinina es el tratamiento estándar para la babesiosis grave (es una enfermedad poco común, grave y a veces fatal, causada por la garrapata). La clindamicina también se puede usar para tratar la toxoplasmosis (enfermedad que resulta de una infección provocada por el parásito Toxoplasma gondii), y, en combinación con primaquina, es efectiva en el tratamiento de la neumonía Pneumocystis jirovecii de leve a moderada.

Nombre comercial

Existen distintos nombres bajo los cuales se vende este medicamento, el más conocido en países latinoamericanos es el Dalacin y algunas formas genéricas de clindamicina. Para su uso tópico las más conocidas son Clinwas tópico y Dalacin tópico, y en cuanto a los genéricos serían Duac y Zindaclin.

En los Estados Unidos, para la clindamicina sistémica, las marcas comerciales más vendidas son: Cleocin, Fosfato de Cleocin, Cleocin Pediátrico y Cleocin HCl. Pertenecen a la clase de medicamentos derivados de lincomicina y esta se usa en el tratamiento de: neumonía por aspiración, babesiosis, bacteremia, prevención de endocarditis bacteriana, infección bacteriana, vaginitis bacteriana, infección ósea, infección profunda del cuello, diverticulitis, infección intra-abdominal.

Infección conjunta, síndrome de Lemierre, malaria, enfermedad inflamatoria pélvica, peritonitis, neumonía por Pneumocystis, neumonía, prevención de la enfermedad estreptocócica del grupo B perinatal, sinusitis, infección de piel o tejido blando, profilaxis Quirúrgica, toxoplasmosis, toxoplasmosis, profilaxis

Para la clindamicina tópica, las marcas comerciales más conocidas son: Cleocin T, Clindamax, Clindagel y Clindesse. Pertenece a la clase de medicamentos agentes tópicos para el acné y antiinfecciosos vaginales y esta se usa para el tratamiento de: acné, vaginitis bacteriana y dermatitis perioral.

En cuanto a los medicamentos de ingredientes múltiples que contienen clindamicina, está el adapalene / clindamicina tópico, vendidas bajo la marca comercial de Clindap-T, y se usa en el tratamiento del acné.

También está el peróxido de benzoilo / clindamicina tópico, vendido bajo las marcas comerciales de Benzaclin, Onexton, Acanya y Duac. Pertenece a la clase de agentes tópicos para el acné y se usa evidentemente en el tratamiento del acné.

El peróxido de benzoilo / clindamicina / hialuronato de sodio tópico, se vende bajo la marca  BenzaClin Carekit y pertenece a la clase de agentes tópicos para el acné. La clindamicina / tretinoína tópica se vende bajo las marcas de Ziana y Veltin e igualmente pertenece a la clase de  agentes tópicos para el acné y se utiliza para tratar esta afección.

Mecanismo de acción

La clindamicina funciona principalmente al unirse a la subunidad 50S ribosómica de la bacteria. Este agente interrumpe la síntesis de proteínas al interferir con la reacción de transpeptidación, que de ese modo inhibe el alargamiento temprano de la cadena. El cloranfenicol y los macrólidos como la eritromicina, la claritromicina y la azitromicina también actúan en la subunidad 50S ribosómica y pueden competir por la unión en este sitio.

La clindamicina y el medicamento relacionado, lincomicina, a menudo se discuten junto con los macrólidos pero no están químicamente relacionados. La clindamicina puede potenciar la opsonización y la fagocitosis de bacterias, incluso a concentraciones subinhibitorias.

Al alterar la síntesis de proteínas bacterianas, la clindamicina causa cambios en la superficie de la pared celular, lo que disminuye la adherencia de las bacterias a las células del huésped y aumenta la muerte intracelular de los organismos. El fármaco también ejerce un efecto postantibiótico prolongado contra algunas cepas de bacterias, que se puede atribuir a la persistencia del fármaco en el sitio de unión del ribosoma.

Efectos adversos

Junto con los efectos necesarios, la clindamicina puede causar algunos efectos no deseados. Aunque no todos estos efectos secundarios pueden ocurrir, si ocurren pueden necesitar atención médica.

Dentro de los efectos secundarios más frecuentes, aquel que podría atacar severamente sería la infección por Clostridium difficile. Otros síntomas comunes pero de expresión menos severa incluyen la diarrea, sensación de querer vomitar, dolor abdominal intenso o vómitos.

Entre los efectos secundarios menos frecuentes, aquellos con tendencia a tener una expresión más severa serían la disminución de las plaquetas sanguíneas, disminución de neutrófilos de tipo glóbulo blanco, urticaria, inflamación de la piel causada por una alergia, comezón y algún tipo de erupción.

Igualmente dentro de los posibles efectos menos frecuentes, aquellos que podrían generar efectos menos severos serían la picazón genital, inflamación del esófago, inflamación o infección de la vagina, enrojecimiento de la piel, tordo (candidiasis), infección por levadura de vagina y vulva.

La clindamicina también podría generar algunos efectos secundarios raros, y dentro de los que podrían tener un efecto mayor están las pruebas anormales de función hepática, erupciones pustulosas agudas en la piel, bloqueo del flujo biliar normal, deficiencia de granulocitos (un tipo de glóbulo blanco), síndrome de DRESS, erythema multiforme, hepatitis causada por medicamentos, aumento de eosinófilos en la sangre, inflamación de la piel con ampollas.

Enfermedad renal con reducción en la función renal, reacción alérgica que amenaza la vida, síndrome de Stevens-Johnson, necrolisis epidérmica tóxica, úlceras de esófago, coloración amarillenta de la piel u ojos de problemas hepáticos. Otros efectos raros que podrían no ser efectos tan severos son la artritis, azotemia, manchas descoloridas y pequeñas elevaciones de la piel y problemas de sabor.

Efectos secundarios

La administración de clindamicina puede en ciertos casos causar náuseas, vómitos o diarrea. Si cualquiera de estos efectos persiste o empeora, informe a su médico o farmacéutico inmediatamente.

Recuerde que su médico le ha recetado este medicamento porque ha determinado que el beneficio para usted es mayor que el riesgo de efectos secundarios, igualmente, mucha gente que usa este medicamento no tiene efectos secundarios graves.

Informe a su médico de inmediato si tiene algún efecto secundario grave, incluyendo: acidez estomacal, dolor o hinchazón en las articulaciones, ojos y/o piel amarillentos u orina oscura.

Usar la clindamicina por períodos extensos de tiempo o de manera muy frecuente, podría generar una infección vaginal producida por hongos o alguna afta oral. En el caso de que presente algún síntoma nuevo como flujo vaginal anormal o la aparición de manchas blancas en la boca, contacte de inmediato a su médico de confianza.

Una reacción alérgica muy grave a este medicamento es rara.Sin embargo, si llega a presentar algún síntoma de reacción alérgica como fiebre constante, inflamación del ganglio linfático, picazón, o sarpullido en la cara u otras áreas delicadas, respiración entre cortada y mareos, inmediatamente consulte con su médico.

Esta no es una lista completa de posibles efectos secundarios. Si nota otros efectos no mencionados anteriormente, comuníquese con su médico o farmacéutico.

Contraindicaciones

Las siguientes condiciones están contraindicadas con este medicamento. Consulte con su médico si tiene alguno de los siguientes: infección por Clostridium difficile, miastenia gravis (debilidad y fatiga aguda de los músculos de contracción voluntaria), enfermedad de Crohn (Enfermedad intestinal inflamatoria crónica que afecta el recubrimiento del tracto digestivo).

Colon ulcerado, enfermedad hepática severa, sangre roja en el movimiento intestinal, insuficiencia renal grave, dermatitis atópica (inflamación de la piel que causa comezón), diarrea o alergias a las lincosamidas.

Dosis

La dosis habitual recomendada en adultos para infección bacteriana para infecciones graves es de 150 mg a 300 mg por vía oral cada 6 horas. Para infecciones más graves se recomienda tomar de 300 mg a 450 mg por vía oral cada 6 horas.

Vía parenteral (que se realiza por una vía distinta a la vía digestiva, generalmente a través de inyecciones), la dosis recomendada para una infección grave es de 600 mg a 1.200 mg por terapia IV (intravenosa) o inyección intramuscular por día, de 2 a 4 dosis igualmente divididas.

Para tratar una infección grave, se recomienda de 1200 mg a 2700 mg por terapia IV o inyección intramuscular por día, de 2 a 4 dosis igualmente divididas. En caso de que la infección sea aún más grave, se recomiendan hasta 4800 mg por tratamiento IV por día.

Algunos datos importantes: una inyección intramuscular única mayor de 600 mg no se recomienda. No se recomienda un tratamiento intravenoso de aplicación única de 1 hora mayor a 1200 mg. En el tratamiento de las infecciones anaeróbicas, se debe comenzar utilizando la clindamicina parenteral y luego los pacientes cambian a la terapia oral cuando sea clínicamente apropiado.

La clindamicina debe reservarse para pacientes con alergia a la penicilina u otros pacientes para quienes la penicilina no es apropiada. Puede requerirse terapia combinatoria con antibióticos adicionales según los protocolos de tratamiento estándar. El tratamiento debe guiarse por estudios de cultivo y susceptibilidad.

Esas dosis mencionadas anteriormente se utilizan generalmente para tratar infecciones graves causadas por organismos susceptibles como Stafilococos, estreptococos y neumococos, incluidas las infecciones graves del tracto respiratorio y las infecciones de la piel y los tejidos blandos.

También se utiliza para tratar anaerobios, que incluyen infecciones graves del tracto respiratorio, infecciones graves de la piel y los tejidos blandos, septicemia, infecciones intra-abdominales e infecciones de la pelvis y el tracto genital femenino. Infecciones óseas y articulares que incluyen osteomielitis hematógena aguda causada por Staphylococcus aureus y como terapia de ayuda en el tratamiento quirúrgico de infecciones crónicas de huesos y articulaciones.

No se recomiendan ajustes de dosis renal y tampoco para la dosis de hígado, sin embargo, se recomienda la monitorización de la función hepática en pacientes con enfermedad hepática grave. La acumulación de clindamicina no se ha demostrado cuando se dosifica cada 8 horas.

Precauciones

Se ha informado diarrea asociada a Clostridium difficile (DACD) con el uso de casi todos los agentes antibacterianos, incluida la clindamicina, y puede variar en gravedad desde diarrea leve hasta colitis mortal. El tratamiento con agentes antibacterianos altera la flora normal del colon y provoca un sobrecrecimiento de Clostridium difficile.

Ya que la terapia con clindamicina se ha asociado con colitis severa que puede terminar con resultados fatales, debe reservarse para infecciones graves donde los agentes antimicrobianos menos tóxicos son inapropiados. No debe usarse en pacientes con infecciones no bacterianas, como la mayoría de las infecciones del tracto respiratorio superior.

El clostridium difficile produce toxinas A y B que contribuyen al desarrollo de CDAD (colitis seudomembranosa). Las cepas de clostridium difficile que producen hepatotoxina causan una mayor morbilidad y mortalidad, ya que estas infecciones pueden ser refractarias a la terapia antimicrobiana y pueden requerir una colectomía. La CDAD debe considerarse en todos los pacientes que presentan diarrea después del uso de antibióticos.

Es necesario tener un historial médico cuidadoso ya que se ha informado que la CDAD ocurre luego de dos meses después de la administración de agentes antibacterianos. Si se sospecha o se confirma la existencia de CDAD, puede ser necesario interrumpir el uso de antibióticos. El manejo adecuado de líquidos y electrolitos, la suplementación de proteínas, el tratamiento antibiótico de clostridium difficile y la evaluación quirúrgica deben instituirse según lo indicado clínicamente.

Consejo de administración: la clindamicina oral debe administrarse con un vaso lleno de agua (para evitar la irritación esofágica) y se puede tomar con o sin alimentos. Las dosis intravenosas deben diluirse y administrarse en infusión durante 10 a 60 minutos, a una velocidad que no exceda los 30 mg por min. Las dosis intramusculares deben administrarse como una inyección intramuscular profunda.

La clindamicina no penetra la barrera hematoencefálica en cantidades terapéuticamente efectivas y no debe usarse en el tratamiento de la meningitis. Si tiene diarrea severa, informe de inmediato a su médico, farmacéutico o enfermero.

Complete todo el curso de la terapia según las indicaciones de su médico; aunque puede sentirse mejor al principio de la terapia, omitir dosis o no completar el curso puede reducir la efectividad del tratamiento y aumentar la probabilidad de que las bacterias desarrollen resistencia y no sean tratables con este medicamento u otros medicamentos antibacterianos en el futuro.

Dosis pediátrica

En cuanto a las dosis pediátricas para la infección bacteriana en niños de peso corporal de 10 kg o menos, la dosis mínima recomendada es de 37.5 mg por vía oral tres veces al día. En niños con peso corporal de 11 kg o más, si padecen de infección grave: de 8 a 12 mg / kg por vía oral por día, de 3 a 4 dosis igualmente divididas.

Infección severa: de 13 a 16 mg / kg por vía oral por día, de 3 a 4 dosis igualmente divididas y con una infección más grave: de 17 a 25 mg / kg por vía oral por día,  3 a 4 dosis igualmente divididas

Un régimen alternativo: para infección grave: 8 a 16 mg / kg por vía oral por día, de 3 a 4 dosis igualmente divididas y  para infección más grave: de 16 a 20 mg / kg por vía oral por día, de 3 a 4 dosis igualmente divididas.

Para dosis de tipo parenteral, en niños hasta 1 mes de edad: de 15 a 20 mg / kg vía infusión intravenosa por día de 3 a 4 dosis igualmente divididas; la dosis más baja puede ser suficiente para neonatos prematuros pequeños.

En niños de 1 mes a 16 años depende de la dosificación del peso corporal: de 20 a 40 mg / kg vía infusión IV o inyección IM por día, de 3 a 4 dosis igualmente divididas. Las dosis más altas se usarían para infecciones más severas.

Para la dosificación del área de superficie corporal, para infección grave: 350 mg / m2 vía infusión IV o inyección IM por día e infección severa: 450 mg / m2 vía infusión IV o inyección IM por día. En adolescentes con 17 años o más se recomienda la dosis usual para adultos. La duración de este medicamento es de al menos 10 días para las infecciones estreptocócicas beta-hemolíticas.

Embarazo

Los estudios en animales no han podido revelar evidencia de teratogenicidad (malformaciones fetales). En ensayos clínicos con mujeres embarazadas, la administración sistémica de clindamicina durante el segundo y tercer trimestres no se asoció con una mayor frecuencia de anomalías congénitas y no hay datos controlados en mujeres embarazadas durante el primer trimestre del embarazo.

Aún no se han realizado estudios que analicen si la clindamicina podría causar un aborto espontáneo. Es poco probable que la clindamicina produzca complicaciones durante el embarazo. Dos estudios en humanos y varios estudios en animales han sugerido que tomar clindamicina no aumentaría la probabilidad de defectos de nacimiento y la mayoría de los estudios sobre clindamicina han considerado el uso oral o vaginal durante el segundo o tercer trimestre.

Contrariamente a lo que se piensa, es poco probable que el uso de este medicamento genere efectos adversos si se toma durante el segundo o tercer trimestre de embarazo. Varios estudios sobre clindamicina no han encontrado una mayor posibilidad de complicaciones.

Además, un estudio sobre 249 mujeres embarazadas con vaginosis (niveles altos de bacterias en la vagina) que fueron tratadas con clindamicina en el segundo trimestre informaron que el tratamiento parecía reducir las probabilidades de aborto tardío (entre 14 y 20 semanas) y de un embarazo prematuro nacimiento (menos de 37 semanas).

Cuando se usa clindamicina en la piel (tópica), solo pequeñas cantidades pasan a través de la piel y penetran en el torrente sanguíneo. Esto significa que un embarazo solo estaría expuesto a una cantidad muy pequeña del medicamento utilizado.

Dado que la información disponible con las formas vaginal y oral (ambas absorciones superiores en comparación con tópicas) no aumentan las posibilidades de complicaciones en el embarazo, el uso de tratamiento tópico en la cara también es poco probable que aumente las posibilidades de problemas de embarazo.

Hasta ahora, no hay estudios que examinen los posibles riesgos para un embarazo cuando un padre usa clindamicina. En general, es poco probable que las exposiciones que tienen los padres aumenten los riesgos para un embarazo.

La clindamicina es uno de los medicamentos pertenecientes a la categoría A durante el embarazo. Esta categoría implica: medicamentos que han sido tomados por un gran número de mujeres embarazadas y mujeres en edad fértil sin que se haya observado un aumento comprobado en la frecuencia de malformaciones u otros efectos dañinos directos o indirectos sobre el feto.

En Estados Unidos, la clindamicina pertenece a la categoría B de los medicamentos para el embarazo. Esta categoría implica: los estudios de reproducción animal no han demostrado un riesgo para el feto y no hay estudios adecuados y bien controlados en mujeres embarazadas.

Es importante destacar que la solución inyectable de clindamicina contiene alcohol bencílico como conservante, el cual puede atravesar la placenta y se asocia con el «síndrome de jadeo» potencialmente mortal en pacientes pediátricos.

Lactancia

No se recomienda el uso de clindamicina durante el embarazo; un medicamento alternativo sería mejor aceptado, ya que este medicamento es excretado en la leche humana. Los bebés deben ser monitoreados para detectar efectos secundarios en la flora gastrointestinal, como diarrea, candidiasis (aftas, erupción de pañal) o, raramente, sangre en las heces.

Un informe de heces con sangre en un bebé amamantado de 5 días de edad puede haber sido causado por la administración materna concurrente de clindamicina intravenosa y gentamicina. Los síntomas se detuvieron 24 horas después de que se eliminara la lactancia y no se informaron más dificultades cuando se reanudó la lactancia cuando el niño tenía 6 días, después de suspender los antibióticos maternos.

Las concentraciones en la leche materna después de la administración oral de 150 mg de clindamicina, tres veces al día luego de al menos 1 semana de tratamiento, se ha determinado que son de 1.2 mg / L (promedio, 6 horas después de la dosificación) y de 0.3 a 1.2 mg / L entre una y 6 horas después de una dosis única de 150 mg.

Las concentraciones máximas en la leche materna después de la administración oral de 300 mg cada 6 horas se han determinado que son de 1.3 mg / L después de 3.5 horas y 1.8 mg / L después de 2 horas. Las concentraciones máximas en la leche materna después de la administración intravenosa, con 600 mg de clindamicina intravenosa cada 6 horas se ha determinado que son de  2.65 mg / L después de 3,5 horas y de 3.1 mg / L después de 30 minutos.

Clindamicina y ketoconazol

Ya que conocemos para qué sirve la clindamicina, veamos que es el ketoconazol antes de explicar cómo interactúan. El ketoconazol es un fármaco antimicótico imidazólico sintético utilizado principalmente para tratar las infecciones por hongos.

El ketoconazol viene en distintas presentaciones tales como tableta (en algunos países se ha suspendido su uso), y numerosas formulaciones para la aplicación tópica, como cremas, pomadas, geles, entre otros, para tratar, por ejemplo, la candidiasis cutánea. Además, también existe en forma de champú, para tratas distintas afecciones del cuero cabelludo.

Los agentes antifúngicos triazólicos menos tóxicos y generalmente más efectivos, el fluconazol y el itraconazol, son usualmente preferidos para uso sistémico. En 2013, el Comité de Medicamentos de Uso Humano (CHMP) de la Agencia Europea de Medicamentos recomendó prohibir el uso de ketoconazol oral para uso sistémico en humanos en toda la Unión Europea, tras concluir que el riesgo de daño hepático grave por ketoconazol sistémico supera sus beneficios.

Entre sus usos tenemos el antimicótico. Antimicótico tópico: El ketoconazol administrado por vía tópica generalmente se prescribe para las infecciones fúngicas de la piel y las membranas mucosas, como el pie de atleta, la tiña, la candidiasis (candidiasis o candidosis), el picor en suspensión y la tinea versicolor. El ketoconazol tópico también se usa como tratamiento para la caspa (dermatitis seborreica del cuero cabelludo) y para la dermatitis seborreica en otras áreas del cuerpo.

Antimicótico sistémico: una de las propiedades de este medicamento es luchar contra distintos tipos de hongos (como coccidioides, candida, hitoplasma, entre otros) que podrían generar enfermedades en humanos. En el año 1977 se sintetizó por primera vez, y fue el primer tipo antimicótico azole oralmente activo.

Sin embargo, el ketoconazol ha sido reemplazado en gran medida como medicamento antimicótico sistémico de primera línea por otros agentes antifúngicos azólicos, como el itraconazol, debido a la mayor toxicidad del ketoconazol, la absorción más deficiente y un espectro de actividad más limitado.

La clindamicina aumenta los niveles de ketoconazol al ralentizar el metabolismo de los medicamentos. La combinación de clindamicina con ketoconazol se ve mucho en presentaciones de supositorios vaginales, ya que genera una acción antimicótica como antibacteriana eficaz en la mayoría de las infecciones vaginales más frecuentes en la mujer, tales como la vaginosis bacteriana, candidiasis vaginal y vaginitis mixta.

Clindamicina y alcohol

Cuando se toman antibióticos, es posible necesitar hacer otros cambios en su estilo de vida para maximizar su efectividad y minimizar los efectos secundarios. Aunque no parece haber efectos adversos importantes causados ​​por beber alcohol mientras toma clindamicina, hable con su médico antes de consumir alcohol mientras toma antibióticos.

La clindamicina es un antibiótico que está disponible en forma de cápsula, pero también se puede aplicar en cremas tópicas o inyectarse. Es efectivo contra muchos tipos de bacterias y funciona evitando que las bacterias produzcan nuevas proteínas.

Esto ralentiza el crecimiento bacteriano y hace que sea más fácil para el sistema inmune luchar contra las infecciones bacterianas. La clindamicina es absorbida eficientemente por el tracto digestivo y la absorción de clindamicina no se ve afectada por los alimentos

Una razón por la que generalmente la gente se preocupa por consumir alcohol mientras toma clindamicina es la preocupación que muchos tienen sobre el consumo de alcohol mientras toman antibióticos, ya que puede tener efectos secundarios indeseables.

Para algunos antibióticos, como trimetoprim-sulfametoxazol, metronidazol y tinidazol, el consumo de alcohol mientras toma el antibiótico puede causar náuseas, vómitos, dolor de cabeza, latidos cardíacos rápidos y sofocos. Sin embargo, no existe una interacción documentada entre la clindamicina y el alcohol, por lo que puede consumir alcohol de manera segura mientras toma clindamicina.

Aunque es seguro tomar un vaso o dos de alguna bebida alcohólica mientras toma clindamicina, no debe consumir grandes cantidades de alcohol. Por un lado, beber grandes cantidades de alcohol puede generar estrés innecesario en su cuerpo, lo que dificulta que su sistema inmunológico combata la infección. Además, la clindamicina puede afectar su función hepática. Esto, combinado con el consumo excesivo de alcohol, aumenta el riesgo de desarrollar daño hepático.

Cuando le receten clindamicina, hable con su médico si tiene alguna pregunta sobre los cambios en el estilo de vida que debe realizar mientras toma el antibiótico. La clindamicina puede causar algunos efectos secundarios, como náuseas y vómitos, y estos síntomas pueden verse exacerbados por el consumo de alcohol. Igualmente, hable con su médico si desarrolla diarrea, que puede ser un signo de una complicación grave del uso de clindamicina conocida como colitis pseudomembranosa.

Clindamicina clorhidrato

La clindamicina clorhidrato se usa para tratar una amplia variedad de infecciones bacterianas. Es un antibiótico que funciona al detener el crecimiento de bacterias. Este antibiótico trata solo infecciones bacterianas y no funcionará para las infecciones de virus (por ejemplo, resfriado común, gripe). El uso innecesario o el uso indebido de cualquier antibiótico puede conducir a una disminución de su efectividad.

Este medicamento se debe tomar por vía oral con o sin alimentos, generalmente 4 veces al día (cada 6 horas), o según las indicaciones de su médico. Tómelo con un vaso de agua lleno (8 onzas o 240 mililitros) a menos que su médico lo indique de otra manera. No se acueste durante al menos 10 minutos después de tomar este medicamento.

Dependiendo de cómo usted reaccione al tratamiento y de la enfermedad que padezca, va a variar la dosis de medicamento que debe tomar. Generalmente para los niños se basa según el peso de cada uno. Una recomendación es tomar este medicamento con períodos de por medio regulares, para así sacarle el mejor provecho, al igual que si lo toma todos los días a la misma hora.

Continúe tomando este medicamento hasta que se complete la cantidad prescrita completa, incluso si los síntomas desaparecen después de unos días. Detener el medicamento demasiado pronto puede provocar la reaparición de la infección. Informe a su médico si su afección persiste o empeora.

Este medicamento puede causar náuseas, vómitos o diarrea. Si cualquiera de estos efectos persiste o empeora, informe a su médico o farmacéutico inmediatamente.

Recuerde que su médico le ha recetado este medicamento porque ha determinado que el beneficio para usted es mayor que el riesgo de efectos secundarios. Mucha gente que usa este medicamento no tiene efectos secundarios graves.

Dígale a su médico de inmediato si tiene algún efecto secundario grave, incluyendo: acidez estomacal, dolor / hinchazón en las articulaciones, ojos / piel amarillentos, orina oscura. Generalmente los efectos secundarios producidos por este medicamento suelen ser los mismos que los de la clindamicina común.

El uso de este medicamento por períodos prolongados o repetidos puede provocar aftas orales o una nueva infección vaginal por hongos. Póngase en contacto con su médico si nota manchas blancas en la boca, un cambio en el flujo vaginal u otros síntomas nuevos.

Una reacción alérgica muy grave a este medicamento es rara. Sin embargo, busque atención médica de inmediato si nota cualquier síntoma de una reacción alérgica grave, que incluye: fiebre que no desaparece, inflamación del ganglio linfático nuevo o que empeora, sarpullido, picazón o hinchazón (especialmente en la cara, lengua o garganta), mareos intensos o dificultad para respirar.

Esta no es una lista completa de posibles efectos secundarios. Si nota otros efectos no mencionados anteriormente, comuníquese con su médico o farmacéutico.

Las interacciones con otros medicamentos pueden cambiar el funcionamiento normal de sus medicinas o exponerlo a que padezca efectos secundarios de manera más susceptible.

Algunos productos que pueden interactuar con este medicamento incluyen: antibióticos macrólidos (p. Ej., Claritromicina, eritromicina), caolín-pectina.

Aunque es poco probable que la mayoría de los antibióticos afecten el control hormonal de la natalidad, como las píldoras, el parche o el anillo, algunos antibióticos (como la rifampicina, la rifabutina) pueden disminuir su efectividad. Esto podría resultar en un embarazo. Si usa anticonceptivos hormonales, solicite más información a su médico o farmacéutico.

Ciprofloxacino y clindamicina

El ciprofloxacino es un antibiótico eficaz que trata una amplia variedad de infecciones; sin embargo, su uso está restringido en niños y conlleva un riesgo de tendinitis o ruptura del tendón. Está recetado para infección del tracto urinario, infección bacteriana, bronquitis, ántrax, bacteriemia, epididimitis – transmisión sexual, profilaxis del ántrax, infección de la vejiga, gastroenteritis por Salmonella, neumonía, neumonía con fibrosis quística, prostatitis.

Fiebre del conejo, salmonella enterica, sinusitis, shigelosis, peste, infección de la piel y de los tejidos blandos, profilaxis quirúrgica, diarrea del viajero, tuberculosis activa, fiebre tifoidea, profilaxis de la peste, peritonitis, infección gonocócica diseminada, bronquiectasia, chancroide, cólera, bacilo cutáneo, diverticulitis, neutropenia febril, infección gonocócica: neumonía no complicada, nosocomial, granuloma inguinal, profilaxis de infección, diarrea infecciosa.

Infección intraabdominal, infección de las articulaciones, profilaxis de la meningitis meningocócica, infección ósea, infecciones renales, entre otros.

La clindamicina es un antibiótico que generalmente se reserva para tratar infecciones anaeróbicas u otras infecciones graves causadas por bacterias gram positivas en personas alérgicas a la penicilina. El riesgo de diarrea asociada a C. difficile puede ser mayor con la clindamicina en comparación con algunos otros antibióticos.

Está prescrito para la infección de la piel o de los tejidos blandos, infección bacteriana, vaginitis bacteriana, sinusitis, prevención de la endocarditis bacteriana, neumonía por aspiración, bacteriemia, babesiosis, neumonía por pneumocystis, toxoplasmosis, profilaxis quirúrgica, prevención de la enfermedad estreptocócica del grupo B perinatal, neumonía, síndrome de Lemierre, peritonitis, enfermedad inflamatoria pélvica, malaria, infección de las articulaciones.

Infección intra-abdominal, diverticulitis, infección profunda del cuello, infección ósea, toxoplasmosis: profilaxis, entre otros.

En cuanto a la clase de medicamento, el ciprofloxacino pertenece a los quinolones y la clindamicina a los derivados de lincomicina. El ciprofloxacino viene en presentación de polvo oral para reconstitución y como tableta oral. La clindamicina viene como solución inyectable, solución intravenosa, cápsula oral y polvo oral para reconstitución.

Algunas marcas de ciprofloxacina incluyen: Cipro Cystitis Pack, Cipro I.V., Cipro XR y Proquin XR. Las de clindamicina son: Cleocin, Cleocin clorhidrato, Cleocin Pediatrico, Fosfato de Cleocin y fosfato de Cleocin ADD-Vantage.

Tabletas

Una tableta es una forma de dosificación farmacéutica. Los comprimidos se pueden definir como la forma de dosificación unitaria sólida de medicamento o medicamentos con o sin excipientes adecuados y preparados por moldeo o por compresión. Comprende una mezcla de sustancias activas y excipientes, generalmente en forma de polvo, prensada o compactada de un polvo a una dosis sólida.

Los excipientes pueden incluir diluyentes, aglutinantes o agentes de granulación, deslizantes (auxiliares de flujo) y lubricantes para asegurar una formación de comprimidos eficaz; disgregantes para promover la rotura de la tableta en el tracto digestivo; edulcorantes o sabores para mejorar el sabor; y pigmentos para hacer que las tabletas sean visualmente atractivas o ayudar en la identificación visual de una tableta desconocida.

Con frecuencia se aplica un recubrimiento de polímero para hacer que la tableta sea más suave y fácil de tragar, para controlar la velocidad de liberación del ingrediente activo, para hacerlo más resistente al ambiente (extendiendo su vida útil), o para mejorar la apariencia de la tableta.

La tableta comprimida es la forma de dosificación más popular actualmente en uso. Aproximadamente dos tercios de todas las prescripciones se dispensan como formas de dosificación sólidas, y la mitad de estas son tabletas comprimidas. Se puede formular una tableta para administrar una dosis precisa a un sitio específico; por lo general, se toma por vía oral, pero se puede administrar por vía sublingual, bucal, rectal o intravaginal.

La tableta es solo una de las muchas formas que puede tomar un medicamento oral como jarabes, elixires, suspensiones y emulsiones. Las tabletas medicinales se hicieron originalmente en forma de disco del color que determinaron sus componentes, pero ahora se fabrican en muchas formas y colores para ayudar a distinguir diferentes medicamentos.

 

Las tabletas a menudo se sellan con símbolos, letras y números, lo que les permite ser identificados. Los tamaños de las tabletas que deben ingerirse van desde unos pocos milímetros hasta alrededor de un centímetro.

La clindamicina viene en distintas presentaciones ajustadas al uso que se requiera, y una de estas es en forma de tableta, generalmente de 300 mg o 150 mg. Se toma vía oral, con o sin alimentos y preferiblemente con un vaso entero de agua.

Cápsulas

En la fabricación de productos farmacéuticos, la encapsulación se refiere a una gama de formas de dosificación (técnicas utilizadas para encerrar medicamentos) en un caparazón relativamente estable conocido como cápsula, que les permite, por ejemplo, tomarse por vía oral o usarse como supositorios.

Los dos tipos principales de cápsulas son: cápsulas de cubierta dura, que contienen ingredientes en polvo secos o gránulos en miniatura hechos por procesos de extrusión o esferonización. Estos están hechos en dos mitades, un «cuerpo» de menor diámetro que se llena y luego se sella utilizando una «tapa» de mayor diámetro.

El otro tipo son las cápsulas de caparazón blando, principalmente usadas para aceites y para ingredientes activos que están disueltos o suspendidos en aceite. Ambas clases de cápsulas están hechas de soluciones acuosas de agentes gelificantes, tales como proteína animal (principalmente gelatina) o polisacáridos vegetales o sus derivados (tales como carragenanos y formas modificadas de almidón y celulosa).

Se pueden agregar otros ingredientes a la solución de agente gelificante que incluye plastificantes tales como glicerina o sorbitol para disminuir la dureza de la cápsula, agentes colorantes, conservantes, disgregantes, lubricantes y tratamiento de superficie.

Desde su inicio, las cápsulas han sido vistas como el método más eficiente para tomar medicamentos. Por esta razón, los productores de fármacos que desean enfatizar la fortaleza de su producto desarrollaron el «caplet», un acrónimo de «tableta en forma de cápsula», para vincular esta asociación positiva con píldoras de tableta producidas de manera más eficiente, además de ser una forma más fácil de tragar que la tableta en forma de disco habitual.

La clindamicina también está disponible en esta presentación y también es una de las más utilizadas. Cada cápsula viene generalmente de 300 mg y se puede tomar igualmente con o sin comida, y preferiblemente con un vaso de agua.

Suspensión

Las suspensiones poseen ciertas ventajas sobre otras formas de dosificación. Algunos medicamentos son insolubles en todos los medios aceptables y, por lo tanto, deben administrarse como tabletas, cápsulas o como suspensión. Debido a su carácter líquido, las suspensiones representan una forma de dosificación ideal para pacientes que tienen dificultad para tragar tabletas o cápsulas.

Este factor es de particular importancia en la administración de medicamentos a niños. Las suspensiones de medicamentos insolubles también pueden usarse externamente, a menudo como agentes protectores. Además, los sabores desagradables pueden enmascararse mediante una suspensión del fármaco o un derivado del fármaco, un ejemplo de este último es el fármaco cloranfenicol palmitato.

Los medicamentos en suspensión son químicamente más estables que en solución. Esto es particularmente importante con ciertos antibióticos y, a menudo, se solicita al farmacéutico que prepare dicha suspensión justo antes de dispensar la preparación.

Las suspensiones también poseen algunas desventajas con respecto a otras formas de dosificación. La principal desventaja es su inestabilidad física; es decir, que tienden a asentarse con el tiempo provocando una falta de uniformidad de la dosis. Sin embargo, esto se puede minimizar mediante una formulación cuidadosa y sacudiendo la suspensión antes de administrar cada dosis.

 

Una desventaja adicional es que la textura de las suspensiones puede ser desagradable para los pacientes y debe considerarse cuidadosamente durante la formulación. La clindamicina también viene en presentación de suspensión. Sus funciones y fines son los mismos que los de cualquier otra presentación, aunque no es tan frecuente entre sus distintas presentaciones.

Ampolla

Una ampolla es un pequeño vial sellado que se utiliza para contener y conservar una muestra, generalmente un sólido o líquido. Las ampollas suelen estar hechas de vidrio, aunque existen ampollas de plástico.

Las ampollas modernas se usan con mayor frecuencia para contener productos farmacéuticos y químicos que deben protegerse del aire y los contaminantes. Están herméticamente sellados mediante la fusión de la parte superior delgada con una llama abierta, y generalmente se abre al romperse el cuello.

Si se realiza correctamente, esta última operación crea una ruptura limpia sin fragmentos de vidrio, pero el líquido o la solución se pueden filtrar para mayor seguridad. La contaminación por partículas de vidrio es motivo de constante preocupación, ya que los pacientes que reciben medicamentos por vía parenteral corren un mayor riesgo de recibir partículas de vidrio cuando se aspiran medicamentos.

El espacio sobre el producto químico puede llenarse con un gas inerte antes del sellado. Las paredes de las ampollas de vidrio suelen ser lo suficientemente fuertes como para ser llevadas a una caja de guantes sin ninguna dificultad.

Las ampollas de vidrio son más costosas que las botellas y otros recipientes simples, pero hay muchas situaciones en las que su impermeabilidad superior a los gases y líquidos y la superficie interior totalmente de vidrio valen la pena el costo adicional.

Ejemplos de productos químicos que se venden en ampollas son productos farmacéuticos inyectables, como antibióticos: cefixima, cefotaxima, ceftriaxona, ceftazidima, lincomicina, cloranfenicol y otros como clarityne y paracetamol.

Las ampollas son otra presentación de la clindamicina, se utilizan generalmente para inyecciones o infusiones. Cada 1 ml de solución contiene 150 mg de fosfato de clindamicina y cada ampolla de 2 ml contiene 300mg de clindamicina. Excipientes: sodio 6,57 mg por ml (antes de la dilución).

Pomada

Una pomada es una preparación homogénea, viscosa y semisólida, más comúnmente un aceite graso y espeso (aceite 80% – agua 20%) con una alta viscosidad, que está destinado a la aplicación externa a la piel o las membranas mucosas. Se usan como emolientes o para la aplicación de ingredientes activos en la piel con fines protectores, terapéuticos o profilácticos y cuando se desea un grado de oclusión.

La clindamicina también viene en presentación de pomada, se aplica directamente en la piel y actúa con los mismos fines que la clindamicina en cualquier otra presentación, aunque esta está destinada para tratar áreas más en específico.

Gel

Los geles son más gruesos que los líquidos. Los geles a menudo son una emulsión semisólida que a veces usa alcohol como solvente para el ingrediente activo. Algunos geles se mezclan con la temperatura del cuerpo y tiende a ser cortado con celulosa con alcohol o acetona. Los geles tienden a ser auto hidratantes y tienden a tener ingredientes muy variables entre las marcas.

Los geles conllevan un riesgo significativo de inducir hipersensibilidad debido a fragancias y conservantes. El gel es útil para áreas peludas y pliegues corporales. Al aplicar gel, se deben evitar las fisuras en la piel, debido al efecto de picadura de la base de alcohol. Gel goza de una alta tasa de aceptación debido a su elegancia cosmética.

La clindamicina está disponible en gel igualmente, con los mismos fines tópicos que la pomada, y con los mismos fines médicos que cualquier otra presentación.

Crema

Una crema es una emulsión de aceite y agua en proporciones aproximadamente iguales. Penetra en la capa externa del estrato córneo de la pared de la piel. La crema es más espesa que la loción y mantiene su forma cuando se saca de su envase. La clindamicina también viene en esta presentación y se usa generalmente para las áreas íntimas de la mujer debido a infecciones por hongos.

Óvulo

Los óvulos son otra presentación que se utiliza para tratar las infecciones vaginales en la mujer. La clindamicina es bien conocida por su eficacia al tratar estas afecciones causadas por hongos.

Dejar Comentario