Mitomicina: Para qué sirve, nombre comercial, contraindicaciones y más

Aprende todo sobre la mitomicina, se emplea en unión con otros fármacos para tratamiento del cáncer de estómago o páncreas.Mitomicina

Nota importante: Este articulo es solo de índole informativo, le recomendamos que consulte con su medico de confianza si cree que las indicaciones de este fármaco concuerdan y pueden tratar la enfermedad que usted tiene. Siempre recuerde no automedicarse, puede resultar ser bastante perjudicial para su salud.

¿Qué es la mitomicina?

Este medicamento es clasificado como un producto 100% natural, es considerado como un tipo de antibiótico, se obtiene de la Streptomyces caespitosus, lo cual es una especie de actinobacterias, es frecuentemente utilizado para realizar terapias de quimioterapia que tengan que ver directamente con la prevención y mejoría del cáncer que se desarrolla en la vejiga, en el estómago, en el páncreas, también es usado para tratar el cáncer de mama, de colon, de cabeza, cuello y cáncer el pulmón.

Ahora adicionalmente indicado anteriormente, es importante mencionar que los llamados adenocarcinomas que se original en el tracto gastrointestinal suelen ser particularmente muy sensibles. También cabe destacar, que este fármaco es extremadamente especial ya que logra retrasar profundamente la mielosupresión. Este medicamento es conocido también como MMC o mitomicina C. (Puede leer el siguiente articulo: Cilastatina ya que puede ser de su interés)

Mecanismo de acción

Tomando en consideración la opinión de los médicos especialista, la mitomicina procede como un tipo de agente alquilante monofuncional o bifuncional. Al administrar este medicamento la paciente, el mismo se logra activar in vivo a través de agentes reductores y mediante enzimas microsomales o simplemente a través de la exposición a pH ácido.

Por otra parte, tenemos que el metabolito que se encuentra completamente activo logra unificarse con el ADN, lo cual forma reticulaciones, este procedimiento trae como consecuencia la inhibición de la síntesis de ADN. También hay que tomar en consideración, que la mitomicina al igual como lo descrito anteriormente se fusiona al ADN que se puede encontrar en las bases adyacentes de guanina en el surco menor del ADN.

Se considera que el nivel que tiene este fármaco de unirse al ADN, está estrechamente relacionada con la cantidad de guanina y citosina que se encuentra en el ADN. Ahora bien, tenemos el ARN, generalmente es perjudicado debido a las elevadas concentraciones de este medicamento. Por consiguiente, la mitomicina está perfectamente capacitada para elaborar radicales libres de oxígeno que pueden sin problema perjudicar al ADN.

Es válido acotar, que este medicamento adicionalmente a lo que mencionamos anteriormente, mantiene una dinamismo en el ciclo celular, la cual no es está del todo identificada, sin embargo los mayores efectos citotóxicos se originan en las células en la terminación de las fases G1 y S.

Mitomicina

La mitomicina también tiende a comportarse como una especie de sensibilizador sobre la radiación, dicho medicamento es el encargado de acarrear roturas cromosómicas logrando con esta acción que las hebras de ADN se hagan más pequeñas, lo cual puede acontecer irregularidades cromosómicas. En resumidas cuentas, este fármaco es un poderoso cancerígeno y teratógeno.

El aguante que tienen algunos pacientes a la mitomicina, es originada porque puede existir un nivel bajo de este medicamento o que sencillamente se esté en presencia de una disminución de su activación, puede ser también debido a las tasas que están revitalizadas por la reparación del ADN o en definitiva por la inactivación del metabolito que se encuentra activo.

En la actualidad, se han realizado algunos estudios clínicos in vitro que están relacionados a la fortaleza que tienen muchos pacientes a innumerables medicamentos (MDR), por lo que tenemos que P-glicoproteína sin ningún problema puede tener cierto efecto con la mitomicina.

Dejando a un lado la acción antineoplásica que tiene este fármaco, también podemos mencionar, que es un agente bactericida, ya que puede combatir contra algunos organismos como por ejemplo: gram-positivos y gram-negativas, acá se incluyen Bacillus subtilis y Escherichia coli).

Es importante, que también tenga muy claro que la mitomicina tiende a actuar contra rickettsias y muchos otros virus existentes, pero debemos mencionar que la toxicidad hematológica hace que este medicamento no se utilice como un antibiótico.

Farmacocinética

Una vez que se ha procedido con la administración de este fármaco de manera intravenosa, la misma logra transformarse de manera apresurada en su forma activa. Ahora bien, es muy importante acotar que la mitomicina tiende a dispersarse mediando los tejidos del cuerpo, esto trae como consecuencia que se produzcan las concentraciones más elevadas que se puedan encontrar los riñones, luego en los ojos, pulmones, en los músculos, intestinos y el estómago.

Por consiguiente, este medicamento también al ser ingerido, se logra distribuir en la ascitis, y las concentraciones de la misma suelen un 40% aproximadamente de las concentraciones plasmáticas simultáneas. Por consiguiente, podemos encontrar grandes cantidades de la mitomicina en los tejidos cancerosos, lo cual se metaboliza muy rápido a través de las enzimas microsomales que se encuentran tanto en el hígado, como en los riñones y el corazón.

Mitomicina

Acá en este punto, es importante aclarar que las enzimas hepáticas del citocromo P-450 no están directamente relacionadas en el metabolismo de este medicamento. Adicionalmente a lo anterior descrito, también es importante aclarar que la mayor cantidad de la dosis que es administrada de mitomicina es evacuada a través de la orina en forma de metabolitos, este proceso va de la mano con una mínima cantidad del medicamento que se evacua en la bilis y las heces.

En cuanto a la semivida de eliminación del fármaco es de aproximadamente entre unos 25 a 90 minutos, las concentraciones biliares oscilan entre 5 a 8 veces al plasma. Y por último pero no menos importante tenemos que en 10% aproximadamente del medicamento original se logra eliminar a través de la orina y en cuanto a la disfunción hepática, esta no necesita que la dosis se ajuste.

Nombre comercial

Mitosol® y Mutamycin®

Mitomicina

¿Para qué sirve?

Para el tratamiento de varios tipos de cáncer (mama, gástrico, colorrectal, páncreas y de pulmón). (Ver articulo: Estreptomicina)

Para el tratamiento destinado a la ablación de la médula (terapia de preparación para realizar el trasplante autólogo de médula ósea).

Para tratar el cáncer de cabeza y cuello.

Para el tratamiento de cáncer hepatocelular, metástasis del cáncer colorrectal y del melanoma ocular o tumores neuroendocrinos.

Y finalmente, para el tratamiento del cáncer de células transicionales de vejiga.

Mitomicina

Dosis recomendadas

No perdemos la ocasión para recalcar que es responsabilidad del especialista recetarle un tratamiento con este fármaco, por supuesto, también es el encargado de indicarle la dosis que se ajuste más a su organismo y ayude a combatir y a contrarrestar su enfermedad. A continuación, les damos una pequeña lista de las indicaciones y dosis frecuente de la mitomicina.

Tratamiento para varios tipos de cáncer

  • Para: mama, gástrico, colorrectal, páncreas y de pulmón

Para estos tratamientos es comúnmente utilizada la administración vía intravenosa, para los adultos y los niños, las dosis más frecuentes que los especialistas suelen indicar varían entre 10 a 20 mg/m2 IV cada 6 u 8 semanas, también puede recetarle al paciente 3 mg/m2/ al día IV durante un periodo de tiempo de 5 días, cada 4 a 6 semanas, este tratamiento normalmente va combinado con  otros agentes quimioterapéuticos.

Es válido aclarar que todos estos lineamientos son a nivel general, siempre van a existir casos particulares, las dosis son individuales y cada tipo de cáncer requiere protocolos completamente diferentes.

Tratamiento destinado a la ablación de la médula 

  • Para: terapia de preparación para realizar el trasplante autólogo de médula ósea

En este tipo de procedimientos se utiliza una infusión en la arteria hepática, para los adultos a los cuales se les realizará un trasplante autólogo de médula ósea (TMO) para poder atender el cáncer colorrectal, se requiere única y exclusivamente de una dosis de 40 a 50 mg/m2 en infusión arterial hepática y como el procedimiento también lo necesita, esta infusión trabaja en combinación con otros agentes, todo es parte la normativa para la preparación del paciente.

Con relación a BMT autólogo destinadas a las células no tan pequeñas de cáncer de pulmón (NSCLC), se requiere una dosis aproximada de 70 mg/m2 por infusión de la arteria hepática.

Tratamiento del cáncer de cabeza y cuello

Para estos tratamientos es comúnmente utilizada la administración vía intravenosa, en adultos la dosis que más frecuentemente se recomienda es de 8 mg/m2 IV cada 28 días, dicho tratamiento se debe utilizar de manera simultánea con doxorubicina y cisplatino.

Tratamiento de cáncer hepatocelular, metástasis del cáncer colorrectal y del melanoma ocular o tumores neuroendocrinos

En este tipo de tratamiento la administración será por infusión intraarterial. En adultos, las dosis más recomendadas suelen ser de 4-10 mg por vía intravenosa mediante la arteria hepática que es usada como una infusión en bolo, también es muy común que los especialista indiquen la siguiente dosis: 10 – 15 mg/m2 IV que por supuesto también es mediante la arteria hepática y debe tener un tiempo aproximado de 48 horas en combinación con 5-fluorouracilo.

También suelen verse en estos casos la quimioembolización arterial hepática, la cual es aplicada en adultos con dosis de 10-20 mg IV en la arteria hepática, la cual debe combinarse con doxorubicina y / o cisplatino, que deben estar disueltos en 10 o 15 ml de contraste radiológico para luego mezclarse con un tipo de agente embólico, como por ejemplo podemos mencionar las partículas de alcohol polivinílico o Gelfoam.

Tratamiento del cáncer de células transicionales de vejiga

En este tratamiento la administración es intravesical, utilizada en adultos, así que las dosis que regularmente suelen registrarse son las que varían de 20-40 mg en 20-40 ml de agua estéril, estas dosis deben mantenerse de 2 a 3 horas, aplicadas tres veces por semana, dichas dosis deben ser realizadas hasta llegar a un máximo de 20 procedimientos.

Según los reportes que se han realizado, los resultados con respecto a este tratamiento oscilan entre 50 y un 70%, hasta se han podido tener un 40% las respuestas completas.

Contraindicaciones y precauciones

Comenzamos refiriéndonos a todos aquellos pacientes que sufren de supresión de médula ósea preexistente, en esta lista podemos anexar también a los pacientes que padecen de trombocitopenia, anemia o neutropenia, todos ellos deben tener mucha precaución al comenzar el tratamiento con la mitomicina, más específicamente se les debe de parar el tratamiento hasta tanto se logre recuperar la hematopoyesis normal.

En los pacientes donde se tenga que el recuento de plaquetas es < 100,000 / mm3, o los leucocitos por debajo de 4.000/mm3, el tratamiento con este medicamento debe rechazado.

Por otra tenemos, que los pacientes que tengan coagulopatía preexistente, no les debe realizar la administración bajo ninguna circunstancia este fármaco, esta contraindicación va también directamente dirigida a aquellos pacientes que tengan un historial en tratamientos anteriores con mielosupresores, como quimioterapia o radioterapia pélvica, esto debido a que pueden estar bajo un riesgo considerable en cuanto a tener una supresión de la médula ósea.

Es válido destacar que este medicamento, según su accionar, logra elevar los efectos que tiene la radioterapia. Es por ello que mientras en paciente tenga un tratamiento activo con la mitomicina, el médico especialista debe estar al pendiente de los parámetros hematológicos, es decir, hemograma completo, plaquetas así como también debe vigilar los tiempos de protrombina.

En relación a los pacientes, que al momento de comenzar el tratamiento se descubran que padecen de un tipo de infección, está demás decir, que no podría iniciarlo. Ahora bien, si al comenzar es que se descubre la infección, pues se debe proceder a disminuir o a interrumpir por completo las dosis.

Los pacientes que cuentan con un historial clínico que tenga referencia a varicela-zoster, infecciones por otros herpes, como por ejemplo: el herpes simple que en alguna oportunidad hayan padecido de una infección viral, tienen un alto riesgo de que la infección se reactive mientras esté bajo el tratamiento con la quimioterapia. (El siguiente articulo: famciclovir seguro será de su total interés).

Mitomicina

Por parte tenemos, que la mitomicina tiene algunos efectos mielosupresores que tienden a incrementar el riesgo en cuanto a infecciones y sangrado se refiere, es por ello que si existe algún tipo de actividad dental es prefiere que no se haga o que simplemente se retrase por lo menos hasta que los recuentos de sangre se encuentren en los niveles normales.

En cuanto a los pacientes que tienen algún trastorno dental deben ser educados muy bien en cuanto a la higiene dental, el médico debe indicarle se manera simple todas las precauciones que estos deben tener en cuenta en relación a la utilización de cepillo de dientes y del hilo dental.

Cuando se está en presencia de pacientes que están recibiendo dosis de mitomicina y cuyos recuentos de plaquetas están  en <50.000 / mm3 por ninguna razón se les debe suministrar inyecciones intramusculares, esto debido a que este tipo de inyecciones pueden tener efectos negativos sobre estos pacientes, como por ejemplo: puede ocasionarles sangrado, hematomas o moretones.

Y según los especialistas, aseguran que este de afecciones aparecen a causa de la trombocitopenia la cual es provocada por este medicamento.

En los casos en que se elabore la extravasación, inmediatamente la infusión deberá ser detenida y proceder a retirar el tubo. El área del paciente que se vea afectada se debe tratar colocándole compresas de hielo. En muchos casos, se ha visto que este tipo de lesiones tienden a ser progresivas, así lo que más recomendable es que se le haga un seguimiento por un periodo de tiempo largo.

Además, cuando la mitomicina se administra por vía intramuscular y subcutánea puede ocasionar una muy grave ulceración y/o necrosis de la piel y del tejido, así que este tipo de administración del medicamento está totalmente prohibido.

Mitomicina

Vale la pena mencionar, que en cuanto al tema relacionado con la función renal, la misma debe ser vigilada con mucho cuidado mientras que el paciente se encuentre en tratamiento con este medicamento, por consiguiente cualquier cambio que se logre observar debe ser estudiado a causa de los problemas inminentes, que puede resultar siendo muy graves, como por ejemplo: el síndrome urémico hemolítico.

Es por ello que la mitomicina no se les debe recomendar a todos aquellos pacientes que padecen de insuficiencia renal y que tengan el nivel de creatinina sérica muy por arriba a 1,7 mg/dl.

En otro orden de ideas, tenemos que la toxicidad pulmonar resulta ser un efecto adverso muy extraño pero que puede ser letal a la mitomicina. Cuando se está en presencia de un cambio considerable en el estado pulmonar del paciente, se deben realizar pruebas médicas, aunque muchos especialistas aseguran que una de estas enfermedades pulmonares preexistente no necesariamente está contraindicadas para el tratamiento con la mitomicina.

En cuanto a las mujeres que se encuentran en periodo de gestación y en periodo de lactancia, hasta nuestros días no existen indicaciones específicas, esto se debe a que hasta el momento no se han realizado investigaciones adecuadas, sobre todo en relación a humanos, ya que si se han elaborado algunos estudios pero enfocados a animales de laboratorio y en varios casos se han observado que existen efectos teratológicos.

Lo que si se desconoce por completo son los efectos que puede causar la mitomicina en la fertilidad.

Es de suma importancia que las personas que van a proceder con la preparación, manejo y administración de este medicamento tomen las precauciones necesarias para poder evitar a toda alguna exposición accidental a la mitomicina. Es altamente recomendado que estas personas durante estos procesos utilicen de trajes de protección, guantes anteojos especiales, ya que también se debe evitar la exposición de este fármaco en los ojos.

Los posibles efectos secundarios

Existen algunos efectos que pueden aparecer mientras se está recibiendo un tratamiento con la mitomicina, el medico que está a cargo de su caso puede recetarle otros medicamentos que pueden ayudarlo a dominar dichos efectos secundarios. Pero es muy importante que usted entienda, que debe tomar los fármacos que solo le recete su médico y debe tomarlos tal cual hayan sido sus instrucciones, esto es para que la probabilidad de eficacia sea alta.

Entre los efectos secundarios más reportados se encuentran:

Riesgo de infección

Este medicamento puede disminuir la cantidad de glóbulos blancos que se encuentran en la sangre. Cuando esto pasa, entonces el paciente se torna mucho más vulnerable en contraer algún tipo de infección. El médico tratante será el indicado para reportarle, en que momento tiene los niveles mucho más bajos y cuando esto sucede, es decir, que la cantidad células blancas de la sangre es muy bajo, se le conoce por el nombre de neutropenia. (Le recomendamos que lea el siguiente articulo: Kanamicina)

Moretones y sangrado

Con relación a esto, la mitomicina, tiende a disminuir la cantidad de plaquetas que se encuentran en la sangre, es bien sabido por muchos, que dichas plaquetas son las células que están encargadas de ayudar en el proceso de coagulación de la sangre. Si usted tiene algún tipo de sangrado o moretón debe dirigirse rápidamente a su médico e informarle de la situación, acá también se incluye las hemorragias nasales, sangrado de las encías, manchas de sangre o erupciones en la piel.

Mitomicina

Anemia

Este medicamento está en la capacidad de disminuir la cantidad de glóbulos rojos que se encuentra en la sangre, como sabemos, estas células son las encargadas de trasladar el oxígeno a cada rincón del cuerpo humano. Ahora bien, si la cantidad de glóbulos rojos que se encuentra en la sangre es extremadamente bajo, el paciente podría sentirte cansado y que le falta el aliento. Debe indicarle a su médico de esta situación, y si el paciente tiene un cuadro grave de anemia necesitara de una transfusión de sangre.

Cansancio

Que el paciente manifieste que se siente cansado no es extraño, que este efecto es muy frecuente en estos casos, es más, suele agravarse esa sensación cuando el periodo del tratamiento está a punto de culminar y puede que dicha sensación perdure por algunas semanas después luego que el tratamiento este completado.

La recomendación para el paciente en este caso es que descanse todo lo que pueda, cuando se sienta un poco más cansado de lo normal y hasta somnoliento, no es recomendable que maneje ningún tipo de vehículos.

Pérdida de apetito

Cuando se está en tratamiento con este medicamento puede que pierde el apetito, aun asa se le recomienda al paciente que intente ingerir pocas cantidades de comida con frecuencia, pero no debe existir ningún tipo de preocupación en los casos en que pase un día o tal vez dos y aun no haya probado bocado.

Debe estar muy al pendiente de su apetito ya que si observa que no tiende a mejorar con el pasar de los días, debe informarle a su médico, lo más seguro es que este le indique algunos suplementos de alimentos o bebidas de reemplazo de comidas.

Mitomicina

Mitomicina intravesical

Con relación a este punto tenemos que la mitomicina es administrada directamente en la vejiga, es por ello que se le denomina intravesicular. Todo este procedimiento se realiza por medio de un catéter, lo cual se mantiene en la vejiga durante algunas horas. En cuanto a los horarios y las dosis son indicadas exclusivamente por el médico tratante.

Este fármaco es de color azul, así que tiende a causar que la orina del paciente se torne color azul verdoso, así que no debe preocuparse por esto, ya que este efecto puede permanecer hasta dos días luego de que le sea administrada cada dosis. En caso de que note que esta presentando otros síntomas urinarios como por ejemplo: micción frecuente o dolorosa, debe comunicarse con su médico lo antes posible e informarle de la situación.

Cómo se debe administrar el tratamiento intravesicular

En primer lugar, se le debe indicar al paciente que debe disminuir la toma de líquidos desde la noche antes de someterse al procedimiento, esto se debe a que pueda retener la orina mientras se lleva a cabo el proceso, más o menos tiene una duración de dos horas. Adicionalmente a esto, la zona acoge dosis con altos niveles de concentración de la mitomicina que tengan menos elaboración de orine durante todo el proceso.MitomicinaEn segundo lugar, es muy probable que el médico le administre algún tipo de medicamento la noche antes del procedimiento, así como también en la mañana, esto para lograr que la orina se mucho más alcalina.

En tercer lugar, se procede a introducir un catéter urinario en la vejiga y se pasa a drenar la orina. Es muy sencillo que confirmar que la vejiga se encuentra vacía, y esto es posible gracias a un equipo de ultrasonido.

En cuarto lugar, se pasa a administrar el medicamento mediante un catéter a la vejiga. Hay varias opciones en cuanto que hacer con el catéter, se puede sacar, sujetar o dejar en el lugar.

Y por último, los especialistas van a retener la mitomicina en la vejiga del paciente por aproximadamente dos horas, así que la persona estará  obligada a modificar su postura por lo menos cada 15 minutos, esto para poder dar seguridad de que el fármaco logre entrar a todas las zonas de la vejiga, se le debe indicar al paciente que este proceso debe hacerlo con mucho cuidado, rodando de lado, también de espaldas, del otro lado y de estómago.

Mitomicina y alcohol

Como bien se sabe las bebidas alcohólicas son drogas que logran penetrar por el tubo digestivo y se transporta a la sangre, después se logra transportar a algunos lugares donde se producen ciertos efectos, específicamente en el cerebro y al pasar de algún periodo de tiempo, dichas bebidas alcohólicas se metabolizan en el hígado y luego pierden el efecto.

Ahora bien, los medicamentos, incluyendo la mitomicina tienen una travesía muy similar, realmente es la misma. Al tomar este fármaco pasa por el tubo digestivo y se deposita en la sangre y luego se esparce a otras zonas donde comienza el real efecto.

El problema se comienza a presentar cuando el alcohol y este fármaco se toman al mismo tiempo, ya que son metabolizados por las mismas enzimas, y como ambas sustancias están mezcladas, las enzimas logran metabolizar pequeñas cantidades de cada una lo que trae como resultado que tengan un mayor efecto.MitomicinaEs válido destacar se observa mucho cuando la persona o el paciente toma alcohol esporádicamente, en algún evento familiar, y/o social. Pero cuando la persona o el paciente toman alcohol regularmente es cuando comienzan los problemas, ya que este logra estimular de una manera bastante considerable las enzimas lo cual que el cuerpo produzca mucho más, esto ocasiona que el medicamento se metabolice rápidamente, lo cual nos lleva a que los efectos del fármaco sean muchísimo menor.

Está comprobado, que algunas bebidas alcohólicas como el vino o la cerveza contienen una sustancia que es conocida como tiramina, la cual al combinarse con ciertos medicamentos, como en este caso la mitomicina, puede originar algunas efectos secundarios como náuseas, vómitos o enrojecimiento facial.

Realmente no se puede predecir cuanta cantidad de alcohol se necesita para ocasionar alguna reacción adversa, como hemos indicado en muchas oportunidades, cada organismo es distinto, y cada uno de nosotros reacciones de diferente manera a la misma situación, así que lo que le podemos recomendar es que le pregunte directamente a su médico tratante como puede interaccionar el alcohol con la dosis de mitomicina que le fue indicada.

(Visited 846 times, 1 visits today)