Ledipasvir, lo que aún desconoce sobre él y mucho más

La hepatitis C es una infección crónica que puede afectar a cualquier tipo de persona, sin distinción de sexo o edad. Sin embargo, existen casos donde ésta aparece como oportunista, pues así se les denomina a las afecciones que se hacen presentes cuando el sistema inmunológico está debilitado, sobre todo cuando la persona padece de VIH. Y allí es donde entra Ledipasvir.

Para atacar esta enfermedad, existen múltiples medicamentos, entre los cuales se encuentra el ledipasvir. En este artículo se tratarán puntos de interés acerca de este fármaco, pero es importante acotar que, antes de consumirlo, es necesario que el paciente consulte con su médico especialista. El contenido que aquí se desarrollará es de carácter netamente informativo. (Ver artículo: entecavir)

¿Qué es?

El ledipasvir es un medicamento formulado especialmente para inhibir específicamente la proteína NS5A, la cual es una de las principales que conforma la cadena viral de la hepatitis C. diversos estudios médicos han determinado que la combinación de ledipasvir con sofosbuvir interfiere en la replicación del mencionado virus, evitando así la propagación de la enfermedad a otras partes del cuerpo.

Asimismo, es importante resaltar que el ledipasvir está aprobado por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (U.S. Food and Drug Administration, FDA), por lo que su consumo y acción están totalmente seguros.

¿Para qué sirve?

Como se mencionó anteriormente, el ledipasvir contiene una combinación con el sofosbuvir en un mismo medicamento, cuya formulación está indicada principalmente para el tratamiento de la hepatitis C crónica en adultos. Aun así, existen casos donde este fármaco puede ser administrado en niños mayores de 12 años, cuyo peso supere los 35 kilogramos (o 77 libras).

ledipasvir

Asimismo, este medicamento tiene especial incidencia en aquellos pacientes que tienen un virus mayor afectando su organismo, como es el caso de aquellos que padecen del Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH), en comparación con otras personas que tengan un sistema inmune con normal funcionamiento.

Es debido a esto, que las Guías clínicas para la prevención y el tratamiento de las infecciones oportunistas en adultos y adolescentes con el VIH, preparadas por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention, CDC).

Asimismo, esto fue en conjunto con otras instituciones asociadas a enfermedades infecciosas graves (específicamente el VIH) ha incluido en su lista de medicamentos tolerables para el organismo de las personas con este padecimiento al ledipasvir.

Sumado a ello, la Orientación sobre la hepatitis C: Recomendaciones de la AASLD-IDSA para el examen, manejo y tratamiento de adultos con la infección por el virus de la hepatitis C preparadas por la Asociación Estadounidense para el Estudio de las Enfermedades del Hígado (American Association for the Study of Liver Diseases, AASLD por sus siglas en inglés), también se ha unido a los estudios médicos que concluyeron la inserción del ledipasvir como medicamento calificado para tratar la enfermedad mencionada en su etapa crónica.

Es importante mencionar, todos estos organismos para afirmar la seguridad de este medicamento en el tratamiento del Virus de la Hepatitis C (VHC), pues los pacientes que padecen de VIH no pueden arriesgarse a consumir cualquier fármaco que ponga en riesgo su condición base.

Mecanismo de acción

En cuanto a la forma en la que en antiviral actúa en el cuerpo humano una vez que ingresa, los estudios médicos no han tenido mayores detalles. Hasta ahora, solo se conocen los efectos inhibidores del ledipasvir frente a la polimerasa de nucleótidos, los cuales conllevan a una disminución importante de la hepatitis C en el cuerpo. (Ver artículo: orlistat)

Virus de la hepatitis C

Debido a que el ledipasvir es un antiviral formulado especialmente para tratar a personas con hepatitis C, es necesario desarrollar el mencionado tema en este artículo, a fin de ofrecer una información completa en cuanto a los usos del fármaco nombrado.

La hepatitis C es una infección ocasionada por el virus que lleva el mismo nombre (VHC), que se desarrolla a partir de múltiples factores que serán explicados más adelante. Esta afección se caracteriza por inflamar el hígado e interferir en el correcto funcionamiento de sus funciones

Causas

Los principales causantes de la propagación de la hepatitis C son bacterias que se encuentran en la sangre infectada presente en determinados objetos, como agujas médicas o las utilizadas para hacer tatuajes. Además, los hemoderivados (trastornos de la sangre que también pueden contener el virus), son otros de los causantes de esta infección crónica.

El mecanismo de entrada al cuerpo humano se da a través de cortadas o heridas punzo penetrantes, donde la sangre infectada entra en contacto con la sana. En el caso de las relaciones sexuales, la incidencia de propagación por esta vía no es tan alta; aun así, se recomienda el uso de protección siempre, aun cuando no se detecte ningún indicio de riesgo de contraer el virus de la hepatitis C.

Además, existen otros factores (aunque no tan comunes) que pueden crear participar en la aparición de la hepatitis C en el organismo, como lo son la falta de suministro suficiente de sangre al hígado, lo que obliga a que este órgano trabaje de manera forzada y ocasiona, por consiguiente, un deterioro que termina convirtiéndose en la mencionada enfermedad.

Asimismo, la ingesta (accidental o intencional) de venenos puede crear la hepatitis C, pues este tipo de químicos destruye de manera directa el correcto funcionamiento hepático.

No se puede dejar a un lado, entre las causas de la afección, el consumo excesivo de bebidas alcohólicas, las cuales pueden desencadenar en primera instancia la hepatitis leve (que dura menos de 6 meses), y puede terminar en hepatitis crónica (cuyo tiempo sobrepasa los 6 meses).

Las lesiones en el hígado son otras de las causas de la aparición de la hepatitis C, aunque estas no son tan comunes, no se niega el hecho de que sean parte de la enfermedad.

Las lesiones en el mencionado órgano son producidas, la mayor parte del tiempo, por el consumo de medicamentos que son capaces de debilitar las capas protectoras del hígado, creando así condiciones favorables para que cualquier tipo de bacterias ingresen al organismo a través de las lesiones.

Todo lo mencionado anteriormente constituye las causas más probables de la hepatitis C, por lo que se debe tener cuidado y atención cuando aparezca alguno de estos factores. (Ver artículo: darunavir)

En el siguiente vídeo también se explican las causas del VHC:

Nombre comercial

El ledipasvir es el nombre genético de este antiviral; no obstante, existen nombres comerciales que facilitan su ubicación en el mercado.  Entre los títulos más conocidos en el área farmacéutica son Harvoni y Hepcinat-lp, aín así, es importante resaltar que esto va a depender de la empresa fabricante y del laboratorio que comercializa el mencionado medicamento.

Dosis

Las dosis de este antiviral deberán ser determinadas por el médico que lleve el caso de la hepatitis C; sin embargo, existen cantidades recomendadas que pueden ayudar al proceso mencionado. Además, es importante que este especialista ya haya tenido experiencias con tratamientos de personas que padezcan VHC.

  • Adultos: Se recomienda que los adultos consuman un comprimido al menos una vez al día
  • Adolescentes mayores de 12 años: De igual manera, la cantidad para los adolescentes debe ser de una pastilla diaria.

Ahora bien, el tiempo de duración del tratamiento va a depender de la condición individual de cada paciente, además del nivel de su afección. A continuación se presentarán algunos casos de infecciones y el tiempo de consumo del ledipasvir.

  • Pacientes sin cirrosis: La cirrosis hepática va de la mano con la hepatitis C, por lo que se recomienda que aquellas personas que estén excluidas de esta condición tengan una ingesta del ledipasvir durante 8 a 12 semanas, lo que puede variar dependiendo de lo que el médico tratante decida.
  • Pacientes con trasplantes recientes sin cirrosis o con un nivel mínimo de cirrosis compensada: En estos casos, se debe usar dosis de ledipasvir unidas con ribavirina, que es otro tipo de antiviral, por al menos 12 semanas, dependiendo del órgano recibido por el paciente, la ausencia de cirrosis y de su estado de salud.

Aunado a ello, existe otra opción con un solo consumo de antiviral (el ledipasvir) durante 24 semanas. Este último contexto es común cuando el paciente no tolera los componentes de la ribavirina o que tengan un nivel notable de cirrosis.

  • Pacientes con cirrosis compensada: Si el paciente no tiene una cirrosis sumamente complicada y sin riesgo de progresión clínica, podrá administrarse ledipasvir durante 12 semanas sin ningún tipo de fusión con otros antivirales.

Si, por el contrario, el paciente presenta una condición inestable en cuanto a la cirrosis se refiere, lo mejor será consumir el ledipasvir junto a la ribavirina durante 12 semanas, y si es intolerable a alguno de los componentes de esta última medicina, debe ingerir solamente el ledipasvir durante 24 semanas.

  • Pacientes con cirrosis descompensada y trasplante de órganos: Por su parte, las personas que padezcan de cirrosis descompensada (que es el estado más avanzado de la afección), deberán tomar ledipasvir en conjunto con la ribavirina durante un tiempo predeterminado de al menos 12 semanas, esto debido a que la fusión de ambos antivirales tienen un efecto más completo.

De la misma manera, este es el tiempo recomendado para aquellos pacientes que hayan tenido un trasplante de órgano (sin importar el tiempo en el que fue realizado). Ahora bien, en caso de que la persona tenga inconvenientes con el consumo de ribavirina, será prudente que ingieran solo ledipasvir durante un periodo de 24 semanas aproximadamente.

Todos estos factores deberán ser evaluados por el médico tratante antes de ser prescritos o ingeridos por el paciente.

Ledipasvir en los niños

Hace poco tiempo, diversos investigadores realizaron un estudio médico en el que evaluaron el uso del ledipasvir en pacientes menores de 12 años. Aunado a ello, el objetivo principal fue determinar la eficacia de este medicamento en  infección crónica por el genotipo 1 y 4 del virus de la hepatitis C (VHC), cuyos resultado fueron alentadores para los infantes.

La investigación (que contó con la participación de pacientes entre 6 y 18 años), los cuales tuvieron una respuesta virológica positiva durante 12 semanas después de culminado el tratamiento, lo que concluye que el uso del ledipasvir en pacientes que tengan una infección crónica del VHC en los genotipos 4 y 1 es efectivo y seguro.

No obstante a este estudio médico, existen otras opiniones de demás médicos especialistas que no recomiendan el uso del mencionado antiviral en pacientes menores a 12 años, lo que genera escenario dudoso en torno a esta administración.

Es por esta razón que se recomienda que el paciente acuda a su médico de confianza, el cual será el encargado en determinar si es prudente o no la prescripción del ledipasvir en pacientes pediátricos con la afección de la hepatitis C.

Sobredosis de ledipasvir

En caso de que el paciente incurra en una sobredosis del medicamento (accidental o intencionalmente), será necesario que acuda inmediatamente al médico para evitar mayores consecuencias. Uno de los síntomas propios de una sobredosis de ledipasvir (y de la mayoría de los medicamentos) consiste en la pérdida del conocimiento y en un desmayo.

Asimismo, es recomendable que se realicen lavados gástricos a la persona afectada y se le haga un seguimiento por varias semanas después del incidente, de manera que se puedan descartar problemas a futuro en el organismo.

Efectos secundarios

Por otra parte, el ledipasvir (como todo medicamento) puede ocasionar ciertos efectos secundarios que podrían entorpecer el óptimo funcionamiento de los sistemas internos de los pacientes. A continuación se mencionarán algunos de ellos. (Ver artículo: vardenafil)

  • Dolor de cabeza: Es posible que algunos de los componentes del ledipasvir genere dolores de cabeza en los pacientes, cuyo riesgo consiste en que se conviertan en migrañas.
  • Cansancio constante: Se han registrado casos donde los pacientes experimentan una sensación de cansancio constante que entorpecen el cumplimiento de las rutinas diarias de los mismos.
  • Diarrea: Por su estrecho contacto con el tracto gastrointestinal, es posibles que algunos de los componentes del ledipasvir ocasione diarreas. Es importante que este efecto secundario sea vigilado, pues si perdura en tiempo y en cantidad puede desarrollar una deshidratación no deseada.
  • Tos: El tracto respiratorio también puede verse afectado con la ingesta de ledipasvir, aunque ésta sería una consecuencia más común en los pacientes que tengan el VIH, ya que esta parte del cuerpo está más propensa a contraer afecciones.
  • Mareos: Los mareos durante el consumo del ledipasvir pueden ser uno de los efectos secundarios del medicamento, por lo que se recomienda asistir al médico si éstos se vuelven persistentes al punto de llegar a ser incontrolables.

  • Irritabilidad: Existen casos del ledipasvir donde los componentes pueden ocasionar irritabilidad en diversas partes del cuerpo, siendo la piel la más visible de ellas.
  • Dolor en los músculos: Aunque no es tan común, no se puede negar la posibilidad de que la ingesta de ledipasvir ocasione intenso en los músculos.

Estos efectos secundarios mencionados, pueden aparecer con cierta frecuencia dentro del tiempo de ingesta del ledipasvir y suelen desaparecer de manera rápida sin necesidad de utilizar otros medicamentos. Sin embargo, existen otras reacciones adversas que son de mayor gravedad y, la mayor parte de las veces, requieren de la ayuda de un especialista para su desaparición.

A continuación se nombrarán algunas de ellas.

  • Hinchazón en la cara, piernas o brazos: Algunos componentes del ledipasvir pueden provocar reacciones adversas dentro del organismo, las cuales pueden manifestarse a través de la aparición de hinchazón en diversas partes del cuerpo.

  • Sarpullido y ampollas: De la misma manera,es posible que aparezcan irritaciones que se manifiestan a través de sarpullidos y ampollas en diversas zonas de la piel, las cuales llegan a ser sumamente molestas para el paciente.
  • Respiración entrecortada: Este es uno de los efectos secundarios más graves, pues pueden conllevar a que el pecho se tranque y se produzca (en el peor de los casos) un paro respiratorio. Generalmente esta afección es producida por la alteración del funcionamiento del tracto respiratorio debido a una reacción alérgica a alguno de los componentes químicos del ledipasvir.

Si el paciente observa la presencia de laguna de estas alteraciones durante el tiempo que está consumiendo el mencionado antiviral, será necesario que acuda inmediatamente a un médico y le informe lo sucedido.

Interacciones con otros medicamentos

Es posible que el momento de prescribirse un tratamiento con ledipasvir, el paciente ya tengo otra condición base que amerite el uso de otros medicamentos en paralelo con el mencionado antiviral. Por esta razón, es importante que tanto médicos como pacientes conozcan las interacciones de este fármaco, pues así podrán determinar si es positivo o no el uso en conjunto de los mismos.

  • Inductores potentes de la glicoproteína P: Es posible que medicamentos como carbamazepina, fenobarbital,  fenitoína, rifampicina, rifabutina y la hierba de San Juan, pueden disminuir en cantidades significativas las concentraciones plasmáticas de los componentes del ledipasvir, lo que trae como consecuencia que sus efectos en la sangre no se den en los niveles óptimos.

  • Antiácidos: Algunos reductores de ácidos (como hidróxido de magnesio o aluminio y carbonatos de calcio) pueden ser ingeridos junto al ledipasvir solo si se deja un intervalo de tiempo prudente entre ambos fármacos, cuya duración se recomienda que sea entre las 4 y 5 horas aproximadamente, pues de esta manera los efectos de los mismos pueden cumplirse a cabalidad.
  • Antagonistas de los receptores H2: Otros de los medicamentos que han sido estudiados para evaluar su uso en paralelo al ledipasvir son los antagonistas de los receptores H2, entre los cuales destacan Cimetidinae, Nizatidinae, Ranitidinae y la Famotidina.

Los resultados de esas investigaciones, arrojaron que es posible la medicación paralela del ledipasvir y los antagonistas de los receptores H2 de manera simultánea o con intervalos de tiempo, siempre y cuando estos últimos no superen los 40 mg dos veces al día.

  • Anticoagulantes: Por su parte, los medicamentos anticoagulantes (como aquellos que tengan de principio activo el Dabigatrán etexilato y los antagonistas de la vitamina K), podrán ser administrados junto al ledipasvir si el médico, después de una minuciosa evaluación médica, determina que los beneficios son mayores que los riesgos.

Además, en estos casos será necesario que se mantenga un monitoreo clínico en busca de posibles signos de hemorragias o anemia, cuyos niveles pueden ser evaluados mediante pruebas de coagulación, que son sumamente importantes debido a los cambios en la función hepática que experimenta el cuerpo con el tratamiento del ledipasvir.

  • Antiarrítmicos: A las personas que sufran de problemas cardíacos (como arritmias) y que tengan en su tratamiento base medicamentos como la Amiodarona y la Digoxina, no se les recomienda la ingesta de ledipasvir en paralelo a estos fármacos, este último puede aumentar las concentraciones químicos de los primeros mencionados.

Aun así, es posible que existan excepciones a esta premisa, pero solo se darán si no hay otras opciones antivirales para combatir la hepatitis C.

  • Inhibidores de la bomba de protones: Medicamentos como Lansoprazol, Rabeprazol, Pantoprazol, Esomeprazol y Omeprazol pueden ser administrados junto al ledipasvir en cantidades no mayores a 20 mg, y puede hacerse de forma simultánea con el antiviral.

Sin embargo, no se recomienda el uso de los inhibidores de la bomba de protones mencionados antes del ledipasvir, pues éste opacaría los efectos de los otros.

  • Antimicobacterianos: En esta familia de fármacos figuran los nombres de Rifampicina, Rifabutina y Rifapentina, los cuales están totalmente contraindicados para usarse en paralelo al ledipasvir.

Esto es así debido a que los componentes de los antimicobacterianos son capaces de disminuir los efectos del antiviral mencionado, por lo que el médico tratante deberá buscar otras opciones que permitan el uso paralelo de los fármacos.

  • Antivirales contra el VIH  (inhibidores de la transcriptasa inversa): Como se mencionó anteriormente, es muy probable que los pacientes que contraigan hepatitis C tengan como condición base el VIH, por lo que es necesario conocer las interacciones de los medicamentos que se usan en estos casos con el ledipasvir.

En este sentido, entre los inhibidores de la transcriptasa inversa, se encuentran el Efavirenz, la emtricitabina y el tenofovir disoproxilo fumarato, los cuales pueden ser administrados junto al mencionado antiviral sin ningún tipo de problemas ni ajustes en las dosis.

Estas interacciones forman parte de las más conocidas; no obstante, es necesario que el paciente le indique a su médico qué otros fármacos podrían tener interacción o no con el ledipasvir.

Acotaciones antes de ingerir el ledipasvir

A continuación se mostrará una serie de factores que se deben tomar en cuenta antes de la ingesta del mencionado antiviral, pues de esta manera se evitarán posibles consecuencias negativas.

  • El paciente debe estar seguro de que no es alérgico al ledipasvir completo o a algunos de sus componentes pues, de lo contrario, los efectos secundarios no tardarían en aparecer. Para esto, será necesario que le pida la lista de los ingredientes que conforman las tabletas del antiviral mencionado y se realicen unos exámenes para descartar cualquier tipo de reacciones alérgicas.

  • Asimismo, el paciente debe informar al médico sobre cualquier otro fármaco que esté consumiendo, tenga récipe médico o carezca de él. En esta acotación también se incluyen los suplementos alimenticios, bebidas nutricionales, vitaminas y cualquier otro medicamento que tenga como base hierbas o ingredientes naturales.

Esto es sumamente importante, porque así el médico tratante estará atento a las interacciones de los componentes de esas formulaciones y del ledipasvir.

  • Además, la persona afectada de la hepatitis C deberá mostrarle al médico el historial de cirugías que se ha realizado, en especial aquellas que tengan relación con trasplantes de órganos. De esta manera, el especialista podrá evaluar el posible impacto que tendrá el ledipasvir en el órgano recibido por el paciente.
  • De la misma manera, es necesario que el médico tratante esté enterado de todas las enfermedades o infecciones que afectan al paciente en el momento de prescribir el ledipasvir y anteriormente, especialmente si ha tenido afecciones renales y también ha sido sometido a diálisis o quimioterapias, pues esto representa serios problemas de salud.

Asimismo, las enfermedades hepáticas (que están aparte de la hepatitis C), deben ser explicadas al médico para evitar posibles consecuencias a futuro.

  • Por producir mareos y somnolencia, no se recomienda la ingesta del ledipasvir poco tiempo antes de conducir vehículos particulares ni, menos que menos, maquinarias pesadas. Esto es importante mantenerlo en cuenta debido a que se podrían producir accidentes indeseados si no existe un control en cuanto al horario de ingesta del antiviral.
  • Por otra parte, es importante que el medicamento sea guardado en su envase original y cerrado herméticamente, además de estar fuera del alcance de los niños. Esto debe estar presente debido a que se evitarán posibles ingestas no deseadas por los infantes, lo cual es un riesgo por la intolerancia de los componentes en el sistema de los mismos.
  • Cuando vaya a desechar este medicamento (por haber terminado su uso o por estar vencido), no deberá hacerlo por el inodoro ni por el lavamanos. Será mejor, en estos casos, contactar a asociaciones de devolución de medicamentos o en envases de desechos especialmente diseñados para botar químicos.

En el siguiente vídeo se explica de manera detallada cómo y cuándo desechar los medicamentos que ya no son útiles para el paciente:

Estos son algunos de los factores que se deben tomar en cuenta antes de comenzar un tratamiento que tenga como base el ledipasvir. Sin embargo, es importante que todo el contenido de este artículo es de carácter informativo, por  lo que cualquier duda o información adicional deberá ser consultada por el médico de confianza.

(Visited 110 times, 1 visits today)