La Pericarditis, esta enfermedad inflamatoria coronaria

La pericarditis es una patología que afecta a las membranas del pericardio que son las que recubren  y protegen al corazón. El padecimiento  provoca un dolor en el pecho cuando las capas del pericardio se rozan entre sí. A continuación, vamos a indagar más sobre el tema y establecer cuáles son los síntomas que nos alertará sobre esta enfermedad.

PERICARDITIS

¿Qué es la pericarditis?

El corazón se ubica en la caja torácica del cuerpo humano, su tamaño es similar a un puño y tiene forma de cono, el cual está protegido por varias capas de tejido muscular,  una de ellas es el Pericardio que es una doble membrana cuya  forma es similar a un saco y cuya función es envolver y  proteger  al músculo del corazón;  una de las dos membranas está en contacto directo con el corazón y se le  denomina pericardio visceral  y la membrana o capa externa se le denomina pericardio parietal, entre las dos capas se ubica un espacio que contiene un líquido que actúa como un lubricante, al mismo se le conoce como líquido  pericárdico.

El objetivo del pericardio es emitir las compresiones de la cavidad torácica donde se ubica el corazón e igualmente protege al corazón de las estructuras cercanas durante el proceso de la contracción del músculo cardiaco, también actúa como agente contralor del movimiento de dilatación de las cámaras cardíacas lo que permite la eficiencia del corazón.

Estas membranas no son indispensables para que el corazón funcione adecuadamente, por lo que si el pericardio presenta alguna afectación congénita y el mismo no pueda tratarse medicamente, los cardiólogos que son los médicos especialistas en las afecciones producidas en el corazón, pueden decidir  extirparlo.

La pericarditis sucede cuando hay una inflamación o irritación de la membrana del pericardio  a causa del incremento del líquido pericárdico,  la cual  puede  taponar las válvulas del corazón e impedir  que éste funcione adecuadamente, en algunas ocasiones la pericarditis causa dolor en el pecho y también puede venir acompañado de otros síntomas como fiebre o febrícula que es una fiebre que regularmente se da en horas de la tarde, esta situación ocurre cuando las capas del pericardio visceral y el pericardio parietal se irritan y se frotan entre sí.

Cuando ocurre  esta situación  se habla de un derrame pericárdico, que además del dolor también generar un engrosamiento de las membranas, retracción que es la reducción progresiva del músculo cardíaco e igualmente la calcificación del pericardio. Cuando sucede esta irregularidad el líquido pericárdico  presiona al corazón y se ve afectado el bombeo de la sangre.

Regularmente la pericarditis se desarrolla en forma repentina, pero es de corta duración, a este tipo de padecimiento se le cataloga como pericarditis aguda, cuando el paciente se le presentan los síntomas de manera repetida y continúa se le denomina pericarditis crónica.

PERICARDITIS

Causas

La pericarditis es una patología en el cual aun no esta bien establecido cuales son  las causas que  lo provoca, según las estadísticas médicas esta afectación se genera después de presentar infecciones en las vías respiratoria  tanto en niños como en adultos,  sin embargo la prevalencia se ubica en hombres y en mujeres entre los 20 y los 50 años de edad.  En este sentido la pericarditis es provocada por el resultado de:

  • Infecciones virales como una neumonía, igualmente las producidas por los virus echovirus que son infecciones ubicadas en el tracto gastrointestinal, por el virus coxsackie también llamado enfermedad de la mano y la boca ya que es provocada por una higiene deficiente de las manos, e inclusive puede se causado por  un refriado común.
  • Infecciones bacterianas transmitidas por la bacteria pericarditis purulenta, esta infección es poco común.
  • Infecciones por hongos las cuales son capaces de producir pericarditis, pero son  pocos frecuentes, entre éstas infecciones se hayan  las micóticas que se producen en la piel y en especial en el cuero cabelludo, dentro de las que se ubican las producidas por histoplasmosis, la candida, el aspergillus y el coccidioides ésta última se adquiere por las vías respiratorias.
  • Enfermedades generadas del cáncer y la leucemia.
  • Padecimientos en el sistema inmunitario, los cuales ocurren cuando los anticuerpos dañan las células y tejidos sanos por error como por ejemplo la patología del sida.
  • Hipotiroidismo, un padecimiento del sistema endocrino donde las glándulas endocrinas liberan hormonas al torrente sanguíneo, en éste caso puede haber mucha o poca producción de la hormona de la tiroides, lo cual repercute en el ritmo de los latidos del corazón.
  • Insuficiencia renal,  en el cual los riñones pierde de manera muy violenta en un máximo de dos días, la capacidad para eliminar los residuos tóxicos del cuerpo humano, así como mantener el equilibrio de los líquidos y de los minerales presentes en la sangre en el cuerpo.
  • Fiebre reumática la cual afecta las articulaciones, la piel y el cerebro, este padecimiento inflamatorio  se presenta después de una infección  relacionada con la bacteria del estreptococo la cual también  puede producir otras enfermedades como por ejemplo la faringitis o la fiebre escarlatina, las cuales afectan gravemente al corazón.
  • Tuberculosis: Es una infección contagiosa que afecta a los pulmones y la cual se puede propagar a través del torrente sanguíneo a otros órganos de cuerpo humano entre otros al corazón.
  • Tumores y  que el tratamiento para la erradicación del mismo haya sido con  radioterapia, el mismo puede afectar posteriormente las membranas del pericardio, produciendo la pericarditis.
  • Las enfermedades cardíacas también pueden provocar pericarditis, entre las que se encuentran el paro cardíaco o infarto. así como también la miocarditis que el la inflamación del músculo del corazón.
  • Cuadro de ansiedad, depresión y ataques de pánico, en el cual el músculo del corazón presenta arritmias cardíacas que a  largo plazo puede afectar a pericardio.
  • Procedimientos quirúrgicos o traumas producto de accidentes donde se ven involucrado el tórax, el esófago o el corazón.
  • Algunos medicamentos como procainamida  para controlar el ritmo del corazón, hidralazina para tratar la hipertensión arterial, fenitoína para el tratamiento para las convulsiones, isoniazida medicamento antibacteriano y otros medicamentos empleados para el tratamiento del cáncer.

PERICARDITIS

Síntomas

Los síntomas relacionados con la pericarditis están determinados por la duración de la patología, regularmente la pericarditis aguda puede durar hasta tres semanas, la pericarditis incesante puede durar entre cuatro a seis semanas, pero menos de tres meses y sí la pericarditis es crónica los síntomas pueden presentarse por un periodo superior a los tres meses.

Si la pericarditis es aguda el dolor es de manera punzante a nivel del pecho, detrás del esternón, los pacientes lo describen como un dolor leve pero continuo como si estuviesen presionando la zona del tórax, así mismo el dolor se irradia hacia el hombro izquierdo y  a la zona del cuello, acostarse boca arriba incrementa el dolor, sentarse o inclinar el cuerpo hacia adelante suele minimizar el dolor.

En algunos pacientes el dolor es similar al de un infarto al corazón, igualmente el dolor puede presentarse con fiebre, taquicardia, tos y dolor al tragar, éstos síntomas pueden durar varios días.

En la pericarditis crónica puede aparecer los síntoma de aparición del líquido pericárdico, igualmente se presenta con dolor crónico en el pecho, dificultad para respirar y mareo.

De manera general los síntomas de la pericarditis

  • Dolor centro -torácico, el cual es causado por el roce producto de la inflamación del pericardio contra el corazón, el dolor se minimiza colocando el cuerpo hacia adelante como a manera de plegaria, su duración es de horas a días a diferencia del infarto que tiene una duración de 30 minutos a 1 hora y no se disminuye en ninguna posición.
  • Dificultad para respirar, sobre todo cuando se acuesta.
  • Fiebre si la pericarditis es producto de una infección.
  • Los sonidos de la zona torácica emitidos  por el corazón, son débiles, debido al derrame del líquido pericárdico.
  • Disminución de los ruidos producidos por los pulmones y posiblemente la pericarditis produzca también el derrame pleural, producto de la inflamación del pericardio.
  • Taquicardia, producto de la fibrilación auricular, en donde se produce una arritmia o una frecuencia cardíaca acelerada.
  • Tos seca.
  • Dolor al tragar.
  • Nauseas o vómitos.
  • Pérdida de las ganas de comer.

Pericarditis

Complicaciones

Las complicaciones médicas o el agravamiento que puede tener un paciente con pericarditis pueden ubicarse en:

Pericarditis constrictiva

La pericarditis constrictiva se produce cuando el pericardio se presenta con un estado desarrollado de inflamación, en esta situación en el pericardio se producen adherencias de tejido fibroso en las capas visceral y parietal, frecuentemente estas adherencias involucran depósitos de calcio, lo cual conlleva a que el pericardio se transforme en una estructura engrosada y rígida.

Al estar modificada la contextura del pericardio,  se ve comprometido el correcto llenado de las cámaras cardíacas que están compuestas de la aurícula derecha e izquierda y los ventrículos derecho e izquierdo, haciendo que disminuya el volumen sistólico que es el volumen de sangre que el corazón dirige hacia la arteria aorta, así como también  el gasto cardíaco que se refiere al volumen de sangre por minuto que expulsa el ventrículo. En estas condiciones no se presenta una cantidad significativa de líquido pericárdico como para que haya un taponamiento en las válvulas del corazón.

Las irregularidades del ritmo cardíaco son frecuentes, el paciente con éste padecimiento presenta congestión venosa en la que hay un aumento de la presión de la aurícula derecha y la cual se puede observar a través de los procedimientos de  imagenología con  una dilatación de las venas cava superior y ácigos la cual  se ubica en la parte derecha del tórax.

Igualmente se puede presentar retención de líquidos en el abdomen lo que origina  un engrandecimiento del hígado y a su vez generar en una fibrosis del hígado a esta  situación se le denomina cirrosis cardíaca, de la misma manera se puede presentar un acrecentamiento de las piernas y brazos producto de la retención de líquidos, éstos síntomas también están acompañados de cansancio, debilidad y disminución de la masa muscular.

Pericarditis

Taponamiento cardíaco

Las manifestaciones del taponamiento cardíaco surgen cuando hay una presión del corazón a causa del derrame pericárdico, este padecimiento se puede presentar en cualquier situación sea la misma una pericarditis aguda o crónica, se presenta una acumulación en exceso del líquido pericárdico en las válvulas del corazón, lo cual evita que el órgano realice su función y se cargue adecuadamente de sangre, causando el taponamiento cardíaco, por lo cual hay una disminución del gasto cardíaco, se presenta una baja en la  tensión  arterial, el cual puede producir mareos, desmayo o un shock cardiogénico,  debido a la ausencia del flujo sanguíneo.

En éste escenario se puede presentar una taquicardia y taquipnea que es la alteración del ritmo respiratorio. Las venas ubicadas en la zona cervical se encuentran muy dilatadas. El taponamiento cardíaco se ubica en -10 en la tensión arterial sistólica que es la máxima presión que ejerce el corazón al latir.

En el taponamiento cardíaco  la principal manifestación es la dificultad para respirar seguido del dolor torácico, en esta situación, los signos vitales son imperceptibles. En los casos en que se compriman cualquiera de las cámaras cardíacas,  la palpación de los signos físicos, se realizan a través de las técnicas de valoración  por medio de  ecocardiograma,  eco Doppler  o por la técnica de la hemodinamia a través de un  cateterismo,  con el objeto de evaluar el ritmo  cardíaco  y la  ruta la corriente sanguínea.

Pericarditis

Diagnóstico

El diagnóstico de la pericarditis se basa en la apertura de la historia clínica del paciente, a fin de analizar los antecedente del padecimiento, la exploración física, y los resultados de las pruebas adicionales como por ejemplo Rayos X de tórax, ecocardiograma entre otros, a continuación se indica el protocolo para el diagnóstico:

Historia Clínica

Preguntar si el paciente ha presentando  una  infección respiratoria reciente, se debe incluir en esta información si ha tenido gripe,  sin importar el grado de complicación de la misma.

Indagar si el paciente ha sufrido de un ataque al corazón recientemente o si tiene una lesión a causa de traumatismos en la zona del corazón, tórax o del esófago  producto de un accidente. Le solicitará al paciente que describa si siente algún dolor en la zona del tórax, cuando esta acostado, respira o tose.

Exploración Física

El médico especialista, a través del estetoscopio establecerá si hay exceso de líquido en la zona del corazón, por medio de la exploración se podrá escuchar  el roce del líquido pericárdico,  que es el ruido que realiza el pericardio cuando toca con la cubierta exterior del corazón.

El médico podrá escuchar los signos del líquido en el pericardio y establecerá que se trata del líquido pericárdico o el sonido provendrá de los pulmones y en éste caso se tratará de un derrame pleural, en ambas situaciones el diagnóstico está relacionado con pericarditis.

Pruebas adicionales

Si es necesario se procederá a pruebas adicionales como por ejemplo:

  • Radiografía de tórax: A través de esta imagen se puede establecer como se encuentra el interior de la zona de tórax, el corazón, los pulmones y los vasos sanguíneos. Se puede identificar si el corazón esta recrecido, lo que puede ser un indicativo de un exceso del líquido pericárdico e igualmente  se puede observar si se presenta calcificaciones en la silueta cardíaca.
  • Electrocardiograma: A través de esta herramienta, se puede establecer la actividad eléctrica del corazón y determinar si puede presentarse el padecimiento de la pericarditis y de taponamiento cardíaco.
  • Ecocardiograma: A través de las ondas de sonido se puede visualizar la imagen del corazón, su dimensión, estructura y actividad cardíaca, así como también  se puede observar si hay un trastorno de las cavidades cardíacas por el derrame pericárdico, igualmente  se verifica  las alteraciones en las velocidades de la sangre a través de las válvulas cardíacas.
  • Tomografía computarizada: A través de este dispositivo, se puede observar de manera detallada el funcionamiento del corazón y  si hay presencia de engrosamiento y calcificación del pericardio.
  • Resonancia magnética: Por medio de imágenes y ondas de radio, se emiten imágenes nítidas del órgano del corazón, así  como también de los tejidos blandos,  se puede visualizar  los cambios que haya tenido el pericardio y si hay presencia de engrosamiento y calcificación del pericardio

Exámenes de sangre complementario, a fin de determinar como a afectado la patología en la química sanguínea, a través de estos exámenes  se puede complementar el tratamiento a seguir:

  • Hemocultivo, con la finalidad de verificar si hay baterías en la muestra sanguínea.
  • Conteo sanguíneo completo, a fin de verificar la cantidad de glóbulos rojos y tamaño promedio, glóbulos blancos, la cantidad de hemoglobina en la sangre que es la proteína que transporta el oxígeno al cuerpo.
  • Anticuerpo antinuclear,  a fin de identificar los anticuerpos que se unen a las células y si éstos dañan a las células buenas.
  • Proteína C reactiva, a fin de verificar los niveles de proteína producidos por el hígado, sí el nivel es alto,  quiere decir que hay inflamación en el cuerpo.
  • Factor reumatoideo, con la finalidad de descartar si no hay factores reumatoideos en la sangre que pueda generar patologías de artritis u otras enfermedades autoinmunes.
  • Prueba cutánea de tuberculina, es la prueba para verificar si hay presencia de infección por tuberculosis.

Sí se sospecha de pericarditis constrictiva, adicionalmente se procederá a:

  • Establecer los signos del pulso venoso a fin de determinar el volumen de las venas de la zona del cuello, por los cambios de presión en su interior por afectación de la actividad cardíaca.
  • Establecer si el paciente presenta pulso paradójico, a fin de establecer la presión arterial sistólica.
  • Si es necesario se deberá realizar un cateterismo, a fin de verificar las presiones sanguíneas y prueba de la alteración del llenado ventricular.

Tratamiento

El tratamiento para la pericarditis, debe ser aplicado lo más pronto posible para evitar complicaciones, en este sentido se procederá de acuerdo a:

Aplicar antinflamatorios, como por ejemplo ibuprofeno, aspirina, diclofenaco entre otros, para contribuir con la desinflamación y disminución del dolor en la zona del pericardio.

Si la causa de la pericarditis proviene de una infección se procederá:

  • Suministro  de antibióticos,  sólo si la infección es causada por una  bacteria y su aplicación y dosis la establecerá el médico tratante.
  • Aplicación de medicamentos antimicóticos,  si la infección es a causa de un hongo, el tratamiento deberá ser aplicado por dos 2 a 3 semanas.
  • Diuréticos para la eliminación del exceso de líquido, tanto en la zona del corazón, como en la zona de las piernas y brazos.

Si la acumulación de líquido es en la zona del corazón, contribuye a que éste trabaje de manera inadecuada,  se procede de la siguiente manera:

  • Cuando se trate  de taponamiento cardíaco, se procederá a  drenar el líquido pericárdico, a este técnica se le denomina pericardiocentesis y se realiza a través de una aguja el cual es conducida con la ayuda de un ecocardiógrafo. Se procede a realizar una pequeña abertura en el pericardio, a fin de que el líquido pericárdico fluya por la cavidad abdominal, esta técnica es realizada por un cirujano en un quirófano.
  • Cuando se trate de pericarditis constrictiva, el único tratamiento a aplicar es el quirúrgico, para la remoción del pericardio engrosado, a esté procedimiento se le denomina pericardiectomía.

Expectativas

El padecimiento de la pericarditis puede ser catalogado como una patología leve  si se diagnostica a tiempo, la misma  puede mejorar por si sola en sus inicios con antinflamatorios recetados por el médico especialista, los cuales aminora las posibilidades de complicaciones a largo plazo con dosis altas durante 2 a 3 semanas y con  un reposo adecuado,  igualmente se deberá evitar los elementos tóxicos como el tabaco y el alcohol.

Ante síntomas como ahogo, respiración irregular, síntomas de mareo, inflamación de las vena yugular la cual esta ubicada en el cuello, se deberá acudir al medico de confianza ya que si a ésta patología  no se le tiene el cuidado adecuado puede causar hasta la muerte, ya que la acumulación del líquido pericárdico afecta el funcionamiento adecuado del corazón, lo que puede complicar  la detección de  los síntomas, los signos, el diagnóstico y  el tratamiento. La  pericarditis  puede convertirse  en una enfermedad crónica, si los síntomas se presentan periódicamente.

Prevención

La pericarditis no se puede prevenir, por eso se recomienda que en caso de  inflamación o infecciones respiratorias  que generen  dolor en el pecho y arritmias en el corazón consulte a su médico de manera inmediata.

NOTA: La información aquí plasmada tiene como objeto informar de manera general sobre los tópicos aquí planteados, en ningún momento establece opiniones médicas, en caso de duda consulte a su médico especialista.

Si fue de su agrado éste artículo, te invitamos a visitar los siguientes enlaces:

(Visited 49 times, 1 visits today)