Aprende de la Escarlatina, vista como fiebre escarlata

Le invitamos a conocer todo sobre la Escarlatina una enfermedad infecciosa de tipo bacteriana, que elige para su desarrollo principalmente a niños y pre-adolescentes, se caracteriza por generar una erupción epidérmica, fiebre e incluso faringitis. Continúe la lectura de este interesante artículo y aprenda sobre la Escarlatina. Recomendamos no automedicarse.

ESCARLATINA

Qué es la Escarlatina?

La escarlatina es una enfermedad infecciosa que afecta a niños y adolescentes. Es conocida como una patología que se desarrolla a partir de una infección bacteriana, que provoca una reacción dérmica en los niños afectados y produce unos cuadros febriles importantes. La reacción dérmica también puede desarrollarse a nivel de la mucosa interna que recubre la faringe y puede afectar las amígdalas.

Es importante resaltar que si bien esta patología tiene una mayor frecuencia en niños con edades comprendidas entre los 5 y los 14 años, no  quiere decir, que la misma no pueda ser desarrollada por personas adultas y niños de menor edad. Su nombre surge por la coloración que toma la piel cuando desarrolla la reacción alérgica.

Actualmente esta es una enfermedad que se considera que no es grave, debido al avance de la medicina si es diagnosticada oportunamente puede ser controlada y evitarse las complicaciones que se pueden derivar de la patología. Sin embargo, en principio era una enfermedad mortal que llego a convertirse en un problema grave de salud pública a principios del siglo XIX.

Para esa época que estamos reseñando no existían métodos curativos y el tratamiento en las personas afectadas era muy complicado debido a que era muy diversa la sintomatología que se desarrollaba, ya que intervenía el sexo del paciente, la edad y otras patologías asociadas.

ESCARLATINA

La enfermedad puede presentar brotes epidémicos, debido a que está involucrada una bacteria de rápido crecimiento y fácil transmisión en su generación. Se transmite principalmente de persona a persona a través del esputo al estornudar o toser, también a través del contagio directo de personas enfermas y personas sanas y desde portadores de la bacteria pero asíntomáticos a otras personas que si desarrollan la enfermedad.

La bacteria involucrada tiene la capacidad de generar hemolisis de los eritrocitos, adicionalmente tiene una excelente capacidad adaptativa, así que puede estar presente en cualquier tipo de clima y en cualquier ecoregión, prefiere los clima templados, por ello puede causar más casos en los lugares con ese tipo de clima, no obstante, repetimos no es una limitación para que la bacteria, genere brotes epidémicos en cualquier otra parte.

No es el común comportamiento de la enfermedad, pero en ocasiones puede derivar en patologías graves, que tienen su origen en la escarlatina. La buena noticia radica en que los avances médicos, permiten controlar de manera oportuna a la enfermedad, por lo que la morbilidad de la misma disminuye  a disminuido con los años.

Causas

Siendo una enfermedad infecciosa bacteriana, podemos reconocer como la causa de la enfermedad a la acción de una bacteria que se reconoce como Gram positiva, esto quiere decir, que su pared celular se tiñe de azul cuando se realizan las pruebas de laboratorio para su identificación. ¿Cuál es la importancia de conocer qué tipo de bacteria es?, poder seleccionar el tratamiento específico para combatirla, esa es la razón principal.

ESCARLATINA

 

La bacteria asociada a la enfermedad, está reconocida como Streptococcus pyogenes. Es una bacteria que  usualmente presenta un crecimiento anaeróbico facultativo, es decir, que tiene la capacidad de desarrollarse en ambientes con presencia de oxigeno o con ausencia de oxigeno. Su estructura celular le confiere una forma esférica. No le gusta estar de manera individual por lo que crea cadenas en las que se encuentran más de dos bacterias.

Tiene ciertos gustos para mantenerse activa, esto fue reconocido en los estudios de laboratorio, en donde para poder lograr su viabilidad hubo que cultivarla en Agar de sangre, lo que indica que es exigente nutricionalmente, por lo que en nuestro organismo no se comportará de manera diferente. Las investigaciones referidas a la bacteria causante de la enfermedad que hoy nos ocupa, ha permitido identificar más de 60 cepas distintas de esta bacteria.

¿Dónde suele encontrarse esta bacteria?, puede encontrarse en nuestra epidermis y no hacernos ningún tipo de daño, por ser pacientes asintómaticos. También puede encontrarse en nuestra zona genital y mucosa. Puede estar presente en superficies secas en donde tiene un tiempo de supervivencia de días a meses. Dentro de las cepas que existen de esta bacteria puede haber formas virulentas infecciosas que promueven la patología de la escarlatina y otras.

Como hemos indicado, es de fácilmente trasmisión debido a que una persona enferma puede contagiar a una persona sana a través del contacto, a través de las gotas de saliva que pueden expulsar al hablar, al dar un beso o al estornudar. De persona a persona si estamos en contacto con la piel que presenta lesiones y también al tener contacto con las superficies contaminadas.

ESCARLATINA

Síntomas de la Escarlatina

Los síntomas que se producen con la presencia de escarlatina son variables dependiendo de la evolución y agresividad de la infección. En las primeras etapas de desarrollo de la escarlatina, los pacientes pueden referir ardor, molestia o dolor de garganta. Se pueden presentar cuadros febriles con temperaturas superiores a los 38,5 grados centígrados.

Se desarrollara a nivel de la epidermis de manera localizada o extendida una alergia o sarpullido de color rojo, precisamente este síntoma es el que le confiere el nombre a la enfermedad. En los días subsiguientes ese sarpullido puede generar escamasión de la piel. Cuando son afectadas la muscosas por la infección se puede identificar una lengua recrecida y de color blancuzco, al igual que en la garganta. En las fases más avanzadas de la enfermedad los pacientes pueden presentar vómito, inflamación de los ganglios, malestar general y fatiga.

Dentro de la sintomatología se encuentra el efecto de la toxina que es producida por la bacteria, que es la que provoca las erupciones en la piel, inicialmente suele aparecer en el rostro luego de al menos 48 horas de haberse iniciado el proceso infeccioso y puede durar hasta una semana luego de iniciado tratamiento.

Diagnóstico y Tratamiento

Al identificar los primeros síntomas como son la referencia de dolor de garganta, enrojecimiento de las mejillas, cuadro febril, se debe asistir a la consulta del médico pediatra, si se trata de un infante o médico general si se trata de un adulto, no debe dejarse pasar los síntomas como un simple dolor de garganta, como tampoco automedicarse, restándole importancia a la sintomatología referida.

ESCARLATINA

Para realizar el diagnóstico el médico revisará la historia médica y familiar del paciente. Posterior a ello se debe realizar una  prueba estreptocócica, esta se realiza tomando una prueba de la faringe del paciente, tipo frotis de la garganta, con la finalidad de identificar en cultivos especiales para el desarrollo de la bacterias, si la infección es provocada o no por Streptococcus pyogenes.

Se realizarán análisis de sangre para identificar la química del paciente y determinar los efectos provocados por el establecimiento de la infección. Cuando se confirma que las lesiones y síntomas referidos se deben a la Escarlatina, se iniciará de manera inmediata un tratamiento con base a antibióticos. Se debe informar el médico sobre las posibilidades de respuestas alérgicas del paciente, para desarrollar con base en las particularidades de cada persona el tratamiento a seguir.

El tratamiento dependiendo también del paciente y de la severidad de la escarlatina será suministrado vía oral o endovenosa. Incluye tratamiento para mejorar los síntomas de la piel y aliviarlos. Es importante mientras dure la escarlatina, realizar una leve adecuación en la alimentación, la misma se fundamenta en alimentos blandos y de temperatura templada.

El fundamento de ello es mantener la calidad nutricional del paciente, quien debido a los síntomas puede dejar de comer debido a la molestia en la zona de la garganta, por lo tanto, la adecuación alimenticia garantiza el estado nutricional del paciente. El ambiente en donde se encuentre debe ser ventilado y fresco, lo que ayudará con los síntomas de irritación de la piel.

Cómo prevenirla?

La manera más eficiente de prevenir la escarlatina, es evitar entrar en contacto con la bacteria que la genera, sin embargo, debido a que la misma es un bacteria con capacidad adaptativa, puede que se encuentre en un espectro amplio de espacios, debemos entonces extremar nuestros hábitos de higiene personal. Recordemos que es una bacteria que puede convivir con nosotros, por lo tanto, si somos asintomáticos a ella, seremos un ente que contaminará a otras personas que pueden desarrollar la enfermedad.

Por ello, debemos siempre mantener nuestras manos limpias, hacer de nuestro uso habitual gel antibacterial, en casos que estemos en lugares donde no tenemos acceso al agua corriente. Evitar estar en contacto con personas que se encuentran enfermas si no es necesario.

En una acción que se hace costumbre ir a visitar a  los enfermos,  si es su caso, recuerde que no puede besar a la persona que sufre de escarlatina, no puede comer ni beber de sus utensilios, se recomienda utilizar tapabocas y al salir de la habitación lavar muy bien sus manos.

De esta manera evitara el contagio y además evitará propagar la enfermedad. Si somos cuidadores de un paciente con escarlatina, debemos separar sus utensilios, lavar muy bien su ropa, toallas y ropa de cama, recuerden que la bacteria tiene la capacidad de vivir por días y hasta meses en ambientes secos.

No cumplir con medidas preventivas que incluyan la desinfección de los utensilios y la ropa que utiliza el paciente, los juguetes si es un niño también deben ser desinfectados, las superficies de contacto deben ser desinfectadas, porque si no serán un foco que puede crear un circulo infeccioso, retardando la recuperación del paciente y aumentando la probabilidad de contagio.

El cuidador debe extremar las medidas para evitar el contagio, por lo que se recomienda el uso de guantes y tapabocas. También se debe enseñar a los niños a cubrir su boca y nariz al toser y estornudar. En los casos de sufrir rasguños, estos deben ser siempre desinfectados, recordemos que la bacteria puede encontrarse en cualquier superficie, que hemos podido tocar y por lo tanto, nos contaminaremos.

Los médicos tratantes siempre recomiendan un periodo de reposo al paciente que presenta escarlatina, el cual culmina al recuperar la salud y erradicar la patología. La intención principal es la mejoría del paciente, pero también es una medida preventiva ya que se evita el contacto del enfermo, con personas sanas que se encuentran en áreas comunes como los colegios, guarderías y zonas de trabajo.

Es importante señalar que la bacteria que provoca la escarlatina también tiene la capacidad de vivir e infectar al ganado vacuno, por lo tanto, las personas que realizan trabajo pecuario y presentan escarlatina deben evitar el contacto con los animales.

No obstante, la infección puede ser en ambos sentidos, así que el hombre puede ser infectado por el animal. Por lo que otra práctica preventiva es la higiene en las prácticas de ordeño, desinfección de los equipos, de las ubres de las vacas y utilización de guantes por parte de los ordeñadores, si no usan equipos especiales para realizar la actividad.

Complicaciones

Siempre que la enfermedad no sea diagnosticada a tiempo se pueden presentar complicaciones, también hay factores de riesgo que pueden crear condiciones de vulnerabilidad en las personas que han desarrollado los proceso infecciosos, no podemos desestimar que la enfermedad la genera una bacteria. Si el paciente en su historia médica cuenta haber sufrido de infecciones en la piel, proceso alérgicos, infección por el virus que provoca la varicela, el cuadro sintomatológico puede mostrar  ciertas complicaciones.

La razón de la mayor vulnerabilidad es que se puede producir una sobreinfección, que supera la capacidad de respuesta orgánica, sobre todo en los niños.    Otras de las complicaciones que pueden surgir es el desarrollo de una enfermedad inflamatoria que compromete la función de órganos vitales. La infección de la garganta puede migrar hacia los oídos del paciente y provocar una otitis.

También se pueden generar condiciones para el desarrollo de abscesos en la garganta. Si la enfermedad no es atendida de manera oportuna surgen las complicaciones supurativas, debido a la expansión de la infección a otras partes del cuerpo. No es usual pero se puede desarrollar una infección invasiva en el paciente que puede incluso conllevar a la muerte.

Si este artículo ha sido de su agrado, le invitamos a continuar la lectura de los enlaces que le recomendamos a continuación:

 

 

(Visited 6 times, 1 visits today)