Norfenefrina: Para qué sirve, farmacología, efectos secundarios y más.

El medicamento conocido como norfenefrina es uno de los varios medicamentos que actúan en el sistema cardiovascular, es decir, en el corazón y todos los aspectos que lo involucran, es conocido por ser un adrenérgico y actúa con un papel menor en el organismo del ser humano. Conoce todo lo que debes saber sobre la norfenefrina, las enfermedades que cura, sus similares y mucho más.

norfenefrina

¿Qué es?

La norfenefrina (DCI) o meta-octopamina (3-octopamina), también conocida como 3,β-dihidroxifeniletilamina, es un agente adrenérgico utilizado como fármaco simpaticomimético que se comercializa en Europa, Japón y México. Junto con su isómero estructural p-octopamina y las tiraminas, la norfenefrina es una amina de trazo endógeno natural y juega un papel como un neurotransmisor menor en el cerebro.

Entre algunos nombres comerciales que se le conocen a la norfenefrina de marca se encuentran incluidos Coritat, Energona, Hypolind, y Novadrel.

Indicaciones de la norfenefrina

El medicamento conocido como norfenefrina es utilizado para el control de la presión sanguínea y los desniveles que se puedan presentar en personas con hipotensión aguda, entre las enfermedades por las que se ingiere este medicamento en algunas partes del mundo se encuentran la feocromoci timectomía, simpatectomía, poliomielitis, anestesia espinal, IM, septicemia, transfusión sanguínea y reacciones a medicamentos. (Ver artículo: Digoxina)

Algunas de las enfermedades mencionadas anteriormente serán explicadas y definidas en otra categoría para una mejor comprensión del texto y obtener mayores conocimientos sobre en donde actúa la norfenefrina y poder tener mayor contenido en caso de necesitar utilizar este medicamento.

norfenefrina

Efectos secundarios

La norepinefrina, en vista de que es un medicamento que se comercializa en muy pocas zonas del mundo, en comparación a la magnitud de este, no se le han realizado una gran variedad de estudios para poder dictar si este medicamento cuenta con fuertes efectos secundarios, sin embargo, existe una lista de los conocidos:

Lesión isquémica, bradicardia; ansiedad, dolor de cabeza transitorio, dificultad respiratoria, necrosis por extravasación en el sitio de la inyección son los efectos secundarios que más se conocen que puede causar la norfenefrina.

¿Qué es la presión sanguínea?

La presión arterial (PA) es la presión de la sangre circulante en las paredes de los vasos sanguíneos. Usada sin mayor especificación, la “presión arterial” generalmente se refiere a la presión en grandes arterias de la circulación sistémica. La presión arterial se expresa generalmente en términos de la presión sistólica (máxima durante un latido cardíaco) sobre la presión diastólica (mínima entre dos latidos cardíacos) y se mide en milímetros de mercurio (mmHg), por encima de la presión atmosférica circundante (considerada cero por conveniencia).

norfenefrina

Tradicionalmente, la presión arterial se medía de forma no invasiva utilizando un esfigmomanómetro de tubo de mercurio, cuyo instrumento todavía se considera generalmente como el estándar de oro de la precisión. Más recientemente, otros métodos semiautomáticos se han vuelto comunes, debido en gran medida a la preocupación por la posible toxicidad del mercurio, aunque el costo y la facilidad de uso también han influido en esta tendencia. Las primeras alternativas a los esfigmomanómetros de tubo de mercurio eran a menudo inexactas, pero los dispositivos modernos validados tienen una precisión similar a los dispositivos de mercurio.

La presión arterial está influenciada por el gasto cardíaco, la resistencia periférica total y la rigidez arterial y varía dependiendo de la situación, el estado emocional, la actividad y los estados relativos de salud/enfermedad. A corto plazo, la presión arterial está regulada por barorreceptores que actúan a través del cerebro para influir en los sistemas nervioso y endocrino.

La presión arterial que es baja debido a un estado de enfermedad se llama hipotensión, y la presión que es constantemente alta es hipertensión. Ambas tienen muchas causas y pueden ser de aparición repentina o de larga duración. La hipertensión a largo plazo es un factor de riesgo para muchas enfermedades, incluyendo cardiopatía, accidente cerebrovascular e insuficiencia renal. La hipertensión a largo plazo es más común que la hipotensión a largo plazo y a menudo no se detecta debido al monitoreo poco frecuente y la ausencia de síntomas.

Contraindicaciones de la norfenefrina

Primeramente se debe saber que una contraindicación se define  como una situación que ocurre, la cual no estaba prevista al momento de indicar la ingesta de un medicamento; en otras palabras la contraindicación es lo contrario a la indicación, que son las acciones que se deben realizar y las respuestas que se tendrán en el organismo durante la ingesta de algún medicamento.

norfenefrina

Entre las contraindicaciones que se pueden tener al momento de ingerir la norfenefrina se encuentran los pacientes hipotensos por déficit de voltios sanguíneos, excepto como una medida de emergencia hasta que se pueda completar la terapia de voltios sanguíneos. Anestesia con ciclopropano y halotano, trombosis vascular mesentérica o periférica.

Feocromoci Timectomía

El feocromocitoma (PCC) es un tumor neuroendocrino de la médula de las glándulas suprarrenales (que se origina en las células cromafines), o tejido cromafín ico extra suprarrenal que no se involuciona después del nacimiento y que secreta grandes cantidades de catecolaminas, principalmente norepinefrina, más epinefrina en menor grado.

Los paragangliomas extra suprarrenales (a menudo descritos como feocromocitomas extra suprarrenales) están fuertemente relacionados, aunque son más raros, con tumores que provienen en los ganglios del sistema nervioso simpático y se denominan según el sitio anatómico primario de origen.

Causas de esta enfermedad

Hasta el 25% de los feocromocitomas pueden ser familiares. Se sabe que las mutaciones de los genes VHL, RET, NF1 (Gen 17 Neurofibromatosis tipo 1), SDHB y SDHD causan feocromocitoma familiar, por lo tanto esta enfermedad puede estar acompañada por la enfermedad de Von Hippel-Lindau, neurofibromatosis o paraganglioma familiar dependiendo de la mutación. (Ver artículo: Betametasona)

norfenefrina

El feocromocitoma es un tumor del síndrome de neoplasia endocrina múltiple, tipo IIA y tipo IIB (también conocidos como MEN IIA y MEN IIB, respectivamente). Los otros neoplasmas componentes de ese síndrome incluyen adenomas paratiroideos y cáncer tiroideo medular. Las mutaciones en el protooncogen RET autosómico impulsan estas neoplasias malignas. Las mutaciones comunes en el oncogén RET también pueden ser responsables del riñón esponjoso medular.

El feocromocitoma relacionado con la NEM II puede ser causado por mutaciones del oncogén RET. Ambos síndromes se caracterizan por feocromocitoma y cáncer de tiroides (carcinoma medular tiroideo). MEN IIA también se presenta con hiperparatiroidismo, mientras que MEN IIB también se presenta con neuroma mucoso.

Tratamientos para feocromocitomectomía

La extirpación quirúrgica del tumor es el tratamiento que se toma en cuenta primeramente, ya sea mediante laparotomía abierta o laparoscopia. Dada la complejidad del tratamiento perioperatorio y la posibilidad de recrudecimientos intra y postoperatorios catastróficos, dicha cirugía debe realizarse sólo en centros con experiencia en el tratamiento de este trastorno.

De igual manera, la experiencia quirúrgica que estos centros pueden proporcionar, también tendrán los recursos endocrinos y de anestesia necesarios. También puede ser necesaria la realización de una adrenalectomía, una extirpación quirúrgica completa de la glándula o glándulas suprarrenales afectadas.

Cualquiera de las dos opciones quirúrgicas requiere tratamiento previo con el bloqueador alfa adrenoceptor inespecífico e irreversible fenoxibenzamina o un alfa antagonista de acción corta (por ejemplo, prazosina, terazosina o doxazosina). Hacerlo permite que la cirugía continúe mientras se minimiza la probabilidad de hipertensión intraoperatoria severa (como podría ocurrir cuando se manipula el tumor). Algunas autoridades recomendarían que también se administre un bloqueador combinado alfa/beta como labetalol para disminuir la frecuencia cardíaca. Sin embargo, un bloqueador no selectivo de los receptores beta adrenérgicos como el propranolol nunca debe usarse en presencia de un feocromocitoma.

norfenefrina

El mecanismo para los eventos adversos asociados con el bloqueador del adrenoceptor β-adrenoceptor generalmente se atribuye a la inhibición de la vasodilatación mediada por el adrenalina β-adrenoceptor, dejando las respuestas vasoconstrictoras mediadas por el adrenalina β-adrenoceptor a las catecolaminas sin oposición y, por lo tanto, con hipertensión severa y potencialmente refractaria. Sin embargo, algunas guías clínicas permiten el uso del bloqueo beta-1 junto con alfabloqueantes durante la cirugía para el control de la taquicardia.

El paciente con feocromocitoma es invariablemente mermado en volumen. En otras palabras, el estado adrenérgico crónicamente elevado característico de un feocromocitoma no tratado conduce a una inhibición casi total de la actividad de la renina-angiotensina, lo que resulta en una pérdida excesiva de líquido en la orina y, por lo tanto, una reducción del volumen sanguíneo. (Ver artículo: Benzocaína)

Es por ello que una vez que el feocromocitoma fue eliminado, se eliminan de igual manera la fuente número 1 de catecolaminas circulantes, y comienza una fase en la que la actividad simpática es muy baja y se agota el volumen. Esto puede resultar en hipotensión profunda. Por lo tanto, generalmente se aconseja a los pacientes con feocromocitoma con “carga de sal” antes de la cirugía. Esto puede consistir en intervenciones simples como el consumo de alimentos con alto contenido de sal antes de la operación, el reemplazo directo de la sal o la administración de solución salina intravenosa.

Poliomielitis

La poliomielitis, a menudo llamada polio o parálisis infantil, es una enfermedad infecciosa causada por el poliovirus. En aproximadamente el 0.5 por ciento de los casos hay debilidad muscular que resulta en una incapacidad para moverse. Esto puede ocurrir de unas pocas horas a unos pocos días. La debilidad afecta con mayor frecuencia a las piernas, pero puede afectar con menos frecuencia a los músculos de la cabeza, el cuello y el diafragma. Muchas personas se recuperan completamente.

https://www.youtube.com/watch?v=jaQrNh2zMjI

En aquellos con debilidad muscular, alrededor del 2 al 5% de los niños y del 15 al 30% de los adultos mueren. Otro 25% de las personas tiene síntomas menores como fiebre y dolor de garganta y hasta un 5% tiene dolor de cabeza, rigidez en el cuello y dolores en brazos y piernas. Estas personas por lo general vuelven a la normalidad en una o dos semanas. Hasta en un 70 por ciento de las infecciones no hay síntomas. Años después de la recuperación puede ocurrir el síndrome pospoliomielitis, con un lento desarrollo de debilidad muscular similar a la que la persona tenía durante la infección inicial.

Por lo general, el virus de la poliomielitis se extiende de persona a persona mediante materia fecal infectada que entra en la boca. También puede propagarse mediante alimentos o líquidos que contengan heces humanas y, con menor frecuencia, mediante de la saliva infectada. Las personas infectadas pueden propagar la enfermedad hasta por seis semanas, incluso si no se presentan síntomas. La enfermedad se puede diagnosticar encontrando el virus en las heces o detectando anticuerpos contra él en la sangre. La enfermedad sólo ocurre naturalmente en humanos.

La enfermedad se puede prevenir con la vacuna contra la poliomielitis; sin embargo, se requieren dosis múltiples para que sea eficaz. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos recomiendan vacunar contra la polio a los viajeros y a aquellos que viven en países donde la enfermedad está ocurriendo.

norfenefrina

Una vez infectado no hay tratamiento específico. En 2016, hubo 37 casos de poliomielitis salvaje y 5 casos de poliomielitis derivada de la vacuna. Esto ha bajado de 350.000 casos salvajes en 1988. En 2014, la enfermedad sólo se propagaba entre la población de Afganistán, Nigeria y Pakistán. En 2015 Nigeria había detenido la propagación del virus salvaje de la poliomielitis, pero volvió a ocurrir en 2016.

Tratamiento de la poliomielitis

No existe cura para la polio. La principal función de la medicación actual y nueva es otorgar relajación de las dolencias, acelerar la recuperación y prevenir complicaciones. Entre las formas de sanar se encuentran la implementación de antibióticos para que no se produzcan infecciones en musculaturas que no se encuentran fuertes, analgésicos para el dolor, ejercicio moderado y una dieta nutritiva. El tratamiento de la polio a menudo requiere rehabilitación a largo plazo, incluyendo terapia ocupacional, fisioterapia, aparatos ortopédicos, zapatos correctivos y, en algunos casos, cirugía ortopédica.

Es posible que se requieran ventiladores portátiles para apoyar la respiración. Históricamente, un ventilador no invasivo de presión negativa, más comúnmente llamado pulmón de acero, se usaba para mantener artificialmente la respiración durante una infección aguda de polio hasta que una persona pudiera respirar independientemente (generalmente de una a dos semanas). Hoy en día, muchos sobrevivientes de polio con parálisis respiratoria permanente utilizan ventiladores de presión negativa tipo chaqueta que se usan sobre el pecho y el abdomen.

norfenefrina

Otros tratamientos históricos para la polio incluyen hidroterapia, electroterapia, masajes y ejercicios de movimiento pasivo, y tratamientos quirúrgicos, como el alargamiento de tendones y el injerto de nervios. De igual manera existen tratamientos en los que recetan vasopresores, como la norepinefrina, dopamina, dobutamina u otros.

Septicemia

La septicemia es una afección eventualmente mortal que se presenta cuando la respuesta del cuerpo a la infección causa lesión a sus propios tejidos y órganos. Los signos y síntomas comunes incluyen fiebre, aumento de la frecuencia cardíaca, aumento de la frecuencia respiratoria y confusión. También puede haber síntomas relacionados con una infección específica, como tos con neumonía o dolor al orinar con una infección renal.

En las personas muy jóvenes, ancianas y con un sistema inmunitario debilitado, es posible que no haya síntomas de una infección específica y que la temperatura corporal sea baja o normal, en lugar de alta. Es una sepsis que causa mal funcionamiento de los órganos o flujo sanguíneo insuficiente. El flujo sanguíneo insuficiente puede ser evidente por presión arterial baja, lactato sanguíneo alto o disminución de la diuresis. El shock séptico es la presión arterial baja debida a la sepsis que no mejora después de administrar cantidades razonables de líquidos intravenosos.

La sepsis es causada por una respuesta inmunitaria desencadenada por una infección. Con mayor frecuencia, la infección es bacteriana, pero también puede ser por hongos, virus o parásitos. Los lugares comunes para la infección primaria incluyen los pulmones, el cerebro, las vías urinarias, la piel y los órganos abdominales. Los factores de riesgo incluyen edad temprana o avanzada, un sistema inmunitario debilitado por afecciones como cáncer o diabetes, traumatismo grave o quemaduras.

norfenefrina

Un método más antiguo de diagnóstico se basó en el cumplimiento de al menos dos criterios del síndrome de respuesta inflamatoria sistémica (SIRS) debido a una presunta infección. En 2016, el SIRS fue reemplazado por el q SOFA, que es dos de los tres siguientes: aumento de la frecuencia respiratoria, cambio en el nivel de conciencia y presión arterial baja. Los hemocultivos se recomiendan preferiblemente antes de comenzar con antibióticos, sin embargo, no se requiere infección de la sangre para el diagnóstico.

Es necesario utilizar imágenes médicas para poder conseguir la posible localización de la infección. Otra de las razones más comunes de estos síntomas es la anafilaxia, la insuficiencia suprarrenal, bajo volumen sanguíneo, insuficiencia cardíaca y embolia pulmonar, entre otras.

La sepsis generalmente se trata con líquidos intravenosos y antibióticos. Típicamente, los antibióticos se administran tan pronto como sea posible. A menudo, los cuidados continuos se realizan en una unidad de cuidados intensivos. Si el reemplazo de líquidos no es suficiente para mantener la presión arterial, se pueden utilizar medicamentos que la eleven. La ventilación mecánica y la diálisis pueden ser necesarias para apoyar la función de los pulmones y los riñones, respectivamente.

Para guiar el tratamiento, se puede colocar un catéter venoso central y un catéter arterial para acceder al torrente sanguíneo. Se pueden utilizar otras mediciones como el gasto cardíaco y la saturación de oxígeno en la vena cava superior. Las personas con sepsis necesitan medidas preventivas para la trombosis venosa profunda, las úlceras por estrés y las úlceras por presión, a menos que otras afecciones impidan tales intervenciones.

norfenefrina

Algunos podrían beneficiarse de un control estricto de los niveles de azúcar en la sangre con insulina. El uso de corticosteroides es polémico. La drotrecogina alfa activada, originalmente comercializada para la sepsis grave, no se ha encontrado útil y se retiró de la venta en 2011.

La gravedad de la enfermedad determina en parte el resultado. El riesgo de muerte por sepsis es tan alto como el 30%, por sepsis severa hasta el 50% y por shock séptico hasta el 80%. Se desconoce el número de casos en todo el mundo, ya que hay pocos datos del mundo en desarrollo. Las estimaciones sugieren que la sepsis afecta a millones de personas al año.

En el desarrollo mundial, un aproximado de 0.2 a 3 personas por cada 1000 logran contraer la sepsis anualmente, por lo que según estos números, un aproximado de 1 millón de personas contraen esta enfermedad en América. La tasas de enfermos ha incrementado. Esta enfermedad suele ser más frecuentada en los hombres más que en las mujeres. La condición médica ha sido descrita desde los tiempos de Hipócrates. Los términos “septicemia” e “intoxicación sanguínea” se refieren a los microorganismos o a sus toxinas en la sangre y ya no se utilizan comúnmente.

Manejo de la enfermedad

El reconocimiento temprano y el tratamiento focalizado pueden mejorar los resultados de la sepsis. Las recomendaciones profesionales actuales incluyen una serie de acciones (“paquetes”) a seguir tan pronto como sea posible después del diagnóstico. Dentro de las primeras tres horas, una persona con sepsis debe haber recibido antibióticos y líquidos intravenosos si hay evidencia de presión arterial baja u otra evidencia de suministro inadecuado de sangre a los órganos (como se evidencia por un nivel elevado de lactato); los cultivos de sangre también se deben obtener dentro de este período de tiempo.

norfenefrina

Después de seis horas, la presión arterial debe ser adecuada, debe haber un control estricto de la presión arterial y del suministro de sangre a los órganos, y el lactato debe medirse de nuevo si inicialmente se elevó. Un paquete relacionado, el “Sepsis Six”, es de uso generalizado en el Reino Unido; esto requiere la administración de antibióticos dentro de una hora después del reconocimiento, cultivos de sangre, determinación de lactato y hemoglobina, monitoreo de la producción de orina, oxígeno de alto flujo y líquidos intravenosos.

Además de la administración oportuna de líquidos y antibióticos, el tratamiento de la sepsis también incluye el drenaje quirúrgico de las colecciones de líquido infectado y el apoyo correcto para la disfunción de los órganos. Esto puede incluir hemodiálisis en la insuficiencia renal, ventilación mecánica en la disfunción pulmonar, transfusión de hemoderivados y terapia con medicamentos y líquidos para la insuficiencia circulatoria.

Asegurar una nutrición adecuada -preferiblemente mediante la alimentación enteral, pero si es necesario, mediante la nutrición parenteral- es importante durante una enfermedad prolongada. También se pueden utilizar medicamentos para prevenir la trombosis venosa profunda y las úlceras gástricas.

Productos sanguíneos

La Campaña Sobreviviendo a la Sepsis recomendó la transfusión de glóbulos rojos empacados para niveles de hemoglobina por debajo de 70 g/L si no hay isquemia miocárdica, hipoxemia o sangrado agudo. En un ensayo realizado en 2014, las transfusiones de sangre para mantener la hemoglobina objetivo por encima de 70 ó 90 g/l no marcaron ninguna diferencia en las tasas de supervivencia; mientras tanto, aquellos con un umbral más bajo de transfusión recibieron menos transfusiones en total.

norfenefrina

La eritropoyetina no se recomienda en el tratamiento de la anemia con shock séptico porque puede precipitar eventos de coagulación sanguínea. La transfusión de plasma fresco congelado generalmente no corrige las anomalías subyacentes de la coagulación antes de un procedimiento quirúrgico planificado. Sin embargo, se recomienda la transfusión de plaquetas para los recuentos de plaquetas inferiores a (10 × 109/L) sin ningún riesgo de hemorragia, o (20 × 109/L) con alto riesgo de hemorragia, o (50 × 109/L) con hemorragia activa, antes de una cirugía planificada o un procedimiento invasivo.

La inmunoglobulina intravenosa no se recomienda debido a que sus secuelas beneficiosas son inciertos. Las preparaciones monoclonales y policlonales de inmunoglobulina intravenosa (IgIV) no reducen la tasa de mortalidad en bebes que acaban de nacer y adultos con sepsis. Las pruebas para el uso de preparaciones policlonales enriquecidas con IgM de IgIV son inconsistentes. Por otro lado, el uso de antitrombina para tratar la coagulación intravascular diseminada tampoco es útil.

Mientras tanto, la técnica de purificación de la sangre (como la hemoperfusión, la filtración de plasma y la adsorción acoplada de filtración de plasma) para eliminar los mediadores inflamatorios y las toxinas bacterianas de la sangre tampoco demuestra ninguna mejora de supervivencia para el shock séptico.

Vasopresores

Si la persona ha sido resucitada con suficiente líquido pero la presión arterial media no es mayor a 65 mmHg, se recomiendan vasopresores. La norepinefrina (noradrenalina) se recomienda como la opción inicial.

norfenefrina

La norepinefrina eleva la presión arterial a través de un efecto vasoconstrictor, con poco efecto sobre el volumen del accidente cerebrovascular y la frecuencia cardíaca. Si un solo vasopresor no es suficiente para elevar la presión arterial, se puede agregar epinefrina (adrenalina) o vasopresina. Sin embargo, uno de los efectos secundarios de la adrenalina es que reduce el flujo sanguíneo a los órganos abdominales y puede causar un aumento en los niveles de lactato.

La vasopresina se puede utilizar en el shock séptico porque los investigaciones prueban que hay una deficiencia relativa de vasopresina cuando el shock continúa durante 24 a 48 horas. De igual manera, la vasopresina reduce el flujo sanguíneo al corazón, los dedos de las manos y de los pies y los órganos abdominales, lo que provoca una falta de suministro de oxígeno a estos tejidos.

Por lo general, no se recomienda la dopamina. Aunque la dopamina es útil para aumentar el volumen de la apoplejía del corazón, causa más ritmos cardíacos anormales que la norepinefrina y también tiene un efecto inmunosupresor. También se recomienda la norfenefrina.  La dobutamina se puede usar si la función cardíaca es deficiente o si el flujo sanguíneo es insuficiente a pesar de tener suficientes volúmenes de líquido y presión arterial.

Para finalizar, anexo el siguiente video: 

(Visited 330 times, 1 visits today)