Conoce sobre la Litiasis biliar y sus riesgos si no es tratada

Las enfermedades que tienen vínculos con nuestro sistema digestivo suelen ser complejas y de tratamiento complejo, dentro de estas patologías podemos encontrar a la Litiasis biliar o como se le conoce popular mente como cálculos biliares, en este artículo nos encargaremos de hablar de esta enfermedad.

litiasis biliar

¿Qué es la litiasis biliar?

Para hablar de la litiasis biliar, debemos iniciar explicando sobre la bilis, que es mas que una sustancia producida en el hígado y almacenada en la vesícula biliar y su función es permitir la emulsificación de las grasas para así facilitar su digestión. La bilis es secretada hacia el intestino delgado a través del conducto biliar para así ejercer su función durante el proceso de digestión.

Ahora bien, la litiasis biliar es la presencia de cálculos o piedras ”alojadas en la vesícula biliar o también en los conductos biliares. La forma más frecuente de litiasis biliar es en la que los cálculos se ubican dentro de la vesícula, definiéndose así como colelitiasis, por su parte los cálculos biliares encontrados en los conductos biliares se les conoce como  coledocolitiasis.

Debemos definir como cálculos biliares a aquellas formaciones de carácter cristalino que se constituyen de algunos componentes de la bilis. Es importante destacar que existen 3 tipos de cálculos, lo que están formados a base de colesterol, los conformados por pigmentos y los mixtos.

Tipos

Como mencionamos previamente, la litiasis biliar pude ser diferente dependiendo del producto con el que se compone el cálculo. El hecho de conocer las características del cálculo permitirá al profesional de la salud saber cómo eliminarlos, si bien por disolución o por trituración. A continuación conoceremos los tipos de cálculos en la litiasis biliar.

litiasis biliar

Cálculos de colesterol

Destacan por ser unos cálculos grandes los cuales la mitad de su peso se debe al colesterol. Estos cálculos tienen forma de bolita, puesto que el colesterol se va uniendo alrededor de una gota de colesterol que se compacto inadecuadamente dentro de la bilis. En estos cálculos se puede encontrar también calcio o bilirrubina que es el producto de color amarillento derivado de la degradación de la hemoglobina.

Los cálculos biliares de colesterol son frecuentes en los casos de litiasis biliar en los países desarrollados debido a los inadecuados hábitos de alimentación. Una característica importante a destacar es que estos cálculos son originados dentro de la vesícula por lo que se hace necesaria su extracción quirúrgica.

Cálculos pigmentarios

Los cálculos biliares de carácter pigmentarios son los más frecuentes dentro de la litiasis biliar, estos a su vez se dividen en cálculos pigmentarios negros y cálculos pigmentarios marrones. A continuación detallaremos cada uno de ellos.

Pigmentarios Negros

Los cálculos pigmentarios negros se caracterizan por ser pequeños y bastante débiles por lo que su tratamiento es la fragmentación. Son pequeños y muy oscuros debido a que se componen principalmente de carbonatos y fosfato cálcico. Estos cálculos son frecuentes en enfermedades como hemólisis crónica y cirrosis hepática, por otro lado, al igual que los cálculos de colesterol, son de origen biliar.

Pigmentarios Marrones

A diferencia de los cálculos pigmentarios negros, los marrones se encuentran con frecuencia en los conductos biliares. Se componen en su mayoría de bilirrubinato cálcico y ácidos grasos. La aparición de este tipo de cálculos es frecuente en infecciones del conducto biliar, por lo general las personas que presentan estos cálculos van a quirófano para extraer este cálculo.

Cálculos mixtos

Al ser de característica mixta, poseen en su composición colesterol, calcio, bilirrubina, carbonatos y fosfatos. Los cálculos mixtos destacan por ser diversos, de color amarillnto y de superficie lisa. Estos se conforman por capas, es decir que son de larga data y se localizan principalmente en la vesícula biliar.

Síntomas

La mayoría de las personas que sufren de litiasis biliar la mayor parte del tiempo, esta patología cursa sin síntomas aunque en ocasiones pueden presentarse problemas digestivos como nauseas, molestia abdominal y una mala digestión de las grasas aunque estos síntomas son frecuentes en personas que no presentan litiasis biliar por lo que el diagnostico de esta patología es un poco complejo.

Ahora bien, al momento de que se presenten los síntomas el signo por excelencia es el cólico biliar el cual se define como un dolor que comienza de un momento a otro, es intenso y  tiene una duración de horas. Por lo general, dicho dolor no suele variar en su intensidad y se localiza en el abdomen en la zona superior derecha, lugar donde terminan las costillas, este dolor puede incluso reflejarse en el hombro derecho y cursa también con nauseas y vómitos.

Existen otros síntomas menos frecuentes como la fiebre pero en estos casos se debe sospechar de complicaciones de la litiasis biliar. Dentro de estas complicaciones se pueden destacar la inflamación de la vesícula que se conoce como Colecistitis o bien la inflamación del conducto biliar conocida como Colangitis.

No debemos dejar de mencionar que hay una complicación bastante insospechada dentro de esta patología y es la inflamación del páncreas, conocida como Pancreatitis. Dicha pancreatitis se produce porque el conducto biliar y el conducto vesicular comparten la misma salida hacia el intestino.

Diagnostico y tratamiento

La litiasis biliar se puede diagnosticar mediante una ecografía, ya que un diagnostico sintomático es muy complejo. Por lo general esta ecografía se indica cuando la persona presenta molestias digestivas. Existen otros procedimientos diagnósticos de la litiasis biliar, entre estos destacamos la resonancia magnética o bien una endoscopia de la vía biliar.

Tratamiento

En términos generales, la litiasis biliar es tratada con unos comprimidos de ácido ursodeoxicólico el cual permite la disolución de los cálculos, esto es indicado solo si la vesícula biliar funciona de manera adecuada, los resultados de este tratamiento se pueden apreciar con los años además de que existen altas probabilidades de que los cólicos reaparezcan si se suspende el tratamiento.

Litiasis biliar

En caso de que se presente un cólico biliar, el dolor suele ceder con el consumo de un espasmolítico. Es importante mencionar que al presentar un episodio de cólico biliar se debe acudir de manera inmediata al médico para así descartar las complicaciones vinculadas con la litiasis biliar.  El tratamiento más recomendado por médicos es la alimentación, el cual consiste en evitar los atracones de comida así como también las comidas ricas en grasas.

Si se llegan a repetir los episodios de cólicos biliares, el tratamiento definitivo es la extirpación de la vesícula biliar, conocida como colecistectomía. En la actualidad, este procedimiento es por vía laparoscópica.

En caso de presentar complicaciones como Colecistitis, Colangitis o incluso una Pancreatitis, se requiere el ingreso hospitalario. Durante este ingreso se suministran sueros y antibióticos para prevenir cualquier infección. En caso de que se diagnostiquen piedras en el colédoco, es decir, coledocolitiasis, se procede a hacer una extirpación del conducto biliar vía endoscopia.

¿Quiénes son propensos a padecerlo?

Debemos mencionar que la litiasis biliar es una de las patologías que sufren las personas con mayor frecuencia en los países occidentales. En Europa, entre el 14 y 27% de las mujeres padece de litiasis biliar mientras que entre el 7 y 21% de os hombres padece de esta enfermedad.

Los factores que más influyen en el padecimiento futuro de la litiasis biliar son: Ser del Sexo femenino, poseer una edad avanzada, estar embarazada, estar bajo tratamiento estrogénico, obesidad, hipertrigliceridemia en conjunto con niveles bajos de colesterol HDL (Colesterol bueno) y dietas ricas en grasas.  Patologías como diabetes mellitus, cirrosis hepática y  enfermedad de Crohn son determinantes para la aparición de la litiasis biliar.

En este artículo abordamos sobre la litiasis biliar la cual es una de las enfermedades digestivas más frecuentes en todo el mundo, particularmente en el hemisferio occidental donde las dietas son ricas en grasas. Por lo general esta patología es de carácter asintomático aunque un episodio de cólico biliar debe ser suficiente para acudir al médico y descartar las complicaciones asociadas a esta enfermedad.  También te pueden interesar los siguientes artículos:

(Visited 65 times, 1 visits today)