Hidróxido de Magnesio: Qué es, para qué sirve, nombre comercial y más

El Hidróxido de magnesio destaca por ser un excelente antiácido, el cual sirve fundamentalmente para tratar el conocido estreñimiento, su ingesta no se recomienda que sea prolongada, sino por un tiempo determinado.

hidróxido de magnesio

Características del Hidróxido de Magnesio

El Hidróxido de magnesio goza de características bastante peculiares “es un hidróxido metálico, presenta propiedades básicas por lo que es muy utilizado en la medicina como antiácido. Según la (IUPAC) el nombre sistemático es hidróxido de magnesio, pero puede presentar otros nombres como leche o magma de magnesia.”

Actualmente la conocida leche de magnesia, suele ser peculiarmente conocida por su condición tan eficaz de antiácido, como punto característico tenemos la facilidad que posee dicho fármaco para mejorar la conocida acidez estomacal, además de ello ayuda a mejorar el estreñimiento notablemente.

Además de ello el hidróxido de magnesio, ayuda a las personas hacer una mejor digestión de manera mucho más positiva y en rápido tiempo, también es característica para tratar distintos malestares estomacales, ella logra disminuir la acidez que pueda presentarse en el organismo.

En ocasiones suele ser frecuente, que al ingerir ciertas comidas se presenten en el organismo algún grado de acidez, claro está que esto no le sucede a todas las personas, ello dependerá del grado de tolerancia de cada persona en particular, debido a que no todos los organismos son iguales, incluso recomendamos que ante la ingesta incluso de la leche magnesia debemos consultarlo antes con un especialista.

Tal y como lo indicamos líneas más arriba, no recomendamos nosotros en nuestro presente artículo el uso prolongado de este fármaco, debido a que podrían hacerse presente diversos malestares adversos por así decirlo, ningún tratamiento suministrados por tiempo prolongado hace bien al organismo, debemos entender que bajo ninguna razón debemos extralimitarnos ni en cuanto a dosis ni en cuanto a uso.

En cuanto a su modo de uso “El hidróxido de magnesio viene envasado en formas de tabletas y solución líquida para tomar por vía oral. Por lo general, se toma según sea necesario. Siga cuidadosamente las instrucciones en la etiqueta del medicamento y pregúntele a su doctor o farmacéutico cualquier cosa que no entienda.”

Con la cita anterior, podemos ver que dicho producto viene bajo dos presentaciones bien sea en forma de tabletas o comprimidos o en solución, se recomienda ingerir el mismo de la manera adecuada, bien sea leyendo las instrucciones que trae o consultando don el doctor, o el farmaceuta en particular.

Serian estas dos personas las encargadas, en despejar todas aquellas dudas manifestadas por los pacientes al ingerir dicho medicamento; si bien este trae sus indicaciones de uso a modo de instrucción, únicamente un especialista una vez conocida la sintomatología podrá prescribir la dosificación adecuada.

Para finalizar el presente punto, tenemos la importancia que tiene conocer sobre las características peculiares de un medicamento como tal, ello nos ayuda a mantenernos totalmente informados sobre todo aquello que puede mejorar, y si es recomendado o no para la situación presentada del paciente.

¿Qué es y para qué sirve?

Tal y como hemos venido haciendo alusión al transcurrir el presente, es el hidróxido de magnesio un antiácido bastante recomendado ante la presencia de ciertas sintomatologías estomacales, especialmente aquellas que se refieren a la acidez, sin embargo está comprobado que el mismo posee también otras cualidades, las cuales solo un especialista puede aclarar y certificar.

El hidróxido de magnesio a su vez sirve “para aliviar la pirosis (acidez o calor estomacal), la indigestión ácida y los malestares estomacales. Pueden usarse para tratar estos síntomas en los pacientes con ulcera péptica, gastritis, esofagitis, hernia hiatal o demasiado ácido en el estómago (hiperacidez gástrica)”. Con la cita anterior, podemos ver a quienes les pueden ser prescritos este fármaco. Al igual que el Magaldrato el cual destaca también por lograr depurar los ácidos a nivel estomacal. (Ver articulo: Magaldrato)

La verdad resulta un tanto incómodo, la presencia de malestares estomacales y que los mismos no sean tratados en la brevedad posible, es por ello que este fármaco en estudio resulta ser de buena opción para ingerir antes lo manifestado; se ha comprobado que dicho medicamento suele tener un gran grado de tolerancia hacia los distintos pacientes.

Mencionamos esto debido a que una gran de estudios realizados ha certificado, que este antiácido es bastante raro si llegara a causar algún tipo de reacciones o efectos adversos, debido a que es bien tolerado. Sin embargo, existen casos puntuales en donde si puede llegar a manifestar ciertos malestares, pero no es lo frecuente.

Todo lo que tiene que ver con los antiácidos estomacales, suele ser de gran ayuda bien sea bajo su presentación en solución o en cápsulas, ambas formas del empleo son eficaces y surten de cierto modo su efecto deseado. El hidróxido de magnesio, se conoce muy bien debido al tiempo de perduración que ha tenido dentro del mercado, y aparte de ello por su positiva función tanto en adultos como en los niños.

Es importante hacer referencia en esta oportunidad, que antes de suministrarle a los niños este antiácido, antes debemos consultarlo con un pediatra, debido a que cuando nos referimos a los niños el tema siempre es más delicado, debido a que el organismo de ellos es mucho más sensible que el de los adultos, y además de ello las dosificaciones que deben ingerir deben ser mucho menores, a las que se suministran los adultos.

Concluyendo con el presente punto, hicimos énfasis en la funciones que cumple este antiácido, y bajo qué forma debe ser suministrado, en el caso específico de la presencia de diversos malestares estomacales. El presente artículo busca posicionarse dentro de los más informativos en cuanto al antiácido en desarrollo, esperamos que pueda servir de ayuda a todas aquellas personas que deseen obtener información alguna respecto al tema.

Siempre resulta una buena opción, tener noción alguna sobre el fármaco que se vaya a suministrar, de esta manera podremos identificar todo aquello que llegue hacerse presente, sin más que añadir en esta oportunidad en dicho punto, nos queda por concretado que este antiácido se sitúa en una buena opción para su uso en el caso de los malestares anteriormente mencionados.

Nombre comercial

Cuando hacemos alusión en el caso particular de los nombres comerciales, es un tema importante de abordar debido a que en la actualidad el mercado está repleto de distintos fármacos, bajo sus distintas presentaciones y versiones, es decir, en su mayoría los medicamentos se encuentran tanto en su versión original como en su forma genérica.

Este resulta ser un tema un tanto controversial, en el sentido de que los pacientes muchas veces se cohíben de adquirir dichos medicamentos sino es bajo su presentación original, y ello no debería ser una limitante, en el sentido de que si no es el original entonces no, sin embargo, afirmamos que la persona encargada de acreditar o no dicha información es el médico tratante.

Una de las diferencias más marcadas en cuanto a lo que venimos mencionando con anterioridad, es que uno de ellos logra de manera más rápida surtir el efecto deseado, pero ello no debe ser un tema de angustia, debido que así como el fármaco original surte su efecto, pues el genérico también pero se tarda un poco más, pero sin embargo si logra atacar e n este caso la acidez presentada a nivel estomacal.

Aunque en la actualidad los mismos especialistas saben que es muy frecuente conseguir los medicamentos más fácilmente, desde su versión genérica y por ende no limitan su uso, claro que es responsabilidad de ellos explicar las instrucciones y dosificaciones adecuadamente prudentes.

Es decir, si se había prescrito una dosis inicial respecto a un medicamento bajo su presentación original, pues es habitual que la dosificación sea mucho menor que si el fármaco es en su presentación genérica, debido a que el original goza de los principios activos acorde ante la afección presentada, lo que lo distingue del otro, por su condición de genérico.

Es frecuente conseguir el hidróxido de magnesio, con los siguientes  nombres: Leche de magnesia, Concentrado de leche de magnesia o Leche de magnesia Phillips, bajo los siguientes nombres suele también encontrarse presente en el mercado, así que si llegamos algún día a la farmacia y la conseguimos bajo los nombres comerciales mencionados, podemos adquirirla sin limitación alguna.

Tal y como lo mencionamos en el desarrollo de este punto, adquirir un medicamento bien sea en sus distintas presentaciones, no suele ser una limitante ante su ingesta; claro está, que antes de hacer uso del mismo debe consultarse antes con un especialista, sin embargo, nosotros hemos recomendado en el presente que los medicamentos bajo sus distintas formas o bien sea presentaciones logra surtir su efecto deseado, más rápido más lento pero lo logra.

Concluimos este punto, acotando los distintos nombres comerciales como puede hallarse el hidróxido de magnesio, y además de ello hablamos un poco sobre la importancia y el uso de los medicamentos bajo sus distintas presentaciones, lo cual no debe situarse en una limitante para el suministro del mismo, sin embargo, tal y como lo venimos puntualizando al transcurrir el presente artículo, no debemos hacer uso de ningún medicamento como tal sin antes consultarlo con un especialista.

Mecanismo de acción

En cuanto al mecanismo de acción tenemos que “es un antiácido local que se presenta en una suspensión coloidal de estas bases débiles. Neutraliza o reduce la acidez gástrica, acción que eleva el pH del contenido estomacal y alivia las manifestaciones de hiperacidez. Además, al aumentar el pH gástrico arriba de 4, hace que disminuya la actividad proteolítica de la pepsina”

La siguiente cita, deja más que concretado el mecanismo de acción que ejerce el uso de este antiácido, una vez este ingresa al organismo de manera inmediata regular la acidez que se esté manifestando dentro del organismo como tal, ayuda inmediatamente a nivelar los niveles de pH en cuerpo, ayudándolo de este modo a situarse dentro de sus límites normales.

El hidróxido de aluminio tiene mucho en común que con el de magnesio, sin embargo se distinguen en cuanto a que el de magnesio “al reaccionar con el ácido clorhídrico estomacal, forma cloruro de magnesio que es muy soluble, no se absorbe, y actúa como laxante en el intestino delgado. El estreñimiento que producen los compuestos de aluminio y la acción laxante de las sales del magnesio se contrarrestan.” (Ver artículo: Hidróxido de Aluminio)

Podemos ver de qué manera actúa especialmente el hidróxido de magnesio una vez ingresado al organismo, y su mecanismo de acción,  el cual como lo hemos explicado en citas anteriores destaca por ayudar a reducir notoriamente la acidez estomacal, además sirve para mejorar el estreñimiento debido a su función de laxante una vez ingresado al organismo.

Todo lo mencionado es importante, ya que es totalmente prudente conocer de todo se mecanismo de efecto en particular del cual goza el antiácido en estudio, de esta manera nos que más que claro, como podemos hacer uso óptimo de él, viendo cómo logra surtir su positivo efecto; para concluir dicho punto, ya dejamos que claro el mecanismo de acción que surte el hidróxido de magnesio.

Si bien este antiácido llega a ser una buena opción recomendada por el especialista, ante presencia de malas digestiones, acidez, estreñimiento, pues se sitúa el mismo en estudio como una buena opción a ingerir, claro está, que todo ello debe venir acompañado de una debida prescripción médica, de esta forma nos suministraríamos dicho antiácido de forma mucho más responsable.

Aunque se ha corroborado, que el hidróxido de magnesio llega a ser bien tolerado por los distintos pacientes, esto no es excusa alguna para nosotros atribuirnos la total responsabilidad de automedicarnos, sin antes consultarlo bien sea con un especialista o un farmaceuta, quien también conoce abiertamente sobre los distintos medicamentos existentes, de manera generalizada, claro está.

Efectos secundarios

Otro de los temas que resultan siempre relevantes de tratar, son los efectos secundarios que puede causar un medicamento en general, estos suelen ser poco frecuentes, es importante mencionar que estos medicamentos al ser elaborados se hacen con el estricto cuidado, de poseer la dosificación adecuada para su elaboración, y de este modo se pueda un rechazo a nivel de los organismos de cada uno de los paciente que lo ingieran.

Es decir, los medicamentos una vez realizados gozan de la peculiaridad de poseer el ingrediente adecuado para no hacer daño, por así decirlo, sin embargo, existen organismos que aun así suelen rechazar el suministro de estos medicamentos, y refiriéndonos propiamente al artículos a antiácido hidróxido de magnesio.

Incluso los conocidos efectos secundarios son los que se hacen presentes de algún modo, ante el rechazo que está causando dicho fármaco dentro del organismo. Es decir, que la manifestación de los distintos efectos adversos, son la clara representación del rechazo que se hace presente en el organismo.

https://www.youtube.com/watch?v=_knrCEKNnZ8

Los distintos efectos secundarios que llegan a manifestarse son los siguientes: presencia de dolor estomacal, así como también de vómito y hasta náuseas, además de diarrea, estreñimiento y sabor a yeso constante. Claro es frecuente que al ingerir dicho medicamento el mismo deje la sensación de sabor a yeso, pero la misma al rato va pasado progresivamente, no es un sabor que se instale a nivel gustativo, solo ocurre cuando se está ingiriendo y listo.

En cuanto a su presentación en forma de tabletas, también suele hacerse presente ese sabor a yeso en la boca, debido a que en su mayoría estas pastillas son masticables, es decir no se requiere del vital líquido para asimilarlas, más bien no se necesita hacer uso de él, debido a que estas con masticables. Pero al igual que en el caso de la suspensión, una vez ingerida la pastilla el sabor a yeso pasa, en menos de una hora, es decir, pasa rápido es asimilable.

Tal y como lo hemos venido indicando, la presencia de los diversos efectos secundarios es bastante escasa, nosotros hicimos referencia a ellos, ya que debido a que sean poco frecuentes no quiere decir, que no debamos mencionarlos, cuando más bien necesitamos tener en cuenta, todo aquello que podría producir y todo aquello que no tanto.

Diversos de los efectos secundarios mencionados suelen ser más frecuentes y otros suelen ser menos frecuentes, ello dependerá ya del grado de tolerancia de cada paciente, en su mayoría según reportes de estudios realizados es raro, cuando se hacen presentes los efectos secundarios o bien sea los adversos.

Para finalizar dicho punto, damos por concretado la mención de los distintos efectos secundarios que pueden llegar a manifestarse, así como también hicimos referencia a que en variadas ocasiones estos efectos no suelen aparecer, el hecho de que hagamos alusión a ellos no los hace una norma y mucho menos una regla, pero si como pacientes debemos tener claro todo y cada uno de sus efectos.

Volvemos a puntualizar, en la importancia que tiene acudir con un especialista en el momento justo y preciso, esta es una de las mejores formas de resguardar nuestra salud de manera positiva, sin automedicarnos, sino más bien siendo responsables.

Contraindicaciones

Las contraindicaciones bastante tienen que ver con nuestro punto anteriormente desarrollado, al observar un malestar inapropiado de inmediato debe suspenderse su uso y contactar de manera rápida al especialista, el hidróxido de magnesio está:

“contraindicado en casos de hipersensibilidad a alguno de los componentes, insuficiencia renal o pancreática, en pacientes debilitados o con aclorhidria. Los iones libres del antiácido forman complejos insolubles con tetraciclinas; por ello, se reduce la absorción de este antibiótico cuando se administra simultáneamente.”

Con lo anteriormente citado, podemos ver en qué casos en específico está contraindicado dicho antiácido,  por ello la necesidad de acudir antes con un especialista debido a que no en todo los casos el hidróxido de magnesio hace bien; como lo citamos en el caso peculiar de los pacientes con algún tipo de afección a nivel de los riñones, el mismo debe ser suministrado con sutileza y bajo la estricta supervisión.

Tengamos en cuenta que aquellos pacientes, con insuficiencia renal no pueden hacer uso de todo medicamento, a estos les cuesta mucho más el tema de la asimilación de los medicamentos en general, por ello la necesidad de consultar antes, así como este tipo de pacientes hay mucho otros, claro es esta oportunidad en particular decidimos tomar como referencia a estos, por el hecho de que en la cita mencionada hacemos énfasis en ellos.

Se debe también tener mucho cuidado respecto a los pacientes que padecen de algún tipo de hipersensibilidad, o bien sea que padezcan de algún tipo de alergias, en caso de esto también debe mantenerse bajo observación la ingesta del mismo. Esta es una prueba más de que no se debe ingerir medicamentos, de forma irresponsable, esto podría llegar a deteriorar nuestro organismo de manera abrupta.

Y como una de las máximas precauciones que deben tenerse es, ante la ingesta del hidróxido de magnesio el cual es nuestro medicamento en estudio, debe tenerse mucho cuidado, debido a que como lo mencionamos líneas más arriba, no a todos los pacientes les puede hacer bien el uso del mismo.

Ya sabemos que los pacientes con insuficiencia renal pueden ser vulnerables ante el hidróxido de magnesio, al igual que los pacientes con algún tipo de hipersensibilidad, con ello debe tenerse total prudencia y cuidado, debido a que de ello depende una prospera y sana salud en caso particular de este tipo de pacientes.

Embarazo

Las mujeres durante su periodo de gestación se encuentran en una de sus etapas más vulnerables, debido a que no solo deben cuidar de sí mismas, sino que también debe cuidar del feto en gestación; son muchos los medicamentos incluso que para ellas se encuentran contraindicados, además para dar un ejemplo claro de ello, son los antibióticos, los medicamentos más recomendados para las mujeres embarazadas. El uso de la Cefazolina por ejemplo, está contraindicado para las mujeres en periodo de gestación. (Ver articulo: Cefazolina)

Incluso aquellos medicamentos que posean alguna función antiinflamatoria tampoco suelen ser  recetados para ellas, con lo mencionamos queremos dejar por concretado lo delicada que son la mujeres embarazadas; durante los nueve meses de gestación se le prohíbe el uso como tal de un sinfín de medicamentos, debido a que en ocasiones no les hace daño propiamente a ellas, pero si al bebé en gestación, y ello no está permitido, debido a ello la total precaución cuando a ellas nos referimos.

Lo mismo pasa en el caso de los niños, cuando nos referimos a ellos el asunto se vuelve más responsable, debido a que ellos no pueden ingerir todo tipo de medicamento y mucho menos pueden ser automedicados, todo aquello que a ellos les sea suministrado debe ser en total concordancia con su pediatra, ni siquiera con el farmaceuta y no es que desconfiemos de su labor.

Pero así de delicado es el caso con los niños, al igual que con las mujeres embarazadas. Incluso suele ser frecuente la presencia de acidez en las mujeres embarazadas, esto suele mejorarse con una buena alimentación y la utilización de ciertos antiácidos. Se sitúa como una buena opción el uso de hidróxido de magnesio durante el periodo de gestación de una mujer.

A través de diversos estudios realizados se pudo comprobar, que la ingesta de este antiácido se posiciona en una excelente opción ante la presencia de acidez, situación que es bastante frecuente en estas mujeres; está comprobado que a ingesta del mismo no le proporciona ningún tipo de daño al bebé, sino más bien ayuda a la madre a mejorar esa acidez que se vuelve tan común durante el periodo en general.

Así como lo mencionamos al inicio, no todos los medicamentos suelen ser recetados para la mujeres embarazadas, incluso en la actualidad el mercado se encuentra repleto de diversas opciones especialmente para uso de ellas, pero en esta oportunidad no es el caso del hidróxido de magnesio, como ya lo aclaramos el mismo si suele ser bien recomendado en el caso en particular de las mujeres en este periodo de gestación.

Para concluir dicho punto, entonces dejamos por sentado que todas aquellas mujeres embarazadas que padecen de acidez, pueden ingerir sin problema alguno el hidróxido de magnesio, o bien sea la conocida leche magnesia.

Dosis

Cuando se trata de las dosis a suministrar resulta importante también, debido a como lo hemos venido acotando, una mala dosificación resulta alarmante debido a que puede repercutir en nuestro organismo de manera inadecuada. Es por ello que debemos estar totalmente informados en cuanto, a qué manera debemos hacer uso del medicamento.

En cuanto al hidróxido de magnesio se recomienda la ingesta de “una cucharada de la suspensión (15 ml) o una tableta masticable 3 a 4 veces al día”. Tal cual lo indica la cita anterior, nosotros recomendamos el suministro de dicho antiácido, sin embargo no desacreditamos bajo ningún sentido, la estricta supervisión médica ante el consumo de dicho antiácido.

Finalmente y para concluir el presente artículo, esperamos allá sido de su grado la información suministrada, además de ello nuestra función es servirles de guía o manual informativo, sin embargo, siempre la consulta médica debe ser una de las principales alternativas ya que solo un especialista puede prescribir de manera adecuada dicha dosificación.

(Visited 459 times, 1 visits today)