≡ Menu

Levetiracetam: Qué es, para qué sirve, mecanismo de acción y más

El levetiracetam es catalogado dentro los fármacos antiepilépticos, con el fin de tratar las crisis que se presenten en pacientes que sufren de epilepsia, sin embargo este mismo medicamento debe dosificarse para aminorar los síntomas de dicho padecimiento y no como una solución inmediata para eliminarlo completamente.

Nota: Recuerde consultar a un médico, nunca se automedique.

¿Qué es levetiracetam?

El levetiracetam es un fármaco antiepiléptico usado normalmente para el tratamiento contra las crisis de epilepsia.

Sin embargo, el levetiracetam es utilizado como tratamiento en monoterapia para adultos y jóvenes a partir de los 16 años de edad o en pacientes que se encuentren diagnosticados con un buen tiempo con epilepsia, o incluso en pacientes donde han sido recientemente diagnosticados con esta afección.

Es importante recordar que la epilepsia es una afección, donde las personas sufren ataques o lo que se conoce a nivel de la medicina como crisis. Ahora bien, este fármaco es utilizado en las etapas tempranas de la epilepsia, donde estas crisis afectan inicialmente sólo un lado del cerebro, pero con el tiempo llegan a desarrollarse en las distintas zonas, es decir, hacia los dos hemisferios del cerebro.

Estas crisis inician parcialmente pero no se deben descartar los efectos que pueden llegar a afectar a los pacientes de la forma más generalizada posible. En este sentido, si su médico le ha dosificado levetiracetam, puede ser para tratar de reducir la cantidad de crisis que presenta.

Existe una dosificación de levetiracetam que puede ser tratada de forma conjunta con otros fármacos de tipo antiepilépticos, con el fin de tratar las dificultades que se pueden llegar a presentar inicialmente sea o no parcial, de igual forma si es o no generalizada en bebés lactantes a partir de 1 mes de nacido, niños, jóvenes mayores de los catorce (14) años de edad y adultos.

De igual forma este medicamento es recomendado para los pacientes que presentan crisis llamadas mioclónicas, producto de diversas actividades tales como sacudidas bruscas donde se ocasionan un leve shock, así como alguna reacción brusca a nivel muscular que llegue a influir de forma irreversible en la motricidad del paciente. (ver artículo: triptorelina).

En ciertos casos es considerada para la dosificación de las crisis tónico-clónicas, tanto en adultos como jóvenes a partir de los doce (12) años de edad que se presenta bajo las crisis más prolongadas, viéndose implicado la pérdida de consciencia de forma leve. Y finalmente en pacientes que sufren de epilepsia catalogada como idiopática, especialmente en adultos y jóvenes mayores de los doce (12) de forma generalizada y donde se ha llegado a pensar que este tipo de padecimiento es a raíz de una mutación genética.

Nombre comercial

levetiracetam

Este fármaco es promocionado a nivel farmacéutico como el nombre genérico de Keppra en solución de 100mm y Keppra en forma de comprimidos de 250, 500 y 1000mg, en su presentación comercial.

Contenido del envase

Este fármaco es encontrado en las farmacias en forma de una pequeña botella de vidrio de color ámbar por lo general de 300 ml, donde la tapa del envase es de color banco y de un material a base de polipropileno para mayor seguridad.

Existen presentaciones donde el envase es de cartón, donde el mismo lleva en su contenido una jeringa para uso oral ya graduada y en base a polietileno o también llamado poliestireno, acompañado con las debidas instrucciones para informar al paciente. (ver artículo: selegilina).

Mecanismo de acción

Este fármaco trata de disminuir la independencia de calcio que se encuentra en forma intraneuronal, llegándose a unir a la llamada proteína 2, ubicada en las vesículas sinápticas del cerebro; donde a su vez se ve inmiscuida la exocitosis que presentan las neuronas con lo que se conoce como neurotransmisores.

Modo de uso del levetiracetam

La promoción de este medicamente para su posterior aplicación se encuentra normalmente por vía soluble, o a través de una solución, también se presenta a través de tabletas o comprimidos donde las mismas se disuelven de forma inmediata en la boca, sin embargo estas tabletas de disolución prolongada, es decir, de acción extensiva pueden disolverse sin algún problema y tomarse de forma líquida.

Estas grageas de liberación prolongada y de suspensión inmediata habitualmente se toman dos veces diario, es decir, una por la mañana y otra por la noche independientemente si se ingieren con o sin algún tipo de alimentos. Sin embargo, en el caso de las tabletas de liberación prolongada la misma debe ser dosificada una vez a diario independiente si se consume con alimentos o no.

Sea prudente y utilice el levetiracetam razonadamente las horas que les fueron indicadas por su médico, la hora equivalente todos los días. De igual forma continúe dedicadamente las indicaciones que se encuentran prescritas en la receta que su médico le prescribió, asimismo solicite a su médico, enfermera, farmacéutico o auxiliar de la medicina que le aclarar cualquier duda que no pueda entender.

Le sugerimos reiteradamente ingerir levetiracetam tal cual se le ha sido recetado. No intente tomar dosis en mayores cantidades o inclusive menores del fármaco, ni siquiera las ingiera alterando la frecuencia de lo que muestra la formulación recetada por su médico tratante.

Ingiera los comprimidos de forma entera para obtener una suspensión rápida a medida que la trague, y de igual forma se sugiere que las tabletas de levetiracetam no las intente partir, ni masticar ni triturar. Asimismo tome los comprimidos enteros.

En caso de querer ingerir o probar las grageas de levetiracetam en suspensión, lo primero que debe hacer es que con las manos totalmente secas, abra el papel de aluminio que envuelve el empaque; seguidamente de eso no trate de sacar los comprimidos empujándolas. Continuando con lo anterior, saque del empaque de forma inmediata los comprimidos que su médico tratante le dosificó y con esto coloque los comprimidos en su boca, sorbiendo el suficiente líquido.

Espere el tiempo necesario hasta considerar que se disuelve por completo en su boca, en seguida trague esta combinación, sin embargo esta misma suspensión puede llegar a tomar un aproximado de diez segundos para que éste se disuelva completamente.

Ahora bien, para tomar las tabletas de este fármaco para tener una suspensión primeramente disuélvanse con el líquido necesario. Aunque primero se le sugiere colocar las grageas que le dosificó el médico en una taza de tamaño considerable, agregue una cantidad estimada de quince ml, es decir, aproximadamente una cucharada pequeña con el fin de cubrir el medicamento en esa taza.

Revuelva la mezcla contenida en la taza con suavidad. Al observar que se han disuelto los comprimidos en suspensión, debe beber el líquido cuanto antes. Si al tomar esta fórmula y observa que existe algo de medicina en la taza, le sugerimos adicionar un poco más de agua, vuelva a mezclarlo y bébala nuevamente hasta cerciorarse de que se ha tomado todo el medicamento.

Procure que si llega a tomar el levetiracetam en solución oral, para medir las dosis no utilice la medida de una cuchara doméstica, ya que es muy probable de que no pueda obtener la cantidad exacta de esta fórmula. Por lo tanto dígale a su médico, enfermera, farmacéutico o auxiliar de la medicina que le proporcionen un gotero, una taza medible o jeringa con el fin de que le pueda enseñar a cómo medir este fármaco.

Lo más probable es que el médico que lo esté tratando lo instruya para que pueda comenzar primero con dosis pequeñas de levetiracetam, con un aumento de forma gradual en las dosis, siendo esto una vez cada dos semanas.

Es importante aclarar que el levetiracetam solo tiene la misión de mantener bajo control los síntomas que se presentan junto con la epilepsia, ya que este fármaco no cura este padecimiento, por lo tanto prosiga tomando el tratamiento de levetiracetam inclusive si llega a sentirse bien.

Si está pensando en dejar de tomar este fármaco consulte a su médico de confianza, de igual forma si llega a presentar alguno de los efectos secundarios o efectos adversos en el comportamiento, así como cambios inusitados en el estado de ánimo.

Si llega a dejar de ingerir las grageas de levetiracetam, debe tomar en consideración que los ataques podrían volverse prolongados, incluso empeorar o desmejorar la salud del paciente. En este sentido, lo más probable es que su médico tratante disminuya las dosis de forma gradual.

Pacientes con insuficiencia renal

El sistema renal que aparentemente se presenta en el cuerpo de estas personas a través de este fármaco, a base de levetiracetam y donde los metabolitos se ven relacionados con la creatinina del cuerpo, tenga en consideración que el médico considerará de primera línea ajustar las dosis diarias para poder mantener el tratamiento de Keppra, a un nivel moderado, y que pueda ser tolerado por el organismo del paciente.

Ahora bien, en pacientes que se encuentran en fase terminal tras existir una falla renal, conocido como personas anúricas, la aplicación del fármaco en análisis realizados fue de una media comprendida entre los 25 a los 3.1 horas; donde el paciente se tratado se encontraba en interdiálisis. Dando como resultado la fracción del levetiracetam que tuvo una duración desde la primera una sesión de unas 4 horas.

Pacientes con insuficiencia hepática

En este tipo de pacientes donde los mismos padecen de un principio de insuficiencia hepática moderada, actualmente y tras diverso estudios, no existe un cambio notable a nivel corporal en base a este medicamento de levetiracetam, ya que por otro lado en los pacientes que presentaban insuficiencia hepática severa a nivel corporal el medicamento a base de levetiracetam disminuyó hasta un 50%.

Dosis

Continúe de forma juiciosa el tratamiento que le fue suministrado, por lo tanto sígalo exactamente como le fue indicado por su médico de confianza o inclusive farmacéutico, enfermera u otro especialista en el área de la salud. Si llega a tener alguna duda estime hacerlas a tiempo ya que son ellos quienes tienen la calificación y recomendación más acertada. (ver artículo: sirolimus).

Es importante que tome de forma adecuada la cantidad de comprimidos que le fueron dosificados por su médico tratante. En este sentido, el levetiracetam debe ser ingerido por lo menos dos veces diarios, normalmente una vez por en horario matutino y la otra dosis en horario nocturno, estimando que sea a la hora indicada por el tiempo que su médico estime por día.

Las dosis que se deben tener en el tratamiento como monoterapia las dosis deben ser estar basadas de la siguiente manera:

En los adultos y jóvenes mayores de los 16 años de edad, por lo general las dosis deben encontrarse entre el rango de los 1.000 mg y 3.000 mg diarios. Sin embargo, tras el paso del tiempo y tras haber empezado el tratamiento con levetiracetam, el médico tratante debe prescribir una dosis muy baja es decir, una dosis menor de los 500 mg diarios, por un tiempo de alrededor dos semanas.

Todo esto con anticipación  al suministro en general de la dosis antes de ser administrada por una general a la media de los 1.000 mg.

En tratamientos combinados, las dosis en los adultos y los jóvenes mayores de los doce (12) pero menores a los 17 años y estimando un peso corporal a partir de los 50 kg en adelante, la dosis media se encuadra entre los 1.000 y 3.000 mg por cada día que ha transcurrido.

Un ejemplo muy claro lo encontramos en pacientes donde su dosificación normal a diario ronda alrededor de los 1.000 mg, donde el paciente puede tomar dos (02) aspirinas, con un contenido de 250 mg por la mañana y de igual forma dos (02) grageas de 250 mg para ser ingeridas por la noche.

Dosis pediátrica

En cuanto dosis a ser suministradas para los bebés en etapa de lactancia, es decir, a partir del primer mes de nacido hasta los 23 meses, en niños pequeños, es decir, a partir de los 2 años hasta los 11, y en el caso de los adolescentes con un rango de edad comprendido entre los 12 hasta los 17 años con un peso estimado menor a los 50 kg.

El doctor le receta de forma segura en todos estos casos y de manera farmacéutica que el levetiracetam debe ser posológicamente apropiado en base al peso y la dosis, aunque siempre puede variar.

Sin embargo lo normal en cuanto a esta dosificación en cuanto a los bebés de meses es de 14 a 40 mg diario, pero en los jóvenes con la edad descrita con anterioridad varía entre los 20 a 60mg de dosis diarios cada 12 horas.

Este fármaco es suministrado por vía oral, o en forma de solución, bajo una formulación previa, que resulta ser la más apropiada para los bebés en etapa de lactancia y los jóvenes de edades comprendidas entre los seis (06) a los diecisiete (17) años, o en caso de que las grageas no se pueda estimar una dosis exacta.

Advertencias y precauciones

Es importante que primero consulte a su especialista en la medicina antes de iniciar el tratamiento con levetiracetam:

  • Si el paciente ha llegado a padecer complicaciones en los riñones, continúe con las indicaciones que le proporcionó su médico, ya que él mismo lo instruirá y finalmente decidirá si es pertinente ajustar las dosis.
  • Si el paciente es un adolescente y observa alguna minoración en su desarrollo mientras el mismo se encuentra en la etapa de la pubertad, comuníquese de inmediato al médico que lo está tratando con ese medicamento.
  • Existe un reducido grupo de personas que durante el transcurso del tratamiento con este antiepiléptico han llegado a tener pensamientos suicidas, incluso con el fin de acabar con su vida, haciéndose daño o haciendo daño a cualquiera que los rodea. Si la persona llega a tener la presencia cualquiera de estos síntomas, incluyendo depresión, infórmele a su médico tratante acerca de estos síntomas.

Efectos secundarios

Este fármaco presenta diversos efectos que pueden llegar a tornarse algo molesto para quien lo padece, en este sentido se recomienda llamar a su médico de forma inmediata si llega a presentar:

  • El paciente presenta confusión.
  • Constante e insoportable dolor de cabeza.
  • Pérdida inexplicable del apetito.
  • Vómitos.
  • La persona presenta estreñimiento.
  • Al paciente le cuesta conciliar el sueño, pero de igual forma presenta somnolencia excesiva.
  • Dolor a nivel articular.
  • Rigidez en la zona del cuello.
  • La persona le cuesta mantener la visión ya que la misma solo puede ver doble.

Existen ciertos efectos que pueden resultar ser muy graves. En todo caso si llega a observar cualquiera de los síntomas que a continuación se nombran, comuníquese de forma inmediata con su médico de confianza algún auxiliar de la medicina que los ayude y oriente acerca del que debe hacer:

  • La persona siente constante picazón.
  • El paciente llega a tener ampollas muy rojas en la piel.
  • Fiebres altas acompañados con dolor insoportable de garganta y otros síntomas de padecer alguna infección.
  • La persona presenta convulsiones que vienen empeorando con el transcurso del tiempo, y que no se encontraban en los diferentes síntomas que tenía antes.
  • Inflamación del rostro.

Efectos adversos

Al empezar este tratamiento, igual que muchos otros fármacos, no se pueden tomar a la ligera todos los efectos que pueden llegar a producirse, aunque es de advertir que no todos estos efectos lo padezcan en su mayoría quienes se les es dosificado con este fármaco. De esta misma forma consulte con su médico acerca de los pasos que necesita realizar con el fin de prevenirlos o disminuirlos:

  • La persona presenta debilidad, síntomas de mareos o que le falta la respiración, ya que esto puede ser producto de alguna reacción alérgica o anafiláctica que puede volverse grave.
  • Hinchazón el área del rostro tal como los labios, la lengua y la garganta.
  • La persona llega a tener síntomas de haber contraído algún catarro, acompañado erupciones cutáneas de forma consecutiva o prolongada en el tiempo, que resultan estar bajo temperaturas altas por los niveles de enzimáticos, llegando a influir de forma desconcertante en los exámenes sanguíneos o linfáticos.
  • El paciente presenta indicios reflejados en la orina, así como el cansancio, confusión e hinchazón en la parte baja tal como los pies, tobillos y de las piernas ya que esto puede denotar algún síntoma de minoración en el sistema renal, así como la presencia de ampollas rojizas y que puede llegar a aparecer como puntos de color oscuro rodeado con un anillo en los bordes.
  • El paciente con estos síntomas presenta, en ciertos casos, una erupción en el cuerpo caracterizada con diversas ampollas y la piel descamada. En especial en las zonas de la cara como la boca, la nariz, y los ojos; así como en el área genital conocido como el síndrome de Stevens-Johnson.
  • Una de las formas que causa más conmoción y que se ubica a nivel corporal es la existencia de necrólisis epidérmica que resulta ser tóxica. La persona llega a padecer de síntomas como cambios mentales, adormecimiento, pérdida o deterioro de la memoria, junto con otros síntomas neurológicos incluyendo movimientos involuntarios, dando como resultado ser síntoma de encefalopatía.
  • Algunos de los efectos que pueden resultar ser adversos de forma más frecuente se encuentran el dolor de cabeza, impotencia y desmayos, sensibilidad que pueden llegar a ser tan usuales tras haber iniciado la terapia. Sin embargo, se ha llegado a observar que estos mismos efectos se ven desmejorados y reducidos con el tiempo. Se recomienda asistir a urgencias si nota que los mismos no merman en su intensidad. 

Síntomas muy frecuentes, es decir, que lo pueden padecer más de una persona entre ellos:

  • Somnolencia o sensación de sueño.
  • Dolor de cabeza.

Síntomas frecuentes, es decir, que la pueden llegar a padecer hasta una persona, entre estas:

  • Depresión.
  • Hostilidad o agresividad.
  • Nerviosismo o irritabilidad.
  • Sensación de inestabilidad.
  • Letargo o falta de energía.
  • Temblores involuntarios.
  • Vértigo.
  • Dolor abdominal.
  • Digestión pesada, ardor y acidez.
  • Vómitos.
  • Erupción cutánea.
  • Sensación de debilidad.

Entre los efectos que resultan ser poco frecuentes, es decir, que pueden afectar hasta una de cada cien personas nos encontramos con:

  • Disminución en el recuento de las plaquetas, así como de los glóbulos blancos.
  • Pérdida y aumento de peso.
  • El paciente tiene constantemente pensamientos suicidas.
  • Alteraciones alarmantes de su estado mental.
  • Comportamiento anormal.
  • Cólera.
  • Ataque de pánico.
  • Inestabilidad emocional
  • Cambios de humor.
  • Agitación.
  • Pérdida de la concentración.
  • Visión doble o borrosa.
  • Valores anormales sobre la funcionalidad del hígado.
  • Debilidad y dolor muscular.
  • La persona es más propensa a sufrir lesiones. 

Entre los síntomas catalogados como raros, la persona afectada es en base a cada mil personas a quien se les administra este fármaco:

  • Síntomas de infección.
  • Disminución en el recuento de las células sanguíneas.
  • Reacciones alérgicas graves.
  • Disminución del sodio en la sangre.
  • Trastornos de la personalidad.
  • Espasmos musculares que no se pueden controlar, llegando a perturbar las zonas de la cabeza, el torso y las extremidades.
  • Rotura del tejido muscular.                                

Es importante recordarle los importante que resulta comunicarse con su médico de confianza al observar la presencia de cualquier efecto adverso que se mencionó con anterioridad, incluso si nota la presencia de otros efectos que no se hayan mencionado, guarde la calma y asista a un centro médico lo más rápido posible.

Embarazo y lactancia

Si se encuentra en la etapa temprana del embarazo o en el periodo de la lactancia, incluso si piensa que puede llegar a estar embarazada o por el contrario si tiene el ánimo de quedar en estado, no dude en comunicarse con su médico y a su vez consultarle los efectos que pueda llegar a tener antes de empezar a usar este fármaco. (Ver artículo: tamoxifeno).

Sin embargo el levetiracetam no está recomendado farmacológicamente para mujeres que se encuentran embarazadas, a menos que su médico lo dosifique de manera estricta. Siempre y cuando se evalúe primigeniamente el beneficio que lleva consigo este tratamiento, sin embargo no se puede descartar por completo el compromiso que puede llegar a manifestarse tras el nacimiento del bebé.

Advertencias

La discontinuación de este medicamento y basados en la práctica clínica, no es recomendable eliminarlo de un solo golpe ya que el mismo puede generar riesgos severos y empeorar el rango de salud mental, por lo tanto es recomendable disminuirlo de forma gradual; ahora bien, un ejemplo claro lo encontramos en el caso de los pacientes sean adultos o adolescentes sin distinción que lleguen a pesar más de 50 k, el médico deberá disminuir las dosis que inicialmente se encontraban de 500 mg diario cada 4 semanas.

Y en los casos de pacientes que lleguen a pesar menos de los 50 kg, el médico deberá disminuir las dosis que no logran exceder los 10 mg diarios.

Existen notables advertencias con personas que sufren de depresión o que presentan ideas suicidas, siendo de la misma forma en personas que tengan comportamientos suicidas. Ahora bien, en pacientes que han sido tratados con otros fármacos antiepilépticos se ha llegado a determinar, que tras los exámenes controlados se ha podido demostrar un pequeño aumento en los rasgos suicidas.

Hasta el momento se desconoce el riesgo, por lo tanto este tipo de pacientes deben estar en constante vigilancia con el fin de poder encontrar los signos de la depresión considerando una dosificación adecuada. En este sentido, se debe tomar en cuenta la situación en que se encuentra el paciente y consecutivamente su cuidador, ya que el mismo debe explicar al médico si llegan a aparecer ciertos síntomas dando como señal de que el paciente tiene depresión.

Otros medicamentos y Levetiracetam

Comuníquese con su médico tratante o en dado caso, algún farmacéutico o enfermera que sea de su confianza en caso de estar tomando este tratamiento con levetiracetam junto con otros fármacos que pudieran tener algún efecto en el mismo.

¿Qué otra información de importancia debería saber?

Sea prudente y trate de asistir a todas las citas médicas programadas. En el caso de ser un menor de edad, tal como un bebé o incluso resulte ser un niño menor de los cuatro (4) años de edad y se le llega a sentir mal, el especialista en la salud o su pediatra debe estar constantemente vigilando la presión arterial que presente de forma habitual.

No permita que nadie a parte de usted o la persona a quien se le haya dosificado tome el fármaco, ya que el mismo puede ocasionar a la persona algún efecto desfavorecedor. Realice a su farmacéutico las preguntas pertinentes o que le resulten sobre cómo volver a realizar el tratamiento recetado.

Dejar Comentario