≡ Menu

Aprende todo sobre el medicamento pancuronio

El pancuronio es un tipo de sustancia que se emplea para bloquear u obstruir la acción de las neuronas, sin que estas mismas disminuyan su potencial de energía en la membrana neuronal. Esta sustancia se encuentra dentro de la familia de fármacos catalogados como antimuscarínicos, es decir, medicamentos que llegan a producir alivio en los músculos y que por otro lado, es empleado para las cirugías donde se necesita de respiración asistida.

Pancuronio

Nota: Este artículo es solo informativo, no se automedique, visite y consulte siempre a su médico antes de ingerir cualquier medicamento.

Para qué sirve el pancuronio

Este fármaco ayuda al alivio de los músculos, sin embargo, es importante detallar que el mismo ocasiona la parálisis del sistema músculo esquelético. Este mismo fármaco llega a compararse con la denominada acetilcolina, ya que ambos en cuanto a las transmisiones colinérgicas que pueden llegar a ocurrir en el cerebro y tras ser suministrados en el cuerpo del paciente, ambos fármacos presentan una reducción en la capacidad de acción, pero sin que exista una despolarización o disminución en la membrana neuronal considerable.

Ahora bien, este tipo de fármaco sirve como ayuda al momento de alguna intervención quirúrgica, en la mayoría de las veces donde se necesite de la intubación endotraqueal, donde se necesite de oxígeno o de la denominada respiración asistida.

Este tipo de fármaco si bien relaja los músculos al momento de alguna cirugía, el mismo no llega a ser catalogado como un analgésico; aunque en ciertas ocasiones se emplee como un medicamento coadyuvante de la anestesia aplicada al paciente, con el fin de hacer el procedimiento más sencillo. En este sentido, este fármaco ha tenido leves incidencias sobre el sistema circulatorio.

Aunque se ha conocido su empleo con otros fármacos potencialmente tóxicos, para ser suministrado a personas a quienes se les ha ordenado la aplicación de la inyección letal.

Nombre comercial

El fármaco pancuronio al igual que muchos otros fármacos, tiene otras denominaciones comerciales, es decir, las que se pueden llegar a encontrar en farmacias o en botiquerías, aunque el mismo no se puede vender libremente al público ya que el mismo es únicamente empleado en hospitales, centros clínicos y asistenciales, ya que el mismo requiere ser aplicado por persona especializadas.

En este sentido, el mismo se puede encontrar bajo la denominación Pavulon, siendo el mismo en inyecciones de un (1)mg y dos (2)mg; de igual forma se puede encontrar en forma de ampollas de dos (2) ml a base de este mismo fármaco.

Composición

En cuanto a la composición de cada una de las ampollas y de las inyecciones de pancuronio, las mismas contienen primero el denominado bromuro de pancuronio, bajo 4.0 mg de este compuesto, seguido del componente denominado acetato sódico con 4.0 mg, 16.0 mg de compuesto cloruro sódico con 16.0 mg, y por último contiene ácido glacial con un pH 4, donde se le agrega 2 ml de agua para su posterior aplicación. (Ver artículo: Metocarbamol).

Administración

Este fármaco se llega a suministrar vía intravenosa, en el caso de los adultos se emplea en proporción al nivel de relajación que exista en el músculo, donde se emplea una dosis de 0.06 a 0.1 mg/kg en inyección, obteniéndose una condición favorable tras haber pasado al menos dos (2) a tres (3) minutos.

Es importante recalcar que el empleo del pancuronio sólo es para utilización de forma intravenosa, ya que el mismo debe ser administrado bajo estricta vigilancia de los médicos más capacitados, o que su experiencia los haya familiarizarse con el empleo de esta medicina, ya que la misma dosificación debe estar individualizada para cada caso en particular.

En este sentido, tras ser suministrado con otros anestésicos que sean inhalados y que resulten ser fuertes para el organismo del paciente, tras haber sido suministrado previamente, pueden coadyuvar en el incremento de su fuerza y tiempo de duración del pancuronio.

Mecanismo de acción del pancuronio

El fármaco pancuronio actúa como inhibidor a nivel neuromuscular, pero resulta ser despolarizante, es decir, no llega a modificar la eficacia en cuanto al accionar de las neuronas en el cerebro, en este sentido, esta misma formulación tiene todas las características farmacológicas de las medicinas curarizantes.

Al ser catalogado como curarizante, se dice que es un despolarizante de la sustancia denominada acetilcolina, ubicado en la parte motora del cuerpo. Este mismo es un antagonista de la acetilcolina, inhibiendo la obstrucción de las neuronas en los músculos y que este mismo accionar puede llegar a revertirse por otros componentes denominados anticolinesterásicos, entre los que se pueden mencionar la piridostigmina, y el edrofonio.

Este fármaco pancuronio es mucho menos fuerte, se estima un tercio (1/3) alrededor en comparación con el denominado vecuronio, y poco más de cinco (5) veces más fuerte que la denominada tubocurarina; sin embargo, el tiempo de duración que pueda llegar a existir en el bloqueo neuromuscular ocasionado por el pancuronio, es mucho más que al aplicar vecuronio.

Para obtener una dosificación requerida, se necesita de un suministro de hasta el noventa y cinco (95%) con una respuesta muscular de contracción, esta dosis debe rondar dentro de los (0,05 mg / kg) con acompañamiento de anestesia y tres (0,03 mg / kg) de halotano, que es un vapor para ser inhalado por el paciente para ser anestesiado.

Esta mezcla es más efectiva con respecto a la relajación a nivel músculo esquelético, sin embargo, se necesita de un tiempo estimado para lograr una recuperación de al menos veinticinco (25%) de la transmisión neuromuscular, es decir, un tiempo estimado de veintidós (22) minutos; en cuanto a la restauración de al menos un noventa (90%) del paciente, tras ser aplicado el pancuronio y lograr readquirir la transmisión neuromuscular, es de alrededor de los sesenta (60) minutos.

Tras aplicarse la dosificación de un (0,1 mg/kg), siendo una anestesia normal, la misma desaparecerá la respuesta espasmódica del cuerpo dentro de los cuatro (4) minutos subsiguientes; siendo el tiempo estimado para la recuperación de por lo menos veinticinco (25%) a partir de los cien (100) minutos.

Para lograr mantener el alivio muscular, se debe de aumentar muy sutilmente la dosis ya que este incremento puede incidir en el bloqueo neuronal y por consiguiente, en los músculos del paciente. El empleo de algún estimulante nervioso resulta muy necesario, esto con el fin de poder evaluar el nivel de bloqueo neuromuscular que se pueda llegar a presentar tras alguna intervención quirúrgica.

En este sentido, los efectos que se puedan llegar a presentar en el sistema circulatorio y que resultan ser muy característicos tras haber empleado el pancuronio de forma moderada, es el aumento de la frecuencia cardíaca, así como de la presión arterial donde el rechazo al fármaco no llega a modificar de manera significativa la presión en las venas.

Por lo general este mecanismo de acción se llega a producir en un orden considerable, empezando por la musculatura, tales como la del cuello y cara, luego por la musculatura que se encuentra en las extremidades, luego el abdomen y en último lugar el diafragma del paciente.

La recuperación del paciente a nivel muscular es de forma inversa, ya que en dosis incrementadas puede ocasionar aceleración cardíaca. No existe algún bloqueo a nivel ganglionar, por lo no se llega a ocasionar algún broncoespasmo, sin embargo hay que tener en cuenta que su accionar no es de tipo analgésico aunque se utilice como uno.

Farmacocinética del pancuronio

En cuanto a la denominada semi-vida de este fármaco, se puede encontrar una duración de alrededor de los ochenta y nueve (89) a ciento sesenta y un (161) minutos, ya que su nivel de reparto en el cuerpo se extiende desde los doscientos cuarenta y uno (241) hasta los doscientos ochenta (280 ml/kg).

Esta farmacocinética al ser de orden irreversible, la dosis de pancuronio logra recobrarse hasta un cuarenta (40%) de la dosis suministrada en la orina, es decir, no existe alguna variación considerable, de igual forma se puede llegar a recobrar por la bilis hasta en un once (11%) aproximadamente.

En lo que respecta al veinticinco (25%) de la dosis que han sido inyectadas, las mismas se llegan a reponer como metabolito 3-hidroxi, que resulta ser tan fuerte como un bloqueante neuromuscular, en este sentido, menos de lo que respecta alrededor del cinco (5%) de la dosificación que es administra por inyección se re-adquiere nuevamente, así sea recuperada como metabolito 17-hidroxi o como metabolito 3,17-dihidroxi, ya que en ambos casos resultan ser considerablemente menos enérgicos que el propio pancuronio.

Pancuronio se integra a la globulina gamma, así como a la albúmina. Un 13% del fármaco no se integra a las proteínas plasmáticas. Aquellos individuos con cirrosis, el volumen de exparsimiento aumenta en un 50%, el aclaramiento plasmático disminuye en un 22% y la semivida de eliminación se duplica. Además, se visualizan datos muy similares a aquellos individuos que sufrieron o sufren de obstrucción biliar.

Esta denominada semi-vida del fármaco tras su eliminación llega a duplicarse, es decir, al existir un aclaramiento en el plasma es necesario la reducción estimada de sesenta (60%) de las dosis, sobre todo si es en pacientes que padecen de insuficiencia renal. Sin embargo, la capacidad extensión varía, ya que todo va a depender de la rapidez con que se recuperará tras existir el bloqueo neuromuscular, así como la estimulación nerviosa que normalmente resulta ser muy lenta. (Ver artículo: Lercanidipina).

Precauciones

Antes que empiece a utilizar este medicamento consulte a su médico, dicho eso, comuníquese con su especialista en el área de la salud ya que él mismo le indicará las precauciones, junto con las recomendaciones que debe seguir; en este sentido, es importante que le mencione a cerca de la poca tolerancia que tiene a cerca de los bromuros, ya que puede padecer de alguna intolerancia hacia las sales de este compuesto.

En cuanto a la etapa de gestación y período de gestación del paciente, no existe hasta el momento estudios precisos, ni ningún tipo de control acerca del empleo de este medicamento en pacientes con el pancuronio.

Ahora bien, este fármaco debe ser suministrado solo y únicamente se existe la posibilidad de que llegue a existir algún aprovechamiento estimado en la mujer, y que demuestre ser mayor al riesgo potencialmente nocivo, que podría padecer tanto el feto como la madre.

En la etapa de la lactancia materna, hasta el momento no existe información certera que se pueda llegar a describir; por otro lado en pacientes más pequeños como es el caso de los niños de tan solo un (1) año de edad, se ha visto que los mismos son más propensos a desarrollar padecimientos como, bradicardia y hasta arritmias cardíacas tras el suministro del pancuronio.

En el caso de los adultos mayores, los mismos resultan ser los más propensos a desarrollar algún daño tras su dosificación, entre los daños que se pueden mencionar se encuentran las que resulten ser irreversible en cuanto a la función renal; agotando el nivel de tolerancia que exista en el cuerpo tras el uso prolongado de pancuronio en el cuerpo.

Otra precaución que se debe tomar, es en cuanto al daño renal que puede sufrir el cuerpo del paciente tras el incremento de las dosis, con el fin de obtener el deseado efecto de relajación a nivel muscular, tanto al inicio como en el transcurso de la intervención quirúrgica.

Otra precaución que se debe tomar para prevenir el riesgo de padecer algún daño hepático, es la moderación de las dosis y a su incremento, ya que el mismo conlleva al aumento de los efectos en cuerpo de los pacientes.

Tome en cuenta que el paciente puede llegar tener severas alergias tras existir la combinación con otros relajantes musculares, así como la posibilidad a desarrollar hipotermia en el transcurso de la intervención quirúrgica, donde la persona encargada del suministro del fármaco debe administrar una dosificación mucho menor de la que se venía estimando, debido a la extensa actividad que va desarrollando el pancuronio en el cuerpo del paciente.

En el caso de personas con quemaduras, se debe tener cierta precaución al momento de administrar el fármaco ya que puede existir cierto rechazo a la terapia, y más cuando se necesite del incremento de las dosis. En este sentido, el médico empleará una solución a base de glucosa que se encuentre al cinco (5%) y de de cloruro de sodio al nueve (0.9 %), para ser suministrado vía intravenosa.

En importante observar que el pancuronio debe utilizarse sola y únicamente en los hospitales o centros asistenciales que posean los equipos adecuados para ser suministrados, o cuando se requiera de una persona especializada denominada anestesista, que se encuentre propiamente calificado para aplicarlo.

Una precaución importante a tomar en cuenta, es que este mismo fármaco al ser suministrado inmoviliza los músculos a nivel respiratorio, por lo tanto es importante que el paciente a quien se le suministra el pancuronio se encuentre intubado, ya que el mismo estará sometido a respiración artificial o asistida, por lo menos hasta que haya restablecido los signos vitales de forma natural.

No se recomienda el suministro del pancuronio con otros fármacos en la misma jeringa, ya que el mismo puede inducir a una modificación en los niveles de pH que pueden resultar ser contraproducentes en su ámbito de acción; en el caso de las ampollas que ya han sido abiertas deben desecharse, de igual forma si las mismas no se utilizaron dentro de las horas siguientes al haber sido abiertas.

Una precaución importante que debe tomar en consideración, es que esta formulación debe administrarse únicamente bajo solicitud facultativa de un médico. Por lo tanto, al ser suministrado se es necesario preparar previamente al paciente para la intubación endotraqueal, por lo que se debe tener una estricta supervisión y sumo cuidado, más aún cuando el paciente padece de alguna insuficiencia respiratoria, pacientes que sufren de miastenia, mujeres en etapa de gestación y en niños. (ver artículo: Metoprolol).

Indicaciones

Este fármaco se encuentra indicado para las personas a quienes se les es requerido una intervención quirúrgica, donde es necesaria la inducción de un tubo endotraqueal, tras existir la paralización de los músculos a través de las neuronas por un tiempo considerable de duración, y que por lo general se requerirá de la ventilación o el suministro de oxígeno de forma mecánica, tras ser aplicado por un anestesiólogo.

De igual forma el pancuronio se encuentra indicado para el alivio de los músculos, así como para tratamiento en donde sirva como un auxiliar para la anestesia, para así poder manejar más fácilmente a la personas que están sometidos a ventilación mecánica.

Por otro lado el pancuronio, en ciertos casos es indicado para personas que sufren de convulsiones, donde el médico especialista lo indica con el fin de poder disminuir la magnitud de las contracciones a nivel muscular, que se ocasionan tras las convulsiones.

Contraindicaciones

Este mismo fármaco se encuentra contraindicado para personas que padecen de reacciones alérgicas a los fármacos que inhiben, o tengan la función de bloqueadores neuromusculares. De igual forma se encuentra contraindicado para personas que sufren del denominado carcinoma broncogénico, ya que su aplicación puede llegar a alterar el mecanismo de acción como bloqueante neuromuscular, que posee el pancuronio.

Contraindicado para personas que sufran de algún episodio a nivel cardiaco, o que sufran del corazón tal como la presencia de taquicardia, ya que el suministro del pancuronio puede llegar a ocasionar esta misma taquicardia. Contraindicado para personas que se encuentren bajo deshidratación severa, así como personas que tengan algún desequilibrio en los electrolitos, ya que al existir una interacción puede haber una alteración en la acción como bloqueador.

Contraindicado para pacientes con alguna disfunción hepática, ya que al ser suministrado puede existir muy probablemente una depresión en el área respiratoria de forma profunda, así como la existencia de apnea en el paciente, que este fármaco puede llegar a incidir muy ligeramente, al reducir los efectos que trae consigo el suministro de pancuronio.

Contraindicado con persona con hipertermia, ya que puede existir un incremento en los niveles de fuerza y tiempo del fármaco, así como la disminución de la intensidad y el tiempo de duración. Este fármaco se encuentra contraindicado para personas que desarrollan hipersensibilidad, y pacientes que no tienen un nivel de tolerancia hacia los bromuros.

El pancuronio de igual forma está contraindicado para pacientes que tienen hipersensibilidad conocida hacia los componentes de su formulación. Por otro lado el pancuronio se encuentra contraindicado para neonatos o recién nacidos, esto debe incluir a bebés prematuros, ya que este compuesto lleva consigo alcohol de bencilo que resulta perjudicial para el sistema respiratorio y circulación sanguínea del neonato.

El mismo está contraindicado para personas que tenga o padezcan de insuficiencia renal. Sin embargo, es importante recalcar que este fármaco se encuentra contraindicado en personas con miastenia gravis o síndrome miasténico, ya que en este caso a los pacientes se les debe aplicar un estimulador nervioso, con el fin de que se pueda probar y dar una respuesta apropiada tras haber sido suministrado el relajante muscular.

Aunque no se han podido realizar estudios apropiados en cuanto a la etapa de gestación o embarazo, no se sabe si el pancuronio puede llegar a ocasionar algún daño en el feto cuando se es suministrado, o por el contrario si llega a incidir en la capacidad reproductiva.

Sin embargo, la opinión de la mayoría de los especialista es que el pancuronio solo debe ser suministrado en el caso de las mujeres embarazadas, únicamente si los beneficios son mayores a los riesgos que pueda presentar tanto la mujer como el feto.

Sin embargo, el pancuronio es empleado en obstetricia, pero es importante tomar en cuenta que los efectos resultantes son irreversibles e insatisfactorios ya que las pacientes que reciben sulfato de magnesio en la etapa de embarazo, llegan a bloquear las acciones del medicamento, debido a las sales de este compuesto.

Posología

En cuanto a la dosis a ser suministrada, en el caso de los adultos, la misma debe ser aplicada primigeniamente por la vía intravenosa de manera inicial de (0,01) a (0.4 mg/kg). Donde esta misma dosificación se empleará luego, tras existir un incremento o variabilidad de aproximadamente un (0,01) mg/kg.

Estos incrementos o variabilidad de dosis llegan a tener un radio de incidencia en el accionar de manera muy ligera, ya que el mismo depende del uso prolongado del bloqueo, y que el mismo incremento sea significativo en el transcurso de la operación.

Por otro lado y en el caso de los niños, bajo la excepción de los neonatos o recién nacidos, el número de dosis requerida son las mismos que las aplicadas para los adultos. En el caso de los recién nacidos no se recomienda algún tipo de dosis ya que los niveles de toxicidad que se puedan desarrollar de forma potencial, resultan ser irreversibles debido a los niveles de alcohol bencílico que contiene en sí el fármaco.

Sobredosis

Tras la administración de una dosis excesiva del fármaco pancuronio, se pueden ocasionar el incremento de los efectos farmacológicos, y de igual forma, se puede presentar un bloqueo a nivel neuromuscular de tipo residual, prolongándose por un período de tiempo, que es más del requerido.

Tras existir una sobredosificación del pancuronio, puede llegar a existir una manifestación de agotamiento en los músculos, así como la merma de la reserva respiratoria, es decir, la existencia de la disminución en el nivel inspiratorio, inclusive la existencia de apnea.

Esta sobredosificación de pancuronio, puede llegar a minimizarse tras existir un control por parte de los especialistas más expertos al momento de aplicarse, así como el tiempo estimado que se debe aplicar, tras recibir una respuesta por parte del paciente a través de la existencia o la confirmación de padecer algún espasmo muscular, y la estimulación nerviosa que se observe en la cirugía.

En este sentido, la sobredosificación del pancuronio puede ocasionar la relajación a nivel muscular, pero el mismo al querer revertirse resulta ser insatisfactorio, ya que las dosis normalmente se basan en el adecuado nivel de musculatura del paciente y en base a la respiración de la persona.

Tras existir esa baja e insatisfactoria inversión precipitada del fármaco, es decir, que en el transcurso de los primeros treinta (30) minutos se observe una especie de debilidad en el cuerpo, es donde la ventilación de emergencia a ser aplicada deba ser asistida por otros mecanismos artificiales, por lo menos hasta que la persona haya recuperado la consciencia y el control de la respiración.

Efectos secundarios

En cuanto a este punto, hasta el momento se han podido detectar muy pocos efectos que inciden de forma fatal en el paciente, si en embargo, es primordial que su médico de confianza sepa si usted ha padecido o padece de algún síntoma desfavorable luego de su administración. (ver artículo: Suxametonio).

Luego del suministro se pueden presentar síntomas como una leve presión a nivel arterial, incremento en el pulso, así como la frecuencia cardiaca, y también puede llegar a presentar disminución en la presión a nivel ocular. Otros efectos que se pueden llegar a presentar son:

  • Taquicardia.
  • Hipertensión arterial.
  • Broncoespasmos.
  • Apnea.
  • Hipoventilación.
  • Hipersecreción bronquial.
  • Salivación.
  • Alergia.
  • Rubor.
  • Reacciones anafilácticas.
  • Hipersensibilidad.
  • Espasmos.
  • Aumento o disminución de la presión arterial.
  • Sibilancia.
  • Dificultad para respirar.
  • Enrojecimiento de la piel.
  • Erupción.
  • Picazón.
  • Hipotensión.
  • Presión intraocular.
  • Dolor en el pecho.
  • Fiebre.
  • Falta de aliento.
  • Hinchazón.
  • Irritación en la zona donde se inyectó el fármaco.
  • Cansancio.
  • Debilidad a nivel muscular.
  • Hipoventilación.

Dejar Comentario