La Encefalitis. ¿Qué causa esta inflamación cerebral?

La encefalitis es una afección en la cual el cerebro se ve inflamado, la misma es provocada por diversas razones pero la causa recurrente es producto de una infección viral. En el artículo de hoy hablaremos acerca de todo lo referente a esta enfermedad.

encefalitis

¿Qué es la encefalitis?

La encefalitis es una enfermedad que tiene lugar en la parte del encéfalo ubicado en el cerebro, causando una inflamación de la región. Esta enfermedad es muy común en diversas partes del mundo y se produce habitualmente por la infección de una basta cantidad de bacterias tales como: rickettsias, espiroquetas, leptospiras, parásitos, hongos y virus.

No obstante, a diferencia de cualquier otro virus por lo general esta afección es vista como un síntoma de alguna otra enfermedad, el cual no es relevante en el cuadro clínico del diagnóstico. En líneas generales, este síntoma es sinónimo de encefalitis vírica.

Entre este tipo de trastornos, se conocen alrededor de cincuenta virus que desencadenan esta enfermedad. Los más importantes no generan un trastorno sistémico, es decir, no afectan el cuerpo completo sino una parte de él.

Se ha encontrado que esta enfermedad está relacionada con otra conocida como meningitis (inflamación de las membranas protectoras del cerebro), por lo que ambas forman una afección denominada meningoencefalitis provocada por algún virus, aunque alguno puede tener una predisposición por alguno de los dos trastornos.

Los virus que ocasionan la encefalitis desencadenan un síndrome peculiar que le permite al médico realizar el diagnóstico correcto. No obstante, en la mayoría de los casos es muy difícil determinar la enfermedad a menos que se realice una resonancia magnética para observar las regiones afectadas.

Causas

Con frecuencia no se conoce que es lo que causa esta enfermedad, pero cuando se identifica generalmente es provocada por una infección viral. De una misma manera, las infecciones bacterianas y las enfermedades inflamatorias no infecciosas también son responsables de causar la encefalitis.

Actualmente se conocen solo dos tipos de esta afección, los cuales son:

  • Encefalitis primaria: Este tipo de afección tiene lugar cuando un virus u otro agente infeccioso ataca directamente al cerebro. Dicha infección puede permanecer en un solo lugar o irse extendiendo. Se ha encontrado que este tipo de encefalitis ocurre como una reactivación de un virus que ha estado algún tiempo inactivo tras una enfermedad.
  • Encefalitis secundaria: Este tipo de afección ocurre cuando el sistema inmunitario falla al dar una respuesta a alguna infección en otra parte del cuerpo. En este caso, el sistema en lugar de atacar solamente las células de la infección también actúa sobre las células del cerebro. La encefalitis secundaria suele suceder dos o tres semanas luego de haber sucedido una infección en el cuerpo.

En este sentido, la encefalitis al ser una enfermedad que ocurre por una causa vírica es preciso hacer mención de los virus que la desencadenan, los más comunes son:

  • Virus del herpes simple: La enfermedad de la encefalitis puede provocarse tanto por el virus de herpes tipo 1 (herpes labial o herpes febril) como el tipo 2 (genital). Se ve con mayor frecuencia la presencia de la encefalitis a causa del tipo 2, en el caso del tipo 1 es poco común pero puede llegar a ser letal.
    • Otros virus del herpes: Entre ellos se pueden mencionar al virus Epstein-Barr, que genera mononucleosis infecciosa, y el virus de la varicela-zóster, que tiende a ser el causante de la varicela y culebrilla.
  • Enterovirus: Entre estos virus se puede mencionar al virus de la poliomielitis y el virus de Coxsackie, que con frecuencia ambos generan síntomas similares a los que se ven en la influenza, como el dolor en el abdomen y la hinchazón de ojos.
  • Virus transmitidos por los mosquitos: Este tipo de virus pueden provocar enfermedades como: encefalitis del Nilo Occidental de Crosse, de San Luis, equina del oeste y equina del este. Las infecciones por el virus transmitido por los mosquitos tienden a presentarse unos días o semanas luego de su exposición.
  • Virus transmitidos por garrapatas: El virus de Powassan viene dado a través de las garrapatas y provoca encefalitis al oeste de Estados Unidos. Los síntomas de esta enfermedad aparecen luego de una semana de haber sido picado por una garrapata infectada.
  • Virus de la rabia: En el caso de este virus, se transmite por medio de una mordida de algún animal con la enfermedad y los síntomas de la encefalitis avanzan de manera rápida. No obstante, esta es una causa poco frecuente en Estados Unidos.
  • Infecciones en la infancia: Por otro lado, las infecciones comunes durante la infancia tales como el sarampión, paperas y la rubéola, eran las causas más comunes de la encefalitis secundaria. Hoy en día este ya no es un desencadenante de la enfermedad gracias a las vacunas contra las mismas.

encefalitis

Factores de riesgo

Toda persona corre el riesgo de sufrir de esta enfermedad en algún momento de su vida. Sin embargo, hay ciertos factores que hacen que esta riesgo se incremente, los cuales son:

  • Edad: La edad es un factor clave en esta enfermedad. Los niños y los adultos mayores son los grupos más vulnerables, por lo que tienen una probabilidad alta de sufrir de una encefalitis vírica.
  • Sistema inmunitario debilitado: Aquellos individuos que padecen de sida/VIH, toman fármacos inmunodepresores o padecen alguna enfermedad que debilite el sistema inmune, corren el riesgo de contraer esta afección.
  • Regiones geográficas: Como hemos mencionado, hay virus que se transmiten por garrapatas u otros animales infectados por rabia. En ciertas zonas del mundo es más propenso a sufrir de encefalitis a causa de estos dos virus.
  • Estación del año: El verano es la estación del año en la cual en varias regiones de Estados Unidos ocurren una mayor cantidad de casos de esta enfermedad, esto se debe a que la población de mosquitos y garrapatas se incrementa.

Síntomas de la encefalitis

Por lo general los síntomas que se presentan en las personas con encefalitis viral son muy semejantes a los vistos en una gripe común. En este sentido, los mismos son:

  • Dolor de cabeza.
  • Fiebre moderada/alta.
  • Dolor muscular o en las articulaciones.
  • Cansancio o debilidad muscular.

A pesar de que los signos y síntomas de esta enfermedad en realidad son muy leves, pueden llegar a complicarse y presentar lo siguiente:

  • Agitación, confusión y alucinaciones.
  • Convulsiones.
  • Pérdida de la sensibilidad o parálisis en algunas partes del cuerpo.
  • Debilidad muscular.
  • Dificultad en el habla o problemas en la audición.
  • Pérdida del conocimiento.

encefalitis

En el caso de los niños y bebés que padecen esta enfermedad, los signos y síntomas de la misma son se comprenden de la siguiente manera:

  • Bulto en la parte blanda del cráneo del bebé conocida como fontanela.
  • Mareos, náuseas y vómitos.
  • Rigidez en todo el cuerpo.
  • Pérdida del apetito o no despertarse por hambre.
  • Irritabilidad.

Diagnóstico y tratamiento

En algunos centros médicos se debe considerar como posible caso de encefalitis vírica a todo niño que presente síntomas como la fiebre, rechazo del alimento, irritabilidad, convulsiones, letargo o sepsis (inflamación en todo el cuerpo).

Adicional a esto, se deben verificar los antecedentes maternos como la fiebre intraparto o perinatal, lesiones herpéticas genitales o las infecciones durante el embarazo. Igualmente, se emplean una serie de pruebas para dar con el diagnóstico, las mismas son:

  • Punción lumbar: Se extrae una muestra del líquido cefalorraquídeo (líquido que se encuentra en el encéfalo) para analizarla. El mismo no posee color y actúa como un protector del cerebro, además de brindarle nutrientes.
  • Electroencefalograma (EEG): El mismo es un examen que se emplea para estudiar la actividad del cerebro. También se puede utilizar una resonancia magnética para determinar la zona en donde se encuentra la inflamación.
  • Tomografía computarizada de la cabeza (TC): Es una técnica empleada para la obtención de imágenes del cuerpo por rayos X.
  • Reacción en cadena de la polimerasa (PCR): Esta es una prueba que se utiliza para ver la presencia del virus que causa la encefalitis en el líquido cefalorraquídeo.
  • El estudio serológico: Funciona para determinar cuáles son los anticuerpos que atacan a los microorganismos.
  • La biopsia: Este es un último recurso que se emplea en aquellos pacientes con la enfermedad muy grave y que no mejora con el tratamiento.

Según los estudios médicos, se ha encontrado que el medicamento Aciclovir IV es el único que puede curar con eficacia los síntoma de la enfermedad causados por el virus del grupo herpes (VHS). Por otro lado, el Ganciclovir y  el foscarnet IV, son fármacos que se emplean e¡cuando la causa de la afección es por el citomegalovirus (CMV).

encefalitis

Los corticoides e inmunomoduladores se recomiendan en casos de encefalitis aguda. En la encefalitis por VIH se receta un tratamiento que se base en antirretroviral de gran actividad (Targa). Mientras que para los alivios de la fiebre y los dolores de cabeza, se receta el medicamento paracetamol.

Complicaciones

Con respecto a las complicaciones que se pueden presentar con la enfermedad, las mismas dependen de:

  • La edad.
  • La causa de la infección.
  • La intensidad de la primera etapa de la enfermedad.
  • El lapso de tiempo entre la aparición de la encefalitis hasta el momento del inicio del tratamiento.

En el caso de las personas cuyos síntomas de la enfermedad hayan sido leves, tienden a recuperarse en poco tiempo y sin ningún tipo de percance. Mientras que en aquellos individuos con situaciones más graves, la inflamación del cerebro puede generar que la persona entre en un estado de coma o la muerte.

En una misma línea de ideas, cuando los síntomas se agravan las complicaciones que se presentan también lo hacen y en algunas situaciones, son permanentes. Algunas de estas agravaciones son:

  • Cansancio persistente.
  • Debilidad o falta de coordinación muscular.
  • Cambios en la personalidad del individuo.
  • Dificultades en la memoria.
  • Parálisis del cuerpo.
  • Problemas en la visión o en la audición.
  • Dificultad en el habla.

¿Cómo prevenir la encefalitis?

La mejor manera de evitar el comienzo de esta enfermedad es tomar t¡ciertas medidas preventivas. Es recomendable realizar los siguientes puntos:

  • Practicar buenos hábitos de higiene: Con esto hacemos referencia al lavado de las manos con regularidad, antes y luego de cada comido y cada vez después de ir al baño o llegar de un lugar público.
  • No compartir utensilios: Ya que los virus y bacterias se encuentran en cualquier lugar, es importante evitar compartir los utensilios de comida o las bebidas.
  • Enseñar buenos hábitos a los niños: Dado que los niños son una población en riesgo de esta enfermedad es crucial que ellos cumplan con toda normativa de cuidado en cuanto a la higiene.
  • Vacunación: Las vacunas son un recurso indispensable para la protección de todo sistema inmunitario. Es por este motivo que todas las personas, en especial niños pequeños, deben estar con las vacunas al día.

encefalitis

Entre otras recomendaciones para evitar la presencia de la encefalitis se menciona la protección de los mosquitos ya que son los causantes de esta afección. Los repelentes de ellos no se deben emplear en niños menores de los meses, por lo que en su lugar se utilizar un mosquitero como medida de protección.

De una misma forma, los repelentes que posean entre 10 a 30% de DEET son considerados como aptos para bebes mayores de los seis meses y niños. Por otro lado, aquellos productos que contienen DEET y pantalla solar no son recomendados puesto que una segunda aplicación expone al niño a consumir demasiado de la sustancia química DEET.

En este sentido, le hacemos las siguientes recomendaciones acerca de los repelentes y el como usarlos en los niños:

  • No dejar que los niños pequeños se apliquen el repelente de mosquitos por sí mismos.
  • Se debe rociar por toda la ropa y las partes del cuerpo expuestas.
  • Aplicar un poco en el aire, esto se hace con el objetivo de evitar el riesgo de inhalación del producto.
  • La mejor forma de aplicarlo es colocar un poco sobre las manos y distribuirlo por el cuerpo del niño. Sl hacerlo en el rostro se debe tener cuidado de la zona de los ojos y los oídos.
  • El producto no debe administrarse en las manos de los niños, ya que se las pueden llevar a la boca.
  • Luego de haber terminado de estar al aire libre, se procede a quitar el repelente con suficiente agua y jabón.

Ha sido todo por el artículo de hoy, esperamos que la información proporcionada le haya sido de gran ayuda. Le hacemos la invitación a leer también: orzuelo y Triquiasis

(Visited 88 times, 1 visits today)