La Pulpitis en dientes ¿Puede llegar a ser irreversible?

La pulpitis es una enfermedad dental que puede ser provocada por múltiples factores, los más comunes son la presencia de caries dentales y los traumatismos dentales. La Pulpitis es una respuesta inflamatoria que causa mucho dolor. Si quieres conocer todo sobre la pulpitis, su origen, causa, diagnóstico, tratamientos y más, no dejes de leer este artículo. Recuerde por favor no automedicarse, en caso de reconocer un síntoma de ésta enfermedad, acuda a su médico.

 

PULPITIS

¿Qué es la pulpitis?

Hoy comentaremos sobre una enfermedad dental conocida con el nombre de pulpitis. Se trata de una inflamación de la pulpa dental que suele tornarse sumamente dolorosa. Conozcamos un poco sobre la pulpa dental, para comprender sobre esta enfermedad que atenta contra nuestra salud.

El origen del tejido de la pulpa dental es mesodérmico, es decir, proviene de la capa germinal que da origen al tejido conjuntivo, este tejido sirve de soporte y la pulpa dental es un tejido conectivo, que se ubica dentro de las paredes de la dentina, que es la capa de marfil que cubre la parte interna de los dientes.

Ambos tejidos tanto la pulpa dental como la dentina, están íntimamente relacionados, al punto que los odontólogos realizan su estudio y tratamiento en conjunto, es decir, son tratadas como una sola e incluso lleva el nombre de complejo pulpodentario.

La principal función de la pulpa dentaria es por supuesto servir de soporte, cuya función cumple a través de servir como matriz para que exista una conexión entre células y órganos. Por lo tanto, podemos suponer que la pulpa dental es un tejido conformado por una cantidad de nervios y vasos sanguíneos. Generalmente son las caries dentales, las causas más frecuentes de la pulpitis, también la misma puede ser generada por traumatismos de los dientes.

PULPITIS

Cuando no se realiza la higiene dental de manera adecuada, los restos de alimentos que quedan entre los dientes, sobre ellos y en el entorno bucal donde éstos se encuentran, deben ser procesados, si no son retirados. Por lo tanto, se generarán ácidos para metabolizar los restos alimenticios, así como bacterias que surgen en el medio adecuado, debido a la descomposición de éstos.

Estos ácidos penetrarán en los tejidos de los dientes, alcanzado la pulpa dental. Los mismos pueden ingresar a través de micro túbulos que se encuentran en el esmalte y dentina, lo que originará una respuesta inflamatoria en principio defensiva del propio organismo.

Esto sucede porque el tejido conjuntivo, también es responsable de generar reacciones ante cualquier  ingreso, de un cuerpo que sea reconocido como un patógeno, por lo tanto, reaccionará de manera defensiva.

Posteriormente a la inflamación defensiva, se producirá  una inflamación degenerativa en ella. Se pueden producir casos en los cuales esa respuesta degenerativa del tejido, produzca una inflamación que derive en la generación de una  fistula purulenta, que no es más que la conexión anormal entre dos tejidos.

PULPITIS

Esta fistula provocará la aparición de una sustancia serosa, que necesariamente deben ser drenada, en la mayoría de los casos posterior al tratamiento con antibióticos, se necesita intervención médica. Generalmente las caries se originan en lugares que son poco perceptibles y por ello, en la mayoría de los casos no detectamos su inicio, sino cuando ya se hace evidente un daño.

Cuando ya son perceptibles es muy posible que el daño haya llegado a la pulpa dental e iniciado una pulpitis. Es por ello, de suma importancia realizar de manera regular la visita al odontólogo, quien detectará la presencia de caries y en caso de sospechar la posibilidad de que se esté generando una pulpitis, solicite que se realicen estudios de radiografías coronales, las cuales son un tipo de radiografías que permite observar el estado de las coronas de los dientes.

Tipos

Como ya hemos comentado la pulpitis puede ser generada por diferentes causas y factores, la principal causa de esta enfermedad dental es provocada por la presencia de caries dentales, las cuales degradan el esmalte de los dientes y logran penetrarlo, deterioran la dentina y alcanzan la pulpa dental.

También la pulpitis puede aparecer o ser originada por traumatismos o golpes, presencia de fisuras o fracturas dentales e incluso no se pueden descartar la ejecución de procedimientos dentales mal realizados. En la mayoría de los casos la inflamación de la pulpa dental, se encuentra relacionada con infecciones bacterianas, aunque en algunos casos también puede desarrollarse debido a la periodontitis.

PULPITIS

La periodontitis es una enfermedad de las encías, la misma es una infección que daña el tejido blando y que sin tratamiento, puede destruir el hueso que sostiene los dientes o derivar en una pulpitis. Al producirse una inflamación, la pulpa se comenzará a expandir dentro de la cavidad ejerciendo presión sobre los tejidos y los nervios, esta presión es la que produce dolor.

Dependiendo del grado de inflamación y daño, los odontólogos han creado una clasificación de los diferentes tipos de pulpitis. Dependiendo del grado de desarrollo en el que se encuentren la pulpitis, el odontólogo indicará el tratamiento adecuado.

Con base en lo anteriormente señalado, los tipos de pulpitis son: Pulpitis Reversible, Pulpitis Irreversible, esta última está subdividida en varios tipos. Otro tipo es la Pulpitis Irreversible Crónica y la Pulpitis Hiperplásica, de cada una de ellas comentaremos en detalle a continuación.

Pulpitis reversible

La pulpitis reversible es el tipo de pulpitis considerada de afectación leve. Tal como su nombre lo indica, la inflamación generada en la pulpa dental puede ser revertida. Este tipo de pulpitis son generalmente diagnosticadas en una fase temprana de su desarrollo. Su detección oportuna permite que los tratamientos sean poco invasivos, por lo que en la mayoría de los casos se puede conservar buena parte de la pieza dental afectada.

PULPITIS

La pulpitis reversible se caracteriza por presentar una pulpa dental irritada, cuya inflamación inicial es generada, incluso por estímulos físicos. Quizás suene curioso pero los dientes cuando están sanos no son objeto de nuestra atención, es como si no estuvieran, pero al momento de cualquier daño, lo primero que hace la mayoría de las personas es hurgar con su lengua, la zona en donde sienten el estimulo.

Esta pequeña y natural reacción de las personas también influye en el proceso inflamatorio. Entonces la pulpitis reversible responderá a estímulos físicos, también a los estímulos químicos, como pueden ser los ácidos generados por las bacterias.

Estos ácidos ingresaran por los túbulos presentes en la dentina y alcanzarán el complejo pulpodentario. En la pulpitis reversible las ramificaciones de los nervios que se encuentran en el complejo pulpodentario, no han llegado a ser infectadas por completo ya que no es atacada de manera directa, es por ello, que al ser diagnosticada a tiempo, podemos detener su avance y evitar daños mayores.

Pulpitis irreversible

El tipo de pulpitis como podemos suponerlo es más severa, en consecuencia el tratamiento que debe ser aplicado al paciente, es un tratamiento mucho más invasivo, debido a que el mismo amerita la extirpación de la pulpa del diente.

Existen niveles de pulpitis irreversibles que inclusive ameritan la extracción de la pieza dental afectada, este último procedimiento es generalmente sugerido por el odontólogo cuando el tratamiento endodóntico no es viable como solución al problema diagnosticado. Cuando hablamos entonces de pulpitis irreversible, la pulpa dental se encuentra alterada y se ha producido una inflamación severa.

La inflamación puede haber sido producida  tanto por estímulos físicos o químicos o por el ataque de bacterias. En este tipo de pulpitis el complejo pulpodentario ha sido atacado directamente. Las bacterias han tenido el tiempo suficiente para desmineralizar por completo el esmalte y la dentina llegando a la pulpa dental.

La Pulpitis irreversible a su vez se subdivide en Pulpitis irreversible aguda la cual tiene dos tipos de pulpitis: La Pulpitis Irreversible aguda serosa y la Pulpitis Irreversible aguda purulenta. La Pulpitis irreversible aguda, en la mayoría de los casos aparece de manera repentina, se produce un dolor que suele aparecer de forma espontánea, no es necesario ningún tipo de estímulo para que se produzca.

En esta fase el dolor es de tal magnitud que se necesita la ingesta de medicamentos analgésicos y antiinflamatorios para poder calmarlo. Cuando se presenta una pulpitis irreversible aguda, si ha sido provocada por la presencia de caries, esta se encuentra muy profunda. Es muy posible que haya exposición de la pulpa dental o se encuentre muy cercana a la cámara pulpar del diente.

PULPITIS

En este tipo de pulpitis irreversible aguda puede haber ya la presencia de una fistula con secreción serosa o purulenta, inflamación, enrojecimiento y sensación de calor en la zona afectada. Dependiendo de la existencia de secreción o exudado, se realiza la clasificación de la pulpitis irreversible aguda en: Pulpitis irreversible aguda serosa y Pulpitis irreversible aguda purulenta.

La Pulpitis irreversible aguda serosa se presenta con un dolor espontáneo y duradero. Este dolor puede ser también generado por estímulos de cambios de temperatura. Es común que se presente el dolor cuando se ingieren alimentos calientes o fríos, pero el dolor perdura aún después de retirado el estímulo y solo el paciente encuentra alivio con la ingesta de analgésicos.

También el dolor se puede hacer presente en estos casos luego de comer alimentos azucarados. En este tipo de pulpitis, hay ocasiones en donde el paciente no logra identificar exactamente cuál es el diente afectado, porque el dolor se irradia hacia otras zonas.

La Pulpitis irreversible aguda purulenta por su parte, provoca un dolor mucho más  intenso, casi permanente, por lo que se identifica como un dolor de larga duración. En la mayoría de los casos el dolor se hace más intenso durante la noche. El dolor no se alivia con la ingesta de analgésicos y solo se puede aliviar con la colocación de compresas frías o buches de agua fría.

Pulpitis Irreversible Crónica

La Pulpitis Irreversible Crónica se produce como consecuencia de la presencia de una pulpitis irreversible aguda que no fue tratada o también por la presencia de otros agentes que van causando daños leves, los cuales van proporcionando estímulos que son tolerados por el paciente, pero a lo largo del tiempo va afectando la pulpa dental.

En este tipo de pulpitis puede o no haber presencia de dolor, es posible que el mismo se presente al masticar con el diente perjudicado,  pero el mismo es de corta duración y no se hace presente siempre, sino de manera esporádica, no suele haber reacción con estímulos ante el frío y calor.

Pulpitis hiperplásica

La pulpitis hiperplásica también se conoce con el nombre de pólipo pulpar. Este tipo de pulpitis es una de las más severas debido a que la pulpa dental es expuesta y se debe a que la misma presenta una inflamación severa que provoca su salida de la cavidad dental.

En este tipo de pulpitis el proceso inflamatorio ha sido por un tiempo prolongado, por lo que la pulpa dental logra erosionar la dentina y tiene comunicación con la cavidad oral propiamente dicha. La misma puede ser identificada en la cavidad bucal como especie de masa rosada o rojiza en la cavidad del diente provocada por la caries.

En la mayoría de los casos no se presenta dolor a menos que la zona y la pulpa la cual tendrá una consistencia fibrosa, sea empujada hacia la raíz del diente, en ese momento es posible que se produzca dolor e incluso el sangrado, debido a que la pulpa dental y la zona afectada es muy vascularizada.

Síntomas

Los pacientes que presentan una pulpitis suelen referir diferentes tipos de síntomas y por supuesto que los mismos estarán relacionados con el tipo de pulpitis que presente y el grado de desarrollo o avance de la misma. Como hemos comentado con anterioridad la pulpitis puede causar un dolor muy intenso. Generalmente se pueden formar abscesos si la pulpitis no es tratada a tiempo.

La inflamación que se genera en la pulpa dental provoca la presencia de una hipersensibilidad de la pieza dental afectada e incluso el dolor puede ser irradiado hacia otras áreas. Si se genera un acceso como repuesta al desarrollo de una pulpitis, la zona se torna extremadamente sensible a la presión y a ser golpeada ligeramente con un instrumento dental.

También cuando el paciente con pulpitis ingiere alimentos fríos o calientes, tendrán una reacción dolorosa a los cambios de temperatura. En este caso el dolor aparece como respuesta al estimulo ocasionado, pero desaparecerá en un tiempo breve.

También se puede presentar como síntoma un dolor que aparece de manera espontánea no necesariamente en respuesta a un estimulo y además el mismo se mantienen por un espacio de tiempo prolongado.

Otra síntoma son dolores esporádicos que aparecen espontáneamente y luego desaparecen por días, es posible que la presencia de este síntoma sea una respuesta a la necrosis de la pulpa dental, no obstante, el dolor aparecerá al ejercer presión en la zona afectada. Hay pacientes que la pulpitis a derivado la generación de un proceso infeccioso con la presencia de acceso y puedan entonces presentar cuadros febriles.

Diagnóstico y tratamiento

Cuando reconocemos algunos de los síntomas indicados anteriormente lo más probable es que estemos desarrollando o estemos en presencia de una pulpitis, por lo que lo más recomendable es asistir prontamente al odontólogo.

Para diagnosticar la pulpitis se pueden realizar pruebas de sensibilidad del diente, para ello exponen la zona posiblemente afectada a chorros de agua fría o chorros de aire, lo que permitirá identificar tras la reacción, si la zona esta posiblemente afectada por una pulpitis.

Una manera de diagnosticar tras esta prueba el grado de afectación es, sí el dolor desaparece en 1 ó 2 segundos después de haber retirado el estímulo, es indicativo que la pulpa puede estar lo suficientemente sana como para salvarla, por lo que el odontólogo puede diagnosticar una pulpitis reversible.

En el caso que el dolor persista después de quitar el estímulo, o si el dolor aparece de manera espontánea, significa que la pulpa está muy afectada, por lo que el odontólogo puede diagnosticar una pulpitis irreversible.

También los odontólogos suelen hacer un examen de vitalidad de la pulpa dental, el cual realizan utilizando un probador eléctrico de pulpa. El odontólogo realiza ciertas pruebas que le permitirán identificar el grado de afectación de la pulpa. Este tipo de pruebas le permitirá al odontólogo identificar la presencia de una pulpitis y su tipo.

Si la pulpa dental se encuentra lo bastante sana podrá ser salvada. Los odontólogos utilizan para esta prueba un estimulador eléctrico, si la pulpa está viva el paciente podrá percibir la pequeña descarga eléctrica que es aplicada a la pieza dental.

También la sensibilidad indicada por el paciente luego de golpear el diente, es una manera de diagnosticar una posible inflamación que  se ha extendido a los tejidos circundantes. En oportunidades para las pruebas diagnosticas, los médicos solicitan radiografías con la finalidad de evaluar la condición del hueso que rodea al diente, con el propósito de identificar cambios relacionados con la inflamación de la pulpa, como un quiste o una inflamación del propio hueso.

En la mayoría de los casos en donde el paciente es diagnosticado con una pulpitis dental, los odontólogos recetan al paciente antibióticos, debido que en la mayoría de los casos la pulpitis es provocada por infecciones bacterianas. También dentro del tratamiento son recetados analgésicos y antiinflamatorios, con la finalidad de mejorar los síntomas de dolor y disminuir la inflamación.

En los casos que es diagnosticada una pulpitis reversible, el tratamiento se fundamenta en la eliminación de la caries o corrección del traumatismo. Si es causada por una caries, luego que la misma es eliminada, se realiza un recubrimiento pulpar.

El material que es colocado en el espacio dental donde se encontraba la caries contiene calcio, esto con el propósito de ayudar a la regeneración de la dentina, que tiene la función protectora de la pulpa dental. Por último, se realiza el empaste con resina, lo que busca cerrar la zona de ingreso y además devolver la anatomía del diente.

 

Cuando el diagnóstico identifica la presencia de una pulpitis irreversible o hiperplásica, el tratamiento será más invasivo y extenso, debido a que la pulpa es atacada directamente y se encuentra infectada. Como primer paso en el tratamiento se requiere la ingesta de antibióticos para controlar la infección. Luego de concluir el  tratamiento se procede a la extracción de la pulpa dental, esta se hace a través de un método odontológico llamado endodoncia.

Luego que extraída la pulpa dañada, se desinfectan la zona y se preparan y taponan los conductos que fueron intervenidos. Se permite la recuperación del diente y al constatar que no hay dolor, ni inflamación se procede a realizar el empaste del diente.

Es de suma importancia estar atentos a la salud dental los niños, debido a que un daño dental en sus dientes de leche, puede afectar el germen del diente permanente, si esto ocurre se puede dañar el mismo de manera irreversible.

En los niños también se realiza el tratamiento de extracción de la pulpa, pero solo la que se encuentra en la cámara dental, es decir, la que se encuentra en la corona del diente, para no tocar la pulpa que se encuentra en los conductos de la raíz, luego se hace el empaste con resina para finalizar. En casos muy graves se recomienda la extracción del diente.

Si este artículo ha sido de ayuda y aclaró sus dudas, lo invitamos a continuar la lectura de los siguientes enlaces que recomendamos a continuación:

 

(Visited 74 times, 1 visits today)