≡ Menu

Descubre todo sobre el medicamento suxametonio

El fármaco suxametonio, es una solución química empleada en anestesiología como obstaculizador a nivel neuromuscular. El mismo es normalmente disuelto en una solución a base de agua, y se puede desgastar por el calor y la luz. Empleado como relajante musculo esquelético para lograr reducir los movimientos musculares involuntarios.

No se automedique, esto es solo un artículo informativo.

¿Para qué sirve el suxametonio?

El suxametonio se emplea como anestésico general, también como relajante de tipo musculoesquelético con el fin de preparar mejor un procedimiento quirúrgico, donde implique la intubación traqueal, incluso es utilizado para una extensa gama de situaciones médicas de tipo quirúrgico.

Por otro lado también es utilizado para disminuir la magnitud de las contracciones y espasmos musculares, que son un derivado de las convulsiones que haya sufrido el paciente, producto de algunos fármacos o episodios del cerebro que ocasionan choques eléctricos.

Nombre comercial

Este fármaco tiene otras denominaciones comerciales que se pueden encontrar en las farmacias, o algún centro especializado; en este sentido es importante que se comunique con su médico especialista, que es la persona que le instruirá de manera más certera acerca de las denominaciones. Entre las otras denominaciones con las que se conocen a este fármaco encontramos Anectine y Mioflex. (Ver artículo: Teriflunomida).

Indicaciones terapéuticas

El suxametonio como agente que coadyuva al bloqueo neuromuscular del cuerpo de la persona, se encuentra indicado para persona que se van a someter a algún procedimiento quirúrgico, donde se necesita anestesia, con el fin de relajar los músculos.

suxametonio

Este fármaco, indicado para hacer más fácil el procedimiento de intubación traqueal y la posterior ventilación, puede emplearse de igual forma para distintas cirugías. Indicado también para disminuir el número de retortijones o contracciones musculares que se encuentra presentando en el paciente, y que son producto de las convulsiones que haya sido de una u otra forma provocado por terapias de electrochoque, o algún otro mecanismo farmacológico.

Advertencias y precauciones

Es importante traer a colación que consulte a su médico de confianza antes de empezar a utilizar este medicamento, ya que el mismo presenta rasgos específicos tras su dosificación, entre los que se pueden mencionar se encuentran la paralización de los músculos a nivel respiratorio; de igual forma otro tipo de músculos como los esqueléticos, pero que nos son tan notorios los efectos desde el inicio.

Ahora bien, el suxametonio solo puede ser suministrado bajo estricta supervisión y sobretodo en la persona que sea anestesiada de forma general es decir, el mismo debe ser aplicado por un especialista, en este caso un anestesista, que ya haya sumado experiencia previa y que se encuentre en las instalaciones adecuadas, esterilizadas y limpias para poder realizar el procedimiento de intubación traqueal y ventilación inmediatamente.

En este punto se debe tener mucho cuidado al pensar usar suxametonio en niños pequeños, ya que este tipo de pacientes son más susceptibles de llegar a desarrollar alguna miopatía que no haya sido diagnosticada previamente, o alguna propensión a padecer de hipertermia maligna que puede resultar perjudicial. (ver artículo: Ciproterona).

En pacientes que padezcan de sepsis muy grave, este cuadro diagnosticado con la presencia de hiperpotasemia se cree que podría estar estrechamente vinculada al riesgo y nivel de gravedad de la infección, junto con el tiempo de duración.

En este sentido, se debe tener suma cautela cuando se decida suministrar suxametonio a este tipo de pacientes (pediátricos), ya que existen casos donde los mismos han demostrado desarrollar cierta hipersensibilidad a otros componentes que resultan ser imprescindibles en su formulación, y que ayudan a bloquear células neuromusculares.

Un importante dato que se debe mencionar, es que el fármaco a base de suxametonio llega a hidrolizar muy velozmente en el organismo del paciente, afectando ligeramente la colinesterasa plasmática.

Tras el suministro del suxametonio, por lo general el paciente experimenta frecuentes dolencias a nivel muscular, siendo el primero y segundo (1 y 2) día y en especial estos síntomas son más comunes en pacientes ambulatorios, que bajo estudios previos necesitan someterse a procedimientos quirúrgicos con un tiempo de duración muy corto, con la indicación de estar bajo anestesia general.

Esta incidencia de dolor parece no tener algún tipo de relación directa o visible cuando el paciente está bajo el suministro de suxametonio, ya que al momento de su administración por lo general a los pacientes a quien se les aplica, no demuestra algún tipo de dolor.

Aunque se aconseja que el mismo sea suministrado en dosis muy disminuidas, así como en la compatibilidad con otros relajantes musculares sea muy mínimo esto con el fin de lograr una reducción en las incidencias, y riesgos de padecer algún dolor muscular relacionado con el suxametonio.

Para este procedimiento se requiere que el uso de las dosis de suxametonio sean mayores a 1 mg/kg, con el fin de alcanzar un contexto satisfactorio para lograr la intubación traqueal. En este sentido, se puede lograr un aislamiento neuromuscular más largo y hasta más potente, si el paciente presenta algún efecto que altere la actividad colinesterásica.

Se debe tener especial cuidado si el paciente presenta algún estado patológico, o si en el caso de la mujer la misma se encuentra en estado de gestación o ya se encuentra lactando; si ha padecido de tétanos, tuberculosis, algún padecimiento crónico que lo debilite, anemia o alguna enfermedad autoinmune.

Especial precaución con pacientes que presentan algún padecimiento a nivel hepático en su fase terminal, así como pacientes que hayan tenido o tengan insuficiencia renal, si el suxametonio llega a ser suministrado continuamente, bajo un período de tiempo si se quiere corto, es decir, entre minutos hasta llegar a una hora, la dosis puede cambiar al encontrarse en su fase inicial, obteniendo un relajamiento muscular eficaz.

Sin embargo hay que tener en cuenta que tras existir esta relajación muscular inducida por el suxametonio, la dosificación inicial no siempre se puede revertirse en su totalidad, aunque los efectos suelen ser reversibles tras la aplicación estándar acompañado de algún otro componente, que sea anticolinérgico.

Si se piensa suministrar el suxametonio de forma acumulativa o en dosis grandes, por un período de tiempo limitado es importante advertir que el mismo sea estrictamente vigilado, ya que el cuerpo del paciente no se encuentra para ese momento adaptado a ese número de dosis.

No se aconseja el suministrar de suxametonio en pacientes que sufren miastenia gravis, es decir, una enfermedad que afecta al cerebro y en consecuencia a los músculos de forma severa, siendo esta enfermedad autoinmune, aunque estos mismos pacientes puedan resistir a la mayor cantidad de suxametonio ya que puede dar lugar a la demora de su recuperación luego de haber sido asistido quirúrgicamente, algunos médicos sin embargo aplican una dosis muy reducida.

Contraindicaciones del suxametonio

El fármaco suxametonio se encuentra contraindicado para las personas que se encuentra en el transcurso de un procedimiento quirúrgico, y que no se encuentre completamente anestesiados. Aunque existen casos aislados donde el paciente ha desarrollado hipersensibilidad al suxametonio; por lo tanto este casos se encuentra contraindicado.

El suxametonio inicialmente no se debe utilizar en pacientes que lleguen a desarrollar hipersensibilidad hacia alguno de los componentes y excipientes de este fármaco. El medicamento suxametonio resulta ser la base del inicio de la denominada hipertermia, que a largo plazo se convierte en maligna, por lo que su uso con el anectine está contraindicado.

La combinación del anectine con el fármaco suxametonio, por lo general suele ocasionar un incremento en los valores de potasio encontrado en el cuerpo de la persona. En el caso de que el suxametonio haya sido suministrado de manera excesiva junto con el anectine, el paciente puede padecer de arritmias cardíacas severas y en el peor de los casos, sufrir de paro cardíaco, esto explica el por qué la aplicación de ambos fármacos se encuentra contraindicado.

En personas con un historial tanto de sus antecedentes familiares como de su persona, siendo paciente en un hospital, se debe observar detenidamente si esta afección antes mencionada se ocasiona de forma inesperada o llega a producir alguna alergia.

Ahora bien, en cuanto a la utilización de algún agente anestésico se ha llegado a saber que el mismo puede ocasionar ciertas reacciones en el cuerpo que son indeseables, y que en combinación con el suxametonio, la persona es más propensa a desarrollar síntomas indeseables, por lo tanto debe ser retirado de manera inmediata, y se deben tomar las medidas necesarias para poder controlar los efectos.

En caso de haber utilizado esta mezcla que naturalmente se encuentra contraindicada, los médicos emplean un medicamento específico que es el denominado dantroleno sódico, aplicado por vía intravenosa lo más pronto posible, sin embargo todo este procedimiento se realiza previo a un diagnóstico certificado por un médico especialista.

Este mismo medicamento se encuentra contraindicado para los pacientes que se encuentren en la fase de recuperación, tras haber recibido un traumatismo severo, pacientes con quemaduras muy graves; ya que tras haber transcurridos un rango de tiempo entre los cinco y setenta (5 – 70) días de la lesión, la misma puede perdurar y por consiguiente puede llegar a retrasar la cicatrización producto de la infección.

Contraindicado para personas que sufren de alguna deficiencia a nivel neurológico que lleve consigo alguna lesión de la médula ósea, alguna lesión en los nervios, personas que hayan perdido algún miembro muscular que sea importante, tal como alguna laceración de las neuronas, la parte motora, o extremidades tanto superiores como inferiores.

Contraindicado para personas que en su historial médico haya padecido o se encuentre con parálisis muscular, esto se asemeja a las personas que han estado inmovilizados por un tiempo prolongado, tras diagnosticarse que pueden padecer de un riesgo muy parecido al de sufrir alguna laceración.

Contraindicado para personas que sufren de hiperpotasemia, siendo este un trastorno que altera y llega a aumentar los niveles de potasio en el plasma, cabe mencionar que se encuentra contraindicado para las personas con neuropatía, el mismo no debe ser utilizado cuando la persona tiene lesiones oculares abiertas o cuando presenta incremento en la presión intraocular.

En el caso anterior el médico evaluará y dispondrá en base al beneficio que se estima obtener, y que este mismo beneficio tras su uso prevalezca sobre el riesgo potencial que resulte para el ojo.

Este fármaco también se encuentra contraindicado para pacientes con alguna miopatía de tipo muscular, entre ellas la denominada distrofia muscular de Duchenne, ya que la misma lleva consigo arritmia ventricular y hasta paro cardíaco.

Efectos secundarios

En cuanto a los efectos secundarios que se pueden llegar notar tras haber sido dosificado este fármaco, se pueden encontrar por lo general en el expediente clínico de cada paciente tratado. Sin embargo, puede variar la frecuencia de manifestaciones con que los mismos se producen y se desarrollan.

Por lo que en la mayoría de estos efectos y en relación a las reacciones que por lo general pueden llegar a presentarse, los mismos se pudieron determinar inicialmente a partir de datos e información básica acerca del número de sucesos relacionados tras la dosificación del fármaco. Si observa alguna reacción desfavorable en cuanto a los síntomas presentados a continuación, no dude en comunicarse con su médico especialista de manera inmediata, o si observa que los síntomas no disminuyen en su intensidad y tiempo de duración.

Existen casos aislados donde el paciente experimenta síntomas tales como la presencia de trastornos en el sistema inmunológico, siendo muy raros ya que entre otros se encuentran las reacciones anafilácticas, molestias a nivel ocular, presión a nivel intraocular de forma severa, problemas cardíacos.

Por otro lado se encuentra la presencia de arritmias y hasta en el peor de los casos un paro cardiaco, ya que estos mismos son derivados del trastorno denominado hiperpotasemia, también se pudo observar la existencia de parálisis cerebral, tétanos y hasta cefalea o dolor de cabeza.

Estos mismos síntomas también se pudieron detectar en pacientes más jóvenes incluyendo alteraciones a nivel muscular, que aún hoy día no han sido diagnosticadas por los especialistas en el área de la medicina.

Entre otros síntomas muy raros se encuentran el broncoespasmo, la depresión a nivel respiratorio que se prolonga en el tiempo, apnea, alguna alteración en la temperatura del cuerpo del paciente que con el que por lo general es hereditario, en este sentido, la temperatura del cuerpo aumenta muy rápidamente y va acompañado de contracciones y espasmos musculares intensos.

Dentro de los efectos que suelen ser frecuentes por lo general se encuentran la bradicardia, y la taquicardia; hipertensión, hipotensión, ruborización, problemas para respirar, dolor a nivel torácico. Se suelen presentar perturbaciones a nivel gastrointestinal como una presión intragástrica muy alta, salivación excesiva, otro efecto que se puede llegar a presentar es el incremento en los niveles de potasio en el paciente.

Existen otros trastornos que se producen a nivel cutáneo que suelen ser frecuentes tras empezar a utilizar este fármaco, de igual forma en el tejido subcutáneo tales como exantema, trastornos de tipo musculoesquelético. En cuanto a los efectos frecuentes que se producen en el tejido conjuntivo se presenta la denominada fasciculación muscular.

Así como la presencia de dolores musculares que son producto de cirugías post-operatorias, el paciente empieza a experimentar la denominada mioglobina y últimamente en situaciones donde se empiece a notar un trastorno denominado rabdomiolisis, que es una enfermedad que es producto de la necrosis muscular.

Dosis

En el caso de la posología aplicada de esta formulación a base de suxametonio, se relaciona a la edad, peso de cada paciente, el nivel de relajación en los músculos que se solicita y la vía con la que fue suministrado la solución aunque por lo general, el mecanismo que normalmente se utiliza es a través de una inyección de forma intravenosa.

En este sentido la dosis empleada a través de la inyección intravenosa en el caso de los adultos, y diluida en cloruro de suxametonio dihidrato es alrededor de un (1) mg/kg, dependiendo del peso corporal del paciente donde tras ser suministrado existe una inhibición a nivel neuromuscular, dando como resultado una condición más favorable para lograr ser intubado en la tráquea del paciente dentro del rango de los primeros treinta a sesenta (30-60) segundos, luego de haber sido administrado por la inyección. (ver artículo: Cefotaxima).

Dentro de la duración que se presenta tras existir una relajación neuromuscular y ocasionada por la dosis de suxametonio, es de aproximadamente de dos a seis (2 a 6) minutos, aunque existe una extensa variación. Las dosis elevadas de suxametonio pueden llegar a incrementar muy levemente la rapidez a la que se va desplegando la parálisis, a nivel neuromuscular.

La dosis empleada para que exista esta relajación muscular por un período de tiempo dilatado y que se requiere de un suministro por vía intravenosa de esta sustancia, es de alrededor del cincuenta al cien (50-100%), bajo un rango de cinco a diez (5 a 10) minutos, donde dependerá del estado de salud del paciente, con el fin de que ésta se mantenga en el transcurso del procedimiento quirúrgico realizado bajo anestesia.

En el transcurso del suministro de suxametonio, la dosificación en general no debe ser mayor a los quinientos (500) mg por hora. En el caso de las dosis aplicadas a los niños en relación con las personas adultas, los neonatos que se encuentran lactando y jóvenes entre los dos y cinco (2 a 5) años, los efectos son más fuertes.

En este sentido, para la dosificación en esta clase de pacientes, es decir, en niños debiendo existir la inhibición neuromuscular se debe tener una base en mg/kg, y en base al estudio efectuado previamente al paciente se debe también conocer conocer su peso corporal ya que por lo general la dosificación varía.

En el caso de los neonatos o recién nacidos y los bebés lactantes, la dosificación por vía intravenosa recomendada por los especialistas de suxametonio es de dos (2 mg/kg), pero varía según el peso corporal del paciente.

En el caso de los niños mayores, es decir, de cinco a doce (5 a 12) años se recomienda una dosificación de 1 mg/kg en base al peso corporal. Por otro lado la posología que se debe aplicar a los adultos mayores, primero que todo hay que tomar en cuenta que en el caso de estos pacientes puede existir una comparación con las personas adultas que son más jóvenes.

Al utilizar este fármaco por vía intramuscular en niños pequeños, la dosificación puede ser de hasta cuatro o cinco (4-5)mg/kg, dependiendo del peso corporal en bebés lactantes, y por último en el caso de los niños más grandes la dosis puede ser de hasta cuatro (4 mg/kg), pero dependerá del peso corporal de cada caso.

Sin embargo el suministro de suxametonio en el caso de los adultos mayores, puede llegar a asociarse efectos como arritmias cardíacas, ya que por lo general son más susceptibles de padecerlas, sobretodo cuando se les aplica al mismo tiempo otros fármacos para tratar los problemas cardiacos.

Ahora bien, tras empezar a administrarse, luego de los tres (3) minutos subsiguientes a la inyección llega una relajación de los músculo, sin embargo es importante acotar que la dosis total a suministrar no debe superar los ciento cincuenta (150) mg.

Por otro lado, el uso a través de la vía intravenosa de este fármaco para ser empleado en cirugías por un tiempo prolongado tanto para adultos como para niños mayores, la solución aplicada es de 0,1% un (1 mg/ml) o 0,2% dos (2 mg/ml) en una solución estéril, a base de glucosa y solución salina estéril.

La posología en el caso de los pacientes que padecen de insuficiencia renal, el fármaco se administra en dosis normales y únicas. En caso de aplicar alguna dosis múltiple o mayor de este fármaco, se pueden ocasionar ligeros aumentos en el potasio sérico en el cuerpo del paciente.

Y en lo que respecta a la posología en personas que presentan colinesterasa plasmática reducida, que es un tipo de enzima encontrada en la sangre para una mejor hidrólisis, la dosis aconsejable que puede llegar a suministrar, debe ser muy reducida, es decir, menos de la dosis general recomendada en pacientes adultos.

Interacción del suxametonio con otros medicamentos

En lo que respecta a la interacción con otros fármacos, se ha llegado a conocer a cerca de otros agentes donde llegan a influir en la actividad que despliega de manera normal el fármaco suxametonio; logrando extender los efectos de inhibición a nivel neuromuscular.

Entre los medicamentos que se pueden mencionar se encuentran los insecticidas de tipo organofosforados, las gotas oftálmicas, otros anticolinesterásicos denominados piridostigmina, hidrocloruro de tacrina; medicamentos a base de algún componente citotóxico donde se encuentran los denominados mecloretamina, y tiotepa.

Otros medicamentos empleados en el área de la psiquiatría y donde influyen levemente en la actividad del suxametonio tras su combinación, se incluye el denominado fenelzina y clorpromazina, fármacos anestésicos como la morfina y la ketamina, por otro lado se ha llegado utilizar fármacos que bloquean los mecanismos neuromusculares del cuerpo, tales como el pancuronio.

Entre los medicamentos con los que se han tenido interacción y que resultan ser nocivos para la actividad de la colinesterasa en el plasma, se puede mencionar la aprotinina, la prometazina, algunos estrógenos, la dosificación de esteroides de manera muy elevada, así como anticonceptivos orales.

Dentro de la interacción con fármacos donde llega a existir un aumento en los efectos neuromusculares del suxametonio, se puede mencionar a los anestésicos que resultan ser volátiles y que son inhalados como el enflurano, el isoflurano, el dietil éter y el metoxiflurano. Otros que incrementan de manera descontrolada la intensidad del fármaco, se menciona a los antibióticos tal como el denominado polimixina, antiarrítmicos como la lidocaína y la procaína.

Fertilidad, embarazo y lactancia

Recientemente no se han podido realizar exámenes sobre los efectos que pudiese llegar a el suxametonio sobre la fertilidad o la etapa de gestación en la mujer. En este sentido, lo que sí se conoce es que el suxametonio no llega a tener alguna incidencia de manera directa en el útero de la mujer, o sobre algún otro músculo que sea blando.

La dosificación que resulta ser terapéutica y aplicada de manera normal, no llega a traspasar la pared que lleva en sí la placenta, ya que en base a estas cantidades aplicadas las mismas no llegan a afectar la actividad respiratoria del feto.

En cuanto a los beneficios que se llegan a obtener tras el uso del suxametonio, sirve como ayudante a la anestesia y reduce los posibles peligros que pudiera llegar a presentar el feto durante éste, como que llegue a desarrollar alguna afectación a nivel cerebral, aunque este posible riesgo disminuye tras pasar el primer trimestre de embarazo.

En los días subsiguientes, por lo general del segundo al cuarto (2-4) días después de haber dado a luz al neonato, la mujer logra obtener una disminución de hasta el setenta (70%) de padecer algún efecto secundario como alguna alteración a nivel cardiaco o a nivel ocular, en comparación a los niveles que inicialmente tenía antes, incluso en el transcurso de la etapa de gestación.

En cuanto a los efectos, se puede llegar a un aumento en los niveles de la denominada colinesterasa plasmática, que es una enzima encontrada en la sangre, alcanzando un valor elevado, es decir, más del normal durante el período de las seis semanas siguientes al de gestación. (ver artículo: Halotano).

Las mujeres que se encuentran lactando, hasta el momento no se conoce de algún riesgo que sea perjudicial tanto para el bebé como para la madre; por lo que los especialistas en el área de la medicina lo consideran compatible, es decir, no existe una aparente toxicidad demostrada.

Dejar Comentario