Shiatsu técnica de masaje, mejora la salud y el flujo de qi

El Shiatsu es una técnica de la medicina alternativa japonesa que consiste en la aplicación de presión por cortos periodos de tiempo en puntos clave del cuerpo para el mejoramiento de la salud. En el presente artículo nos dedicaremos a realizar un recorrido acerca de este método.

shiatsu

¿Qué es el shiatsu?

El shiatsu, también conocido como acupresión o digitopuntura es un tipo de medicina alternativa propia de Japón que se basa en la aplicación de presión por cortos periodos de tiempo en la zona de los meridianos y puntos de acupuntura con el objetivo de mejorar el paso de la energía qi y por ende, la salud.

Sin embargo, no existe algún tipo de evidencia científica que avale la efectividad de esta técnica japonesa para el bienestar de una persona. A diferencia de otros métodos de masajes, en el shiatsu solo se emplean las palmas de las manos y las yemas de los dedos.

Asimismo, no se emplean ningún tipo de aceite corporal y el paciente permanece en la sesión con la ropa puesta. En un mismo sentido, los tratamientos que se pueden incluir dentro de este método son los estiramientos, movilizaciones y manipulaciones articulares, al igual que cualquier otra técnica conocida en los masajes.

Historia

Los conceptos en los que se basa la técnica del shiatsu (qi, meridianos y puntos acupunturales) tienen sus orígenes hace ya miles de año, iniciando principalmente en la medicina china. El shiatsu de hoy en día es una evolución del anma, un estilo de masaje japonés que se desarrolló en el año 1320 por Akashi Kan Ichi.

shiatsu

El anma tuvo un auge alrededor del siglo XVII por el acupunturista Sugiyama Waichi, y casi a la par empezaron a surgir libros con referente a este tema, incluido Anma Tebiki de Fujibayashi Ryohaku. Por otro lado, la escuela Fujibayashi trajo después el anma a la era moderna.

Desde la época de Sugiyama, el masaje en Japón se ha vinculado fuertemente con las personas ciegas. Sugiyama, que era invidente, formó varias escuelas para personas como él y en donde se enseñaba esta práctica. Mientras que en el período de Tokugawa, se aprobó una ley en la cual se establecía que la técnica del anma sólo podía emplearse para personas invidentes.

Este hecho dio como resultado que el anma para ciegos fuera una cultura popular en Japón. Este método se ha mantenido vigente hasta los días actuales de Japón, siendo una técnica práctica para la personas invidentes.

Tokujiro Namikoshi (1905–2000) realizó su primera escuela dedicada a la enseñanza del shiatsu en el año 1940 y su legado trascendió durante los años en el país, siendo vista como una técnica medicinal independiente.

shiatsu

Namikoshi por su parte, describe al shiatsu como: ”la terapia mediante shiatsu, cuyo objetivo es la prevención y tratamiento de enfermedades, es un sistema para mejorar la salud eliminando los factores que producen fatiga y estimulando la capacidad de recuperación propia del cuerpo por medio de presión digital y manual aplicada sobre determinados puntos establecidos sobre la superficie del cuerpo”.

En el año 1957 el Instituto japonés de shiatsu se le cambió el nombre por el Japan Shiatsu College y recibió la aprobación del Ministerio de Sanidad y Bienestar. Regularmente se le atribuye a Tokujiro Namikoshi la invención del shiatsu moderno.

No obstante, el término de shiatsu ya se empleaba en el año 1919, cuando Tamai Tempaku publicó un escrito bajo el nombre de Shiatsu Ho (método de presión con los dedos) en el cual se expone una combinación de las técnicas del anma, ampuku y los do-in con la anatomía y fisiología occidental.

De una misma manera, antes de Namikoshi en 1925  ya se había fundado la Asociación de Terapeutas Shiatsu, con la intención de crear una diferenciación entre esta técnica y el masaje anma. La escuela de Namikoshi originalmente enseñaba el shiatsu basándose en las técnicas de la medicina occidental.

Fue Shizuto Masunaga, (estudiante y posteriormente profesor de la escuela de Namikoshi) quien volvió a introducir el concepto de shiatsu dentro de un cuadro filosófico de la medicina tradicional oriental. En este sentido, Shigeru Onoda fue el responsable de informar acerca del shiatsu en el Occidente.

Luego de haberse graduado como terapeuta Shiatsu y realizar el examen estatal en el que se le otorgaba la licencia para la práctica del Shiatsu en Japón, se dedicó al estudio con el propósito de adaptar la terapia a los requerimientos corporales de la parte occidental, lo cual se le conoce popularmente como Aze Shiatsu.

Shizuto Masunaga, impartió clases en el Instituto japonés de Shiatsu en Tokio añadiendo como particularidad, la enseñanza en el ámbito artístico. El enfoque que le dio al Shiatsu  despertó gran inquietud en muchos de sus conocidos y luego fue rechazado por Namikoshi, para abrir su propia academia. Sin embargo, luego fundó el Shiatsu Zen y el Centro escuela de Shiatsu Iokai.

Igualmente, otro alumno de Namikoshi, Hiroshi Nozaki, creó el Shiatsu Hiron, un método holístico del shiatsu que emplea técnicas de intuición y un enfoque espiritual para la sanación que identifica formas de asumir la responsabilidad de una vida sana y feliz en las manos del practicante.

¿Como se realiza el shiatsu?

Durante toda la sesión de la terapia de shiatsu el paciente permanece vestido y el masaje se realiza en un tapete colocado en el suelo, no obstante, si la salud del paciente no le permite este tipo de situación, la técnica puede ser aplicada sobre una camilla.

El objetivo central es movilizar la energía que está bloqueada por medio de presiones, balanceos, estiramientos y contactos. Se busca trabajar con el cuerpo en su totalidad, siguiendo de forma organizada los puntos de energía (meridianos) y los lugares por donde la misma circula (qi).

Utilizando el shiatsu se trabaja sobre el sistema nervioso parasimpático, el cual es el responsable de activar los mecanismos de relajación que son los que permiten que las tensiones del cuerpo se liberen poco a poco.

Por lo general, el terapeuta emplea sus manos para hacer los masaje, no obstante, esto no es una limitación, puesto que también puede emplear los codos, los pies y las rodillas.

Al momento de generar una estimulación en el cuerpo a través de las presiones o frotamiento, se comienzan a presentar cambios en el mismo.

En líneas generales, una sesión de shiatsu no debe durar más de una hora.  Sin embargo, esto depende mucho de las necesidades del paciente, por lo que se puede llegar a extender hasta los 90 minutos.

El terapeuta es el encargado de determinar el estado físico del paciente por medio de los reportes que comunica la persona y su historial clínico. El experto realiza observaciones en la lengua y en el interior de la boca. Luego procede a evaluar por medio del tacto las zonas del abdomen, los meridianos y el pulso. Una vez que ha recolectado toda la información de la persona, da un diagnóstico.

A partir del diagnóstico se expone el tratamiento, el cual puede combinarse con otras técnicas como: moxibustión, ventosas, dieta, fitoterapia o ejercicios, para alcanzar el mejor resultado posible.

Es recomendable que antes de cada sesión de shiatsu el paciente no haya comido en abundancia, esto se debe a que no permite que circule de manera propicia la energía.

La vestimenta de las sesiones debe ser cómoda y llevar medias, puesto que la temperatura del cuerpo tiende a disminuir. Luego, cuando la sesión haya finalizado, la persona debe tomar mucha agua y no realizar actividades estresantes para dejar que los efectos del tratamiento actúen.

Diferentes puntos de activación

Resulta de vital importancia saber en donde se encuentran los puntos de acupresión, también llamados acupuntos. Los estudiantes que se encuentren aprendiendo el shiatsu deben ser capaces de sentir las zonas del cuerpo en donde se mueve la energía vital, es decir, el “qi” por medio de los canales del cuerpo, que se denominan meridianos. En este sentido hay 20 puntos principales y 12 canales comunes.

Otro componente importante durante el aprendizaje de este método es la palpación, la cual es la herramienta más utilizada por el terapeuta durante las sesiones.

La palpación en el músculo tiene dos objetivos: El primero es encontrar el músculo el cual se pretende tratar. Mientras que el segundo se lleva a cabo luego de localizarlo por lo que se deberá evaluar el estado del mismo para conocer su tono y su textura (si está apretado o suelto, hay puntos de gatillo situados en su interior, se encuentra inflamado o suave, hay adherencias faciales presentes, entre otros)

Parte del entrenamiento que se le brinda a los estudiantes de shiatsu es el estudio de las técnicas adecuadas para realizar la palpación por medio de la palma de la mano y los dedos.

Beneficios del shiatsu

Los beneficios que trae la técnica del shiatsu son muchos, su principal efecto positivo es la relajación que le desemboca a la persona a tratar. No obstante, existen otros factores que expondremos a continuación.

Eficaz contra el dolor

Entre las evidencias científicas que se tiene con respecto a la funcionalidad del shiatsu, se ha encontrado que el mismo es eficaz para tratar los dolores de cualquier causa.

Activa el metabolismo

Contribuye a un mejor funcionamiento de los órganos del cuerpo, así como una activación del metabolismo que se ha encontrado beneficiosa en trastornos como gastritis, estreñimiento o colesterol alto.

Relaja y elimina el dolor emocional

El efecto de relajación que provoca el tratamiento de shiatsu se ha encontrado que ayuda a llevar dolencias internas como el duelo.

¿Para quienes se recomienda?

El shiatsu además de ser una técnica medicinal que brinda un estado de relajación magistral, el mismo también ha resultado beneficioso para tratar una serie de afecciones desde la perspectiva holística. Algunas de las afecciones para las cuales se recomienda esta técnica son:

  • Personas con una postura deficiente.
  • Problemas con las coyunturas.
  • Esguinces.
  • Artritis.
  • Ciática.
  • Dolor constante en la espalda y en la cabeza.
  • Sinusitis.
  • Bronquitis.
  • Estrés.
  • Problemas para conciliar el sueño.
  • Problemas en la regularidad de la presión arterial.

Asimismo, el shiatsu también se ha recomendado para cualquier persona que desee un momento de relajación o bien, tratar una molestia específica.

Efectos del shiatsu en las partes del cuerpo

El shiatsu desemboca diferentes efectos en muchas partes del cuerpo, inclusive dentro del mismo. Es por este motivo que nos resulta pertinente realizar una exposición detallada acerca de ellos, desde las partes más sencillas hasta las complejas.

La piel

La piel posee al menos cinco funciones perfectamente diferenciadas y únicas para el organismo, las cuales son:

  • Protección.
  • Sensación.
  • Termorregulación de la temperatura del cuerpo.
  • Funciones metabólicas.
  • Respiración.

La administración de este método hace que se incremente la circulación de los capilares en los tejidos cutáneos, activa las células dérmicas y aumenta la secreción de las glándulas sebáceas. Todo esto en conjunto permite mantener la piel tersa, elástica y suave, estimulando la activación de las glándulas sudoríparas y la eliminación de desechos a través de ellas.

Sistema muscular

Los músculos son los responsables de los movimientos del cuerpo, por lo que el tejido muscular posee propiedades de excitabilidad, contracción, extensión y elasticidad, dándole así las características necesarias para cumplir sus funciones.

Al realizar una actividad física intensa, el organismo requiere de una cantidad oxígeno mayor de la que se encuentra en ese momento circulando en la sangre, por lo que en el músculo se genera una necesidad de este elemento. Es por esta razón que luego de haberse ejercitado la respiración es acelerada, ya que intenta compensar la falta de oxígeno que se pierde.

De esta manera, para combatir la falta del mismo, los músculos recurren a un método para sustentar y pagar su falta.  Dicho procedimiento se basa en la reducción del glucógeno, una sustancia que se encuentra localizada en el hígado y los músculos, como un material de reserva energética.

Al ocurrir una reducción incorrecta de esta sustancia se forma una acumulación del ácido láctico, lo cual trae como consecuencia la sensación de rigidez y dolor que normalmente se conoce como agujetas.

Al aplicar la presión por medio del shiatsu se promueve la circulación y ayuda a que el ácido láctico sea trasladado al hígado en donde pasa a convertirse en glucosa y flexibiliza los músculos, modulando el tono muscular.

Adicional a esto, la influencia del Shiatsu en el músculo cardíaco y los músculos viscerales se realiza por medio de la estimulación de los nervios autónomos que controlan dichos músculos.

Sistema circulatorio

A manera general se puede indicar que el sistema circulatorio es el que se encarga de aportar los nutrientes requeridos para el metabolismo celular, así como contribuye a la eliminación de las sustancias de desecho de las reacciones bioquímicas.

Al emplear el shiatsu se crea una estimulación suficiente para que dicho sistema pueda transportar todos los nutrientes necesarios para ejercer sus funciones, puesto que cuando se encuentra bloqueado genera malestares que afectan directamente al sistema inmunológico (responsable de las defensas del cuerpo).

Reflejos viscero cutáneos

Así como existe una comunicación de los órganos internos hacia el exterior, se puede establecer esta misma comunicación pero en sentido inverso, ayudando así a que los órganos puedan restablecer sus funciones normales.

Es por esto que las presiones aplicadas en partes hipersensibles o a las regiones musculares tensas de la superficie del cuerpo transmiten señales que generan reflejos en los órganos internos, haciendo que se estimulen y funcionen de forma regular.

Asimismo, cuando el terapeuta de Shiatsu entra en contacto con las cadenas paravertebrales de la espalda es capaz de determinar por medio del dolor referido, el estado de los órganos y vísceras.

Ha sido todo por el artículo de hoy, esperamos que la información proporcionada haya sido de gran ayuda. Le hacemos la invitación a leer también: Bemiparina y Aleudrina

(Visited 6 times, 1 visits today)