Naloxona: Indicado para tratar la sobredosis de heroína

La naloxona es un medicamento recetado para tratar la sobredosis causada por las drogas, en especial la heroína. En el presente artículo abordaremos todo lo referente a este fármaco y sus propiedades. Se le recuerda que este blog es solo de tipo informativo, por favor no se automedique.

naloxona

¿Qué es Naloxona?

Para entender qué es la naloxona y sus propiedades, es preciso explicar en primera instancia que este medicamento está indicado para actuar como antagonista de las sobredosis causadas por los opiáceos.

Los mismos se entienden como fármacos desarrollados para disminuir el dolor, es decir, actúan como analgésicos. Estos son compuestos provenientes de la naturaleza y se encuentran en forma de semillas bajo el nombre de adormideras, que se pueden reducir para tratarse como medicamento.

Además de abordarse como fármacos también se les ha dado un uso en la creación de drogas. Entre los opiáceos más relevantes están la morfina y la heroína. Ambas drogas están hechas para la relajación del sistema nervioso central (morfina) que lo forma la médula espinal y el cerebro, y relajar el sistema respiratorio (heroína).

La manera en la que estos componentes naturales actúan sobre el organismo es por medio de los receptores de opioides ubicados en el cerebro, los cuales son proteínas que se encargan de disminuir la percepción del dolor de una persona.

naloxona

Dicho esto, se entiende entonces que este medicamento está creado para contrarrestar la intoxicación o sobredosis producida por este componente natural en el organismo de la persona, es decir, bloquea los efectos que desencadenan los opiáceos.

La naloxona está diseñada a partir del componente químico oximorfona, el cual es un potente analgésico opioide. Su mecanismo de acción actúa sobre los receptores opioides volviéndolos inactivos y que de esta manera, los efectos de los opiáceos no se produzcan.

Este fármaco se puede encontrar en dos versiones: vía oral como pastilla o por vía intravenosa por medio de inyecciones. Si la naloxona es consumida como pastilla el hígado es el encargado de procesar 95% de su composición, mientras que por inyección, el sistema circulatorio lo procesa por completo.

El uso de cualquiera de estos dos medios de tratamiento es de libre decisión, no obstante, es válido acotar que la inyección produce efectos más rápidos en el organismo, además de ser más fácil de aplicar en caso de una sobredosis.

La duración de la naloxona en el organismo varía según la dosis administrada, pero en líneas generales el tiempo promedio observado es de 20 minutos a una hora. En cuanto a la eliminación, esta se realiza por medio de la orina.

¿Para qué sirve?

Como ya se ha mencionado antes, este medicamento está indicado para tratar la sobredosis o intoxicación producida por los opiáceos, en especial la heroína. No obstante, también se ha recetado para personas que sufren de depresión respiratoria, esta se caracteriza por una respiración muy lenta o muy fuerte.

La sobredosis se entiende como un exceso de medicamento (en este caso de heroína) en donde se presentan síntomas como: aceleración del pulso cardíaco, respiración acelerada y convulsiones que generan la pérdida de la consciencia entrando en un estado de coma.

Adicional a esto, la inyección de este medicamento se ha implementado en individuos que se han realizado cirugías. Esto se hace como una contra medida a los efectos de los analgésicos utilizados para adormecer al paciente.

Asimismo, su uso se extiende a los recién nacidos cuya madre haya recibido la epidural (analgésico que adormece la parte baja del cuerpo como la pelvis y piernas) o si el nacimiento fue por cesárea (operación quirúrgica), todo esto con el objetivo de evitar que los componentes adormecedores afecten al bebé.

En líneas generales, este medicamento tiene una sola función: inhibir los síntomas de sobredosis, sedación y depresión respiratoria. En el caso de la sobredosis y la depresión respiratoria los síntomas que ambas presentan incluyen exaltación, por lo que el fármaco actúa como un relajante permitiendo el paso de aire a los pulmones.

¿Cómo usar Naloxona?

La inyección de la naloxona viene con una solución aparte en la que esta el medicamento para administrarlo de tres maneras: intravenosa (en la vena), intramuscular (en un músculo) o subcutánea (apenas debajo de la piel).

Otro modo de aplicarlo es con la versión recargada, la misma es una inyección con una dosis para ser usada de forma intramuscular o subcutánea. Por lo general, la recarga está diseñada con la dosis precisa para calmar los síntomas de la intoxicación.

Es preciso destacar que en los casos donde los efectos de la sobredosis sean muy graves, la vía más recomendable es la intravenosa, puesto que permite que los efectos del medicamentos actúen en un tiempo promedio de dos minutos y posee una duración de dos a cuatro horas en el organismo.

Cuando una persona se encuentra en un episodio de intoxicación o sobredosis por heroína, es poco probable que logre administrarse por sí sola la inyección. La familia, encargados del cuidado médico o amigos de confianza del individuo deben estar al tanto de los síntomas que se presentan en estas circunstancias.

De igual manera, deben tener conocimiento acerca de cómo utilizar ya sea la inyección normal o la recargada para poder aplicarla en la persona intoxicada. Luego deberán llamar a emergencias y poner a la persona de lado para evitar que se ahogue mientras que la atención médica llega.

El médico o el farmaceuta le explicará la manera en la cual se aplica cualquiera de las dos versiones de la inyección de naloxona. Ya que la persona se encontrará incapaz de administrarse la dosis, el encargado de hacerlo debe tener en cuenta todas las precauciones que contiene el medicamento antes de emplearlo.

Vale mencionar que el uso de este medicamento podría no revertir los efectos de otros opiáceos como: Buprenorfina (Belbuca, Buprenex, Butrans) y Pentazocina (Talwin). En estos casos, lo recomendable es aplicar una dosis mayor.

Si la versión que posee es la recargable, la misma debe tenerla encima en todo momento en caso de sufrir de una sobredosis de heroína. Igualmente, debe conocer la fecha de caducidad de la misma, cuando expire deséchela y adquiera una nueva.

Es importante que revise la solución puesta en la inyección algunas veces. Si ha observado que la misma ha perdido su color o tiene partículas que antes no estaban, consulte con su médico para obtener una nueva dosis.

Esta versión viene con un sistema de voz integrado que le proporciona la información necesaria para poder aplicarse la dosis. Sin embargo, no es necesario que espere a que el sistema le indique todas las indicaciones.

En algunas circunstancias es posible que dicho sistema de voz no funcione, por lo que no podrá decir las indicaciones de aplicación; no obstante el dispositivo inyectable seguirá funcionando con regularidad, por lo que puede administrarse el tratamiento.

Los síntomas que se presentan en una intoxicación de opiáceos son: somnolencia en exceso que conlleva a una pérdida de la consciencia, respiración superficial o detenida y la contracción de las pupilas (la parte negra de los ojos se vuelve pequeña).

La persona que observe la presencia de estos síntomas en otra debe proceder a aplicar la inyección de naloxona en el músculo o debajo de la piel de su muslo. En caso de emergencia, el medicamento puede ser inyectado sobre la ropa, la misma no representa un obstáculo para la aguja.

Si luego de la administración los síntomas de la sobredosis regresan, es necesario aplicar una nueva dosis. Dichas inyecciones pueden administrarse cada dos a tres minutos, no obstante, si las recaídas persisten lo recomendable es llamar a asistencia médica.

Cada uno de los dispositivos recargables solo se puede emplear una vez. Absténgase de volver a guardarlo o colocarle de nuevo el protector rojo. Incluso si la dosis no fue usada, se debe desechar la inyección si se ha abierto.

Con respecto al desecho de la inyección, consulte con su médico acerca del método más favorable para su eliminación, no recurra a botarlo en la basura o por el desagüe.

Ya abordado el campo de la versión inyectable, queda explicar el uso de la pastilla oral. Su aplicación no es diferente a cualquier otro medicamento por este medio, se puede ingerir con agua o con alimentos. Si embargo, las dosis deben ser mayores puesto que sus efectos no son tan fuertes como la inyección.

Dosis

La dosificación de este medicamento puede variar de acuerdo a cada organismo y a lo indicado por el médico, así como también va a depender de la afección que posea para la utilización de la naloxona.

Para el tratamiento de depresión respiratoria la administración puede ser por cualquiera de las vías ya mencionadas con una dosis de 0.1-2 mg (en neonatos y niños de 10 a 100 mg/kg), su aplicación debe hacerse de acuerdo a la respuesta del paciente.

Por lo que si el paciente no está respondiendo a la dosis aplicada es preciso administrar un poco más, hasta que los efectos del medicamentos empiecen a actuar sobre el organismo. Dicha aplicación extra puede hacerse cada dos a tres minutos, pero sin exceder los 10 mg.

En el caso de adultos con sobredosis de heroína, la dosis recomendada es de 0,4 a 20 mg por medio de vía intravenosa. Al igual que la anterior, se puede administrar una dosis extra cada dos a tres minutos si los síntomas de intoxicación persisten.

Advertencias y precauciones del uso de la Naloxona

Así como cualquier otro medicamento, la naloxona viene con advertencias y precauciones que la persona debe tener en cuenta antes de consumirla. Las mismas no significan que el uso del fármaco esté prohibido, son medidas preventivas para evitar complicaciones.

Se debe tener cuidado de este tratamiento en personas que sufran de dependencia hacia las drogas, en especial a la heroína, así como aquellos individuos que hayan sufrido de intoxicación con anterioridad. El uso de este medicamento puede generar abstinencia.

El tratamiento de la naloxona no es eficaz en el caso de la depresión respiratoria si la misma ha sido producida por estas causas diferentes al uso de narcóticos opiáceos.

En el caso de personas mayores, el uso del medicamento debe ser con dosis bajas, sobretodo en aquellos pacientes que sufran afecciones cardíacas. Esto se debe a que se han reportado casos en los cuales el uso del fármaco ha empeorado los síntomas cardíacos en individuos mayores de los 65 años.

Por último, en pacientes que hayan sido sometidos a cirugías previas, la utilización de la naloxona debe ser moderada y vigilada por médicos.

Contraindicaciones

Así como existen situaciones en las cuales se debe tener mucha precaución a la hora de emplear este medicamento, hay otras en donde no es permitido su uso, ya que los componentes químicos generan efectos negativos en el organismo de la persona.

La naloxona está contraindicada en personas que posean alergias o hipersensibilidad a cualquiera de las sustancias químicas que contiene. Los síntomas que se observan son: inflamación de la cara (boca, labios y ojos), enrojecimiento de la piel acompañado de ardor y picazón, dificultad para respirar y pulso acelerado.

NALOXONA

Embarazo y lactancia

Si se encuentra en estado de embarazo, período de lactancia o si tiene planes de quedar en dicho estado, es importante consultar con su médico acerca de los beneficios y riesgos que el medicamento posee para su organismo y para el embrión.

Hasta los momentos no se tiene información contundente acerca de los efectos que pueda tener la naloxona sobre el embarazo. Sin embargo, se sabe que el uso prolongado durante los nueve meses de gestación crea síntomas de abstinencia en el recién nacido.

Con respecto a la lactancia, no hay información que revele si los residuos del medicamento se excretan por la leche materna, o si la misma produce efectos nocivos en el bebé. A pesar de esto, por precaución, no se administre la naloxona durante dicha etapa.

Conservación

El medicamento debe preservarse en su empaque original, perfectamente sellado y lejos del alcance de los niños. La inyección recargable debe almacenarse en un lugar con temperatura ambiente y lejos de la luz, si el protector rojo que la recubre ha sido retirado, deséchela.

NALOXONA

Una vez que los medicamentos han sido usados o ya ha pasado su fecha de caducidad, deben ser desechados de manera que no afecten a niños, familiares o mascotas. Es importante que ninguna de las tres versiones de la naloxona sean botadas por el inodoro.

La mejor manera para eliminar los medicamentos caducos o usados es por medio del programa de devolución de fármacos. Estos programas pertenecen a muchas farmacias, pregunte al farmaceuta que le ha entregado el medicamento si cuenta con ese programa. En caso de ser así, lo único que debe hacer es llevarlo y dejarlo en sus manos.

Efectos secundarios de Naloxona

Todos los medicamentos inducen ciertos efectos secundarios por los componentes químicos que llevan, por lo general, los mismos tienden a desaparecer una vez que el organismo se ha adaptado al fármaco. Estos efectos no son nocivos para el cuerpo, pero si persisten, lo recomendable es hablar con su médico.

De esta manera, la inyección de la naloxona produce ciertos efectos secundarios, los cuales son los siguientes:

  • En la zona en donde se ha administrado la inyección se ha reportado presencia de dolor, ardor y enrojecimiento.
  • Exceso de sudor.
  • Sensación de calor o enrojecimiento de la cara.

NALOXONA

Los efectos mencionados son los más comunes y no resultan peligrosos para el organismo. No obstante, se ha observado que el medicamento puede generar síntomas más graves, como los que se describen a continuación:

  • Aumento del ritmo cardíaco.
  • Presencia de alucinaciones tales como escuchar voces que no están o ver personas/cosas.
  • Pérdida de la consciencia.
  • Convulsiones.
  • Señales de abstinencia a la droga, tales como: dolores corporales, diarrea, palpitaciones rápidas, fiebre, secreción nasal, estornudos, sudoración, bostezos, náusea, vómitos, nerviosismo, inquietud, irritabilidad, escalofríos o temblores, calambres estomacales, debilidad y la apariencia de que el vello de la piel estuviera erizo.
  • En el caso de bebés recién nacidos, el llanto se vuelve más frecuente y sus reflejos se vuelven involuntarios.

Ha sido todo por el artículo de hoy, esperamos que la información proporcionada haya sido de utilidad. Le hacemos la invitación a leer también: Atracurio y Bromuro de rocuronio

(Visited 194 times, 1 visits today)