Midazolam: Toda la información sobre este medicamento

Midazolam es un fármaco indicado como ansiolítico que además es utilizado en procesos muy dolorosos a pesar de no tener funciones analgésicas; considerado como parte de las benzodiazepinas, pero de corta duración, puede ser administrado por diversas vías en los pacientes para calmar los síntomas de su enfermedad. Le invitamos a descubrir todo acerca de este medicamento, evitando siempre la automedicación.

Midazolam

¿Qué es el Midazolam?

El Midazolam es una Benzodiazepina, por lo cual se trata de un fármaco psicotrópico que tiene su acción sobre el sistema nervioso central de los pacientes, el mismo cuenta con poco tiempo de actividad farmacológica dentro del organismo y se emplea como ansiolítico, por ser un tranquilizante de la alteración nerviosa del paciente.

Por otro lado, también puede ser administrado para calmar algunos procesos dolorosos, sin que con ello se considere como anestésico o como un medicamento analgésico.

Una de las interesantes particularidades de este fármaco, consiste en que puede ser administrado por diferentes vías al paciente; contando por un lado con la intravenosa, que es aquella mediante la cual las sustancias líquidas son introducidas en el paciente con una aguja o catéter en su vena.

También cuenta con la facilidad de que, según las necesidades de cada caso, se puede elegir en introducirla en el organismo del paciente de manera rectal, oral, subcutánea, intramuscular o simplemente empleando lo que se conoce como intranasal, que es donde el medicamento se administra por la nariz, siendo en este caso tan eficiente como la inhalatoria, pero ocasionando molestias o daños a la larga, en el tabique nasal.

Sin embargo este tipo de vía permite la aplicación de fármacos en pacientes que sufren de alteraciones orales, padecen de diarreas o simplemente no cooperan para la adecuada administración del medicamento; mientras que por otro lado, es una potente forma de administración directa del fármaco, que llega con rapidez al sistema nervioso central.

¿Para qué sirve?

El Midazolam es considerado un medicamento que puede ser empleado para lograr un cierto tipo de relajación en el paciente; por lo cual es conocido como hipnótico, ansiolítico o anticonvulsivante, gracias a sus propiedades sedativas.

En este sentido, posibilita la realización de procedimientos médicos en los niños, para los cuales es necesario someterlos a anestésicos; pero el Midazolam es empleado como una sedación previa, con la finalidad de mantenerlos calmados desde el punto de vista nervioso; hasta el momento en que serán llevados al quirófano, para realizarles una cirugía.

El medicamento a nivel físico induce el sueño, con ello se evita la ansiedad y prácticamente no se permite que el paciente se de cuenta de lo que está ocurriendo a su alrededor.

Su principio es simple, como Benzodiazepina, cuenta con un mecanismo de acción sobre el sistema nervioso central, gracias al cual se hace más lenta su actividad a nivel del cerebro y en consecuencia el paciente se relaja y comienza a experimentar sueño.

Citándose otro ejemplo del uso de Midazolam, están todos aquellos procedimientos médicos que necesitan sedación, pero que a la vez no son dolorosos, como en el caso de una endoscopia o angiografías; aunque de presentarse dolor por parte del paciente, este medicamento es acompañado de algún otro de efecto analgésico, empleándose para ello la vía endovenosa de igual manera.

Midazolam

Advertencias y precauciones del uso de Midazolam

Como se ha comentado, el Midazolam puede ser administrado mediante varias vías, escogiéndose alguna de ellas en función de la comodidad o necesidad de cada paciente, al igual que la finalidad para la cual es empleado el medicamento, pues incluso puede ser consumido por vía oral.

En general el Midazolam es aplicado a la persona por un profesional de la salud, especialmente antes de proceder con una operación quirúrgica, si fuese el caso. Por lo cual no deja de ser un agente extraño al organismo, que puede ocasionar algunos trastornos físicos, ante los cuales se deberá estar muy alerta.

Siempre es necesaria una adecuada comunicación entre el paciente y el médico tratante, especialmente antes de que le sea administrado el Midazolam, ya que la persona podría ser alérgica a sus componentes o a las cerezas, lo que se considera un indicio importante para este caso.

Avamys

Cuando un paciente tiene esta propensión de alergia, reviste un peligro a la aplicación de la sedación, en virtud de que el mismo puede desarrollar una respiración lenta, al igual que otros efectos secundarios muy peligrosos.

De igual manera, se debe estar atento al uso del Midazolam de manera simultánea con otros medicamentos, debido a que su efecto puede potenciar o alterar los resultados esperados con el mismo; en este mismo orden de ideas, puede interferir en la efectividad de medicamentos como Amprenavir, Indinavir o Nelfinavir, por mencionar algunos, empleados en el caso de tratamientos para el VIH.

No debe administrarse este medicamento con fármacos Antimicóticos, bloqueadores del canal de calcio como Cardizem, anticonvulsivos similares a la Carbamazepina; al igual que con Amiodarona, Aminofilina o similares, e incluso se debe estar prevenido cuando el paciente ingiere medicamentos naturales como el conocido antidepresivo a base de la Hierba de San Juan.

Midazolam

Contraindicaciones

El Midazolam es un medicamento de uso delicado ante algunas condiciones presentadas físicamente por los pacientes; por lo cual antes de ser administrado se debe conocer adecuadamente si la persona padece algún otro tipo de enfermedad, que se pueda agravar con la utilización de este medicamento.

Tal es el caso de los pacientes que padecen de glaucoma, enfermedad donde se presenta una alteración en la presión del globo ocular, que lleva al deterioro progresivo de la visión. No se recomienda emplear Midazolam con estos pacientes, por lo cual la decisión queda a cargo del médico tratante.

Asimismo se debe tener precaución con pacientes que sufran de insuficiencia renal o hepática; al igual que con aquellos pacientes que consuman alcohol, debido a que podrían ser objeto de una serie de efectos secundarios por parte del Midazolam, como los que serán descritos más adelante en este artículo.

Por otro lado es importante estar atento durante la medicación con Midazolam, en vista de que las personas padecerán de somnolencia, lo que puede afectar su capacidad de reacción al igual que sus movimientos; en este sentido se recomienda mantenerse en reposo al menos 24 horas, hasta que el medicamento desaparezca completamente de su organismo y evitar accidentes.

Efectos Secundarios

Básicamente se puede decir que el Midazolam es un fármaco sedante benzodiazepínico, de hecho es empleado en las ejecuciones de los sentenciados a muerte en los Estados Unidos, con la finalidad de inducir un estado de inconsciencia, antes de ser sometidos a medicamentos donde se les ocasiona la detención de su respiración o parálisis del corazón.

Pero como todo medicamento, provisto de elementos químicos ajenos al organismo de los seres humanos, es posible que ocasione algunos efectos secundarios que son considerados como trastornos físicos fuera de lo común para los pacientes, entre los cuales se destacan los siguientes:

  • Náuseas, vómitos o sarpullido en algunas áreas del cuerpo.
  • Estado de agitación, intranquilidad o temblores especialmente en las extremidades.
  • Rigidez muscular, sacudidas inesperadas y de manera espasmódica de los brazos o las piernas.
  • Cambios de humor, caracterizados por crisis de agresividad.
  • Alteraciones del ritmo cardíaco; donde este se puede hacer muy lento o tornarse irregular, dando origen a la presencia de taquicardias.

Es importante que ante cualquiera de estos síntomas o incluso si aparece cualquier otro fuera de lo común, el paciente lo haga del conocimiento del médico tratante, pues podría ocasionar una grave lesión en su organismo.

Por otro lado, este medicamento al igual que muchos otros, se mantiene bajo la mira de la Administración de Alimentos y Medicamentos, ante lo cual agradecen que los pacientes informen de su progreso cuando son sometidos a tratamiento mediante su uso, como parte de la divulgación de sus efectos secundarios.

Dosis y administración

La dosis y administración del Midazolam, debe ser establecida de manera especial para cada paciente por el médico tratante. En vista de que se trata de un inductor del sueño, aunque de acción breve, solo deberá consumir lo suficiente para la realización de un procedimiento médico o la aplicación de la anestesia necesaria para comenzar una cirugía.

En función de todo esto se manejará la dosis y administración de este tipo de medicamento. No obstante, se indica que la dosis recomendada en algunos de los casos puede ser la siguiente:

De manera general se puede emplear una dosis intramuscular de 0,025 a 0,05 mg/kg. Mientras que la dosis habitualmente empleada es de 2 a 3 mg.

En el caso de los niños se sugiere realizar la administración rectal, para lo cual se utilizará una dosis total de Midazolam. En este tipo de sedación se suelen manejar dosis que  habitualmente van de 0,3 a 0,5 mg/kg, las cuales además deben administrarse 15 a 30 minutos antes de la inducción de la anestesia.

Por otro lado y siguiendo este orden de ideas, es importante recalcar que el Midazolam es un fármaco que debe ser empleado a nivel profesional, en virtud de que causa sedación en el paciente, lo cual es su finalidad, pero asimismo es importante controlar de cerca su signos vitales, para evitar que pueda verse afectada su salud en cualquier momento.

Sobredosis de Midazolam

Todas las sobredosis son peligrosas y especialmente aquellas que ocasionan que la víctima se desmaye, convulsione o presente dificultades para respirar, siendo difícil que se puedan despertar, por lo cual es necesario llamar de urgencia a los servicios médicos.

Si por accidente usted o cualquier persona cercana, ha ingerido una sobredosis de Midazolam, es importante que se dirija a un centro de salud lo más pronto posible, especialmente si comienza a experimentar los siguientes síntomas:

  • Confusión, somnolencia y falta de coordinación.
  • Trastorno del equilibrio y dificultad para moverse.
  • Alteraciones del ritmo cardíaco y respiración acelerada, o por el contrario falta de respiración.
  • Desmayo o pérdida del conocimiento, posible estado de coma.

Ante estos síntomas es necesario que el paciente sea trasladado de inmediato a un servicio cercano de salud, para que le brinden los primeros auxilios necesarios en caso de intoxicación medicamentosa.

Si el contenido de este artículo le ha permitido ampliar sus conocimientos acerca del Midazolam, le sugerimos la lectura de los siguientes temas interesantes:

(Visited 33 times, 1 visits today)