Artrosis, enfermedad que degenera los cartílagos articulares

La artrosis es un padecimiento crónico degenerativo que se produce por la perdida progresiva de la textura del cartílago y los tejidos circundantes, este padecimiento afecta a  las articulaciones y a los huesos. Te invitamos a indagar sobre éste interesante tema.

ARTROSIS

¿Qué es la artrosis?

La artrosis o como también se le conoce osteoartritis, es una patología desarrollada en las articulaciones y cartílagos, es  degenerativa ya que las células y los tejidos afectados desmejoran o se agravan con el paso del tiempo volviéndose un padecimiento crónico, esta enfermedad afecta  a los cartílagos, tejidos blandos relacionados con las articulaciones y el hueso, la artrosis es catalogada como una padecimiento reumático, tipificada como un tipo de artritis.

Este padecimiento de progresión lenta, afecta las articulaciones móviles del cuerpo, se manifiesta con dolores, sensibilidad acentuada a los cambios de temperatura, rigidez ya que se pierde el rango de movimiento, hay alteraciones evidentes en la movilidad lo que hace que la persona se vuelva más lenta en sus actividades cotidianas, también se muestran signos de crepitaciones o sonidos de las articulaciones cuando se mueven.

La artrosis nace por el daño acumulativo y constante de lesiones microscópicas en las articulaciones, que son las que permiten el movimiento corporal, las mismas tienen una respuesta de reparación natural innata pero se realiza en forma defectuosa  y con el  pasar del tiempo va afectando a los cartílagos haciendo que éstos tengan una degradación en  su masa, haciendo que los huesos se reacomoden de una manera inadecuada, esta situación provoca que se produzca la formación de osteofitos que son protuberancias óseas en forma de espuelas, una inflamación de la capa del tejido sinovial que recubre las articulaciones, lo que genera un endurecimiento de los tejidos y un engrosamiento de los huesos para llegar a la pérdida de la función articular normal.

Cuando los cartílagos de las articulaciones se lesionan  se produce dolor, rigidez e incapacidad funcional de manera gradual, esta enfermedad se focaliza en las articulaciones del hombro, los dedos de las manos, la cadera, las rodillas, en la base del dedo gordo del pie y en la columna vertebral. Estos dolores se desencadenan con los movimientos cotidianos y simples como caminar, subir o bajar escaleras o cerrar la mano,  los dolores mejoran con el reposo.

Los estudios científicos emitidos por la Sociedad Española de Reumatología,  cuyo objetivo es: fomentar el conocimiento de las patologías reumáticas, desarrollando estudios y proyectos de investigación para su difusión y conocimiento, establece que aproximadamente el 20% personas mayores de 20 años están diagnosticados con artrosis en la rodilla, manos o columna, de los cuales 70% son mujeres y  un 30 % son los hombres. La población de 50 a 65 años presenta un 60% de artrosis en las manos, un 30 % en los pies, 7% en las rodillas y un 3% en las caderas.

ARTROSIS

Tipos

La patología de la artrosis está focalizada a en varias partes del cuerpo, a continuación, se establecen las zonas afectadas:

Artrosis de rodilla

La articulación de la rodilla esta conformada por el fémur, la tibia y el peroné, los cuales están protegidos por un cartílago que  los mantienen unidos mediante una cápsula articular, el cual esta constituida por los músculos, ligamentos y tendones, todos éstos elementos actúan como protectores, amortiguadores, brindan la estabilidad de las articulación y le da movilidad a la rodilla.

El desgastes de los cartílagos es un proceso natural que viene con el paso de los años, sin embargo determinadas actividades puede causar un desgastes anticipado o excesivo  y el mismo  se puede dar por actividades que requieren de un esfuerzo físico, deportes de competición, posición incorrecta de las articulaciones por periodos muy largos, lesiones en las articulaciones, sobrepeso corporal, fracturas de huesos producto de accidentes,  por la enfermedad denominada la Gota en  la cual se produce por el aumento del ácido úrico y que se traduce en la acumulación de cristales en las articulaciones,  éstas pueden ser algunas de las causas del padecimiento de la artrosis en la rodilla.

La artrosis en la rodilla puede presentarse sin dolor en sus inicios y por un periodo muy largo de tiempo, los primeros síntomas de dolor se presentan después de estar sentado por un tiempo prolongado  y al incorporarse las articulaciones se vuelven un poco rígidas acompañadas de un poco de dolor,  la cual después de unos pocos minutos se va minimizando la molestia de forma paulatina.

En el transcurso de los años los dolores provocados por las actividades son cada vez más frecuentes y la magnitud de la dolencia es cada vez más elevada, sobre todo al caminar o subir escalera, el padecimiento se incrementa de tal manera que el hacer movimientos sutiles o estar en reposo es producto de sufrir dolor.

Con el pasar del tiempo el desgaste del cartílago limita la movilidad del paciente y  la rodilla  se torna rígida de manera que ya no se dobla ni se puede estirar sin provocar dolor. Los daños al cartílago pueden generar una fricción entre los huesos del fémur, la rótula, la tibia y el peroné y se producirá la inflamación de las articulaciones, provocando que la zona se hinché, la rodilla se enrojezca y presente calentura.

Cuando la artrosis ha afectado las articulaciones, la rodilla perderá la estabilidad pudiéndose presentar casos de torceduras frecuentes,  lo cual aumentará el grado de dolor, en casos de torcedura hay que evitar la protección por medio de rodilleras ya que éstas impiden que las rodilla se mueva al suceder esto la rodilla recibe una menor irrigación de sangre lo que limita la oxigenación de la zona, lo que puede traer como consecuencia que los tendones se solidifiquen quedando la rodilla en forma rígida.

ARTROSIS

Artrosis de manos 

La articulación de la mano esta conformada por la muñeca que es la que se une al antebrazo y cuyo hueso lo conforman el carpo, le sigue los huesos de la palma que se les denomina metacarpo y posteriormente se establecen las falanges que son los dedos, la mano tiene un total de 29 huesos, y están protegidos por músculos, ligamentos y tendones, a través de los cuales se dan los movimientos.

Las articulaciones normales están compuestas por superficies óseas, rodeadas de cartílagos que calzan de una manera perfecta y cuando se mueven  la mano lo hace de manera a compasadas, cuando estas superficies se desgastan se comienza a formar la artrosis de mano.

Las personas que han realizado actividades manuales repetitivas pueden presentar artrosis en las manos, sin embargo la misma también se puede generar por otros padecimientos como lesiones por traumatismos en el cual estén involucrados fracturas, el padecimiento de la Gota  y la psoriasis la cual provoca la inflamación en las articulaciones y desencadena una afectación a los cartílago.

Las primeras manifestaciones de la artritis de la mano son los dolores de las articulaciones luego de realizar actividades, éstas incomodidades  van aumentando con el paso del tiempo, causando molestias de dolor, impidiendo   el movimiento natural y realizar actividades rutinarias, ya que se presenta un estado de rigidez muscular que dificulta el movimiento de los dedos, también se presenta, inflamaciones,.

Durante el proceso de la evolución de la enfermedad ya diagnosticada y con deformidad visible, se presentan dolores muy fuertes los cuales se van disminuyendo en la medida en que aparecen los nódulos en las articulaciones de los dedos, éstas molestias empiezan a disminuir cuando la deformación de la mano se completa, la mano queda afectada y las articulaciones quedan flexionadas provocando una deformación de la misma que genera la perdida funcional de la mano.

ARTROSIS

Artrosis de cadera

La cadera es una articulación de forma curvada el cual tiene como  objetivo es el movimiento de la parte superior de la pierna  de adelante hacia atrás y hacia los lados, la cadera es la articulación musculo esquelética que soporta el peso de la parte superior del cuerpo humano, los huesos que componen a la cadera son: Fémur, Cabeza femoral Cuello femoral, la pelvis, el acetábulo, éstos huesos están rodeados por fuertes ligamentos y músculos.

La artrosis de cadera consiste en el deterioro de los cartílagos de ésta articulación, la cual  perjudica la zona superior de la pierna, regularmente afecta a los adultos mayores, sin embargo puede aparecer ante de los 50 años. Al inicio de este padecimiento, el dolor sólo se refleja en la ingle que es el lugar donde se une el muslo con el torso y en la zona interna del muslo.

Éste padecimiento le causa a los pacientes un dolor que al igual que las diferentes tipos de artrosis se presenta por periodos muy largos, este dolor es más frecuente cuando se realizan actividades como caminar o subir escaleras, el dolor puede presentarse cuando la persona esta en un estado de reposo y se presenta también en horas nocturnos y esto se debe a la sobrecarga de movimientos que realizó el paciente en horas diurnas.

El paciente que sufra de esta enfermedad se le presentará de forma progresiva, ésta patología  hará que la persona empiece a cojear al caminar hasta imposibilitarlo,  quitándole la independencia de la movilidad.

Artrosis de columna

La columna vertebral esta conformada por siete vertebras cervicales, doce vertebras torácicas, cinco vértebras lumbares vinculadas con el sacro y cinco vertebras vinculadas con el cóccix y  los discos intervertebrales. La artrosis de la columna vertebral esta clasificada con dos tipos de padecimientos,  la focalizada en la zona cervical y se le denomina artrosis cervical y la localizada en la zona lumbar denominada artrosis lumbar, a continuación se presenta las características de cada una:

Artrosis Cervical, este padecimiento se produce cuando hay una contusión o una degeneración de los cartílagos que componen las articulaciones de las vertebras cervicales y los discos intervertebrales de la columna cervical, por esta afectación los huesos se posan fuera de los limites naturales de las vertebras minimizando el espacio de la médula espinal y los nervios, haciendo éstos se inflamen y se produzca el dolor.

Esta afección es más frecuente en personas mayores de 50 años, los signos que presenta este padecimiento es el dolor en el cuello y también se le conoce como cervicalgia, la misma se ubica en la parte trasera e inferior del cuello, se presenta con rigidez el cual se mejora con los movimientos. Este dolor puede ser agudo por lo que la presentación del dolor puede ser de manera rápida y la desaparición  puede presentar días o semana,  el paciente también puede presentar adormecimientos de los brazos y manos, perdida del equilibrio.

Artrosis Lumbar, este padecimiento se presenta cuando hay una lesión o una degeneración de los cartílagos que componen las articulaciones de las vértebras lumbares y los discos intervertebrales de la columna lumbar.

Los signos mostrados en este padecimiento se relacionan con el dolor, sin embargo algunos pacientes no presentan esta molestia, la misma se diagnóstica cuando se hacen estudios exploratorios por otras afecciones y se observa que hay un desgaste en los cartílagos de la zona.

Para los pacientes que presentan dolor indican que la intensidad del mismo es variable y que muy pocas veces se padece cuando se esta en reposo. En otras ocasiones el dolor se presenta en la propia zona lumbar o en las zonas próxima,  a esta última condición se le denomina dolor irrigado y para éste caso  el dolor se ubica en las nalgas y parte del muslo.

En este padecimiento se puede escuchar el crujir de las articulaciones tras llevar un periodo de reposo, sin embargo una vez que la persona se incorpora y comienza los movimientos corporales la flexibilidad de las articulaciones y de los  músculos relacionados con la zona lumbar se mejoran, sin embargo esta afectación a largo plazo hace que se pierda masa muscular en la zona de la espalda a esta afección se le denomina atrofia muscular.

Artrosis

Síntomas

Los síntomas generales de la artrosis están relacionadas con el dolor de las articulaciones, limitación de los movimientos, inflamación, crujidos, rigidez y deformidad de las articulaciones, los mismos son progresivos en el tiempo y pueden cesar con el reposo cuando esta en la etapa inicial, posteriormente los síntomas relacionados con el dolor no parecen cesar con el reposo por lo que son prácticamente constantes afectando la calidad de vida del paciente.

La artrosis de las manos se presenta por la aparición de nódulos en las articulaciones de los dedos en donde se localizan la falanges, los dedos presentan síntomas de inflamación, se pueden poner muy rígidos y deformarse.

La artrosis presentada en las rodillas, las articulaciones de esta área se ponen rígidas, se presenta inflamación acompañadas de mucho dolor, esta situación hace que la  movilización se vea afectada, sentarse y levantarse de una silla es sumamente doloroso, si el paciente que presenta esta condición no recibe tratamiento oportuno puede desencadenar a una discapacidad.

La artrosis de cadera,  se presenta con rigidez e incapacidad para caminar y para agacharse, el dolor provocado por este padecimiento puede reflejarse en las caderas, la ingle, en la parte interior de los músculos y en las rodillas, las personas con éste padecimiento se ven afectadas en su autonomía y pude generar invalidez si no recibe tratamiento oportuno.

La artrosis de la columna vertebral puede presentarse con dolor y inflexibilidad en el cuello o en la parte baja de la espalada, los síntomas presentados por esta condición en el área cervical es flacidez y hormigueo en los brazos y piernas y si se presenta en el área dorsal se presentan con dolores y espasmos musculares, sin embargo inicialmente los mismos no son asociados artrosis lumbar, esta situación se identifica cuando se procede a realizar los exámenes respectivos en la zona.

Se ha detectado que algunos pacientes son asintomáticos o dejan de presentar éstos síntomas por largos periodos, esta situación no está relacionada con la cura del padecimiento sin ningún tratamiento médico, por lo tanto aunque no se presenten los dolores, la artrosis sigue evolucionando.

Causas

Las causas de éste padecimiento no están aun bien definida, sin embargo los factores que se asocian con su aparición se encuentran:

  • Edad: Aunque todas las personas están propensas a padecer de artrosis, esta comprobado que hay una mayor incidencia en personas mayores de 50 años.
  • Sexo: Los registros estadísticos indican que las mujeres son más propensas a padecer de artrosis.
  • Genética: Los datos indican que un 65% de las personas que padecen de artrosis,  algún miembro de su familia también la padece.
  • Actividad laboral: La repetición de los movimientos mecánicos o los esfuerzos realizados para la ejecución de alguna actividad, puede llevar a largo plazo a la afectación de los músculos, articulaciones y cartílagos, lo que hace que la artrosis sea catalogada en algunos casos como una enfermedad laboral.
  • Actividad física – deportiva: Algunos deportes demandan más esfuerzo físico o los entrenamientos requieren más repeticiones de manera que los músculos y las articulaciones, y los cartílagos se ven seriamente afectados.
  • Menopausia: Esta situación  se presenta cuando llega el cese definitivo de la edad reproductiva de la mujer, en la que las hormonas y en especial es estrógeno afecta a la masa muscular, al no haber una musculatura adecuada que proteja a las articulaciones y  los cartílagos se ven afectados,  ésta situación propicia a  la aparición de la artrosis.
  • Obesidad: Aunque este padecimiento no debería estar relacionado con la artrosis, el peso excesivo que tiene que soportar las rodillas o las caderas por el sobrepeso, pudiera desencadenar la aparición de  la artrosis en las zonas mencionadas.
  • Traumatismos: Las fracturas o lesiones en cualquier parte del cuerpo donde este comprometida las articulaciones puede originar el padecimiento de artrosis.

Diagnóstico y tratamiento

El médico especialista iniciará el procedimiento para identifica si el paciente tiene el padecimiento de la artrosis, que tipo de artrosis, en este sentido realiza la entrevista para poder establecer el protocolo del diagnostico  y el tratamiento a aplicar.

Diagnóstico

  • Solicita al paciente una placa de Rayos X, con la finalidad de analizar si el paciente presenta osteofitos, pinzamiento del cartílago con la finalidad de verificar el anillo fibroso del mismo, las geodas subcondrales,  a fin de verificar si hay presencia de quistes en los huesos y si se observa una disminución de manera asimétrica del espacio donde se ubican las articulaciones, estos signos son evidencias del padecimiento de la artrosis.
  • También se puede utilizar las imágenes de tomografías y resonancias magnéticas se procede con estas técnicas cuando la placa de Rayos X  no permite un  el diagnóstico definitivo, por ejemplo, en los casos donde haya una extrusión discal o hernia en el anillo fibroso del cartílago, así como una rotura de los meniscos.
  • Igualmente se puede solicitar una ecografía a través de esta método se puede apreciar las partes blandas de las articulaciones, si presenta inflamación o alguna lesión, así como establecer si el perfil del hueso ha sufrido alguna modificación.

Tratamiento

Siendo la artrosis una enfermedad degenerativa el objetivo del tratamiento es minimizar el dolor y mejorar la calidad del vida del paciente, en este sentido la medicina comprende varios protocolos para lograr los objetivos:

  • Sensibilización: El médico tratante deberá enseñar al paciente a evitar aquellos elementos que contribuyan a lesionar las articulaciones como por ejemplo el sobrepeso, evitar movimientos repetitivos, establecer una postura adecuada ante el trabajo  con el uso adecuado de los mobiliarios aplicando la ergonomía, utilizar zapatos adecuados que no afecten la columna, caderas y rodillas.
  • Terapias alternativas: Solicitar a un fisioterapeuta los ejercicios adecuados para minimizar los efectos que la artrosis tiene sobre los músculos, articulaciones y cartílagos.
  • Farmacológicos: El médico especialista en el área de la reumatología, prescribirá antinflamatorios y analgésicos para reducir las inflamaciones y controlar el dolor. Así mismo recetará condroitín sulfato, glucosamina y ácido hialurónico para contribuir con la regeneración de las fibras de las articulaciones y de los cartílagos,  a fin de mejorar la movilidad.
  • Cirugía: Si el estado de la salud del paciente se encuentra gravemente afectada en su movilidad, se recomendará la colocación de una prótesis, a través de un proceso quirúrgico

¿Cómo prevenir la artrosis?

Aunque la artrosis esta considerada como un padecimiento degenerativo producto del paso de los años, también es cierto muchas de las personas que la sufren es por causa de una lesión,  bien sea producto de un accidente o de una enfermedad laboral, por lo que cualquier persona independientemente de la edad puede padecerla, por lo que es muy importante establecer cuales son los parámetros que pueden evitar su aparición e inclusive minimizar su progresión.

  • Peso corporal: Es importante controla el peso de acuerdo a la contextura y  la estatura de la persona, el sobrepeso es perjudicial para este tipo de enfermedad,  un paciente con artrosis no tiene restricciones alimenticias, con seguir una dieta saludable y baja en calorías es suficiente.
  • Hábitos de postura: Evite sentarse en sillas y sofás deteriorados que puedan lesionar su espalda, elija sillas con respaldo rectas, donde sus caderas,  rodillas y brazos puedan mantener una postura natural.
  • Ejercicios: Los ejercicios contribuyen al mantenimiento de la masa muscular, lo que a su vez protege a las articulaciones, cartílagos y huesos;  camine, maneje bicicleta o practique natación, evite los deportes de contacto como montañismo o atletismo y  aquellos que tengan una sobre carga física como el levantamiento de pesas.
  • Sobre cargas: Evite tomar pesos superiores a su nivel corporal, ya que este peso daña las articulaciones, si requiere cargar peso tome la ayuda de un carrito de compras. Procure caminar por terrenos planos y evite los irregulares, si lo requiere emplee el uso de un bastón este medio evitará la sobrecarga en las articulaciones.
  • Calzado: Elija calzado que posea una suela gruesa y que tenga antiresbalantes o calzado deportivos, que le permita absorber el impacto de la actividad de caminar, evite el uso continuo de tacones muy altos y finos.

NOTA: La información aquí plasmada tiene como objeto informar de manera general sobre los tópicos aquí planteados, en ningún momento establece opiniones médicas, en caso de duda consulte a su médico especialista.

Si fue de su agrado éste artículo, te invitamos a visitar los siguientes enlaces:

(Visited 16 times, 1 visits today)