Conoce todo sobre la Uveítis, como enfermedad ocular

La uveítis es la patología caracterizada por la inflamación, irritación e infección de la úvea, por la falta de irrigación sanguínea en la retina,  la misma  se presenta con dolor en el ojo  y enrojecimiento de la esclerótica, puede ser provocada por otro tipo de padecimiento y la falta de atención médica oportuna, puede generar también otros tipos de enfermedades como la catarata. Te invitamos a conocer un poco más de esta extraña enfermedad.

UVEÍTIS

¿Qué es la uveítis?

La uveítis es  la inflamación de la membrana interior del globo ocular, la cual perjudica la capa media del tejido de la pared ocular afectando a la membrana de la úvea. El ojo esta compuesto por tres capas de tejido, la más externa se ubican la esclera o esclerótica  y la córnea, la capa intermedia, se ubica la coroides, el iris, el cuerpo ciliar y el cristalino, y la capa interna se encuentra la retina, el humor acuoso y el humor vítreo.

La úvea esta conformada por una cantidad de vasos sanguíneos que tienen la función de llevar el oxígeno a través de la sangre hacia la parte interna y externa del ojo, por éste motivo es muy sensible a los procesos inflamatorios e infecciosos, ya que se considera que es el tejido con mayor cantidad de vasos sanguíneos del organismo, por lo que cualquier afectación de la úvea puede causar deterioro en la visión. La uveítis suele aparecer de forma repentina con señales de enrojecimiento del ojo acompañada de dolor y una visión borrosa, la afectación puede ser en uno o en los dos ojos.

La prevalencia de la patología de la uveítis se ubica entre los 20 y 50 años de edad  y con menor presencia en infantes menores a los 10 años, así como en los adultos con más de 65 años de edad. Los datos de los diferentes causas de ceguera coloca a la uveítis en el 36%  como causa de ceguera registradas, lo que representa un alto porcentaje y van relacionado con el deterioro de los aspectos laborales y la calidad de vida.

UVEÍTIS

Tipos de Uveítis

La uveítis puede estar catalogada en cinco o tipos de grados de patologías,  las cuales se señalan a continuación:

Uveítis anterior o iridociclitis,  se produce con la inflamación del  iris y del  cuerpo ciliar que es el encargado de la producción del humor acuoso y de la  protección  del cristalino con el objeto de tener  correcta visión, éste tipo de padecimiento es el más frecuente y se ubica entre el 65% y 90% de los casos registrados de uveítis con afectación al iris, es posible que éste padecimiento puede convertirse en recurrente o crónico, éste padecimiento se puede generar de  enfermedad autoinmune como la artritis reumatoide o la artritis espondilitis anquilosante,  pero igualmente se  presenta en personas sanas y  se caracteriza por que se presenta con dolor, la conjuntiva irritada de color rojo que provoca una visión borrosa o pérdida parcial de la visión y puede tener una duración de varias semanas.

Uveítis intermedia o pars planitis, es la inflamación en la parte central del ojo, donde esta ubicado el iris y la coroides, es considerado un padecimiento leve y la afectación esta ubicada  mayoritariamente en hombres entre los 25 y 35 años de edad, aunque no se asocia a otras enfermedades es posible que sea un síntoma colateral de la enfermedad de Crohn que es una inflamación del tracto gastrointestinal o de la esclerosis múltiple que es una enfermedad neurológica del sistema nervioso central,  en este caso el padecimiento se puede complicar generando hemorragias o puede llevar al área de la pars plana  los desechos del material inflamado, éste tipo de padecimiento puede durar semanas o años.

Uveítis posterior o coroiditis, se presenta con la inflamación de la membrana coroides o úvea posterior, es el lugar donde están la mayor parte de los vasos sanguíneos, este tipo de uveítis afecta a la retina, se desarrolla lentamente y no presenta coloración roja en el ojo y dependiendo de la magnitud de la lesión puede producir una reducción significativa de la visión, sí la uveítis posterior afecta la zona de la mácula en la retina, la visión central quedará comprometida presentando una visión borrosa hasta la pérdida total de la vista, este padecimiento puede durar muchos años.

Panuveitis, con este tipo de uveítis se encuentra afectada toda la membrana de la úvea, éste esta considerado como el caso más grave ya que involucra las capas anteriores y posteriores del ojo.

Uveítis en el embarazo, este caso se presenta cuando la embarazada presenta la enfermedad de la toxoplasmosis el cual es una patología provocada por un parásito llamado Toxoplasma gondii, el cual se coloca en retina causando una reacción inflamatoria que puede provocar cicatrices y afectar seriamente la visión.

UVEÍTIS

Causas

Las causas que provocan éste  padecimiento, son muy diversas y pueden relacionarse con otras enfermedades que desencadenan la uveítis, entre las que se encuentran las que a continuación se mencionan:

  • Enfermedades infecciosas bacterianas como la tuberculosis, la brucelosis, la enfermedad de Lyme o sífilis.
  • Enfermedades infecciosas víricas, como el herpes simple, la varicela -zóster, rubéola , sarampión y el VIH.
  • Enfermedades parasitarias como el toxoplasma y el  toxocara.
  • Enfermedades por hongos como la cándida o hitoplasma.
  • Enfermedades reumáticas y autoinmunes o genéticas como la espondilitis anquilosante, la artritis reactiva psoriásica, la artritis idiopática, el lupus eritmatosos, la sarcoidosis y la esclerosis múltiple.
  • Enfermedades oftalmológicas como coroidopatía serpinginosa, coroiditis multifocal, necrosis retiniana,  el síndrome de enmascaramiento, el cual se presenta con  una inflamación de uveítis, pero realmente es una inflamación de la retina causada por el taponamiento de los vasos sanguíneos, la degeneración de la retina como glaucoma, cuerpos extraños que entran al ojo.
  • Producto de un padecimiento de  cáncer como  leucemia, melanomas, retinoblastoma o un linfoma.
  • Farmacológicos, por el uso de fármacos como los bifosfonatos que son utilizados para la resorción ósea en los casos de osteoporosis  y las sulfonamidas que son utilizado como antibióticos antiparasitarios, existen estudios que indican que muchas de las personas con uveítis tenían tratamiento con éstos tipos de fármacos.
  • Tabaco  esta comprobado que el fumar contribuye a la aparición de la uveítis, ya que el tabaco contiene radicales libres que provocan una inflamación de los vasos sanguíneos ya que producen una disminución del flujo vascular,  que es el que lleva el oxígeno a la cavidad ocular.

UVEÍTIS

Síntomas de la uveítis

Los síntomas se presentan dependiendo de los diferentes tipos de uveítis, sin embargo, los más generalizados son:

  • Enrojecimiento ocular.
  • Dolor en los ojos.
  • Lagrimeo constante.
  • Intolerancia a la luz.
  • Visión borrosa o pérdida progresiva de la agudeza visual.

Para cada tipo de uveítis se establecerán los síntomas que a continuación se mencionan:

Uveítis anteriores: Se presenta con dolor  agudo en la zona ocular, el cual se incrementa con la exposición a la luz natural o artificial, el ojo presenta enrojecimiento, puede haber un poco de lagrimeo, presenta una visión borrosa y el mismo se debe a la exudación o supuración de la mucosidad corneal que hace que se enturbie el líquido acuoso de la membrana pupilar.

Uveítis intermedia o pars planitis: Se presenta molestias que no causan un gran dolor, el paciente puede observar miodesopsias que se describen como mosquitas voladoras en el ojo, hay una presencia de la visión borrosa e inflamación del líquido del humor vítreo que una sustancia gelatinosa que afecta a la coroides y a la retina.

Uveítis posterior se presentan los síntomas que se indican a continuación:

  • No hay evidencias de signos de dolor ni enrojecimiento en la zona del ojo, por lo que el paciente no percibe que tiene una afectación en el ojo, a menos que haya afectación en la zona macular que es se ubica en la zona interior de la retina y tiene como finalidad la visión de los pequeños detalles y de los movimientos que producen los objetos y por lo tanto la visión se vea afectada.
  • Escotoma el cual se presenta por un área específica de ceguera, también se le conoce como punto negro, esta situación se presenta por la afectación en los vasos sanguíneos ubicados en la coroideos y que afectan la nutrición de la retina.
  • Turbidez de la visión el cual se pierde el grado de transparencia ocular, esta situación se debe por la inflamación del líquido del humor vítreo el cual viene seguido de una miodesopsias  el cual se genera por el desprendimiento del líquido vítreo.
  • Metamorfopsia,  en el cual paciente presenta una visión distorsionada, afectando  la percepción del tamaño y la forma de los objetos.
  • Panuveítis, en estos casos se presentan inflamación en las tres regiones de globo ocular: la cámara anterior, la intermedia y la posterior, afectando en la zona del vítreo, coroides y retina, se presentan los tres síntomas de manera simultánea en el paciente.

Diagnóstico

El médico oftalmólogo que es  el especialista en  tratar las enfermedades del ojo, la musculatura, el sistema lagrimal y los parpado, iniciará los estudios y procederá  de la siguiente manera:

  • Investigación y la recopilación de los datos a través de la apertura de la historia,  en el cual indagará sobre los antecedentes del paciente y procederá al examen físico ocular, igualmente solicitará exámenes complementarios como los que se mencionan a continuación:

Examen Físico:

  • Se procederá  a examinar a través de la lámpara de hendidura el cual es un microscopio que cuenta con una luz muy brillante que no molesta al paciente y se procede a realizar el examen ocular, por medio de esta técnica el oftalmólogo puede obtener un información de la estructura externa e interna del ojo, por lo que puede determinar si existen infección,  verifica si hay irritación de los vasos sanguíneos que estén afectando a la córnea, iris o a los tejidos del cristalino,  si existe sinequias posteriores en el cristalino generadas  de irritaciones, inflamaciones o traumatismos,  verifica el nivel de turbidez del líquido acuoso y así como la condición de la pantalla del cristalino.

Examen de Laboratorio,  solicitará los siguientes estudios:

  • Conteo sanguíneo completo, el cual incluye: conteo de glóbulos rojos y blanco, cantidad de hemoglobina en la sangre  y hematocritos que es la cantidad de sangre que tiene cada persona, ya que uveítis esta relacionada con los vasos sanguíneos en el área ocular, estos exámenes son de considerable prioridad.
  • Exámenes para descartar la presencia de VIH, sífilis.
  • Análisis del líquido del ojo a fin de determinar la calidad de humos vítreo y del humor acuoso, que son los que permiten la función de enfocar las imágenes.

Es posible que una enfermedad  presente y no diagnosticada pueda ser la causa por la aparición de la uveítis por lo que el oftalmólogo pudiera referir al paciente a otros especialistas, a fin de profundizar aún más sobre la causa especifica por la cual se genera la uveítis.

Tratamiento

El tratamiento a aplicar se establecerá según lo que arrojó el diagnóstico y se establecerá los siguientes procedimientos:

  • Dilatación de la pupila y la cicloplejia con el objeto de inducir a una parálisis del músculo ciliar el cual esta ubicado en el interior del ojo, para  que el ojo entre en un proceso de reposo y ayude a calmar el dolor.
  • Tratamiento antiflamatorios,  en  el caso de que la infección sea provocada por un agente viral, se recetará corticoides tópico como la dexametasona y prednisolona, o antiflamatorios no corticoides como la fenilbutazona o la oxifenbutazona, este tratamiento será  a juicio del médico, según la información de la historia médica y de los resultados arrojados en el diagnóstico.
  • Si el padecimiento es generado por una infección bacteriana, se procederá a aplicar antibióticos, el cual será de manera tópica, igualmente se puede aplicar  inyecciones intraocular, este procedimiento  deberá realizarlo el oftalmólogo.
  • Inmunosupresores, si el padecimiento no evoluciona satisfactoriamente, se deberá remitir al paciente a un hematólogo que es el médico especialista en enfermedades relacionadas con la sangre, la médula ósea, el bazo y los ganglios, ya que el tratamiento se deberá incluir inmunodepresores, así como el control de la hemoglobina que es la encargada de llevar el oxígeno al área de los ojos.
  • Procedimiento quirúrgico,  este proceso se llevará a cabo si hay algunas complicaciones previas que generen la inflamación y la aparición de la uveítis, como  por ejemplo, la cataratas,  el glaucoma o el desprendimiento de la retina.

La prontitud en la recuperación de la afección por uveítis, dependerá del tipo de uveítis que presente el paciente, por ejemplo si la afectación es en la parte posterior del ojo en la coroiditis, la recuperación es mas lenta que la uveítis presentada en la parte frontal del ojo como en la iris.

Complicaciones

Las complicaciones de la uveítis están asociadas con la pérdida de la visión y las mismas se presentan cuando no son tratadas oportunamente y pueden generan otras complicaciones íntimamente asociadas, entre las que se encuentran:

  • Cataratas que es opacidad parcial o total de la zona del cristalino, lo que no permite que la retina pueda enforcar adecuadamente.
  • Desprendimiento de la retina, esto ocurre porque no hay un riego sanguíneo y se produce una separación entre la retina y el epitelio pigmentario el cual puede producir la pérdida de la visión.
  • Glaucoma,  que es un aumento de la tensión intraocular por deficiencias en el drenaje humor acuoso que nutre y oxigena la el globo ocular, lo que genera la pérdida de las fibras nerviosas del nervio óptico y que puede ocasionar la una ceguera.

NOTA: La información aquí plasmada tiene como objeto informar de manera general sobre los tópicos aquí planteados, en ningún momento establece opiniones médicas, en caso de duda consulte a su médico especialista.

Si fue de su agrado éste artículo, te invitamos a visitar los siguientes enlaces:

 

(Visited 19 times, 1 visits today)