Fluconazol: Lo que debes saber sobre de este fármaco

El Fluconazol es un medicamento ideado para tratar infecciones causadas por hongos ya sea a nivel genital, del esófago o abdomen; es considerado como un fármaco antimicótico o antifúngico, debido a que cuenta con la capacidad de evitar el crecimiento de algunos tipos de hongos, facilitando su completa eliminación. Conoce esto y más durante la lectura de este artículo, recordando evitar siempre la automedicación.

Fluconazol

¿Qué es el Fluconazol?

El Fluconazol es un fármaco creado a base de una toxina triazol, en función de su contenido químico, es considerado como un medicamento antifúngico, por lo cual evita el desarrollo de los hongos, destruyéndolos o deteniendo su crecimiento.

Un hongo es una afección patológica que se manifiesta en cierta área del cuerpo de las personas y que es considerada como una enfermedad, por ocasionar molestias físicas asociadas con dolor o picazón a causa de las afecciones cutáneas que genera.

Es importante saber que nuestra piel de forma natural cuenta con pequeñas cantidades de hongos que viven en ella, al igual que en la boca, garganta o vagina; pero una excesiva cantidad de ellos puede desarrollar infecciones que deben ser erradicados, para evitar lesiones en los órganos donde se están proliferando.

El Fluconazol es un medicamento que está especialmente creado para el tratamiento de estas infecciones producidas por los hongos, o por levaduras presentes en el esófago, boca, vagina o garganta. Incluso se han observado manifestaciones de este tipo de patología en el abdomen, en áreas ubicadas entre el pecho y la cintura, o sencillamente en los pulmones, sangre o cualquier otro órgano.

Este fármaco por ser considerado un antimicótico que puede ser ingerido por vía oral, permite curar este tipo de enfermedades con mayor rapidez y efectividad; siendo parte en este caso del grupo de los azoles, que incluye a otros medicamentos como Albaconazol, Posaconazol e Itraconazol, por mencionar algunos.

Fluconazol

¿Para qué sirve este fármaco?

Como agente antimicótico y antifúngico, el Fluconazol es uno de los medicamentos empleados por excelencia en el tratamiento de las infecciones que son sufridas por los pacientes a causa de la proliferación de hongos en cualquier parte de su cuerpo; debido a que su aplicación hace más lento su crecimiento, se mantienen bajo control e incluso son erradicados del organismo de la persona.

En algunos casos el Fluconazol es empleado para el tratamiento de la meningitis, una enfermedad que se caracteriza por una infección de las membranas que recubren el cerebro o columna vertebral del paciente afectado, la cual es provocada por la presencia de hongos en su organismo.

En otro orden de ideas, los pacientes que son tratados mediante quimioterapias o radioterapias, a causa de padecer algún tipo de cáncer, puede que se infecten en este proceso por levaduras que producen hongos, por lo cual ameritan ser medicados mediante el Fluconazol, en vista de que muchos de ellos pueden necesitar trasplantes de médula ósea y requieren estar los más sanos posible para ello, a fin de que la operación sea un éxito.

Nadie desea padecer los trastornos y malestares ocasionados por la presencia de un molesto hongo en su organismo, que se extiende cada vez más pues se multiplica con facilidad, por lo cual es importante acudir a una consulta médica con la finalidad de que su condición física sea evaluada y se le aplique el respectivo tratamiento, acorde con la patología que esté presentando.

¿Cómo conservar el Fluconazol?

Se recomienda que este medicamento sea siempre conservado en su envase original, donde además se encuentran algunas de las importantes indicaciones sobre su uso, al igual que su fecha de vigencia.

Es necesario que el Fluconazol se guarde en un lugar bien cerrado, fuera del alcance de los niños; donde tampoco no corra el riesgo de exponerse a un calor excesivo ni humedad, por consiguiente se sugiere que se evite guardarlo en el baño.

Todo esto es con la finalidad de preservar la composición química del medicamento; luego de que llegue a su vencimiento, deberá ser desechado adecuadamente, en un lugar seguro y fuera de la vista o alcance de los niños o mascotas, para evitar una ingesta accidental del producto que pueda ocasionar daños en su organismo.

Las medidas de seguridad y preservación del Fluconazol, deben ser aplicadas en cualquiera de sus presentaciones, bien se trate de tabletas, suspensión, cremas u óvulos.

Fluconazol

Efectos Secundarios

En general cualquier medicamento que es consumido por un paciente, puede ocasionarle efectos secundarios, en virtud de que se trata de un agente extraño a su organismo. Pero cabe destacar, que no se presentan en todas las personas y menos aún con la misma intensidad. Por lo que es necesario conocer cuáles son los posibles efectos secundarios del Fluconazol, a fin de que pueda informar oportunamente a su médico tratante en caso de ser necesario.

En este orden de ideas le indicaremos una serie de efectos secundarios que pueden producirse de manera leve, y posteriormente algunos que han sido considerados como graves, ante los cuales el paciente necesita buscar ayuda de emergencia, o llamar inmediatamente a su médico.

Efectos secundarios leves

  • Posibles dolores de cabeza o cefaleas.
  • Mareos con malestar general.
  • Diarrea y dolores de estómago.
  • Acidez estomacal.
  • Alteración de la capacidad para percibir el sabor de los alimentos.

Efectos secundarios graves

  • Náusea y vómitos frecuentes.
  • Falta de energía, cansancio extremo.
  • Pérdida del apetito.
  • Dolor a nivel de la parte superior derecha del abdomen.
  • Presencia de coloración amarillenta en la piel o en los ojos, posible síntoma de ictericia, considerada como un trastorno hepático.
  • Malestares y trastornos físicos similares a los ocasionados por la gripe.
  • Cambios en la coloración de la orina, especialmente cuando se aprecia de color oscuro.
  • Heces con color pálido.
  • Presencia de convulsiones, sangrados o moretones inusuales.
  • Sarpullidos, erupciones o urticarias fuera de lo común, con mucha comezón.
  • Dificultades para respirar o tragar, con inflamación a nivel de la garganta.

Fluconazol

Contraindicaciones

El Fluconazol no debe ser administrado en pacientes que sean hipersensibles a sus componentes químicos o excipientes, por ejemplo una cápsula de 150 mg de Fluconazol, que es su elemento activo, contiene además lactosa monohidrato, celulosa microcristalina, almidón de maíz, dióxido de silicio coloidal, estearato de magnesio y laurilsulfato sódico.

Por lo tanto, el medicamento debe ser evitado en pacientes que sean alérgicos a estos componentes; de igual manera debe ser empleado con sumo cuidado en pacientes que tengan daño hepático, debido a que podría ocasionar una cierta toxicidad a nivel de este órgano, agravando en muchos casos la condición del paciente.

También se recomienda manejarlo con cautela en pacientes que tenga una alta sensibilidad dermatológica, que les hace desarrollar desórdenes exfoliativos en la piel, los cuales podrían verse acelerados tras el uso del Fluconazol.

Fluconazol

Otra de las contraindicaciones con respecto al uso del Fluconazol es referente a su posible efecto sobre otros medicamentos que esté consumiendo el paciente, que al ser empleados de manera simultánea pueden potenciarse o alterarse en función de las respuestas esperadas por parte de la persona.

En este sentido indicamos que el Fluconazol, puede ocasionar una interacción medicamentosa con los siguientes fármacos:

  • Hipoglucemiantes orales, como en el caso de Gliburida, con efectos fatales en los pacientes por un aumento de su concentración a nivel plasmático.
  • Anticoagulantes como la Cumarina, Ciclosporina, Rifampicina, Fenitoína, Terfenadina o Astemizol. Debido a que se alarga el tiempo de acción de estos medicamentos dentro del organismo de los pacientes.
  • El medicamento deberá ser empleado con cautela en pacientes que consumen anticonceptivos orales a base de etinilestradiol y levonorgestrel, ya que se podría repotenciar su efecto.

En el caso de uso simultáneo del Fluconazol y la Terfenadina, cuando se emplean dosis diarias entre 400 y 800 mg, se aumentan significativamente los niveles de este último medicamento a nivel plasmático, por lo cual está contraindicado en los pacientes que emplean este medicamento para controlar enfermedades relacionadas con la presencia de alergias inflamatorias.

Embarazo y Lactancia 

Las mujeres que están embarazadas o planean estarlo, deben informar sobre esta condición oportunamente a su médico antes de ser sometidas a un tratamiento mediante el uso del Fluconazol. Debido a que se trata de un fármaco contraindicado para esta condición.

Su empleo será única y exclusivamente bajo la supervisión de su médico tratante, a fin de evitar daños al feto; adicionalmente es oportuno destacar que durante la lactancia este es uno de los medicamentos que generalmente son excretados mediante la leche materna.

Sin embargo, la cantidad que llega a consumir el bebé es muy inferior a la que necesitaría este lactante si tuviese que ser tratado médicamente, para controlar una infección por candidiasis. Por lo tanto, la Academia Americana de Pediatría  permite su utilización con madres que se encuentren realizando la lactancia materna y necesiten seguir un tratamiento mediante dosis de fluconazol diarias.

Fluconazol

Marcas Comerciales

El Fluconazol es un medicamento que se puede encontrar a nivel comercial tanto en tabletas como en suspensión, que debe ser ingerido por vía oral. Además puede presentarse identificado mediante varios laboratorios, pero siempre bajo la indicación de su componente activo básico que es el Fluconazol, incluso en presentaciones genéricas que generalmente son de 100 o 150 miligramos.

De igual manera, es posible encontrar presentaciones de este producto en forma de óvulos para la aplicación vaginal, los cuales se disuelven lentamente en el organismo de la mujer y en forma de pomadas para aplicación tópica sobre las áreas de la piel afectadas por la presencia de hongos.

Entre las marcas comerciales de fluconazol disponibles en el mercado, se pueden destacar nombres como los siguientes: Candifix, Citiges, Afugil, Afumix, Tavor, Diflucan, Lavisa, Loitin, además de la posibilidad de encontrar este producto de forma genérica bajo su propio nombre.

Uso clínico del Fluconazol en Niños

Como se ha podido notar durante el desarrollo del presente artículo, el Fluconazol es un fármaco antimicótico y antifúngico empleado con regularidad para el tratamiento de las infecciones ocasionadas por la proliferación de hongos o levaduras, como es el caso de la candidiasis y otras patologías, para evitar con ello el padecimiento de esta enfermedad de manera recurrente.

De igual manera se emplea en el tratamiento de las infecciones a nivel de las mucosas orofaríngea y esofágica, en casos de meningitis y con pacientes que se encuentran inmunocomprometidos pero padecen infecciones a causa de hongos. Por lo tanto, este tipo de medicamento puede ser empleado como parte de una terapia de mantenimiento, para prevenir la recurrencia de la infección en estos pacientes.

El Fluconazol está indicado para su uso en neonatos, lactantes, niños y adolescentes, como parte del tratamiento de cualquiera de las patologías anteriormente mencionadas, donde la vía de administración dependerá del estado clínico presentado por el niño.

De igual manera las dosis dependerán de la condición física del paciente, en función de la gravedad de la infección fúngica que esté presentando; con dosis diarias únicas, sin que en ningún momento se sobrepase la dosis máxima que es la indicada como diaria para un adulto de 800 mg; no obstante se recomienda que a nivel pediátrico esta dosis se mantenga entre 400 y 600 mg diarios, por seguridad del paciente.

Siempre es importante reiterar nuestra recomendación de que el tratamiento sea supervisado frecuentemente por el pediatra, para estar atentos ante cualquier posible efecto secundario que pueda ocasionar este medicamento al niño, tras su consumo.

De manera general, todo paciente antes de iniciar un tratamiento mediante el empleo de Fluconazol, bien sea en comprimidos, tabletas, suspensión, cremas u óvulos; debe leer atentamente el prospecto que viene adjunto con el medicamento, dentro de su empaque; ya que en él se cuenta con importante información sobre el producto, restricciones y modo de empleo que será útil conocer durante el tratamiento.

Recuerde que este medicamento debe ser adquirido mediante receta médica y empleado solamente con la persona para la cual ha sido indicado previamente por su médico tratante; por lo cual se debe evitar la automedicación.

Si el contenido de este artículo con importante información sobre el Fluconazol ha sido de utilidad, le invitamos a permanecer en nuestro blog para que pueda conocer sobre otros temas interesantes, como los que le sugerimos a continuación:

(Visited 297 times, 1 visits today)