≡ Menu

Metilprednisolona: Qué es, para qué sirve, nombre comercial y más

Metilprednisolona, por lo general cuando las personas tienen problemas en la piel, incluso padecen ciertas enfermedades de los riñones, la artritis entre otros, cuentan con este medicamento para tratar y controlar los problemas de las glándulas suprarrenales. Sin embargo, es importante destacar que no es recomendable automedicarse, por lo debe consultar a su medico antes de utilizar este medicamento.

Metilprednisolona

¿Qué es? y ¿para qué sirve?

La Metilprednisolona, es un esteroide sintético y pertenece a la familia de los glucocorticoides, por lo que su uso debe efectuarse bajo estricta supervisión médica, la Metilprednisolona la prescriben los médicos para aliviar y eventualmente recuperar a los pacientes cuando estos presentan problemas asociados a las glándulas suprarrenales, que puede conllevar a presentar inflamaciones con evidencias claras de enrojecimiento, calor y dolor.

También se indica para tratar la artritis, trastornos en la piel, la sangre, los riñones, los ojos, la tiroides y los intestinos; de igual forma se usa para las alergias crónicas y enfermedades respiratorias.

La Metilprednisolona es un medicamento muy poderoso que se utiliza para ciertos tipos de cáncer, ello debido a que actúa como inmunosupresor y que molecularmente es parecido a una hormona natural producida por las glándulas suprarrenales, por lo que se indica en medicina para tratar los síntomas producidos por un brusco descenso de los niveles de corticoides en el organismo. (Otro buen artículo que te puede interesar es: Diflucortolona)

La utilizarse en el tratamiento de la esclerosis múltiple cuando resulta recurrente, los médicos pueden recetarla como tratamiento de choque ante la aparición de un nuevo brote de esclerosis; este potente medicamento además puede ser utilizado para traumas en la médula espinal.

La vía de administración de la Metilprednisolona es oral, Intramuscular, intravenosa, intra-articular e intrasinovial, y la presentación de este medicamento es en comprimidos de 4 mges; grageas retard de 8 mg y vial de 8 mg, 20 mg, 40 mg, 125 mg y 500 mg ; Suspensión inyectable de 125 mg / 500 mg / 1000 mg / 40 mg por ml / 80 mg por ml, respectivamente.

El cuerpo humano cuando funciona adecuadamente, todos sus órganos se reflejan sanos y vigorosos, sin embargo, por razones biológicas-química, infecciones no tratadas o autoinmunes, pueden llegar a afectar las glándulas de nuestro cuerpo. En el caso, las glándulas suprarrenales en particular, estas de forma natural producen corticosteroides.

Cuando este proceso natural del organismo sufre algún tipo de descontrol, o no funcionan adecuadamente, dejan de producir esta hormona, para restituir este proceso, la Metilprednisolona idónea como terapia sustituta, y es que los corticosteroides influyen sobre el funcionamiento de la mayoría de los sistemas del cuerpo, tales como el corazón, el sistema inmune, los músculos, los huesos, el sistema endocrino y el sistema nervioso.

Las causas que pueden llegar a descontrolar el normal funcionamiento de las glándulas suprarrenales, puede producirse principalmente por la alimentación, y es que una alimentación inadecuada, obviamente pueden alterar el metabolismo, dentro de la gama de alimentos que tiene efectos nocivos en el cuerpo son los temibles carbohidratos, las proteínas y las grasas. De igual manera, la Metilprednisolona clasifica dentro de los corticosteroides, específicamente es un glucocorticosteroide, por lo que es muy común su uso en el tratamiento contra diversos tipos de cáncer.

La actuación de la Metilprednisolona es atacando la inflamación, y evita que los glóbulos blancos (Leucocitos polimorfonucleares) se dirijan a la zona inflamada, por ello el corticosteroides presente en la metilprednisolona, se encarga de disminuir la inflamación alrededor de los tumores, buen sea en la columna, el cerebro o los huesos, puede reducir la presión que ejerce el tumor sobre las terminaciones nerviosas y aliviar el dolor y otros síntomas causados por las tumoraciones.

De igual modo, la Metilprednisolona altera las respuestas normales del sistema inmune del organismo, y es que los corticosteroides se utilizan para tratar determinadas afecciones del sistema inmunológico como la anemia aplásica (AA), la púrpura trombocitopénica inmune (PTI), la púrpura trombocitopénica trombótica (PTT) y la anemia hemolítica.

En estudios recientes se manejan premisas de que la Metilprednisolona puede resultar eficaz en el tratamiento de pacientes con desórdenes en la sangre, como el mieloma múltiple, y es que los corticosteroides pueden matar de forma programada las células dañadas, por lo que podría ayudar a combatir las enfermedades cancerígenas.

De igual forma, los corticosteroides presentes en la metilprednisolona, se utilizan para el tratamiento de las náuseas provocadas por la quimioterapia, aunque aún no está probado como se llega a esto. También se han utilizado para estimular el apetito en pacientes que tienen problemas de apetito grave.

Como hemos señalado en el presente artículo, los corticosteroides se utilizan para reemplazar esteroides en afecciones con insuficiencia suprarrenal, es decir, cuando hay un diagnóstico de baja producción de esteroides indispensables producidos por las glándulas suprarrenales del organismo.

Además, la metilprednisolona se le atribuye la capacidad de disminuir el número de células blancas que circulan en la sangre, por ende, ha resultado útil en el tratamiento de la leucemia cuando ciertos tipos de estas células blancas aumentan excesivamente y en la prevención de rechazo de órganos trasplantados,al igual que la se considerado su indicación para algunas enfermedades producidas por el propio sistema inmune.

Nombre comercial

Por lo general los medicamentos que se comercializan responden a nombres de propiedad, de marcas o de especialidad y genéricos, como es la clobetasona, pero en el caso de la Metilprednisolona, es genérico, por tanto es un fármaco comercializado por país (Estados Unidos), y tiene diversos nombres comerciales, ello en virtud de que se produce en un país y se comercializa en muchos países.

Es debido a ello, que se conoce por distintos nombres comerciales, y es que diversos medicamentos se comercializan por lo general por su nombre genérico. Los nombres más comunes se conoce la Metilprednisolona como:

  • Cryosolona.
  • Solu-Medrol.
  • Metisona.
  • Predlitem,
  • Moderin.
  • Urbason y Urbason Soluble.
  • Cryosolona, Solipred.
  • entre otras adicionales.

Mecanismo de Acción

Antes de iniciar tratamientos o terapias con fórmulas de metilprednisolona, es prudente solicitar al médico tratante pruebas de alergias a las proteínas de la leche de vaca,ya que pueden presentarse reacciones alérgicas graves tras la administración parenteral de preparados de metilprednisolona, ya que la lactosa es origen bovino, como es el caso del medicamento Solu-Moderin de 40 mg, para el tratamiento de cuadros alérgicos agudos.

Esta presentación está siendo reformulado todos los medicamentos implicados, no obstante hasta tanto no se disponga de las nuevas formulaciones, no debe administrarse.

La Metilprednisolona interacciona con unos receptores citoplasmáticos intracelulares específicos. Una vez formado el complejo receptor-glucocorticoide, éste penetra en el núcleo, donde interactúa con secuencias específicas de ADN, que estimulan o reprimen la transcripción génica de ARNm específicos que codifican la síntesis de determinadas proteínas en los órganos que, en última instancia, son las responsables de la acción del corticoide.

Efectos secundarios

La metilprednisolona suele tener efectos secundarios en pacientes que tomen este medicamento por tiempo prologado, por lo que pudieran llegar a desarrollar obesidad, osteoporosis, glaucoma y psicosis.

Uno de los efectos más delicados es que el paciente o el organismo expuesto al tratamiento, deje de producir el cortisol de forma natural, por ello los médicos deben controlar que los pacientes a los que se les administre la Metilprednisolona no dejen o terminen el tratamiento de manera abrupta, sobre todo luego de largos períodos de tiempo consumiendo este medicamento.

En este supuesto,  se correría el riesgo de desarrollar una crisis de Addison, pudiendo inclusive llegar a causar la muerte, esto sucede cuando el organismo se somete a un estrés extremo y desarrolla una insuficiencia adrenal y no logra que el cuerpo produzca el esteroide extra que necesita para superarlo.

El uso de la Metilprednisolona, es delicado y no se puede tomar a ligera, ya que su uso puede llegar a alterar los resultados de los exámenes del colesterol, la glucosa, el calcio, el potasio, inclusive las hormonas tiroideas en sangre, de igual modo, pudiera alterar también la glucosa en orina y las pruebas cutáneas de la tuberculina.

En este caso es prudente, alertar sobre el uso de la Metilprednisolona. Los efectos secundarios de la metilprednisolona, en algunos casos resultan leves en algunos pacientes, es más común cuando se toman altas dosis o son tratamientos prolongados.

De igual modo, en ocasiones los pacientes que toman Metilprednisolona pudieran desarrollar hipertensión, retener líquidos, manifestar sudoración excesiva, mermar los niveles de potasio en la sangre y modificar la menstruación, en las mujeres, entre otros, por ello se debe consultar al médico tratante ante la aparición de alguno de estos síntomas.

No obstante, los efectos adversos del uso de la metilprednisolona, dependerán proporcionalmente al tiempo y la dosis que se consuma. Es por ello que en este apartado, se describirán algunos de los efectos adversos de la Metilprednisolona.

A nivel de huesos

El uso de la Metilprednisolona puede llegar a causar algunos desajustes o desequilibrios cardíacos congestiva o hipertensión en personas susceptibles al medicamento; así como en el sistema músculo esquelético, observándose principalmente debilidad en músculos; alteración de la tiroides, pérdida de la masa muscular, osteoporosis, debilidad en el tendón de aquiles, llegando a sufrir hasta ruptura de los mismos; pudiera ser posible también compresión a nivel de la vertebral; fracturas en los huesos largos del cuerpo.

A nivel Gastrointestinal

La Metilprednisolona pudiera llegar a tener efectos a A nivel gástrico, tales como úlcera con posible eventuales hemorragias, pancreatitis, distensión abdominal, esofagitis ulcerativa. de igual forma luego del tratamiento con corticosteroides se ha llegado a observar aumentos de los valores de la alanina y la transaminasa, normalmente son pequeños cambios de estos valores, siendo reversibles con el sólo hechos de suspender el tratamiento. 

A nivel de la Piel

La Metilprednisolona puede modificar el proceso de la cicatrización de heridas; adelgazar la piel y causar fragilidad; petequias y equimosis, es decir sangrado en la parte interna de la piel, debido a ruptura de los vasos sanguíneos, formando pequeños puntos rojos. Además la sangre también puede acumularse debajo de los tejidos en zonas planas más grandes o con hematomas; aumento en la sudoración y pudiera llegar a suprimir las reacciones a las pruebas cutáneas.

A nivel Neurológico

Aumento en la presión intracraneal con papiledema, produciendo inflamación en la papila óptica, generado por un aumento de la presión intracraneal, esto suele ocurrir después de culminado el tratamiento; también se pueden dar episodios de convulsiones, vértigo, cefalea.

A nivel Endocrino

Se puede llegar a desarrollar un estado Cushingoide, esto quiere decir obesidad, debido a la acumulación de grasa, afectando principalmente el rostro, el cuello y el abdomen; atrofia muscular de las extremidades, plétora facial por exceso de sangre u otro líquido en el organismo, con frecuencia pueden ir acompañada de estrías rojas. (Si quieres saber más sobre medicamentos, puedes leer el siguiente artículo: Prednicarbato)

A nivel Oftalmológico

La Metilprednisolona puede desarrollar cataratas subcapsulares posteriores, generar presión intraocular aumentada; glaucoma, exoftalmos, es decir, ojos saltones debido al brote hacia fuera del globo ocular, esta anomalía puede aparecer en sólo ojo o a los dos, esto dependerá de las causas.

A nivel Metabólico

La Metilprednisolona puede generar efectos negativos de nitrógeno, ello debido al catabolismo de proteínas, en este sentido, se han llegado a reportar las siguientes reacciones adicionales luego de la terapia, tanto oral como parenteral, tales como la urticaria y otras reacciones alérgicas o de hipersensibilidad.

Dosis

La dosis de la Metilprednisolona como medicamento efectivo para tratar las enfermedades principalmente relacionados con la glándula suprarrenal, algunos tipos de cáncer, entre otros padecimientos que ameritan su uso, debe ser administrado bajo estricta supervisión y vigilancia médica, toda vez que ponen en peligro la vida de los pacientes, por tanto las recomendaciones para uso y probada y recomendada por los médicos especialistas son las que a continuación es de describen:

  • Succinato de Metilprednisolona de 30 mg/kg por vía intravenosa se debe hacer por un lapso de por lo menos 30 minutos. Dicho eso, esta dosis se puede consumir por un periódo de cuatro a seis horas, por un lapso de 48 horas. 
  • Para otras indicaciones, la dosis inicial variará entre 10 a 40 mg, cuya cantidad dependerá de la enfermedad que se esté tratando.
  • En caso de enfermedades complejas, agudas o severas, la dosis podrá ser superior a las ya indicadas.
  • El Succinato de Metilprednisolona administrado por vía intravenosa se recomienda que sea en intervalos de 5 minutos como mínimo por un período de 30 minutos, no obstante, todo dependerá de la situación clínica y la respuesta de cada paciente.

En el caso de los pacientes que están bajo tratamiento de quimioterapia, de acuerdo a estudios realizados por los especialistas se han recomendado las siguientes dosis. 

  • Primera dosis de Metilprednisolona sola o en combinación con fenotiazina clorada, 250 mg una hora antes de la quimioterapia.
  • Una segunda dosis de 250 mg, en el mismo momento de la quimioterapia, o hasta 2 horas después de haber iniciado la quimioterapia.
  • Tercera dosis aplicar una vez culminada la quimioterapia.
  • En caso de pacientes con cáncer terminal, lo recomendado es una dosis de 125 mg por vía intravenosa todos los días durante aproximadamente 6 días.

  • En aquellos pacientes con neumonía debido al síndrome de inmunodeficiencia adquirida, la dosis suele indicarse de 30 mg intravenosa 2 veces al día, del día 1 al día 5, 30 mg del día 6 al día 10 y 15 mg del día 11 al 12, este cronograma se debe a la incompatibilidad y estabilidad de la Metilprednisolona con los medicamentos para esta enfermedad.
  • Se sugiere que los pacientes sujetos a estrés y posterior a una terapia a base de Metilprednisolona, deberán ser monitoreado  de manera rigurosa, con el objeto de detectar signos y/o síntomas de insuficiencia adrenocortical.

Dosis pediátrica

Por lo general la Metilprednisolona se administra en niños, debido a las sibilancia, que es una especie de obstrucción en las vías respiratorias de estos. La mayoría de los niños sufren de asma, casi siempre obedece a alergias que los niños suelen padecer, lo que conlleva a infecciones virales.

La propensión a sufrir asma clásica o alérgica se logra superar en la edad escolar. En este caso se puede llegar a prescribir corticoides sistémicos debido a la eficiencia que han demostrado en lograr reducir la hospitalización de niños en edad escolar.

A continuación se detallan algunos aspectos que deben tenerse en cuenta, sobre la prescripción y administración de la Metilprednisolona en niños, debiendo agregar además, que toda administración de este medicamentos en niños debe ser por períodos muy cortos.

  • No se debe prescribir para niños menores a 12 años de edad.
  • Si la dosis es oral, corresponde de 1 a 2 mg/kg/día divididos en 1 ó 2 dosis diarias por un período de 3 a 10 días. debe administrarse un máximo 60 mg/día hasta la mejoría notables de los síntomas.
  • En caso de dosis endovenosa,1 a 2 mg/kg/día divididos en 2 dosis, hasta un máximo 60 mg/día;
  • Asma en niños mayores de 12 años de edad y adolescentes.
  • Si la administración es oral, 40 a 60 mg/día entre 1 a 2 dosis diarias por 3 ó 10 días.
  • Ahora si el tratamiento en por vía endovenosa, corresponde una dosis entre un 40 hasta 80 mg/día, durante 1 ó 2 al día.

El uso en crisis asmática

  • En este caso particular, la prescripción del medicamento por lo general es endovenosa, correspondiendo 2 mg/kg/dosis; luego de esta primera dosis, la administración es de 0.5-1 mg/kg/dosis cada 6 horas.
  • Luego de superada la crisis o para el mantenimiento del tratamiento de la Metilprednisolona por asma en niños menores de 12 años de edad, es oral en una proporción de 0,25- 2 mg/kg diario, en horario matutino, por una cantidad día diaria de 60 mg.
  • En caso de niños mayores de 12 años, también la vía de administración es oral, en en una dosis desde 7.5 a 60 mg diaria.
  • La Metilprednisolona para como Antiinflamatorio o inmunosupresor en niños y adolescentes debe ser en los siguientes términos.
  • El tratamiento por lo general es por vía oral, correspondiendo un 0.5 a 1.7 mg/kg/día o en su defecto, dependiendo de la gravedad, puede ser de 5 hasta 25 mg/m2/día, cada 6 ó 12 horas.

  • El uso de la Metilprednisolona para tratar a pacientes menores bajo terapia en bolus, estas son unas láminas blandas de tacto desagradable, dependiendo del paciente. En este caso se aplican sobre el paciente cuando se requiere una dosis más alta, correspondiendo una dosis de 15 hasta 30 mg/kg una vez al día durante 3 días, hasta un máximo de máximo 1000 mg.
  • Para tratar la Nefritis lúpica en pequeños o jóvenes, el especialista en consenso con el paciente y familiares, pueden aplicar dosis de 30 mg/kg por dosis, así como 600 hasta 1000 mg/m2/dosis, por un lapso de 3 días, hasta un máximo de dosis de 1000 mg.
  • En el caso de lesión traumática de la médula espinal, en esta situación la aplicación de la Metilprednisolona resulta delicado, por lo que no se prescribe su uso diario, ello debido a no existen estudios científicos suficientes del impacto, el uso sugerido es como se señala a continuación.
  • En niños o adolescentes, se inicia el tratamiento endovenoso, durante 15 minutos 3 horas luego del evento traumático en dósis de 30 mg/kg, durante 24 horas.
  • En niños y adolescentes, iniciar dosis luego de las 3 a 8 horas después del trauma, durante 48 horas.
  • Indicación para neumonía necrotizante por infecciones moderadas o severas (Pneuocystis), se debe iniciar la terapia con Metilprednisolona, en las primeras 72 horas del diagnóstico de ser necesario.

  • En caso de esta patología en niños en edad escolar el tratamiento es por vía endovenosa de 1mg/kg/dosis cada 6 horas durante 4 a 7 días, según evolución.
  • En ningún caso se deben colocar vacunas de virus vivos a los niños si es encuentran en terapias con corticoides a dosis inmunosupresoras.
  • Se debe evitar el uso de Metilprednisolona, en bebés prematuros.

Indicaciones para su uso

La Metilprednisolona está indicada para preparaciones terapéuticas para tratar procesos anti inflamatorios severos e infecciones, ello debido a su acción anti-antiinflamatoria e inmunosupresora está indicada para diversas patologías como el asma de tipo persistente, recurrente y severo, exacerbaciones de enfermedades pulmonares, es decir, la obstrucción crónica progresiva de las vías respiratorias que no se pueden revertir, tales como (EPOC).

También se aplica para la sarcoidosis, hipersensibilidad a medicamentos y otras reacciones alérgicas graves, enfermedades reumáticas como artritis reumatoidea, espondilitis anquilosante, artritis gotosa aguda, lupus eritematoso sistémico, polimiositis y dermatomiositis, colitis ulcerosa.

Indicada para enfermedades hepáticas como la hepatitis de origen autoinmune, síndrome nefrótico, síndrome adrenogenital, para la anemia hemolítica adquirida y púrpura trombocitopénica idiopática, enfermedades inflamatorias oculares como neuritis óptica y enfermedades de la piel como urticaria y eczema.

La Metilprednisolona también actúa como Inmunosupresor en trasplantes; como coadyuvante en el tratamiento con agentes de quimioterapias y radioterapias para el cáncer; así como para los estados graves de salud que requieran tratamiento con corticoide inmediato o su administración vía oral no es posible.

El detonante para que estos eventos ocurran pueden ser las infecciones, traumas, parto, alteraciones metabólicas como cetosis diabética o crisis citotóxico, brotes agudos de esclerosis múltiple, coadyuvante en quimioterapia y/o rechazo agudo de trasplantes de órganos, en estos casos puede usarse la Metilprednisolona.

Otro factor para considerar el uso de la metilprednisolona, es que esta evita la formación de ácido araquidónico así como las manifestaciones inmediatas de la inflamación. De igual forma, este medicamento evita la vasodilatación, la formación de líquido y la inflamación por la acumulación de líquido en los tejidos del cuerpo.

El Embarazo

Sobre la Metilprednisolona y efectos en el período de gestación de la mujer, no existen suficientes pruebas documentadas sobre su incompatibilidad. No obstante, en ensayos realizados en laboratorios con animales, se han observado efectos de la Metilprednisolona en el feto.

De allí pues, que sólo en casos muy excepcionales, se puede permitir el uso de metilprednisolona en embarazadas, sólo como terapia y que resulte indispensable, si quieres tratar el acné para estos casos, puedes leer la isotretinoína. Estas condiciones no son muy comunes, por lo general no se dan tales condiciones, más sin embargo, apenas se sospeche un embarazo automáticamente el su administración debe detenerse o restringirse al máximo, salvo que sea imprescindible para reponer algún funcionamiento hormonal.

Metilprednisolona y la lactancia

En aquellos casos en que la mujer es encuentre en período de lactancia materna, se debe acotar, que la metilprednisolona se absorbe por las glándulas mamarias, por lo tanto, esta pasa a leche materna, en consecuencia puede ocasionar problemas en el infante.

En este sentido, se recomienda por tanto, que se debe administrar Metilprednisolona, sólo en casos extremos, para lo cual debe suspenderse el amamantamiento materno y acudir a la lactancia alternativa con lactancia sustituta o con fórmulas o maternas.

La Metilprednisolona y el alcohol

Debido a que la metilprednisolona es un glucocorticoide derivado de la progesterona, es decir, es una hormona producida naturalmente por las glándulas suprarrenales de nuestro organismo, debe prestarse atención en la combinación de la Metilprednisolona y el alcohol, pese a que existen suficientes pruebas oficiales que prohíban el consumo de bebidas alcohólicas con este medicamento.

Es necesario por lo tanto, evitar en consumo de alcohol o hacerlo con moderación mientras se esté en tratamiento con metilprednisolona. no obstante, en todo caso depende el motivo o la causa por la que esté tomando el medicamento.

En el caso de que se esté en tratamiento por enfermedades causadas por el alcohol en sí misma, como el caso de hepatitis o cirrosis del hígado, obviamente no debería consumirse alcohol.

Ahora bien, en caso de consuma Metilprednisolona por otra enfermedad, tampoco debería tomarse bebidas alcohólicas, debiendo recordar al respecto, que la metilprednisolona se reconoce por ocasionar sangrado estomacal y mareos, lo que supone que el consumo de alcohol sin moderación, incrementará el riesgo. Si su condición empeora después de consumir, no lo haga más. 

Dejar Comentario