≡ Menu

Lincomicina: Para qué sirve, nombre comercial y más

La lincomicina se conoce como un tipo de antibiótico que se caracteriza por ser natural, forma parte “del grupo de las lincosamidas extraído de la bacteria actinomyces Streptomyces lincolnensis, el primero en extraerse de las lincosamidas.”

lincomicina

Para qué sirve

La lincomicina se utiliza con mayor eficacia cuando se nos presentan infecciones en el aparato respiratorio, conocidas como: bronquitis, amigdalitis, neumonía, faringitis, la conocida sinusitis, y en el caso de la difteria este antibiótico sirve como medicación positiva en cuanto a lo coadyuvante de las antitoxinas.

También la lincomicina suele utilizarse cuando se presentan algún tipo de infecciones en la piel y en los tejidos blandos, así como en el caso de forunculosis, abscesos, también en caso del acné de tipo pustular o noduloquìstico.

Aparte de ello sirve para tratar infecciones urinarias, las cuales son causadas por diversos microorganismos, también suele ser utilizado para tratar infecciones de huesos o bien sea de articulaciones, las cuales son conocidas como osteomielitis, esta enfermedad es muy bien atacada por el fármaco lincomicina, ya que este es un gran fármaco utilizado para penetrar el tejido óseo.

Con lo mencionado líneas más arriba, nos queda más que claro para qué sirve este medicamento y la función que cumple según su condición de antibiótico, aunque suele ser considerado para atacar prioritariamente todo lo que tenga que ver con las infecciones respiratorias, destaca también por combatir distintos de infecciones.

Los antibióticos en general suelen ser recomendados por un especialista, en esos momentos cumbres de cuando se nos presenta una infección de distintos tipos, solo el especialista es el que sabe qué fármaco nos conviene y cuál no, y esto lo determina luego de haber realizado una detallada evolución al paciente. La ampicilina es un antibiótico también muy demandado y a su vez 100% recomendado. (Ver articulo: Ampicilina)

Es importante mencionar que no está bien automedicarnos ante los malestares que se nos puedan presentar, ya que una mala ingesta del medicamento podría llegar a deteriorar por completo nuestro organismo y de este modo perjudicar nuestra salud. Es por ello que consulte a su médico antes de utilizar este medicamento.

Antes de ingerir cualquier tipo de fármaco, debemos tener prioritariamente la orden de un especialista, seamos responsables con nuestra salud, y no deterioramos nuestro organismo.

Nombre comercial

La lincomicina suele conseguirse bajo otros nombres comerciales tales como: Bactokina, Libiocid, Lincocin, y Lincover, bajo estos nombres podemos conseguir el antibiótico llamado lincomicina, y en cuanto a cómo podemos conseguirlo bajo su forma genérica, en este caso este conserva su mismo nombre.

En cuanto a los medicamentos en su forma genérica, este consta con la única diferencia de que logra surtir su efecto en un tiempo mayor que el que no lo es, de resto el efecto que causa es el mismo. Sin embargo, les recomendamos que antes de ingerir un medicamento bien sea genérico o no, antes debe consultarse con un especialista, solo este de una manera responsable podría recomendarnos el medicamento apropiado y la dosis indicada.

Mecanismo de acción

En cuanto a su mecanismo de acción procederemos a colocar una cita, para explicarlo de manera detallada “se une a la subunidad 50S ribosomal de las bacterias inhibiendo la síntesis de proteínas. Bacteriostático, espectro medio. Activo frente a Gram positivos y micoplasmas, también efectiva contra organismos como Actinomycetes y algunas especies de Plasmodium. Es inactiva frente a la mayoría de los bacilos gram negativos, enterococos y Neisseria meningitidis.”

Con la cita anterior, podemos observar cual es el mecanismo de acción del medicamento conocido como la lincomicina, y que posee este para atacar de manera eficiente las distintas infecciones que puedan presentarse a nivel respiratorio, además de ello también suele ser utilizado para atacar otras infecciones que anteriormente mencionamos.

Efectos adversos

La lincomicina al igual que varios fármacos podría causar distintos efectos adversos, los cuales mencionaremos a continuación, ello es importante tenerlo en cuenta debido a que debemos mantenernos alerta si en un caso tal, al ingerir el medicamento presentamos algunos de los siguientes efectos.

Un efecto adverso no tratado a tiempo podría ser mucho peor que el malestar propio, es por ello que le recomendamos consultar con su médico en una caso tal estos se presenten. Varios de los efectos que pueden manifestarse son los siguientes: puede causar náuseas, vómito, diarrea, colitis, fuerte dolor de estomacal.

En cuanto al sistema hematopoyético también puede manifestarse anemia, aunque esta no es tan frecuente que se presente ante la ingesta de dicho medicamento, puede haber presencia de leucopenia, agranulocitosis, y neutropenia.

Refiriéndonos ahora a las reacciones de hipersensibilidad tenemos presencia de edema angioneurótico, así como también pueden manifestarse enfermedades séricas y de anafilaxia; en un tal caso se presente alguna reacción alérgica, deben tomarse las precauciones adecuadas, se recomienda inmediatamente contactar al médico tratante y suspender la ingesta del mismo.

Otros de los efectos adversos que pueden manifestarse son ciertas sensibilidades a nivel de la piel, conocida como dermatitis, además a nivel de membranas mucosas suelen hacerse presente los casos de vaginitis, así como también de urticaria; en cuanto al hígado, si bien no se ha presentado que la ingesta del mismo llegue a causar algún daño hepático, se ha podido observar que en algunos casos la ingesta del fármaco suele causar elevaciones en cuanto a las transaminasas. Ante los casos de vaginitis recomendamos aplicar Metronidazol.

En cuantos a los riñones, se presenta en menor medida que la ingesta del medicamento no genera ningún tipo de daño renal, sin embargo ocasionalmente podría manifestarse una difusión renal representada por azoemia, proteinuria u oliguria.

Referente al sistema cardiovascular puede presentarse una hipotensión (baja presión arterial), claro este efecto suele ser frecuente cuando se hace uso de medicamento pero en su forma intravenosa, aunque este no siempre se presenta, puede que sí así como también puede que no.

Puede también generar algún tipo de vértigo, retomando el párrafo anterior el fármaco lincomicina ha demostrado ser bien tolerado en su forma intravenosa, los pacientes no manifiestan ningún tipo de dolores mayores al ser sometidos a las inyecciones, por lo que en esta ocasión resulta ser una buena opción su uso.

Para finalizar este punto, debemos hacer referencia a que los efectos adversos, pueden llegar a manifestarse así como también pueden no manifestarse, el hecho de que líneas más arriba expliquemos de manera detallada varios de ellos, no quiere decir que siempre que se ingiera la lincomicina van a presentarse.

Pero si consideramos relevante en nuestro presente artículo hacer referencia a todos aquellos efectos que el medicamento puede llegar a causar, ya que es la mejor manera de informar a todos aquellos que lleguen a ingerirlo, sin embargo en caso de cualquier duda lo responsable es consultar con nuestro médico tratante el cual es el máximo encargado de llevar el caso.

Indicaciones

La lincomicina suele indicarse a los pacientes que presenten fuertes infecciones, este fármaco es conocido como un antibiótico bacteriano, ya que ante la presencia de distintas infecciones este tiene la capacidad de atacar directamente a la bacteria que está generando dicho malestar.

Suele ser indicado principalmente cuando se presentan infecciones de tipo respiratorias, conocidas como amigdalitis, otitis, faringitis, difteria así como también la fiebre escarlatina, además de ello también suele indicarse ante la presencia de infecciones respiratorias bajas, tales como bronquitis crónica y neumonía.

Aparte suele ser indicado ante la presencia de infecciones en la piel así como celulitis, forúnculos, heridas infectadas, abscesos  e incluso ante la presencia del acné, también ayuda en caso de presentar mastitis, linfadenitis y paroniquias, es la lincomicina el medicamento que más suelen recomendar ante la presencia de todo lo arriba mencionado.

En el caso de una infección a nivel de los huesos también se sitúa en una buena opción, así como en el caso de una posible septicemia y endocarditis. Todas las indicaciones anteriormente mencionadas hacen posible la ingesta de este antibiótico, el mismo ayuda a mejorar distintas infecciones que no tratadas a tiempo pueden deteriorar nuestro organismo.

Sin embargo, les recomendamos que antes de ingerir el medicamento, debe consultarse con el médico tratante, este es el que nos confirmara de manera responsable si podemos ingerirlo o no, importante mencionar también que no debemos automedicarnos y mucho menos tomar como referencia dosis de familiares o conocidos, conociendo que no todos los casos son iguales ni mucho menos pueden ser tratados como iguales, solo un especialista luego de elaborarnos los exámenes pertinentes nos recetará el medicamento apropiado y la dosis indicada.

Contraindicaciones

Este antibiótico suele ser contraindicado en pacientes que al ingerirlo hayan mostrado ser alérgicos a dicho fármaco o bien sea a la clindamicina.

Son diversos los casos y muchos los pacientes que al ingerir dicho medicamento ante la presencia de fuertes infecciones, suelen manifestar diarrea bien sea fuerte o moderada “asociada a la presencia de Clostridium difficile. Esta diarrea puede ser moderada, pero en determinadas ocasiones puede llegar a ser fatal. La diarrea se debe a la supresión de la flora intestinal producida por la lincomicina, lo que permite un crecimiento explosivo de la Clostridium.”

Las contraindicaciones que pueden presentarse con la ingesta de dicho medicamento es principalmente la presencia de diarrea bien sea fuerte o moderada, es por ello que no se recomienda ingerir lincomicina a aquellos pacientes que padezcan de la conocida colitis o bien sea aquellos en los que sea frecuente las alteraciones intestinales.

Con esto debemos tener estricto cuidado, por eso como lo mencionábamos líneas más arriba no podemos ingerir cualquier tipo de medicamento, sin antes consultar con un especialista ya que son muchos los riesgos que podemos causarnos nosotros mismos, no podemos automedicarnos de manera irresponsable, ya que puede resultar en muchos casos peor el remedio que la enfermedad.

Pediatría

Cuando nos referimos a los niños el tema siempre resulta de mucho más cuidado; en el caso de la lincomicina está contraindicada en los bebés recién nacidos. “El medicamento se prescribe para niños que tienen 1 mes de edad. En este caso, antes del tratamiento se recomienda determinar la sensibilidad, de modo que el antibiótico realmente haya ayudado a un paciente pequeño.”

En el caso de los recién nacidos así como también en el caso de los niños, el uso de antibióticos e incluso de cualquier tipo de medicamento debe ser bajo la estricta vigilancia médica, ya que ellos son mucho más vulnerable que los adultos, aparte de ello debemos mantenernos alerta ante cualquier efecto que pueda manifestarse.

La lincomicina en el caso de los niños suele ser muy utilizada en forma de gotas, ante la presencia de secreción nasal o bien sea de sinusitis, en su mayoría sus efectos causados suelen ser positivos, sin embargo debemos mantenernos alerta y necesariamente bajo la supervisión médica pertinente.

Dosis

La dosis a ingerir de la lincomicina está sujeta a el grado en el cual se situé la infección del paciente, ya que tenemos diversos grados, está la infección fuerte la cual debe ser tratada con una dosis alta, pero también tenemos la infección leve la cual debe ser tratada con una dosis más baja mucho más sutil.

Esto lo determinará el médico tratante, es por ello la importancia de ir con un especialista ante la presencia de cualquier malestar y posible ingesta de medicamentos. Sin embargo, se recomienda que en el caso de la lincomicina por vía intramuscular, ante la presencia de infecciones fuertes suministrar 10mg/ kg de peso cada 24 horas, mientras que en el caso de infecciones graves suministrar la misma dosis pero cada 12 horas estrictamente.

En cuanto a la vía intravenosa deben suministrarse de 10 a 20 mg/ kg por día, esta debe dividirse en aproximadamente tres dosis al día en intervalos de 8 o 12 horas, el medicamento no puede tener mucho más de una hora de infusión. Mientras que en el caso de las infecciones un poco más leves puede administrarse 8 mg por día.

Por vía oral pueden suministrarse de 5 a 6 mg/ kg cada 8 horas aproximadamente, y en el caso de niños mayores de 12 años se le puede suministrar 500 miligramos cada 6 u 8 horas.

Con todo lo  arriba mencionado podemos tener cierta referencia de las dosis a ingerir según sea el caso, sin embargo es el médico tratante el encargado de suministrarnos la dosis exacta, por ello nuestra recomendación es acudir con el especialista, antes de automedicarnos de manera irresponsable.

Dosis pediátrica

Reiteramos que cuando nos referimos a los niños resulta más estricta la vigilancia médica, es por ello que en el caso de la lincomicina primero que todo, se recomienda que la haya recetado el médico ya sabiendo el grado de la infección.

La dosis en el caso de los niños se calcula de acuerdo a su peso, y respecto a las cápsulas se recomienda suministrar de 30 a 60 miligramos del compuesto activo, por cada kilogramo de peso corporal del paciente al día, esto solo aplica para niños menores de 14 años.

Embarazo

Si en algún momento cualquier mujer durante el embarazo necesita ingerir algún tipo de antibióticos, es su ginecólogo el único y total responsable de decir sí o decir no, y en un caso tal de aprobarlo el dirá cuales si puede ingerir una mujer embarazada.

La lincomicina resulta ser una buena opción para las mujeres embarazadas, ya que se ha demostrado que no causa ningún tipo de efecto secundario sobre el feto, lo que es bastante positivo, y su función es bastante eficaz para atacar a distintas bacterias e infecciones presentes en el organismo de cualquier mujer embarazada.

Lactancia

El antibiótico conocido como lincomicina no se sitúa en una buena opción durante el periodo de lactancia, debido a que este se distribuye por toda la leche materna “alcanzándose concentraciones de 0.5- 2.4 mcg/ ml. Debido al potencial de reacciones adversas graves por lincomicina en los lactantes, se considera incompatible dar el pecho con proseguir la lactancia materna.”

Con lo anteriormente citado, dejamos concretado por que la lincomicina no puede ser ingerida durante la época de la lactancia materna, ya que al momento que esta sustancia se distribuye en la leche materna y posteriormente es ingerida por el bebé, podría causarle cierta transformación sobre la flora intestinal, es por ello que no se recomienda este medicamento durante la lactancia.

Lincomicina dexametasona

La dexametasona es muy conocida por su eficaz función para tratar todo aquello que tenga que ver con las reacciones alérgicas intensas, además de ello suele ser frecuente que se use para tratar algunos tipos de edema, se conoce como edema aquellas retenciones de líquidos de tipo corporal, también suele recomendarse para ayudar a mejorar todo lo referente a la artritis.

El suministro de dexametasona inyectada suele utilizarse para tratar afecciones que afectan la sangre, así como también los riñones, los ojos, la piel, la tiroides e incluso hasta el sistema nervioso. El uso de dexametasona es frecuente para tratar distintas afecciones que anteriormente describimos.

Suele combinarse con otros medicamentos y de este modo sirve “para tratar los síntomas de los niveles bajos de corticosteroides (falta de algunas sustancias que son producidas usualmente por el cuerpo y que se necesitan para el funcionamiento normal del cuerpo) y ciertos tipos de shock.”  El suministro del mismo logra proveer al cuerpo de ciertos esteroides, los cuales usualmente son concebidos por el cuerpo durante su actividad normal.

En el caso propiamente de la lincomicina y la dexametasona, partiendo de varios estudios no se recomienda el suministro de lincomicina con dexametasona incluida, ya que si bien no han demostrado ningún tipo de efecto perjudicial por así decirlo, si podría causar varios efectos adversos e incluso hasta podría traer algún tipo de consecuencias.

Podría sugerirse tal vez en crema, solo si es el caso, sin embargo se recomienda que al hacer uso de la lincomicina hacerlo de manera directa sin añadidos.

Lincomicina y alcohol

Consideramos importante iniciar mencionando que todo tipo de medicamento dejará de surtir su efecto ante la ingesta excesiva de bebidas alcohólicas, es decir que el uso irresponsable de dichas bebidas además de cortar el efecto de todo tipo de medicamento, estaría dejando nuestro organismo totalmente desprotegido causando así deterioros y diversos malestares.

Insistimos en recalcar que la mayoría de las bebidas alcohólicas tales como cervezas, ponches y vinos, contienen una sustancia conocida como  tiramina, que al combinarse en este caso con antibióticos (lincomicina) puede causar distintos malestares. Nuestra recomendación final respecto a este punto, es no excederse en el consumo de bebidas alcohólicas si están ingiriendo algún tipo de medicamento.

Además si de antibióticos propiamente se trata, les recomendamos que durante el suministro del mismo eviten por completo la ingesta de alcohol, de este modo estaríamos cuidando nuestro organismo y permitiéndole al medicamento hacer su efecto deseado de manera positiva.

Lincomicina clindamicina

La clindamicina tiene mucho en común con la lincomicina ambos son antibióticos fuertemente recomendados, ante la presencia de infecciones bacterianas, principalmente a nivel de los pulmones así como también a nivel de los huesos, la sangre, la piel, además de los órganos reproductores femeninos.

Se le conoce además a la clindamicina como un tipo de antibiótico propiamente de la lincomicina, ellos destacan por frenar de manera inmediata la propagación de bacterias, aunque no suele ser tan frecuente cuando se presentan algún tipo de resfriados.

Lincomicina y amoxicilina

La conocida amoxicilina también tiene mucho que ver con la lincomicina, estos dos antibióticos son reconocidos por su acción de atacar de manera rápida y destacada cualquier tipo de infección proporcionada por bacterias, tales como: bronquitis o bien sea neumonía, así como también infecciones de la piel, en las vías urinarias, en los oídos, en la nariz y en la garganta.

La amoxicilina pertenece a una familia de antibióticos conocidos como “medicamentos similares a la penicilina.”  Su principal función destaca como lo mencionamos líneas más arriba, en atacar y no dejar desarrollar en el organismo infecciones proporcionadas por bacterias. (Ver articulo: Amoxicilina)

Recalcamos que los antibióticos no surten ningún efecto en cuanto a resfriados y a gripe nos referimos, estos van más allá, buscan atacar de manera directa en este caso algún tipo de infección pulmonar si es el caso. Tanto la lincomicina como la amoxicilina coinciden en ello, ambos antibióticos resultan ser de los más recomendados por los especialistas.

Inyectable

En cuanto a la lincomicina inyectable esta suele ser recomendable ante la presencia de infecciones graves, que deben ser tratadas de manera rápida y efectiva, sin embargo antes de suministrase la misma, se recomienda consultarlo con su médico tratante ya que este es el único encargado y responsable de recomendar la dosis exacta, ante la situación presentada.

Si al suministrar el mismo se presenta algún tipo de reacción adversa, se recomienda suspender inmediatamente el tratamiento, siendo uno de sus efectos adversos más preponderantes la presencia de diarrea.

Ampolla

Como lo terminamos de mencionar líneas más arriba, el uso de la lincomicina a manera de ampolla, suele recetarse ante la presencia de una fuerte infección, la cual debe ser atendida de manera inmediata, solo un especialista puede circunscribir la dosis exacta y su frecuencia; cada ampolla de lincomicina contiene 600 miligramos.

No se recomienda suministrar estas ampollas a los bebés recién nacidos, así como tampoco ha pacientes que han padecido de meningitis, y mucho menos a los que demuestren algún tipo de alergias en cuanto al medicamento.

Cápsulas

En cuanto a las cápsulas estas suelen ser recetadas ante la presencia de infecciones bacterianas, a diferencia de las ampollas estas ayudan con más sutileza a combatir diversas afecciones que se nos puedan presentar, cada cápsula de lincomicina contiene exactamente 500 miligramos, a diferencia de las ampollas que contienen 600 miligramos.

Se recomienda que la ingesta de la lincomicina sea con agua, ello permitirá una satisfactoria absorción del medicamento, además se recomienda ingerirla aproximadamente 1 o 2 horas antes o bien sea después de las comidas; en el caso de las mujeres embarazadas deben consultar antes con su médico tratante.

Jarabe

El jarabe de lincomicina se consigue bajo la presentación de un frasco que consta aproximadamente con 100 ml (250mg/ 5 ml), aparte de ello viene acompañado con una cucharillita medidora; este es el que con más frecuencia suele recetársele a los niños, sin embargo, cuando nos referimos a los niños debemos tener mucho más cuidado y precaución, es por ello que antes de suministrárselo hay que consultarlo antes con su pediatra.

Como ya lo hemos reiterado en el transcurso del presente artículo, la lincomicina destaca por ser un antibiótico sobresaliente ante el combate de infecciones bacterianas.

Tabletas

También podemos encontrar la lincomicina en forma de tabletas, las cuales deben ser ingeridas por vía oral, la ingesta y dosis de la misma dependerá totalmente de la dosis asignada por el médico tratante, se recomienda que la misma se ingiera según las horas reglamentarias, ello permitirá que el medicamento surta su efecto deseado.

No debemos automedicarnos bajo ningún motivo, recomendamos asistir con un especialista y este nos asignará de manera responsable la dosis acertada.

Suspensión

La lincomicina tiene variadas presentaciones y para todas las edades, tanto los jarabes como la suspensión suelen ser las indicadas para la ingesta de los niños, cuando presentan algún tipo de infecciones bacterianas, el uso del medicamento lo recetara estrictamente un especialista, y en el caso de manifestarse algún tipo de reacción alérgica se recomienda contactar al médico encargado de llevar el caso.

Dejar Comentario