¿Que es la Osteomielitis? todo de esta enfermedad ósea

Las infecciones son las principales responsables de enfermedades que padecen los seres humanos, estas suelen causar estragos en nuestro sistema inmune. En este caso hablaremos de la osteomielitis, una infección grave que afecta a los huesos y a sus tejidos adyacentes.

Osteomielitis

¿Qué es la osteomielitis?

Podríamos definir la osteomielitis como una infección de carácter óseo, es decir, afecta principalmente a nuestros huesos. El principal causante de esta afección son las bacterias las cuales llegan al hueso a través de la piel o bien los músculos y tendones que rodean al hueso.

Otra forma en que la infección puede llegar al hueso es a través de la sangre proveniente de cualquier otra parte del cuerpo, también podemos añadir que la osteomielitis puede originarse por una cirugía de  hueso en la cual no se tuvieron las medidas de higiene adecuada.

Los huesos que se ven más afectados en la osteomielitis en niños son los huesos largos como lo son los de las piernas y los brazos. En el caso de los adultos, los huesos afectados por la infección son los de los pies, las vertebras y la cadera. La osteomielitis podría ser una infección aguda o bien crónica que podría alojarse en la médula ósea. Dentro de los factores de riesgo de esta enfermedad se pueden destacar los golpes o accidentes recientes, diabetes, pacientes en hemodiálisis y aquellos que consumen drogas de manera intravenosa.

Los síntomas más frecuentes de la osteomielitis son el dolor de huesos, mucha sudoración, fiebre acompañada con escalofríos, malestar general, hinchazón junto con enrojecimiento y calor en la zona afectada y en caso que se presente una herida abierta esta podría contener pus.

Causas

En los casos de osteomielitis la principal bacteria causante de esta afección son los estafilococos. Este tipo de bacteria es frecuente encontrarlo en la piel y en la nariz de personas sanas y en estas zonas no producen ningún tipo de daño. Cuando esta bacteria se traslada a otro lugar como es el caso del hueso se vuelve potencialmente dañino causando la infección.  A continuación detallaremos como estos microorganismos pueden llegar al hueso:

El torrente sanguíneo

Hay gérmenes que se pueden encontrar en otras partes del cuerpo y ahí no causar daño o bien bacterias que podrían estar en los pulmones causando neumonía o bien en el riñón causando pielonefritis podrían llegar al torrente sanguíneo y trasladarse a algún punto lesionado en el hueso y alojarse ahí para provocar la osteomielitis.

Lesiones abiertas

En casos de accidentes o traumatismos se podrían producir lesiones punzantes y profundas que podrían hacer llegar a las bacterias a la parte más interna del cuerpo. Si tal lesión se infecta, estas bacterias podrían irradiarse hacia el hueso más próximo y ahí provocar la osteomielitis. Podría suceder que un hueso se fracture gravemente y que una porción de este sobresalga por la piel y en esos casos los gérmenes podrían llegar al hueso de forma más sencilla.

Cirugía

Hay dos formas en la que una cirugía podría causa osteomielitis, la primera causa sería que las medidas sanitarias necesarias para una intervención quirúrgica no se cumplieron. La segunda alternativa es que durante las cirugías de reemplazo de articulaciones o bien aquellas cirugías donde se corrigen fracturas podrían causar un traumatismo en los huesos adyacentes y ahí provocarse la osteomielitis.

Osteomielitis

Síntomas de la osteomielitis

En lo que respecta a los síntomas de la osteomielitis estos suelen ser bastante generales e incluso podrían confundirse con una infección en la piel, lo que podría hacer la diferencia en su diagnóstico es el dolor óseo. A continuación mencionaremos los otros síntomas que se destacan en esta enfermedad:

  • Fiebre.
  • Inflamación, calor y enrojecimiento en la zona donde se produce la infección.
  • Dolor en el lugar de la infección.

Pueden existir casos en donde la osteomielitis no produce síntomas o bien como ya mencionamos son fáciles de confundir con otras patologías. Esta situación es común en bebés y en adultos cuyo sistema inmune se encuentra comprometido.

Diagnóstico y tratamiento

Lo primero que el médico realizará para poder diagnosticar la osteomielitis es palpar la zona próxima al hueso que se encuentra afectado. Esta palpación tiene como fin  encontrar zonas de sensibilidad, inflamación o incluso calor en dicha zona. Si un paciente asiste a consulta por una úlcera en el pie, es probable que el médico haga uso de una sonda con el fin de determinar que tan cerca está el hueso de la úlcera.

Osteomielitis

En caso de que su médico no encuentre ningún hallazgo en la evaluación física o bien tenga aun dudas sobre el diagnóstico de la osteomielitis, es posible que le ordene la realización de diversas pruebas diagnósticas con el fin de confirmar el diagnóstico de esta enfermedad. A continuación comentaremos sobre estas pruebas.

 Análisis de sangre

Con esta prueba se pueden apreciar niveles elevados de glóbulos blancos que son las células del sistema inmune. Estos niveles elevados nos indican que el organismo se encuentra combatiendo alguna infección en el organismo. En caso de que la osteomielitis haya sido provocada por un agente patógeno que provino de la sangre, los análisis de sangre podría revelar cuál es la bacteria causante de la infección.

Es importante destacar que no hay análisis de sangre que diagnostiquen plenamente la osteomielitis. Este tipo de pruebas solo proporcionan pistas al médico de si existe o no una infección en el organismo, con ello podría indicar pruebas más específicas para poder diagnosticar la osteomielitis.

Estudios de diagnóstico por imágenes

Dentro de estos estudios se destacan las radiografías las cuales podrían revelar daño en el hueso. A pesar de que las radiografías son efectivas, es probable que una lesión ósea permanezca oculta incluso si la osteomielitis ya tiene semanas afectando al paciente. Si la enfermedad es de aparición reciente, es probable que la radiografía no sea muy útil y sean necesarias pruebas más específicas.

Osteomielitis

Otra prueba de imagen muy usada es la resonancia magnética, esta prueba hace uso de  ondas de radio y de un campo magnético los cuales podrían producir imágenes muy detalladas de los huesos y de los tejidos adyacentes al mismo. Esta prueba es sumamente útil para el diagnóstico de la osteomielitis por su imagen bastante detallada.

En lo que respecta a la Tomografía computarizada destaca por ser una exploración mediante radiografías tomadas desde diferentes ángulos con la finalidad de crear vistas transversales de las estructuras óseas del paciente. La tomografía computarizada es indicada cuando el paciente no tiene acceso a la realización de una prueba de resonancia magnética.

Biopsia ósea

Con esta prueba se puede determinar cuál es la bacteria que causa la osteomielitis, este hecho es de gran utilidad para el médico puesto que conociendo el agente causal podría orientar un tratamiento con antibióticos que sea sumamente efectivo para erradicar la infección.

Para poder realizar una biopsia abierta es necesario anestesiar al paciente y además realizar una intervención quirúrgica para poder llegar al hueso. En algunas biopsias, el médico insertará una aguja larga a través de la piel y llegara hasta el hueso para tomar la muestra del tejido.

Tratamiento

Cuando se habla sobre el tratamiento de la osteomielitis la elección más frecuente es la cirugía con el fin de extirpar o bien eliminar las porciones del hueso que esta infectadas o que incluso se han muerto por la infección. La cirugía debe ser complementada con la administración de antibióticos vía intravenosa.

Intervención Quirúrgica

La intervención quirúrgica va a depender en gran parte de la gravedad de la infección, es por ello que existen diversas cirugías con la finalidad de tratar la osteomielitis, a continuación detallaremos cada uno de estos procedimientos

Drenaje de la zona infectada

Este procedimiento quirúrgico consiste en la apertura del tejido que se encuentra rodeando al hueso infectado. Esta apertura le permitirá al médico drenar el pus que se ha acumulado alrededor del hueso a causa de la infección.

Extirpación de hueso o del tejido infectado

A este procedimiento se le conoce también como “Desbridamiento” y consiste en que el médico busca extirpar la mayor cantidad de hueso infectado posible para evitar el avance de la infección, con ello también es probable que se elimine el tejido adyacente afectado con el fin de evitar que este tejido pueda afectar a la porción de hueso sano restante.

 Restauración del flujo sanguíneo al hueso

Con este tratamiento quirúrgico el médico busca rellenar aquellos espacios vacíos que quedaron del proceso de extirpación del hueso, para ello se busca restaurar este flujo sanguíneo con otra porción de hueso o de tejido o incluso otras partes del cuerpo que permitan la restauración de dicho flujo.

Es frecuente que se coloquen rellenos de forma temporal hasta que el paciente sane de la osteomielitis y así pueda optar a un injerto de hueso o de tejido. Este injerto ayudaría al organismo a reparar los vasos sanguíneos que se dañaron por la intervención quirúrgica y tal reparación ayudara a la formación de nuevo tejido óseo.

Extirpación de objetos extraños

Como comentamos, la osteomielitis podría deberse a la inserción de placas o tornillos en el hueso para la corrección de una fractura. En estas situaciones es necesario retirar estos objetos para evitar el avance de la enfermedad.

Amputación de la extremidad

Este es el último recurso de los médicos, este procedimiento es considerado cuando la infección ha abarcado una gran porción del hueso y del tejido y lo que se busca es que la infección no se disemine a otros huesos.

Medicamentos

Con la ayuda de una biopsia de hueso el médico conocerá cual es la bacteria que está provocando la osteomielitis, conociendo este dato el médico podría determinar cuál es el antibiótico con el que el tratamiento será más raído y eficaz y así curar la osteomielitis.

Por lo general estos antibióticos son administrados vía intravenosa ya que de esta manera la acción es un poco más rápida. Se aconseja que el tratamiento se administre durante seis semanas, en casos de infecciones graves podría ser necesario que luego de las seis semana iniciar otro ciclo de antibióticos.

¿Cómo prevenirla?

Si una persona posee un mayor riesgo de padecer de infecciones, se recomienda que consulte a su médico para que este le indica las maneras de prevenir dichas infecciones. En términos generales evitar las infecciones disminuirá considerablemente padecer de osteomielitis.

Dentro de las recomendaciones  generales podríamos mencionar el evitar cortes que permitan a las bacterias ingresar al organismo y provocar infecciones. En caso de sufrir una lesión límpiese lo más rápido posible y aplique un vendaje que este limpio para evitar el posible ingreso de bacterias a la herida abierta.

Si el paciente es fumador lo recomendable es que deje el hábito puesto que si llega a padecer de osteomielitis y es fumador su recuperación se puede prologar o incluso complicar. Si el paciente padece de alguna enfermedad crónica es importante que su enfermedad se mantenga controlada para así evitar las complicaciones.

Complicaciones

Si la osteomielitis no es bien tratada, podría traer consigo complicaciones que podrían poner en riesgo su vida, a continuación comentaremos sobre las complicaciones asociadas a la osteomielitis:

  • Muerte ósea o conocida también como osteonecrosis, esto se debe a que la osteomielitis podría impedir la circulación de la sangre dentro del hueso, este hecho provoca la muerte del hueso.
  • Artritis séptica ya que la osteomielitis podría irradiarse hacia las articulaciones cercanas y provocar la artritis.
  • Crecimiento deficiente sobre todo en niños puesto que si la osteomielitis se produce en las placas de crecimiento en cualquiera de los extremos de los huesos largos es probable que el crecimiento normal de estos huesos y articulaciones se vean afectados.
  • Cáncer de piel en caso de que la osteomielitis haya sido producida por una úlcera abierta que llegue a producir pus, este hecho propicia un incremento en las probabilidades de que la piel cerca de la ulcera presente lesiones escamosas peculiares que podría ser signo de cáncer.

Como pudimos apreciar en este artículo, la osteomielitis es una infección en el hueso la cual por lo general se produce por una infección que ingreso por la piel luego de una herida abierta. Esta enfermedad se caracteriza por producir la muerte del tejido óseo, para tratar esta situación es necesaria combinar la intervención quirúrgica con la administración de antibióticos vía intravenosa. SI usted tiene alguna duda en torno a esta enfermedad, consulte a su médico. También te pueden interesar los siguientes artículos:

(Visited 3 times, 1 visits today)