≡ Menu

Amlodipina: Qué es, para qué sirve, nombre comercial y más

La amlodipina es un medicamento utilizado para tratar principalmente la presión arterial alta y la enfermedad arterial coronaria. Este es un artículo informativo, por lo que siempre debe consultar antes a su médico.amlodipina

¿Qué es?

La amlodipina, vendida bajo la marca Norvasc, y otras conocidas, es un medicamento utilizado para tratar la presión arterial alta y la enfermedad arterial coronaria. Aunque normalmente no se recomienda a personas con insuficiencia cardíaca, se puede utilizar si otros medicamentos no son suficientes para disminuir la presión arterial alta o el dolor en el pecho relacionado con el corazón.

Los efectos secundarios comunes incluyen hinchazón, sensación de cansancio, dolor abdominal y náuseas. Por otra parte, los efectos secundarios graves pueden incluir presión arterial baja o ataques al corazón. Las dosis deben reducirse en personas con problemas hepáticos y en personas de edad avanzada. Además, la amlodipina es un obstructor de los canales de calcio de acción prolongada del tipo dihidropiridina y funciona en parte aumentando el tamaño de las arterias.

La amlodipina se patentó por primera vez en 1986 y comenzó su venta comercial en 1990. Está en la Lista de Medicamentos Esenciales de la Organización Mundial de la Salud, los medicamentos más efectivos y seguros que se necesitan en un sistema de salud y también está disponible como medicamento genérico.

amlodipina

¿Para qué sirve?

La amlodipina se usa en el tratamiento de la hipertensión y la enfermedad de la arteria coronaria en personas con angina estable (donde el dolor de pecho ocurre principalmente después del estrés físico o emocional) o angina vasoespástica (cuando ocurre en ciclos) y sin insuficiencia cardíaca.

También se puede usar como monoterapia o terapia de combinación para el tratamiento de la hipertensión o la enfermedad arterial coronaria. La amlodipina se puede administrar a adultos y niños de 6 a 17 años de edad.

Terapia de combinación

La amlodipina se puede administrar también en una terapia combinada con una variedad de medicamentos:

Amlodipina y atorvastatina, donde se administra amlodipina para la hipertensión o la enfermedad de la arteria coronaria (CAD) y la atorvastatina previene los eventos cardiovasculares, o también si la persona tiene colesterol alto.

Amlodipina y aliskiren o amlodipina, aliskiren e hidroclorotiazida, si la amlodipina sola no puede reducir la presión arterial. El aliskiren es un inhibidor de la renina, que trabaja para reducir la hipertensión primaria (sin causa conocida) uniéndose a la renina y evitando que inicie la vía del sistema renina-angiotensina (RAAS) para aumentar la presión arterial. La hidroclorotiazida es un diurético y disminuye el volumen total de sangre.

Amlodipina y benazepril, si cualquiera de los medicamentos ha fallado individualmente, o la amlodipina sola causó edema. El benazepril es un inhibidor de la enzima convertidora de la angiotensina (ECA) y bloquea la conversión de angiotensina I a angiotensina II en la vía RAAS.

amlodipina

Amlodipina y olmesartán o amlodipina, losartán e hidroclorotiazida, si la amlodipina no es suficiente para reducir la presión arterial. El olmesartán es un antagonista del receptor de la angiotensina II y bloquea parte de la vía RAAS.

Amlodipina y perindopril, si se usa amlodipina sola y causó edema. El perindopril es un inhibidor de la ECA de larga duración.

Amlodipina y telmisartán, donde el telmisartán es un antagonista del receptor de angiotensina II.

Amlodipina y valsartán o amlodipina, valsartán e hidroclorotiazida, donde el valsartán es un antagonista del receptor de angiotensina II.

Nombre comercial

La amlodipina se vende bajo distintas marcas, las más conocidas son: Astudal, Norvas y Zabart. También existen compuestos genéricos de este medicamento que generalmente se consiguen con el nombre de amlodipino.

También se comercializa este medicamento en preparados multicomponentes, los cuales contienen amlodipina en su composición y que tienen distintos fines médicos dependiendo de la enfermedad que se quiera tratar, ya que la amlodipina mezclada con otros medicamentos puede tener mejores efectos en el tratamiento de enfermedades.

Algunas de estas marcas son: Balzak, Balzak HCT, Caduet, Capenon, Capenon HCT, Copalia, Coverlan, Dafiro, Dafiro HCT, Exforge, Exforge HCT, Imprida, Sevikar HCT y Twynsta.

Farmacodinamia

La amlodipina es un antagonista de los canales de calcio angioselectivo e inhibe el movimiento de los iones de calcio en las células del músculo liso vascular y las células del músculo cardíaco (corazón), lo que inhibe la contracción del músculo cardíaco y las células del músculo liso vascular.

Esto causa vasodilatación y una reducción de la resistencia vascular periférica, lo que reduce la presión arterial. Sus efectos sobre el músculo cardíaco (corazón) también previenen una constricción excesiva en las arterias coronarias. Los mecanismos por los cuales la amlodipina alivia la angina de pecho son:

Angina estable: la amlodipina reduce la resistencia periférica total (poscarga) contra la cual trabaja el corazón y reduce el producto de la presión de la tasa, lo que reduce la demanda de oxígeno del miocardio, en cualquier nivel de ejercicio dado.

Angina variante: la amlodipina bloquea el espasmo de las arterias coronarias y restablece el flujo sanguíneo en arterias coronarias y arteriolas en respuesta al análogo de calcio, potasio, epinefrina, serotonina y tromboxano A2 en modelos animales experimentales y en vasos coronarios humanos in vitro.

También se ha encontrado que la amlodipina actúa como un antagonista del receptor mineralocorticoide o como un antimineralocorticoide.

Farmacocinetica

La amlodipina se ha estudiado en voluntarios sanos después de la administración oral de un medicamento marcado con 14C. La amlodipina se absorbe bien vía oral con una biodisponibilidad oral media de alrededor del 60%; la vida media de la amlodipina es de aproximadamente 30 a 50 horas, y las concentraciones plasmáticas en estado estacionario se alcanzan después de 7 a 8 días de la dosificación diaria.

Su extenso tiempo de vida media y su alta biodisponibilidad se deben en gran parte a su alto pKa (fuerza que tienen las moléculas al disociarse); está ionizado a pH fisiológico y, por lo tanto, puede atraer fuertemente a las proteínas.

Se metaboliza lentamente en el hígado por CYP3A4 (es un citocromo que forma parte del amplio sistema funcional de las oxidasas, es una de las más importantes enzimas involucradas en el metabolismo de los xenobióticos en el organismo), su grupo amino se oxida y su cadena de éster lateral se hidroliza, lo que resulta en un metabolito de piridina inactivo.

La eliminación renal es la principal vía de excreción con aproximadamente el 60% de una dosis administrada recuperada en la orina, principalmente como metabolitos de piridina inactivos. Sin embargo, la insuficiencia renal no influye significativamente en la eliminación de amlodipina.

Interacciones

Varios medicamentos interactúan con la amlodipina para aumentar sus niveles en el cuerpo. Los inhibidores de CYP3A, por naturaleza de inhibir la enzima que metaboliza la amlodipina. Otros incluyen el bloqueador del canal de calcio diltiazem, el antibiótico claritromicina y posiblemente algunos antifúngicos.

La amlodipina causa que varios medicamentos aumenten sus niveles, incluyendo la ciclosporina, simvastatina y tacrolimus. También, cuando se administran más de 20 mg de simvastatina, un agente hipolipemiante, con amlodipina, aumenta el riesgo de miopatía y administrar amlodipina con viagra aumenta el riesgo de hipotensión.

Se conocen un total de 640 medicamentos (3855 nombres genéricos y de marca) que interactúan con la amlodipina, 16 interacciones mayores con otros medicamentos (39 nombres de marca y genéricos), 558 interacciones moderadas (3621 nombres genéricos y de marca) y 66 interacciones menores (195 nombres genéricos y de marca).

Algunos de los medicamentos comunes controlados en combinación con amlodipina son: Aspir 81 (aspirina). Aspirina. Aspirina baja concentración. Atorvastatina. Benadryl (difenhidramina). Benazepril. Calcio 600 D (calcio / vitamina d). CoQ10 (ubiquinona). Crestor (rosuvastatin). Ciclobenzaprina. Cymbalta (duloxetina). Aceite de pescado (ácidos grasos poliinsaturados omega-3). El pomelo. Hidroclorotiazida. Ibuprofeno. Lantus (insulina glargina).

Lasix (furosemida). Levotiroxina. Lipitor (atorvastatina). Lisinopril. Losartan. Lyrica (pregabalina). Metoprolol. Metoprolol Succinate ER. Tartrato de metoprolol. Nexium (esomeprazol). Plavix (clopidogrel). Ramipril. Simvastatin. Synthroid (levothyroxine). Tylenol (acetaminofeno). Valsartán. Viagra (sildenafil). Vitamina B12 (cianocobalamina). Vitamina C (ácido ascórbico) y vitamina D3 (colecalciferol).

Posología

En adultos, tanto para la hipertensión como para la angina, la dosis inicial habitual es de 5 mg de amlodipina una vez al día, que puede aumentarse a una dosis máxima de 10 mg dependiendo de la respuesta individual del paciente. Estos son valores referenciales, recuerde siempre consultar antes a su médico.

En pacientes hipertensos, la amlodipina se ha usa en combinación con un diurético tiazídico, bloqueador alfa, bloqueador beta o un inhibidor de la enzima convertidora de la angiotensina. En el caso de angina, la amlodipina se puede usar como monoterapia o en combinación con otros medicamentos antianginosos en pacientes con angina refractaria a nitratos.

Cabe destacar que no se requiere ajuste de la dosis de amlodipina con la administración concomitante de diuréticos tiazídicos, betabloqueantes e inhibidores de la enzima convertidora de la angiotensina.

En cuanto a la población pediátrica, se indica a niños y adolescentes con hipertensión desde los 6 hasta los 17 años de edad. La dosis oral recomendada en este tipo de pacientes es de 2.5 mg una vez al día como dosis inicial, aumentada a 5 mg una vez al día si no se logra la disminución de presión arterial después de 4 semanas.

La amlodipina utilizada administrada en dosis similares a pacientes ancianos o más jóvenes es igualmente bien tolerada. Se recomiendan los las cantidades de dosificación normales en los ancianos, pero el aumento de la dosis debe realizarse con cuidado.

Efectos secundarios

Algunos efectos secundarios comunes de la amlodipina, dependiendo de la dosis, incluyen efectos vasodilatadores, edema periférico, mareos, palpitaciones y enrojecimiento. El edema periférico (acumulación de líquido en los tejidos) ocurre a una tasa de 10.8% a una dosis de 10 mg y es tres veces más probable en mujeres que en hombres. Causa más dilatación en las arteriolas y los vasos precapilares que los vasos y vénulas poscapilares.

El aumento de la dilatación hace que la cantidad de sangre aumente, haciendo que esta no pueda pasar a las vénulas y vasos poscapilares estrechos; la presión hace que gran parte del plasma se mueva al espacio intersticial. El edema asociado a la amlodipina se puede evitar añadiendo inhibidores de la ECA o antagonistas del receptor de angiotensina II.

De los otros efectos secundarios, las palpitaciones y enrojecimiento ocurrieron con mayor frecuencia en mujeres y los mareos no tenían sesgo sexual.

Los efectos secundarios comunes pero no relacionados con la dosis son fatiga, náuseas, dolor abdominal y somnolencia. Los efectos secundarios que ocurren menos del 1% del tiempo incluyen: trastornos sanguíneos, impotencia, depresión, neuropatía periférica, insomnio, taquicardia, agrandamiento gingival, hepatitis e ictericia.

Indicaciones

La amlodipina está indicada para el tratamiento de la hipertensión y para disminuir la presión arterial. La disminución de la presión arterial reduce el riesgo de eventos cardiovasculares fatales y no mortales, principalmente accidentes cerebrovasculares e infartos de miocardio. Estos beneficios se han observado en ensayos controlados de fármacos antihipertensivos de una amplia variedad de clases farmacológicas, incluida la amlodipina.

El control de la presión arterial alta debe ser parte del manejo integral del riesgo cardiovascular, que incluye, según corresponda, el control de los lípidos, el control de la diabetes, la terapia antitrombótica, el abandono del hábito de fumar, el ejercicio y la ingesta limitada de sodio. Muchos pacientes necesitarán más de un medicamento para alcanzar los objetivos deseados para la disminución de presión arterial.

La amlodipina también está indicada para prevenir ciertos tipos de dolor en el pecho (angina). Puede ayudar a aumentar su capacidad para hacer ejercicio y disminuir la frecuencia de los ataques de angina. No debe usarse para tratar los ataques de dolor en el pecho cuando ocurren. Use otros medicamentos (como la nitroglicerina sublingual) para aliviar los ataques de dolor en el pecho según las indicaciones de su médico.

Contraindicaciones

La única contraindicación absoluta para la amlodipina es una alergia a la amlodipina o cualquier otra dihidropiridina.

Sin embargo, ocurren otras situaciones donde generalmente no se debe usar amlodipina. En pacientes con shock cardiogénico, donde los ventrículos del corazón no pueden bombear suficiente sangre, los bloqueadores de los canales de calcio intensifican la situación al evitar el flujo de iones de calcio hacia las células cardíacas, que se requieren para que el corazón bombee.

Mientras que el uso en pacientes con estenosis aórtica (estrechamiento de la aorta donde se encuentra con el ventrículo izquierdo), ya que no inhibe la función del ventrículo, generalmente es seguro, aunque puede causar colapso en casos de estenosis severa.

En la angina inestable (excluyendo la angina variante), la amlodipina puede causar un aumento reflejo en la contractilidad cardíaca (la fuerza de los ventrículos) y la frecuencia cardíaca, que en conjunto aumentan la demanda de oxígeno por parte del corazón.

A los pacientes con hipotensión severa se les puede intensificarla presión arterial baja y los pacientes con insuficiencia cardíaca pueden tener edema pulmonar. Las personas con función hepática alterada no pueden metabolizar la amlodipina en toda su extensión, dándole una vida media más larga.

Sublingual

La palabra sublingual se refiere a la vía de administración farmacológica por la cual las sustancias se difunden en la sangre a través de los tejidos debajo de la lengua. Muchos medicamentos están diseñados para la administración sublingual, incluidos los medicamentos cardiovasculares, esteroides, barbitúricos, benzodiacepinas, analgésicos opioides, enzimas y, cada vez más, vitaminas y minerales.

Cuando un producto químico entra en contacto con la membrana mucosa debajo de la lengua, se absorbe. Debido a que el tejido conectivo debajo del epitelio contiene una profusión de capilares, la sustancia se difunde en ellos y entra en la circulación venosa. Por el contrario, las sustancias absorbidas en los intestinos están sujetas al metabolismo de primer paso en el hígado antes de entrar en la circulación general.

La administración sublingual tiene ciertas ventajas sobre la administración oral. Al ser más directo, a menudo es más rápido, y asegura que la sustancia correrá el riesgo de degradación solo por enzimas salivales antes de ingresar al torrente sanguíneo.

Por otra parte, los fármacos administrados por vía oral deben sobrevivir al paso por el entorno hostil del tracto gastrointestinal, lo que puede degradarlos, ya sea por ácido estomacal o bilis, o por enzimas como la monoaminooxidasa (MAO).

Además, después de la absorción del tracto gastrointestinal, tales fármacos deben pasar al hígado, donde pueden estar muy alterados; esto se conoce como el efecto de primer paso del metabolismo de los medicamentos. Debido a la actividad digestiva del estómago y los intestinos, la vía oral no es adecuada para ciertas sustancias, como la salvinorina A.

Los preparados farmacéuticos para administración sublingual se fabrican en forma de:

Tabletas sublinguales: tabletas que se derriten fácilmente en la boca, se disuelven rápidamente y con poco o ningún residuo. Las tabletas de nitroglicerina son un ejemplo, el ondansetrón antiemético es otro.

Tiras sublinguales: similares a las tabletas, porque se derriten fácilmente en la boca y se disuelven rápidamente. Suboxone es un ejemplo de medicamento que viene en una tira sublingual.

Tabletas multiusos: tabletas solubles para administración oral o sublingual (o bucal), a menudo también adecuadas para la preparación de inyecciones, Hydrostat (hidromorfona) y varias marcas de tabletas y cubos de morfina.

Gotas sublinguales: una solución concentrada para dejar caer debajo de la lengua, como con algunas preparaciones para la tos Nicocodeine.

Spray sublingual para la lengua: ciertos medicamentos humanos y veterinarios se dispensan como tales.

Comprimidos efervescentes bucales o sublinguales: este método impulsa el medicamento a través de las membranas mucosas mucho más rápido (este es el caso en el estómago con líquidos carbonatados o efervescentes) y se utiliza en la tableta bucal Fenenta fentanilo.

Casi cualquier forma de sustancia puede ser susceptible de administración sublingual si se disuelve fácilmente en la saliva. Los polvos y aerosoles pueden todos aprovechar este método. Sin embargo, varios factores, como el pH, el peso molecular y la solubilidad de los lípidos, pueden determinar si la ruta es práctica.

Con base en estas propiedades, un fármaco adecuadamente soluble podría difundirse muy lentamente a través de la mucosa para ser efectivo. Sin embargo, muchos medicamentos son más potentes tomadas por vía sublingual, y en general es una alternativa más segura que la administración a través de la mucosa nasal.

Un inconveniente, sin embargo, es la decoloración y deterioro de los dientes causados ​​por el uso a largo plazo de este método con medicamentos y rellenos ácidos o de otro tipo cáusticos.

La amlodipina también viene en presentación sublingual, aunque es menos frecuente. Se vende mayormente bajo el nombre de Cardiorex, y se identifica en su caja como comprimidos de desintegración oral. Su uso y finalidad es el mismo que el de cualquier comprimido, cambiando obviamente la velocidad de absorción de este.

Dosis

A continuación se darán algunos valores de referencia más detallados sobre las dosis de la amlodipina dependiendo de la enfermedad. Recuerde que este es un artículo informativo y que siempre debe consultar con su médico.

La dosis habitual en adultos para la hipertensión se trata con una dosis inicial de 5 mg vía oral una vez al día, la dosis de mantenimiento es de 5 a 10 mg vía oral una vez al día. La dosis máxima sería de 10 mg por día. Los pacientes pequeños o frágiles pueden comenzar con 2.5 mg por vía oral una vez al día y la dosis debe ajustarse de acuerdo a la respuesta que genere el paciente.

En general, la valoración debe realizarse de 7 a 14 días. Si está clínicamente justificado, la titulación puede proceder más rápidamente, siempre que el paciente sea evaluado con frecuencia. Se debe utilizar solo o en combinación con otros agentes antihipertensivos para tratar la hipertensión.

La dosis habitual en adultos para la angina de pecho consta de una dosis de mantenimiento de 5 a 10 mg por vía oral una vez al día, con una dosis máxima de 10 mg por día. En los estudios clínicos, la mayoría de los pacientes con angina o enfermedad arterial coronaria (CAD) requirieron 10 mg por vía oral una vez al día.

Igualmente, la dosis debe ajustarse de acuerdo a la respuesta del paciente. En general, la valoración debe realizarse de 7 a 14 días. Si está clínicamente justificado, la titulación puede proceder más rápidamente, siempre que el paciente sea evaluado con frecuencia.

Se usa la amlodipina sola o en combinación con otros agentes antianginosos para el tratamiento sintomático de la angina estable crónica. Igualmente se recomienda utilizarla sola o en combinación con otros agentes antianginosos para el tratamiento de la angina vasoespástica confirmada o sospechada.

La dosis debe ajustarse de acuerdo con la respuesta del paciente. En general, la valoración debe realizarse de la misma manera de 7 a 14 días. Si está clínicamente justificado, la titulación puede proceder más rápidamente, siempre que el paciente sea evaluado con frecuencia.

La dosis geriátrica habitual para la hipertensión consta de una dosis inicial de 2.5 mg por vía oral una vez al día y una dosis de mantenimiento de 2.5 a 10 mg por vía oral una vez al día. La dosis máxima sería de 10 mg por día.

Este medicamento se utiliza solo o en combinación con otros agentes antihipertensivos para tratar la hipertensión.

La dosis geriátrica habitual para la angina de pecho consta de una dosis inicial de 5 mg por vía oral una vez al día y dosis de mantenimiento de 5 a 10 mg por vía oral una vez al día. La dosis máxima es de 10 mg por día.

Ajustes de dosis de hígado: para la hipertensión se debe tomar una dosis inicial de 2.5 mg por vía oral una vez al día. Para angina de pecho o enfermedad de la arteria coronaria (CAD), la dosis inicial debe ser de 5 mg por vía oral una vez al día.

Para pacientes que usan otros medicamentos antihipertensivos concomitantes la dosis inicial recomendada también es de 2.5 mg por vía oral una vez al día.

Se debe tener cuidado con la administración de este medicamento a pacientes menores de 6 años ya que su seguridad y eficacia no se han establecido. Además, la formulación de la tableta oral puede tomarse con o sin alimentos, mientras que la solución oral no debe mezclarse con alimentos o bebidas antes de la administración.

Advertencias: la formulación de la solución oral contiene glicerol, que podría causar malestar estomacal, dolor de cabeza y / o diarrea.

Este fármaco se ha utilizado de forma segura en pacientes con enfermedad pulmonar obstructiva crónica, insuficiencia cardíaca bien compensada, enfermedad vascular periférica, diabetes mellitus y con perfiles lipídicos anormales. Además, la magnitud de la reducción de la presión arterial se correlaciona con la altura de la elevación del pretratamiento (los pacientes con hipertensión moderada tuvieron una respuesta 50% mayor que los pacientes con hipertensión leve).

La supervisión de tratamiento se debe hacer a través de la presión sanguínea y pruebas de función hepática periódica.

Algunos consejos que se indican son el consentimiento de que este medicamento puede causar somnolencia, mareos, dolor de cabeza o náuseas, y deben evitar conducir o utilizar maquinaria hasta que se observen los efectos completos del medicamento.

También que se debe informar de inmediato sobre cualquier signo o síntoma del síndrome de Stevens-Johnson, hepatitis o ictericia, o reacciones de hipersensibilidad y que también deben informar a su médico sobre todos los medicamentos concurrentes de venta con y sin receta o los productos a base de hierbas que estén tomando.

Dosis pediátrica

Si la hipertensión (presión arterial alta) se prolonga durante un tiempo considerable, podría llegar a provocar daños en varias partes del cuerpo, como el cerebro, el corazón y los riñones. La amlodipina pertenece a un grupo de medicamentos llamados bloqueadores de los canales de calcio, que ayudan a reducir la presión arterial. Abre los vasos sanguíneos y por lo tanto reduce la presión sanguínea. Esto ayuda a evitar daños a largo plazo.

La amlodipina está disponible en tabletas de 2.5, 5 y 10 mg y también se puede pedir como medicamento líquido. La amlodipina por lo general se administra una vez al día, generalmente en la mañana. Se debe administrar este medicamento aproximadamente a la misma hora cada día para que así se convierta en parte de la rutina diaria de su hijo, lo que le ayudará a recordar que debe tomarla.

Su médico generalmente le indicará la dosis de amlodipina adecuada para su hijo. Sin embargo, un valor general para la dosis es de 2.5 a 5 mg vía oral por día, siendo el máximo por día de 5 mg. Su médico puede sugerir que el niño tome una dosis baja para empezar, luego pueden aumentar la dosis a medida que el paciente se acostumbre al medicamento y según cómo responda.

Las tabletas deben tragarse con un vaso de agua, leche o jugo y el niño no debe masticar la tableta. También se puede triturar la tableta y mezclarla con una pequeña cantidad de alimentos blandos como yogur, miel o puré de papas. Las tabletas trituradas también se pueden mezclar en 5 ml o 10 ml de agua (una o dos cucharas de medicina). Use una jeringa oral o una taza para administrar el medicamento y asegúrese de que su hijo lo tome de inmediato.

Para el medicamento líquido se debe medir la cantidad correcta con una jeringa oral o cuchara para medicamentos. No se debe usar una cucharadita de cocina ya que no dará la cantidad correcta. Igualmente, asegúrese de que su hijo lo tome todo de inmediato.

La presión arterial de su hijo comenzará a bajar después de unos días, aunque no verá ninguna diferencia muy notable en el niño. Es normal que su hijo tenga la presión arterial alta durante este período, y su médico deberá a su hijo para asegurarse de que tenga una buena respuesta al medicamento.

Si su hijo vomita en menos de 30 minutos después de recibir una dosis de amlodipina y se mejora rápidamente, se recomienda volver a darle la misma dosis. En cambio, si su hijo vomita y el malestar persiste luego de 30 minutos después de recibir una dosis de amlodipina, no necesita darle otra dosis, debe esperar hasta la próxima dosis normal.

Si se llega a olvidar de administrarle al niño la dosis correspondiente, puede darle la dosis omitida cuando se acuerde durante el día, siempre que esto sea al menos 12 horas antes de la próxima dosis. Además, puede ser peligroso administrarle a su hijo demasiada amlodipina porque puede hacer que la presión arterial se vuelva demasiado baja (su hijo se sentirá mareado y puede desmayarse).

Cotidianamente se utilizan medicamentos para mejorar a los más chicos, pero a veces pueden tener otros efectos que no deseamos (efectos secundarios). Lleve a su hijo al hospital o llame a una ambulancia de inmediato si:

Su hijo tiene un ritmo cardíaco irregular o rápido. Si a su hijo le falta el aliento o tiene sibilancias, o su cara, labios o lengua comienzan a hincharse, o desarrollan una erupción, ya que pueden ser alérgicos a la amlodipina.

Además, el niño puede presentar algunos de los siguientes efectos secundarios cuando comienza a tomar amlodipina por primera vez. Podría tener enrojecimiento en la cara o dolor de cabeza, sentirse físicamente cansados ​​(letargo) o débiles, y pueden tener problemas para dormir. Pueden sentirse mareados o aturdidos cuando se ponen de pie.  El niño también podría tener dolor de estómago, indigestión o nauseas, y podrían hincharse un poco sus piernas o las articulaciones.

A veces, puede haber otros efectos secundarios que no se enumeran arriba. Si nota algo inusual y está preocupado, contacte a su médico. Por lo general, estos síntomas son leves y deben desaparecer después de unos días a medida que su hijo se acostumbra al medicamento. Si siguen siendo un problema 2 semanas después de comenzar, o si está preocupado, comuníquese con su médico, pero continúe administrándole la amlodipina.

Por lo general, puede darle a su hijo medicamentos que contengan paracetamol o ibuprofeno durante la administración regular de amlodipina, a menos que su médico le haya indicado que no lo haga. De igual manera, consulte con su médico o farmacéutico antes de darle cualquier otro medicamento a su hijo. Esto incluye medicinas herbales o complementarias.

Mantenga el medicamento en un armario, lejos del calor y la luz solar directa. No necesita mantenerse en la nevera. Además, asegúrese de que los niños no puedan ver o alcanzar el medicamento. También se recomienda mantener el medicamento en el recipiente en el que vino.

Amlodipina en el embarazo

La amlodipina forma parte de los bloqueadores de los canales de calcio (BCC), que son un grupo de medicamentos utilizados principalmente para tratar la presión arterial alta y para tratar y prevenir los ataques de angina de pecho. Estos incluyen la amlodipina, diltiazem, felodipina, lacidipina, lercanidipina, nicardipina, nifedipina, nimodipina y verapamilo.

En el Reino Unido, el Instituto Nacional de Excelencia en Salud y Atención recomienda la nifedipina como uno de los medicamentos para tratar la presión arterial alta durante el embarazo. La nifedipina también se usa a veces para retrasar o detener el trabajo de parto prematuro.

La nifedipina es el BCC para el que se ha recabado más información y, por lo tanto, se usa comúnmente en el embarazo. Aunque hay menos información disponible, no hay evidencia de que ninguno de los otros BCC sea nocivo cuando se usa en el embarazo, y para algunas mujeres embarazadas con presión arterial alta preexistente, un médico puede recomendar que continúe usando el BCC que se estaba usando antes.

BBCs en el embarazo

Al decidir si debe o no tomar un BCC durante el embarazo, es importante sopesar lo necesario que es para su salud frente a los posibles riesgos para usted o su bebé, algunos de los cuales dependerán de cuántas semanas de embarazo tenga. Toda la información mostrada a continuación generaliza los efectos en cuanto a los BCCs, los efectos específicos de la amlodipina se especificaran más abajo.

¿Tomar un BCC durante el embarazo hará que mi bebé nazca con defectos de nacimiento?

El cuerpo de un bebé y la mayoría de los órganos internos se forman durante las primeras 12 semanas de embarazo. Es principalmente durante este período que se conoce que algunos medicamentos causan defectos de nacimiento.

Los estudios de alrededor de 500 mujeres embarazadas que tomaron un BCC al inicio del embarazo, no han demostrado que tuvieran más probabilidades de tener un bebé con un defecto de nacimiento en comparación con las mujeres que no tomaban BCC. Además, tres estudios no mostraron ningún vínculo entre tomar un BCC durante el embarazo y tener un bebé con un defecto cardíaco.

Sin embargo, debido a que las tasas de defectos congénitos se han estudiado en un número relativamente pequeño de bebés nacidos de mujeres embarazadas que usan BCC, y actualmente no hay información sobre BCC específicos, se requiere más investigación para abordar este tema.

¿Tomar un BCC puede causar un aborto espontáneo?

Un estudio de alrededor de 300 mujeres embarazadas que tomaron un CCB mostró que el aborto espontáneo entre estas mujeres no era más común que en las mujeres que no tomaban un CCB. Los resultados de este estudio son confiables ya que se utilizó la técnica más apropiada para analizar las tasas de aborto espontáneo.

Un estudio más pequeño sí mostró un mayor riesgo de aborto espontáneo en mujeres que usaban BCC, pero la información en este estudio no se analizó utilizando el método más preciso. No hay estudios publicados sobre tasas de aborto espontáneo en mujeres que usan BCC específicos.

¿Tomar BCC en el embarazo puede causar muerte fetal?

En general, los datos de una serie de estudios pequeños no indican que el uso de nifedipina en el embarazo aumente el riesgo de muerte fetal. Sin embargo, se requiere más investigación sobre este tema ya que se han estudiado las tasas de mortinatos en un número relativamente pequeño de mujeres embarazadas que usan nifedipina y actualmente no hay información sobre otros BCC.

¿Tomar un BCC en el embarazo puede causar un parto prematuro o bajo peso al nacer en el bebé?

Actualmente no es posible determinar si el uso de BCC durante el embarazo aumenta el riesgo de parto prematuro o bajo peso al nacer, ya que los estudios publicados disponibles consisten principalmente en ensayos en los que se administraron medicamentos a mujeres embarazadas que a menudo tenían afecciones médicas graves y solo por un corto período justo antes del nacimiento del bebé.

¿Tomar un BCC en el embarazo puede causar problemas de aprendizaje o de conducta en el niño?

El cerebro de un bebé continúa desarrollándose hasta el final del embarazo. Por lo tanto, es posible que tomar ciertos medicamentos en cualquier etapa del embarazo pueda tener un efecto duradero en el aprendizaje o el comportamiento de un niño.

Tres pequeños estudios que investigaron si los niños de entre 18 meses y 12 años que estuvieron expuestos a nifedipina en el útero tenían un mayor riesgo de problemas de aprendizaje y de conducta en comparación con los niños no expuestos a nifedipina. Sin embargo, todos los resultados dieron que no existe un mayor riesgo de aprendizaje.

¿Necesitará mi bebé supervisión adicional durante el embarazo?

Como parte de su atención prenatal de rutina, a la mayoría de las mujeres se les ofrecerá una exploración alrededor de las 20 semanas de embarazo para buscar defectos de nacimiento y controlar el crecimiento del bebé.

No hay evidencia de que tomar un BCC durante el embarazo cause ningún problema que requiera un control adicional de su bebé. Sin embargo, las mujeres embarazadas con presión arterial alta y algunas de las otras afecciones en las que se usan los BCCs como tratamiento podrían recibir un control adicional durante el embarazo para garantizar que se mantengan saludables y que el bebé esté creciendo y desarrollándose como se esperaba.

¿Qué sucede si ya tomé un BCC durante el embarazo?

Aunque los BCC no parecen ser perjudiciales para un bebé en desarrollo, siempre es una buena idea informarle a su médico que está embarazada o que ha tomado algún medicamento. Puede decidir si todavía necesita los medicamentos que está tomando y asegurarse de que está tomando la dosis efectiva más baja.

Información general

Hasta 1 de cada 5 embarazos termina en un aborto espontáneo, y 1 de cada 40 bebés nace con un defecto de nacimiento. Estos se conocen como los riesgos de población de fondo. Describen la posibilidad de que ocurran estos eventos en cualquier embarazo antes de tomar en cuenta factores como la salud de la madre durante el embarazo, su estilo de vida, los medicamentos que toma y la composición genética de ella y del padre del bebé.

Medicamentos utilizados en el embarazo

La mayoría de los medicamentos utilizados por la madre atravesarán la placenta y llegarán al bebé. A veces, esto puede tener efectos beneficiosos para el bebé. Sin embargo, hay algunos medicamentos que pueden dañar el desarrollo normal de un bebé.

La forma en que un medicamento afecta a un bebé puede depender de la etapa del embarazo cuando se toma el medicamento. Si toma medicamentos con regularidad, debe hablar de estos efectos con su médico o equipo de atención médica antes de quedar embarazada.

Si le sugieren un medicamento nuevo durante el embarazo, asegúrese de que el médico o profesional de la salud que lo atiende esté enterado de su embarazo.

Al decidir si se usa o no un medicamento durante el embarazo, hay que sopesar cómo el medicamento podría mejorar la salud de usted y/o del bebé no nacido frente a posibles problemas que el medicamento pueda causar. Además, cada embarazo es único. La decisión de comenzar, detener, continuar o cambiar un medicamento recetado antes o durante el embarazo se debe consultar con su médico.

Amlodipina en el embarazo

Según estudios, la amlodipina debe usarse durante el embarazo solo si el beneficio supera el riesgo para el feto (establecido en Australia y EE. UU.). Sin embargo, su uso está contraindicado en Reino Unido.

Es importante fomentar el uso de métodos anticonceptivos adecuados. De igual manera, si este medicamento se usa durante el embarazo, o si la paciente queda embarazada mientras toma este medicamento, se debe ser informado del daño potencial al feto.

Los estudios en animales han demostrado una disminución significativa del tamaño de la camada, el aumento de las muertes intrauterinas y la prolongación de la gestación y la duración del trabajo de parto cuando se administra este medicamento antes del apareamiento, durante el apareamiento y durante la gestación. Sin embargo, no hay datos controlados en el embarazo humano.

En algunos pacientes tratados BCC se produjeron cambios bioquímicos reversibles en la cabeza de los espermatozoides. No hay datos controlados para este medicamento, pero los modelos animales han mostrado efectos adversos sobre la fertilidad masculina.

La categoría de embarazo TGA de este medicamento en Australia es C, al igual que la categoría de embarazos de la FDA en Estados Unidos.

Australia TGA categoría C del embarazo: medicamentos que, debido a sus efectos farmacológicos, han causado o pueden sospecharse que causan efectos nocivos en el feto o recién nacido humano sin causar malformaciones. Estos efectos pueden ser reversibles. Los textos adjuntos deben ser consultados para más detalles.

Categoría C del embarazo de la FDA de Estados Unidos: los estudios de reproducción animal han mostrado un efecto adverso en el feto y no hay estudios adecuados y bien controlados en humanos, pero los beneficios potenciales pueden justificar el uso del medicamento en mujeres embarazadas a pesar de los riesgos potenciales.

Amlodipina y bradicardia

La bradicardia es una condición en la que una persona tiene una frecuencia cardíaca muy lenta, típicamente definida como una frecuencia cardíaca en reposo de menos de 60 latidos por minuto (BPM) en adultos. La bradicardia generalmente no causa síntomas hasta que la tasa cae por debajo de 50 BPM. Cuando es sintomático, puede causar fatiga, debilidad, mareos, sudoración y, a muy baja velocidad, desmayo.

Durante el sueño, un ritmo cardíaco lento con frecuencias de alrededor de 40-50 BPM es común y se considera normal. Los atletas altamente entrenados también pueden tener el síndrome del corazón atlético, una frecuencia cardíaca en reposo muy lenta que se produce como una adaptación deportiva y ayuda a prevenir la taquicardia durante el entrenamiento.

El término bradicardia relativa se usa para explicar una frecuencia cardíaca que, aunque en realidad no está por debajo de los 60 BPM, todavía se considera demasiado lenta para la afección médica actual del individuo.

Ha habido casos en los que se ha relacionado la toma de amlodipina con la bradicardia como efecto secundario, estando este dentro de los los efectos secundarios. Además de la bradicardia, se han notificado arritmias (incluyendo taquicardia ventricular y fibrilación auricular), dolor de pecho, hipotensión, isquemia periférica, hipotensión postural, taquicardia y vasculitis en menos del 1% pero más del 0.1% de los pacientes.

También se ha registrado insuficiencia cardíaca, extrasístoles e irregularidades en el pulso en menos del 0.1% de los pacientes. Angina e infarto de miocardio ocasionalmente han sido reportados; sin embargo, estas reacciones no se pudieron distinguir de estados de enfermedad o medicamentos coexistentes.

El empeoramiento de la angina de pecho y el infarto agudo de miocardio pueden desarrollarse después de comenzar o aumentar la dosis de amlodipina, especialmente en pacientes con enfermedad coronaria obstructiva severa.

Amlodipina y alcohol

¿Se puede tomar alcohol mientras se está bajo el tratamiento con amlodipina? Aunque el alcohol no afecta directamente al medicamento en sí, los medicamentos para reducir la presión arterial como la amlodipina pueden hacer que algunas personas se sientan mareadas, con sueño o cansadas.

Si se ve afectado de esta manera, es mejor evitar el consumo de alcohol porque puede empeorar estos efectos secundarios. También recuerde que si tiene presión arterial alta, debe minimizar la cantidad de alcohol que bebe, ya que el alcohol puede aumentar la presión sanguínea.

Amlodipina y losartan

El losartán funciona con una hormona llamada angiotensina II para disminuir la presión arterial y también puede mejorar la función renal en algunas personas. Las personas que se inician con losartán deben hidratarse adecuadamente y tener niveles de electrolitos normales. Está prescrito para tratar la presión arterial alta, enfermedad renal diabética.

En cambio, la amlodipina puede usarse para el tratamiento de la angina o para bajar la presión arterial, pero puede causar edema en los pies. Está prescrito para presión arterial alta, síndrome de Raynaud, angina, insuficiencia cardíaca, enfermedad de la arteria coronaria. También se puede prescribir sin receta para la prevención de la migraña.

Estos dos medicamentos también se indican en conjunto para el tratamiento de la presión arterial alta. Generalmente se toman ambos en bajas dosis, y este método suele ser más provechoso por el hecho de que puede generar mayor eficacia si se toman de esta manera que tomando una dosis muy alta de uno solo de ellos. Además, al mezclarlos los riesgos de sufrir alguno de sus efectos secundarios son mínimos.

Amlodipina e hidroclorotiazida

La hidroclorotiazida (HCTZ o HCT) es un medicamento diurético que a menudo se usa para tratar la presión arterial alta y la hinchazón debido a la acumulación de líquidos. Otros usos incluyen diabetes insípida, acidosis tubular renal y disminuir el riesgo de cálculos renales en aquellos con niveles altos de calcio en la orina.

Para la presión arterial alta a menudo se recomienda como tratamiento de primera línea. El HCTZ se toma por vía oral y se puede combinar con otros medicamentos para la presión arterial como una sola píldora para aumentar la efectividad.

Los efectos secundarios potenciales incluyen una función renal deficiente, desequilibrios electrolíticos, especialmente bajo nivel de potasio en la sangre y, con menor frecuencia, sodio sérico bajo, gota, niveles elevados de azúcar en la sangre y sensación de desmayo al ponerse de pie.

Aunque se informa que las alergias a HCTZ ocurren con mayor frecuencia en personas con alergias a las sulfonamidas, esta asociación no está bien respaldada. Se puede usar durante el embarazo, pero no es un medicamento de primera línea en este grupo.

Está en la clase de medicamentos tiazídicos y actúa disminuyendo la capacidad de los riñones de retener agua. Esto significa que inicialmente reduce el volumen de sangre, disminuyendo el retorno de sangre al corazón y, por lo tanto, el gasto cardíaco. A largo plazo, sin embargo, se cree que reduce la resistencia vascular periférica.

Dos compañías, Merck y Ciba, declaran que descubrieron la medicación que se comercializó en 1959. Está en la Lista de Medicamentos Esenciales de la Organización Mundial de la Salud, los medicamentos más efectivos y seguros que se necesitan en un sistema de salud. En 2008, fue el segundo medicamento de presión arterial más utilizado en los Estados Unidos y está disponible como un medicamento genérico y es relativamente asequible.

La hidroclorotiazida se tiende a mezclar con la amlodipina para tratar más eficazmente la presión arterial alta, y también para atacar otros síntomas que trata la hidroclorotiazida, como la retención de líquidos, pero que no lo hace la amlodipina.

Amlodipina ratiopharm

La amlodipina ratiopharm contiene el principio activo amlodipino que pertenece al grupo de medicamentos llamados bloqueadores de los canales de calcio. Se usa para tratar la presión arterial alta (hipertensión) o un cierto tipo de dolor en el pecho llamado angina, una forma rara de la cual es la angina de Prinzmetal.

En pacientes con valores de presión arterial alta, su medicamento funciona al relajar los vasos sanguíneos, para que la sangre pase a través de ellos con mayor facilidad. En pacientes con angina, este medicamento funciona mejorando el suministro de sangre al músculo cardíaco, que recibe más oxígeno, lo que evita la aparición de dolor en el pecho. Su medicamento no proporciona alivio inmediato para el dolor de pecho por angina.

Contraindicaciones: si es alérgico (hipersensible) a la amlodipina u otros bloqueantes de los canales de calcio, no debe tomar este medicamento. Esto puede manifestarse por picazón, enrojecimiento de la piel o dificultad para respirar. Tampoco debe tomarlo si tiene una disminución severa en la presión arterial (hipotensión).

Si tiene un estrechamiento de la válvula aórtica (estenosis aórtica) o shock cardiogénico (una afección en la cual su corazón no puede llevar suficiente sangre al cuerpo) y si tiene insuficiencia cardíaca después de un ataque al corazón, tampoco debe tomarlo.

Amlodipina atorvastatina

Este es un producto que contiene 2 medicamentos: amlodipina y atorvastatina. Como ya sabemos, la amlodipina es un bloqueador de los canales de calcio y se usa para tratar la presión arterial alta o prevenir el dolor en el pecho (angina de pecho).

La atorvastatina se usa junto con una dieta adecuada para ayudar a reducir el colesterol y las grasas “malas” (como LDL, triglicéridos) y elevar el colesterol “bueno” (HDL) en la sangre. Pertenece a un grupo de drogas conocidas como “estatinas”. Funciona al reducir la cantidad de colesterol producido por el hígado.

Disminuir el colesterol “malo” y los triglicéridos y aumentar el colesterol “bueno” disminuye el riesgo de enfermedad cardíaca y ayuda a prevenir accidentes cerebrovasculares y ataques cardíacos. Además de seguir una dieta adecuada (como una dieta baja en colesterol / baja en grasas), otros cambios en el estilo de vida que pueden ayudar a que este medicamento funcione mejor incluyen hacer ejercicio, perder peso si tiene sobrepeso y dejar de fumar.

Amlodipina vs nifedipino

Como ya hemos mencionado, la amlodipina es un bloqueador de canales de calcio de acción prolongada. En cambio la nifedipina es un bloqueador de los canales de calcio de acción corta que causa la dilatación de los vasos sanguíneos periféricos. Este mecanismo de acción, similar al de la amlodipina, ayuda a reducir la presión arterial alta y aumenta el suministro de sangre a los músculos del corazón.

La nifedipina también se usa para otros fines, como en el trabajo de parto prematuro y en el fenómeno de Raynaud (decoloración de los dedos de las manos y los pies debido a la reducción del suministro de sangre como respuesta al frío y al estrés emocional). Al igual que la amlodipina, la nifedipina tampoco se usa para la angina continua.

Amlodipina y olmesartan

Este producto se usa para tratar la presión arterial alta (hipertensión). Disminuir la presión arterial alta ayuda a prevenir accidentes cerebrovasculares, ataques cardíacos y problemas renales.

Este producto contiene 2 medicamentos: amlodipina y olmesartan. Ambos funcionan al relajar los vasos sanguíneos para que la sangre fluya más fácilmente. La amlodipina es un bloqueador del canal de calcio y olmesartán es un bloqueador del receptor de angiotensina (ARB).