≡ Menu

Descubre todo sobre el medicamento etosuximida

La etosuximida es un fármaco que principalmente trata la llamada crisis de ausencia, es catalogado como un antiepiléptico de primera elección que también puede utilizarse en las crisis mioclónicas. De igual forma se ha empleado en las ausencias que son atípicas, así como en las crisis parciales.

¿Para qué sirve?

La etosuximida se utiliza principalmente para vigilar los niveles de la denominada crisis de ausencia, o pequeño mal, siendo este una especie de convulsión en la que puede ocurrir la pérdida del conocimiento de forma muy leve de tiempo. Este pequeño mal como es llamado, consiste en que el paciente durante el momento que ocurre el trastorno puede mirar fijo sin algún punto fijo, o por el contrario parpadea constantemente y no responde a los llamados que le hacen las personas que se encuentran a su alrededor.

Pero a pesar de todo lo anterior, la etosuximida es empleada para intervenir principalmente en las crisis de ausencia en las personas que padecen de epilepsia al expandirse en el tálamo, pero no es recomendado en los pacientes que tienen convulsiones constantes y muy severas

Ahora bien, la etosuximida se encuentra dentro de la clase de fármacos denominados anticonvulsivos, donde su rango de acción se encuentra en la reducción de la actividad eléctrica a nivel cerebral que resulta ser anormal.

La denominada crisis de ausencia ocurre en períodos cortos y repentinos, es más común en niños que en adultos. Las personas que padecen de este tipo de crisis regresa muy velozmente a su estado de mental normal, aunque por lo general la convulsión no ocasiona lesiones físicas.

Esta crisis de ausencia o pequeño mal normalmente puede controlarse con fármacos anticonvulsivos. Aunque es importante tomar en cuenta que los niños que la padecen también experimentan otras convulsiones, llegando a superarlo exitosamente en su adolescencia.

El fármaco predilecto para las crisis de ausencia es la etosuximida, pero no es recomendable que se utilice en el caso de la combinación de las convulsiones denominadas tónico-clónicas, ya que el mismo por sus componentes puede llegar a empeorarlas. En el caso de las crisis combinadas es más eficaz el valproato de magnesio, ya que el mismo posee un amplio espectro en su rango de acción.

Marcas comerciales

En cuanto a su denominación comercial, este fármaco es comercializado en las farmacias a nivel mundial bajo el nombre Zarontin, en este sentido si no llega a encontrar este fármaco bajo el nombre etosuximida lo podrá conseguir con esta denominación. La empresa farmacéutica encargada de ser la responsable y por consiguiente ser titular de la  comercialización de la fabricación de este fármaco es la organización FAES FARMA S.A.

Propiedades farmacodinámicas

Al entrar a estudiar la dinámica del etosuximida, se debe saber que el mismo es un derivado de la llamada succinimida, en este sentido este fármaco inhibe a nivel cerebral las neuronas, especialmente en el tálamo, mientras que es muy probable que el nivel de actuación se presente a través de la excitación de los circuitos denominados tálamo-corticales.

Como ya se sabe la etosuximida actúa de forma específica contra los embates que llega a ocasionar el pequeño mal, pero se ha podido saber que en ciertos casos puede ser aplicada para proteger al paciente del denominado el Gran Mal, bajo otros componentes y otras formulaciones farmacéuticas.

Propiedades farmacocinéticas

En el caso de la distribución, biotransformación y absorción de este fármaco, el mismo puede llegar a ser absorbido por el organismo de forma rápida y completa. El recuento de los componentes encontrados en la sangre alcanzan las 4 horas después de haber sido suministrado.

Esta farmacocinética establece la unión de este fármaco a las proteínas plasmáticas que se encuentran en el cuerpo, siendo el mismo por debajo del 10% ya que la vida media del etosuximida se encuentra entre las 48 y 60 horas aproximadamente en el caso de los adultos, y entre las 16 y 58 horas en el caso de los niños, estas concentraciones encontrados en el suero tras ponerse en contacto con la saliva puede ocurrir una reacción nada usual.

¿Cómo se debe usar este medicamento?

Ahora bien las diversas presentaciones en las que se pueden encontrar la etosuximida son: primero en cápsulas o comprimidos y en segundo lugar en jarabe, es decir, en forma líquida o de sustancia para lograr ser administrado por vía oral.

Por lo general, este fármaco sea tomado en comprimidos o en jarabe debe tomar de una o varias veces al día, pero dependerá de las condiciones de la persona. En consecuencia, trate de tomarse el medicamento tal cual lo establece su cronograma o como lo haya estipulado su médico a la misma hora, mientras dure el tratamiento.

De igual forma, siga atentamente las indicaciones que le hayan sido recetadas por su médico y solicite al mismo o a otro especialista en el área de la medicina que le responda cualquier duda que posea o que no pueda comprender. Tómese el fármaco según se lo hayan dosificado, trate de no aumentar o variar las dosis, ni cambiar los horarios indicados ni mucho menos el número de las frecuencias que le fueron suministradas por su médico de confianza.

Es posible que su médico de confianza le indique al comienzo una dosificación muy pequeña de etosuximida, pero puede que las varíe con el tiempo, aumentándole de forma gradual, advirtiendo que no sea más de una vez cada 4 o hasta los 7 días.

Es importante recordarle que la etosuximida lo pueda socorrer con el fin de ayudarlo a controlar su afección, pero esto no quiere decir que sea la solución a sus problemas o la cura de su padecimiento. Otra nota importante es que continúe tomando la dosis de etosuximida aunque se sienta muy bien de salud. (Ver artículo: Ciproterona).

Por lo tanto no deje de tomar el fármaco bajo ningún concepto, o sin haber consultado a su médico tratante, incluso si llega a experimentar algún efecto adverso tal como algún cambio inusual en el estado mental o anímico de la persona, incluso si observa algún comportamiento fuera de lo usual.

Ya que al dejar de tomar etosuximida de forma repentina e inesperada, se pueden ocasionar efectos indeseados como convulsiones que pueden empeorar con el tiempo, en este sentido es muy probable que su médico decida por aminorar de forma gradual la dosis que venía tomando.

Dosis y pautas de administración

Las dosis utilizadas en niños menores de los seis (6) años, es a partir de los 15 mg por día, dividido en dos tomas de hasta máximo unos 250 mg por dosis; por otro lado se puede aumentar cada 4 o 7 días hasta a partir de los 40 mg diario hasta máximo 1500 mg diario.

Ahora bien, en el caso de los niños mayores de los seis (6) años de edad una dosis inicial de 500mg de forma diaria, separada en dos tomas, desde unos 250 mg por día donde se puede variar cada 4 o 7 días hasta alcanzar unos 40 mg por día y máximo 1500 mg diario.

En cuanto a la concentración plasmática que se haya en el cuerpo tras haber sido suministrado el fármaco en la persona, y con el fin de obtener una respuesta óptima se requiere de unos 40 hasta 100 mg por litro diario.

Los niveles de toxicidad que se llegan a presentar con este fármaco en el cuerpo de la persona son aproximadamente mayores a los 150 mg. Por último pero no menos importante, es importante acotar que cada dosis puede ser administrada con comida o incluso ser tomada con leche para disminuir los posibles efectos a nivel gastrointestinal, y para tener una mejor absorción.

La composición del etosuximida es de básicamente 250 mg, en el caso de los comprimidos, ahora en los demás compuestos de este pequeño comprimido que son: macrogol, sílice coloidal hidratado, gelatina, óxidos de hierro, eritrosina, dióxido de titanio y agua se basa en la totalidad de esta gragea.

En el caso del contenido y aspecto del producto, el envase del etosuximida se presenta con 30 cápsulas duras, pero por el otro lado el envase con grageas de gelatina el mismo contiene 10 cápsulas blandas a base de gelatina cada uno, con cubierta de color rojizo y en cuerpo se encuentra un color gris muy claro. (Ver artículo: Nabumetona).

¿Qué tengo que hacer si me olvido de tomar una dosis?

Si llega a omitir, o llega a olvidar alguna de las dosis, tómela de inmediato o cuando lo recuerde. Es importante que observe que si ya se acerca la hora de la próxima dosis, no la tome y déjela pasar, continuando con su respectivo horario médico. Le recordamos no intentar tomar las dosis dobles para compensar la omisión.

Precauciones especiales que debo seguir

Consulte a su médico antes de utilizar este medicamento.

No olvide decirle a su médico y a otro especialista en el área de la salud que se encuentra tomando medicamentos sin recetar, tal como vitaminas, algún suplemento nutricional y algún medicamento a base de hierbas o si ha llegado a pensar en tomarlo.

No dude en mencionar algún antidepresivo que se encuentre tomando; algún otro medicamento para contrarrestar las convulsiones tal como la fenitoína (Dilantin); sedantes, analgésicos; o alguna píldora para tranquilizarse, controlar la ansiedad o para poder dormir. Es probable de que su médico tratante debe variar las dosis de los fármacos o por lo menos estar sometido a una vigilancia muy estricta, en caso de presentarse alguno de los efectos secundarios.

Es importante que discuta con su médico, si tiene o ha padecido de alguna afección a nivel mental o ha tenido algún antecedente que llegue a afectar la circulación renal o a nivel hepático.

De igual forma comuníquelo a su médico tratante o de confianza si se encuentra en etapa de gestación, o si planea quedar embarazada, el mismo caso aplica para las mujeres que están dando leche materna. En caso de quedar embarazada mientras se encuentra en el transcurso de este tratamiento hable inmediatamente a su especialista.

Comuníquese con su doctor y dígale que usted es alérgico a la etosuximida, o incluso a cualquier otro componente o fármaco que contenga etosuximida.

Si está programando o ya ha sido programado la cita para una futura cirugía, incluso si es dental, comuníquese con su médico o de ser el caso, con su dentista que está tomando etosuximida.

Tenga presente que este fármaco puede ocasionar cierta somnolencia. Por lo tanto, no maneje automóviles, ni opere cierta maquinaria pesada hasta que esté seguro de saber de qué forma le le afecta este fármaco.

Consúltele a su especialista en concreto si puede ingerir bebidas alcohólicas de manera controlada, mientras esté ingiriendo este fármaco.

Siempre tenga presente que su salud mental es primero dados los cambios que puede llegar a experimentar, y que puede llegar a cambiar de manera inesperada, e inclusive llegar a presentar tendencias suicidas desde pensamientos para llegar a hacerse en hacerse daño o acabar con su vida, hasta planificar y llevar a cabo su intento de suicidio, todo esto mientras está siendo dosificado con etosuximida.

En ciertas personas se desarrollaron pensamientos y comportamientos para terminar con su vida, tan solo una semana después de haber iniciado a tomar este medicamento. Ahora bien existe un nivel muy elevado en los riesgos que se pueden llegar a experimentar sobretodo en la salud mental si toma este antiepiléptico.

Llegue a un acuerdo con su médico, ya que el mismo decidirá si los riesgos asociados tras haber comenzado a tomar este fármaco antiepiléptico son mayores a los beneficios, recuerde que esta decisión es muy importante ya que lo más probable es que su médico le indique dejar de tomarlo.

En el caso de ser usted la persona encargada de cuidar a la persona a quien se le dosificó con este fármaco, o si es la familia la encargada de cuidarlo, llame inmediatamente a su médico de confianza si presenta alguno de los siguientes síntomas: agitación, ansiedad o depresión, ataques descontrolados de pánico; intranquilidad; irritabilidad; actúa bajo algún impulso peligroso.

Se le dificulta para dormir o permanecer en ese estado; es violento o agresivo, tiene un comportamiento agresivo, presenta algún estado de ánimo frenético; frecuentemente habla de hacerse daño. Cerciórese de que su familia o si es usted mismo la persona encargada de cuidarlo investigue un poco más acerca de los síntomas y que los mismos pueden volverse ser graves, deteriorando la salud del paciente

En este sentido, no dude en llamar a su médico si se le dificulta o no puede encontrar el tratamiento adecuado para medicarlo por sí mismo.

¿Es necesario una dieta especial?

En caso que lo requiera o se lo haya administrado su médico, cambie su dieta o por el contrario, continúe con su ingesta de comida de forma normal y beba mucha agua.

Embarazo

Si se encuentra en etapa de gestación, en la etapa de lactancia, o por otro lado piensa que podría estar embarazada o ha manifestado la intención de quedar en estado, primero consulte a su médico especialista en el tema o de lo contrario a su farmacéutico de confianza, antes de utilizar este fármaco.

En el caso de que usted esté embarazada, bajo ninguna circunstancia detenga el tratamiento con el fármaco etosuximida, lo más recomendable es informarle enseguida a su médico, quien es la persona indicada y quien deberá tomar la decisión en base al beneficio que se espera para la madre y en el posible riesgo que llegue a tener el feto.

Ahora bien, durante la etapa de gestación y específicamente durante el primer trimestre, cualquier uso de este fármaco representa un riesgo accesorio, por lo tanto, este tratamiento catalogado como anticonvulsivante pudiera constituir un mayor riesgo, para ambos si es suministrado durante esta etapa, sin embargo, el efecto terapéutico debe ser evaluado de forma muy cuidadosa.

En cuanto a su aplicación, estas deben ser la más baja posible, debido a sus efectos; por lo tanto debe mantenerse así por lo menos hasta los 40 días de gestación. Por la seguridad de ambos, de igual forma abstenerse de realizar combinaciones extrañas con otro tipo de medicamentos.

Tenga en cuenta que tanto la epilepsia como el tratamiento con etosuximida por lo general incrementa el riesgo de malformaciones congénitas. Por eso, si usted se encuentra se encuentra en edad fértil y tiene el deseo de embarazarse, se recomienda acudir al médico especialista para empezar a controlar el embarazo.

Lactancia

Se ha llegado a comprobar que la etosuximida se llega a concentrar en la lecha materna, en este sentido comuníquese con su médico, ya que él mismo le indicará si continuar alimentando a su bebé con leche materna durante el tratamiento con etosuximida, o si por el contrario dejar de hacerlo. (Ver artículo: Metocarbamol).

Efectos secundarios

Como es ya de conocimiento de la generalidad de las personas la etosuximida puede ocasionar efectos indeseables, o que resulten ser molestos para el paciente por un periodo de tiempo, por este motivo comuníquele a su médico especialista si presenta cualquiera de los síntomas que a continuación se mencionan, ya que los mismos pueden tornarse graves y posiblemente no desaparezcan:

  • Inflamación de la lengua.
  • Náuseas.
  • Dificultad para concentrarse.
  • Vómitos.
  • Despertarse de un sueño en forma repentina en estado de susto.
  • Dolor de estómago o retortijones.
  • Pérdida del apetito.
  • Pérdida de peso.
  • Crecimiento excesivo de las encías.
  • Miopía.
  • Hipo
  • Crecimiento de vello en lugares inusuales.
  • Sangrado a nivel vaginal.
  • Dolor de cabeza.

Algunos de los efectos secundarios pueden llegar a ser realmente graves e irreversibles. Si observa la presencia de cualquiera de estos síntomas tenga precauciones especiales acerca de su tratamiento y, comuníquese de inmediato con su médico:

  • Dolor acompañado de inflamación en las articulaciones.
  • Fiebre sin motivo alguno.
  • Escalofríos y otros signos de infección.
  • Dolor de garganta.
  • Sarpullido con enrojecimiento y comezón, especialmente en la cara.
  • Dolor muscular.
  • Alteraciones sanguíneas graves.
  • Alteraciones autoinmunes tales como lupus, miocarditis, pericarditis, o tiroiditis.

Otros de los efectos secundarios que pueden ocurrir tras empezar a utilizar este fármaco incluyen:

  • Reacciones psicóticas.
  • Alteraciones gastrointestinales.
  • Visión doble.
  • Dolor de cabeza.

Es importante hacer notar que la etosuximida puede desarrollar en el organismo de la persona no solo estos efectos secundarios, por lo tanto esté atento y comuníquese con su médico de confianza o el médico tratante si llega a presentar algún problema inusual mientras esté siendo dosificado con este fármaco. (Ver artículo: Venetoclax).

Efectos adversos del etosuximida

En la gran totalidad de los medicamentos se llega a presentar alguno de los síntomas no deseados que pueden más adelante ser producto de los efectos adversos, aunque esto no quiere decir que todas las personas lo padezcan.

De igual forma, lo incentivamos a ponerse en contacto con su médico tratante si empieza a mostrar alguno de los síntomas que se mencionan tras tomar las dosis indicadas de este medicamento. Aunque raros por su naturaleza estos signos pueden llegar a ser de tal gravedad que se necesite variar las dosis:

  • Si llega a progresar alguna erupción cutánea de tal gravedad que se lleguen a formar ampollas en la piel, afectando zonas como la boca y la lengua ocasionando inflamación en la misma, ahora bien estos síntomas pueden llegar a indicar alguna reacción alérgica. En estos casos el médico prefiere tomar la decisión de suspender el tratamiento.
  • Si el paciente presenta moretones, fiebres altas, cara muy pálida y presencia de algún dolor severo a nivel de garganta, se puede catalogar como los primeros síntomas de alguna alteración en la sangre, inclusive no se descarta la disminución de los glóbulos, células blancas o hasta del recuento del número de plaquetas. En este sentido su médico le indicará la necesidad de realizarse exámenes de sangre regularmente, con el fin de evaluar y calificar los efectos que se presenten.

  • Si la persona tiene erupción cutánea acompañado de fiebre e inflamación de glándulas, específicamente los primeros dos meses de haber empezado el tratamiento, resultando en ciertas ocasiones una reacción de hipersensibilidad. Si los síntomas mencionados son de tal gravedad y también presenta dolor e inflamación de las articulaciones, lo más probable es que estemos en presencia de una condición que afecta de tal gravedad al sistema inmune denominado, lupus eritematoso sistémico (LES).
  • Es de advertir que tras empezar el tratamiento, si la frecuencia de las crisis epilépticas aumenta considerablemente, hable primero con su médico ya que el le suministrará la información necesaria; bajo ningún motivo detenga las dosis sin haber consultado, ya que esto puede llegar a desencadenar otros síntomas más severos.

Otros de los efectos adversos que se pueden llegar a presentar son:

En el caso de los trastornos de la sangre y del sistema linfático, la existencia del bajo número de glóbulos blancos, aparezca un bajo recuento de células sanguíneas conocido como anemia, bajo número de glóbulos rojos, blancos y plaquetas conocido como pancitopenia, además de la inflamación de los ganglios linfáticos.

En cuanto a los trastornos psiquiátricos, se pueden llegar a presentar ciertos trastornos del sueño, acompañados de pesadillas, confusión, problemas al hablar de forma fluida como antes, nerviosismo, hiperactividad; la persona se torna agresiva, sentimiento de persecución, falta de concentración, depresión, aumento del apetito sexual, e ideas suicidas.

Ahora bien, otro de los efectos adversos que se pueden llegar a presentar, son los trastornos del sistema nervioso, como la fatiga, el dolor de cabeza, irritabilidad, dificultad para controlar los movimientos, adormecimiento, en ciertos casos se presentan movimientos descoordinados y contracciones musculares.

En cuanto a los trastornos oculares que pueden llegar a presentarse nos encontramos con la miopía, los trastornos gastrointestinales, tal como la notoria falta del apetito, acompañado con la pérdida de peso, vómitos, y dolor abdominal.

Los trastornos que se presentan tras haber empezado el tratamiento, específicamente en la piel son las  erupciones, muy parecidas al sarampión que suelen ser por lo general muy leves, así como picazón de la piel, y la pérdida de cabello. Es importante acotar que otros efectos adversos que se pueden llegar a presentar, son a través de los trastornos renales, tal como sangre en la orina.

Existen otros efectos adversos que no son muy comunes pero que no se pueden descartar, tales como los terrores nocturnos, cefaleas, letargia, fatiga, hipo; anorexia, síndrome de Stevens-Johnson, lupus eritematoso sistémico, alopecia; hematuria microscópica.

etosuximida

¿Cuándo no debe utilizarse la etosuximida?

Este fármaco se encuentra contraindicado para personas con insuficiencia a nivel hepático, con problemas a nivel renal muy severo generalmente.

¿Qué otro uso tiene la etosuximida?

Este fármaco tiene otras connotaciones en cuanto a su dosificación, por lo tanto no se sorprenda si es medicado o recetado con este medicamento para otros padecimientos tales como otro tipo de epilepsia denominadas tónico-clónicas donde existe una combinación de síntomas, como la rigidez de los músculos repetidos de los brazos y / o piernas, así como la pérdida de la conciencia; aunque no resulta ser tan eficaz su aplicación.

¿Cómo debo almacenar o desechar este medicamento?

Procure mantener este fármaco en su envase tal y como lo compró, sellado y lejos de donde los niños lo puedan llegar a alcanzar. De igual forma es importante que lo almacene bajo una temperatura estable, lejos de la luz del sol, del calor y la humedad por esta razón no es bueno guardarlo en zonas reducidas como el baño, ni permita que se congele el jarabe.