Hatha yoga, toda la historia y beneficios de esta práctica

Hoy comentaremos sobre el Hatha yoga, podrá descubrir sobre sus beneficios, cómo se realiza la práctica de esta técnica de Yoga, en qué consiste, cuáles son las posturas que la conforman, cuáles son los principios, también comentaremos sobre la historia, sus inicios y mucho más.

HATHA YOGA

Qué es el Hatha yoga?

El Hatha Yoga es una de las modalidades del Yoga que se considera más completa, porque la misma abarca no solo el aspecto físico de la persona, sino que también complementa con los ejercicios de respiración, meditación y crecimiento espiritual, lo que hace del Hatha Yoga una técnica integral.

En esencia y sobre los fundamentos originarios del Hatha Yoga es una práctica holística, sin embargo, con la occidentalización de la técnica la parte física de la práctica a cobrado fuerza, dejando un poco débil los aspectos de la respiración, meditación y purificación espiritual. Vamos a conocer un poco más sobre el Yoga, para poder comprender con más claridad sobre el Hatha Yoga y de dónde proviene.

Cuando hablamos de Yoga podemos reconocer 5 ramas que surgen de la práctica ancestral, estas son el Raja Yoga, el cual se trata del Yoga mental, el Bhakti Yoga es el yoga de la devoción y del amor, Jñāna yoga el yoga dirigido al conocimiento, Karma Yoga es creada para el servicio a los demás y Hatha Yoga que es el yoga físico conformado por los asanas, pranayamas y la meditación.

El Hatha Yoga es una modalidad que puede ser practicada por  todos, no tenemos como limitante ni la edad, ni la condición física de las personas, puede ser practicada por hombres y mujeres en grupos mixtos. El Hatha Yoga los recibe a todos por igual.

HATHA YOGA

Es una práctica que es guiada por un instructor que se encarga de guiar y adaptar incluso a las condiciones particulares de cada persona, por lo tanto, es muy poco probable la ocurrencia de lesiones que puedan ser generadas por causa del Hatha Yoga.

En la actualidad el Hatha Yoga a evolucionado y desde esta modalidad han surgido otros estilos entre los que se pueden nombrar Kundalini Yoga, Yoga Iyengar, Yoga Ashtanga, entre otros, todos las variantes surgidas tienen el mismo fundamento y raíz del Hatha Yoga, ya que todos mantienen la articulación entre el cuerpo la mente y la espiritualidad.

El Hatha Yoga se encuentra conformado por una serie de asanas o posturas, que va a permitir el fortalecimiento y la relajación de las personas. En la ejecución del mismo se realizan ejercicios respiratorios o pranayamas, lo cuales son por lo general guiados por el entrenador y por último se encuentran los códigos y prácticas para elevar la conciencia interior, entre las que se utilizan la meditación y la relajación para alcanzar la paz mental.

La práctica del Hatha Yoga va a permitir la evolución física, mental y espiritual de sus practicantes, el tiempo que les lleve alcanzarlo dependerá por supuesto, de la dedicación. Es importante recordar que el Yoga se trata de pasos cortos, pero son pasos firmes, con cada paso alcanzaremos niveles de conciencia, nos llenaremos de paciencia, fortaleceremos el respeto hacia nosotros mismos y también hacia los demás.

HATHA YOGA

Es importante recalcar que el Hatha Yoga puede ser practicado por cualquier persona, ya que la misma es una técnica que busca la relajación y disminuir los niveles de ansiedad y estrés. No es una condición para practicar Hatha Yoga tener flexibilidad o ser capaz de seguir el ritmo de todos los integrantes de una clase, el Hatha Yoga respeta la individualidades.

Serán solo buenas noticias para usted si decide practicar Hatha Yoga, porque aprenderá a respirar, a concentrarse y ordenar su mente, ser selectivo con sus pensamientos y mejorar su condición física, pero ya comentaremos sobre los beneficios.

Beneficios de realizar Hatha Yoga

A continuación vamos a comentar sobre los beneficios que son adquiridos por las personas que realizan Hatha Yoga, como debemos saber en la mayoría de los casos existen centros de Yoga en los que se enseña y guía la práctica de Hatha Yoga.

En estos lugares es muy importante informar si somos principiantes, si tenemos alguna otra experiencia o hemos practicado otro tipo de modalidad de Yoga, de esta manera los yogui entrenadores, nos podrán guiar con base en nuestras cualidades y capacidades.

HATHA YOGA

En caso que usted no desee asistir a un centro, que esto no se convierta en un impedimento, también hay entrenadores que realizan clases particulares en caso de que a usted no le guste o se sienta más cómodo en su casa o en lugares con menos cantidad de personas.

Al poco tiempo de iniciar sus prácticas de Hatha Yoga , podrá notar que uno de los primeros beneficios que usted podrá identificar es la disminución de los niveles de angustia o ansiedad, además de una mejora en la gestión de las situaciones o pensamientos que pueden generar estrés.

Existen una serie de beneficios al realizar Hatha Yoga dentro de los que se encuentran un aumento en la flexibilidad, aumento de la fuerza y tonicidad muscular, mejora la postura corporal, disminuyen los dolores corporales.

En referencia a la gestión emocional y fortalecimiento de la espiritualidad que se obtiene con el Hatha Yoga, es de los beneficios que en lo personal considero más importantes. Cuando las personas logran controlar su mente, sus pensamientos, sus reacciones, son más felices, sienten más paz.

El crecimiento personal y emocional que se obtiene con la práctica del Hatha Yoga, se traduce en bienestar físico, nuestras relaciones son más saludables, menos conflictivas, nos hacemos mejores personas.  Todo esto es posible porque el Hatha Yoga es integral.

Cómo es la práctica?

Como mencionamos el Hatha Yoga puede ser practicado por cualquiera, no debe considerarse una limitante los años que se tiene de vida y tampoco los años que se tienen sin practicar ninguna actividad, es decir, la condición física que se tenga.

A continuación vamos a describir de una manera sencilla como se practica el Hatha Yoga, el inicio del mismo, tiene la finalidad de despertar al cuerpo, sacarlo de la condición de pausa en la que se puede encontrar la persona que inicia la práctica.

Por lo general se comienza realizando la postura del gato y la vaca, esta postura nos permite poner en movimiento nuestra columna vertebral, lo que nos permite liberar tensiones que mayormente se concentran en este lugar de nuestro cuerpo.

HATHA YOGA

Al liberar las tensiones nuestro cuerpo se encuentra liberado y disponible para recibir y nuestra mente se vuelve atenta. Se realizan saludos al Sol, como posturas iniciales que nos permiten seguir preparando el cuerpo, en la medida que se avanza en la práctica, las posturas se van haciendo más exigentes, entran a formar parte de la postura de los guerreros, del árbol, también puede ser utilizada la inversión.

Es importante señalar que las posturas a ser utilizadas e implementadas dependerán del nivel del yogui y sus cualidades y características. Cuando se culminan con las series de posturas de liberación, se prosigue con la serie de enfriamiento, las mismas se realizan con flexiones y se culmina con posiciones de relajación.  Esta relajación puede ser acompañada de meditación y ejercicios de respiración.

Es importante señalar que en el Hatha Yoga se utilizan algunos equipos que contribuyen a la realización de las posturas como bloques, cinturones y por supuesto las esterillas o colchonetas. También debemos resaltar, que en el Hatha Yoga no existe un orden en la secuencia de las posturas, es un poco libre y los entrenadores son quienes nos guían y marcan las pautas y secuencias de cada una de las posturas a desarrollar. Es por ello que las prácticas no son monótonas y tampoco ameritan que recordemos una secuencia predeterminada.

Posturas

Conozcamos sobre las posturas que se desarrollan en la Hatha Yoga y trataremos de explicar la ejecución de alguna de ellas de manera sencilla, para que puedan ir con conocimientos básicos a las clases de Hatha Yoga.

HATHA YOGA

La primera postura de la que vamos hablar es la famosa  Bhujangasana o mejor conocida como la postura de cobra. Es una de las posturas más sencillas de ejecutar, sin embargo, es igualmente importante por la cantidad de beneficios que se obtiene.

Lo primero que debemos realizar es acostarnos boca abajo y seguidamente vamos a presionar el suelo con la palma de nuestras manos, colocándolas a la altura de nuestros hombros. Utilizando los músculos de nuestra espalda, vamos a levantar nuestra cabeza y también la parte superior de nuestro torso utilizando los brazos.

Estiramos los brazos, arqueamos el tórax y miramos hacia delante y sostenemos la postura por al menos 20 segundos. Con esta postura de la cobra vamos a mejorar la tonicidad de nuestros glúteos, daremos fortaleza a la columna vertebral, vamos a despertar nuestros músculos abdominales, mejora los dolores lumbares, nos ayuda a revitalizar los pulmones, entre otros.

Otra de las posturas es la Ustrasana o llamada también la postura del Camello, para realizar esta postura nos vamos a colocar de rodillas y vamos a separar los pies y las rodillas, solo un poco. Luego vamos a colocar las manos sobre la cadera y vamos a realizar una  Inspiración y vamos a ejercer presión hacia delante de los muslos y caderas para arquear nuestra espalda hacia atrás. Vamos a inclinar la cabeza hacia atrás, dirigiremos nuestra mirada hacia arriba y expiramos.

HATHA YOGA

En esta posición vamos a inspirar de nuevo y trataremos de doblar más la columna y vamos a colocar nuestras manos sobre los talones, nuestra cabeza inclinada hacia atrás. Nos concentramos, nos hacemos conscientes de nuestro cuerpo mantenemos la posición por 20 segundos y respiramos normalmente. Esta hermosa postura nos ayudará con los hombros, fortalecerá los músculos de la espalda, mejora la circulación, nuestra postura, entre otros beneficios.

El Salabhasana o postura del saltamontes para realizarla debemos acostarnos boca abajo, vamos a estirar nuestro cuerpo todo incluyendo nuestros brazos, los cuales colocaremos hacia atrás, Vamos a realizar una inspiración profunda y al exhalar vamos a levantar nuestra cabeza, el pecho y las piernas.

Trataremos de levantarlos lo más alto que podamos, todos al mismo momento no por partes y solo tocará el suelo nuestro estómago. Nuestros brazos y muslos estirados, apretamos los músculos de los glúteos y mantenemos la posición por 10 segundos.

Es otra de las posturas con menor dificultad, pero igualmente tiene amplios beneficios, entre ellos, nos ayuda a fortalecer el abdomen y nos ayuda a quemar la grasa que suele acumularse en ese lugar. Contribuye a aliviar los dolores de la cervical, fortalece los tríceps, entre otros.

La Postura del arco llamada Dhanurasana, es necesario realizarla luego de tener un tiempo de calentamiento, por ello no es recomendable realizarla entre las posturas iniciales.  Cuando nos encontremos físicamente preparados, nos vamos a colocar boca abajo, con nuestros brazos extendidos a los lados de cuerpo.

Con las rodillas separadas a la altura de nuestros hombros, vamos a flexionar la pierna derecha y vamos a agarrar con nuestra mano derecha el tobillo, vamos a realizar lo mismo con el pie izquierdo y vamos a acercar nuestros pies a los glúteos. Cuando tengamos esta posición vamos a ejercer presión, intentando extender las piernas al mismo tiempo que subimos el tronco.

Vamos a respirar al mismo tiempo que levantamos el tronco, esto permitirá que el movimiento se nos haga un poco más fácil. Nuestra mirada siempre al frente, mantenemos lo más que podamos. El Utthita Trikonasana o Postura del triángulo, postura del triángulo estirado, es fundamental en la práctica del Hatha yoga, porque ayuda a alargar la columna y crear espacio entre cada vértebra.

Para realizar esta postura es recomendable encontrar el equilibrio anclando los pies firmemente en el suelo y encontrando el espacio adecuado. Le recomendamos que fije la mirada en la punta del dedo medio de su mano levantada para mantener la estabilidad en la postura. Esta postura tiene muchos beneficios, incluido el fortalecimiento de los pies, tobillos, piernas, músculos y articulaciones, también al sentir un estiramiento del busto o zona pectoral se favorece el buen funcionamiento de nuestros órganos internos a través de la respiración.

 

Una vez que se sienta seguro en la postura, absorba bien el coxis hacia los talones, alargue la columna más desde el sacro hacia adelante y doble la caja torácica hacia arriba. El cuello es largo y la cabeza se vuelve hacia el cielo. Con la respiración profunda, el cuello se relaja y el busto se alarga. La respiración aquí le permite sentir las oposiciones del estiramiento en los isquiotibiales, la columna vertebral, la caja torácica, los hombros y el cuello. Baje su torso paralelo a su colchoneta y despliegue sus brazos en oposición a ambos lados del corazón.

Tome el tobillo o el dedo gordo del pie y estire la parte superior del brazo hacia el cielo. El tobillo, la espinilla, el muslo y las caderas deben estar en el mismo línea. Se debe tomar una respiración larga y profunda y abrimos el corazón, estiramos los brazos en oposición, regresamos a la posición vertical, inhalamos y cambiamos al otro lado.

Estas son solo algunas de las posturas más utilizadas en el Hatha Yoga, en las que nombramos, podemos notar los diferentes  grados de dificultad, es por ello, que elegimos algunas consideradas fáciles y otras de mayor dificultad. No podemos dejar de mencionar las posturas más adecuadas para realizar la meditación, así como los ejercicios de respiración, como son las postura del niño, la postura del árbol, también la flor de loto, son de las más utilizadas. El Hatha Yoga es el lugar perfecto para realizar yoga de manera tranquila, relajada y muy cercana al origen de la disciplina.

Principios del Hatha Yoga

De manera general el Hatha Yoga se conforma de ejercicios de respiración, que nos permiten iniciar el acondicionamiento de nuestro cuerpo y mente, para desarrollar las posturas del Hatha Yoga. Se realiza un proceso de calentamiento que permite que nuestros músculos se estiren y flexibilicen, para poder ejecutar las diferentes asanas, que por lo general, se componen de saludos al sol, asanas de pie, asanas de suelo, asanas invertidas, asanas boca abajo, ejercicios de relajación y de respiración.

 

Como podemos observar el Hatha Yoga es muy completo y por ello es una de las técnicas de Yoga más populares y de la cual se han derivado otras modalidades. No es un  práctica de fuerza y rapidez, por el contrario el Hatha Yoga se caracteriza por la tranquilidad y lentitud en cómo se desarrolla. Las posturas se realizan lentamente, lo que permite que las personas puedan estar conscientes de los mismos.

No existe una secuencia predeterminada, cada instructor puede crear una diferente cada día, dependiendo de sus asistentes y sus necesidades. Esta es una de las características que permite que el Hatha Yoga sea diverso y muy efectivo.

Historia del Hatha Yoga

Se dice que el yoga proviene del propio Dios Shiva, quien contó todos sus secretos a la Diosa Pavarti. El Hatha Yoga es la práctica más fiel y cercana a los orígenes del Yoga, se dice que su fundador es Adi Nath, su nombre significa “Primer Señor”.  Esta práctica, tan física como mental y espiritual, es heredera de una historia muy larga y fascinante. Cuando estamos en un centro de yoga con regularidad escuchamos términos sánscritos, citas de sabios indios y nos preguntamos de dónde vienen. Yoga en sánscrito significa “unión, yugo, método”.

El yoga es una práctica milenaria pero más presente que nunca en nuestra sociedad actual. Según el trabajo de los Yoga-Sutras, la primera colección de esta tradición oral y cuya escritura se atribuye a Patañjali, en ella se encuentra la base filosófica del yoga y más particularmente de las posturas: reposo de los movimientos de la mente en sánscrito esto da «yoga chitta vritti nirodhah». Esta frase se enseña a menudo en los centros de yoga sin importar el estilo. Por lo tanto, el yoga se practicará para lograr la claridad mental, la calma y los pensamientos tranquilos.

Ante todo, el Hatha Yoga es una actividad con vocación universal que se adapta a todos y se transmite de maestro a alumno. Independientemente de la edad, complexión o incluso condición física, cualquier persona puede practicarlo y beneficiarse de él, siempre que esté debidamente acompañado en la práctica. El yoga tal como lo vemos hoy está esencialmente relacionado con las posturas, es el yoga del movimiento, del esfuerzo sostenido, el hatha yoga.

Hace dos mil años, el sabio indio Patanjali describió en los Yoga Sutras los ocho pilares del yoga, que permiten vivir una vida auténtica. El primero, yama, tiene que ver con la ética; el segundo, niyama, se refiere a la autodisciplina. Los principios tercero y cuarto, asana y pranayamas, forman la base del Hatha Yoga. Asana significa postura y control pranayamas de la respiración.

El Hatha yoga se desarrolló sin un verdadero maestro espiritual, es por ello que esta disciplina permanece muy abierta por lo que cada uno puede practicarla a su manera. La primera fuente probada es el texto Hatha Yoga Pradipika, que data del siglo XV, que todavía hoy se llama la Biblia del Yoga. El maestro espiritual Swatmarama describe el camino a seguir para acceder al yoga “real”, superior a todos los demás.

Presenta una serie completa de posturas y respiraciones, todas divididas en cuatro etapas, que señalaremos a continuación. La primera es la Preparación, en una posición neutra y relajada, se debe intentar concentrarse en el momento presente. La segunda es el Posicionamiento en la que se adopta la postura de forma fluida y natural, sin forzarse. La técnica física no es importante, es especialmente el sentimiento lo que importa en el yoga.

La tercera Mantener la postura, se debe prestar atención a la respiración, mantener la posición, los músculos permanecen activos. Por último la Observación, luego de colocarse en posición de reposo, se reflexiona sobre la postura que se acaba de asumir. A medida que avanzan las sesiones, la postura se vuelve más familiar, lo que facilita la concentración. Entonces se convierte en una posición tanto mental como física.

Del código histórico se conoce que el Pranayamas también se divide en cuatro etapas, que son la inspiración, pausa de los pulmones llenos, la espiración, pausa de los pulmones vacíos. Este ejercicio es esencial porque la mayoría de las personas respiran demasiado rápido y de manera  superficial. En el Yoga antiguo en el Hatha Yoga se aprende a profundizar la respiración, lo que purifica y da energía.

Esta práctica ayuda a relativizar; lo físico viene en ayuda de la mente. El Hatha Yoga es una actividad con vocación universal que se adapta a todos. El yoga tal como lo vemos hoy en día está esencialmente relacionado con las posturas, es el yoga del movimiento, del esfuerzo sostenido, el hatha yoga.

Las formas tradicionales de yoga indias se distinguen de las formas de yoga enseñadas en Occidente, aunque incluyen las prácticas físicas y de meditación de las que se inspiran las enseñanzas occidentales, las formas tradicionales de yoga son más un camino espiritual, mientras que las formas occidentales tienden a menudo a ser similares a un “deporte” más o menos suave, a veces acompañado de un estilo de vida, tipo de alimentación, cero violencia, entre otras.

Se hace evidente que Hatha Yoga se encuentra en estos días muy lejos del yoga antiguo como se describe. Pero es como todo, el mundo está en movimiento, todo evoluciona, todo cambia. Depende de cada uno de los practicantes o yoguis encontrar el equilibrio en el yoga. Es importante dejarse tentar por la dimensión espiritual, es también muy importante para el bienestar.

El yoga apareció por primera vez como una filosofía oriental que se ha mantenido puramente teórica, en su evolución se incluyó la rehabilitación del cuerpo, es el yoga del cuerpo el que se difundió bajo el nombre de hatha-yoga, con tal éxito que se llegó a olvidar la meditación, que es el corazón de la práctica, es necesario rescatarla.

Swami Suatmarama

Swami Suatmarama de quien se dice vivió entre los siglos XV y XVI,  fue un yogui y escritor de origen indio que practicaba el hinduismo. Es de Swami Suatmarama que podemos hoy en día conocer sobre el Hatha Yoga. Su libro o escrito es el Hatha-ioga-Pradipika, en el se encuentran los fundamentos y códigos del Hatha Yoga.

Swami Suatmarama pertenecía y seguía la tradición tántrica Nath, la cual significa “amo, señor”, siendo su maestro original Adi Nath, de él Swami Suatmarama creía que era el propio dios Shivá, en cuya sucesión discipular también se encontraban sus maestros Goraksha Nath y Matsiendra Nath, cuyos nombres Suatmarama aplicó a dos series de ásanas del hatha-yoga. Es uno de los tratados más completos dedicados a esta antigua ciencia que nos ha llegado, la cual se atribuye a este famoso yogui, quien es el responsable de haberla difundido en todo el continente indio.

Krishnamacharya

Krishnamacharya fue el maestro de todos los grandes gurús que conocemos en Occidente, es muy probable que ustedes hayan escuchado hablar de BKS Iyengar, Pattabhi Jois, Desikachar, Indra Devi y otros, quienes difundieron el yoga en Occidente. Todos ellos fueron entrenados por Krishnamacharya, sin quien hubiera sido poco probable conocer el yoga hoy.

Krishnamacharya es de origen indio de la etnia Iyengar, inicio en la práctica de la yoga desde muy pequeño y en sus escritos señalaba a Nathamuni como un yogui que formaba parte de su familia. Quedó huérfano de padre siendo aún muy joven, sin embargo, ya tenía en él, las ganas de estudiar yoga, las cuales habían sido inculcadas y guiadas por su padre.

Fue entonces su bisabuelo, pontífice de una respetada institución vishnouite, quien continuó su educación tradicional. Dice que recibió a la edad de doce años, las enseñanzas originales de Rahasya yoga, un texto yóguico perdido hace mucho tiempo, habiendo tenido la visión de un antiguo sabio, que era uno de sus antepasados, Nathamuni.

Según la tradición, Nathamuni mismo había entrado en contacto, en meditación, con un antiguo sabio, y él mismo había encontrado versos alabando a Vishnu que se habían perdido. Nathamuni también escribió y difundió sus propios textos, en particular Yoga-rahasya, los secretos del Yoga, donde aprende cómo adaptar el yoga a diferentes edades de la vida.

También la importancia del yoga para las mujeres, especialmente aquellas que están embarazadas, así como el papel del yoga en el proceso de curación. El aspecto curativo será entonces muy importante en la enseñanza de Krishnamacharya. Para que él se beneficiara de una educación más sostenida, su familia se mudó a Mysore, para que pudiera comenzar una educación más formal, siendo esta la oportunidad de occidentalizar el yoga.

Hasta aquí la información sobre el Hatha Yoga, esperamos que la misma haya sido de su agrado y ayuda, de ser así le invitamos a continuar la lectura de los enlaces que le recomendamos a continuación:

 

(Visited 7 times, 1 visits today)