≡ Menu

Aprende todo sobre el fármaco llamado Lomustina y más

Son muchos los medicamentos que han sido desarrollados para disminuir las consecuencias negativas de afecciones, como tumores cerebrales y varios tipos de cáncer. Debido a la gravedad de estas enfermedades, el uso de estos medicamentos debe ser bajo estricta vigilancia médica y, de la misma manera, deben supervisarse sus efectos en el organismo. En este artículo se desarrollarán diversos aspectos relacionados a uno de estos medicamentos anticancerosos, es decir, la lomustina.

Es importante resaltar que todo el contenido que aquí se tratará es de carácter netamente informativo, por lo que cualquier toma o prescripción debe hacerse bajo la responsabilidad de un médico especialista en oncología.

¿Qué es?

La lomustina es un fármaco que está dentro de la familia de los antineoplásicos alquilantes, es decir,son drogas que están orientadas a dividir la división celular y, de esta manera, evitar que el ADN de las células malignas se siga reproduciendo de manera descontrolada. (Ver artículo: neumococo)

Este medicamento tiene la particularidad de atacar a todo los tipos de células que están en el cuerpo, incluyendo a las que son necesarias para que el organismo funcione de manera adecuada. No obstante, los componentes de la lomustina tienen la capacidad de ser absorbidos y detectados, principalmente, por microorganismos malignos, como lo son las células cancerígenas.

Asimismo, se puede asumir que este medicamento forma parte de algunos de los auxiliares de la quimioterapia, aunque por su presentación sea capaz de ser ingerido por el paciente previa descripción médica sin necesidad de ir a aplicarse el tratamiento en un centro asistencial.

Es importante destacar, de la misma manera, que los alquilantes son unas de las familias más importantes en el combate de las células cancerígenas, por lo que su uso es caso imprescindible para tratar de mejorar los diagnósticos del cáncer que es una enfermedad sumamente delicada.lomustina

¿Para qué sirve?

Ahora bien, para ahondar en los usos que se le da a la lomustina, se debe recalcar que sus componentes están especialmente diseñados para combatir y tratar de disminuir la proliferación de tumores, específicamente en el cerebro, así como también se han demostrado sus efectos positivos el linfoma no Hodgkin.

En este sentido, a continuación se desarrollará de manera más detallada en qué consisten estas afecciones para poder identificarlas y asegurar que su tratamiento puede ser en base a la lomustina.

  • Tumores cerebrales primarios: Los tumores cerebrales primarios son sencillos de identificar gracias al origen, cuyo diagnóstico es arrojado mediante exámenes especiales.

Es posible que el lugar de origen de esta afección sea las membranas alrededor del cerebro, las glándulas e, incluso, las células cerebrales, las cuales pueden desarrollar microorganismo cancerígenos que producen un daño directo a este órgano tan importante.

Cuando esto sucede, se producen inflamaciones que conllevan a la destrucción de las células cerebrales, lo cual es una de las peores consecuencias que desencadena el cáncer.

  • Tumores cerebrales metastásicos: Por su parte, este tipo de tumores se reconocen porque son la extensión de un cáncer que tiene su punto de partida en otra zona del cuerpo humano.

Este es el caso más común, pues estudios médicos indican que al menos el 50 por ciento de la población que tiene esta afección la adquirió de este modo y, a su vez, es uno de los tipos más peligrosos y difíciles de combatir.  (Ver artículo: difteria)

En este sentido, cuando el cáncer irrumpe en el cerebro, se está hablando de un tipo de células sumamente potente, pues para llegar hasta ahí debe romper la barrera hematoencefálica, la cual es difícil de penetrar. Asimismo, este tipo de cáncer produce estragos en el sistema nervioso central de la persona afectada, cuya peor consecuencia radica en la muerte cerebral del paciente.

  • Linfoma no Hodgkin: Este tipo de cáncer se caracteriza por afectar a los linfocitos (es decir, los glóbulos blancos) que se desarrollan en el torrente sanguíneo y ayudan a fortalecer el sistema inmune de la persona.

Al verse afectados por la aparición de las células cancerígenas, es posible que éste se debilite y permita la entrada de un grupo de enfermedades infecciosas que pueden comprometer seriamente la salud del paciente; además, esta afección se caracteriza por la inflamación de los ganglios, del vientre y la aparición de síntomas que impiden la realización de las actividades diarias de la persona afectada.

  • Enfermedad de Hodgkin: Al igual que la afección mencionada anteriormente, ésta tiene la capacidad de afectar directamente a los linfocitos del torrente sanguíneo con células cancerígenas que logran ser sumamente perjudiciales para el sistema inmunitario de la persona.

No obstante, la diferencia del linfoma no Hodgkin, la principal característica de la enfermedad que se está explicando es la aparición de un ganglio linfático de gran tamaño inflamado, como lo pueden ser lo de las axilas.

Es importante destacar, de igual manera, que esta enfermedad tiene la facilidad de expandirse a otros órganos que son sumamente importantes para el óptimo desarrollo del cuerpo humano, como lo son el hígado, los pulmones e, incluso, la médula ósea.

  • Melanoma: El melanoma es un tipo de cáncer cuyos niveles de gravedad son sumamente altos que se manifiesta en la piel. El origen de esta enfermedad consiste en la mutación de los pigmentos que le dan color a la piel, los cuales pasan a ser células cancerígenas, las cuales son fáciles de detectar visualmente.

Esto es debido a que surgen apariciones de lunares nuevos en lugares donde antes no estaban, lo cual es el primer indicio de que hay una anomalía en la piel respecto a la presencia de los melanomas.

  • Cáncer de colón y de pulmón: En este apartado, es preciso destacar que una de las causas del cáncer de pulmón es el cigarrillo y el mal cuidado de la salud de la persona que lo padece.

Sin embargo, también es posible que esta enfermedad pueda provenir de la presencia de células cancerígenas en el colón, pues, según estudios médicos, al menos un 40 por ciento de los pacientes que tienen esta afección experimentan una metástasis que va directamente al pulmón. Estos tipos de cáncer son algunos de los más mortales y, por ende, de los más difíciles de erradicar.

En el siguiente vídeo se explican de manera breve los aspectos más importantes de esta enfermedad:

Es común que en todas estas afecciones, la lomustina se emplee como medida alternativa después de haber probado con otros tratamientos que no han mostrado los resultados esperados. Es por ello que se puede decir que el mencionado fármaco forma parte de una terapia no convencional de linfomas que muestran resistencia a las quimioterapias comunes. (Ver artículo: fluorouracilo)

Mecanismo de acción

La forma de actuar de este medicamento al entrar al torrente sanguíneo consiste en ejercer una acción antineoplásica sobre las células que transportan la información del cáncer, es decir, la lomustina inhibe la síntesis del ADN y del ARN del proceso enzimático que lleva consigo todo la información genética del cáncer.

En este sentido, los antineoplásicos alquilantes actúan como unas “tijeras” que cortan el material genético de las cadenas de ADN y evitará que se creen modelos iguales que puedan esparcirse con mayor rapidez dentro del torrente sanguíneo, propagando así la expansión de este tipo de células cancerígenas que traen muchas consecuencias negativas para el organismo de la persona afectada.

Además de lo mencionado, otro efecto del mecanismo de acción de la lomustina es la inducción al suicidio celular de los agentes cancerígenos presentes en el cuerpo, lo que puede ocurrir cuando los componentes del mencionado medicamento obligan a al célula a terminar su ciclo de vida por la imposibilidad de desarrollarse en un ambiente óptimo.

Sin embargo, existe un factor negativo dentro del mecanismo de acción de la lomustina, el cual consiste en que los efectos de este medicamento también son capaces de eliminar células positivas que son necesarias para el organismo humano, lo que podría ocasionar ciertas alteraciones en determinados sistemas del cuerpo.

Aun así, esto no es tan peligroso, puesto que los componentes de la lomustina tienen la capacidad de discernir cuáles son las células cancerígenas y cuáles son las positivas, lo que ayuda a que todos mecanismo de acción vaya en contra de las primeras nombradas. (Ver artículo: pemetrexed)

Nombre comercial

Por otra parte, la lomustina es el nombre genérico de este fármaco anticancerígeno, el cual también es el principal activo de los ingredientes que lo componen. Es necesario, entonces, que se conozca cuál es el nombre comercial más conocido, aunque esto puede cambiar dependiendo del país que lo comercialice y de la empresa farmacéutica que lo fabrique.

En este sentido, la lomustina puede encontrarse fácilmente bajo el nombre comercial de Ceenu ® (también como CCNU) y como Gleostine®, y su presentación radica en cápsulas o comprimidos de 40 mg, generalmente.

Dosis

Las dosis de la lomustina deberán ser determinadas por el médico tratante, quien tendrá que evaluar exhaustivamente el contexto clínico de cada paciente, el nivel de la enfermedad y cuáles órganos han sido afectados por el cáncer. No obstante, existen ciertas cantidades predeterminadas que pueden servir de guía para los especialistas en oncología.

A continuación, se presentarán las dosis más usadas dependiendo del paciente.

  • Pacientes no tratados anteriormente con ningún anticancerígeno: En este apartado se incluyen por igual a los niños y a los adultos, quienes deberán ingerir 130 mg/ m2 cada 6 semanas hasta que el médico lo indique.
  • Pacientes con médula ósea comprometida: Por su parte, aquellas personas que tengan las funciones de la médula ósea deteriorado por daños producto del cáncer, la cantidad ingerida de lomustina no puede pasar los 100 mg/ m2 de igual manera cada 6 semanas hasta que el médico tratante lo considere necesario. En este contexto también se incluyen por igual a niños y adultos.

En ambos casos, es sumamente necesario que se vigilen exhaustivamente los niveles de leucocitos del paciente, pues de eso dependerá si el médico debe realizar un ajuste en las cantidades recomendadas para las dosis ya prescritas.

Administración de la lomustina

En cuanto a la ingesta del medicamento, los comprimidos deben ser tomados por el paciente por vía oral junto a abundante agua, preferiblemente en la noche antes de acostarse o, por lo menos, 3 horas después de haber consumido la última comida.

Es sumamente importante que se tome en cuenta, que no debe haber otra comida o bebidas durante las 2 horas posteriores a la ingesta del medicamento, pues esto podría interferir directamente en la disolución de sus componentes en el torrente sanguíneo.

Además, comer luego de tomar las dosis de lomustina podría ocasionar náuseas e, incluso, vómitos que generarían malestares mayores para el paciente. En caso de que esto ocurra, puede tomar antiemético profiláctico.

Asimismo, puede ser necesaria la ingesta de varios comprimidos para llegar a la cantidad de la dosis recomendada por el médico, pero se debe tener sumo cuidado en no abrir los comprimidos ni, mucho menos, triturarlos. Tampoco se deben diluir las pastillas en ningún tipo de líquidos, sea cual sea su naturaleza.

Sobredosis

A diferencia de otros medicamentos anticancerígenos, la sobredosis de lomustina se manifiesta a través de síntomas que aparecen paulatinamente y que compromete, de manera seria, el organismo de la persona afectada. A continuación, se nombrarán algunos de los malestares que pueden indicar que el paciente está abusando de la cantidad recomendada de lomustina, sea accidental o intencionalmente.

Los síntomas más comunes son:

  • Moretones y sangrados inusuales sin causa aparente
  • Sangrado inusual
  • Cansancio y debilidad sin causa aparente
  • Mareos
  • Sensación de que el aire es insuficiente
  • Dolor de estómago
  • Diarrea producto de la intolerancia del medicamento
  • Heces negras, con aspecto de alquitrán. Este es uno de los indicios más potentes de sobredosis
  • Llagas muy molestas en la boca y en la garganta
  • Orina con sangrado o color rojizo sin causa aparente

En caso de que el paciente observe la aparición de algunos de estos síntomas, deberá acudir inmediatamente a un centro asistencial para determinar de dónde provienen y su posible solución.

Además, es recomendable que el médico tratante le haga un seguimiento al paciente por al menos un mes después de haber descubierto la sobredosis, pues de esta forma podrá descartar la presencia de niveles mayores de toxicidad en otras partes del cuerpo.

La persona afectada, también deberá realizarse exámenes exhaustivos para descartar que el cáncer haya aumentado sus niveles después de consumir cantidades altas de lomustina.

Interacciones farmacológicas de la lomustina

Es posible que al momento de prescribirse la lomustina, el paciente tenga otra afección base que requiera de un tratamiento con otros fármacos.

Por esta razón, es necesario que tanto el médico tratante como la persona afectada conozcan cuáles son las interacciones del mencionado anticancerígeno con otros fármacos, pues de esta manera podrá determinar si es positivo que ambos medicamentos puedan ser consumidos al mismo tiempo o, por el contrario, deba suspenderse alguno de ellos.

A continuación se mencionarán algunos de los fármacos que han sido estudiados por los investigadores.

  • Teofilina y cimetidina: Estos medicamentos pertenecen a la familia de la metilxantina, los cuales están desarrollados para estimular el sistema nervioso central y broncodilatarlo.

En cuanto a su uso concomitante (es decir, al mismo tiempo) con la lomustina no está recomendado, pues se han registrado un aumento de la toxicidad de la médula ósea que puede traer graves consecuencias para el paciente.

  • Otros tipos de citostáticos: Los citostáticos, al igual que la lomustina, tienen como función principal interrumpir el crecimiento celular de microorganismos malignos.

Es posible que muchos de ellos también sean prescritos en el tratamiento de la quimioterapia, por lo que su uso puede crear ciertos desniveles en la toxicidad de la médula ósea, además de poder provocar una resistencia a otros medicamentos alquilantes como la lomustina. Esta opción debería ser vigilada por el médico tratante, pues puede traer consecuencias porque su uso no es recomendado en paralelo.

  • Fenobarbital: Este medicamento forma parte de la familia de los barbitúricos, los cuales actúan como sedantes del sistema nervioso central cuando está próximo a una cirugía.

Es posible que el uso de este medicamento junto a la lomustina ocasione que los efectos anticancerosos de este último se vean disminuidos de manera considerable, por lo que su uso concomitante no está recomendado en pacientes con cáncer.

Estos medicamentos mencionados, son solo una parte de los muchos que pueden coincidir en la prescripción de tratamientos para afrontar diversas afecciones. No obstante, es necesario que el paciente le indique a su médico cuál otros tratamiento está utilizando, pues de esta manera él podrá autorizar su uso en paralelo o, por el contrario, suspender alguno o ajustar las dosis.

Efectos adversos

Como todo medicamento, es posible que la ingesta de lomustina pueda desencadenar una serie de efectos adversos que pueden comprometer de manera seria el organismo del paciente, así como también puede conllevar a la aparición de otras enfermedades indeseadas que complicarían aún más el diagnóstico del cáncer.

A continuación se explicarán algunas de las más comunes de ellas.

  • Trastornos gastrointestinales: Es posible que algunos de los componentes de la lomustina creen una serie de efectos adversos en el sistema gastrointestinal del paciente, los cuales acarrean, generalmente, síntomas como dolores estomacales, náuseas, diarreas y vómitos.

Es sumamente importante que se mantengan vigilados estos síntomas, pues si no se tratan a tiempo pueden desencadenar otras afecciones más complicadas, como lo son la aparición de anemia, deshidratación y, en los casos más graves, puede desencadenar episodios de anorexia.

  • Trastornos hepatobiliares: Otras de las reacciones adversas de la lomustina consiste en la aparición de diversas infecciones y desniveles que afectan directamente al sistema hepático del paciente.

Entre las afecciones más graves se encuentran el aumento de la bilirrubina, la cual se manifiesta a través del cambio de coloración en la piel y en los ojos, los cuales se vuelven tan amarillentos que no pueden pasar desapercibidos.

Es importante, de igual manera, que el paciente visite a su médico tratante cuando vea que estos síntomas aparecen, pues es un claro indicio de que los niveles hepáticos no están normales.

  • Trastornos de la sangre y del sistema linfático: Otros de los efectos secundarios producto de la ingesta de la lomustina pueden aparecer en el sistema linfático, pues es precisamente ahí donde este medicamento hace su efecto y también es ahí donde se desarrollan las células cancerígenas que va a atacar.

Las principales afecciones que pueden aparecer son la leucopenia, la neutropenia, la anemia, la mielosupresión, la pancitopenia y la trombocitopenia. Todas estas alteraciones del organismo son sumamente delicadas y, por ende, requieren que sean vigiladas de manera exhaustiva por el médico especialista en oncología apenas sea detectada su presencia.

Asimismo, estas afecciones representan una de las limitantes más importantes de las dosis, pues existe gran incidencia de que éstas son comunes y pueden llegar a ser irreversibles.

El siguiente vídeo refleja una explicación precisa de una de las afecciones nombradas, específicamente de la leucopenia:

  • Aparición de otros tipos de cáncer: Aunque en menor medida, existe la posibilidad de que la ingesta de lomustina propicie la aparición de otros tipos de cáncer en el organismo del paciente.

Para prevenir esta problemática, será necesario que el médico tratante esté atento a los niveles cancerígenos en todo el cuerpo, pues de esta manera podrá descartar la posibilidad de una metástasis indeseada.

Toda esta serie de efectos secundarios ya mencionados representan los más graves y, por ende, los que tienen un tratamiento algo más complicado. Sin embargo, en líneas generales no puede decirse que la lomustina represente un problema para la salud del paciente, ni tampoco que sus reacciones adversas son sumamente comunes.

En este sentido, existe otra lista de síntomas que pueden desaparecer a los pocos días de su presencia y que, a su vez, no necesitan que el paciente recurra de emergencia a su médico tratante. A continuación se presenta una lista de las más comunes de ellas.

  • Dificultad para respirar: Es posible que algunos de los componentes de la lomustina provoquen problemas en el tracto respiratorio, los cuales se pueden manifestar mediante la falta de aire para respirar cuando la persona afectada está haciendo sus actividades diarias.
  • Tos seca: En este mismo orden de ideas, la tos seca es otro efecto secundario que puede ser producto de la ingesta de la lomustina. No obstante, no representa mayores riesgos.
  • Inflamación en la cara, los pies, las pantorrillas y otras partes del cuerpo: Es posible que el paciente desarrolle una reacción alérgica a alguno de los componentes de la lomustina, los cuales pueden manifestarse mediante la inflamación de las extremidades sin causa aparente.

Con un medicamento desinflamatorio y con relajantes musculares esta afección podría desaparecer a los pocos días.

  • Dolor en el pecho: Este efecto secundario, por su parte, no es tan común y puede ser producto de la aparición de la tos seca en el paciente, el cual puede experimentar episodios de dolor en el pecho debido a la tos constante.
  • Cambio repentino o pérdida de la visión: Por su parte, este efecto adverso no es tan común y puede durar solo unos minutos, por lo que no debería existir mayores alarmas al respecto.

No obstante, si la pérdida de la visión perdura más de un tiempo prudencial, el paciente deberá consultar a su médico tratante para descartar que se trate de una afección permanente (aunque, claro está, esto no es sumamente posible).

Ante la aparición de cualquiera de estos síntomas, lo mejor será tomar los medicamentos que puedan combatirlo para que el paciente no tenga la necesidad de asistir a un centro médico para combatirlos. No obstante, es necesario que la persona afectada acuda a una consulta con su médico especialista en caso de que los síntomas se extiendan por un tiempo mayor al normal.

Factores a tomar en cuenta

Existe una serie de factores que deben ser tomados en cuenta (tanto por el paciente como por el médico tratante), al momento de prescribir la lomustina. Asimismo, estos mismos ámbitos serán de gran ayuda antes, durante y después del consumo de la lomustina, lo cual ayudará a evitar posibles consecuencias negativas.

A continuación se mencionarán algunos de ellos.

  • En primer lugar, es elemental que el paciente descarte que tiene algún tipo de alergia a algunos de los componentes de la lomustina o al medicamento en su totalidad.

Para ello, será necesario que la persona afectada le pida la lista de los ingredientes del anticancerígeno al farmaceuta que se lo venda para, posteriormente, realizarse exámenes que descarten cualquier reacción alérgica indeseada que pueda ocasionar graves problemas en el futuro.

  • De igual manera, es importante que el paciente acuda a todas las citas con su médico especialista, pues de esta manera éste último podrá evaluar la incidencia del medicamento dentro del organismo humano y, a su vez, podrá determinar cuál ha sido la respuesta del cuerpo humano ante las dosis de la lomustina.
  • En este sentido, el paciente también deberá indicar a su médico cuáles son los medicamentos que está ingiriendo a la hora de ser prescrita la lomustina, esto sin importar si los fármacos han sido recetados a través de un récipe médico.

En este apartado también deben incluir todos los suplementos vitamínicos y bebidas alimenticias que el paciente esté tomando, así como también cualquier medicamento que esté hecho a base de hierbas u otros ingredientes naturales.

  • Además, también es recomendable que la persona consuma mucha agua durante el tiempo que se extienda el tratamiento, pues esto ayudará a que los componentes del comprimido se disuelvan de manera más provechosa  en el torrente sanguíneo.

Dejar Comentario