≡ Menu

Glibenclamida: Qué es, para qué sirve, nombre comercial y más

La glibenclamida es un fármaco del grupo de las sulfonilureas, que promueve la generación de insulina por parte del páncreas y así controlar la glucosa. Es una opción cuando los niveles de esta no se controlan y por lo general es adecuado y eficaz en el manejo de la diabetes. Te invitamos a que conozcas con detalles este fármaco.

Las sulfonilureas

Las sulfonilureas poseen un grupo de ingredientes activos que combaten la diabetes mellitus. Estas funcionan propiciando la secreción de insulina en el páncreas, además de aumentar la susceptibilidad de las células a esta hormona. A nivel de la sangre, la sulfonilurea se une a la albúmina, una proteína del plasma, que sirve como un “vector”(agente que transporta y transmite)

Su mecanismo de acción se basa principalmente en la obstrucción de canales particulares para el potasio en las células beta del páncreas, favoreciendo la liberación de la insulina que presentará mayor biodisponibilidad de la misma en el torrente sanguíneo, esto beneficia a aquellos individuos que como lo demuestra el desarrollo de la diabetes del tipo dos, han reducido poco a poco la capacidad de sintetizar la insulina. (Ver Articulo: Sucralfato)

glibenclamida

Glibenclamida

Sin embargo las sulfonilureas, despertaron ciertas dudas, cuando algunas investigaciones arrojaron resultados desfavorables que las vinculaban a problemas de microcirculación y en aquellos casos más graves, su ingesta era apreciada como un factor de riesgo potencial en la ocurrencia de los infartos de miocardio. Cerrar los canales de potasio no afecta solo a las células del páncreas, sino que también parece influir sobre las células del corazón.

Contrariamente otros estudios realizados sobre este grupo farmacológico, obtienen resultados menos desalentadores la relación entre el consumo de este medicamento y el infarto de miocardio. Por lo tanto no se puede concluir firmemente que estos fármacos generen  un aumento en las probabilidades de infarto de miocardio.

Algunos de lo efectos secundarios mas comunes de las sulfonilureas son:

Hipoglucemias

Reacciones cutáneas (exantemas, eritemas, fotosensibilización, dermatitis exfoliativa)

Nauseas, vómitos y diarreas.

La familia de las sulfonilureas se clasifican en:

Primera generación: Tolbutamida, Clorpropamida, Tolazamida, Acetohexamida.

Segunda generación: Glibenclamida, Glipizida, Glicazida, Glimepirida. (Ver Articulo: Escopolamina)

Glibenclamida

Agente hipoglucemiante oral del grupo sulfonilureas de segunda generación.

Indicaciones

La glibenclamida es un fármaco que se prescribe para tratar la diabetes mellitus tipo II, cuando las terapias no farmacológicas no generan los resultados positivos esperados. Solo se utiliza en combinación con insulina u otros agentes hipoglucemiantes orales.

Mecanismo de la glibenclamida

Este medicamento hipoglucémico es decir que disminuye los niveles de glucosa en sangre, pertenece a la categoría farmacéutica de las sulfonilureas y se encuentra entre los hipoglucemiantes orales más utilizados cuando otras terapias no dan resultado.

Su acción terapéutica está asociada a dos mecanismos principales capaces de garantizar un mejor control de la glucemia postprandial y basal.

  • El primer mecanismo lo acciona a nivel pancreático, donde generalmente actúa sobre la célula beta, bloqueando los canales de potasio, facilitando así la despolarización ( es cuando el potencial de la membrana cambia a positivo mediante el intercambio de iones) de la membrana celular y la liberación de la insulina.
  • El segundo mecanismo, algo más complejo refleja  la facultad de la glibenclamida para intensificar la sensibilidad de los receptores de insulina a la hormona, acción que en definitiva mejora los efectos metabólicos de esta hormona.

La acción hipoglucemiante se genera durante las 24 horas posteriores, logrando controlar la glucemia que con la administración única de un comprimido al día. Este medicamento es  metabolizado en el hígado para luego ser excretado en forma de metabolitos inactivos entre las heces y la orina.

Estudios realizados y eficacia clínica

La glibenclamida ha demostrado ser particularmente efectiva para:

  1. Garantizar una mejor secreción de insulina.
  2. El control de la glucemia.
  3. Reducir la secreción de glucosa hepática.

GLIBENCLAMIDA Y LA PATOLOGÍA RENAL

Una de las consecuencias más importantes y severas de la diabetes es la aparición de nefropatía e insuficiencia renal. La terapia con glibenclamida, demuestra ser más segura para las afecciones renales que la metformina, que ha reportado una incidencia de casos de insuficiencia renal  mayor estos últimos años.

GLIBENCLAMIDA Y LA HIPOGLUCEMIA

La hipoglucemia es uno de los riesgos más notables asociados a los tratamientos con este fármaco, debido a sus efectos sistémicos. La prescripción de la dosis correcta y el control constante y continuo de los niveles de glucemia son de vital importancia para evitar consecuencias que pueden ser molestas y en muchos casos fatales.

Método de uso y dosificación

Glibenclamida comprimidos 5 mg:

La primera administración no debe exceder de ½ tableta por día. Esto ajustando los planes alimenticios previamente.

Si la dosis inicial del medicamento no  produce los resultados terapéuticos deseados, el especialista puede aumentar la dosis hasta un máximo de dos a tres tabletas al día. Este fármaco tiene una acción prolongada por lo tanto debe tomarse una vez al día, si es posible con la comida principal.

Advertencias de la glibenclamida

Antes de una terapia farmacológica lo correcto sería adoptar medidas que incluyan primeramente  cambios en la dieta y el estilo de vida, de no ser suficiente se emplearía en conjunto la administración de fármacos. Es importante establecer que si el paciente resta importancia a las alternativas no  terapéuticas, los resultados de la terapia farmacológica serán bastante pobres.

Antes de comenzar el tratamiento y durante el mismo, es de importancia fundamental recordar:

  • Controlar periódicamente los niveles de glucosa en sangre,  para verificar la efectividad del tratamiento y para ajustar si es necesario la dosis del medicamento, evitando en lo posible el riesgo de los trastornos glucémicos.
  • Las crisis hipoglucémicas generan una sintomatología bastante severa que por lo general compromete considerablemente el estado de salud del paciente
  • Evite la ingesta de glibenclamida en individuos con afecciones hepáticas y renales o afectados por deficiencia de enzima de G6PD. El consumo del fármaco puede ocasionar reacciones desfavorables, como una hemólisis pronunciada, es decir la destrucción de los glóbulos rojos.
  • Algunas marcas contienen lactosa. Si son pacientes con deficiencia enzimática de lactasa o malabsorción de glucosa / galactosa, su ingesta puede  afectar el tracto gastrointestinal causando efectos secundarios bastante molestos.
  • Es recomendable evitar el uso de maquinaria o la conducción de vehículos, ya que generalmente uno de los síntomas de la hipoglucemia es la reducción de las capacidades perceptivas y el estado de alerta  del paciente lo que podría causar grave peligro.
  • Este fármaco sólo puede venderse bajo estricta prescripción médica y su consumo está sujeto a las indicaciones del especialista. No se auto medique.
glibenclamida

Glibenclamida

Embarazo y lactancia

Es importante aclarar que el uso de este fármaco está contraindicado en la etapa de gestación, pues representa un alto riesgo para la salud del feto.

La misma medida aplica para las mujeres en período de lactancia, ya que la glibenclamida se presenta en la  leche materna y puede causar  hipoglucemia en el lactante.

Interacciones

Como para otras sulfonilureas, la glibenclamida puede reaccionar cuando se administra con varios  principios activos,  variando de manera significativa su acción y propiedades terapéuticas.

Entre los fármacos que pueden aumentar el efecto hipoglucemiante de la glibenclamida (aumentar el riesgo de hipoglucemia) encontramos:

  • Otros agentes antidiabéticos orales
  • Esteroides anabólicos
  • Hormonas sexuales masculinas
  • Cloranfenicol
  • Derivados de la cumarina (Acenocumarol, warfarina)
  •  Ciclofosfamida
  • Disopiramida
  • Fenfluramina
  • Feniramidolo
  • Fibratos
  • Fluoxetina
  • Ifosfamida
  • Inhibidores de la MAO
  • Miconazol
  • Ácido aminosalicílico
  • Pentoxifilina (por vía parenteral en dosis altas)
  • Fenilbutazona
  • Inhibidores de la ECA
  • Azapropazona
  • Oxifenbutazona
  • Probenecid
  • Quinolonas
  • Salicilatos
  • Sulfinpirazona
  • Sulfonamidas
  • Fármacos simpaticolíticos (beta-bloqueantes y guanetidina)
  • Claritromicina
  • Tetraciclina
  • Tritocualina
  • Trofosfamida

Fármacos que suelen reducir la eficacia terapéutica de la glibenclamida, produciendo un ineficaz control de la glucemia:

  •  Acetazolamida
  • Barbitúricos
  • Corticosteroides
  • Diazóxido
  • Diuréticos
  • Epinefrina y otros agentes simpaticomiméticos
  • Glucagón
  • Laxantes (cuando su uso es prolongado)
  • Ácido nicotínico (dosis altas)
  • Estrógenos y progestágenos
  • Fenotiazinas
  • Fenitoína
  • Hormonas tiroideas
  • Rifampicina

El uso en conjunto con ciclosporina puede provocar un aumento en las concentraciones plasmáticas de la misma y elevar significativamente la toxicidad.

glibenclamida

Glibenclamida

Contraindicaciones de la glibenclamida

Está contraindicado en pacientes con:

  • Diabetes mellitus tipo uno
  • Afecciones grave del hígado
  • Disfunción renal, por precoma y coma diabético,
  • Cetoacidosis diabética (afección grave que puede producir un coma diabético)
  • Hipersensibilidad a la sustancia o a los demás componentes del fármaco.
  • Efectos secundarios
  • La glibenclamida es eficaz y tolerable si se toma en las dosis correctas y con las medidas apropiadas. Los principales efectos adversos se observan cuando se prescriben o ingieren dosis excesivas. Entre estos encontramos:
  • Episodios de hipoglucemia, reversibles con la ingesta oral de azúcares simples.
  • Algunas reacciones adversas al sistema gastrointestinal y hematológico, que se detienen una vez que se interrumpe el tratamiento.
  • Rash, urticaria y otras afecciones dermatológicas en personas hipersensibles a la droga o a uno de sus componentes.

Glibenclamida + Fenformina

Agentes hipoglucemiantes orales – terapia combinada

Marca comercial

BI-EUGLUCON

Indicaciones Fenformina + Glibenclamida

Este medicamento se utiliza para tratar el segundo tipo de diabetes mellitus, en el caso de no obtener los resultados esperados en la  monoterapia con sulfonilurea y la constante resistencia a la insulina.

Mecanismo de acción Fenformina + Glibenclamida

La excelente eficacia hipoglucemiante  se debe a la combinación de sustancias activas que poseen mecanismos de acción complementarios, es decir:

La glibenclamida,  pertenece al grupo farmacológico de las sulfonilureas, actúa a nivel de la célula beta pancreática y promueve la secreción de insulina endógena.

La fenformina, es de la categoría de biguanidas, actúa a nivel periférico,  mejorando la sensibilidad a  la  insulina de todos los tejidos sensibles a la misma,  para lograr un mejor uso de la glucosa.

Incremento de la acción de los dos ingredientes activos debido a que actúan conjuntamente permite no solo un eficiente control glucémico tanto basal como posprandial (después de ingerir alimento), sino también una mayor y mejor tolerabilidad de la terapia, ya que se utilizan dosis bastante reducidas, en comparación con otros tratamientos.

Ambas sustancias son tomadas por vía oral, se absorben a nivel intestinal y se eliminan primordial mente a través de la orina.

Estudios realizados y eficacia clínica

El tratamiento de pacientes diabéticos de segundo tipo con glibenclamida y fenformina permitió:

  1. Un buen control glucémico.
  2. Disminución en las concentraciones de hemoglobina glucosilada, que por lo general es mas  más intensa en terapias únicas.

Sin embargo, es importante destacar que el tratamiento en conjunto entre glibenclamida y metformina ha producido mejores resultados.

SULFONILUREA Y BIGUANIDES INEFICIENTES EN LA PROTECCIÓN VASCULAR

La terapia de combinación entre las biguanidas y las sulfonilureas no fue capaz de:

Modificar  los efectos tóxicos potenciales de la hiperglucemia en la pared vascular.

Intervenir en la formación de ateromas (depósitos de lípidos en la pared arterial) particulares. Es decir, estos fármacos carecen de efectos antiaterogénicos.

MONITOREO DE LA TERAPIA COMBINADA

No existen aún estudios significativos que comprueben la muerte de pacientes causados principalmente por implementar terapias combinadas entre sulfonilureas y biguanidas. Sin embargo continúan los estudios para actualizarla información existente,  evitando cualquiera de estos episodios.

Método de uso y dosificación

Tabletas de 25 mg de fenformina y 2.5 mg de glibenclamida:

Se debe comenzar la terapia con una dosis mínima, igual a ½ tableta al día. Esta se incrementará hasta una dosis máxima de tres tabletas por día si es necesario, en caso de no tener el éxito terapéutico esperado.

Las dosis deben ser especificadas por el médico de una manera apropiada, tomando en cuenta el el perfil metabólico y de glucosa del paciente, todo esto para  evitar la aparición de efectos secundarios molestos y peligrosos.

Advertencias Fenformina + Glibenclamida

La terapia debe estar precedida y acompañada de medidas terapéuticas no farmacológicas, estas incluyen una dieta equilibrada y ejercicio físico constante.

Toda terapia siempre debe ser evaluada mediante un control periódico de los niveles de glucosa en sangre, la función renal y hepática, todo esto con la intención de evitar la aparición de efectos secundarios y complicaciones posteriores.

El paciente debe ser informado acerca de los posibles riesgos relacionados  con: la ingesta de cantidades elevadas de fármaco, la combinación con el alcohol, las dietas poco equilibradas  y la vida sedentaria,

El paciente debe ser instruido de modo que pueda reconocer los primeros signos de hiperglucemia o cetoacidosis  y acuda cuanto antes para su atención médica.

El tratamiento con estos fármacos debe suspenderse durante las cirugías, enfermedades infecciosas y febriles o traumas, manteniendo la dosis de insulina, para garantizar siempre un buen control glucémico.

Este fármaco puede contener lactosa,  causando la aparición de efectos secundarios molestos y desagradables en pacientes con deficiencia de lactasa, intolerancia a la lactosa o malabsorción de galactosa / glucosa.

Solo debe ser vendido bajo prescripción médica.

EMBARAZO Y LACTANCIA

Su ingesta está contraindicada en el embarazo y la lactancia, porque causa efectos secundarios sobre la salud del feto y el bebé. Por lo que se recomienda el cuidado de la diabetes gestacional con medicamentos más seguros con una actividad terapéutica bien definida.

Interacciones

Las posibles interacciones deben están vinculadas a cada ingrediente activos de manera individual.

La acción de la glibenclamida se puede alterar por la ingesta en  conjunto de:

  • Dicumarol y derivados
  • Inhibidores de la MAO
  • Fenilbutazona y derivados
  • Cloranfenicol
  • Probenecid
  • Ciclofosfamida
  • Salicilatos
  • Adrenal
  • Corticosteroides
  • Anticonceptivos orales
  • Diuréticos tiazídicos

La efectividad de la fenformina puede ser alterado por la ingesta de:

  • Acol
  • Glucocorticoides
  • Betagonistas
  • Diuréticos
  • Inhibidores de la ECA.

También es importante indicar que la interacción de la fenformina con los de medios de contraste yodados puede reducir la función del riñón y originar la acumulación de la misma, niveles que resultan potencialmente tóxicos para el individuo.

Contraindicaciones  Fenformina + Glibenclamida

Está contraindicado en pacientes con:

  • Cetoacidosis diabética
  • Pre-coma o coma diabético
  • Mal funcionamiento renal y hepático
  • Problemas respiratorios y cardiovasculares
  • Enfermedad distrófica
  • Hemorragia aguda
  • Gangrena
  • Alcoholismo
  • Etapa de gestación y lactancia

Efectos secundarios

El tratamiento con esta combinación de fármacos es por lo general bien tolerado, con la aparición de algunos efectos secundarios poco relevantes como:

Náuseas y vómitos

Anorexia

Gastralgia

Diarrea

Reacciones de la piel

Dolor de cabeza

Mareos y fatiga

Se observan comúnmente efectos secundarios importantes en pacientes susceptibles a las sustancias, por ejemplo aquellos individuos con fallas en la función renal debido a que la acumulación de los ingredientes activos puede lugar a la aparición de acidosis grave.

Los casos de hipoglucemia también se registran en pacientes débiles, personas de edad avanzada, alcohólicos o para los que ingieren dosis incorrectas.

Glibenclamida + Cloruro de metformina

Forma parte del grupo de agentes hipoglucemiantes orales, terapia combinada

Marca comercial

GLIBOMET

Metglucon Duo

Indicaciones de Glibenclamida + Metformina

Es empleado en el tratamiento de la diabetes mellitus de segundo tipo, como una opción farmacológica cuando la enfermedad no se controla adecuadamente con los cambios en la dieta o cuando los tratamientos con sulfonilureas y las biguanidas no generan resultados esperados.

Mecanismo de acción  Glibenclamida + Metformina

La asociación de metformina y glibenclamida por lo general tiene muy buenos resultados, garantizando un control de la glucemia en pacientes diabéticos que no reaccionan a la terapia única con sulfonilureas o biguanidas.

La combinación de estos mecanismos de acción que se complementan:

  • La glibenclamida, al ser absorbida a nivel intestinal, alcanza la célula beta pancreática mediante la inhibición del canal de potasio y facilita la despolarización de la membrana de plasma provocando la liberación de la insulina.
  • La metformina ejerce su acción actuando en los tejidos sensibles a la insulina, colaborando en la captación de glucosa y disminuyendo la síntesis de glucosa endógena.

Las dos sustancias se toman por vía oral, se absorben a nivel de los intestinos y se eliminan principalmente por la orina.

 TERAPIAS COMBINADAS COMPARADAS

Los tratamientos con metformina / glibenclamida son menos eficaces para en el control del perfil glucémico, reduciendo los niveles de hemoglobina glucosilada en pacientes con diabetes tipo II, no controlada adecuadamente con terapias únicas, comparada con la terapia de  glimepirida / metformina.

RIESGO CARDIOVASCULAR Y MEDICAMENTOS HIPOGLICEMANIZADOS

Muchos estudios muestran que los secretagogos (medicamentos que estimulan a la célula beta para que segregue insulina) de insulina como las sulfonilureas pueden combinarse con un mayor riesgo cardiovascular, que con la metformina.

SEGURIDAD DEL TRATAMIENTO COMBINADO

El tratamiento de la diabetes tipo II con esta combinación de fármacos ha demostrado ser más seguro que las terapias únicas, debido a que genera efectos terapéuticos similares, con dosis mucho más bajas de los ingredientes activos. Lo que generalmente se traduce como una disminución en la aparición de los molestos efectos secundarios.

Método de uso y dosificación

Comprimidos 400 mg de metformina y 2.5 mg de glibenclamida o 400 mg de metformina y 5 mg de glibenclamida:

La dosis que se recomienda para  iniciar el tratamiento es la de dos tabletas al día, para ser tomadas en las comidas principales. Sin embargo es muy importante y necesario que la dosificación  sea establecida por su médico después de realizar una evaluación fisiopatológica cuidadosa del paciente y sus valores glucémicos.

Advertencias Glibenclamida + Metformina

El tratamiento con medicamentos hipoglucemiantes orales debe estar acompañado de medidas no farmacológicas como: actividad física debidamente planificada y una dieta sana y equilibrada.

Se debe realizar un control periódico y estricto de los niveles de glucosa en sangre, el hígado y la función renal, para evitar complicaciones posteriores y efectos adversos desagradables.

Los individuos que padecen la enfermedad diabética deben ante todo, poseer la suficiente  información sobre el tratamiento adecuado de la misma, las consecuencias que acarrea no tomarlo correctamente y todos los posibles efectos secundarios. Todo esto con la intención de que pueda reconocer los signos y ser atendido debidamente.

Si el individuo sufre algún trauma, cirugía, enfermedades infecciosas y afecciones febriles, es necesario suspender los agentes hipoglucemiantes orales y administrar insulina.

El tratamiento con sulfonilureas podría estar relacionado con la aparición de anemia hemolítica en pacientes con deficiencia de G6PD.

EMBARAZO Y LACTANCIA

Está contraindicado en el embarazo y la lactancia, debido a las consecuencias que puede generar en la salud del feto y el lactante respectivamente. Por lo que se recomienda tratar  la diabetes gestacional con medicamentos más efectivos y seguros como la insulina.

Interacciones

Las interacciones observables para la glibenclamida:

  • Dicumarol y derivados
  • Inhibidores de la MAO
  • Fenilbutazona y derivados
  • Cloranfenicol
  • Probenecid
  • Ciclofosfamida
  • Salicilatos
  • Epinefrina
  • Corticosteroides
  • Anticonceptivos orales
  • Diuréticos tiazídicos
  • Las interacciones observables para la metformina:
  • Glucocorticoides
  • Betagonistas
  • Diuréticos
  • Inhibidores de la ECA

La administración de medios de contraste yodados puede afectar de manera importante la función del riñón, causando la acumulación de la metformina, bastante tóxica y muy perjudicial  para la salud del paciente, pudiendo ser responsable de la acidosis láctica.

Contraindicaciones Glibenclamida + Metformina

Esta combinación no debe ser utilizada en pacientes con:

  • Diabetes gestacional.
  • Hipersensibilidad a la sustancia activa o a una de sus excipientes.
  • Diabetes del primer tipo
  • Pre-coma o coma diabético
  • Cetoacidosis diabética
  • Fallas en la función hepática y renal
  • Trastornos cardiovasculares y respiratorios
  • Alcoholismo
  • Gangrena
  • Durante ayunos prolongados o dietas mal equilibradas.

Glibenclamida

Efectos secundarios

Normalmente es un fármaco bien tolerado y presenta efectos adversos transitorios y leves, siendo la mayoría relacionados con:

El tracto gastrointestinal: náuseas, vómitos y diarrea.

Reacciones de hipersensibilidad de la piel.

Dolor de cabeza.

Mareos.

Con poca frecuencia se han observado efectos secundarios más graves, como crisis hipoglucémicas o acidosis láctica.

Tratamiento combinado de glibenclamida-insulina

La diabetes mellitus es una enfermedad que genera cifras importantes de morbilidad y mortalidad en el mundo.  Sin embargo son muchas las investigaciones y estudios que buscan brindar a estos pacientes una mejor calidad de vida mediante los tratamientos antidiabéticos, que intentan constantemente evitar las complicaciones que conlleva esta afección y  alcanzar su objetivo primordial que es mantener los niveles normales de glucosa en la sangre la mayor cantidad de tiempo posible o lo que definen como normoglucemia.

Existen gran cantidad y variedad de estrategias terapéuticas, que unifican dietas equilibradas y apropiadas para la afección, ejercicio físico planificado y medicamentos como sulfonilureas, insulina, inhibidores de alfa-glucosidasas y biguanidas.

La combinación de sulfonilurea-insulina es una de las opciones más eficientes e indicadas para tratar los individuos que consumen las  dosis máxima de hipoglucemiante oral y no logran el control metabólico esperado.

La diabetes mellitus tipo 2

Este tipo de diabetes es una afección que tiene como característica principal la producción deficiente de insulina, es propia de pacientes con poca sensibilidad de los tejidos que rodean a la hormona. Es el trastorno de diabetes que no es dependiente de la  insulina, ya que las células beta del páncreas  que son usadas para la síntesis de la misma retienen parte de su actividad. Es importante destacar que la mayoría de los individuos que padecen este trastorno suelen ser obesos. (Ver Articulo: Eplerenona)

Causas

Las causas de la diabetes mellitus tipo 2 residen esencialmente:

Obesidad o sobrepeso, sobre todo alrededor de la cintura.

Hiperlipidemia, originada por altas concentraciones de colesterol en la sangre.

Hipertensión arterial.

Alimentación desequilibrada basada en dietas donde se consume más calorías de las que el organismo necesita (hipercalóricas) y abundantes grasas saturadas y poliinsaturadas.

Forma de vida sedentaria, es decir se ingieren más calorías de las que se consumen.

El denominado síndrome metabólico, que no es más que el conjunto de varias enfermedades o de factores de riesgo en una persona maximizando la probabilidad de sufrir una enfermedad cardiovascular o diabetes mellitus.

Puede estar presente el componente genético, ya que los descendientes de personas que tienen este tipo de diabetes tienen una mayor predisposición de padecerla.

Los síntomas

La hiperglucemia y la glucosuria (glucosa en la orina),  caracteriticas propias de la diabetes mellitus tipo 1, en forma independiente de la insulina y se hacen notar después de un largo tiempo desde el inicio de la enfermedad.

La diabetes mellitus tipo 2, generalmente no presenta sintomatología al inicio de la enfermedad y en la mayoría de los casos se diagnostica de forma casual. Sin embargo, durante el desarrollo de la enfermedad se pueden presentar algunas molestias, tales como:

Sensación de fatiga.

Problemas de visión (borrosa).

Sentirse constantemente sediento.

Hambre a horas desacostumbradas del día.

Puede presentarse pérdida de peso.

Necesidad de orinar muy seguido.

Es propenso a procesos infecciosos y su curación es más lenta.

Problemas de erección.

Irregularidades menstruales en edad no menopáusica.

Dolor  de pies o manos.

Entumecimiento

En la etapa avanzada puede causar hipertrigliceridemia (concentración de triglicéridos en la sangre superior a 150 mg/dl) e hiperuricemia (incremento de ácido úrico en la sangre)

Medicamentos para tratar la diabetes mellitus tipo 2

Es posible evitar la degeneración de la diabetes mellitus tipo 2, siempre y cuando la a enfermedad sea diagnosticada a tiempo, cuando todavía se encuentra en lo que llaman una fase “precaria” o prediabética. Cuando es un caso de predisposición genética, se aconseja:

Mantener un control periódico de la glucemia,  para así atacar la enfermedad de raíz.

Realizar pruebas de glucosa en sangre después de los cuarenta años, sobre todo si presenta condiciones tales como obesidad y dislipidemia o mantiene un estilo de vida sedentario.

La dieta hipoglusida, diseñada para pacientes que requieren disminuir de peso o que presentan

Diabetes, donde se disminuyen los carbohidratos y los azúcares simples (frutas, leches, hortalizas, pasteles y dulces) y rica en fibra, especialmente soluble, combinada con rutinas de ejercicios constantes y un estilo de vida sano y apropiado son los elementos básicos para prevenir la diabetes.

Es importante seguir estas reglas, pues implementar los lineamientos nutricionales indicados y la práctica de deportes es crucial en la prevención de la diabetes tipo 2 y sus complicaciones posteriores, que incluyen infección, trombosis, hemorragia, pancreatitis, ceguera, insuficiencia renal grave, úlceras, aterosclerosis, etc., que por lo general suelen ser muy graves.

El tratamiento farmacológico se aplica con el objetivo de mantener bajo control los síntomas de la diabetes y evitar complicaciones severas, sobre todo con el paso del tiempo. Los fármacos  más utilizados en el tratamiento de la diabetes son:

Diabetes mellitus tipo 2: son principalmente hipoglucemiantes orales.

Diabetes mellitus tipo 1: es necesaria las inyecciones de insulina para mantener los niveles regulares de glucosa.

Las siguientes medicamentos son lo más empleados en el control de la diabetes mellitus tipo 2; el médico tratante es el encargado de elegir el ingrediente activo y de prescribir  la dosis más adecuada para la persona, dependiendo de la gravedad y degeneración de la enfermedad, el estado de salud del paciente y como es su reacción al tratamiento. (Ver Articulo: Nimodipino)

glibenclamida

glibenclamida

Hipoglucemiantes orales para tratar la diabetes mellitus tipo 2

La diabetes mellitus tipo 2 es la afección independiente de la insulina y la causa principal radica en la deficiencia en la síntesis de insulina y en la falta de sensibilidad  a la acción de la misma, por lo que la terapia más adecuada es a base de fármacos hipoglucemiantes orales, conjuntamente con las terapias no farmacológicas y solo cuando estas no han generado ningún beneficio después de  mínimo tres meses de implementación. Estos son:

Sulfonilureas: bloquean los canales de potasio, promueven la despolarización de la membrana y  estimula las células beta pancreática para elaborar la  insulina. Es perjudicial durante el embarazo o si tiene fallas renales o hepáticos. Este tipo de medicamentos son muy potentes, por lo tanto deben tomarse exactamente como lo indica el médico, sin alterar las dosis u horarios ya que pueden causar hipoglucemia grave cuando se utiliza en dosis más altas que las requeridas. Normalmente las sulfonilureas se prescriben para el tratamiento de personas diabéticas que no tengan problemas de obesidad. Entre ellas encontramos:

Glipizida  (Minidiab, Glurenor): la dosis recomendada es de 2.5 a 5 mg por día, antes del desayuno o el almuerzo, sin sobrepasar 20 mg por día. Si se toma antes del desayuno, la dosis no puede superar los 15 mg. Recuerde que las dosis sólo deben ser ajustadas por su doctor

Gliclazida (Diabrezide, Diamicron): Se aconseja tomar dos tabletas de 80 mg al día, media hora antes de las comidas principales. Es un fármaco adecuado para mantener niveles óptimos de glucosa en la sangre y evitar picos; se implementa cuando las terapias no farmacológicas como: la dieta diabética y la rutina de ejercicios no son eficaces. (Ver Articulo: Pravastatina )

glibenclamida

Glibenclamida

Glibenclamida ( Daonil, Euglucon): se recomienda tomar media tableta de 5 mg (es decir 2,5 mg), antes de la comida principal, con abundante agua. Dependiendo de los requerimientos individuales del paciente puede aumentarse progresivamente, siempre y cuando no superes la cantidad de dos a tres tabletas al día (10-15 mg).

Gliquidona (Glurenor): la dosis indicativa es de entre 30 mg  y 120 mg al día, ajuste que realizara el medico dependiendo del caso.

Biguanidas: Estos fármacos están indicados para  tratar  la diabetes tipo 2 en pacientes con problemas de obesidad, ellos estimulan las células beta del páncreas  para la  producción de insulina y la mejor absorción de la glucosa, reforzando la absorción periférica de la hormona.

Metformina (Metforal, Glucophage, Eucreas, Efficib, Avandamet, Glibomet): comenzar con un comprimido de 500 mg, por vía oral  entre dos o tres veces al día, durante o después de las comidas principales, sin sobrepasar los 3 g por día.  Existen presentaciones de  850 mg y 1 g, dosis que deben ser establecidas por el médico.

Es un fármaco que está disponible en combinaciones con otras sustancias activas, que incluyen:

Vildagliptina (Galvus)

Sitagliptina (dipeptidil peptidasa-4)

Rosiglitazona (activador de los receptores PPAR-gamma: Avandia, Avandamet)

Glibenclamida (inhibe el canal de potasio)

Komboglyze: metformina y saxagliptina(dipeptidil peptidasa 4)

Glibenclamida

Glitazones o tiazolidindiona: estos medicamentos disminuyen la gluconeogénesis (proceso de síntesis de glucosa o de glucógeno a partir de precursores que no son carbohidratos) y aumentan la susceptibilidad de las células a la insulina. No se recomiendan para pacientes con problemas de sobrepeso u obesidad, pues uno de sus efectos secundarios es el aumento de peso corporal relacionado con la retención de líquido.

Pioglitazona (Actos, Glustin): para iniciar el tratamiento se debe comenzar con pequeñas dosis, aproximadamente media tableta, equivalente a 15 mg o una tableta al día,  con o sin alimentos.

Inhibidores de la alfa-glucosidasa (solución inyectable o tabletas): estas drogas antidiabéticas de última generación funcionan inhibiendo la actividad de la enzima alfa-glucosidasa  la encargada de  promover la reabsorción de la glucosa; por lo tanto la absorción de  la glucosa intestinal disminuye considerablemente. Sus ingredientes activos potencian la función de la hormona péptida similar al glucagón tipo 1, que estimula la síntesis de insulina. Los fármacos  que pertenecen a este grupo son la exenatida y sitagliptina.

Exenatida ( Byetta): esta medicina está disponible en 5-10 mcg  en plumas precargadas, se puede combinar con otros antidiabéticos, como metformina y / o sulfonilureas. Es aconsejable que se inyecte el fármaco en el área del muslo o estómago y la dosis inicial es de 5 mcg, dos veces al día durante treinta días. Pasado este tiempo se aumenta la dosis a 10 mcg dos veces al día, una hora previa al desayuno y el almuerzo.

Glibenclamida

Sitagliptina (Ristaben, Xelevia, Januvia, Tesavel): la dosis para la terapia es de 100 mg de la sustancia activa, una vez al día, sea durante una comida o fuera de ellas. Se puede prescribir en conjunto con otros fármacos como sulfonilureas o metformina para atender los casos de diabetes mellitus tipo 2 avanzada,  casos, en los que el riesgo de hipoglucemia se maximiza.

La terapia combinada en la diabetes mellitus tipo 2

Los casos de diabetes mellitus tipo 2 (DM2) necesitan un constante y eficiente control glucémico y de todos los demás factores de riesgo, esto permitirá reducir las posibles complicaciones crónicas, disminuyendo además las posibilidades de enfermedad y/o muerte por afecciones cardiovasculares.

Un tratamiento para inviduos con diabetes debe abarcar:

  • El control de la hiperglucemia.
  • Seguimiento de las cifras de presión arterial.
  • Controlar los niveles de lípidos.
  • Abandono del tabaquismo.

La diabetes de tipo 2 es una enfermedad en la que participan distintos mecanismos fisiopatológicos (procesos que permiten a una enfermedad actuar, desarrollarse y progresar, útiles para la investigación de sus causas y manifestaciones) que pueden ser o no importantes, según el nivel de desarrollo que tenga la enfermedad.

Actualmente cada grupo de fármaco clasificado para su uso dependiendo de estos mecanismos, es decir su mecanismo de acción se centra en las diferentes perturbaciones fisiopatológicas que son responsables de la enfermedad. La gran mayoría de los tratamientos con fármacos tiene influencia en algunas de estas alteraciones, que por lo general comparten las mismas causas:

  1. Resistencia a la insulina: estado en el que los tejidos presentan una respuesta disminuida ante la acción de la insulina, se puede observar principalmente en el hígado, el músculo esquelético, el tejido adiposo y el cerebro.
  2. Defectos o déficit de secreción de insulina

Muchos estudios demuestran que en la mayoría de los casos, controlar el metabolismo de la forma en que se desea implica la asociación de varios medicamentos, sin embargo es importante destacar que este tipo de terapia combinada no es recomendable ni beneficiosa para todos los individuos. (Ver Articulo:metildigoxina)

Glibenclamida

Por lo tanto es importante destacar que este tipo de terapia, se utiliza cuando los objetivos planteados con la monoterapia no se han logrado. El médico tratante tomará en cuenta las características individuales, las necesidades, los puntos que necesita regularizar  y los mecanismos patogénicos que estén presuntamente implicados.

Sin embargo muchos estudios demuestran que el uso de los tratamientos combinados suelen ser muy efectivos y es lógico concluir que si cada fármaco actúa corrigiendo una alteración distinta, combinar fármacos entre sí, para la terapia de dos alteraciones completamente diferentes desde el punto de vista teórico es posible y efectivo.

Objetivos del tratamiento de la diabetes mellitus 2

Normalmente se cree que el único objetivo en los tratamientos para la enfermedad diabética es regularizar la glucemia, y aunque este es uno de los primordiales, está acompañado de otros aspectos que incluyen:

  • Disminución y en lo posible la erradicación de cualquier síntomas procedente de la hiperglucemia.
  • Impedir las descompensaciones o rupturas del equilibrio normal del organismo producidas por la  enfermedad.
  • Prevenir o retardar el mayor tiempo posible el inicio o avance de las complicaciones crónicas propias de la afección:
  1. Microangiopáticas: lesión en los pequeños vasos sanguíneos que ocasiona un aporte de sangre deficiente generando graves complicaciones, como: retinopatía diabética, nefropatía diabética y neuropatía diabética.
  2. Macroangiopáticas: lesiones en los vasos arteriales grandes, tales como: cardiopatía isquémica, enfermedad cerebrovascular y arteriopatía periférica.
  • Bajar la tasa de mortalidad.
  • Lograr ante todo buena calidad de vida para el paciente.

Glibenclamida

Establecer la terapia para la diabetes mellitus 2

El tratamiento de la diabetes mellitus tipo 2 (DM2) puede variar dependiendo de las características del paciente, sus necesidades y el proceso de evolución de la enfermedad.  Los tratamientos ordenados pueden variar desde el tratamiento única y exclusivamente dietético al uso de la gran variedad de fármacos orales y/o la administración de insulina, solo o en combinaciones, según lo amerite el caso.

El constante control y  revisión del tratamiento es importante y  fundamental para verificar la efectividad del mismo y si es necesario ajustarlo o reconsiderarlo. De existir algún cambio en el tratamiento puede ser motivado por diversos aspectos del desarrollo de la enfermedad, como son:

  • Estado ponderal: peso normal u obesidad
  • Grado de resistencia a la insulina
  • Grado de déficit de secreción de insulina
  • Constante hiperglucemia (en ayunas o en estado posprandial)
  • Distintas complicaciones crónicas.

El esquema terapéutico para el tratamiento de DM2 propuesto por profesionales en el área  es principalmente el siguiente:

  1. El tratamiento para un paciente que no requiere el uso inmediato de insulina es una dieta acorde a su estado ponderal (designa el crecimiento en talla y en peso):
  • Hipocalórica si sufre de sobrepeso
  • Normocalórica si posee un peso normal

Además se establecerá para él una rutina de ejercicio físico adecuada. (Ver Articulo:equisetum arvense)

Glibenclamida

  1. Si estas terapias no logran controlar de manera adecuada los niveles, el médico implementara una terapia farmacológica, apoyándose en un medicamento hipoglucemiante oral, selección que depende de las características del  Si este tiene sobrepeso u obesidad la más conveniente es la metformina, ya que no provoca aumento de peso; si esta fracasa o es insuficiente se puede combinar con una sulfonilurea, un secretagogo de acción rápida o un inhibidor de las alfa glucosidasas.

Cuando el paciente mantiene un peso y talla normal, y las terapias no farmacológicas fracasan, lo normal es que se le indique un medicamento para estimular la producción de insulina, la primera elección por lo general son las sulfonilureas pero también entran en consideración los secretagogos de acción rápida. En caso del fracaso de una monoterapia se puede combinar o asociar con otro fármaco como por ejemplo los inhibidores de la alfa glucosidasa o la metformina.

3.Si los tratamientos anteriores no dan resultados positivos se debe emplear el tratamiento con insulina sola o asociada a fármacos orales.

Glibenclamida

Generalmente cuando se comienza el tratamiento con un solo fármacos o monoterapia muchos pacientes pueden no responder de la manera esperada o insuficientemente, esto se le llama “fracaso primario”. Por esta razón se recomienda dar oportunidad a la terapia durante un término no mayor a tres meses y si poder apreciar si en efecto la terapia no es la adecuada.

Si la inefectividad del fármaco persiste, se suspende y sustituye por un fármaco de otro grupo que sea más adecuado. En la mayor parte de los casos, se puede lograr un control aceptable durante varios años. Es importante saber que con el paso del tiempo ocurrirá un empeoramiento del control metabólico, será progresivo y no importará que medicamento esté utilizando.

Esta situación se conoce como “fracaso secundario” y lo ocasiona la disminución gradual de la secreción de insulina, debido al desarrollo de la diabetes.

La alimentación en la diabetes tipo 2

Mejorar el régimen alimenticio, adaptándolo a sus requerimientos es uno de los principales tratamientos para los individuos que padecen diabetes mellitus tipo 2. Estos cambios en la alimentación, acompañados de una rutina de ejercicio habitual y el tratamiento pueden ayudar a normalizar los niveles de glucosa en la sangre.

La alimentación para la enfermedad diabética no es solo consumir alimentos sanos, existen ciertos aspectos que debemos conocer, para adaptar y realizar de manera eficiente nuestro régimen alimenticio.

Algunas de las dudas más comunes entre los pacientes diabéticos que están cambiando y adaptando su dieta las presento a continuación:

Eliminar el azúcar no es suficiente para controlar la diabetes

Aunque la diabetes tiene como característica principal el constante aumento de los niveles de glucosa en la sangre, eliminar el azúcar de nuestra alimentación no es suficiente para controlar la diabetes correctamente. Todos los alimentos que tiene entre sus componentes hidratos de carbono aumentan los niveles de glucosa en sangre.

Los hidratos de carbono se dividen en dos grupos:

  • Azúcares: azúcar blanca de mesa,  fructosa (edulcorante), frutas, jugos y zumos, leche y yogur, dulces, bebidas azucaradas, chocolate y productos de bollería o pastelería.
  • Almidones: presentes en los alimentos farináceos como arroz, pasta, papa, legumbres, pan, cereales, bollería y pastelería.

Los azúcares pertenecen al grupo de los hidratos de carbono, por tal motivo se deduce que  todos los alimentos donde esté presente, elevaran los niveles de glucosa en la sangre, de forma similar ocurre con los almidones que forman parte del pan, el arroz o la papa.

Por lo tanto el paso principal en el nuevo régimen alimenticio será disminuir y controlar la ingesta de alimentos que contengan hidratos de carbono, sean azúcares o almidones.

Cantidad de hidratos de carbono a consumir

No existe una cantidad específica en lo que se refiere al consumo de alimentos que contengan hidratos de carbono, la cantidad de estos se debe adaptar a las características individuales de cada persona y especialmente a sus niveles de actividad física. Es decir que las cantidades de alimentos como pan, arroz, pasta o legumbres se aumentan en personas que realizan rutinas de ejercicio físico de forma habitual y se deben reducir en los individuos con un estilo de vida más sedentarios.

El tratamiento con insulina o medicación oral que puede ocasionar hipoglucemias deberán mantener una dieta donde las cantidades de  hidratos de carbono sean iguales en cada una de las comida del día, evitando así desequilibrios que puedan desencadenar una hipoglucemia o hiperglucemia.

 Hidratos de carbono complejos y simples

Los hidratos de carbono se clasifican por el tamaño de las moléculas que los componen en:

Hidratos de carbono simples o azúcares

Hidratos de carbono complejos o almidones

Muchas suponen que la glucemia se ve afectada de forma rápida y directa por los azúcares, mientras que los hidratos complejos no. Están errados en esa suposición:

Cualquier alimento que contenga hidratos de carbono eleva los niveles de glucosa en sangre. La presencia de azúcares o harinas refinadas en alimentos tan comunes como el pan blanco, algunos cereales, el  arroz blanco o la  pasta elevan las cantidades de glucosa en la sangre con mayor rapidez, debido que podemos digerirlos de manera más rápida por lo que pasan a la sangre con mayor facilidad. Por el contrario, los alimentos elaborados con harinas integrales  como el arroz, el pan y  los cereales integrales, además de las legumbres puede alterar la glucemia, de aumentándola de manera mucho más lenta.

En el caso de la fruta, la mayoría contiene fructuosa y esta se transforma de manera más lenta en glucosa, afectándola de una manera muy lenta y progresiva el organismo y sobre todo los niveles de glucosa en la sangre.

Las grasas y las proteínas

Generalmente el consumo de alimentos que contengan grasa como el aceite, la mantequilla, la nata, los frutos secos o partes grasas de animales, etc.,  y ricos en proteínas: carnes, pescados, huevo, queso, etc., es mucho menor si lo comparamos con la ingesta de hidratos de carbono.

Cuando las grasas y las proteínas están presentes en tu dieta en las cantidades correctas no afectan de manera relevante la glucosa en la sangre. Por supuesto si el  consumo es excesivo generan  desequilibrios no solo en lo niveles de glucosa en la sangre, afectaran el  peso y talla, además de alterar otros valores en el organismo, que definitivamente acarrearía muchos más trastornos y empeorarían el estado de salud general del paciente diabético.

Recuerde que siempre es  importante hacer una selección  correcta  del tipo de alimento que forma parte de nuestra dieta habitual, prescindir de alimentos proteicos muy procesados o grasas que poseen poca calidad, es imprescindible para mantener una buena salud tengas una afección o no.

Alimentos especiales para personas con  diabetes

Para mantener una buena alimentación no es necesario u obligatorio el consumo de productos especiales para diabeticos, una dieta sana, compuesta de menús equilibrados y adaptados a sus necesidades es suficiente. Se pueden utilizar los productos habituales, controlando la cantidad que consume.

En el mercado existen productos con que tiene muy pocos tipos o cantidades de hidratos de carbonos, difiriendo en eso de los productos habituales; en sus empaques presentan las tablas de valores nutricionales que aportan y podrá notar la diferencia con respecto al producto tradicional.

Productos como los chocolates, las galletas, los turrones, los flanes o panes han sido modificados para tener una menor incidencia en los niveles de glucosa en la sangre. Sin embargo hay que tener presente que si bien los productos poseen un contenido reducido de hidratos de carbono, no lo eliminan en su totalidad por lo que no se pueden tomar libremente en grandes cantidades. (Ver Articulo: Petidina)

Uso de edulcorantes artificiales en lugar de azúcar

Los edulcorantes artificiales son sustancias que endulzan los alimentos sin incrementar la cantidad de hidratos de carbono en nuestro organismo, lo que permite consumir alimentos endulzados sin correr el riesgo de causar algún desequilibrio en las concentraciones de glucosa en la sangre. Es una opción válida y que permite reemplazar el azúcar, que es tan difícil para la mayoría de las personas eliminar.

El uso de edulcorantes genera muchas polémicas en cuanto a sus efectos secundarios perjudiciales para la salud, sin embargo la falta de estudios e investigaciones con bases sólidas ha permitido el uso del mismo sin mayores contratiempos.

Sin embargo es aconsejable que el uso de los edulcorantes sea de manera prudente y racional, siempre se deben evitar los abusos que podría generar  dosis por encima de las concentraciones recomendadas y elevar los niveles de glucosa en la sangre. (Ver Articulo: Remifentanilo)

Algunos menús para diabéticos tipo 2

Por lo general el médico le indicará un plan de alimentación, sin embargo aquí se muestran algunos ejemplos de los alimentos que puedes ingerir cuando padeces de la enfermedad diabética:

Desayuno

Puede seleccionar entre estas listas de alimentos:

Frutas frescas como manzanas, plátanos, naranjas, mandarinas, peras, melocotones, duraznos.

Fruta congelada con la que puede elaborar batidos.

Fruta secas: las pasas de uva, ciruelas pasas, arándanos agrios, higos secos

Avena tradicional o instantánea

Pan totalmente elaborado de trigo integral

Cereal de trigo integral o salvado (sin endulzar)

Frutos secos de cáscara: nueces, pecanas, almendras, cacahuates o maní asados, o una combinación de ellos, preferiblemente sin sal.

Mantequilla de maní, de almendras o

Huevos

Leche descremada o 1%, la leche de soya o de almendras.

Yogur light/descremado natural

Tomates frescos, pimientos y cebollas (puede agregarlos a los sándwiches)

Almuerzo:

Granos preparados con algunos vegetales, por ejemplo lentejas con  zanahoria, garbanzos sin embutidos.

Pescados, aves y carnes, estofadas, a la plancha o al horno

Ensaladas frescas, por ejemplo de lechuga y tomate o col, tomate y maíz

Sopas sin alto contenido de grasas (crema de auyama o sopas de verduras)

Pan integral

Arroz salteado

Para la cena, dependiendo de sus costumbre, puede consumir platos de los mismos que se presentan para el almuerzo.