Dislexia: todo del trastorno de aprendizaje para leer

La Dislexia es una afección neuronal que afecta a niños que no tienen ningún otro tipo de afección cognitivamente, ni  visual, que afecte su aprendizaje. La Dislexia entorpece el aprendizaje de los niños primero en el habla y luego en la lectura. Si quiere conocer de que se trata la dislexia lo invitamos a leer éste artículo. Recuerde no automedicarse, puede ser muy peligroso y generar complicaciones.

DISLEXIA

¿Qué es la Dislexia ?

La dislexia no es reconocida como una enfermedad, sino como una dificultad. De ser clasificada como enfermedad sería un trastorno neuronal, por el impedimento en el reconocimiento de letras y números. La misma se hace identificable en edades tempranas, ya que los niños muestran dificultad para aprender hablar y cuando llegan a la edad escolar, presentan inconvenientes para aprender a leer y escribir.

Pero de qué se trata la dislexia, es en realidad un trastorno que afecta e interfiere en la comprensión y aprendizaje de la  lectoescritura. La dislexia tiene una característica permanente y muy específica y es que se hace presente en niños que no presentan otra patología física, psíquica, social o cultural. Con base en lo anteriormente indicado se determina que la Dislexia, es una alteración en el proceso del desarrollo y maduración neuronal.

Es una condición que controla a niños que no tienen ningún otro problema de salud que interfiera con las habilidades para aprender hablar, leer y escribir, en la mayoría de los casos se trata de infantes inteligentes, con un coeficiente intelectual normal o por encima del promedio.

No es lo mismo cuando en los niños se determina un retraso intelectual, como tampoco aquellos en los que se diagnóstica algún nivel de discapacidad física, psíquica o que se encuentren en situaciones socieconómicas y ambientales que los ubica en una situación desfavorable para su desarrollo. En esos casos estamos hablando de niños con discapacidades determinadas, no obstante, en los casos de Dislexia no se hace presente ninguna de las condiciones  anteriores como condición que antecede el diagnóstico.

DISLEXIA

A todas estas de qué se trata esta enfermedad? la Dislexia es la dificultad que se presenta en algunos niños y niñas al momento de decodificar un texto, por lo que lo que leen, no es reproducido de la manera correcta. Esto permite inferir que se encuentran trastornos en algún proceso cognitivo que no permite obtener la información y descifrar el significado.

Interesante es comentar que en los últimos años los estudios para conocer cómo influye la lectura en el cerebro, han demostrado que realmente la lectura se vive orgánicamente, es decir, que en la medida que las personas disfrutan de una novela, en el cerebro se activan las zonas asociadas a la escena que leemos, como si realmente las estuviéramos viviendo.

Es por ello, que cuando leemos nos emocionamos, sentimos miedo, pasión, rabia, entre otras emociones, no por lo que leemos, sino porque nuestro cerebro decodifica y vive la información, es decir, al leer somos los protagonistas de la escena leída.

Pero consideramos importante conocer un poco sobre la anatomía del cerebro para poder comprender la Dislexia y su afección en los niños que la padecen. Como sabemos el cerebro tiene dos hemisferios, con funciones diferentes cada uno de ellos, se encuentran comunicados a través de fibras nerviosas, a las cuales han denominado en su conjunto como cuerpo calloso.

DISLEXIA

En el hemisferio izquierdo dentro de sus múltiples funciones, se encuentra  el procesamiento de palabras y de números, es decir, es donde se desarrolla la capacidad para la lectura, la escritura y las matemáticas. Mientras que el hemisferio derecho, también dentro de sus múltiples funciones, se encuentra el procesamiento de metáforas, crear nuevas combinaciones de ideas y el cuerpo calloso es quien permite que ambos hemisferios trabajen de manera  complementaria.

Las zonas  cerebrales involucradas en la lectura muestran el siguiente esquema de funcionamiento: Utiliza la corteza visual al momento de ver el texto, la cual se encuentra  en el lóbulo occipital. Esta acción provoca la activación del área de asociación en el cerebro y por ello identificamos las  palabras  y dependiendo de lo que leemos,  la información se dirigirá hacia el lóbulo temporal superior izquierdo, donde se traducen las palabras en sonidos o al lóbulo temporal medial izquierdo donde se decodifica el significado.

Para aprender a leer se deben  asociar dos regiones del cerebro que ya están presentes en la infancia, una es el sistema de reconocimiento de objetos y la otra el circuito del lenguaje. Como sabemos nuestro cerebro fotografía lo que observa, por ello, el primer paso para aprender a leer es fotografiar las palabras, luego cuando se conocen las letras, se decodifica el sonido y por último la fase ortográfica, en donde se reconocen las palabras y su escritura.

Por supuesto que el proceso de aprender a leer no será igual para todos, lo que además depende del idioma y tipo de lengua, pero esto será material para otro artículo.  Los niños con Dislexia presentan dificultades para leer el alfabeto, nombrar las letras, clasificar los sonidos. Adicionalmente se producen en la lectura de los niños que sufren de Dislexia sustituciones, inversiones, omisiones, entre otras, dificultades que afectan la comprensión de la lectura.

DISLEXIA

Es importante señalar que no todos los niños presentan las mismas dificultades, ni la dislexia tiene las mismas características, por lo que se debe identificar y diagnosticar bien la enfermedad, para poder realizar el programa específico para ayudar al niño afectado.

También es importante diagnosticar y confirmar la dislexia, porque la dificulta en la lectoescritura, puede ser confundida con dificultades evolutivas, las cuales suelen desaparecer por si solas o con un sencillo programa.

Causas

Son varias causas las que pueden provocar que los niños sufran de dislexia, hay causas congénitas, hereditarias y externas ambientales, que pueden afectar el desarrollo neuronal de los niños y por ende derivar en un problema de dislexia.

Dentro de las causas hereditarias por supuesto esta la información genética que puede ser transferida desde los padres a los hijos o simplemente de manera indirecta, por la presencia de la enfermedad en la historia familiar.

DISLEXIA

Se ha comprobado científicamente la relación que existe entre la dislexia y ciertos genes que afectan de alguna manera al cerebro, en las partes específicas que procesan la lectoescritura.  También la causa hereditaria puede verse promovida si en la historia familiar se han dado casos de dificultad de aprendizaje.

En referencia a las causas congénitas que pueden estar relacionadas con el desarrollo de dislexia en los niños, se encuentran los nacimientos prematuros, en donde la característica común es que nacen con bajo peso, además de que el desarrollo del bebé está incompleto, por lo que puede afectar el desarrollo de la parte del cerebro, que interviene en la lectura y la escritura.

La ingesta por parte de la madre de bebidas alcohólicas durante el  embarazo, así como el consumo de drogas, afectará el desarrollo adecuado y óptimo del feto, lo que puede también influir en que desarrolle dislexia.

Como causas ambientales externas que pueden afectar el desarrollo del niño, se encuentra la exposición a ambientes tóxicos, en los cuales se encuentren humos y vapores impregnados de nicotina. Ambientes en donde se consuma droga, pueden promover cambios en el desarrollo del niño. Adquirir una infección durante el embarazo, puede afectar el desarrollo cerebral del feto.

Síntomas de la Dislexia

Siendo la dislexia una dificultad que se presenta o puede ser más fácilmente identificable al leer y escribir, generalmente en las edades tempranas suelen ser asintomáticas por la falta de reconocimiento de los síntomas por parte de los padres. Recordemos que la dislexia no se presenta en niños que son saludables en otros aspectos orgánicos, por lo tanto, los padres detectan la posible presencia de dislexia ya en la edad escolar.

Sin embargo, el avance de los estudios en referencia a la Dislexia, alerta sobre posibles síntomas a los que los padres deben poner atención, como es por ejemplo, en niños menores de 6 años antes de la edad escolar, pueden ser identificados como niños con cierto grado de dificultad motora, sobre todo a nivel de las manos.

También dependiendo del grado de dislexia, pueden presentar dificultad en el habla, ya sea por la la forma de la pronunciación, o porque suelen confundir las sílabas en la construcción de palabras, otro síntoma que se hace presente en los niños antes de la edad escolar en que pueden confundir el sonido de las palabras que son parecidas y no necesariamente iguales, sobretodo en donde solo cambia la ubicación del acento en la pronunciación de la palabra.

También los niños con dislexia necesitarán más tiempo para aprender canciones, rimas y nuevas palabras. Este tipo de síntomas deben hacer un llamado de alerta en los padres. Generalmente la dislexia suele afectar de manera más notable a los niños en la edad escolar por la evidente dificultad que tienen al momento de leer y escribir, lo que afecta su avance escolar.

El primer síntoma es que siempre tendrá un nivel inferior en la lectura y escritura, al compararlo con niños de su mismo grado escolar y edad. La capacidad para retener información se ve disminuida. Si desconocen una palabra, su pronunciación se va a dificultar, al punto de no poder pronunciarla. Los niños con dislexia en la edad escolar no pueden deletrear. Pueden convertirse en niños solitarios, que prefieren estar solos y no les gusta asistir a la escuela.

En los jóvenes y adultos que no han sido diagnosticados con dislexia y por lo tanto desconocen que tienen este tipo de limitación, suelen presentar los síntomas anteriores, sin embargo, un poco más atenuados porque con el tiempo han aprendido a su manera a sortear la dificultad.

No obstante, se mantienen las dificultades para deletrear, hay mala pronunciación de las palabras, problemas de ortografía, presentan poca capacidad para realizar resúmenes, las matemáticas son uno de los problemas de mayor dificultad.

Presentan problemas en la comprensión de chistes y bromas, lo que puede provocar malos entendidos  con consecuencias desagradables. Por supuesto, son personas que no les gusta leer y escribir. Si cualquiera de los síntomas anteriormente señalados son identificables en el niño, se debe buscar ayuda profesional lo más pronto posible.

Diagnóstico y Tratamiento

¿Cómo se diagnostica la Dislexia?, lo primero que debe suceder es que los padres hayan reconocido una señal de alerta, de que algo en el niño no debe andar bien. Al principio los padres entran como en un estado de negación de la posible existencia de un problema de dislexia, generalmente suelen culpar o tildar al pequeño de que no quiere estudiar y en la mayoría de los casos surgen conflictos familiares, que empeoran el cuadro no diagnosticado.

Esperamos que luego de la lectura de este artículo, tengan la suficiente información que les permita, ayudar al niño y asistir a un especialista, para descartar o confirmar la presencia de dislexia.  Al asistir a consulta el especialista, realizará en el niño una evaluación general que le permita descartar otro tipo de problemas a nivel cognitivo o de conducta, que puedan estar interfiriendo en los proceso de lectoescritura.

El diagnóstico de esta dificultad para la lectura y escritura, amerita una evaluación general y detallada que implica descartar la presencia de posibles procesos que puedan estar afectando el desarrollo del niño y que éstos influyan en la comprensión de las letras y palabras. Para lograr el diagnóstico los médicos se han puesto de acuerdo y han logrado establecer criterios que deben ser evaluados y cumplirse cada uno de ellos, para que se pueda confirmar el diagnóstico de Dislexia.

Entre los que podemos destacar se encuentra la permanencia de problemas de lectura, dificultad para comprender la lectura, problemas ortográficos por cambios, sustituciones, entre otros, mala pronunciación. Todo ello a pesar de haber recibido ayuda especial.

Los resultados en las valoraciones clínicas con pruebas normalizadas se encuentran por debajo del promedio, de acuerdo a su edad. Las notas académicas acompañan el resultado. Las dificultades de aprendizaje se hicieron evidentes en la edad escolar.

El niño no presenta deficiencias intelectuales, ni visuales, ni auditivas, no hay trastornos mentales o neurológicos, recibe educación, entre otras, son solo algunos de los criterios utilizados para el diagnóstico de Dislexia. El médico debe valorar las oportunidades de estudio brindada a los niños, si han recibido apoyo individualizado y otros datos de interés médico.

La dislexia es complicada de diagnosticar, por que se deben descartar la presencia de factores orgánicos, físicos, socioeconómicos que puedan estar causando la dificultad en el aprendizaje del niño.  Luego de valorar los aspectos y descartar el desarrollo de otras patologías, se debe determinar el nivel de dislexia que presenta el niño. Los niveles de dislexia son  leve, moderado y grave.

Se habla de nivel leve cuando existe dificultad  en solo una o dos áreas de estudio y las mismas pueden ser superadas fácilmente recibiendo el apoyo y la guía para la adaptación y reconocimiento de la dificultad.

En el nivel moderado se identifican limitaciones evidentes en el aprendizaje, por lo que con seguridad existen pocas posibilidades de éxito, si el niño no recibe la ayuda adecuada de manera intensiva. Por último el nivel grave de dislexia, afecta muchas o todas las áreas de estudio, por lo que el niño debe recibir ayuda individualizada, específica y constante, durante toda la edad escolar.

Existen por supuesto dificultades para poder realizar un diagnóstico a temprana edad, debido que para confirmar la dislexia es necesario demostrar que existen al menos dos años o más de retraso en el nivel de lectura, cuando se compara con niños de su misma edad  y grado. Lamentablemente para la confirmación del diagnóstico el niño ya tienen entre 8 y 9 años.

Sin embargo, tal como señalamos anteriormente, si los padres notan la posibilidad del desarrollo de una dislexia antes de la edad escolar, se puede realizar un apoyo preventivo, que con toda seguridad ayudará a disminuir los posibles efectos en caso de que el niño desarrolle una dislexia a futuro.

La importancia del diagnóstico es dar el justo nivel al niño que presenta la dificultad, por lo que debe ser ayudado, pero también se deben tener claro que no es una excusa para que no cumpla con las responsabilidades. Diagnosticar la dislexia permitirá comenzar a realizar el trabajo necesario para apoyar al niño, por lo que todos en la familia deben conocer de qué se trata la dislexia y que se debe hacer para superarla.

En referencia al tratamiento luego de confirmada la dislexia y el nivel de dislexia que muestra el niño, se pondrán en práctica una serie de programas estandarizados que los ayudarán de manera que puedan superar la dificultad, tanto en la lectura como en la escritura. Se debe ser constante y comprometido con los ejercicios que el especialista proponga, sin embargo, hay mucho que podemos hacer desde casa para ayudar a nuestros hijos a superar esta dificultad.

Lo mejor es el diagnóstico temprano de la Dislexia, dentro del tratamiento se encuentra la lectura de forma audible, por lo tanto, podemos seleccionar una libro o un cuento que sea del interés y gusto del niño y realizar la lectura del mismo en voz alta. Es importante informar en el instituto en donde estudia el niño el diagnóstico y el nivel de dislexia que presenta, ya que en los casos de niveles grave de dislexia, se hace necesario realizar una programación especial para el aprendizaje.

Se debe promover la lectura, para ello es importante que no lo haga en solitario, porque esto puede ser interpretado como una manera de aislamiento, lo mejor es que alguno de los padres o integrante de la familia, acompañe la hora de lectura, cada quien lee el libro de su gusto, pero comparten el mismo espacio. La ayuda complementaria de un psicólogo siempre es importante para que el niño tenga las herramientas necesarias para reconocer sus potencialidades y capacidades.

Complicaciones

Se pueden presentar complicaciones si la dislexia no es diagnosticada y tratada a tiempo, debido a que los niños pueden comenzar a mostrar problemas de conducta, debido a que no se conoce la afección que interrumpe su aprendizaje, se pueden iniciar proceso de bullying escolar que por supuesto afectará la vida  normal del niño con dislexia.

También se pueden hacer presente problemas de baja autoestima, episodios depresivos o de ansiedad, aislamiento social. En los casos de adolescentes se desarrollan cuadros de violencia en donde se pueden ver afectados los grupos de amigos y también la familia.

Cuando se hacen adultos y desconocen que sufren de dislexia, no logran desarrollar todas sus capacidades, lo que puede afectar su éxito personal, profesional y por supuesto se puede ver afectada la estabilidad económica de esa persona, ya que se le puede dificultar encontrar y mantener un trabajo.

Las personas que sufren de dislexia y no son atendidos a tiempo, pueden también desarrollar un trastorno de déficit de atención, que puede afectar otras áreas de la vida de la persona, no solo la lectura y escritura, pudiendo desarrollar conductas compulsivas.

Si este artículo ha sido de ayuda, es gratificante para nosotros. Le invitamos a continuar la lectura de los enlaces que recomendamos a continuación:

(Visited 56 times, 1 visits today)