≡ Menu

Dexametasona: Qué es, para qué sirve, nombre comercial y más

En el presente artículo hablaremos de la dexametasona, fármaco desinflamatorio que se utiliza para aliviar los síntomas de la artritis, alergias graves, asma entre otros. También hablaremos de las indicaciones, dosis, contraindicaciones, efectos secundarios y mucho más.

dexametasona

Indice De Contenido

Dexametasona: ¿Qué es? y ¿para qué sirve?

La dexametasona es un corticosteroide (un tipo de hormonas de la gama de los esteroides), esto quiere  decir, que es parecido a las hormonas naturales que producen las glándulas suprarrenales.

Generalmente se utiliza para sustituir este producto químico en los casos en que el organismo no fabrica la cantidad suficiente. Se utiliza para aliviar la inflamación (también la hinchazón, el ardor, el enrojecimiento y el malestar intenso).

Se utiliza también para el tratamiento de algunos tipos de artritis; también para tratar alteraciones de la piel, de los ojos, de la sangre, de la tiroides, de los intestinos (como podría ser una colitis) y de los riñones; también se usa para tratar las alergias graves; y las crisis de asma. La dexametasona también se utiliza en el tratamiento de algunas clases de cáncer.

La dexametasona y sus productos derivados, como lo son la dexametasona fosfato sódico y la dexametasona acetato que son glucocorticoides elaborados que se usan como antiinflamatorios e inmunosupresores.

dexametasona

La dexametasona no tiene casi acción mineralocorticoide (hormonas segregada por el área glomerulosa de la glándula adrenal) y por esto no se puede utilizar para tratar casos de deficiencia adrenal. La dexametasona se considera el corticoide elegido para el tratamiento del edema cerebral ya que tiene la mejor penetración en el sistema nervioso central.

Como un glucocorticoide (hormonas que intervienen en la regulación de la metabolización de los carbohidratos , la dexametasona es veinte (20) veces más fuerte en acción que la hidrocortisona y es de cinco a siete (5 a 7) veces más fuerte en acción  que la prednisona. A parte de todo esto es uno de los corticoides que tiene la actuación más prolongada.

Nombre comercial

Existen en el mercado farmacéutico gran cantidad de nombres comerciales del principio activo de la  dexametasona y también distintas presentaciones como inyectables , tabletas, solución, gotas, etc.; entre los nombres más conocidos tenemos: Dexacortil, Decadron, Dexameth, Dexone, Hexadrol, Decobel.

dexametasona

Farmacodinámia

La dexametasona es una hormona producida en la zona corticosuprarrenal con actividad  antiinflamatoria e inmunosupresora muy altas y de poca acción mineralcorticoide.

Dentro de los tipos de corticosteroides, la dexametasona es uno de los de mayor actividad más potentes en su acción antiinflamatoria: 0,75 mg de dexametasona corresponden comparativamente hablando a 4 mg de metilprednisolona o de triamcinolona, a 5 mg de prednisolona y prednisona, a 6 mg de deflazacort, a 20 mg de hidrocortisona y a 25 mg de cortisona acetato.

Se han llegado a considerar como valores funcionales los que corresponden a los 7,5 mg de prednisolona o sus similares. (Ver artículo celestamine)

Los corticoides cohiben la elaboración de las prostaglandinas y los leucotrienos, que son elementos que regulan la evolución los procesos vasculares y de las celulares de la hinchazón o inflamación, como también de la respuesta inmunológica.

Esto quiere decir que disminuyen la vasodilatación, reducen la eliminación del fluido corporal, la acción leucocitaria, el agregar y liberar gránulos de los neutrófilos, el escape de enzimas hidrolíticas a través de los lisosomas, la generación de radicales libres de la clase de superóxido y la cantidad de vasos sanguíneos (que tienen menos fibrosis) en los distintos procesos endémicos.

Ambas funciones competen al mismo mecanismo que radica en la cohibición de la elaboración de la fosfolipasa A2, enzima de donde salen los ácidos grasos poliinsaturados iniciadores de las prostaglandinas y de los leucotrienos.

dexametasona

Mecanismo de acción

Los glucocorticoides son hormonas naturales que actúan previniendo o suprimiendo la contestación de las acciones inmunes e inflamatorias en los casos en que aplican dosis farmacológicas. Los glucocorticoides libres pasan con gran facilidad las membranas que recubren las células y se unifican a los receptores del citoplasma de manera específicas, provocando una cantidad de respuestas que alteran  la transcripción y, por ende la elaboración de proteínas.

Estas son la cohibiciones de la infiltración leucocitaria en la zona donde se produce la inflamación, la interrupción con los intercesores de la inflamación y la anulación de las resoluciones inmunológicas. El efecto antiinflamatorio de los glucocorticoides compromete proteínas cohibidoras de la fosfolipasa A2, también conocidas como lipocortinas. Así mismo, las lipocortinas dirigen la bio elaboración de una cantidad de fuertes interceptores de la inflamación como los leukotrienos y las prostaglandinas.

Ciertas respuestas de los glucocorticoides son la disminución de la inflamación y una eliminación de manera general de la veredicto inmunológico. Los glucocorticoides que son inhalados reducen la elaboración de la IgE, incrementa la cantidad de receptores beta adrenérgicos que se encuentran en los leucocitos y reducen la elaboración del ácido araquidónico. Por lo que resultan muy eficientes para la terapia del asma bronquial repetida y para tratar las reacciones alérgicas.

Farmacocinética

La dexametasona se absorbe de manera muy rápida posteriormente a la toma de la dosis oral. Las  concentraciones máximas del plasma reflejan después de una o dos (1-2)  horas. La duración de este efecto de la dexametasona administrada de forma inyectada depende del tipo de inyección (si es por la vía intravenosa, la vía intramuscular o la vía intraarticular) y del tipo de irrigación que presente el área donde fue aplicada la inyección.

dexametasona

Posteriormente a una aplicación sobre la piel, los ojos o los oídos el nivel de absorción del medicamento depende de la lealtad del mismo. Se incrementa en las áreas que tienen lesiones y es intensa de forma particular en los sitios en los que el estrato córneo es más fino. Posteriormente a la aplicación de forma oftálmica de la dexametasona, sólamente se genera una absorción mínima en el organismo.

En la circulación del organismo, la dexametasona se une de forma muy débil a las proteínas del plasma, teniendo actividad la parte que no se fija a las proteínas. El medicamento se reparte de manera rápida en los riñones, en la piel, en los músculos, en los intestinos y en el hígado. Los corticoides pasan la barrera de la placenta y se elimina por medio de la lecha materna.

La dexametasona se metaboliza en el hígado produciendo elementos sin actividad que son excretados por la orina. La vida media de expulsión es de unas 1.8 a 3.5 horas y la vida media biológica alcanza de unas 36 a 54 horas.

Indicaciones

Ahora bien, en este apartado descubrirás algunos usos de este fármaco y cuando se debe utilizar, aunque debe destacarse que no se debe consumir sin antes consultar a su médico.

El uso terapéutico

La dexametasona se utiliza para el tratamiento de algunas sa para tratar inflamaciones o hinchazones y para la terapia de enfermedades autoinmunes como puede ser la artritis reumatoide. También se le aplica a los enfermos de cáncer que están realizando quimioterapia para neutralizar algunos efectos secundarios que presenta este tipo de terapia de antitumoral.

dexametasona

La Dexametasona puede llegar a incrementar los efectos antieméticos (evita la náusea y el vómito) de los adversarios del receptor de la 5-HT3 como el ondansetron. También se puede aplicar en pequeñas dosis (usualmente unas 5-6 tabletas) antes y después de ciertos tipos cirugía dental, como puede ser la extracción de la cordal o muela del juicio, ésta cirugía usualmente presenta hinchazón  de las mejillas.

En los casos de tumores del cerebro (tanto en los estados primarios o los metastásicos), la dexametasona se utiliza neutralizar el crecimiento del edema que puede llegar a oprimir en algún momento otras estructuras del cerebro. La Dexametasona también se utiliza para tratar las compresiones de los discos que forman la médula espinal, en especial se usa como tratamiento de emergencia en pacientes que son sometidos a cuidados mitigantes.

La dexametasona se utiliza también en algunos tipos de hemopatías de tipo malignas, en especial en el los casos de las terapias del mieloma múltiple donde la dexametasona se aplica en solitario o en conjunto con la talidomida (tal-dex), Lenalidomida o en conjunto con la adriamicina y la vincristina (VAD). Se aplica inyectando en el talón para tratar la fascitis plantar, en algunas ocasiones se aplica en conjunto con la acetonida de triamcinolona. (Ver artículo clorotrimeton)

dexametasona

Se usa también para neutralizar el shock alérgico administrándose en dosis altas. Se encuentra en las  gotas que son para los ojos y en el spray nasal .

La dexametasona se puede llegar a utilizar en el ámbito de la hiperplasia adrenal congénita para prevenir la presencia de características sexuales masculinas (virilización) en un feto de género femenino. Si alguno de los progenitores portan la mutación del gen CYP21A, la madre puede iniciar el tratamiento con dexametasona cuando tenga la siete (7) semanas de embarazo.

En la semana doce (12), se puede tomar muestras de vellosidades coriónicas que pueden determinar si el feto es varón (en éste caso se suspende el tratamiento) o mujer. En análisis posteriores de ADN se puede llegar a saber si el feto femenino porta dicha la mutación, si este fuera el caso se debe seguir con el tratamiento hasta que el bebé nazca. Los efectos secundarios que puede presentar para la madre pueden llegar a ser peligrosos y el efecto a largo plazo sobre el bebé todavía no está muy claro.

dexametasona

La dexametasona también se utiliza para tratar mujeres con riesgo de un parto prematuro, de esta manera se incita a la maduración de los pulmones del feto. Esto ha sido ligado con el bajo peso en el momento del nacimiento, aunque no con un aumento de la tasa de mortalidad de neonatos.

La dexametasona se utiliza para tratar el edema en el cerebro, como del edema pulmón. Se suele llevar en el maletín de primeros auxilios en las expediciones donde se realizan ascensos de montañas para apoyar a los montañistas a contrarrestar lo que se conoce como el mal de altura.​

El uso veterinario

En el área veterinaria se utiliza en conjunto la marbofloxacina, clotrimazol y la dexametasona está en el mercado con el nombre de Aurizon, y se utiliza para el tratamiento de infecciones de oído recurrentes, en especial en los perros. La dexametasona también está presente en la fórmula de se colirios para la utilidad veterinaria (para perros), para tratar la hinchazón en los ojos.

dexametasona

El uso para diagnosticar

La dexametasona se utiliza también para realizar diagnósticos, más concretamente, por su capacidad de  erradicar el Eje hipotalámico-hipofisario-adrenal. Los pacientes que tienen síntomas de abundancia de glucocorticoides (síndrome de Cushing) se diagnostican por medio de la recolección de orina por un tiempo de 24 horas para poder detectar cortisol o se realiza por medio una prueba de la suspensión de la dexametasona.

En esta última se puede comprobar cuál es la respuesta del organismo a dosis altas de glucocorticoides. Esta se puede realizar de diferentes maneras. En la más habitual el paciente debe consumir una dosis en la noche de entre 1 o 4 mg de dexametasona, y posteriormente se evalúan los niveles séricos de cortisol la mañana siguiente. (Ver artículo clarityne)

Si estos los niveles son de cierta manera un poco altos (es decir de más de 5 µg/dl or150 nmol/l), la prueba es positiva y resultando es que el paciente tiene un origen independiente de cortisol o ACTH, siendo el diagnóstico la presencia del síndrome de Cushing en el que el tumor causante no regula por un mecanismo de realimentación.

Si los niveles de ACTH disminuyen por lo menos un 50%, esto daría indicación del Síndrome de Cushing, ya que el adenoma de la hipófisis presenta un mecanismo de realimentación que ha sido programado a un más alto nivel de cortisol.

dexametasona

Contraindicaciones

Algunas contraindicaciones son:

-La dexametasona oftálmica: no se debe administrar a pacientes que presenten infecciones en los ojos que se deban a virus, hongos y bacterias. Se debe utilizar con extrema precaución en los pacientes que sufren erosión de la córnea. Puede llegar a incrementar la tensión intraocular de manera que debe ser monitoreada cada 2 a 4 semanas al establecer la terapia y en intermedios de un mes posteriormente.

En los pacientes que tienen glaucoma de ángulo abierto, miopía, distrofia del epitelio pigmentario retina del ojo (huso de Krukenberg), diabetes mellitus, se debe aplicar con mayor deberá precaución porque estos pacientes tienen más probabilidades de que se le desarrolle hipertensión en el transcurso de la terapia  con corticosteroides.

-La dexametasona tópica: se debe usar con el máximo de precaución en pacientes que sufren enfermedad vascular periférica por el posible riesgo de presentar úlceras en la piel. No debe ser utilizada en infecciones fúngicas.

-Para medicamentos sistémicos: gran cantidad de los laboratorios que fabrican dexametasona señalan que ésta es contraindicada en pacientes que sufren infecciones sistémicas provocadas por hongos. Pero algunos médicos piensan que se pueden administrar corticoides en pacientes con cualquier tipo de infección fúngica, si se le ha indicado una terapia antifúngica que se adecue según el caso.

Los corticoides pueden ocultar los signos de una infección, por lo que ni se deberían utilizar en casos de infecciones virales o bacterianas que no hayan sido tratadas de forma conveniente. Los corticoides pueden volver a activar la tuberculosis por lo que no deben ser utilizados en pacientes con antecedentes  de esta enfermedad, exceptuando los que estén siendo tratados en conjunto con antituberculosos.

Al tener acciones inmunosupresoras, los pacientes deben tratar de evitar exponerse a casos de virus del sarampión o de la rubéola por el posible contagio. De igual manera, los pacientes que tienen una infección por herpes, deben evitar los tratamientos que incluyen corticoides. Si se llegara a presentar una infección por esta clase de virus, se debe dar aviso al médico de manera inmediata si se están tomando una terapia con corticoides o si han tenido terapia con corticoide en el último año.

El tratamiento con corticosteroides no es antagónico con las vacunas, lo recomendable para estos pacientes que tienen una seria inmunosupresión que se debe a una terapia crónica, que eviten la exposición a vacunas del tipo de virus vivos. Cuando sea necesario comenzar una terapia inmunosupresora o quimioterapia, la vacunación se debe realizar al menos 2 semanas antes.

En el caso de necesitar una cirugía, el paciente debe informar al médico cirujano sobre la terapia con corticoides que ha recibido en el último a;o y sobre la afección que fue tratada. Es recomendable que el paciente tenga una identificación en la que se informe de la afección para la que está recibiendo tratamiento, la clase de corticoide utilizado y el nombre del médico tratante.

Se ha ligado a la terapia con corticosteroides con la ruptura de la pared ventricular del lado izquierdo en pacientes con reciente infarto de miocardio. Por todo esto, estos pacientes deben ser medicados con mucha precaución. Los corticosteroides pueden llegar a presentar edemas lo que puede llegar a empeorar una deficiencia del corazón o la tensión alta.

dexametasona

Es bien sabido que los corticosteroides pueden llegar a generar cataratas y a aumentar el glaucoma cuando exista una aplicación de una terapia muy larga. Los pacientes que sufren de glaucoma u otras modificaciones visuales deben recibir tratamiento con mucha precaución y ser evaluados de forma periódica para poder llegar a determinar el posible desarrollo de cataratas.

Los corticosteroides de deberán usar con precaución en los pacientes con trastornos gastrointestinales, diverticulitis, anastomosis intestinal o alguna afección del hígado que pueda producir hipoalbuminemia (ejemplo la cirrosis hepática).

Aunque los corticosteroides se utilizan para la terapia de plazos cortos de las exacerbaciones graves que ocasionan desórdenes inflamatorios crónicos están contraindicados para los pacientes que tengan la posible perforación, infección o absceso piogénico. Los corticoides no se deben utilizar en pacientes que tienen úlcera péptica a menos que esté de por medio su vida.

Los corticosteroides deben ser utilizados con mucho cuidado en pacientes que presentan psicosis, irritabilidad emocional, osteoporosis, diabetes, infección por herpes, afecciones renales y epilepsia porque estos medicamentos pueden llegar a agravar estas condiciones. Los pacientes que sufre hipotiroidismo pueden llegar a presentar una respuesta desmesurada a los corticoides.

dexametasona

Precauciones

Antes de iniciar el tratamiento con dexametasona:

-Debe indicarle al médico si tiene alergia o hipersensibilidad a la dexametasona, a las aspirinas, a la tartrazina (al amarillo presente en algunos fármacos y alimentos procesados) o a otros fármacos.

-Debe indicarle al médico si está tomando otros fármacos medicamentos, en especial si se trata de  anticoagulantes como warfarina, fármacos para el tratamiento de la artritis, la fenitoína, la rifampicina, las aspirinas, la ciclosporina, la digoxina, anticonceptivos orales, efedrina, estrógenos, ketoconazol, fenobarbitales, diuréticos, teofilina y alguna vitamina.

-Si padece de alguna infección fúngica (en otra parte que no sea la piel), no es recomendable el consumo de dexametasona sin consultar antes con el médico.

-Informe al médico si padece o ha padecido alguna afección en: el hígado, los riñones , los intestinos o el corazón; si padece diabetes; hipotiroidismo, tensión alta, algún tipo de enfermedad mental; debilidad muscular (miastenia grave); osteoporosis; convulsiones; herpes en los ojos; tuberculosis; o úlceras.

dexametasona

-Debe informar de forma inmediata al médico si se encuentra embarazada, o piensa embarazarse o si está amamantando.

-Si le van a realizar alguna intervención quirúrgica, inclusive a nivel dental, debe indicarle al médico que toma tratamiento con dexametasona.

-Si tiene antecedentes de úlceras o consume muchas aspirina u cualquier otra clase de fármaco para el tratamiento de la artritis, evite el consumir bebidas alcohólicas durante el tratamiento. La dexametasona sensibiliza el estómago y los intestinos siendo más sensibles a la acción de irritación que genera el alcohol, las aspirinas y algunos fármacos para el control de la artritis. Estos efectos incrementan el riesgo de presentar úlceras.

Efectos secundarios

Los efectos secundarios de este fármaco son poco frecuentes , pero se podrían llegar a presentar. Debe indicarle al médico si se le presentan algunos de estos síntomas, se es intenso vuelve o si no se ausenta: dolor y malestar en el estómago, acidez estomacal, vómitos recurrentes, dolor de cabeza, falta de sueño, mareos, ansiedad, depresión, agitación, incremento del crecimiento del cabello, presencia de morados con facilidad, ausencia o irregularidad de las menstruaciones. (Ver artículo cetirina)

dexametasona

Reacciones adversas

El peligro de las reacciones adversas está ligada a la terapia crónica con corticoides que se incrementa con el tiempo de duración de la misma. Las aplicaciones en dosis únicas o en cantidades pequeñas no suelen presentar efectos secundarios, pero la aplicación a largo plazo trae como consecuencia la distrofia de las glándulas suprarrenales y una depresión de manera general de las proteínas.

Con la dexametasona inhalada: los efectos adversos que se han presentado son eritema fugaz, sensación de sequedad en la boca (xerostomía), modificaciones de la piel (rash), ronquera, alteraciones en el sentido del gusto (disgeusia) e irritaciones en la garganta y en la boca. Debido a su acción inmunosupresora, se presentan con mucha frecuencia la candidiasis oral.

dexametasona

Los efectos en la zona nasofaríngea son la irritación y falta de humedad en la parte interna de la nariz siendo éstos los efectos que se presentan con más frecuencia posteriormente a una inhalación. En casos muy raros se ha presentado perforaciones del tabique nasal en ciertos pacientes que fueron tratados por vía intranasal con glucocorticoides.

Con la dexametasona de uso oftálmico: los corticosteroides se utilizan para tratar ciertas afecciones de los ojos como para tratar la enfermedad ocular tiroidea (oftalmopatía de Graves), pero se pueden llegar a presentar efectos en los ojos adversos como la salida hacia afuera del globo del ojo (exoftalmos), las cataratas subcapsulares posteriores, afecciones de la retina (retinopatía) o el incremento de la presión intraocular. Particularmente se puede llegar a presentar glaucoma y afecciones en el nervio óptico, inclusive la neuritis.

Se han presentado algunos casos de ceguera temporal posterior al consumo de glucocorticoides por vía intranasal e intraocular. La posibilidad de desarrollar cataratas se incrementa con el tiempo del tratamiento y con la cantidad de corticoide que fue inhalada. No se sabe realmente cómo se forman con exactitud las cataratas pero parece que está incluida de alguna forma la bomba sodio-potasio que genera  una aglomeración de líquido en las fibras de la lente y un conglomerado de sus proteínas.

La dexametasona de uso tópico: los efectos adversos en el área dermatológica que se han presentado son distrofia de la piel, acné ordinario, sudoración en abundancia (diaforesis), cicatrización mala de heridas, enrojecimiento  facial, estrías, derrames vasculares cutáneos pequeños (petequias), desarrollo de manera excesiva de vello (hirsutismo), y hematomas.

dexametasona

Pueden llegar a generarse reacciones de alergia o hipersensibilidad como pueden ser dermatitis alérgica, erupción o edema de la piel (angioedema). Posteriormente a la aplicación de inyecciones por la vía intravenosas de corticoides se han presentado adormecimiento y hormigueo en las piernas y o brazos.

La dexametasona sistémica: los glucocorticoides son los encargados de la metabolización de las proteínas, por lo que una terapia a largo plazo puede llegar a originar distintas formas de manifestaciones musculoesquelético como distrofia de ciertos músculos(miopatía), osteoporosis, cicatrización mala, osteoporosis, fracturas o necrosis del húmero o de la cabecera del fémur.

Estos problemas se llegan a presentar con más frecuencia en los pacientes mayores de 65 años o en pacientes que se encuentran debilitados.

Los glucocorticoides no llegan a modificar la metabolización de las vitaminas, pero tienen interacción en el metabolismo del calcio sobre todo en los osteoblastos. Las mujeres que se encuentran en la etapa de la postmenopaúsica deben ser muy controladas por si se llegara a presentar osteoporosis en el tiempo de duración del tratamiento con corticosteroides.

En los casos de las inyecciones por la vía intra-articular de corticoides pueden llegar a originar  artropatías muy similares a las de Charcot. También se han llegado a presentar distrofia en el lugar de la inyección y hasta ruptura de tendones.

Las cantidades de dosis de los corticosteroides que son administradas en períodos a largo plazo pueden llegar a generar dependencia del organismo porque se suprime el eje hipotalámico-pituitario-adrenal (HPA). Los corticoides externos generan un efecto de retroalimentación negativa, cohibiendo la excreción de la adenocorticotropina (ACTH).

dexametasona

Resultando finalmente la reducción de los corticoides y andrógenos que son excretados  por la corteza adrenal. La gravedad de este tipo de deficiencia adrenocortical es variable según las personas y depende directamente de la cantidad de las dosis, de la frecuencia y del tiempo del tratamiento. Los pacientes que presentan suprimidos el eje HPA necesitarán mayor cantidad de corticosteroides cuando se presente momentos de estrés fisiológico.

Si los corticoides se llegaran a suspender abruptamente, se puede llegar a producir una deficiencia adrenal grave e inclusive la muerte. Los síntomas que se relacionan con una deficiencia grave son: anorexia, cansancio, fatiga, vómitos y náuseas, dolores de cabeza, fiebre, dolor articular, dolores musculares, dermatitis del tipo exfoliativa, disminución del peso corporal y tensión baja. También se han presentado casos de presión intracraneal e inflamación de la papila óptica.

El tratamiento a largo plazo con corticosteroides puede llegara a afectar de manera negativa el sistema endocrino, originando hipercorticoidismo (síndrome de Cushing), algunos tipos de irregularidades relacionadas con la menstruación (como dismenorrea o amenorrea) glucemia alta y empeoramiento de la diabetes mellitus.

La dexametasona no tiene casi efectos mineralcorticoides, pero su uso extendido puede llegar a presentar retención de líquidos, reducción del potasio en la sangre (hipokaliemia), exceso de sodio en la sangre (hipernatremia), inflamación y tensión alta.

Los síntomas gastrointestinales que están ligados a una terapia con  corticoides a largo plazo son: náuseas y vómitos y anorexia con la disminución de peso que esta conlleva. También se han presentado diarrea, constipación, dolor estomacal, gastritis, pancreatitis y úlceras esofágicas.

Se han informado de efectos adversos a nivel neuronal durante las terapias a largo plazo con corticosteroides, incluyendo entre vértigo, dolores de cabeza, falta de sueño, neuropatía periférica isquémica, convulsiones y modificaciones en el electroencefalograma (EEG). También se han presentado modificaciones relacionadas con el comportamiento como la depresión, la euforia, modificaciones de la personalidad y hasta psicosis.

dexametasona

Los corticoides aplicados por vía parenteral también pueden llegar a generar  alta pigmentación de la piel, induraciones, distrofia a nivel cutáneo o subcutáneo y abscesos.

Se han ligado a la terapia con corticoides aumento del colesterol en la sangres (hipercolesterolemia), endurecimiento de las arterias (arteriosclerosis), formación de coágulos en la sangre (trombosis), obstrucción de parte de las venas de los pulmones (tromboembolismo) y hinchazon de las venas (flebitis). Pudiera llegar a generarse una baja en el conteo de plaquetas (trombocitopenia) en pacientes cuyo tratamiento con corticoides han sido muy largos.

En muy pocas veces se han informado de arritmia, taquicardia sinusal, hinchazón de la lengua (glositis), inflamación de las mucosas bucales (estomatitis), incontinencia y emergencias urinarias.

Los corticoides pueden llegar a disminuir las cantidades plasmáticas de las vitaminas A y C, algunas veces, con muy poca frecuencia se pueden llegar a presentar falta de estas vitaminas.

Embarazo

La dexametasona se encuentra en la categoría C referente al riesgo durante el embarazo. Se han presentado en algunos casos efectos teratogénicos (como el paladar hendido) y abortos precoces en algunos casos en que se utilizó corticoides durante el tiempo del embarazo.

Si fuera necesario su uso durante el período del embarazo, se debe informar a la madre los riesgos  posibles. A parte los recién nacidos cuyas madres fueron tratadas con corticoides en el embarazo deben ser controlados por la posible presencia de una deficiencia adrenal.

dexametasoana

Lactancia

La dexametasona se elimina por medio de la leche materna, por lo que es recomendable que suspendan la lactancia mientras dure el tratamiento con corticosteroides.

Pediatria

El el área pediátrica se utiliza la dexametasona para tratar los mismos síntomas que para los adultos. Lo que varía son las dosis.

Dosis

En este apartado descubrirás cuales son las dosis máximas que debes usar, dependiendo de lo que padezca la persona. Sin embargo, debe destacarse que antes de su consumo debe consultar primero a un especialista.

Dosis para tratar anormalidades de la función adrenocortical

Dosis vía oral de dexametasona en adultos: se comienza con dosis de 0.75—9 mg por día, repartidos en 2 ó 4  dosis. Las dosis para el mantenimiento deben ser ajustadas según cada paciente.

En niños: la dosis recomendada es de entre 0.03 y 0.3 mg/kg/día (0.6 a 10 mg/m2/día) repartidos en 2 a 4 dosis.

Dosis por vía intramuscular o intravenosa (dexametasona fosfato sódico): en los adultos: se comienza con dosis de entre 0.5—9 mg/día intramuscular o intravenosa en dosis repartidas.

En niños: la dosis es de 0.03—0.3 mg/kg/día (0.6—10 mg/m2/día) intravenosa o intramuscular en dosis repartidas. En todos los casos las dosis para el tratamiento de mantenimiento deben ser ajustadas según los requerimientos de cada paciente.

dexametasona

Diagnóstico de la supresión del eje hipotalámico-pituitario-adrenal (HPA)

– Dosis para prueba de diagnóstico del síndrome de Cushing:

Dosis para el tratamiento vía oral de dexametasona: para personas adultas: la dosis es de 0.5 mg p.os cada seis horas por 48 horas. Recolectar la orina de 24 horas para determinar de la excreción de 17 hydroxycorticosteroides. De forma alterna, 1 mg p.os a las 11:00 p.m., para determinar el cortisol plasmático el día posterior a las 8:00 a.m.

Dosis para tratar un choque anafiláctico

Aplicación por vía intravenosa (dexametasona fosfato sódico): para adultos se utilizan dosis de 1 a 6 mg/kg intravenosa o 40 mg intravenosa cada 4-6 horas mientras dure el choque. De manera alternada, 20 mg intravenosa, seguida de una infusión intravenosa de 3 mg/kg durante las 24 horas.

Dosis para tratar rinitis e inflamaciones nasales

En inhalación nasal: en adultos: se inicia con 2 pulverizaciones (84 µg/puff) en cada fosa nasal 2 o 3 veces por día. Disminuir las dosis y concluir el tratamiento lo más pronto posible. No se deben administrar más de 12 puffs por día.

En niños mayores de 6 años: se comienza con 1 o 2 pulverizaciones (de 84 µg/puff) en cada fosa nasal 2 veces al día, dependiendo la edad de niño. Disminuir las dosis y culminar el tratamiento lo más pronto  posible. No se deben administrar más de 8 puffs por día.

Dosis para tratar edema cerebral

Dosis intravenosa o intramuscular (en forma de fosfato sódico) en adultos: 10 mg intravenoso continuado de 4 mg intramuscular cada 6 horas hasta eliminar los síntomas. Se debería presentar una mejoría posteriormente a las 12 y 24 horas, siendo así se puede disminuir las dosis. Para el tratamiento de mantenimiento las dosis necesarias son de 2 mg intramuscular dos o tres veces por día.

dexametasona

En niños: se inicia con dosis de 1-2 mg/kg intravenoso o intramuscular,  después 1—1.5 mg/kg/día intravenosa o intramuscular  (un máximo de 16 mg/día) repartidos en dosis administradas cada 4 a 6 horas, reduciendo a continuación las dosis. La dexametasona parenteral se debe ser reemplazada por dexametasona oral lo antes posible.

Dosis para dolores agudos

Dosis para el tratamiento oral o intravenoso: en adultos: la dosis 12—20 mg/día oral o intravenoso se puede utilizar para ayudar en la terapia para el dolor óseo agudo. Para tratar la opresión de la médula espinal se recomienda dosis de 16—96 mg/día por vía oral o intravenosa.

Dosis en los casos de trasplantes de riñón

La dosis a administrar por la vías intravenosa, intramuscular o de infusión intravenosas (dexametasona fosfato sódico): en adultos: se inicia con dosis de entre 0.5—9 mg intravenosa o intramuscular en 24 horas. La dosis del tratamiento de mantenimiento serán ajustadas según el paciente lo requiera.

En niños: la dosis indicada es de 0.06—0.3 mg/kg/día (1.2—10 mg/m2/día) intramuscular o intravenosa en dosis repartidas para ser administradas cada 6 o 12 horas.

Dosis para la otitis externa

Para tratamiento tópico (utilizando la solución de dexametasona fosfato sódico o pomada de dexametasona)en adultos y niños: colocar 3 o 4 gotas de la solución en el oído 2—3 veces por día; de manera alternada , aplicando pomada 3—4 veces por día.

Dosis para tratar náuseas y vómitos debidos a la quimioterapia

La dosis a administrar por vía intravenosa (dexametasona fosfato sódico): en adultos: se recomienda 10 a 20 mg intravenosa antes de recibir la quimioterapia. Si fuese necesario, se aplicarían dosis más bajas de manera adicional en un período de 24 a 72 horas.

En niños: se inicia con dosis de 10 mg/m2 intravenoso (siendo un máximo de 20 mg), posteriormente dosis de 5 mg/m2 cada 6 horas.

dexametasona

La administración por vía oral: en adultos: una dosis de inicio de 8 mg intravenosa de dexametasona en 15 minutos justo antes de recibir la quimioterapia, y seguido de 4 mg por vía oral cada 6 horas hasta completar 4 dosis.

Dosis para ayudar al tratamiento de la tuberculosis

La administración oral (dexametasona): en adultos: se inicia con 0.75—9 mg al día en dosis divididas  en 2 a 4. Las dosis del tratamiento de mantenimiento se deben ajustar dependiendo del paciente. La dexametasona se utiliza en períodos de hasta 1 mes en la terapia de la meningitis tuberculosa.

En niños: la dosis recomendada es de 0.024—0.34 mg/kg/día o 0.66—10 mg/m2/día repartidos en 2 a 4 aplicaciones.

La administración parenteral (dexametasona fosfato sódico): en adultos: se inicia con 0.5—9 mg intravenosa o intramuscular al día en 2 a 4 aplicaciones. Las dosis del tratamiento de mantenimiento se deben ajustar dependiendo del paciente.

En niños: la dosis recomendada es de 0.06—0.3 mg/kg o 1.2—10 mg/m2 intravenosa o intramuscular al día en dosis repartidas en cada 6 o 12 horas.

Dosis para la dermatosis moderada

La administración tópica (pomada de dexametasona): tanto en adultos como niños: es aplicar una capa delgada de pomada 3 o 4 veces al día. Si la administración es en aerosol, se debe aplicar sobre la zona  afectada unas 3 o 4 veces al día. Disminuir las dosis de forma gradual y suspender el el tratamiento lo más pronto posible.

La administración intralesional (dexametasona fosfato sódico): en Adultos: la dosis recomendada es de 0.2—6 mg en el lugar lesionado, esto depende del grado de la inflamación y donde se localiza el área  afectada. Se debe repetir la terapia cada 2 o 3 días.

Tratamiento de dermatosis grave

La administración oral (dexametasona):en adultos: se inicia con dosis de 0.75—9 mg por día repartidos  en 2 a 4 aplicaciones. Las dosis para el tratamiento de mantenimiento se debe ajustar según los requerimientos del paciente.

En niños : la dosis recomendada es de 0.024—0.34 mg/kg/día o 0.66—10 mg/m2/día, repartidos en 2 o 4 dosis.

La administración vía intramuscular, intravenosa o de infusión intravenosa (dexametasona fosfato sódico) en adultos: se inicia con dosis de 0.5—9 mg intravenosa o intramuscular por día en 2-4 aplicaciones. Las dosis del tratamiento de mantenimiento se deben ajustar según los requerimientos del paciente.

En niños: la dosis recomendada es de 0.06—0.3 mg/kg/día o 1.2—10 mg/m2/día intravenosa o intramuscular , repartidas en 2-4 dosis y en intermedios de 6 a 12 horas.

Dosis para tratar problemas reumáticos

La administración por vía oral (dexametasona): en adultos: se inicia con dosis de 0.75—9 mg al día repartidos en 2 a 4 aplicaciones. Las dosis del tratamiento de mantenimiento se debe ajustar a los requerimientos del paciente.

En niños : la dosis recomendada es de 0.024—0.34 mg/kg/día o 0.66—10 mg/m2/día, repartidos en 2 a 4 dosis.

La administración intravenosa, intramuscular o infusión intravenosa (dexametasona fosfato sódico) en adultos: se inicia con dosis de 0.5—9 mg intravenosa o intramuscular por día en 2-4 aplicaciones . Las dosis del tratamiento de  mantenimiento se deben ajustar a las necesidades del paciente.

dexametasona

En niños: la dosis recomendada es de 0.06—0.3 mg/kg/día o 1.2—10 mg/m2/día intravenosa o intramuscular, repartida en 2-4 dosis en intermedios de 6 a 12 horas.

La administración intra-articular, intralesional o intrasinovial (dexametasona fosfato sódico): en adultos:la dosis recomendada es de 0.2—6 mg en el sitio indicado. Las dosis van a depender del nivel de la hinchazón, del tamaño y del lugara del área afectada. La terapia se puede llegar a repetir cada 3 a 5 días.

Dosis para tratar problemas hematológicos

La administración vía oral (dexametasona): en adultos: se inicia con dosis de 0.75—9 mg por día repartidos en 2 a 4 aplicaciones. Las dosis del tratamientos de mantenimiento se deben ajustar según las necesidades del paciente.

En niños : la dosis recomendada es de 0.024—0.34 mg/kg/día o 0.66—10 mg/m2/día, repartidos en 2 a 4 dosis.
Administración intravenosa, intramuscular o infusión intravenosa (dexametasona fosfato sódico) en adultos: se inicia con dosis de 0.5—9 mg intravenosa o intramuscular por día en 2-4 aplicaciones. Las dosis del tratamiento de mantenimiento se debe ajustar a las necesidades del paciente.

En niños: la dosis recomendada es de 0.06—0.3 mg/kg/día o 1.2—10 mg/m2/día intravenosa o intramuscular,  repartido en 2-4 dosis en intermedios de 6 a 12 horas.

Dosis para tratar problemas respiratorios

La administración por inhalation (dexametasona fosfato sódico): en adultos: se inicia con dosis de 3 pulverizaciones (100 µg/puff) 3—4 veces por día. Las dosis del tratamientos de mantenimiento no debe pasar de 3 pulverizaciones por cada o 12 pulverizaciones por día. La dexametasona no es el corticoide más adecuado para este tipo de indicación.

En niños : la dosis recomendada es de 2 pulverizaciones (100 µg/puff) 3—4 veces por día. La dosis máxima no debe superar las 8 pulverizaciones por día.

La administración vía oral (dexametasona): en adultos: se inicia con dosis de 0.75—9 mg por día repartidos en 2 a 4 aplicaciones. Las dosis del tratamientos de mantenimiento se deben ajustar a las necesidades del paciente.
En niños : la dosis recomendada es de 0.024—0.34 mg/kg/día o 0.66—10 mg/m2/día, repartidos en 2 a 4 dosis.

Dosis para tratar deficiencia respiratoria

La administración por vía parenteral (dexametasona fosfato sódico): en adultos: se inicia con dosis de 0.5—9 mg intravenosa o intramuscular por día en 2 a 4 aplicaciones. Las dosis del tratamiento de mantenimiento se deben ajustar a las necesidades del paciente.

En niños: la dosis recomendada es de 0.06—0.3 mg/kg o 1.2—10 mg/m2 intramuscular o intravenosa por día en dosis repartidas cada 6 o 12 horas.

dexametasona

Dosis para prematuros y neonatos con displasia broncopulmonar

La administración vía intravenosa u oral: se recomiendan dosis entre 0.5-0.6 mg/kg vía intravenosa o por vía oral, en dosis repartidas cada 12 horas por un espacio de tiempo 3 a 7 días, con disminución de un 10% de la dosis cada 3 días hasta llegar a la dosis de 0.1 mg/kg/día. Esta dosis final se aplica de forma interdiaria y después se suprime la terapia.

Dosis para el tratamiento de hipercalcemia

La administración vía oral (dexametasona): en adultos: se inicia con dosis de 0.75—9 mg vía oral por día en 2 a 4 aplicaciones. Las dosis del tratamientos de mantenimiento se debe ajustar a las necesidades del paciente.

Dosis para tratar síndrome nefrótico

La administración vía oral (dexametasona): en adultos: se inicia con dosis de 0.75—9 mg vía oral por día en 2 a 4 aplicaciones. Las dosis de la terapia de mantenimiento se deberá ajustar a los requerimientos del paciente hasta que se llegue a que la orina no tenga proteínas. Posteriormente se disminuyen poco a poco las dosis.

Dosis para tratamiento de la esclerosis múltiple

La administración vía oral: en adultos: es de 16 mg/día repartida en 4 dosis por 5 días.

Dosis para tratar la enfermedad de Crohn

La administración vía oral (dexametasona):en adultos: se inicia con dosis de 0.75 a 9 mg/día en 2 a 4 dosis repartidas. La dosis de la terapia de mantenimiento se ajustará dependiendo de las necesidades de cada paciente.

La administración intramuscular o intravenosa (dexametasona fosfato sódico): en adultos: se inicia con dosis de 0.5 a 9 mg/día en 2 a 4 dosis repartidas. Las dosis de la terapia de mantenimiento se deben ajustar según las necesidades del paciente.

Dosis para tratamiento de problemas oftálmicos

La administración oftálmica (dexametasona fosfato sódico en crema oftálmica o solución oftálmica) tanto en adultos como en niños: se debe aplicar una capa delgada de la crema oftálmica al 0.05% 3 o 4 veces por día. De manera alternada, colocar 1 o 2 gotas de la solución oftálmica al 0.1%  durante cada hora día y en la noche cada 2 horas, disminuyendo la dosis una vez que se obtengan resultados favorables.

La administración vía oral (dexametasona): en adultos: se debe iniciar con dosis de entre 0.75—9 mg por día, aplicados en 2 a 4 dosis. Las dosis de la terapia de mantenimiento se deberá ajustar según los requerimientos del paciente.

  • En niños: la dosis recomendada es entre 0.024—0.34 mg/kg por día (0.66—10 mg/m2) aplicados en 2 a 4 dosis.

La administración por vía parenteral (dexametasona fosfato sódico): en adultos: se debe iniciar con dosis de entre 0.5—9 mg por vía intramuscular o vía intravenosa por día en 2 a 4 dosis repartidas. Se debe ajustar la dosis de la terapia de mantenimiento dependiendo de las necesidades del paciente.

  • En niños: la dosis recomendada es de entre 0.06—0.3 mg/kg/día (1.2—10 mg/m2/día) por vía intravenosa o intramuscular repartida en dosis de cada 6 o 12 horas.

Dosis para ayudar en el tratamiento infertilidad

La administración vía oral: en mujeres adultas: la dosis recomendada es de 0.5 mg/día aplicados los días del 3 al 12 del ciclo menstrual en conjunto con el clomifeno. La dexametasona aumenta la incrementa la foliculogenesis impidiendo la excreción adrenal de los andrógenos.

Para todos los casos, la aplicación vía oral se debe realizar con consumo de alimentos para disminuir los posibles efectos secundarios gastrointestinales. Para la aplicación vía parenteral, se deben seguir las especificaciones del fabricante.

Dosis pediátrica

En este apartado descubrirás, todo sobre la dosis exacta para niños e inclusos para recién nacidos.

Dosis para Neonatos

Para tratar edema aéreo postextubación: los límites de las dosis están se entre 0.25-0.5 mg/mg/día y
hasta llegar a una dosis máxima de 1,5 mg/Kg/día. En algunos los casos de gravedad se puede llegar a necesitar más de 3 dosis.

Para tratar displasia broncopulmonar: más o menos 7 días: 0.15 mg/Kg/día repartidos en 2 dosis por día (cada 12 horas). Posteriormente cada 3 días durante otros 7 días. Para un total de: 0.89 mg/kg.

dexametasona

Dosis para niños mayores de 12 años

-Como antiinflamatorio: la dosis recomendada es de 0,08-0,3 mg/kg/ día divididos en 2-4 dosis intramuscular o intravenosa o una dosis única de 2.5-10 mg/m2.

-Para el asma grave: la dosis recomendada es de 0.15-0.3 mg/kg, seguido de 0.3mg/kg cada 4-6 horas.

-Como antiemético: en distintos protocolos. Los límites de dosis 8-14 mg/m2/ dosis en los días en que se recibe quimioterapia.

-Para el edema cerebral: se inicia con dosis de 1-2 mg/kg (máx 10-20 mg); y dosis de mantenimiento 1,5
mg/kg/día divididos en 4 dosis (máx 4 mg/6 h) vía oral, intramuscular o intravenosa por 5 días.; y después disminuir de forma gradual.

-Hiperplasia adrenal congénita: la dosis recomendada es de 0,25-0,5 mg/día vía oral por la noche (máx 1,5 mg/día).

-Para meningitis bacteriana: la dosis recomendada es de 0,15 mg/kg/6 horas, vía intravenosa por 4 días, iniciando con la antibioterapia.

Dexametasona y alcohol

La dexametasona produce sensibilidad en el estómago e intestinos por lo que son más susceptibles a los efectos del alcohol (irritación), las aspirinas y algunos fármacos que se usan para tratar la artritis. Este efecto incrementa las posibilidades de presentar úlceras.

Acetato de dexametasona

El acetato de dexametasona sirve como anti-inflamatorio y anti picazón utilizado para el tratamiento de las diferentes clases de dermatosis. En gran cantidad de casos las personas padecen distintas clases como: la dermatitis atópica (eczema alérgico), afección cutánea que produce picazón (los neurodermatites), los comezón con aumento del espesor de la epidermis (conocida como liquenificaciones), dermatitis con afecciones inflamatorias (eczematoides), eczema por reacción alérgica a algún alimento. (Ver artículo benadryl)

dexametasona

Enrojecimiento de la piel que genera escozor y están ligados a la piel muy seca que se presenta en niños (conocido como eczema infantil) y dermatitis solar (actínica), tratar los síntomas de la dermatitis seborreica que consiste en una hipersecreción de grasa en el cuero cabelludo, erupción producida por el calor (miliaria), llagas alrededor de la boca y la nariz (impétigo), quemaduras provocadas por el sol, picadas de insectos y la otitis externa.

Este fármaco es recomendado como ayuda a el tratamiento y pero no sustituye los tratamientos convencionales.

Dexametasona y tobramicina

La dexametasona y la tobramicina es una mezcla de un esteroide y un antibiótico aminoglucósido. Que se usa para el tratamiento de infecciones bacterianas de los ojos. A parte reduce la inflamación, el enrojecimiento y el escozor.

dexametasona

La mezcla de la tobramicina con la dexametasona se presenta usualmente en suspensión y en crema oftálmica y está indicado cuando se presenta una infección bacteriana con hinchazón de los ojos. Generalmente es una preparación de 3 mg de tobramicina (que es un antibiótico aminoglicósido) y 1 mg de dexametasona, que es un glucocorticoide. Usualmente se indica la dosis 4 veces por día por al menos  4 días de tratamiento o también 2 veces por día durante 7 días.

Dexametasona y diclofenaco

La Dexametasona es un corticoide de mucha potencia y el diclofenaco es un fármaco antiinflamatorio no esteroideo. Ninguno de estos debe usarse sin indicación del médico y bajo su supervisión por los posibles efectos adversos.

La dexametasona y el diclofenaco no curan ningún tipo de artritis. Pero en algunos casos pueden llegar a aliviar de forma temporal los síntomas.

La dexametasona potencializa al menos 7 veces al diclofenaco, produciéndose un calmante de extrema potencia y al mismo tiempo de mucho peligro para los pacientes diabético.
dexametasona

De esta forma se puede convertir de forma muy rápida una persona sana en diabética, cuando se consume esta combinación que no conocen muchas personas; aparte de otras posible afecciones en el organismo y del sistema circulatorio, pues únicamente un corticosteroide como lo es la dexametasona consumida sin la indicación del médico puede producir efectos colaterales que pueden ser nocivos para la salud.

Y, que en tratamientos prolongados puede llegar a producir daños no reversibles a la salud. Por todo esto es importante no consumir estos fármacos sin la indicación del médico.

Dexametasona y ceftriaxona

La ceftriaxona es un antibiótico bactericida, de efecto a largo plazo de utilidad parenteral (no por vía oral), y que tiene una amplia gama de acción contra muchos microorga­nis­mos grampositivos y gramnegativos.

La Dexametasona es un corticoide fluorado de acción prolongada, de alta potencia inmunosupresora y antiinflamatoria y de poca acción mineralocorticoide. Estos fármacos se combinan con el fin de reducir hinchazón y el dolor esto con la dexametasona y atacar la infección con la ceftriaxona. Se pueden mezclar en una sola jeringa para su aplicación, o hacerlo por separado (una seguida de la otra).

Dexametasona lidocaina

La lidocaína es un anestésico local y la dexametasona es un fármaco de acción antiinflamatoria.

Se utiliza para tratar los síntomas de las patologías que producen dolores agudos a como son las lumbalgias de distintos tipos (ciáticas, lumbociáticas); las neuritis o las polineuritis. Se aplica por vía intramuscular profunda. Como pasa con otros tipos de esteroides, la dosis recomendada es:

– La dosis única diaria (en el día), evitando así menor modificación del eje hipotálamo-hipofiso-suprarrenal (HHS).
– Dosis única interdiaria (días alternados), que puede evitar el síndrome de Cushing iatrogénica y la interrupción del eje HHS.

dexametasona

El tratamiento más usual para adultos de 1 ampolla por día durante 6 días. Si fuese necesario, se puede seguir el tratamiento con la aplicación de 1  ampolla interdiaria durante 12 días como un máximo.
Se debe esperara 6 meses antes de repetir otro ciclo de terapia.

Dexametasona y clorfenamina

Clorfenamina combinada con dexametasona. Se utiliza en casos graves de ciertas alergias como las respiratorias, las de la piel (cutáneas) y las de los ojos (oculares). Dermatitis atópica (eccema). La llamada Fiebre del heno (polenosis). Rinitis alérgica constante. Dermatitis de contacto. Las alergias a los fármacos y la enfermedad del suero.

Ayuda a controlar los síntomas de las afecciones de los ojos, colaborando en preservar la funcionalidad  del ojo y al mismo tiempo atacar la infección específicamente o cualquier otro con el tratamiento correcto.

La Dexametasona: es un corticoide fluorado de acción prolongada, de una alta capacidad inmunosupresora y antiinflamatoria y mínima acción mineralocorticoide, con efectos antiinflamatorios.
El maleato de clorfenamina: antialérgico (antihistamínico). La clorfenamina puede llegar a generar somnolencia.

Dexametasona y prednisona

Prednisona, prednisolona y dexametasona son fármacos alivian la hinchazón de las vías respiratorias. En los niños se puede usar estos fármacos solamente cuando presente un cuadro asmático y por pocos días.

Estos fármacos también son llamados corticosteroides. Estos corticosteroides no son del mismo grupos de los esteroides que utilizan los atletas para incrementar su rendimiento. Ni llegan a causar los mismos  efectos secundarios que los de los esteroides que utilizan los atletas.

dexametasona

La dexametasona es un corticoide que tiene más con afinidad por el receptor, de acción a largo plazo, que tiene una vida promedio de unas 36 a 72 horas, y en general se le considera más fuerte (hasta 5 veces). Una o dos dosis aplicadas por 2 días equivalen a un tratamiento con prednisona o prednisolona de 5 días. (Ver artículo: clobetasol).

Ciertos autores indican que la dexametasona es una alternativa potencial en la terapia en los casos de exacerbación del asma en el área hospitalaria. Una dosis única oral de prednisolona es mucho  menos eficaz que una dosis única oral de dexametasona, en la disminución del crup suave a moderado en niños que lo presentan.