Lamotrigina: Qué es, para qué sirve, nombre comercial y más

El fármaco lamotrigina es catalogado dentro del grupo de los medicamentos que ayudan a tratar inicialmente a personas con epilepsia, sin embargo este medicamento tiene otros usos tales como el trastorno bipolar tipo II, es decir, personas que padecen de depresión, llegando a encontrarse en etapas de hipomanía; incluso este fármaco es utilizado para personas que tienen ataques de pánico de manera extrema, conocido como trastorno de ansiedad generalizada.

Nota: Recuerde consultar siempre a un especialista, no se automedique.

¿Qué es?

El fármaco llamado lamotrigina es del tipo feniltriazina, naturalmente utilizado como medicina aplicada para paciente que sufren y padecen complicaciones especiales de epilepsia, cabe destacar que se presentan ciertos rasgos casi iguales a la fenitoína o inclusive muy similar al trastorno bipolar al utilizarse para tratar el estado de anímico del paciente hasta llegar a estabilizarlo.

Este medicamento encaja dentro de la categoría de los que tratan de reforzar la restricción encontrada e inducida justamente en las vías donde se encuentra el sodio, tal como lo son las sustancias llamadas ácido valproico, la propia fenitoina y la carbamazepina.

Justamente en el cerebro nos encontramos con que las neuronas al encontrarse despolarizadas, estas mismas vías con algún contenido de la sustancia a base de sodio, al encontrarse las mismas inactivas por un momento muy breve de tiempo, conocido por los médicos como período refractario o con refracción, se encarga de ser una especie de contención con el fin de sellar el acceso del gran cúmulo de sodio que se encuentra allí.

Esta inactividad de esta parte del cerebro es lo que compone el punto focal de lo que se está tratando, es decir, la suspicacia de las descargas eléctricas que provienen desde el cerebro a todos los nervios del cuerpo, es lo que normalmente llega en la mayoría de los casos prevenirse, partiendo de la leve restricción de las descargas eléctricas tan frecuentes que presenta el paciente y que puede volverse continuas de forma potencial. (ver artículo: cladribina).

Ahora bien, hay que tener especial cuidado con las neuronas que ocasionan impulsos con tal grado de celeridad, que llegan a ser las más idóneas en afectar el tratamiento de tal forma que la restricción no sea tan efectiva, en tal sentido siga continuando de una manera dependiente al uso sin darse cuenta.

Sin embargo la lamotrigina como medicamento suele ser muy efectivo así tal y como esté compuesto, recomendado para tratamientos de monoterapia y métodos aplicados para tratar las convulsiones a tiempo parcial y para tratamientos con tónico clónicas de manera generalizada en partes secundarias para los adultos.

De igual forma para pacientes que padecen del síndrome de Lennox-Gastaut, que ataca tanto a niños, jóvenes y adultos, en este sentido, el síndrome anteriormente mencionado es una enfermedad que algunas personas padecen desde la niñez donde la misma tiene ciertas connotaciones, comenzando por las distintas variaciones que se presentan en las convulsiones, la presencia en ciertos casos de indicios de retraso mental que puede llegar a ser muy severo y el aguante a este anticonvulsivos.

Modos de uso de este medicamento

Normalmente este medicamento viene bajo la presentación de comprimidos, grageas de uso prolongada y tabletas que tiene solubilidad por vía oral, es decir, que llegan a disolverse en la lengua y que pueden llegar a tomarse sin agua sin algún tipo de complicación y de igual forma este fármaco se presenta en tabletas masticables, es decir, que llegan a masticarse o incluso disolverse en agua.

Ahora bien, estas tabletas pueden llegar a administrarse a través de la vía oral independientemente si es con o sin alimentos. Estas tabletas de liberación deben ser tomadas una sola vez y a diario. En cambio los comprimidos solubles por vía oral y los comprimidos masticables por lo general deben tomarse dos veces diario, pero pueden llegar a tomarse una sola vez cada mediodía.

lamotrigina

Continúe estrictamente las recomendaciones que se le hayan recetado acerca de este medicamento, y enseguida solicite a su médico, o en caso contrario a su farmacéutico de confianza, que le pueda orientar acerca de cualquier asunto que no logre entender.

Existen otros fármacos donde sus nombres son muy similares al de la lamotrigina, por lo que debe tomar en cuenta cada vez que deba tomar la receta, se prudente y procure revisar la etiqueta del envase y de que le estén vendiendo la lamotrigina y no otro medicamento que sea muy parecido, incluso con las mismas características e instrucción.

Procure de que su médico de confianza o que le esté tratando con este medicamento le proporcione una fórmula precisa y fácil de comprender. De igual forma solicite a su farmacéutico que se cerciore de que sea el fármaco que le recetó su médico. Tras recibir las dosis de este medicamento, haga una comparación de las píldoras con las imágenes que se presenten por el fabricante o con alguna información que le sea dejada para el paciente.

Si llega a considerar que el medicamento proporcionado no fue el indicado consulte con su farmacéutico, se le sugiere no tomarlo a menos que se encuentre totalmente convencido de que es el fármaco que su médico tratante le dosificó, en este sentido no debe tragar los comprimidos o las tabletas de liberación prolongada de forma entera.

Se le sugiere no partirlas, ni masticarlas mucho menos triturarlas, pero dado el caso de estar tomando las píldoras masticables, puede llegar a tragarlas de forma entera, incluso masticarlas o disolverlas sin ningún problema en agua. Es recomendable que si llega a masticarlas debe beber agua o algún jugo natural de forma inmediata para lograr diluirlo y así tragarlo todo.

Para poder disolver la píldora en agua, coloque una cucharada de 5ml de líquido en un vaso considerado. Al colocar la píldora en el líquido espere por lo menos un minuto para cerciorarse de que el mismo se pudo disolver en su totalidad. Después combínelo y bébalo todo de inmediato. No trate de fragmentar la tableta para utilizarla en más dosis.

Para tomar una gragea que resulte ser soluble por vía oral, ubíquela y colóquela en la boca. Espere un tiempo estimable para que la misma se logre disolver y, luego tráguela independientemente si es con agua o no. (ver artículo: cabozantinib).

Se recomienda que revise previamente el envase del medicamento antes de comprarlo, incluso antes de tomar la primera dosis. No lo utilice si el envase llega a presentar algún mal golpe o incluso si se encuentra rasgado, roto o le llegan a faltar alguna de las píldoras en su contenido.

Indíquele a su médico si para el momento de dosificar este fármaco se encontraba tomando otro medicamento con el fin de tratar las convulsiones,ya que los más posible que su médico tratante le disminuya de manera gradual la dosificación del otro fármaco mientras va progresando, al igual que la de lamotrigina.

Continúe las recomendaciones tal cual le fueron sugeridas, y no dude en consultar a su especialista en el área de la medicina si presenta alguna duda sobre la cantidad de cada fármaco que debe estar tomando.

Es importante que sepa de primera mano que este fármaco lo ayudará a controlar las afecciones que padece tal como la epilepsia, pero el mismo no la cura en su totalidad. Existe una gran posibilidad de que lleguen a pasar varias semanas antes de que pueda lograr sentir el beneficio de la lamotrigina.

Continúe tomando el fármaco aunque se sienta mejor. No lo deje de tomar sin haber consultado con su médico previamente, inclusive si llega a tener efectos adversos. Es posible que su médico tratante disminuya de forma gradual la dosificación. Si la deja de ingerir de un solo golpe, el mismo puede llegar a generar convulsiones más prolongadas y más severas.

Si de una u otra forma llega a dejar de tomar la lamotrigina, no comience de nuevo a tomarla ya que el mismo puede ocasionar efectos adversos a su salud, consulte de nuevo a su médico si desea retomar el tratamiento.

Nombre comercial

En diversos países Europeos pero principalmente en España, este fármaco es vendido tanto como remedio en forma genérica, es decir, comercializada por varias compañías especializadas en el área farmacéutica, como las propias marcas que la crearon entre ellas la conocida GlaxoSmith o GSK y la industria farmacéutica conocida como Faes Farma.

Ahora bien este medicamento es promocionado y conocido para su venta bajo la marca, Lamictal y Labileno. En países como Chile y Bolivia este fármaco es comercializado como un tipo fármaco genérico promocionado por distintas industrias farmacéuticas, entre ellas las principales marcas que se pueden encontrar son el Flamus encontrado en los laboratorios de Chile, Tradox y Lamictal promocionado por la industria farmacéutica GlaxoSmith o conocida como GSK.

Finalmente en Venezuela este fármaco se puede identificar y hallar bajo la marca Lamictal de la empresa farmacéutica GlaxoSmith o GSK, de igual forma se puede encontrar bajo el nombre de Traminal y Laspen de la empresa trasnacional Intas Pharmaceuticals Limited ubicada en la India.

Mecanismo de acción

  • Este fármaco se utiliza principalmente como aislante de las descargas neuronales constantes, un tanto frecuentes y que han de ser consecutivas ocasionando disparos eléctricos por parte de las neuronas hacia la médula ósea, donde el paciente se ve afectado y así dificultando su pronta recuperación.

De esta inactividad ocasionada en las vías donde se halla la sustancia sódica, el componente similar al medicamento fenitoína y en particular a la carbamazepina, manifiesta y a su vez demuestra la influencia que desarrolla este fármaco en el transcurrir de las convulsiones a tiempo parcial o en ciertos casos de forma generalizada, con los efectos secundarios que lo caracterizan. ver artículo: colecalciferol).

  • El segundo mecanismo farmacológico que se ha llegado a demostrar ,es el de aislar las vías que conducen el calcio que ha sido movilizado bajo los altos voltajes que generan las descargas neuronales en el cerebro.

  • Sin embargo existe un mecanismo que resulta ser fundamental en este medicamento, donde se enfatiza su rango de acción, resultando ser tan amplio que resulta ser que no se llega a conocer en su totalidad todas las acciones.

En este sentido, puede llegar a existir una pequeña posibilidad de que se pueda llegar a exacerbar el escape del glutamato, este último como especie de neurotransmisor donde su principal acción es activar el sistema nervioso central o SNC teniendo un espectro más recio, al mantener contacto de igual forma en las vías que contienen sodio en el organismo.

Interacciones

En cuanto a las interacciones probadas con este medicamento el mismo solo se ha comprobado en personas adultas, ya que se pudo demostrar que las enzimas que se encargan de metabolizar este medicamento no producían una notoria administración que llegase a producir una introducción y a su vez, el aislamiento de estas enzimas que tienen la finalidad de igual forma inhibir el metabolismo del paciente.

En los fármacos donde su ámbito de aplicación, o que los mismos tienen un amplio espectro, es más significativo ya que repercuten clínicamente en el paciente generando que la lamotrigina puede llegar a ocasionar posiblemente interacciones en el sistema hepático, y que pueden llegar a influir en la salud del paciente de forma grave.

En las interacciones ocasionadas en conjunto con el acetaminofén, este fármaco puede alterar y de igual forma ocasionar la filtración más temprana de la lamotrigina logrando depurarlo de manera más temprana.

De igual forma ocurre con el fármaco carbamazepina en combinación con la lamotrigina, donde esta combinación tiene los mismos efectos que el acetaminofen, que es acelerar el saneamiento del medicamento en el cuerpo del paciente de manera anticipada y sin que llegue a desplegar todos los mecanismos de forma más eficaz.

En este sentido, al administrarse significativamente esta combinación de lamotrigina y carbamazepina, se pueden llegar a ocasionar leves alteraciones en el sistema nervioso central o SNC, incluyendo síntomas como mareos, náuseas, y visión borrosa. Sin embargo, estos síntomas llegaron a desaparecer con la variación en las dosis de carbamazepina.

En las interacciones con el ácido valproico, el mismo puede llegar a incrementar e influir en las altas agrupaciones de lamotrigina, en general los fármacos antes mencionados como lo son la fenitoína y la carbamazepina llegan a desmejorar el rango de efectividad hasta de un 50% en combinación con este fármaco, y en resumen el rango de incidencia que tiene en el ácido valproico puede acelerar de forma rápida su saneamiento en el cuerpo.

Ahora bien en otro tipo de medicamentos catalogados como antiepilépticos tal como el fenobarbitona y la primidona producen un incremento considerado en los componentes de este fármaco, reduciendo la aglutinación plasmática del mismo.

En el caso del valproato de sodio su interacción con el lamatrogina, puede llegar a comprimir los componentes del fármaco ya que ambos fármacos utilizan idénticas enzimas para realizar cada acción que le corresponde.

Contraindicaciones

En pacientes que padecen mayores, especialmente ancianos que sufren de padecimientos principalmente hepáticos, renales, e incluso cardiopatías se debe ser prudente al llegar a dosificar este medicamento.

Este fármaco se encuentra en la actualidad contraindicado para mujeres en etapa de gestación, así como en mujeres que se encuentran lactando.

En este sentido, no se recomienda su aplicación a menores de los 16 años; no se recomienda su aplicación a las personas que sufren de hipersensibilidad al igual que en pacientes que padecen lo que se llama discrasia sanguínea, ya que se debe tener especial prudencia al administrarse este medicamento en cualquier tipo de pacientes que padecen estas afecciones anteriormente mencionadas, donde los mismos pueden generar cualquier efecto adverso.

Procure no omitir de forma agresiva el suministro si se encuentra tomándolo, ya que la variación debe realizarse de forma prolongada por un período mayor a las dos semanas; salvo que existan razones para considerar que se corre grave peligro en la vida del paciente o que las circunstancias ocasionen que la variación y disminución sea más veloz.

Embarazo

Primero que nada sea prudente y no dude en informarle a su médico de confianza si se encuentra en estado de gestación, o si por el contrario está planeando quedar embarazada. En todo caso, si se encuentra embarazada mientras está con el tratamiento de lamotrigina comuníquese con él.

Todo esto debe tomarse en cuenta ya que para poder seguir suministrando esta terapia, es necesario que el médico especialista tome en cuenta diversos factores que darán como resultado, si continuar en menor medida seguir suministrando las dosis terapéuticas leves y disminuidas; o por el contrario suspender por un tiempo bastante considerable la dosificación de este fármaco. (ver artículo: viscum album).

Lactancia

Por otro lado, en la etapa de lactancia se conocen estudios donde se refleja que la lamotrigina tiene una alta posibilidad de pasar a través de la leche materna en altas aglomeraciones, que resultan ser variables en cada paciente. En este sentido, los niveles que se presentan de este fármaco en los bebés lactantes, es hasta cerca del 50% en comparación con las variaciones que puede llegar a presentar la madre.

Asimismo, en una población de niños que han sido nutridos con leche materna, estas altas concentraciones de lamotrigina pueden llegar a obtenerse efectos farmacológicos con más facilidad.

De igual forma el médico debe tomar en cuenta siempre los posibles beneficios que pueden llegar a sobrevenir tras alimentar al neonato con leche materna, todo de cara al potencial riesgo que pueda llegar a incidir en la vida y salud tras los diversos efectos adversos que pueda tener el recién nacido.

Ahora bien, dado el caso en que la mujer decida junto con el médico tratante, que a su vez le recomienda sin algún problema mayor nutrir al neonato con leche materna mientras la misma se encuentre en el transcurso del tratamiento con lamotrigina; el médico tratante debe vigilar constantemente al paciente si el mismo llega a presentar efectos que le son principalmente en el recién nacido.

Donde por consiguiente el neonato llega a presentar enrojecimiento en la piel tras la erupción cutánea, pérdida de peso en relación con otros bebés y donde se tenga que inyectar algún sedante; esto último solo ha sido aplicado en pacientes muy afectados por el fármaco.

Este fármaco puede llegar a ocasionar ciertos efectos secundarios, por lo tanto comuníquese con su médico de confianza o algún especialista en el área de la salud que lo pueda orientar en cuanto a este tratamiento, o si empieza a notar que alguno de estos síntomas se vuelven más intensos con el transcurso del tiempo, entre los síntomas que se presentan tenemos:

  • El paciente presenta temblores incontrolables en ciertas partes del cuerpo.

  • Constantes mareos.

  • Pérdida considerable de peso.

  • Los periodos menstruales que presenta la mujer o menstruación se vuelve dolorosa.

  • El paciente se le vuelve difícil pensar o incluso llegar a concentrarse.

  • Movimientos incontrolables e involuntarios de los ojos.

  • El paciente puede llegar presentar desequilibrio y falta coordinación en los movimientos que vaya a ejecutar.

  • El paciente presenta de visión doble.

  • Se presenta visión borrosa.

  • La persona no presenta apetito en cada comida.

  • Estreñimiento y dificultad para evacuar.

  • El paciente se le dificulta hablar.

  • Constante somnolencia.

  • Diarrea.

  • En ciertos casos la persona presenta dolor articular, de estómago y hasta en la parte trasera específicamente en la parte de la espalda.

  • En ciertos casos el paciente nota irritación y comezón en la parte vaginal, incluso una especie de inflamación.

Ahora bien, existen ciertos efectos que pueden llegar a volverse con el transcurso del tiempo más graves. Si nota la presencia de alguno de los siguientes síntomas que se mencionan a continuación, comuníquese con su médico de inmediato ya que esta persona lo orientará y guiará para controlar el malestar que le llegue a incomodar:

  • En cuanto a las convulsiones las mismas son más habituales, con un radio tiempo más prolongado, incluso diferentes de las que se estimaban antes.

  • La presencia insoportable de un dolor en el pecho.

  • Hinchazón en las extremidades como los pies, tobillos, pantorrillas y manos.

  • Dolor de cabeza insoportable.

  • Dureza en el cuello.

  • Sensibilidad a los rayos de sol.

  • La persona tras realizar algún esfuerzo brusco presenta la pérdida del conocimiento.
  • Alteraciones en el sistema nervioso central o SNC.
  • Ataxia.

No lo olvide la lamotrigina puede ocasionar variaciones en estos efectos secundarios mencionados, ya que no todos los pacientes pueden presentar exactamente estos síntomas. De igual forma lo incentivamos a llamar de inmediato a su especialista en la medicina de confianza o algún auxiliar especializado en esta área, de igual forma si llega a tener alguna dificultad de forma desacostumbrada mientras usted se encuentra ingiriendo este fármaco.

Sea consciente y no trate de ajustar o modificar los lineamientos que le fueron sugeridos por parte del laboratorio, y de igual forma por parte de su médico al tratar de ser dosificadas este fármaco. Ahora bien al tratar de aumentar las dosis considere que el mismo repercutirá de forma considerable en la estabilidad de su salud, es decir, aumenta y alter lo que se llama la ALAT o alanina aminotransferasa, y la ASAT o aspartato aminotransferasa.

De igual forma modifica los niveles de bilirrubina de forma leve, modificaciones en la creatinina, disminución notoria de los leucocitos, modificación de los eosinófilos, al igual que la fosfatasa alcalina, y la variación del volumen corpuscular medio. A pesar de los anterior existe una disminución considerable en las plaquetas, en los niveles de sodio que se encuentra en la sangre y el llamado fibrinógeno que se encuentra en el organismo.

Estas variaciones que pueden llegar a presentar el organismo, vienen acompañadas de la presencia de sangre que se encuentra escondida en las heces. Sin embargo, existen estudios a partir de las distintas circunstancias que puedan ocurrir a nivel dermatológico y que pueden llegar a ser catalogadas como severas.

Todo lo anterior producto del tratamiento con lamotrigina, donde el maculo-papular o eritematoso se ve afectado. En este sentido, se puede ver con detenimiento una especie de raso a nivel cutáneo, en al menos el 10% de los pacientes que son tratados, y donde por lo menos se ha llegado a determinar que del 2 a 3% donde se solicita por parte de los mismos la suspensión del tratamiento a base de lamotrigina.

Hay que considerar que tras haber ocurrido estos resultados desfavorables a nivel cutáneo de forma tan grave hasta llegar a la necrólisis epidérmica, la misma genera un nivel de toxicidad muy alto, al igual que en pacientes a quien se les llega a desarrollar el síndrome de Stevens-Johnson con un porcentaje estimado del 0,1% en los adultos y en los niños desde el 1 al 2%. (ver artículo: tiopental).

Se pueden llegar a presentar efectos a nivel oftalmológico tras la mezcla entre el ácido valproico y este fármaco, así como el incremento veloz que pueden alterar las dosis normalmente recomendadas, dando como resultado el aumento de tener un mayor riesgo en la salud de paciente, más que nada adentradas las primeras ocho semanas tras haber empezado a tomar el tratamiento.

Se han llegado a describir la presencia de ciertos factores donde la mayoría no llegan a ocurrir, tal como fatiga, insomnio, rinitis, la persona presenta la boca seca aunque este hidratándose, hasta se han llegado a conocer personas que presentan faringitis y por su puesto lo más común dolor en el abdomen y proporcional a esto dolor de espalda.

Ahora bien no dude en consultar a su médico, antes de suspender el tratamiento tras la presencia o manifestación de cualquier síntoma.

Efectos adversos

La presentación de los diversos efectos que pueden llegar a ser tan característicos como la aparición de las profundas marcas a nivel cutáneo, en especial tras las primeras ocho semanas de este tratamiento con lamotrigina.

Por lo general, se presentan efectos que suelen ser esporádicos o adversos, teniendo como resultado final reacciones ligeras y por lo tanto con un rango de curación más rápido. Aunque no hay que descartar que su presencia tan frecuente pueden llegar a ocasionar un riesgo permisible para la vida del paciente, por lo que de igual forma se es requerida una constante vigilancia por parte de los médicos.

Entre tanto uno de los síntomas que son catalogados como indeseables, y que por lo tanto se les es informado desde un principio a los pacientes, incluso antes de comenzar a tomar el fármaco, es como ya se mencionó anteriormente la potencial aparición del Síndrome de Stevens-Johnson, donde se debe llevar al paciente de forma inmediata a un hospital más cercano si no se llega a interrumpir el tratamiento.

En este sentido dentro de los efectos adversos más comunes, es decir, que llegar a afectar hasta a una de cada diez pacientes, contamos con la presencia de:

  • El paciente presenta síntomas de nerviosismo.

  • Se nota muy irritable, de forma inexplicable.

  • Constantes dolores de cabeza.

Entre los efectos adversos que resultan ser solo comunes, es decir, al menos más de un paciente en base a una población conformada por cien personas, se encuentran los efectos adversos como:

  • La persona se encuentra muy nerviosa.

  • Irritable. Por lo que se recomienda estar en constante supervisión médica solo si es requerido, ya en el caso de que el paciente sufre de irritabilidad el mismo puede llegar a tornarse peligroso.

  • Sufre de insomnio.

  • Presenta alucinaciones.

  • Temor.

  • Enojo.

  • Posible sensibilidad de la piel hasta presencia de acné.

Existen efectos adversos presentados como poco comunes, al menos en base a una población de mil personas, donde más de una padece de:

  • Gangrena.

  • Cefalea.

  • Cansancio.

  • Náuseas.

  • Mareos.

  • Insomnio y somnolencia.

En el transcurso de este tratamiento en combinación con otros fármacos, se pudo demostrar que en los casos donde los pacientes presentaban rash cutáneo y normalmente la presencia de lo que se llama maculopapular, el mismo aparece dentro del rango de las cuatro semanas, tras haber empezado con el tratamiento y que este mismo síntoma llega a disiparse con la suspensión de este mismo.

Se ha llegado a saber la presencia de lo que se denomina rash, donde este mismo síntoma forma parte de lo que se conoce como síndrome de hipersensibilidad que padece el paciente, asociándose con:

  • Fiebres altas.

  • Anormalidades de la sangre y el hígado.

  • Linfadenopatías.

  • Edema facial.

Tras empezar a utilizar esta terapia en ciertos pacientes, se pudo detectar muy rara vez la presencia de lo denominado necrosis epidérmica tóxica o síndrome de lyell; al igual que el síndrome de Stevens-Johnson, junto con otros efectos que resultan ser adversos tales como:

  • Diplopía.

  • Inestabilidad.

  • Molestias gastrointestinales.

  • Agresión.

  • Agitación.

  • Anormalidades hemáticas transitorias.

Alergia

Si nota alguna reacción desfavorable acerca de este fármaco, aún cuando lo esté empezando a tomar o note alguna reacción cutánea desfavorable o que por consiguiente den como resultado la hinchazón, especialmente en las zonas facial tal como la lengua, la garganta y hasta los labios asista de inmediato a un centro asistencial más cercano.

O por el contrario si nota que estas reacciones que le muestra su cuerpo empiezan a manifestarse, comuníquese con su médico ya que él mismo le indicará lo que debe hacer; aunque por lo general se recomienda tomar un vaso de leche para aminorar los síntomas, hasta un lavado de estómago en el centro asistencial o algún medicamento que le impida vomitarlo.

Si los síntomas de la alergia persisten no trate de automedicarse y asista lo más rápido posible al hospital más cercano, ya que el mismo puede llegar a empeorar y hasta exponer su vida tras un alto riesgo que el mismo fármaco le ocasionó, en este sentido y también se le sugiere realizar los exámenes pertinentes para saber si puede llegar a sufrir alguna reacción a este tratamiento.

Dosis

Empezando con la terapia en base de lamotrigina, el mismo se debe iniciar con una media muy baja, es decir, 25 mg diario, donde el médico debe recetar su incremento lento con el fin de disminuir el peligro de que lleguen a exponerse a nivel dermatológico, así otros síntomas asociados y que son en algunos pacientes notorios como las náuseas y el vómito involuntario.

Ahora bien, en cuanto a los neonatos que padecen de epilepsia la dosificación suministrada dependerá de otros fármacos que se le encuentre suministrando, donde gradualmente se deben ir ajustando las dosis, sin embargo en neonatos de apenas veinte y un (21) dias de nacidos, y donde presentan crisis de tipo refractario se debe iniciar con 2mg diario.

Llegando a aumentarse hasta los 2mg diarios por un período de siete (07) días, hasta llegar a una dosificación como máximo de los 10 mg. En relación a los menores entre un (01) mes de nacidos hasta los dos (02) años no es recomendable, en líneas generales la dosificación de este fármaco ya que no resulta ser tan eficaz como tratamiento para estas crisis parciales.

Sin embargo, en relación a las edades comprendidas entre los dos años de edad hasta los adolescentes de trece (13) años de edad dependerá de los otros fármacos con que se les haya sido medicado, pero en términos generales las dosis empiezan de 25mg por día aumentando hasta los 100mg-200mg por día, todo esto dividido en dos dosis diarias, aunque variará por el peso corporal del infante.

En el caso de los pacientes con una edad comprendida de los trece (13) años en adelante, la dosificación debe alcanza los 50 mg diarios durante la primera y segunda semana, pero llegada la séptima semana de terapia. Empezando por los 100 mg diarios, dividido por dos. Sin embargo, debe estar precavido de que esta posología indicada debe mantenerse justamente entre el rango de los 100 y 200 mg diarios.

Aunque han llegado a existir pacientes donde en los informes se reflejan que han alcanzado hasta los 500 mg diarios, pero en términos generales dependerá de la persona y su estado de salud. En tratamientos como monoterapia de este fármaco la dosificación inicial debe ser de 25mg las primeras dos semanas, luego de haber transcurrido estas dos semanas se requiere un aumento de 50mg.

Todo esto con el fin de alcanzar una respuesta terapéutica más efectiva, finalmente en casos vistos con pacientes más ancianos no es requerida la necesidad de un ajuste en la dosificación del tratamiento con lamotrigina.

En pacientes que presentan insuficiencia hepática moderada, las mismas dosis recomendadas se deben reducir a la mitad o menor a eso, ya que este tipo de padecimiento puede llegar a ocasionar alteraciones de hasta un 75% en los pacientes; mientras que en pacientes con insuficiencia renal se debe dosificar con mucha cautela debido a la potencial reserva del metabolito.

Pediatría (en niños)

Este fármaco en dosis pediátricas es por lo general, recomendado en comprimidos masticables de 10mg diario por un periodo de tiempo razonable de dos años. 

¿Qué tengo que hacer si me olvido de tomar una dosis?

Si llega a olvida tomarse alguna de las dosis, tómela enseguida, en el momento que se acuerde. Ahora bien, si llega a cumplirse la hora de la siguiente dosis, omita y continúe con la dosis siguiente bajo el horario establecido por su médico normal. Por lo tanto procure no tomar alguna dosis doble para tratar de mediar la dosis olvidada.

Sobredosis

En caso de sufrir una sobredosis con este fármaco, comuníquese de forma inmediata con su farmacéutico, enfermera o médico de confianza que lo puedan orientar acerca del envenenamiento producido. Si llega a sufrir algún síntoma de desmayo, o de forma constante nota que ha tenido convulsiones, le cuesta respirar, o si le ha pasado varias veces que no logra despertar, llame a emergencias.

Entre los síntomas que pueden llegar a presentarse entre otros son:

  • Nistagmo.

  • Pérdida del conocimiento.

  • Movimientos incontrolables de los ojos

  • Somnolencia.

  • Pérdida de equilibrio o coordinación.

  • Mayor cantidad de convulsiones.

  • Coma.

  • Ataxia.

  • Mareo.

Tras presentar alguno de los síntomas mencionados normalmente tras sufrir una sobredosis, el médico solicitará lavado gástrico, con la asistencia del hospital más cercano o de igual forma con la ayuda de algún centro de toxicología.

Precauciones especiales

  • Antes de tomar este fármaco procure comunicarse con su médico o con su farmacéutico y hágale saber si padece alguna alergia a la lamotrigina, o algún otro fármaco que dentro de sus componentes se encuentre la lamotrigina, sea en tabletas o por vía oral. De igual forma hágale las preguntas pertinentes al especialista de la salud, o en dado caso consulte por su cuenta las composiciones de cada fármaco a través de guías que se encuentren en centros asistenciales.

  • Comuníquele a su médico de forma inmediata los fármacos que se encuentre tomando sean recetados o no, así como suplementos nutricionales y productos a base de hierbas o en dado caso que esté planeando tomar.

  • Es importante que se comunique con su médico si ha padecido alguna enfermedad autoinmune, tal como ciertas afecciones en donde el mismo cuerpo se ve afectado a través de sus propios órganos, ocasionando una pérdida de la funcionalidad tal como el lupus donde el cuerpo se ve afectado a través de los órganos, provocando distintos síntomas como trastornos de la sangre, padecimientos de los riñones y del hígado.

  • Si piensa en realizarse alguna cirugía, así sea bucal, no dude en informarle a su médico o incluso a su dentista si está siendo dosificado con lamotrigina.

  • Es preciso advertir que este fármaco puede producir somnolencia, por lo tanto no es recomendable que conduzca ni utilice maquinaria pesada hasta tener certeza de es exactamente es el medicamento que lo afecta.

  • Tenga en cuenta que su salud mental es primero por lo que de una u otra maneras puede llegar a desarrollar tendencias y pensamientos suicidas, todo esto mientras esté en transcurso del tratamiento con lamotrigina, por lo tanto no se automedique y consulte a su médico antes de utilizar este fármaco.
  • Tanto la persona que esté tomando el medicamento, como su familia o la persona que este cuidando, debe comunicarse manera inmediata con su médico tratante tan solo presentar síntomas como ataques de pánico; irritabilidad o si los mismos llegan a empeorar a través de ciertas manifestaciones como violencia hasta síntoma como somnolencia.

Lamotrigina y alcohol

El peligro de tomar este medicamento tras mezclar grandes cantidades de alcohol puede generar algunos síntomas que resultan ser dañinos para la salud, deteriorándose y a su vez provocando diversos síntomas tales como dolor de cabeza, riesgos de sufrir hemorragias, pérdida de la consciencia, problemas del corazón y hasta exponer su vida a un peligro real.

Además de poner en riesgo su vida, esta misma sustancia en grandes cantidades disminuye considerablemente la eficacia del tratamiento a base de lamotrigina, disminuyendo de igual forma su radio de acción.

A pesar de todo esto, no se recomienda mezclar este fármaco con grandes ingestas de alcohol ya que el mismo puede traer consecuencias no deseadas para el paciente.

Lamotrigina y anticonceptivos

Este fármaco en conjunción con anticonceptivos hormonales, se ha podido llegar a establecer que en combinación con otros medicamentos tales como el levonorgestrel o incluso el etinilestradiol llega a producir un incremento, pero ocasionan un efecto reversivo en la lamotrigina, es decir, opacando el radio de efectividad del mismo.

Sin embargo debido a esto, se requiere que transcurra el tiempo necesario  para el aumento de las dosis con el fin de mantener los niveles de efectividad, y por consiguiente obtener respuestas óptimas de la terapia. No se debe tomar esto a la ligera ya que se pueden presentar efectos adversos tras utilizar píldoras anticonceptivas.

Por lo tanto se recomienda que al utilizar anticonceptivos, sea constante o incluso es preferible que utilice métodos anticonceptivos no hormonales. En los casos donde el paciente se encuentre tomando lamotrigina y empiece a tomar píldoras anticonceptivas, es necesario un incremento considerable de las dosis de lamotrigina de hasta doble de la normal.

Considerablemente un aumento de hasta 100mg diario contando por semana, pero todo dependerá de los resultados que arroje el paciente tras los análisis clínicos realizados. El médico debe considerar que este incremento en las dosis, salvo que se encuentre clínicamente bajo soporte, puede llegar a ser perjudicial.

También se aconseja utilizar las debidas mediciones de lamotrigina antes, durante y posterior a haber comenzado la terapia con anticonceptivos hormonales. En los casos donde el tratamiento anticonceptivo requiera una semana libre de estas píldoras, se recomienda estar en estricta vigilancia, así como la utilización de anticonceptivos de barrera o de ser posible continuar con la terapia sin ese intervalo libre de anticonceptivos.

En ciertos casos se recomienda que en pacientes que están tomando lamotrigina, suspendan el tratamiento con anticonceptivos de tipo hormonal ya que resulta ser necesario, o de ser el caso es recomendable la reducción de las dosis sin que llegue a existir una eliminación total del tratamiento.

Esta reducción recomendada debe ser gradual, es decir, las dosis diarias de 50 a 100mg por semana pasen a ser disminuidas hasta de un 25% semanales por un tiempo de hasta tres (03) semanas, a menos que los resultados clínicos que se reflejan lleguen a manifestar otra cosa.

Si desea dejar de tomar los anticonceptivos donde el tratamiento cuya posología incluye una semana libre de píldoras, es recomendable que le comunique a su médico de cabecera donde él mismo le indicará que se mantenga en constante vigilancia, dadas las variaciones que se pueden presentar en los parámetros de lamotirgina, especialmente transcurridas las tres semanas del tratamiento.

En términos generales, tras la variación y los niveles elevados en el tratamiento con lamotrigina, es necesario que informe al especialista en la medicina si se encuentra tomando fármacos a base de hormonas, como anticonceptivos de tipo hormonales, entre ellos la conocida píldora, parches, inyecciones, implantes o dispositivos intrauterinos.

O si se encuentra realizando algún tratamiento hormonal, no dude en consultar a su especialista, antes de comenzarlo o incluso si ya está tomándolo y tiene pensado suspenderlo mientras esté tomando lamotrigina. Por lo tanto si actualmente está tomando estos medicamentos con hormonas, y nota una especie de sangrado inusual comuníquese de inmediato con su médico o asista a un centro clínico.

Los efectos que se pueden llegar a provocar tras su dosificación con anticonceptivos, no es la más positiva en el tratamiento ya que el mismo sufre una disminución considerablemente notoria; por lo tanto llegando a alterar la eficacia tras esta combinación simultánea que desde un principio tenía que ser la más certera para tratar la epilepsia.

Sertralina y lamotrigina

Hay que aclarar que la sertralina es utilizada clínicamente para tratar a pacientes que sufren depresión, así como distintos trastornos como el obsesivo-compulsivo donde comúnmente los pacientes presentan pensamientos que los agobia y que no pueden desaparecer tan fácilmente de sus pensamientos, insistiendo en la necesidad de realizar actividades en perjuicio de su integridad física o en perjuicio de alguna persona a su alrededor una y otra vez.

En personas que padecen ataques de pánico, siendo estos ataques repentinos y de alguna u otra forma inesperados de miedo intenso y constante preocupación sobre los mismos; utilizado también en personas que sufren de estrés postraumático, caracterizado por señales psicológicas alarmantes que se llegan a desplegar luego de haber sufrido alguna experiencia atemorizante.

Este fármaco de igual forma es prescrito para personas que sufren algún trastorno de ansiedad social, donde las mismas experimentan un miedo exagerado de interactuar con otras personas o abrirse para hablar o expresarse, resultando una gran muralla que interfiere con la vida normal de la persona. Este fármaco también se utilizado con el fin de relajar los indicios que se presentan tras sufrir trastorno disfórico premenstrual, donde la persona refleja cambios de ánimo, sensibilidad en los senos, dolor a nivel , abdominal e irritabilidad.

Es importante agregar que la sertralina atañe a la clase de antidepresivos calificados como inhibidores selectivos de recaptación de la serotonina, cuyo único fin es ampliar el importe de serotonina, siendo esta un componente natural del cuerpo humano, donde especialmente funciona en el cerebro asistiendo a las neuronas para que se mantengan el equilibrio mental.

La sertralina en combinación con este anticonvulsivante genera efectos adversos importantes, ya que genera en el paciente tratado con depresión una respuesta desfavorable al no ser tratado de forma adecuada, y tras no hacer un respectivo seguimiento de esta combinación de medicamentos.

En pacientes donde se les diagnosticó depresión y que al menos habían fallado en algún otro tratamiento, se les hizo un estudio de al menos nueve semanas, no se pudo determinar con exactitud la ventaja consecuencial en el suministro de este medicamento, ni mucho menos alguna mejoría en los pacientes que fueron diagnosticado con algún tipo de depresión.

Lamotrigina y ácido valproico

El ácido valproico es un fármaco que normalmente es utilizado para pacientes que sufren epilepsia, asociado a los indicadores transitorios neuronales del cerebro tales como la meningitis, tumores cerebrales, traumatismos a nivel cerebral, neurocisticercosis, encefalitis y hasta síndromes genéticos que puede llegar a presentar la persona.

En este sentido, los fármacos catalogados así para tratar las convulsiones producto de la epilepsia entre ellos se encuentran tanto el ácido valproico, como la lamotrigina, donde ambos son especie de canalizador en las vías que contienen sodio donde logran introducir la extensión de inactividad de forma veloz en esos canales.

Esta combinación de fármacos da como resultado la disminución prolongada del rango de acción que tienen las membranas neuronales, obligando a suprimir el rango de acción de los neurotransmisores y en consecuencia de las descargas producto de la epilepsia. En este sentido, el ácido valproico y la lamotrigina en combinación llegan a obstruir las vías que distribuyen el calcio en el cuerpo.

De modo tal que llegan a reducir como ya se sabe de los neurotransmisores y en consecuencia las descargas que genera la epilepsia, sin embargo, la lamotrigina llega a aumentar la labor de las vías catiónicas que han sido estimuladas por la polarización que existe por la epilepsia.

Tras estudios realizados en diversos pacientes, se debe considerar una variación en el tratamiento inicial, esto con el fin de obtener un mejor resultado y estar controlando la convulsiones. Ahora bien, en base a los resultados de estos estudios se pudo observar que la lamotrigina era levemente alterada cuando el ácido valproico no era tolerado por el organismo.

En consecuencia se tuvo que contraindicar para este tipo de tratamientos, pero no en su totalidad. En estudios recientes se pudo comprobar la eficacia que tienen el ácido valproico y la lamotrigina en tratamientos como monoterapia para personas adultas, donde dio como resultado que el ácido valproico fue el más tolerado de los dos.

Sin embargo muchos estudiosos concluyeron, que estos resultados deben intentarse bajo estudios a mayor graduación y bajo estricta vigilancia hacia los pacientes.

Lamotrigina vs gravidanza

La gravidanza mejor conocida como una gama de suplementos alimenticios, utilizado por las mujeres que se encuentran en etapa de gestación donde el mismo ayuda a resguardar la salud nutricional de ambos.

Este suplemento es recomendado por los médicos y pediatras en general por su grado de eficacia, sin embargo es importante que tanto la madre como el bebé tengan una dieta balanceada para obtener un mejor resultado, este fármaco dentro de su composición nos encontramos con omega-3, yodo, ácido fólico y una que otras vitaminas y minerales.

Este complemento alimenticio ayuda al cerebro a mantener su funcionamiento normal, tras ser recetado por un médico bajo una ingesta diaria de 250mg a diario, sin embargo este fármaco contiene componentes que ayudan a una acelerada división celular durante la etapa de gestación, desde luego ayudando a una mejor circulación de la sangre en el torrente sanguíneo, en especial los últimos tres meses del embarazo.

En relación a la combinación de estos de medicamentos, existe poca información acerca de su interacción y posible aplicación durante la etapa de lactancia, pero es importante destacar que en cuanto a la posible toxicidad que pueda presentar el neonato, lo que se sabe es que la lamotrigina pasa de la leche que produce la madera al neonato pero el mismo no la llega metabolizar, pero lo que sí ocurre es la acumulación.

Sin embargo, los neurólogos no certifican con seguridad esta información ya que la situación aún es considerada incierta y, por lo tanto, se debe mantener en constante vigilancia y resulta ser elección de la madre si tomar esta combinación de fármacos o por el contrario, posiblemente tenga la opción de cambiar a la leche artificial si no hubiera algún problema.

Si llega a existir alguna duda su parte debe pedir la opinión a su médico de confianza o algún ginecólogo cada cierto tiempo, por otro lado el médico debe medir el beneficio que se produce en la lactancia, aunque muchos no confían que exista alguna influencia en el fármaco antiepiléptico en la leche materna.

(Visited 137 times, 1 visits today)