¿Qué es la Micosis y cuales son los Síntomas? Descubrelo!

Existen diversos agentes patógenos capaces de causarles daño a nuestro organismos, entre ellos conocemos a las bacterias y a los virus pero uno de los menos conocidos son los hongos. Estos últimos provocan la micosis y en este artículo nos dedicaremos a hablar sobre todo lo referente a esta enfermedad.

micosis

¿Qué es la micosis?

Podemos definir a las micosis como afecciones de carácter cutáneo, es decir, en la piel, esto se produce como consecuencia de la infección por hongos.  Ahora bien, los hongos son seres vivos los cuales no son capaces de efectuar la fotosíntesis y viven del fenómeno de parasitación, es decir, necesitan de otro ser vivo para poder vivir. Las micosis conforman el grupo de enfermedades más frecuentes que afectan a las personas. Incluso estudios aseguran que prácticamente todas las personas a lo largo de su vida han padecido de al menos una micosis.

Se han descrito diferentes tipos de micosis pero las que más destacan son las superficiales que sólo llegan a afectar la piel y no producen las mayores complicaciones. Aunque es importante mencionar que existen micosis profundas como lo son la Candidiasis la cual si no se controlan pueden traer complicaciones serias.

En términos generales, estas enfermedades son curables aunque el tratamiento suele ser un tanto prolongado si se les compara con las virosis. Por otro lado, una micosis que no sea bien tratada es una complicación puesto que el organismo se mantendrá susceptible a padecer estas enfermedades de nuevo.

Hay que agregar que las micosis no son enfermedades que sean muy contagiosas, para su transmisión necesitan estar en contacto directo con personas o bien con pelos de animales, también se ha descrito que los peines, cepillos, sombreros y toallas personales son potenciales transmisores de micosis.

Síntomas

Al caracterizar las micosis como una enfermedad de carácter cutáneo, sus principales síntomas suelen ser reflejados en la piel, entre estos podemos destacar:

  • Placas escamosas en el cabello, similar a la caspa.
  • Manchas de color rojizo o marrón en la piel las cuales pueden ser descamativas.
  • Escamas entre los dedos debido a que es frecuente que se acumule humedad en esos lugares y los hongos viven muy bien en ese entorno.

Ahora bien, existen diversos tipos de micosis las cuales tiene sus síntomas específicos y merece la pena mencionarlos. A continuación comentaremos el tipo de micosis en conjunto de sus síntomas en particular

Tinea capitis

Conocida con frecuencia como la tiña de la cabeza, afecta principalmente al cuero cabelludo y por ende al cabello. El síntoma asociado a esta afección suele ser las zonas calvas en la cabellera de la persona y picazón en esas mismas zonas.

micosis

Tinea barbae

A esta afección se le conoce como la tiña de la barba, suele manifestarse con manchas circulares de carácter superficial en la zona donde crece la  barba, puede ocurrir que una de estas manchas logren soltar pus y descamarse.

Tinea corporis

La Tiña corporal que es como se le conoce con frecuencia a esta patología, es una infección de hongos en básicamente todo el cuerpo. Su síntoma principal son unas placas redondeadas y rosadas en la piel y que suelen estar acompañadas de comezón.

Tinea cruris

Se le conoce popularmente como el prurito del deportista, destaca por ser una micosis ubicada en la zona de la ingle.  Se caracteriza por ser una erupción que causa mucho picor en la persona e incluso dolor.

Tinea pedís

Probablemente esta sea de las micosis más conocidas, cuando hablamos de tinea pedís, estamos refiriéndonos al Pie de atleta. Esta afección se caracteriza por la generación de escamas en los pies, enrojecimiento e incluso comezón intensa en esta zona.

Micosis

Onicomicosis o tinea ungium

La onicomicosis es una infección micótica que se produce en las uñas tanto de las manos como de los pies. Se caracteriza por provocar una deformación en esta zona asi como una decoloración de color amarilla.

 Diagnóstico y tratamiento

Cuando un médico sospecha si un paciente sufre de una micosis, este se encarga de realizar un interrogatorio bastante detallado en donde se incluirán cuestiones como viajes recientes o lugares de residencia. Esto con el fin de determinar si el paciente pudo haberse expuesto a alguna situación donde se haya podido infectar con la micosis.

En lo que respecta a las micosis pulmonares, es necesario que el médico pueda diferenciar si se trata de un tumor o bien una neumonía crónica provocada por algún agente infeccioso diferente a hongos. Una vez descartadas estas hipótesis, el médico procederá a tomar una muestra y realizar un cultivo para hongos y así poder confirmar el diagnóstico.

Otra prueba que se aplica para el diagnóstico de una micosis pulmonar es una muestra de esputo, es decir, de flema alojada en los bronquios. Para poder llevar a cabo esta evaluación, es necesario que se le pida al paciente un lavado broncoalveolar para que pueda expulsar una cantidad considerable de flema y poder tener una muestra ideal para la prueba.

micosis

Pruebas para las micosis sistémicas

Existen hongos que pueden causar micosis sistémicas y suelen identificarse con la toma de una placa descamativa que se encuentre en la piel del paciente. Ahora bien, para identificar el hongo causante de tal micosis es difícil y para ello es necesario realizar un cultivo, esta prueba puede llevar su tiempo pero permite diagnósticos certeros que ayudaran a orientar de mejor manera el tratamiento.

Es frecuente que se ordenen pruebas serológicas con el fin de identificar la presencia de una micosis sistémica. Estas pruebas serológicas suelen pedirse cuando es difícil poder hacer cultivos o pruebas de las descamaciones de las placas características de la micosis, también se ordenan cuando los resultados arrojados por estas pruebas no son suficientes para poder realizar el diagnóstico.

En estas pruebas serológicas se buscan medir antígenos que son específicos para hongos como lo pueden ser Cryptococcus neoformans, Histoplasma capsulatum y algunas especies de Aspergillus. Otros exámenes serológicos se basan en inmunoensayos enzimáticos que puedan detectar anticuerpos en contra de estos agentes de carácter fúngico.

Tratamiento

Son diversos los tratamientos que existen para los diversos tipos de micosis, esto se debe a que hay una gran variedad de micosis que pueden afectar a las personas. A continuación comentaremos el tratamiento orientado a las micosis más frecuentes.

Candidiasis

Cuando se habla de la candidiasis, el tratamiento inicial consiste en productos que tengan características de astringentes, antisépticos y secantes. En caso de que este tratamiento no funcione, el médico le orientara a ingerir fármacos derivados imidazólicos como lo pueden ser el Clotrimazol y la ciclopiroxolamina, estos fármacos suelen venir en presentaciones como cremas, soluciones, spray o polvo.

En el caso de la candidiasis que provoca la pañalitis en bebés es usual que el pediatra ordene antimicóticos en conjunto con un corticosteroide tópico de con un efecto de moderado a alto. Esto se debe a que en la pañalitis por candidiasis existe una inflamación que debe ser tratada y el fármaco corticosteroide tiene la finalidad de aliviar dicha inflamación. En estos fármacos corticosteroides podemos destacar la betametasona o hidrocortisona aceponato.

Existen casos de personas que estén consumiendo inmunosupresores porque se están tratando una enfermedad autoinmune. En este caso, los tratamientos tópicos no son muy efectivos por lo que, el médico recomendará el tratamiento vía oral de fluconazol para así combatir a la candidiasis.

Onicomicosis

En términos generales, para la onicomicosis se recomienda un tratamiento con un antifúngico tópico y fármacos vía oral, dentro de estos destacamos el  itraconazol, fluconazol y terbinafina. Cuando la afectación sea menor al 50% de la uña, y no existe algún síntoma de que el dedo del pie este contaminado, se podría recomendar un tratamiento tópico en spray de ciclopirox olamina al 8%.

Es importante mencionar que la extracción quirúrgica de la uña no es recomendado puesto que podría afectarse la raíz de esta y existe la posibilidad de que no vuelva a crecer la uña nuevamente.

Tiñas

Cuando hablamos de las tiñas, lo recomendado es el tratamiento con antifúngicos tópicos y/o sistémicos, todo dependerá de la afectación de esta micosis en la persona. En este caso, se encuentra en el mercado una amplia gama de  fármacos antifúngicos tópicos y también sistémicos.

Por lo general estos pertenecen a la familia de los imidazoles donde destacan el clotrimazol, ketoconazol entre otros; las piridonas como es el ciclopirox olamina; la familia de las alilaminas como la terbinafina, entre otros fármacos. La elección de estos fármacos va a depender del tipo de tiña y del estado fisiológico del paciente. A continuación mencionaremos el tratamiento más recomendado dependiendo del tipo de tiña.

Corporal, inguinal y del pie

Los imidazoles, el ciclopiroxolamina y el tolnaftato presentan una eficacia similar en aplicación tópica si la afectación no es muy extensa. La respuesta suele ser buena. En zonas extensas, resistentes al tratamiento local, formas inflamatorias o con afectación del vello: terbinafina oral.

Cuero cabelludo

En este caso, es importante que el médico conozca el tipo de hongo que está causando esta micosis puesto que el tratamiento se orientara dependiendo si se trata de un hongo Trichophyton o bien de un Microsporum. Para ello, el médico tomará una muestra de la zona afectada y realizará un cultivo para dar el diagnóstico más acertado.

En el caso de un hongo de la especie Trichophyton, el tratamiento se orientará inicialmente a ingerir terbinafina vía oral, como alternativas a este tratamiento podrían recomendarse itraconazol o fluconazol vía oral ambos. Ahora bien, si se trata de una infección por hongo de la especie Microsporum, el tratamiento que se recomienda es itraconazol o griseofulvina vía oral.

Es importante mencionar que el tratamiento vía oral debe ser complementado con un tratamiento tópico, ente este se destacan los champús esporicidas que contienen  sulfato de selenio para reducir la humedad en la zona e impedir tanto su crecimiento como su transmisión, esto permitirá que el tratamiento vía oral sea más eficaz.

Para confirmar la mejoría, es necesario sólo un análisis a través del microscopio sin necesidad de realizar un cultivo. Si en este examen se determina que aun hay hifas (filamentos cilíndricos que componen el cuerpo de los hongos) y esporas, se debe suministrar un nuevo ciclo de tratamiento.

Tiña ungueal (Pie de atleta)

Se ha determinado que la tiña ungueal es una de las más complejas de tratar puesto que existe altos índices de reinfecciones las cuales son sumamente frecuentes en los adultos. En términos generales se recomienda el tratamiento por vía oral, los fármacos recomendados en este caso son la terbinafina y el itraconazol.

Es probable que el médico índice un tratamiento exclusivamente tópico con ciclopirox olamina en spray, aunque la condición para este tratamiento es que al aplicárselo no le genere molestias, por otro lado, una de las complicaciones de este tratamiento es su difícil cumplimiento puesto que son un poco costosos y complejos aplicar por el paciente.

En el caso de que un adolescente presente esta micosis, se recomienda un tratamiento tópico pero de igual manera existen riesgos de incumplimiento del tratamiento por parte del paciente así como también recaídas en la patología. Debido al crecimiento lento de las uñas, la expectativa de cura supone cerca de 9 a 12 meses dependiendo de la afectación del hongo en la uña.

Pitiriasis versicolor

El tratamiento recomendado en este caso son los antifúngicos tópicos, entre estos se pueden destacar los de la familia de los azoles como son el  ketoconazol, fluconazol, miconazol, clotrimazol. También podrían recomendarse tratamientos para secar la zona donde se encuentra el hongo, aquí se recomiendan el sulfuro de selenio y el piritionato de zinc, cabe destacar que estos no son muy usados actualmente por los médicos pero se saben que pueden ser muy eficaces en este ámbito.

¿Cómo prevenir la micosis?

Como sabemos, las micosis son complejas de tratar debido a que sus tratamientos son prolongados, esto se debe a que para erradicar por completo al hongo es necesario de más de tres mese de tratamiento. Por esta razón, la prevención de las micosis es la mejor herramienta y a continuación comentaremos algunos tips útiles para tratar esta afección:

  • Tener buenos hábitos de higiene.
  • Evitar el uso de calzados cerrados durante la época de verano, esto para evitar los ambientes húmedos y permitirle el crecimiento al hongo.
  • Ventilar el pie de forma periódica.
  • Entrar con calzado apto a duchas y piscinas públicas.
  • Secar bien nuestro cuerpo luego de una ducha o luego de salir de una piscina.
  • No compartir toallas con otras personas (esta suele ser una vía de contaminación frecuente)

En este artículo pudimos conocer acerca de las micosis, aquellas afecciones causadas por hongos que pueden ser padecidas a cualquier edad y en cualquier parte del cuerpo. Suelen ser molestas porque generan comezón y manchas en la piel, para su tratamiento se recomiendan antimicóticos vía oral y también tópicos aunque la mejor forma de combatir las micosis es la prevención. Si usted posee dudas sobre si tiene una micosis o no, consulte con un dermatólogo. También te pueden interesar los siguientes artículos:

(Visited 213 times, 1 visits today)